Está en la página 1de 42

Receta de jabon casero, diferentes

tipos de jabones caseros


Hacer jabones artesanales > Especial > Receta de jabon casero, diferentes tipos de jabones caseros

07/08/2017 GRAN VELADAESPECIAL, JABONES NATURALES, VIDEO89 COMENTARIOS7


¡Descubre todo lo que necesitas saber para hacer jabon casero! Aquí ponemos a tu
disposición información práctica que te será muy útil a la hora de hacer jabon casero.
También compartimos contigo recetas que podrás poner en práctica de forma sencilla.
¡Manos a la obra!

Como hacer jabon casero


Nuestro objetivo es enseñarte como hacer jabon casero desde 0, por eso
en hacerjabones.es te presentamos diferentes tutoriales y recetas. Además, te
proponemos un pequeño paseo introductorio por las diferentes técnicas con las que
podrás aprender como hacer jabon casero sin ningún tipo de experiencia previa.

Disponemos de otros cursos más específicos y completos de cada uno de los tipos de
jabon casero que existen. Si estás comenzando, te recomendamos leer este primero,
ayudará a resolver posibles dudas.
Curso de jabones artesanales
El jabon casero es un producto básico para el cuidado de la piel y la limpieza diaria. Lo
utilizamos para lavarnos las manos, la cara, el cuerpo y también para la ropa. En el caso
de la piel, el jabón ayuda a mantenerla limpia y le aporta propiedades para que luzca
sana e hidratada.

Es uno de los cosméticos que más usamos, por eso es fundamental que sea de calidad.
Y es que si no usas un jabón adecuado puede irritar la piel, causar sequedad e incluso
descamación.

La mejor forma de asegurarte de sus cualidades es hacerlo en casa. ¿Cómo? No pierdas


detalle de nuestro curso cómo hacer jabon. En concreto, en este manual
gratuito ponemos a tu disposición la información que necesitarás para aprender cómo
elaborar diferentes clases de jabón. Te mostramos cómo hacer jabón líquido, cómo
hacer jabón natural y cómo hacer jabón de glicerina.

Aquí encontrarás las nociones básicas sobre cada uno de ellos y los ingredientes
principales. Si quieres información más concreta y precisa de alguno, solo tienes que
pinchar sobre el curso que te interese y accederás a un completo manual.
Tipos de jabon casero
Atendiendo a su formato, hay dos clases de jabón principalmente: el jabón líquido y el
jabón sólido. Dentro del jabón líquido encontramos el gel de ducha, el jabón de manos
y el detergente para la lavadora. Mientras, al grupo del jabón sólido pertenecen las
pastillas de jabón, también conocido como jabón de tocador y el jabón de tajo, que es el
que se ha utilizado tradicionalmente para lavar la ropa.

El jabón de tocador es el jabón más habitual en el sector. Puede estar elaborado de dos
maneras diferentes y cada una de las técnicas requiere sus materiales específicos. Se
trata de pastillas de jabón de aceite o de jabón de glicerina. A continuación
profundizaremos más en cada una de estas dos técnicas.

¡Veamos las características principales de cada jabon casero, sus ingredientes


básicos y el método de elaboración!

Como hacer jabon casero natural


¿Te interesa aprender como hacer jabon casero natural? Aquí encontrarás una guía con
todo lo que necesitas saber. Las nociones básicas, consejos prácticos y diferentes
técnicas para hacerlos en casa.
¿Sabías que…?

Los orígenes del jabón se remontan a la antigua Grecia. Lo elaboraban al hervir grasa
animal, cenizas y agua. El jabón resultante lo usaban tanto para su higiene personal
como para lavar la ropa.

Hoy en día el jabón natural se elabora con aceites vegetales y mantecas, agua y sosa
cáustica. Son los tres ingredientes fundamentales que no pueden faltar en ninguna
receta. La mezcla de sosa y agua, conocida como lejía, ayudará a que las grasas (aceites
y mantecas) se conviertan en jabón gracias al proceso de saponificación.

Esta receta tradicional puede adaptarse a las necesidades de cada uno. ¿Cómo?
Eligiendo los aceites que mejor vayan a las necesidades de tu piel. Y es que son los
encargados de dotar de propiedades cosméticas al jabón. Combinando estos aceites
con la proporción de agua y sosa correcta, conseguirás hacer tu propio jabon casero.

Calculos para hacer jabon casero


Hay que tener en cuenta que cada aceite que elijas para fabricar tu jabón necesita una
cantidad de sosa cáustica determinada. De esta forma la saponificación será
satisfactoria y las grasas vegetales se transformarán en jabón. Cuando esto ocurra la
sosa habrá desaparecido por completo y tendremos un jabón con el pH adecuado para la
piel y repleto de beneficios.

La cantidad de sosa que hay que utilizar viene determinada por el índice de
saponificación de cada aceite. En la siguiente tabla aparecen especificados los índices
de saponificación de los aceites más utilizados para hacer jabón:

Los índices de saponificación de esta tabla están expresados en gramos para facilitar
los cálculos. Es posible encontrarlos en mg/KOH/g. En este caso solo hay que dividir el
índice de saponificación entre 1.000 para tenerlo en gramos. Por ejemplo: el índice de
saponificación del aceite de aguacate es 193 mg/KOH/g o lo que es lo mismo 0,193 gr.
Estos índices de saponificación pueden variar ligeramente dependiendo del fabricante
sin que esto afecte los cálculos finales. Son variaciones mínimas que no modificarán el
resultado final.

Para calcular la sosa necesaria hay que multiplicar la cantidad de aceite que se va a
usar por su índice de saponificación. Por ejemplo, si vamos a usar 300 gr de aceite de
oliva, la fórmula sería: 300 x 0,192 = 57,6. Es decir, necesitaríamos 57,6 gr de sosa para
la receta.

Si vas a combinar varios aceites, hay que hacer este cálculo con cada uno de ellos y
sumar el resultado final. Por ejemplo, si queremos una receta con 300 gr. de aceite de
coco, 50 gr. de semillas de albaricoque y 50 gr. de aceite de oliva la formulación sería:

300 x 0,187 = 56,1


50 x 0,189 = 9,45
50 x 0,192 = 9,6
Para esta receta serían necesarios 75,15 gr de sosa.
Sabemos la cantidad de aceites y la de sosa, ahora toca calcular cuánta agua
necesitamos. Normalmente, los jabones llevan entre un 30 y un 40% de agua. Si
queremos que la proporción sea del 30% hay que dividir los gramos de sosa que
necesitamos entre la concentración de agua y restarle de nuevo la sosa empleada.

En la práctica y siguiendo el ejemplo anterior sería: (75,15/0,30) – 72,25 = 250,5 gr. de


agua.
Es habitual que el jabon casero tenga sobreengrasado, es decir, mayor cantidad de
aceites para enriquecerlo con propiedades beneficiosas para la piel. Lo normal es añadir
entre un 5 y un 10% más de aceites, aunque se pueden hacer jabones artesanales sin
sobre engrasado. Si te vas a decantar por añadir aceites como rosa mosqueta, jojoba o
argán a la traza se debe modificar la cantidad de sosa, que debe ser menor.

Vamos a verlo con un ejemplo práctico. Partimos de la base de que vamos a incorporar
un 5% más de aceites en el sobre engrasado y seguimos con el caso anterior. La fórmula
sería 75,15 gr. de sosa – (0,05 x 75,15) = 71,39 gr. de sosa para un sobre engrasado del
5%.

¿Qué aceites se pueden añadir al sobre engrasado? Aquellos que son más sensibles y
que están cargados de propiedades. Como se añaden al final de la elaboración
mantienen intactos sus beneficios. En la siguiente tabla aparecen especificadas
las principales propiedades de estos aceites. ¡Elige el que mejor va a tu tipo de piel!

¡Con todos los ingredientes calculados y pesados, comenzamos la elaboración! A


continuación te dejamos con una receta básica con el aceite de oliva como protagonista.
¡Es sencilla de hacer!
Como hacer jabon casero de aceite (Saponificacion)
A la hora de hacer jabón casero natural hay dos opciones: hacer el jabón casero en
caliente o en frío. La principal diferencia entre ambos es la temperatura a la que se
lleva a cabo la saponificación. Aquí os explicamos ambas técnicas y hablamos de sus
pros y sus contras. Como los pasos iniciales son comunes en ambos casos, de momento,
nos centramos en ello.

Lo primero es diluir la sosa cáustica en el agua. ¡Nunca al revés! En un recipiente alto


echamos el agua y después añadimos la sosa. En este paso hay que ser especialmente
cuidadosos con la seguridad, ya que al juntar la sosa y el agua se produce una reacción
exotérmica que desprende mucho calor. De hecho esta mezcla supera los 90ºC. Además,
puede salpicar y provocar quemaduras y libera vapores que es mejor evitar.

Para hacer la elaboración con total seguridad hay que:

 Usar guantes, gafas de protección y mascarilla.

 Trabajar en un lugar bien ventilado.

 Echar siempre la sosa al agua.


 Tener a mano vinagre para neutralizar posibles salpicaduras, ya sea en la piel, la
ropa o la encimera.

 No usar utensilios de aluminio: cucharas, recipientes o moldes.

 Estar siempre atentos y pendientes de lo que estamos haciendo. No despistarse.

Mientras la mezcla de sosa y agua va perdiendo calor, hay que calentar los aceites. Se
vierten todos en una sopera y se ponen a fuego suave. Cuando alcancen los 80ºC se
retiran del calor.

Para mezclar los aceites y la lejía (sosa + agua), ambos deben estar la misma
temperatura. Es recomendable que estén a 80ºC. Entonces, se mete la batidora en el
recipiente de los aceites y se va agregando la lejía sin parar de batir. La traza de jabón
irá adquiriendo poco a poco consistencia.

En este punto hay que decidir si se hace el jabón mediante el proceso de jabon casero en
frío o jabon casero en caliente:

Como hacer jabon casero en caliente


Para hacer jabon casero en caliente hay varias técnicas, pero todas tienen algo en
común: hay que proporcionar calor a la traza del jabón para que cure. Se puede
hacer en el horno o al baño maría.
Si quieres hacer jabón casero en caliente, una vez que tengas la traza hecha, la viertes en
un molde de silicona resistente a las altas temperaturas y lo metes en el horno. Se
aconseja que el horno esté a unos 80ºC y tiene que estar en torno a dos horas, hasta que
gelifique. Cuando haya adquirido la textura adecuada, se saca del horno, se le añaden
los principios activos, se remueve bien y se deja que solidifique por completo en el
molde para poder cortar las pastillas.

Para hacer jabón casero en caliente al baño maría hay que colocar el recipiente con la
traza sobre una sopera con agua hirviendo e ir removiendo constantemente hasta que el
jabón vaya espesando. Una vez que tenga la consistencia adecuada, se retira del fuego,
se agregan los aditivos y se vierte en el molde para que endurezca.

Este proceso en caliente acelera la curación y saponificación de los jabones.


Normalmente, una vez terminados tienen el pH adecuado para la piel. Aun así, hay que
cerciorarse de ello. Lo mejor para hacerlo es pasar una tira medidora de pH por la
superficie del jabón para comprobarlo. Si no ha saponificado por completo, hay que
dejar que repose unos días.

¿Ventajas del jabón casero en caliente? El jabón está listo para usar una vez terminado.

¿Los inconvenientes? La masa es difícil de manejar, la elaboración requiere de más


tiempo y las propiedades de los aceites se degradan por el calor.

Hacer jabon casero en frio


Para hacer jabon casero en frío, una vez que la traza está lista se le adicionan el aroma,
el colorante y los principios activos. Cuando hayas agregado todo, se remueve bien con
una espátula para que se integren en la traza y se vierte en el molde elegido.

Hay que abrigar el molde y dejar reposar de 24 a 48 horas para que el jabón
solidifique por completo. Cuando haya endurecido, se corta en pastillas y hay que
dejarlo saponificar unos 40 días. Transcurrido este tiempo, comprueba el pH antes de
utilizarlo.

En este video tutorial podrás ver paso a paso como hacer jabon casero en frío. Es solo
una receta de las muchas que se pueden hacer:

¿Qué ventajas tiene este proceso? La traza es muy manejable, se pueden hacer jabones
más creativos y los aceites no se degradan y conservan sus propiedades.

¿La contra? Hay que esperar 40 días a que el jabón se cure.

Nuestra recomendación es hacer jabón mediante el proceso en frío, ya que tiene muchos
más pros que contras. Lo mejor de todo es que puedes hacer unos jabones enriquecidos
con propiedades para la piel y los puedes hacer de formas y colores muy variados.

Recetas de jabon casero


A continuación te dejamos varios ejemplos para hacer jabon casero en frío. ¡Verás qué
fácil es!

Jabon casero de tomillo


El jabón de tomillo que te proponemos hacer destaca por sus propiedades para
estimular la circulación. Además el tomillo destaca por su actividad anticelulítica. Estos
son los ingredientes necesarios:

 Aceite de coco (600 gr.)

 Agua desmineralizada (389 gr.)

 Aceite de oliva (300 gr.)

 Sosa caustica (151 gr.)

 Aceite de almendras (100 gr.)

 Colorantes para jabón de aceite

 Aceite esencial de tomillo (30 gr.)


 Tomillo seco

Antes de comenzar es recomendable pesar todos los ingredientes por separado y ponerse
las medidas de seguridad.

1. Echar la sosa sobre el agua y remover hasta disolver. La mezcla aumenta de


temperatura, así que hay que esperar a que descienda.

2. Mientras, en una sopera apta para el fuego mezclar los aceites y calentarlos. El
aceite de coco puede solidificarse por el frío; si es el caso, caliéntalo al baño maría
hasta que se vuelva líquido.

3. Cuando ambas fases, la lejía por un lado (agua+sosa) y los aceites por otro, estén
a una temperatura de entre 45-50º se continua la receta. Verter la lejía sobre los
aceites y poner en marcha la batidora. Batir suavemente para conseguir la traza.

4. Añadir el aceite esencial de tomillo.

5. Separar la traza en dos recipientes iguales para añadir un colorante en cada uno
de ellos. Batir un poco para dispersar el color y llenar el molde alternando los dos
colores. Ponemos tomillo seco por encima del jabón.

6. Dejar secar los jabones de 24-48 horas antes de desmoldar y cortar en pastillas.
Recuerda dejar 40 días antes de utilizar y poder disfrutar de este jabon casero.

Jabon casero de argan


El aceite de argán es uno de los imprescindibles en cosmética. Conocido como el oro de
Marruecos actúa frente al envejecimiento de la piel debido a su alto contenido en
Vitamina E. Una de las formas más habituales de utilizarlo es en jabón. Aquí te
acercamos un jabón con aceite de argán y su paso a paso. Estos son los productos que
vas a necesitar:

 Manteca de karité refinada (250 gr.)

 Aceite de argán (180 gr.)

 Agua desmineralizada (181,5 gr.)

 Aceite de oliva virgen (150 gr.)

 Sosa cáustica (70,6 gr.)

 Esencia de jazmín

 Colorante para jabón de aceite marrón chocolate


 Mica oro cosmética

 Sello natural

¡Antes de comenzar pontelas medidas de seguridad!

1. Fundir la manteca de karité a fuego suave.

2. Añadir la sosa al agua y remover hasta disolverla. Reservar para que vaya
perdiendo calor.

3. Cuando la manteca de karité está fundida, agregar el aceite de oliva y mezclar.


Es importante dejar que baje de temperatura de ambas partes para poder continuar.

4. Cuando ambas partes estén entre 49-60º verter la lejía sobre los aceites y
batir suavemente con la batidora hasta conseguir la traza.

5. Incorporar el aceite de argán y removemos.

6. Añadir la esencia y el colorante y batir un poco para dispersar el color.

7. Rellenar los moldes y secar durante 24-48 horas antes de desmoldar.

8. Una vez desmoldado, cortarlo en pastillas, marcar el sello y aplicar mica oro
con una brocha de maquillaje. Recuerda dejar curar los jabones 40 días antes de
utilizarlos.

Jabon casero de coco


El siguiente jabon casero que te enseñamos a hacer tiene como protagonista al aceite de
coco, que destaca por su alto poder hidratante y nutritivo. Esto es lo que vas a
necesitar para hacer este jabon casero de coco:

 Aceite de coco (500 gr.)

 Manteca de cacao refinada (250 gr.)

 Agua desmineralizada (305,1)

 Sosa cáustica (118,6 gr.)

 Fibras de coco

 Esencia aromática de coco extra (15 gr.)

 Molde profesional
 Sellos para jabones modelo “palmeras”

Antes de comenzar nos ponemos las medidas de protección adecuadas y pesamos cada
uno de los ingredientes por separado.

1. Echamos de golpe la cantidad de sosa indicada en el agua; nunca al revés, de esa


manera no salpicará. Removemos hasta que se haya disuelto toda la sosa en el agua.
Tened cuidado ya que la sosa con el agua alcanzará una temperatura muy elevada (unos
80-85ºC), hay que dejar que enfríe.

2. Por otro lado juntamos en un recipiente de cristal el aceite de coco y la manteca de


cacao refinada y lo calentamos para que se derrita la manteca de cacao.
3. Una vez que la lejía (agua con la sosa) y la fase de las grasas (aceite y manteca)
estén entre 45-49ºC podremos echar la lejía sobre las grasas.

4. Batir hasta que obtengamos la traza. La traza estará cuando levantemos la batidora y
se quedan marcados los surcos de esta en la traza. Nos deberá quedar como la textura
que tienen las natillas.
5. Añadir la esencia aromática y remover bien con una espátula de madera. Nosotros
no hemos puesto colorante a este jabon casero porque el aceite de coco deja un color
bastante blanco y es lo que buscábamos. Si quieres darle un toque de color a tu jabon
casero, debes incorporarlo antes de la esencia y batir un poco con la batidora para
romper la partícula.

6. Rellenar el molde.
7. Decorar el jabon con las fibras de coco, que son exfoliantes y aptas para todo tipo de
pieles. Tapamos el jabón, con una toalla o una manta, y lo dejamos reposar durante 24-
48 horas. Durante este tiempo el jabon casero va perdiendo el calor y se solidifica. Esto
tiene que ser gradual, por eso lo tapamos.

8. Desmoldar y cortar en pastillas. Personalizarlo con los sellos para jabones. Ahora
solo falta dejar que saponifique durante 40 días.
Como hacer jabon casero con aceite
usado
Hasta aquí, hemos visto cómo hacer jabon casero para la piel. Recuerda que encontrarás
mucha más información sobre el jabon casero en el curso cómo hacer jabón natural,
un manual específico que detalla los ingredientes, sus propiedades y el paso a paso.

Ahora vamos a explicar como hacer jabon con aceite usado, que es la técnica
tradicional para hacer el conocido jabón de tajo, el que se ha utilizado durante siglos
para lavar la ropa. Fabricar este jabón en casa es sencillo, te permite reciclar aceite
usado y esto se traduce también en un ahorro económico.

Desde el punto de vista ecológico, reciclar el aceite es un pequeño gesto que se


traduce en importante beneficios para la naturaleza. Y es que tirar un litro de aceite
usado por el desagüe contamina 1.000 litros de agua, lo que equivale a toda el agua que
consume una persona en una semana. Además, reutilizar este aceite es un importante
ahorro. Primero porque le das un nuevo uso convirtiéndolo en jabón y evitando así
tener que comprar detergente y segundo porque no tienes que adquirir otros aceites para
hacer jabón de tajo.

Para un kilo de jabon casero con aceite usado se necesita:

 800 gr de aceite de oliva usado.


 285 gr de agua.

 122 gr de sosa cáustica.

Este es el paso a paso para hacer jabon casero con aceite usado:

1. Echas la cantidad de agua indicada en un recipiente y añades la sosa. Remueve


bien hasta que se disuelva.

2. Cuela el aceite de oliva usado para quitarle posibles impurezas.

3. En el recipiente del aceite, introduce la batidora y agrega la mezcla de agua y


sosa.

4. Bate bien durante unos minutos y vierte la traza en un molde.

5. Abriga el molde un par de días hasta que seque el jabón.

6. Córtalo en pastillas y espera 40 días a que saponifique.

¿Otra opción con el aceite usado ? Hacer velas ecológicas con aceite usado. Si quieres
ver cómo, te invitamos a visitar este post publicado en nuestro blog HacerVelas.es

Como hacer jabon casero de glicerina


Si buscas una elaboración más sencilla, no pierdas detalle de este manual en el que te
mostramos paso a paso como hacer jabon de glicerina. Una técnica rápida y fácil que
da como resultados unos jabones perfectos para cuidar la piel. En este caso el punto de
partida son bases de jabón semi-elaboradas.
El jabón de glicerina, como su propio nombre indica, está elaborado a base de glicerina,
un ingrediente vegetal que destaca por sus propiedades hidratantes. Es un jabón
neutro, es decir tiene un pH como el de la piel. Por eso no resulta agresivo ni siquiera en
las pieles sensibles.

Se trata de un jabón vegetal que no contiene grasas animales, al contrario que muchos
jabones de supermercado que sí las incluyen entre sus ingredientes. Al no llevar grasas
animales, el jabón de glicerina no provoca reacciones alérgicas, picores, sequedad o
descamación de la piel. Otra de las ventajas del jabón de glicerina es que limpia en
profundidad las impurezas, de ahí que sea ideal para pieles grasas con tendencia al
acné. Ayuda a cerrar los poros, evitando así que salgan puntos negros, espinillas o
granos.

Como vemos el jabón de glicerina es ideal para pieles sensibles y grasas. Además, está
recomendado para pieles secas, ya que la glicerina es un gran humectante que
contribuye a retener la propia humedad de la piel. Así se evita la deshidratación.

¡Vistos sus beneficios, empecemos con la explicación de cómo hacer jabón de glicerina!
Aquí te dejamos un primer tutorial para que veas lo sencillo que es y las cosas tan
bonitas que se pueden hacer.
Materiales para hacer jabon casero de glicerina
Los ingredientes básicos para hacer jabón de glicerina son:

 Bases de jabón de glicerina: hay una gran variedad de bases, desde las básicas
a otras enriquecidas con productos naturales o bases orgánicas libres de sulfatos,
parabenos y conservantes. En la tienda online de Gran Velada encontrarás un
amplio catálogo. Son bases de calidad certificada que se venden en su envase
original, sin manipular, lo que ayuda a conservar el jabón en perfecto estado. Este
es un aspecto fundamental a la hora de comprar bases para jabón de glicerina, por
eso es importante asegurarse de la procedencia de las bases y de su calidad.

 Colorantes y pigmentos: los hay líquidos o en polvo y pueden ser minerales,


naturales o sintéticos. En la tienda online de Gran Velada hay una amplia paleta de
colores y diferentes tipos para que elijas el que mejor se adapta a tu tipo de
elaboración.

 Esencias aromáticas y aceites esenciales para aromatizar los jabones.

 Aditivos: principios activos, extractos de plantas, leches cosméticas, arcillas,


sales y exfoliantes.

 Moldes: lo mejor es optar por moldes de silicona. ¿Por qué? No necesitan


desmoldante, son resistentes y muy sencillos de desmoldar. Además los hay de
formas muy variadas lo que te permitirá hacer divertidos jabones.
Con estos ingredientes y el tutorial que te presentamos a continuación aprenderás cómo
hacer jabón de glicerina. En una hora podrás tener unos jabones naturales, perfectos
para tu piel. Además, se pueden hacer elaboraciones originales, ideales para regalar o
para pasar una jornada en familia haciendo manualidades con jabón.

Si quieres más información, no dudes en consultar el curso completo sobre cómo


hacer jabón de glicerina al que accederás pinchando en el título de este apartado.

Jabon casero de glicerina paso a paso


El paso a paso para hacer jabon casero de glicerina consiste en:
1.- Cortar la base de jabón con un cuchillo en dados de unos 5 cm.

2.- Echar en un recipiente apto para microondas y derretir la base de jabón poco a
poco. Es importante hacerlo a temperatura suave, ya que si la base de jabón llega a
hervir puede sudar. También se puede fundir al baño maría, removiendo constantemente
y controlando que no suba demasiado el calor.

3.- Una vez que el jabón esté fundido se agrega unas gotas de colorante. Ve
incorporándolo poco a poco hasta conseguir la tonalidad deseada.

4.-Agregar esencia aromática al gusto. Este es también el momento ideal para añadir
los aditivos si quieres que tu jabón esté cargado de propiedades.
5.- Mezclar todos los ingredientes con una espátula de madera o similar para que se
integren perfectamente.

6.- Rellenar el molde elegido.

7. Pulverizar con alcohol 96º para evitar que se formen burbujas. Dejamos enfriar por
completo.

8. Desmoldar el jabón de glicerina una vez que nos aseguramos de que está frío.

¡Este es el resultado final de nuestro jabon casero de glicerina!


Recetas jabon casero de glicerina
A continuación te mostramos varias recetas para que puedas hacer jabon casero de
glicerina fácilmente. ¡Recuerda que en el blog Hacer Jabones encontrarás muchas más!

Jabon casero de almendras


El jabon casero de almendras destaca por su poder de hidratación, y es que tanto el
aceite de almendras como la almendra en polvo aportan beneficios hidratantes a la piel.
Estos son los ingredientes necesarios:

 Jabón base de glicerina en suspensión (250 gr.)

 Almendra en polvo (60 gr.)

 Aceite de almendras (2 gr.)

 Esencia aromática

 Alcohol 96º

 Molde 6 pastillas cuadradas


Hacerlo es sencillísimo y está cargado de propiedades para la piel. ¡Mira este video
tutorial y lo podrás comprobar!

1. Cortar en trozos la base de jabón de glicerinay derretir en el microondas a


potencia suave para que el jabón no hierva.

2. Una vez derretido, añadir el aceite de almendras y unas gotas


de esencia aromática.

3. Agregar la almendra en polvo y remover bien para que todos los ingredientes
se integren perfectamente y no queden grumos.

4. Verter en el molde y pulverizar alcohol 96º sobre el jabón para que no queden
burbujas.

5. Esperar a que seque bien y desmoldar.

Jabon casero de glicerina infantil


La siguiente receta que te mostramos cómo hacer está orientada a elaborar jabones de
glicerina con formas infantiles. Solo tienes que elegir los moldes que más te gusten y
conseguirás que tus jabones tengan la forma deseada. ¡Fácil, rápido y muy vistoso!

 Base de jabón de glicerina blanco

 Colorantes líquidos para jabón de glicerina

 Esencia aromática

 Moldes infantiles

 Alcohol 96º

Ya conocemos los ingredientes de la receta, así que ahora te mostramos como hacer
jabon casero de glicerina infantil. Verás que el paso a paso es muy sencillo, así que es
ideal para hacer con niños y pasar una tarde muy entretenida haciendo manualidades.

1. Trocear el jabón base de glicerina y fundirlo a potencia suave. También se


puede derretir al baño maría. Tenemos que evitar en todo momento que llegue a
hervir, para que el jabón no se deshidrate. Si sucede esto los jabones acabarán
sudando.
2. Añadir unas gotas de esencia y colorante y mezclar bien. Si quieres hacer
jabones de diferentes colores, divide el jabón fundido en varios envases y añade a
cada uno de ellos un color.

3. Rellenar los moldes y pulverizar alcohol 96º.

4. Esperar a que seque y desmoldar

Como hacer jabon liquido casero


Otra opción a la hora de fabricar jabon casero es hacerlo líquido, ya sea para las
manos, el cuerpo, el cabello o la lavadora.

Hay dos formas de elaborarlo: a partir de bases formuladas que solo hay que enriquecer
y personalizar o haciendo la receta desde cero. Dependiendo de la técnica utilizada los
ingredientes serán unos u otros. ¡Conozcamos cada una de ellas..!

Jabon casero liquido con bases


Las bases para jabón líquido se venden ya formuladas con los ingredientes básicos. Se
trata de bases neutras para elaborar tus propios productos de higiene personal, ya sea
gel, jabón facial, jabón de manos o champú. Estas bases están ya listas para
enriquecer.

Solo hay que adicionarles fragancia, unas gotitas de colorante líquido hidrosoluble para
personalizarlas y principios activos que aporten beneficios para la piel. ¿Quieres ver
cómo? Aquí te dejamos un video tutorial para que veas lo fácil que es.

Ingredientes que se pueden agregar a las bases para jabón líquido:


Extractos de plantas

Estos concentrados vegetales están repletos de propiedades. Los hay para suavizar la
piel, para calmarla, hidratarla… Son una forma muy cómoda de enriquecer las bases. Se
puede añadir hasta un 5% de extracto. En la siguiente tabla podrás consultar los
principales beneficios de los extractos vegetales de plantas:
Principios activos

Productos que llenan de beneficios tus elaboraciones. Por ejemplo, Inositol para
champús anticaída; o azufre bio para un jabón de limpieza facial. Hay una amplia
variedad. En la siguiente tabla podrás comprobar las propiedades que aportarán a tu
jabón:
Colorantes para jabon casero líquido
Puedes optar por agregar unas gotas de colorante líquido hidrosoluble para jabón,
colorante naturales o micas y nacarantes que aporten al jabón líquido un extra de brillo.

Fragancias

Esencias aromáticas o aceites esenciales que den un aroma exquisito a tu jabón líquido.
Con dos o tres gotas es suficiente para perfumar 100 gr. de jabón.

Jabon casero liquido paso a paso


Una vez que tenemos todos los ingredientes claros, ¿cómo hacer jabón líquido? Muy
sencillo:

 Pesar la cantidad de base de jabón necesaria y echarla en un recipiente de vidrio


o de plástico.

 Agregar los principios activos en la cantidad indicada. Es importante seguir las


recomendaciones establecidas para que la receta funcione, ya que un exceso de
aditivos podría estropear el jabón líquido.

 Remover bien para que todos los ingredientes se mezclen.

 Incorporar unas gotas de aroma y colorante y volver a mezclar.

 Envasar y ¡preparados para disfrutar!

Una de las grandes ventajas de hacer jabón líquido a partir de bases es que resulta
rápido y fácil. En menos de 15 minutos puedes tenerlo listo para utilizar. Además, se
pueden personalizar añadiendo a tu gusto el aroma, el color y las propiedades que más
se adapten a tus necesidades.

Recetas de jabon liquido


Ahora que ya conocemos la teoría veamos varios ejemplos de recetas para poner en
práctica todo lo aprendido.

Jabon casero liquido con miel


Para hacer jabon liquido con miel necesitamos:

 Gel de ducha suspensión (188 gr.)

 Extracto de miel (10 gr.)

 Esencia aromática
 Colorante líquido hidrosoluble (10 gotas)

 Envase

Es tan sencillo de hacer que lo puedes tener listo en 5 minutos. En estas recetas lo más
importante es respetar las proporcionesadecuadas de los ingredientes que se añaden
para que la fórmula funcione perfectamente.

1. Pesar el gel de ducha base en suspensión en un recipiente bien limpio y


esterilizado.

2. Añadir el extracto hidrosoluble de miel y unas gotas de esencia aromática.

3. Mezclar bien todos los productos para que el extracto se disperse perfectamente
por todo el gel.

4. Agregar unas gotas de colorante al gusto.

5. Envasar en el recipiente elegido.

Champu casero de algodon


El jabon casero líquido no solo se puede hacer para la piel, también podemos elaborarlo
para el pelo. Hacer champú es igual de fácil que en los casos anteriores. ¡Vamos a
comprobarlo con este tutorial!

 Champú base orgánico (300 gr.)

 Extracto de algodón (15 gr.)

 Esencia aromática (Al gusto)

 Colorante líquido hidrosoluble (5 gotas)

 Envase

El protagonista de la receta es el extracto de algodón, que destaca por su


actividad acondicionadora e hidratante. Además, contribuye a proteger el cabello de
las agresiones externas, lo repara y mejora su elasticidad. De ahí que sea perfecto para
incorporarlo a nuestro champu.

¡El paso a paso es facilísimo y muy rápido!

1. En un recipiente limpio pesar la base de champú orgánico.


2. Añadir el extracto de algodón y unas gotas de esencia aromática al gusto.

3. Remover bien para que todos los ingredientes se mezclen perfectamente.

4. Agregar unas gotas de colorante líquido y volver a mezclar.

5. Envasar en el tarro elegido.

Jabon casero con potasa caustica


Para hacer jabón líquido casero con potasa cáustica necesitarás tres
ingredientes básicos:

 Agua

 Potasa

 Aceite vegetal

Son básicamente los mismos que para hacer jabón natural, solo que en este caso se usa
potasa y no sosa. La potasa da como resultado jabones más suaves y líquidos. Eso sí, se
necesita más cantidad de potasa para saponificar las grasas y convertirlas en jabón.

El resultado son jabones más líquidos y transparentes que generan mayor cantidad de
espuma y que limpian muy bien. El jabón líquido con potasa cáustica se puede
emplear para hacer jabones corporales y de manos, para la lavadora e incluso para
combatir el pulgón de forma ecológica. Si tienes una plaga en el jardín o en el huerto, el
jabón líquido de potasa te ayudará a eliminarla de manera natural.

Como hacer jabon con potasa


A continuación te mostramos paso a paso como hacer jabon con potasa. ¿Qué vamos a
necesitar? Estos son los ingredientes empleados:

 Aceite de oliva (194 gr.)

 Glicerina líquida (70 gr.)

 Aceite de coco (75 gr.)

 Potasa (54 gr.)

 Aceite de ricino (30 gr.)

 Agua desmineralizada (400 gr.)

 Aceite esencial palo de rosa

 Esencia aromática
 Pigmento líquido para jabón

¡Manos a la obra!

1. Pesamos los ingredientes por separado para facilitarnos el proceso a la hora de


trabajar.

2. Mezclamos el agua desmineralizada y la glicerina líquida.

3. Añadimos la potasa al agua de golpe, de esta forma la potasa se deshace mejor en el


agua.

4. Mezclamos con cuidado para disolver la potasa y que no salpique. La mezcla


desprende gases y se calienta en segundos. Por eso hay que tener cuidado en este paso.
Mientras desciende de temperatura, calentamos los aceites en una cacerola.
5. Añadimos 75 gr de aceite de coco en una sopera apta para el fuego. El aceite de coco,
según la época del año, estará sólido. En ese caso, caliéntalo unos minutos al baño maría
en el propio envase.

6. Agregamos a la sopera el resto de aceites que forman parte de la receta.

7. Calentarlos a fuego suave para conseguir la misma temperatura que la sosa con el
agua.

8. Cuando ambas partes, los aceites y la lejía (potasa, agua, glicerina) estén
aproximadamente a 70ºC será el momento de unirlos.
9. Vertemos la lejía sobre los aceites, lo hacemos toda de vez y sin remover en el
momento de hacerlo.

10. Batimos despacio y a velocidad suave con la batidora eléctrica. Iremos observando
cómo cambia de color y se unifica la traza.

11. La traza estará lista cuando quede líquida y un poco transparente.

12. Dejaremos una hora la traza tapada y abrigada.


13. Pasado el tiempo de reposo la traza estará semi sólida, con un color miel y
transparente.

14. Añadimos 300 ml de agua desmineralizada a la traza. La cantidad es opcional, todo


dependerá de lo líquido que queremos que sea el jabón.

15. Removemos la mezcla antes de llevarla de nuevo al fuego. Una vez en el fuego
intentaremos que no hierva ya que se formaría mucha espuma y puede derramarse.

16. El jabón adquiere un color blanco y estará líquido. Si queremos un jabón más
líquido es tan sencillo como añadirle más agua y remover, sin necesidad de ponerlo al
fuego. Si crees necesario puedes pasar la batidora para deshacer los grumos que
puedan quedar.
17. Añadimos 10 gotas de aceite esencial de palo de rosa y removemos el jabón.

18. Incorporamos a la traza 5 gotas de esencia aromática de rosas y volvemos a


remover. La esencia es optativa, la recomendamos para darle un aroma extra al jabón.

19. Colamos la traza para evitar que nos quede algún posible grumo.

20. Añadimos colorante en uno de los vasos y mezclamos para dispersar el color. De
ésta forma al finalizar tendremos dos jabones con las mismas propiedades y diferente
color.
21. Rellenamos las botellas con el jabón líquido. Sí el jabón está más líquido de lo que
nos gustaría, recuerda que en 24 horas espesará un poco.

22. Solo quedará esperar 24 horas antes de poder utilizar el jabón líquido en nuestra
piel.

Jabon casero para lavadora


La receta para hacer jabón casero líquido para lavadora es muy similar que la anterior,
salvo que en esta elaboración se puede utilizar aceite usado, previamente filtrado. De
esta forma puedes reciclar aceite que tengas en casa y aprovecharlo para hacer tu propio
detergente. Obtendrás un jabón líquido perfecto para la lavadora sin gastar mucho
dinero y reutilizando el aceite usado.

¿Qué ingredientes necesitamos para hacer jabon casero para lavadora?

Para medio litro de aceite de oliva usado, tienes que contar con 63 gr. de potasa y 162
gr de agua.

El paso a paso para hacer jabon casero para lavadora es el siguiente:

 Verter la potasa sobre la cantidad de agua indicada. Este paso es fundamental


hacerlo con las medidas de seguridad oportunas: hay que llevar gafas, guantes y
mascarilla. Así evitamos posibles salpicaduras y los vapores. Además hay que
trabajar en un lugar bien ventilado. Esta mezcla alcanzará una temperatura muy
alta. Debe reposar hasta que esté a unos 60ºC.

 Poner el aceite filtrado al calor hasta que alcance también los 60ºC.

 Con todos los ingredientes a la misma temperatura, a los aceites se añade la


mezcla de agua y potasa. Hay que remover con la batidora durante varios minutos.
La traza endurecerá y adquirirá textura de puré.

 Es el momento de poner al baño maría el jabón. Se va removiendo cada cierto


tiempo hasta que quede cremoso.

 Retirar del fuego, abrigar el jabón y dejar que repose de 24 a 48 horas para que
gelifique.

 Cuando esto ocurra hay que disolverlo con agua. Como mínimo hay que añadir
el doble de agua que de aceite. En este caso sería un litro. Se adiciona poco a poco
y se remueve con una espátula. Si lo haces con la batidora hará demasiada espuma.

 Una vez que tenga la textura deseada, se envasa y se deja curar un par de
semanas.

Para cualquier consulta, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del apartado
de comentarios, en el teléfono 976 86 74 74 o mandando un correo electrónico
a contacto@granvelada.com.

Puedes ver decenas de recetas en el blog Hacer Jabones. ¡Echa un vistazo y pon en
práctica la que más te guste!

Todos los ingredientes y materiales que aparecen mencionados en este manual los
puedes comprar en la tienda online de Gran Velada.

¡Esperamos que este curso te sirva de ayuda para hacer tu propio jabon casero!

¡Hasta pronto!