Está en la página 1de 13

RHA, Vol. 3, Núm.

3 (2005), 147-159 ISSN 1697-3305

PARADIGMAS TEÓRICOS Y EXPLICACIÓN DE LOS FLUJOS


MIGRATORIOS INTERNACIONALES EN TIEMPOS DE
GLOBALIZACIÓN. UNA REVISIÓN CRÍTICA

Luis V. Abad Márquez*

1. MIGRACIONES Y TEORÍAS MIGRATO- de las diferencias demoeconómicas Sur/Norte cons-


RIAS. COMPLEJIDAD Y DIVERSIDAD tituyen una condición necesaria sin la cual las mi-
graciones no se producirían, sin embargo sabemos
S abemos que las migraciones son tan antiguas
como la especie humana y ni siquiera son estos
los tiempos en que se producen con mayor intensi-
que, por sí solas, no son condiciones suficientes para
que se activen, ni para explicar su intensidad ni su
dad. Pero sabemos también que los actuales movi- composición interna, ni las direcciones y formas
mientos migratorios internacionales no podrían que están adquiriendo. Tratar de explicar los flujos
explicarse sin tener en cuenta el marco global de las migratorios apelando únicamente al agravamiento
relaciones internacionales, es decir sin tener en de las divergencias Sur/Norte, dejaría sin respuesta
cuenta los crecientes procesos de globalización que preguntas tales como, por ejemplo, por qué, en
caracterizan nuestros días. Globalización y migra- contra del tópico popular, no son precisamente los
ciones internacionales son manifestaciones indiso- países más pobre del planeta los que presentan
ciablemente unidas de una misma tendencia. Los mayores tasas de emigración; o por qué no son
flujos migratorios internacionales son, podríamos necesariamente los trabajadores menos cualificados
decirlo así, la imagen deformada de las contradic- o en paro los que mayor propensión presentan a
ciones que caracterizan a la globalización que de emigrar. Por eso, una segunda forma de abordar el
hecho estamos construyendo. Una “globalización asi- tema es la que proponemos en este artículo: exami-
métrica” (Abad, 2000), que no solo perpetúa, sino nar hasta qué punto los paradigmas teóricos más
que agrava hasta límites insoportables las divergen- conocidos y utilizados hasta la fecha en la literatu-
cias entre desarrollo y subdesarrollo. ra especializada, pueden ser o no de alguna utilidad
práctica a la hora de explicar la movilización, inten-
En el último Congreso sobre la Inmigración en sificación y perpetuación de los flujos migratorios
España organizado por el Instituto Universitario internacionales.
Ortega y Gasset y la UPCO (Madrid, 2000), traté
de explicar la intensificación de los flujos migrato- Y, si adoptamos este enfoque, la primera tarea
rios internacionales a partir de la acción concertada debiera ser realizar una labor completa de síntesis
de determinantes estructurales tales como el agra- de los principales paradigmas teóricos propuestos
vamiento en los procesos de divergencia interna- hasta hoy. Una labor que, salvo excepciones meri-
cional de la renta, por un lado, y la evolución a torias, está aún muy lejos de haberse realizado
sensu contrario de las tendencias demográficas (Massey et al. 1998). A pesar de su corta historia, la
Norte/Sur, con los consiguientes efectos en los literatura científica sobre las migraciones ha alcan-
mercados de trabajo respectivos. zado ya, en apenas un siglo, un volumen tal que
resulta literalmente inabarcable. Pero la mayor par-
En este artículo, pretendemos dar un paso te de ella pertenece a campos de estudio específicos
más. Porque, si bien es cierto que el agravamiento

*
Departamento de Sociología. Universidad Complutense de Madrid. E-mail: labad@ccee.ucm.es.

© 2005 Revista de Historia Actual 147


RHA, Vol. 3, Núm. 3 (2005), 147-159 Luis V. Abad Márquez

como colectivos nacionales en concreto, condicio- pueden ser explicados por un único modelo teóri-
nes de vida y trabajo de minorías étnicas, pautas de co, la estrategia que vamos a seguir en este artículo
interacción e inserción en las sociedades de acogi- será examinar algunos de los problemas más rele-
da, educación intercultural, políticas migratorias, e vantes que plantean hoy los flujos migratorios in-
incluso estudios econométricos del tipo coste/be- ternacionales y tratar de abordar cada uno de ellos
neficio del hecho migratorio. desde modelos teóricos diferentes.
Frente a esto, existe, en cambio, mucha menos No hay por qué alarmarse por ello. Aunque
literatura científica de carácter fundamental que partan de supuestos diferentes y enfoquen el pro-
eleve el nivel de abstracción y trate de elaborar mo- blema desde perspectivas muy distintas, la mayoría
delos teóricos. Pero modelos teóricos contrastables, de las teorías migratorias no son incompatibles
capaces de dar cuenta no solo de los factores deter- entre sí o lógicamente inconsistentes. Son, más
minantes, sino también de las pautas específicas de bien, complementarias. Y, al menos hasta que avan-
los flujos migratorios. A pesar de que esta última cemos más en este terreno, no hay reparos en adop-
línea es, probablemente, la que cuenta con mayor tar marcos teóricos distintos para responder a pre-
antigüedad, es, con mucho, la menos desarrollada. guntas diferentes.
Desde Ravenstein hasta hoy se han ensayado ins- En esencia, nos plantearemos tres preguntas:
trumentos teóricos y categorías epistemológicas,
pero la mayor parte de las veces estos esfuerzos teó- a) la primera es qué factores, en particular de
ricos se han reducido a tomar prestadas categorías y naturaleza económica, actúan hoy en los países ac-
enfoques originalmente diseñados para el análisis tualmente emisores de emigrantes. Es decir, qué ra-
científico en otros campos. zones económicas, ya sean histórico-estructurales
(nivel macro), o individuales (nivel micro) empu-
Por eso, será mejor comenzar con el reconoci- jan en sus países de origen a los potenciales migran-
miento de un acto de humildad científica: no exis- tes y estimulan, así, los flujos migratorios.
te un único marco teórico capaz de dar respuesta
por sí solo a toda la magnitud de problemas que b) la segunda es qué factores actúan también
presenta el fenómeno migratorio. Lo cual, por otro hoy en los países de acogida, permitiendo y a veces
lado, lejos de ser un hecho desconcertante es bas- incentivando, dichos flujos. Al hacer esta pregunta,
tante comprensible: pocos fenómenos sociales son hago ya una declaración de principio: los actuales
tan extremadamente complejos como las migracio- flujos migratorios no se explican solo por los facto-
nes. Son fenómenos poliédricos, que incluyen pers- res expulsivos que actúan en los países de origen.
pectivas psico-individuales, grupales, históricas, Deben existir también factores atractivos que actú-
económicas, demográficas, jurídicas, etc. Es bas- en en los países de acogida o, en caso contrario, los
tante comprensible que, dada la extrema compleji- flujos migratorios no se producirían, al menos con
dad del fenómeno y la historia relativamente corta la intensidad y en la forma en que se están produ-
de los esfuerzos científicos por comprenderla, no ciendo.
se haya desarrollado aún un instrumento analítico c) Las dos primeras preguntas enfocan el tema
suficientemente potente como para dar cuenta, por en términos de “génesis” de los flujos. La tercera, y
sí solo, de toda la extraordinaria complejidad del última, pregunta se refiere a por qué se “perpetúan”
fenómeno. Una complejidad a veces tan contradic- dichos flujos y cómo se configuran en la práctica.
toria que parece empeñada en invalidar contrafác- Es decir, por qué determinados países o regiones
ticamente y hacer imposible cualquier esfuerzo de dentro de un mismo país emigran a unos países
aproximación teórica unificada y onmicomprehen- determinados y no a otros; o por qué cada país de
siva. A lo más que hemos llegado en el terreno de acogida acoge flujos que no se distribuyen al azar,
las teorías migratorias es a explicaciones históricas sino que se concentran en determinadas áreas geo-
ex post facto, a interpretaciones ad hoc o, a lo sumo, gráficas y en otras no, en determinadas ramas y sec-
a teorías de alcance medio. tores y en otros no, o proceden significativamente
Y, sin embargo, sabemos que ninguna ciencia de determinados puntos de origen y de otros no
ha podido jamás avanzar sin un marco teórico de (v.g.: turcos en Alemania, indios y paquistaníes en
referencia. Por eso, porque no es posible renunciar Inglaterra, mexicanos y asiáticos en EE.UU., arge-
simplemente a la teoría en la explicación de los linos en Francia o marroquíes y sudamericanos en
hechos, pero también porque no todos los hechos España).

148
Paradigmas teóricos y explicación de los flujos migratorios
internacionales en tiempos de globalización. Una revisión crítica DEBATES HISTORIOGRÁFICOS

2. FACTORES QUE ESTIMULAN LOS FLU- empujando hacia la emigración es casi una tenta-
JOS MIGRATORIOS EN LOS PAÍSES DE ción imposible de resistir. Y, sin embargo, reconoz-
ORIGEN co que es una tentación demasiado simplificadora.
La primera pregunta que nos formulábamos, Entre otras cosas, porque sabemos que no son los
se sitúa en los países de emisión, y trata de identifi- más pobres entre los pobres los que más propen-
car los factores económicos que actúan en origen sión tienen a emigrar, como luego veremos. Pero
estimulando e incentivando los flujos migratorios. una cosa es afirmar que solo emigran los más
pobres, lo que no es cierto, y otra negar que este
2.1. Agravamiento de los factores expulsivos inmenso desequilibrio en el reparto internacional
El impulso más obvio y más inmediato a la de la riqueza y la población, unido a los compulsi-
hora de responder a esta pregunta consistiría en vos estímulos al consumo procedentes del Norte,
apelar al agravamiento, hasta límites insoportables, no conduzcan a millones de seres humanos a la des-
de los factores expulsivos en el Sur. La fractura, que esperación y activen aun más la presión migratoria.
enriquece cada día más a menos personas, empo- Pero si se trata de no simplificar demasiado las
brece cada día más a un número creciente de seres cosas, hagamos un esfuerzo de rigor y volvamos a la
humanos. Los países más pobres, que suman 3.515 teoría. La literatura especializada ha propendido a
millones de seres humanos, viven con 520 dólares responder a esta pregunta (por qué deciden emigrar
de renta per cápita, mientras los países más ricos, quienes emigran) desde dos perspectivas teóricas
que apenas suman 885 millones de personas, alcan- bien diferentes. Una de ellas, que denominaremos
zan los 25.510 dólares de producto per cápita. “perspectiva micro”, estaría representada tanto por
Frente a los 100 dólares de Etiopía, países como la Teoría Neoclásica, como por su versión más sofis-
Suiza tienen 40.080 dólares de renta per cápita ticada de la Nueva Economía de las Migraciones. La
(Banco Mundial, 2000). Comparando las rentas otra línea adopta una “perpectiva histórico-estruc-
del 20 por ciento más rico de la población mundial tural macro”, y estaría representada tanto por la
con el 20 por ciento más pobre, la relación en 1960 Teoría de los Sistemas Mundiales, como por la Teoría
era de 30/1 y en 1997, de 74/1 (PNUD, 1999). de la Transición a la Movilidad. Comenzaremos por
En los últimos 25 años, el hogar medio africa- la exposición de las aproximaciones “micro”, y será
no ha visto caer su capacidad de consumo en un a propósito de la evaluación de sus deficiencias
20%, mientras que los países ricos han crecido a cuando abordaremos las perspectivas histórico-
una tasa interanual del 2.3%. De cada 100 dólares estructurales a nivel “macro”.
que se dedican en el mundo al año a gastos de con- 2.2. Perspectivas Teóricas “micro”
sumo privado, 86 los consume el 20% de la pobla-
ción más rica del mundo, y el 20% más pobre solo a) Teoría Neoclásica
1.3 dólares. Y este mismo 20% de la población más Durante decenios, sobre todo desde de la se-
rica, acapara 74 de cada 100 líneas telefónicas; pose- gunda mitad del siglo XX, la teoría económica
en 87 de cada 100 vehículos y consume 84 folios de trató de responder a la pregunta que nos estamos
cada 100 que se producen. A partir, por cierto, de la planteando (¿por qué deciden emigrar quienes emi-
madera que se extrae de los bosques del Tercer gran?) apelando, sobre todo, a los planteamientos
Mundo que, por esta razón, está conociendo proce- neoclásicos. Según sus formulaciones más ortodo-
sos irreversibles de deforestación y desertificación. xas (Sjaastad, 1962; Todaro, 1969, 1976 y 1989;
Y, sin embargo, el 95% del crecimiento actual Borjas, 1989 y 1990), los factores clásicos (capital y
de la población en el mundo está teniendo lugar en trabajo), tratarán siempre de maximizar sus venta-
los países menos desarrollados, de modo que hoy, jas, que para el capital serán los beneficios y para el
aproximadamente 8 de cada 10 personas viven en trabajo, los salarios. La retribución de los factores se
zonas de subdesarrollo. La tasa media de creci- rige, como es obvio, por las leyes del mercado, que
miento anual de la población activa en la última se reflejan en la intersección de las curvas de la ofer-
década fue del 2.3% en los países más pobres, ta y la demanda.
mientras que prácticamente se ha estancado en los Dada la hipótesis de que los rendimientos de
países más ricos. los factores son decrecientes a la escala de la acu-
Apelar a estos datos a la hora de explicar qué mulación (es decir, a medida que aumenta el stock),
factores económicos actúan en los países de origen en un país con alta oferta de trabajo y escaso en

149
RHA, Vol. 3, Núm. 3 (2005), 147-159 Luis V. Abad Márquez

capital (y, en consecuencia, altas tasas de paro), los En segundo lugar, el cálculo racional en virtud
salarios tenderán a ser bajos, y los beneficios de del cual la unidad familiar decide enviar a alguno
capital, altos. Justo lo contrario ocurrirá en países de sus miembros al extranjero (como puede decidir
con baja oferta de trabajo e intensivos en capital (y, que otros permanezcan en sus mercados de origen,
en consecuencia, en situación de pleno empleo), en otros cambien de actividad económica y otros emi-
los cuales los salarios tenderán a subir, mientras que gren a la ciudad dentro de su mismo país), no
los beneficios de capital (que han entrado en rendi- busca tanto la “maximización de beneficios”, como
mientos decrecientes), tenderán a bajar. Como la “minimización de riesgos”. Este énfasis en el di-
consecuencia de esto, y puesto que los agentes actú- seño de estrategias destinadas a minimizar riesgos,
an racionalmente y buscan siempre maximizar sus más que a maximizar beneficios, deriva, por un
ventajas, los trabajadores no cualificados de los paí- lado, del hecho de que se trata de unidades domés-
ses intensivos en trabajo tenderán a desplazarse ticas la mayoría de ellas ubicadas en áreas rurales y,
hacia los países ricos y con altos salarios; mientras en consecuencia, muy vulnerables a los ciclos natu-
que, a la inversa, el capital y los trabajadores alta- rales. Y, por otro lado, del hecho de que proceden
mente cualificados (capital humano), que deberían de países en que los servicios de protección social
ser abundantes en el Norte, tenderán a desplazarse (por ejemplo, frente al desempleo, la jubilación o la
desde los países ricos hacia los países pobres, donde enfermedad), los sistemas de seguros (por ejemplo,
son escasos y con alta remuneración. frente a una mala cosecha o una catástrofe natural),
Esto quiere decir, en esencia, dos cosas. o los mercados de créditos (tanto al consumo como
Primera, que el origen último de las migraciones a la inversión), o son muy rudimentarios e imper-
internacionales radica, según la Teoría Neoclásica, fectos, o no están al alcance de la mayor parte de la
en el diferencial de salarios entre países ricos y paí- población o, simplemente, no existen. La estrategia
ses pobres. Sin tales diferencias, los individuos no de “minimización de riesgos” deriva, por tanto, de
encontrarían motivaciones para moverse, y los flu- fallos en el conjunto de los mercados y sistemas de
jos migratorios no se producirían. Y segunda, que protección, no solo en el mercado de trabajo.
el resultado final será que en el país de origen des- En este tipo de contextos, el grupo familiar
cenderá la oferta de trabajo y subirán los salarios y permanece en situación de extrema vulnerabilidad.
en el de destino descenderá la oferta, cesará la pre- Una mala cosecha, la enfermedad de uno de sus
sión a una subida inflacionaria de salarios y, a la miembros, una catástrofe natural o la caída de los
larga, acabará alcanzándose una situación de equi- precios en los mercados de materias primas, provo-
librio. Si los mercados son libres y los factores, ca un descenso automático en los ingresos familia-
incluidos los trabajadores, pueden moverse libre- res. La respuesta racional (en estructuras socioeco-
mente, la ortodoxia neoclásica prevee que el resul- nómicas sin mecanismos institucionales de correc-
tado final será la igualación de fortunas entre países ción) es, lógicamente, la diversificación de riesgos e
de origen y de destino. ingresos. Por eso, la estrategia de enviar algún
b) “Nueva Economía de las Migraciones” miembro del grupo al extranjero puede ser, efecti-
vamente, una decisión racional, incluso en ausencia
Una versión más elaborada, aunque dentro del de un diferencial apreciable de salarios.
espíritu neoclásico, la ha ofrecido la conocida como
Nueva Economía de las Migraciones, propuesta fun- Por último, la Nueva Economía de las Mi-
damentalmente por O. Stark (1991). A diferencia graciones ofrece explicaciones convincentes a otro
de las formulaciones más ortodoxas, introduce, al tipo de situaciones paradójicas, pero reales. Por
menos, tres postulados de largo alcance. En primer ejemplo, no siempre ocurre que la caída de la renta
lugar, la “unidad migrante” básica no es ya el indi- nacional media (la renta per cápita) es la que in-
viduo aislado, sino el grupo familiar, cualquiera centive los flujos migratorios. Puede ocurrir más
que sea la forma en que culturalmente se definan bien lo contrario. Si en un país de origen crece su
los límites de dicho grupo. Es la familia, no el indi- renta per cápita, pero crece también la desigualdad
viduo aislado, la que calcula racionalmente costes y en el reparto de la renta entre clases, regiones o
beneficios, invierte sus recursos y espera obtener los comunidades, las familias menos favorecidas aca-
retornos. El individuo físico migrante es solo un ban viéndose a sí mismas en una situación de
recurso, entre otros, que el grupo familiar moviliza “deprivación relativa” respecto a otros grupos de
en beneficio propio. referencia. De nuevo aquí, la respuesta de estas

150
Paradigmas teóricos y explicación de los flujos migratorios
internacionales en tiempos de globalización. Una revisión crítica DEBATES HISTORIOGRÁFICOS

familias puede ser la migración exterior de alguno mayor) los que mayores tasas de emigración pre-
de sus miembros como estrategia para reducir di- sentan, sino aquellos que, en alguna medida, han
cha deprivación (Stark; Taylor, 1989). iniciado ya procesos incipientes de desarrollo
Algunas de las pautas migratorias más conoci- industrial. El segundo hecho que falsa la teoría es
das, podrían ser vistas como una forma de verifica- que, al margen de lo que ocurriera en etapas histó-
ción empírica de las previsiones teóricas de la ricas pasadas, hoy parece altamente improbable
Nueva Economía de las Migraciones. Por ejemplo, (incluyo a plano teórico), que los movimientos en
este es el caso de algunos países de ingreso medio los mercados internacionales derivados de los pro-
cuyo producto bruto está creciendo, pero cuya dis- cesos de globalización, vayan a acercar ese horizon-
tribución interna entre clases o entre regiones se te de igualación de fortunas entre las sociedades
está dualizando. (ejemplos: Marruecos y el Rif, avanzadas y el Tercer Mundo.
etc). Del mismo modo, el envío de remesas a los El examen de ambas cuestiones no es un puro
países de origen solo tiene sentido si, en efecto, es ejercicio de reflexión teórica. Por el contrario, tiene
la familia, no el individuo aislado, la unidad mi- consecuencias prácticas de largo alcance que pue-
grante básica. De algún modo, el envío de remesas den contribuir a explicar cómo y por qué funcio-
acaba jugando un papel sustitutivo frente al fun- nan de hecho (no en teoría) los flujos migratorios.
cionamiento imperfecto de los sistemas de seguros, Comenzaremos con la primera cuestión. En efecto,
de protección social o de mercados de créditos. Las es un hecho que los flujos migratorios más densos,
remesas de dinero enviadas por los emigrantes no proceden, contra lo que pudiera esperarse, de
ecuatorianos han acabado por convertirse en la los países y regiones más pobres y más desconecta-
segunda fuente de divisas para ese país, según das de los circuitos de los mercados mundiales.
Informe de su Banco Central. Los barrios étnicos Tanto la Teoría de los Sistemas Mundiales, como la
de las ciudades de acogida se pueblan cada día más Teoría de la Transición a la Movilidad ofrecen res-
de locutorios y de agencias de envíos de remesas, puestas convincentes a este hecho paradójico.
que revelan la permanencia de los vínculos con los La Teoría de los Sistemas Mundiales, tal como
grupos familiares de origen. fue enunciada por Wallerstein (1974, 1980) sugie-
Sin embargo, aunque la mayor sofisticación re, en esencia, que el desarrollo desigual entre eco-
teórica de la Nueva Economía de las Migraciones le nomías centrales y periféricas lejos de haber sido
confiera una mayor capacidad explicativa, es un una etapa histórica coyuntural en el camino hacia
hecho que, en realidad, no pretende ser una pro- el desarrollo de los más pobres, ha acabado convir-
puesta alternativa a la Teoría Neoclásica. Más bien tiéndose, más bien en la condición estructural de
al contrario, se mueve dentro de su mismo espíritu posibilidad para la expansión del sistema capitalis-
al menos en un doble sentido. Primero porque con- ta mundial y la perpetuación de las desigualdades.
tinúa siendo una aproximación “micro” al fenóme- Estos procesos de desarrollo desigual y depen-
no migratorio y, segundo, porque comparte con la diente se han visto históricamente reforzados, pri-
Teoría Neoclásica más ortodoxa el supuesto de que mero por los procesos políticos de colonización y,
la motivación última a emigrar deriva de un cálcu- después, por una descolonización dirigida precisa-
lo racional individual (aunque no del individuo mente a perpetuar la dependencia, en muchos
físico, sino de la familia) destinado a la optimiza- casos, manteniendo vínculos militares y, en otros,
ción de sus recursos. mediante la formación de élites locales al servicio
2.3. Perspectivas “macro” (“Teoría de los Sistemas de los intereses de la metrópolis.
Mundiales” y “Teoría de la Transición a la Aunque los postulados de Wallerstein datan
Movilidad”) ya del 74, la evolución posterior de los hechos
Por eso, centrándonos de nuevo en las formu- parece haberle dado la razón. La actual expansión
laciones más ortodoxas de la Teoría Neoclásica, al del capitalismo global, de la mano de las grandes
menos dos hechos contribuyen a poner en cuestión multinacionales, está penetrando cada vez más en
su capacidad explicativa. El primero es que, bien en regiones periféricas en busca de tierras, materias
contra de lo que prevén sus postulados teóricos, no primas, recursos naturales o mano de obra barata.
son los países más pobres del planeta (es decir, Mientras que muchas regiones del planeta quedan
aquellos en los que el diferencial de salarios es definitivamente desconectadas de los circuitos

151
RHA, Vol. 3, Núm. 3 (2005), 147-159 Luis V. Abad Márquez

mundiales (por ejemplo, en el Africa subsahariana), Por otro lado, y en la medida en que se trata
otros países semiperiféricos (por ejemplo en de un desarrollo dependiente y no autocentrado,
América Latina, el Sudeste Asiático o África del las economías de estos países semiperiféricos sufren
Norte) se ven cada vez más afectados por la impa- de modo especial los efectos tanto de las recesiones
rable penetración de los mercados del capitalismo internacionales cíclicas, como de sus propios pro-
global. cesos de reestructuración, indispensables para inte-
A partir de aquí, estos países semiperiféricos grarse en los circuitos del capitalismo global.
comienzan a sufrir una serie concatenada de efectos La grave crisis en que vive sumido El Ecuador,
cuya consecuencia final será la movilización geo- que le ha hecho ser el primer país de América
gráfica de grandes excedentes de población. Sus sis- Latina en adoptar el dólar como moneda nacional,
temas de producción tradicionales destinados al provoca las escenas que conocemos de masas de
consumo directo, son sustituidos por sistemas de ecuatorianos tratando de obtener visados de salida,
producción mecanizados, destinados a la produc- o llegando de forma irregular a EE.UU o España.
ción de excedentes para los mercados. La agricultu- Argentina, que fue antes país de inmigración, está
ra se capitaliza, la productividad agrícola se incre- viviendo una de las mayores recesiones de los últi-
menta y cae bruscamente la necesidad de mano de mos tiempos. Sus tasas de paro se han disparado
obra en el campo. Millones de agricultores son hasta el 16% y, según una reciente encuesta, el
literalmente expulsados de sus tierras porque sus 30% de los argentinos manifiestan deseos de emi-
sistemas tradicionales de producción no pueden grar, sobre todo a España y la UE. Puesto que más
competir con los que imponen las grandes mulit- de medio millón de argentinos tienen ya o tienen
nacionales. Esto no solo debilita las economías derecho a obtener pasaporte español, y puesto que
locales tradicionales, sino que provoca también una las solicitudes de visado hacia España han aumen-
profunda desestructuración social en que se debili- tado un 77% en los dos últimos años, podemos
tan los lazos comunales, de parentesco y familiares, pronosticar que los flujos inmigratorios de Ar-
que hasta entonces anclaban a la gente a sus tierras. gentina hacia España, que se habían estancado en
Se crea, así, una gran masa de mano de obra los últimos años, volverán a dispararse (estos datos
excedente y desarraigada. Una parte de este exce- son anteriores a la crisis institucional que provocó
dente se dirige hacia las ciudades, donde las multi- la caída del expresidente De la Rua y la quiebra del
nacionales establecen plantas de producción indus- sistema financiero argentino, lo que nos permite
trial intensivas en trabajo. Pero otra parte de este imaginar la magnitud de la evolución posterior de
excedente se ve en la obligación de emigrar al estas cifras). Y, en general, otro tanto podríamos
extranjero. En la medida en que los mercados glo- decir de países latinoamericanos como Perú,
bales han creado también vínculos culturales y de Venezuela o Colombia. Brasil, que hace 10 años era
comunicaciones y transporte, los emigrantes los netamente inmigratorio, está empezando a cambiar
aprovechan en su huida hacia las antiguas metró- hoy su tendencia.
polis y zonas de influencia. Todo esto quiere decir que, si bien la Teoría de
Si la Teoría de los Sistemas Mundiales es correc- los Sistemas Migratorios explica razonablemente
ta, esto explicaría por qué no son las naciones más bien algunos aspectos de la génesis de las migracio-
periféricas, definitivamente apartadas de los circui- nes, ahora debemos añadir que los flujos no son un
tos mundiales del capitalismo global, las que más proceso constante, sostenido ni unidireccional.
emigran, sino las naciones semiperiféricas en las Son, más bien, el reflejo especular de los ciclos por
que se ha iniciado un proceso de desarrollo indus- los que atraviesan sus economías respectivas, en sí
trial dependiente. Me pregunto, por ejemplo, si el mismas, y en su relación con el Centro.
incremento de la inmigración infantil al que esta- Aunque desde posiciones diferentes, la Teoría
mos asistiendo no tiene mucho que ver con estos de la Transición a la Movilidad, de W. Zelinsky
procesos de desestructuración de los lazos familia- (1971) acaba llegando a conclusiones similares.
res tradicionales. Y me pregunto también si no Son las sociedades que han iniciado su desarrollo
podría ser visto como el correlato internacional en industrial las más propensas a emigrar. Por un lado,
nuestros días, de lo que ocurrió con los niños en la el sector agrícola pierde peso en la composición del
Europa que iniciaba su industrialización desde PIB. Por otro, como ocurrió en su día entre nos-
mediados del XVIII y el XIX. otros, se produce una transición demográfica que

152
Paradigmas teóricos y explicación de los flujos migratorios
internacionales en tiempos de globalización. Una revisión crítica DEBATES HISTORIOGRÁFICOS

incrementa la población y agrava aún más los exce- acrecentará en lugar de reducirse, los países ricos
dentes de mano de obra. Las consecuencias inme- serán cada vez más ricos y a los países no desarro-
diatas son, por un lado, el éxodo rural masivo y, por llados les será muy difícil, ni no imposible, escapar
otro, la emigración exterior. Sólo cuando se fortale- a su trampa. Según los hechos, parece que, en efec-
ce el aparato industrial, cesa el éxodo rural y el país to, el conocimiento científico y la innovación tec-
consolida su propio proceso de desarrollo econó- nológica están dando un espacio creciente a la lla-
mico y social, comienza a caer la emigración y, a la mada “nueva economía”, y es un hecho que esta
larga, puede acabar convirtiéndose en país de inmi- nueva economía parece estar teniendo efectos dina-
gración. Entre nosotros, éste ha sido el caso de la mizadores en las economías desarrolladas, mientras
Europa Sur, a partir de finales de los 70. España se que los países más periféricos se ven definitivamen-
convirtió en país de inmigración apenas desde te apartados de ella.
mediados de los 80, mientras que en los 50 y 60 era De cara a las migraciones, lo que estos mode-
aún fuertemente emigratorio. los de crecimiento endógeno prevén, en esencia, es
2.4. Teorías del Crecimiento Endógeno que, al contrario de lo que suponía la ortodoxia
El segundo hecho que contribuye a falsar en la neoclásica, los flujos de capital humano (es decir,
práctica los postulados de la Teoría Neoclásica es su los trabajadores altamente cualificados) tenderán a
predicción de que la libertad irrestricta de movi- moverse en dirección Norte/Norte e incluso
mientos en los mercados internacionales (en parti- Sur/Norte, pero no al revés. Incluso a plano teóri-
cular del factor trabajo), acabará por actuar en co parece, por tanto, que la hipótesis de la iguala-
favor de la convergencia entre países y, en conse- ción de fortunas se muestra inconsistente.
cuencia, contribuirá a un reparto más equitativo de
la renta internacional. El hecho es que esta hipóte- 3. FACTORES QUE ESTIMULAN LOS FLU-
sis ni se ha producido, ni tiene visos de que vaya a JOS MIGRATORIOS DESDE LOS PAÍSES
producirse en el futuro. Más bien, parece que las DE ACOGIDA
cosas caminan en sentido opuesto, entre otras cosas
por la actual recomposición de los factores que La segunda pregunta que nos planteábamos al
intervienen en la función de producción que deter- comienzo, enfoca la cuestión no desde el ángulo de
mina el crecimiento de la renta nacional. los países emisores, sino desde la perspectiva de los
países de acogida. Como señalamos en su momen-
Tal como están poniendo de relieve los más to, es un hecho que los actuales movimientos
recientes “Modelos Teóricos de Crecimiento migratorios internacionales no pueden explicarse
Endógeno” (Romer, 1986; Grossman; Helpman, apelando únicamente al agravamiento de los facto-
1991, etc.), la innovación tecnológica, el desarrollo res expulsivos (económicos y demográficos) que
de las tecnologías de la información y los avances actúan en los países de origen. Si no existiera una
exponenciales en el conocimiento científico son demanda real de trabajadores inmigrantes en los
factores endógenos (no exógenos) en la función de países desarrollados, podemos pronosticar que los
producción que, a su vez, generan externalidades flujos migratorios Sur/Norte no se producirían con
que favorecen la productividad de los demás facto- la intensidad, la composición y la forma en que se
res. De aquí que, bien en contra de lo que prevé la están produciendo.
Teoría Neoclásica, los rendimientos de capital
(incluido en capital humano) serán crecientes a la La previsión neoclásica, según la cual las altas
escala de la acumulación (es decir, a medida que tasas de paro en países de destino desincentivarán la
aumente su stock), en lugar de decrecientes. Y, en emigración en la medida en que, al disminuir las
consecuencia, tenderán a moverse en la dirección expectativas de encontrar empleo aumenten de
en que haya más capital acumulado, no al revés, hecho los costes de movimiento, no se ha verifica-
con los consiguientes efectos de descapitalización do en absoluto en las últimas décadas. Es bien sabi-
en el Sur. do que, desde mediados de los 70, las tasas de paro
en todos los países desarrollados, y muy especial-
Si esto es así, los países que partan de mayor mente en la UE, se dispararon exponencialmente
capital físico, humano y tecnológico acumulado, como consecuencia de la recesión derivada del 73 y
verán crecer sus rentas más y más rápidamente, con de la crisis del modelo fordista de crecimiento eco-
lo que la divergencia entre países ricos y pobre se nómico. Para el conjunto de los países de la UE, la

153
RHA, Vol. 3, Núm. 3 (2005), 147-159 Luis V. Abad Márquez

tasa de paro pasó del 2.7% en 1973, al 10.3 en Pero hay un sector de trabajadores que, por la
1998. rápida emergencia de las tecnologías avanzadas y
Y, sin embargo, a lo largo de las décadas de los por el papel creciente que estas juegan en el creci-
80 y de los 90, los flujos de inmigración a la UE miento económico, son aún un bien escaso, inclu-
procedentes de países en desarrollo, no solo no se so en los países desarrollados. A la vista de los ele-
detuvieron, sino que aumentaron significativamen- vados costes que se derivan de su formación, con-
te. Dicho en otros términos, que, en contra de lo tratación y despido, la lógica de la gestión de este
que prevé la Teoría Neoclásica, incluso en situacio- perfil de trabajadores puede asimilarse, en realidad,
nes de altas tasas de paro en los países de destino, a la del capital. Pasan a formar parte del “capital
los flujos migratorios, lejos de detenerse, se han humano” de la empresa y, en consecuencia, no es
incrementado. sobre ellos sobre los que las estrategias a corto de
los empresarios pueden permitirse actuar para
La explicación más obvia a esta aparente para- hacer frente a los ciclos o a las fluctuaciones de la
doja teórica consistiría en atribuir la presión migra- demanda variable.
toria al agravamiento de los factores push en los
países de origen. Pero la pregunta a la que ahora Solo si adoptamos el paradigma de los
corresponde dar respuesta es si, al mismo tiempo “Modelos Teóricos de Crecimiento Endógeno”, a que
que se agravan estos factores expulsivos, actúan antes aludíamos, la paradoja del déficit de capital
también o no, factores de atracción en el Norte en humano en el Norte tiene vías de comprensión.
función de los cuales, incluso en situaciones de Como vimos en su momento, los modelos teóricos
mercado con exceso de oferta de trabajo, existen de crecimiento endógeno preveen que los rendimien-
segmentos de la demanda que no cubre la oferta tos de capital, también de capital humano, son cre-
nacional. Es decir, si en países de destino con ele- cientes a la escala de la acumulación, en lugar de
vadas tasas de paro existen, sin embargo, empleos decrecientes. Si la hipótesis es correcta, tiene senti-
para los que los empresarios no encuentran res- do esperar un incremento de la demanda de este
puesta en la oferta nacional. perfil de trabajadores y nos permite prever flujos
migratorios de inteligencia viva en dirección
Y sabemos que esto es así, efectivamente. Y no Sur/Norte, donde sus rendimientos, derivados de la
solo, contra lo que pudiera imaginarse, en el seg- eclosión de las tecnologías inteligentes y de la
mento secundario del mercado, donde los trabajos nueva economía, serán superiores a los que podría
son más precarios y peor pagados, sino también en obtener en el Sur.
el extremo opuesto, el de los trabajadores altamen-
te cualificados en determinados sectores de las tec- Y, de hecho, esto es exactamente lo que está
nologías avanzadas. Este déficit de oferta de traba- ocurriendo en la actualidad. La demanda de capital
jo nacional para los dos segmentos extremos del humano se está haciendo notar de forma especial-
mercado de trabajo, requiere marcos explicativos mente sensible es en sectores tales como las teleco-
diferentes. municaciones, la informática y, en general, los rela-
cionados con las Nuevas Tecnologías de la
a) Sector Primario Superior Información. EE.UU. ha aumentado el cupo anual
Como es sabido, el capital es un factor fijo en para este perfil de trabajadores, de los 115.000, a
la función de producción, mientras que el trabajo los 200.000 anuales. Y un caso similar está ocu-
es un elemento integrante de los costes variables. rriendo en los países de la UE y, desde luego, tam-
Dado el hecho de que una infrautilización del capi- bién en España. En la actualidad, necesitamos ya
tal haría recaer los costes sobre los propios empre- más de 22.000 técnicos de este perfil y, de no
sarios, la única respuesta económicamente “racio- aumentar la producción nacional, en los próximos
nal” para el empresario (aunque sea solo a corto años se estima que el déficit de trabajadores TI
plazo) será responder a las fluctuaciones de la podría situarse en torno a los 700.000.
demanda operando sobre los costes variables, es De no cubrir este déficit, los sectores econó-
decir, contratando o despidiendo trabajadores. En micos relacionados con la “nueva economía”,
realidad, y al contrario de lo que ocurriría con el podrían ver frenado su crecimiento, lo que nos per-
capital, de lo que se trata es de transferir sobre los mitiría pronosticar consecuencias de alcance para
propios trabajadores los riesgos de las incertidum- nuestras economías, porque una desaceleración en
bres de los mercados. estos sectores avanzados, tendría efectos depresivos

154
Paradigmas teóricos y explicación de los flujos migratorios
internacionales en tiempos de globalización. Una revisión crítica DEBATES HISTORIOGRÁFICOS

sobre los demás. En consecuencia, podemos pro- res. Por el contrario, se activan por factores estruc-
nosticar que, en los próximos años, asistiremos a turales que actúan en las economías desarrolladas
una intensificación de los flujos de inteligencia viva de destino.
en dirección Sur/Norte, con los consiguientes efec- Porque lo específico de las sociedades desarro-
tos de descapitalización en el Sur. Países como la lladas es que la estructura salarial no es, o no es
India, Paquistán o China son exportadores netos de solo, un reflejo especular de las condiciones de la
trabajadores de alta cualificación, en particular oferta y la demanda. Es, sobre todo, una “cons-
hacia EE.UU. e Inglaterra. Es conocido que uno de trucción social” en función de la cual se supone que
cada dos trabajadores de Silicon Valley procede de los niveles de la jerarquía ocupacional confieren
estos países. Y países como Venezuela o Colombia status y prestigio social, y se supone que esta jerar-
están sufriendo también un drenaje masivo de capi- quía debe verse reflejada en los salarios. La jerar-
tal humano. El Departamento Colombiano de quía ocupacional (desde los niveles más bajos hasta
Planeación estimó que, solo en 1999, Colombia los más altos puestos de dirección) se construye
pudo perder más de 2.000 millones de dólares por socialmente y se consolida institucionalmente (por
esta fuga de cerebros. ejemplo, a través de la acción sindical o de la regu-
b) Sector secundario lación contractual de las categorías profesionales).
Pero donde se visualiza mejor la paradoja de la Se supone, entonces, que la atribución de los nive-
existencia de una demanda adicional de trabajado- les salariales que corresponden a dichas categorías
res inmigrantes en economías que, sin embargo, no está sujeta a los mecanismos libres del mercado
presentan altas tasas de paro, es en el mercado y a la libre concurrencia de las partes, sino a las ex-
secundario de trabajo. En la medida en que una pectativas socialmente construidas e institucional-
situación como esta es inconsistente con las con- mente refrendadas.
cepciones neoclásicas, se hace necesario apelar a En la medida en que el puesto de trabajo es un
otros paradigmas teóricos. La teoría de la signo de status, las sociedades desarrolladas encon-
“Segmentación del Mercado de Trabajo”, propuesta, trarán dificultades crecientes a la hora de cubrir los
entre otros, por Piore (1971), puede avanzar al puestos más bajos, que corresponden al mercado
menos una tentativa de respuesta. secundario. Los trabajadores nacionales huyen
Según esta teoría, los mecanismos de ajuste a espontáneamente de ellos. En lógica neoclásica, la
los ciclos, que consisten en actuar sobre los costes única vía para cubrir este déficit sería la elevación
variables, acaban por convertirse en estructurales de sus niveles salariales, de modo que lo hiciera
en economías intensivas en capital y su efecto atractivo para los trabajadores nativos.
inmediato es la dualización del mercado de trabajo Sin embargo, este mecanismo de ajuste de
al menos en dos segmentos: el segmento primario, mercado es literalmente imposible. La asociación
compuesto por trabajadores estables, responsables entre expectativas de status y atribución de salarios,
de mantener el núcleo, con altas cualificaciones y tendría como consecuencia inmediata una eleva-
elevados salarios, y el segmento secundario, inte- ción automática de los niveles salariales para los
grado por trabajadores precarios y descualificados, demás segmentos del mercado de trabajo. En con-
con bajos salarios, escasas oportunidades de pro- secuencia, los costes que se derivarían de la eleva-
moción laboral y bajo índice de deseabilidad social. ción de los salarios en los puestos más bajos, no se
En la medida en que los trabajadores de alta cuali- agotaría en ellos mismos, sino que tendrían conse-
ficación se asimilan, como ya sabemos, al capital cuencias inmediatas de mucho más largo alcance,
(son “capital humano”), es sobre el segmento en toda la estructura laboral, que acabaría indu-
secundario sobre el que los empresarios operan de ciendo una escalada inflaccionaria.
forma inmediata para dar respuesta a las fluctua- La única solución posible (e inevitable si que-
ciones de la demanda. remos huir del riesgo de una inflación estructural),
La diferencia radical entre el punto de vista de será encontrar una oferta de trabajadores que, o
la teoría de la segmentación del mercado y trabajo y bien no asocien salarios y prestigio, o carezcan de
las teorías que hemos visto hasta ahora es que, expectativas de status o cuyo grupo de referencia no
según esta teoría, la movilización de los flujos sean los trabajadores nacionales, sino mercados en
migratorios no tiene su origen en los países emiso- los que, el simple hecho de trabajar, aunque sea en

155
RHA, Vol. 3, Núm. 3 (2005), 147-159 Luis V. Abad Márquez

los niveles más bajos, sea ya percibido como algo bajos. El apoyo de las redes familiares y la presencia
que confiere prestigio. Es un hecho que los trabaja- de mecanismos de protección frente al desempleo
dores inmigrantes cumplen casi a la perfección este (tanto públicos como privados), hace que los espa-
perfil, al menos en una primera etapa migratoria. ñoles prefieran prolongar su situación de paro en
Los inmigrantes se ven a sí mismo como pertene- expectativa de puestos social y económicamente
cientes a su sociedad de origen, no a la de destino más reconocidos. Tras el accidente de Lorca, más de
y, el simple hecho de llegar al país de acogida, 20.000 hectáreas murcianas se están quedando sin
encontrar trabajo, enviar remesas y regresar más o recolectar (COAG), y otro tanto ha ocurrido en
menos periódicamente con moneda fuerte y artícu- otras regiones españolas, como la fresa en Huelva,
los de consumo que no están al alcance de sus com- etc.
patriotas, les confiere ya un prestigio, cuya motiva- Y es por esta razón por la que, bien en contra
ción falta para los trabajadores nativos. Incluso si del tópico popular, los trabajadores inmigrantes,
los salarios son bajos y las condiciones de trabajo incluso en situaciones de acogida con exceso de
insoportable para los mercados de acogida, pueden oferta de trabajo y altas tasas de paro, no compiten
ser vistos como un privilegio en el país de origen. con los trabajadores nacionales. Más aún, en la
Por su parte, Adriana Marshall (1984) ha medida en que hay razones para suponer que, en
hecho ver que, en situaciones de mercado con exce- determinadas ramas de la actividad económica, la
so de oferta de trabajo, y, en consecuencia, altas sobreexplotación de los trabajadores inmigrantes
tasas de paro, los neoimigrantes no se distribuyen permite, contra la lógica de la tendencia histórica,
homogéneamente a lo largo del aparato productivo la pervivencia de empresas o actividades intensivas
en proporciones análogas a los nacionales, sino que en trabajo, no en capital, los inmigrantes no sólo
tienden a concentrarse en sectores, ramas o empre- no desplazan a los autóctonos, sino que acaban cre-
sas muy sensibles a las fluctuaciones del ciclo, con ando su propia demanda. Es decir, que incluso en
alta elasticidad de sustitución, altas tasas de preca- mercados con exceso de oferta de trabajo y altas
riedad y bajos salarios. Trabajos de los que huyen tasas de paro, la llegada de nuevos inmigrantes
espontáneamente los nativos, pero que son esencia- acaba produciendo un efecto paradójico de llama-
les para mantener el aparato productivo. da. A determinados empresarios les resulta más
Si la hipótesis es correcta, esto quiere decir rentable mantener la productividad a través de la
que, a la regla de oro de la asignación de los inmi- sobreexplotación de los tabajadores, que a través de
grantes a los puestos más bajos del mercado secun- la innovación tecnológica y la inversión en capital.
dario, se le superpone otra: la sobrerepresentación Por esta razón, cuando los especialistas nos
de trabajadores extranjeros en determinados secto- enzarzamos en la discusión sobre si los trabajadores
res o actividades de la estructura de producción, inmigrantes son complementarios de los nacionales
tales como la recolección agrícola, el peonaje, el o, más bien, son sustituvos y compiten con ellos o
servicio doméstico, etc. Y, en efecto, cuando un bien en términos de empleo o bien en salarios,
nicho de mercado empieza a estar sobrerepresenta- mantengo que estamos ante una polémica mal
do por trabajadores inmigrantes, pasa automática- enfocada. Es poco discutible que, en términos teó-
mente a ser socialmente estigmatizado como “tra- ricos (al menos en la ortodoxia neoclásica) cual-
bajo inmigrante”, del que tenderá a huir espontá- quier incremento en la oferta de trabajo en situa-
neamente la fuerza de trabajo nacional. ciones de exceso de oferta, presionará a la baja los
Para referirnos solamente a España (un país salarios o desplazará a trabajadores nacionales.
paradigmático porque presenta de las más altas Pero, en la práctica, y si la Teoría de la Seg-
tasas de paro de toda la UE), esta situación es sufi- mentación del Mercado de Trabajo es correcta, en-
cientemente conocida. Según datos del INEM, en tonces las cosas no funcionan necesariamente así.
diciembre de 2000, había nada menos que 200.000 Porque la única vía para atraer hacia estos puestos a
parados solo en tres sectores: peonaje de la cons- los trabajadores nativos sería una elevación no solo
trucción, recolección agrícola y servicio doméstico. de sus niveles salariales, sino también de sus condi-
Y, sin embargo, se quedaron sin cubrir casi ciones de trabajo y de su estimación social. Pero
100.000 puestos de trabajo. Las expectativas labo- entonces sabemos que esta elevación en los estratos
rales de los españoles han aumentado en los últi- más bajos provocaría una elevación automática en
mos años, de modo que huyen de este perfil de tra- los demás y, en consecuencia, una espiral inflaccio-

156
Paradigmas teóricos y explicación de los flujos migratorios
internacionales en tiempos de globalización. Una revisión crítica DEBATES HISTORIOGRÁFICOS

naria, una caída en la productividad empresarial mania, etc. En otras ocasiones, las redes se configu-
con la consiguiente recesión económica y, en con- ran por simples razones de proximidad geográfica
secuencia, una nueva elevación de las tasas de paro. (como México y Estados Unidos) o por vínculos
Si algo ha quedado claro es que, por muchos culturales y lingüísticos, como el caso de América
miles de millones que los gobiernos inviertan en Latina y España. No existe, pues, un único origen
impermeabilizar sus fronteras, los inmigrantes histórico en la génesis de las redes.
seguirán llegando masivamente. Porque la intensi- Pero, cualquiera que sea su origen, una red
ficación de los flujos migratorios es consecuencia migratoria está integrada por vínculos interperso-
de la acción concertada de una doble tendencia. nales que unen y enlazan a los migrantes entre una
Por un lado, la lógica misma de las tendencias glo- región de origen y otra de destino. Cuando una red
balizadoras del capitalismo internacional que, al migratoria se constituye, tiende a autoperpetuarse.
penetrar en los países de origen, dan lugar a proce- No solo porque favorece el efecto “imitación” en
sos de desestructuración económica, demográfica, origen, sino también porque reduce los costes
social y cultural, que provocan excedentes masivos (económicos, pero también emocionales) de acogi-
de mano de obra, insoportables para sus economí- da e integración. El efecto “imitación”, que actúa
as locales. Y, por otro, en los países de destino, cuya en origen, se ve complementado y potenciado por
lógica perversa en nuestros mercados de trabajo nos el efecto “llamada” en destino.
hace estructuralmente dependientes de la mano de La red de vínculos familiares, vecinales o de
obra inmigrante. amistad que une entre origen y destino a los pro-
toinmigrantes con los neoinmigrantes, favorece, a
4. PERPETUACIÓN DE LOS FLUJOS MI- su vez, el crecimiento de los migrantes potenciales.
GRATORIOS Y CONFIGURACIÓN DE Utilizando un símil de la física gravitatoria, a medi-
MINORÍAS ÉTNICAS. EL PAPEL DE LAS da que una red migratoria va haciéndose más
REDES MIGRATORIAS. densa, acaba teniendo mayor poder de atracción.
De aquí que sabemos que la existencia previa de
Hasta aquí, hemos hablado de los factores que redes migratorias es el mejor predictor de los flujos
actúan en la génesis de los flujos, tanto en los países futuros. En cierto sentido, bien puede decirse que
de origen como en los de acogida. Pero ¿cómo las redes son una forma de “capital social”, en la
explicar la lógica conforme a la cual se perpetúan en medida en que permite a los migrantes disponer de
el tiempo y cristalizan en minorías étnicas en los un conjunto de recursos intangibles que no sólo
países de acogida? ¿Cómo explicar la consolidación reducen los costes de migrar, sino que también faci-
de los vínculos incluso a través de rutas geográficas litan su inserción en el mercado de trabajo, muchas
más o menos estables? veces, a través de redes de economías étnicas.
Sabemos que los flujos migratorios no se dis- No sabemos con precisión la importancia
tribuyen al azar. Al menos en términos estadísticos, exacta de estas redes en la configuración de subsis-
pueden identificarse centros y áreas geográficas temas de economía étnica en los países de acogida,
que, en igualdad de condiciones que otras, presen- pero sí sabemos que juegan un papel determinante
tan mayor propensión a emigrar, a hacerlo a través en las pautas de inserción laboral en los mercados
de canales ya establecidos y a dirigirse a regiones de destino. Existe una especialización étnica en ni-
específicas de destino. La Teoría de las Redes chos de mercado y su existencia no puede ser ajena
Migratorias (Massey, 1986) parece ofrecer una res- a la existencia de las redes migratorias.
puesta convincente. Los flujos migratorios suelen
utilizar canales ya establecidos que enlazan regiones Por otro lado, sabemos también que dichas
de origen y de destino. Con frecuencia, estos cana- redes contribuyen a la aparición y consolidación de
les se han originado aprovechando vínculos históri- minorías étnicas de origen inmigrante en el cora-
co-políticos derivados de los procesos de coloniza- zón mismo de nuestras sociedades desarrolladas. El
ción y descolonización, que en su día crearon in- mundo hacia el que caminamos será un mundo
fraestructuras propias de comunicación y transpor- crecientemente globalizado, y étnica y cultural-
te entre las metrópolis y las colonias. Es el caso de mente plural. Aunque algunos intencionadamente
países como la India o Paquistán en Inglaterra; “despistados” se empecinen en seguir planteandolo
Argelia o Marruecos, en Francia; Turquía, en Ale- en estos términos, hoy el centro del debate ya no

157
RHA, Vol. 3, Núm. 3 (2005), 147-159 Luis V. Abad Márquez

estriba en cómo terminar con la llegada de los in- mente un asunto menor sino la esencia misma del
migrantes, entre otras cosas, porque sabemos que debate. No es este el momento de entrar en este
los necesitamos (ONU, 2000). La cuestión radica tema pero, en mi opinión, G. Sartori hubiera he-
hoy, por un lado, en decidir si lo harán de forma cho una aportación más eminente a la historia de
controlada y ordenada, o de forma clandestina e las ideas sobre relaciones interétnicas de haber
irregular. Y, por otro lado, en construir modelos de puesto su probada inteligencia no tanto en comba-
convivencia que garanticen tanto el respeto a las tir las posiciones multiculturalistas con el sólido
diferencias culturales como el disfrute de los plenos argumento de que conducen a la segregación y el
derechos de ciudadanía. En estos últimos días, apartheid, sino en haber fijado su atención en otros
algunos parecen empeñados en hacer demasiado modelos de convivencia plural que, como la inter-
ruido en criticar la multiculturalidad. Vease, si no, culturalidad, no sólo no conducen a la segregación,
el revuelo formado en torno al reciente libro del sino que es la única opción capaz de armonizar
politólogo Sartori (2001). Como él, yo tampoco tanto el deseo legítimo de mantener las identidades
comparto las tesis multiculturalistas, pero, a dife- culturales diferenciadas, como el derecho, igual-
rencia de él, no las comparto por razones sustan- mente legítimo, a una inclusión universalista que
cialmente opuestas. Lo cual, como he tratado de garantice el disfrute de una ciudadanía integradora
demostrar en otro sitio (Abad, 2002), no es precisa- y responsable (Abad, 1993).

BIBLIOGRAFÍA
– Abad Márquez, L. V. (1993), “La educación in- of the American Assotiation of Political and Social
tercultural como porpuesta de integración so- Science, 478.
cial”, en L. V. Abad; A. Izquierdo y A. Cucó, In- – Id. et al. (1998), Worlds in Motion. Understan-
migración, Pluralismo y Tolerancia. Madrid, Po- ding International Migration at the End of the
pular, 9-69. Millennium. Oxford, Clarendon Press.
– Id. (2000), “Globalización, demografía y migra- – ONU (2000), Replacement Migration: Is it a
ciones internacionales”. Sociedad y Utopía. Re- Solution to Declining and Ageing Populations?
vista de Ciencias Sociales, 16, 57-70. Nueva York, Departament of Economic and
– Id. (2002), “Globalización, migraciones e inter- Social Affairs.
culturalidad”. Temas (monográfico sobre La so- – Piore, M. (1971), “The dual labor market: the-
ciedad intercultural). ory and implications”, en D. M. Gordon (ed.),
– Banco Mundial (2000), En el umbral del siglo Problems in Political Economy: An Urban Pers-
XXI. Informe sobre el desarrollo mundial, 1999- pective. Lexington, DC Heath.
2000. Madrid, Mundi-Prensa. – PNUD (1998), Informe sobre desarrollo humano
– Borjas, G. J. (1989), “Economic Theory and In- 1998. Madrid, Mundi-Prensa.
ternational Migration”. International Migration – PNUD (1999), Informe sobre desarrollo humano
Review, 23, 457-485. 1999. Madrid, Mundi-Prensa.
– Id. (1990), Friendas or Strangers: The Impact of – Romer, P. (1986), “Increasing returns and long
Immigrants on the US Economy. New York, Basic run growth”. Journal of Political Economy, 94.
Books.
– Sartori, G. (2001), La sociedad multiétnica. Plu-
– Grossman, G.; Helpman, E. (1991), Innovation ralismo, multiculturalismo y extranjeros. Madrid,
and growth in the global economy. Cambridge, Taurus.
MIT Press.
– Sjaastad, L. (1962), “The Costs and Returns of
– Marshall, A. (1984), “Los trabajadores inmigra- Human Migration”. Journal of Political Economy,
dos y el mercado de trabajo”. Revista Interna- 70, 80-93.
cional de Ciencias Sociales, XXVI-3, 531-550.
– Stark, O. (1991), The Migration of Labour. Cam-
– Massey, D. (1986), “The Social organization of bridge, Basil Blackwell.
Mexican migration to the United States”. Annals
158
Paradigmas teóricos y explicación de los flujos migratorios
internacionales en tiempos de globalización. Una revisión crítica DEBATES HISTORIOGRÁFICOS

– Id.; Stark, O.; Edward Taylor, J. (1989), “Re- – Wallerstein, I. (1974), The Modern World System
lative Deprivation and International Migration”. I: Capitalist Agriculture and the Origins of the
Demography, 26, 1-14. European World Economy in the Sixteenth Cen-
– Todaro, M. (1969), “A Model of Labor Mi- tury. New York, Academic Press.
gration and Urban Unemployment in less-deve- – Id. (1980), The Modern World System II: Mer-
loped Countries”. American Economic Review, cantilism and the Consolidation of the European
59, 138-148. World-Economy, 1600-1750. New York, Acade-
– Id. (1976), Internal Migration in Developing Coun- mic Press.
tries: A Review of theory, evidence, methodology – Zelinsky, W. (1971), “The Hypothesis of the
and research priorities. Ginebra, ILO. Mobility Transition”. The Geographical Review,
– Id. (1989), Economic Development in the Third LXI-2, 219-249.
World. New York, Longman.

159