Está en la página 1de 18

Relación epistemológica entre

Pedagogía, Didáctica y Derecho

Epistemological relation between


Pedagogy, Didactics and Law
1

Luis Alonso Rivera Ayala


Profesor hora-clase de la Facultad de Ciencias Jurídicas
Universidad Panamericana. El Salvador
Licenciado en Ciencias Jurídicas por la Universidad Centroamericana
“José Simeón Cañas”. El Salvador.
Profesor con especialidad en Ciencias Sociales.
E-mail: consultas.academicas@yahoo.it

Resumen

El derecho es una ciencia con un objeto de estudio muy complejo. La pedagogía


también. Aunque difieren una de la otra en cuanto a su objeto de estudio, sus
respectivas esferas de acción convergen en dos disciplinas transversales, a saber, el
derecho educativo y la pedagogía jurídica. En esta interacción también aparece otra
disciplina, la didáctica jurídica, cuya naturaleza la identifica como una disciplina
pedagógica.

Este artículo pretende exponer esa relación epistemológica entre los campos
científicos de la pedagogía, la didáctica y el derecho a través de los aportes de autores
pedagógicos y de algunos juristas. Lo expuesto es esencial para el jurista quien,
enseñando el derecho, construye y reconstruye constantemente su propia práctica
pedagógica, por lo que la finalidad del artículo es despertar el interés en el estudio de
la educación jurídica y enseñanza del derecho.
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

Palabras Clave

Pedagogía, derecho, didáctica, derecho educativo, pedagogía jurídica, didáctica


jurídica.

2
Abstract

The law is a science with a very complex subject of study. Also pedagogy. Although
they differ from one another in terms of their subject matter, their respective spheres
of action converge in two cross disciplines, namely, education law and legal pedagogy.
In this interaction also appears another discipline, the law didactics, whose nature
identifies it as a pedagogical discipline.

This article aims to clarify the epistemological relation between the scientific fields of
pedagogy, didactics and the law through the contributions of pedagogical authors and
some jurists. The above is essential to the jurist who, teaching the law constantly
builds and rebuilds their own teaching practice, so the purpose of the article is to
awake interest in the study of legal education and the teaching of law.

Key words

Pedagogy, law, didactics, education law, legal pedagogy, legal didactics.

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

Relación epistemológica entre


Pedagogía, Didáctica y Derecho

Epistemological relation between


Pedagogy, Didactics and Law

Luis Alonso Rivera Ayala


Profesor hora-clase de la Facultad de Ciencias Jurídicas,
Universidad Panamericana
El Salvador
Licenciado en Ciencias Jurídicas por la Universidad Centroamericana
“José Simeón Cañas”, El Salvador.
Profesor con especialidad en Ciencias Sociales.
E-mail: consultas.academicas@yahoo.it

1. La pedagogía como ciencia.


Aunque el concepto de educación ha sido objeto de diversas interpretaciones en
distintos contextos socio-históricos, no resulta sencillo encontrar una definición
homogénea entre el maremágnum de los autores que se han referido a este. Pese a
ello, las diversas concepciones de la educación no resultan excluyentes entre sí pues
cada una se complementa con las demás y construye todo un campo de estudio
denominado pedagogía, que puede ser definido, grosso modo, como la teoría general
de la educación.
Sin embargo, dicha definición resulta reduccionista de la naturaleza científica de este
campo de estudio desde la perspectiva epistemológica pues en última instancia la
identifica con la filosofía de la educación, cuyo
“saber filosófico sobre la educación es un conocimiento teorético o
contemplativo, sistematizado, con afán de universalidad y generalización, que
busca la explicación más profunda de cuantas puede alcanzar la razón humana”
(Fermoso, 1985: 4).

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

Por tanto, aunque la filosofía de la educación es una disciplina integrante del


conocimiento pedagógico no constituye la totalidad del conocimiento pedagógico
mismo. De ahí que resulte más apropiado, de acuerdo a su naturaleza epistemológica,
definir la pedagogía como la ciencia de la educación, pues según DE HOSTOS (1991: 57):
“como ciencia, es la aplicación de las leyes naturales del entendimiento humano
al desarrollo de cada entendimiento o razón individual: o de otro modo, es el
estudio del orden en que se han de comunicar los conocimientos, fundado en las
leyes de la razón”.
En otras palabras, la pedagogía corresponde al “saber científico de la educación [que] 4
es un conocimiento metódico, sistematizado y unificado, que comprende y explica los
fenómenos observables” (Fermoso, 1985: 4) a fin de orientar el quehacer educativo
(Cárdenas Méndez, 2007: 88).
Como ciencia “general” de la educación, la pedagogía agrupa dentro de sus contenidos
otras disciplinas científicas transversales, tales como la psicología educativa, la
antropología de la educación, la historia de la educación, la administración educativa,
la evaluación educativa, la orientación educativa, entre otras, que retoman algún
aspecto de la educación dentro de su campo de estudio (Pérez Serrano, 2004: 84).
Respecto a la autonomía y naturaleza epistemológica de estos campos de estudio
transversales tampoco hay unanimidad entre los autores pedagógicos. Algunos
consideran que dichas áreas también son ciencias de la educación, de modo que
ubican a la pedagogía como una ciencia más de la educación, mientras que otros los
consideran sus disciplinas auxiliares (Pérez Serrano, 2004: 84, 85).
Más allá de cualquier consideración a este respecto, debe reconocerse que la
multidisciplinariedad de los aportes en la pedagogía no sería posible sin las diversas
aristas de la educación que aborden estas disciplinas transversales, pero también que
dichos campos de estudio no estudian los temas educativos desde la perspectiva
educativa exclusivamente porque tienen un objeto de estudio diferente. De ahí que no
se los pueda considerar ciencias puras de la educación sino como disciplinas científicas
transversales relacionadas con la educación, cuyos aportes las vincula a la pedagogía.
Sin embargo, tanto la pedagogía como sus disciplinas científicas auxiliares tienen en
común que su actividad gira en torno al concepto de educación, pero ¿Qué es
educación?
De forma concreta podemos definirla como un hecho interactivo teleológicamente
transicional que ocurre interpersonal, intergeneracional o interculturalmente. Para ser
precisos, por su naturaleza dual puede ser un “hecho natural”, visto como fenómeno o
acontecimiento que ocurre, con efecto volitivo o no, en base a la necesidad natural del
hombre de aprender como efecto de su educabilidad; o como “hecho social”, visto
como un fenómeno externo, coactivo y colectivo.

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

Es interactivo porque se produce como parte de la naturaleza social del hombre en un


escenario relacional entre sujetos, entre generaciones o entre culturas. Incluso puede
producirse entre el sujeto y el medio que lo rodea. Finalmente, se menciona su
carácter transicional en el sentido que incide sobre el hombre y su medio a través de
su efecto formativo en la persona.

2. La didáctica como disciplina científica.


De la pedagogía también se dice que, “como arte”, comprende los recursos y
procedimientos para la transmisión del conocimiento (De Hostos, 1991: 58). Sin
embargo, exponerla como arte no resulta del todo compatible con su estatuto
epistemológico de ciencia, por lo que dicha naturaleza corresponde a otra disciplina
relacionada con esta.
De hecho, la pedagogía es una ciencia normativa en virtud del saber científico de su
naturaleza descriptiva de los fenómenos que ocurren en la educación como su objeto
de estudio (Pérez Serrano, 2004: 85), por lo que, como saber, no traspasa a una esfera
práctica de inmediato, tal y como ocurriría con una vertiente artística, de modo que no
manifiesta su carácter normativo como efecto adyacente de su naturaleza
epistemológica.
Por ello, la pedagogía manifiesta su carácter normativo en una de sus disciplinas
científicas dependientes, a saber, la didáctica, que constituye la
“aplicación del saber científico, forma práctica y concreta de conocer,
realización beneficiosa de lo científico e intencionalidad funcional” a través de
un “conjunto de procedimientos de que se vale la ciencia para obtener
determinados resultados” (Fermoso, 1985: 3).
Aunque se la ha definido como el arte de enseñar, la didáctica se constituye con
propiedad en una disciplina científico pedagógica (Medina Rivilla, 2009: 7), a través de
la cual la pedagogía manifiesta su carácter normativo, de cuyo estudio y aplicación
resulta una norma técnica (Fermoso, 1985: 3) vinculante dentro del ámbito
pedagógico. Pero al limitar el ámbito de la didáctica a la enseñanza se interpreta su
actividad científica en detrimento de la bidireccionalidad funcional que es propia del
proceso enseñanza-aprendizaje.
En virtud de ese carácter normativo, a la didáctica se la ha reconocido
epistemológicamente como ciencia, arte, técnica e incluso como una tecnología (Díaz
Alcaraz, 2002: 33), este último término en reconocimiento su carácter instrumental del

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

conocimiento científico expresado en teorías y técnicas (Diccionario de la Lengua


Española), lo que nos remite indiscutiblemente a su predominante carácter científico-
pedagógico.
Sin embargo, al definir la didáctica como el arte de enseñar se limita su verdadero
alcance pues, según HALLIVIS PELAYO (2002: 379), los aspectos prácticos y operativos que
destaca la técnica de dirección de la enseñanza solo constituyen uno de sus ejes
funcionales porque principios generales y normas prácticas para esta. Pero la
concepción de la didáctica como un arte tampoco resulta del todo falaz porque
epistemológicamente se la reconoce desde dos perspectivas concomitantes: la
científica y la artística. Por un lado, desde la vertiente científica, la didáctica 6

“investiga, experimenta y crea teorías sobre cómo enseñar, sobre como el


docente debe “actuar en la enseñanza”, para alcanzar determinadas metas en
el alumno, teniendo como base el dialogo interactivo de la Biología, la
Psicología, la Sociología y la Filosofía” (Picado Godínez, 2006: 102).
De ahí que se la tome con propiedad como disciplina científico-pedagógica. Por otro
lado, desde su vertiente artística, la didáctica considera “la singularidad diferencial de
cada práctica, que implica que disponemos de una teoría global, muy asentada y
adaptada a los más complejos retos situacionales” (Díaz Alcaraz, 2002: 35). Para PICADO
GODÍNEZ (2006: 103) esto implica que
“el docente, de acuerdo con el contenido sociocultural del centro educativo, de
la cualidad única de cada clase escolar, ha de establecer, según su creatividad y
creencias, normas de acción o sugerir formas de comportamiento didáctico
basadas en datos científicos y empíricos de la educación”.
Al tener en la didáctica un estatuto epistemológico dual, entre disciplina científico-
pedagógica y arte, nos enfrentamos a una situación más compleja aun pues como
disciplina no solo requiere del aspecto teórico que deviene del carácter descriptivo de
su vertiente científica sino también del aspecto práctico de su vertiente artística, lo
que significa para el docente una vinculación con el saber científico propuesto por la
didáctica para su práctica pedagógica al mismo tiempo que reelabora con esta dicho
saber científico en el acto educativo que produce (Díaz Alcaraz, 2002: 35). De ahí que
algunos autores también la identifiquen como una disciplina pedagógica aplicada
(Medina Rivilla, 2009: 6).
En opinión de MERENNE (2005: 6), "la didactique n'est pas la construction d'une science
mais bien davantage une activité d'ingénierie qui emprunte à differéntes sciences", por
lo que puede ser mejor definida como una verdadera ingeniería del proceso
enseñanza-aprendizaje, pues dicha término conlleva dentro de su naturaleza
epistemológica tanto el estudio como la aplicación de la tecnología por especialistas
(Diccionario de la Lengua Española).

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

De lo anterior resulta evidente que la noción de didáctica va más allá de la enseñanza


pues, de acuerdo con DÍAZ ALCARAZ, (2002: 34, 35) esta disciplina pedagógica
“analiza, comprende y mejora los procesos de enseñanza-aprendizaje, las
acciones formativas del profesorado y el conjunto de interacciones que se
generan en la tarea educativa”.
Pero, entonces, ¿Por qué extendemos la acción de la didáctica al proceso enseñanza-
aprendizaje si su objeto prioritario es la enseñanza? Porque la enseñanza no se puede
concebir como un acto educativo aislado sino como el acto generador dentro de la
bidireccionalidad funcional del proceso enseñanza-aprendizaje. Así, aunque en sentido 7
estricto es la enseñanza el objeto de estudio de la didáctica, la realidad social del
proceso enseñanza-aprendizaje se impone de modo que resulta imposible, a efectos
didácticos, concebir la enseñanza sin el aprendizaje, desde el ámbito científico, pues se
produce en un ámbito interaccional de carácter comunicativo al que denominamos
relación pedagógica.
Claro está, el carácter sistemático y descriptivo de la didáctica requiere que se auxilie
de los aportes de otras ciencias o disciplinas científicas. Por ejemplo, dado que el
proceso enseñanza-aprendizaje surge dentro de un sistema interactivo y comunicativo,
los modelos de las ciencias de la comunicación resultan un referente necesario para su
comprensión, así como aquellos elementos de la psicología que expliquen los procesos
psicológicos y la estructura cognitiva de los que depende. Así, el saber didáctico no
puede comprenderse extrañado de ciencias y disciplinas como la psicología, la biología,
la sociología, la antropología, la epistemología, la filosofía y la teoría general de
sistemas, entre otros, cuyos aportes constituyen sus fundamentos (Díaz Alcaraz, 2002:
35).
Tras lo antes expuesto respecto a esta disciplina científico-pedagógica, no está de más
recordar que por el carácter multidisciplinar de sus aportes
“amplía el saber pedagógico y psicopedagógico aportando los modelos socio-
comunicativos y las teorías más explicativas y comprensivas de las acciones
docentes-discentes, ofreciendo la interpretación y el compromiso más coherente
para la mejora continua del proceso enseñanza-aprendizaje” (Medina Rivilla,
2009:7).

3. La ciencia del derecho y la ley.


Coloquialmente, la mayoría de las personas parecen entender lo que significa el
derecho. Sin embargo, para la doctrina no resulta tan fácil de definir si se considera la
omnicomprensividad del fenómeno jurídico que comprende. De ahí que el concepto
de derecho continúe siendo tema de muchos ensayos jurídicos, filosóficos y hasta
epistemológicos en la actualidad. A fin de evitar una ambigüedad, no consideraremos

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

cada una de las concepciones propuestas en la doctrina sino únicamente aquella que
expresa mejor su naturaleza, a saber, la científica.
Para SUÁREZ (2002: 7), el derecho aparece como un hecho o fenómeno social vinculado
a la interacción cotidiana que surge de nuestra sociabilidad, perspectiva que ya había
sido planteada por KELSEN (1982: 90) al reconocer el derecho como “un orden
normativo del comportamiento recíproco de los seres humanos”.
Entonces, el derecho, como objeto de estudio científico, constituye propiamente un
orden normativo o vínculo que surge de la interacción social, al que podemos
denominar orden jurídico, lo que resulta lógico si se considera que el ser humano es un 8
ser social que está constantemente interactuando con otros seres humanos en el
medio que lo rodea generando relaciones situacionales a través de vínculos que
limitan o amplían con facultades y obligaciones recíprocas su esfera de acción.
Pero ¿Acaso están todas las interacciones entre humanos comprendidas en el
concepto de derecho? No, pues el comportamiento humano recíproco como tal no
constituye derecho sino solo aquel elemento jurídico, es decir, el aspecto normativo o
vinculante que está presente en dicho comportamiento. Para KELSEN (1982: 84)
“[l]a ciencia jurídica solo concibe la conducta humana como contenido de
normas jurídicas, es decir, en cuanto determinada por normas de derecho,
expone el significado normativo de estos hechos. Describe las normas jurídicas
producidas por actos de conducta humana, así como las normas que mediante
esos actos son aplicadas y acatadas, y al hacerlo describe las relaciones
constituidas mediante esas normas jurídicas entre los hechos por ellas
determinados”.
Dicha vinculatoriedad en las interacciones sociales comprende aspectos, elementos y
factores de la vida cotidiana como las personas, los bienes, los actos y contratos, lo
que nos remite a la existencia del derecho en el ius privatum romano como un
“tejido social de la vida comunitaria” que deriva “de la anuencia y la aceptación
de los particulares, que lo moldean y construyen según las necesidades y
exigencias de sus relaciones comunitarias”, es decir, “como relación entre las
personas antes de la fundación de la civitas” (Alamanni de Carrillo, 2010: 12,
13).
Esto último nos da una idea más acertada de la “forma primordial y primigenia del
derecho”, como correspondencia o coyuntura entre la noción de justicia y la
interacción social, misma que surge y existe “más allá de las estructuras políticas, en
cualquier circunstancia, aun ante la total desaparición del Estado” (Alamanni de
Carrillo, 2010: 12). Así, la forma del derecho no se limita exclusivamente a la ley pues
esta solo es una de las manifestaciones del fenómeno jurídico. Pero, ante esta
perspectiva ¿Puede considerarse realmente al derecho como objeto de estudio de una
ciencia? La respuesta la encontramos también en KELSEN (1982: 89) quien explica que

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

“[e]n cuanto se determina al derecho como norma (o, más precisamente, como
un sistema de normas, como un orden normativo), y se limita la ciencia del
derecho al conocimiento y descripción de normas jurídicas y de las relaciones
que ellas constituyen entre los hechos por ellas determinados, se acota el
derecho frente a la naturaleza, y a la ciencia del derecho, como ciencia
normativa, frente a todas las demás ciencias que aspiran a un conocimiento por
leyes causales de los acontecimientos fácticos”.
Así, es posible hablar de una ciencia del derecho que busca describir la vinculación que
surge con determinados actos o hechos dentro de las interacciones sociales y explicar
su sentido jurídico, tal como ocurre con la “opinio iuris”, elemento de la costumbre, 9
que obliga a la observación de determinado proceder en virtud de considerarlo
jurídicamente vinculante en determinada interacción social.
Pero, si KELSEN concibió el orden normativo desde el positivismo ¿Significa que el
derecho está compuesto únicamente por el ordenamiento legal, es decir, el conjunto
de leyes y actos normativos vigentes? No porque, en esencia, la forma primigenia del
derecho no depende únicamente de la ley, entendida como un enunciado potestativo
facultativo o prohibitivo, ni de la legalidad que esta trae consigo sino del concepto
puro de justicia del cual deriva el concepto humano de justicia como una noción
parcial. De modo que resulta evidente que derecho y ley no son sinónimos.
Sin embargo, dado que la legalidad es una de las formas vinculantes que se encuentran
dentro de la interacción social, y que en sentido estricto la ley constituye una fuente
formal del derecho, ésta no puede omitirse dentro del estudio de lo jurídico ni
tampoco otras fuentes como la jurisprudencia, la costumbre y los usos que sin ser ley
son vinculantes dentro de la interacción social. Claro está, a la ciencia del derecho no
le interesa la ley para cuestionar o legitimar su legalidad, pues no aspira a convertir sus
enunciados en ley ni producir ley, sino por el sentido jurídico con el cual esta dota a un
determinado hecho o acto, como toda norma general o individual (Kelsen, 1982: 84,
85, 86, 94). Por ello el conocimiento científico del derecho no puede confundirse con
las normas jurídicas mismas pues “el enunciado jurídico no es un imperativo; es una
proposición, una declaración sobre un objeto dado al conocimiento” (Kelsen, 1982: 93,
94).
Asímismo, las normas jurídicas que surgen en la interacción social no se pueden
relacionar unicamente con la ley, lo cual debe tenerse presente al enseñar el derecho,
pues la ley es una norma jurídica que coexiste junto con otros fenómenos vinculantes
dentro de la interacción social como la costumbre y los usos que, por su alcance
limitado, solo representa, al igual que la ley, una parte del fenomeno jurídico. De ahí
que sea posible plantearse la inconstitucionalidad de una ley y al mismo tiempo
cuestionar jurídicamente el mismo parámetro constitucional con valores y principios
que trascienden al positivismo.

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

Entonces, al comprender el derecho como objeto de estudio de la ciencia jurídica no


nos referimos únicamente al derecho cristalizado en la ley sino a las diversas
manifestaciones del fenómeno jurídico en el tiempo (Suárez, 2002: 10) y esto
comprende el elemento jurídico inmerso en las situaciones relacionales presentes. Por
ello resulta apropiado definir la ciencia del derecho, o ciencia jurídica, como el estudio
del fenómeno jurídico. De modo que la enseñanza del derecho no se limita solo al
estudio de la ley sino que se extiende al estudio de las diversas manifestaciones del
fenómeno jurídico a fin de comprender y aplicar su sentido y contenido en situaciones
concretas.
Desde esta perspectiva la naturaleza social del derecho, como objeto de estudio, 10
vincula a la ciencia jurídica con las ciencias sociales. Pero además, implica que el
derecho cuenta con un saber científico, en la ciencia jurídica, y con un saber filosófico,
en la filosofía del derecho. Así resulta fácil distinguir entre la ciencia del derecho como
la sistematización objetiva del fenómeno jurídico y la filosofía del derecho como teoría
del fenómeno jurídico. Y aunque ambas se distinguen por un método propio que
caracteriza su producción concurren en la dogmática jurídica al teorizar, describiendo
científicamente o reflexionando filosóficamente, el mismo fenómeno jurídico.
Pero más allá de cualquier conclusión epistemológica que resulte de distinguir entre
derecho y ley en el entorno de la ciencia jurídica, para nuestro objeto de estudio,
resulta menester señalar que no es lo mismo enseñar la ley que enseñar el derecho.

4. Relación entre derecho y pedagogía: el derecho educativo.


Habiendo definido la pedagogía como ciencia de la educación es apropiado determinar
su relación con el derecho, visto también como ciencia. Epistemológicamente
comparten la naturaleza de ciencias sociales descriptivas y tienen un carácter
normativo dentro de sus ámbitos de acción respecto a sus correspondientes objetos
de estudio. Pero en realidad se trata de dos ciencias con objetos de estudio diferentes
que solo convergen transversalmente en dos de sus disciplinas dependientes: el
derecho educativo y la pedagogía jurídica.
El derecho educativo es propiamente una disciplina jurídica descriptiva que
corresponde al estudio del orden jurídico de la educación y no constituye, aun, una
rama autónoma de la ciencia jurídica. En opinión de ARCE GÓMEZ (2002: 12, 16), como
disciplina jurídica se adscribe al derecho administrativo porque la educación es
considerada un bien público cuya actividad se enmarca dentro de la función
administrativa estatal.
Sin embargo, dentro de su dinámica no solo existen relaciones juridicas de
subordinación ante un poder público, sino también de autoridades privadas que están
bajo la supervisión de un poder público, que a su vez constituyen relaciones jurídicas
de coordinación entre sujetos de derecho privado, como ocurriría con el contrato de

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

servicios educativos entre el estudiante y una institución privada de educación


superior. Además, no todos los actos juridicos que realizan los sujetos del derecho
educativo son de carácter público, de modo que resulta cuestionable la idea de que
esta disciplina jurídica no sea autonoma.
Por tanto, hemos de decir que si bien es cierto que sus fundamentos conceptuales se
sientan sobre el derecho administrativo es evidente que la actividad educativa
trasciende de su ámbito de acción. Esto se debe a que el derecho educativo no es
parte del derecho público sino del derecho social, sobretodo por la naturaleza
equiparativa o tutelar del estudiante frente a las amplias facultades del docente,
dentro de la relación pedagógica, o de las instituciones de educación superior, desde el 11
plano del proceso educativo.
Según ARCE GÓMEZ (2002: 15) su objeto de estudio incluye
“la educación en la sociedad en todas sus manifestaciones: el sistema
educativo, las formas de prestaciones educativas, los derechos y deberes de sus
beneficiarios, y los derechos y deberes fundamentales de las personas respecto
a la educación, en suma, el régimen jurídico de la educación en una sociedad
determinada”.
De modo que el amplio objeto de estudio del derecho educativo le obliga a valerse de
los aportes de otros campos de estudio para comprender su propia complejidad, pues
tal como se ha expuesto en el primer apartado de este artículo, el concepto de
educación es complejo por la naturaleza de sus elementos y requiere de la
multidisciplinariedad en los aportes que la describen científicamente como objeto de
estudio para su comprensión holística.
A pesar de que contiene elementos pedagógicos al derecho educativo no se lo
considera parte de la pedagogía porque su objeto de estudio principal es el “orden
jurídico”, es decir, ese sistema interaccional de relaciones vinculantes entre los sujetos
educativos y no sus aspectos pedagógicos, de modo que la educación aparece no como
su objeto de estudio sino como contexto del objeto de estudio del derecho educativo.
De ahí que el derecho educativo tenga una función epistemológica descriptiva de su
objeto de estudio y no una función normativa, como ocurre con la legislación
educativa, ni programática de la educación, como es con la política educativa.
De esto último resulta algo interesante: que si bien el derecho educativo tiene por
fuente formal la legislación educativa, por su carácter normativo vinculante, no
pretende regular o normar los actos ni hechos del campo educativo porque esto
corresponde a la legislación educativa. Más bien intenta explicar científicamente los
aspectos jurídicos presentes en ella, dentro de los cuales se incluye la legalidad misma.
Además, tampoco corresponde al derecho educativo producir o eliminar un sistema
educativo porque eso es atribución de la política educativa y se trata de un campo
distinto al estudio del fenómeno jurídico. Tampoco puede confundirse el estudio del

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

derecho educativo con la aplicación de la legislación educativa por ser competencia de


la jurisdicción, o mejor dicho, de quien ejerce la función jurisdiccional, a través de su
composición interpretativa de la legislación educativa en torno a una manifestación
concreta del fenómeno jurídico.
Entonces, el derecho educativo, como campo científico descriptivo, carece de fuerza
para incidir en modo alguno en la pedagogía contrario sensu del carácter vinculante de
la legislación educativa. No obstante, ese mismo carácter descriptivo le permite
producir un conocimiento científico del fenómeno jurídico que se manifiesta en el
ámbito de la educación, mismo que es de interés para el jurista al enseñar el derecho.
Incluso el aplicador de la legislación educativa se vale de dicho conocimiento jurídico, 12
al hacer su ejercicio interpretativo, porque se trata de un operador jurídico que busca
el sentido jurídico de una norma o de un fenómeno jurídico para un caso en concreto.

5. Relación entre pedagogía y derecho: la pedagogía jurídica


La otra disciplina científica que resulta de la convergencia transversal entre pedagogía
y derecho es la pedagogía del derecho o pedagogía jurídica, que epistemológicamente
constituye una disciplina científica descriptiva que depende de la pedagogía. Más que
un campo de estudio autónomo se trata de una disciplina científica transversal entre lo
jurídico y lo pedagógico, pero adscrita a la pedagogía. En palabras de WITKER (1985:
128):
“[l]a Pedagogía del Derecho es una doctrina de la educación del Derecho,
teórica y práctica, y que no es exclusivamente ciencia, arte, técnica o filosofía,
sino todo eso conjunto y ordenado, según articulaciones lógicas”.
Lo anterior evidencia la relación directa entre pedagogía y derecho pero también que
se trata de una disciplina pedagógica, porque este es su elemento principal, de modo
que, no se interesa en concebir al derecho científicamente como unidad conceptual
sino en lo relacionado al concepto de educación jurídica, y por extensión, a la
enseñanza del derecho. De ahí que la pedagogía jurídica no constituya una disciplina
jurídica, pues su actividad carece de incidencia sobre el objeto propio de estudio de la
ciencia jurídica. Entonces, la pedagogía jurídica puede ser definida como la teoría
general de la educación jurídica, o mejor aún, como la disciplina científico-pedagógica
de la educación jurídica.
Claro está, del conjunto de ideas presentadas deviene una pregunta lógica:
¿Realmente existe la educación jurídica como objeto de estudio independiente de la
educación misma? No exactamente pues, tal como la hemos definido la educación,
constituye un hecho natural interactivo teleológicamente transicional que es
independiente del contenido que se enseña. De modo que la educación ocurre como
un hecho natural espontáneo que puede depender o no de factores volitivos, tanto del
educador como del educando.

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

El apelativo “jurídica” solo refiere al contenido sobre el cual gira determinado hecho
interactivo teleológicamente transicional y sirve para identificarla con una concesión
del concepto de educación que lo distingue de otros similares a fin de interpretarlo
como una de sus categorías sociológicas, pues el efecto transicional de la educación
jurídica es la formación de un jurista, y no como un concepto independiente de esta.
Lo mismo ocurre con otros apelativos como educación “física”, educación “moral”,
educación “psicológica”, educación “financiera”, entre otros, que solo ponen de relieve
el efecto transicional de la formación de un educando en determinado campo de
estudio.
Pero también es cierto que el apelativo viene dado por determinado contenido que es 13
interactuado, de modo que no es lo mismo la educación física que la educación moral
o la educación financiera que la legal. Incluso hay una diferencia marcada entre
educación legal y educación jurídica. De ahí que, al considerar el contenido
interactuado, tengamos múltiples aristas del concepto natural de educación, como si
se tratase de tipos diferentes, mismas que ya no constituyen un hecho natural sino un
hecho social en la medida que dicha interacción se induce o conduce en determinado
sentido, lo que nos lleva a considerar la educación jurídica como un concepto
esencialmente dependiente de la educación, como hecho educativo, pero que difiere
de esta por su naturaleza. De modo que la educación jurídica es un hecho social
interactivo teleológicamente transicional hacia lo jurídico.
Como disciplina científica, la pedagogía jurídica funde sus raíces en la educación
superior por tratarse del nivel educativo en el cual ocurre el efecto transicional de la
formación de un jurista, como científico del derecho, y de un abogado, como experto
en la ley. Pero también hay aspectos en la enseñanza del derecho que nos aproximan
más al concepto de educación legal, como la formación de otros profesionales que
siendo ajenos a lo jurídico son conocedores de la ley dentro de su respectivo campo de
estudio. Por ello, para encontrar los antecedentes de la pedagogía jurídica se vuelve
necesario buscar en el legado jurídico mismo de las diversas escuelas y corrientes del
derecho.
Sin embargo, esto representa otra aparente discordancia epistemológica pues los
aportes de las escuelas y corrientes del derecho son objeto de estudio de la filosofía
del derecho ¿Acaso constituye la filosofía del derecho lo que intentamos definir como
pedagogía jurídica? Ni menos faltaba. Analógicamente podemos considerar lo que se
trató en un apartado anterior entre la pedagogía y la filosofía de la educación. Se
expuso que el saber científico y el saber filosófico concurren dentro del campo de
estudio de la pedagogía como ciencia social. Pero la mera coexistencia
complementaria que representan ambos saberes no implica en modo alguno su
confusión. Por eso puede apreciarse la pedagogía propiamente como ciencia de la
educación y la filosofía de la educación como la teoría de la educación, a fin de
distinguir ambas en y no confundirlas en esta última.

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

De igual modo puede distinguirse entre la ciencia del derecho y la filosofía del derecho.
Pero también es posible distinguir entre pedagogía jurídica y filosofía del derecho,
pues la primera corresponde al saber científico de carácter pedagógico mientras que la
segunda al saber filosófico de carácter jurídico. De ahí que resulte importante que no
son las unidades de análisis de las escuelas y corrientes jurídicas las que dotan de
objeto de estudio a la pedagogía jurídica, pues como ya dijimos se trata de una
disciplina con carácter no jurídico, sino su concepto de educación jurídica y método
propio que desarrollan. De hecho, la pedagogía jurídica es una disciplina especial y
dependiente de la pedagogía general. Por ello, si decimos que la pedagogía se centra
en la educación como fenómeno social se entiende que la pedagogía jurídica se centra 14
en la educación jurídica como un tipo específico de educación y no en lo jurídico como
su contenido, pues de lo contrario hablaríamos de derecho educativo.
Solo entonces la pedagogía jurídica, vista como disciplina científico-pedagógica, adopta
la educación jurídica como objeto de estudio diferenciado, en cierto modo, de la
educación en general. Como saber científico de la educación jurídica, al igual que la
pedagogía respecto de la educación, constituye una estructura teórica, sistemática,
objetiva y metodológica que le confiere sentido a la actividad educativa que tiene al
derecho, dentro del cual se incluye la ley, como su contenido material (Cárdenas
Méndez, 2007: 88).
Esto significa que la pedagogía jurídica se ocupa de describir científicamente “qué es
hacer, aprender, crear o enseñar derecho, y cómo concretamente se hace”, lo que,
puesto en términos prácticos, conduce a una reflexión entre la teoría y la práctica en la
educación jurídica (Gordillo, 2012: Met-I-1). Esto último resulta capital cuando
consideramos que la educación jurídica tiene un efecto transicional en el estudiante,
pues determina si se está formando al jurista como un científico del derecho, un
técnico-aplicador de la ley o simplemente como un profesional conocedor de la ley
vigente.
Al igual que la pedagogía general, la pedagogía jurídica considera los diversos
fenómenos intervinientes en el hecho educativo desde una perspectiva
multidisciplinaria de los portes que concurren en su estudio. Así tenemos que la
educación jurídica se puede analizar desde diversas perspectivas de acuerdo a la óptica
multidisciplinar que concibe lo complejo de su objeto de estudio. Paradójicamente a
esta realidad, resultan escasos los estudios pedagógicos especializados en el tema
pues, en su mayoría, los aportes de esta disciplina científica vienen de las escuelas
jurídicas que resultan en la evolución histórica del derecho.
En la actualidad, la pedagogía jurídica ha tomado relevancia entre los juristas,
especialmente los que hacen docencia en educación superior, como parte de la
“preocupación por introducir principios técnicos en la enseñanza” (Fix Zamudio, 2007:
40). Sin embargo, el estudio, la profundización científica y la reflexión en el tema no

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

debe confundir el concepto de educación jurídica con la mera enseñanza del derecho
pues, como veremos, esta última corresponde a otra disciplina pedagógica.

6. La didáctica jurídica como disciplina científico-pedagógica.


El concepto de enseñanza del derecho evidentemente no es sinónimo de educación
jurídica, pese a que entre ambos hay una relación de contenido y continente, pues ya
hemos expuesto al estudio de la educación jurídica como un saber científico-
pedagógico que constituye a la pedagogía jurídica como disciplina científica. Entonces,
¿Dónde queda la enseñanza del derecho dentro de este contexto? 15
Si consideramos que la pedagogía no se ocupa de la enseñanza como su objeto de
estudio parece lógico que la pedagogía jurídica, que es una parte especial de la
pedagogía general, tampoco se ocupe de la enseñanza del derecho. De la misma
manera, si consideramos que la didáctica es la disciplina científico-pedagógica a la que
corresponde la enseñanza es coherente determinar que la disciplina que tiene por
objeto de estudio a la enseñanza del derecho es la didáctica jurídica. Pero ¿Cómo
podemos definirla?
Para CÁRDENAS MÉNDEZ (2007: 90)
“la didáctica jurídica es el conjunto de medios, actividades, recursos y
procedimientos a través de los cuales se aplica un determinado método de
enseñanza del derecho”.
En un sentido más abstracto, FIX ZAMUDIO (2007: 40) dice que se trata de “una
metodología de la enseñanza del derecho, o sea que proporciona los medios técnicos
para comunicar los conocimientos jurídicos”. No obstante, ya expusimos lo
reduccionista de considerar únicamente a la enseñanza como objeto de estudio de la
didáctica, por lo que resulta mejor definirla como la ingeniería del proceso enseñanza-
aprendizaje del derecho, en consonancia con la concepción francesa antes presentada.
Esto implica que la didáctica jurídica concibe el proceso enseñanza-aprendizaje de lo
jurídico bidireccionalmente, en cuanto a su estudio y aplicación, a fin de determinar la
forma en que se estudia y se enseña el derecho.
Epistemológicamente se trata de una disciplina científico-pedagógica que depende de
la didáctica general de modo que constituye propiamente una parte especial de la
didáctica. Esto es porque, en esencia, tienen en común el proceso enseñanza-
aprendizaje como objeto de estudio pero se diferencian en que la didáctica lo estudia
desde su perspectiva general mientras que la didáctica jurídica se interesa
específicamente en el proceso enseñanza-aprendizaje de lo jurídico. Así, la didáctica
jurídica no se interesa ni incide en las unidades de análisis del derecho como parte de
su contenido sino en la forma de la enseñanza y el aprendizaje del derecho.

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

Como toda disciplina científico-pedagógica, la didáctica jurídica se auxilia de los


aportes multidisciplinarios que contribuyen al entendimiento de su objeto de estudio.
Esto resulta menester para esta disciplina porque crea un saber técnico que deviene
de su dependencia de la didáctica general (Fermoso, 1985: 3), en virtud de su propia
naturaleza pedagógica. De modo que, por su carácter normativo, la didáctica jurídica
establece normas técnico-pedagógicas, es decir, principios y pautas tanto prácticas
como teóricas, que deben ser observadas por quien enseña el derecho.
También cabe mencionar que la didáctica jurídica no tiene un contenido propio
diferente al de la didáctica general, salvo algunas técnicas que fueron diseñadas
propiamente en el contexto jurídico como el método de casos o la línea procesual, de 16
modo que utiliza los mismos contenidos de esta. Así, la didáctica general aparece
como el tronco común que une al resto de didácticas específicas, dentro de las cuales
se encuentra la didáctica jurídica. Además, por su dependencia de la didáctica general,
la didáctica jurídica constituye propiamente una disciplina pedagógica aplicada, lo cual
no significa que deba ser desconocida ni tampoco que sea irrelevante para el jurista
pues en esencia se trata de cómo enseñar el derecho.
Desde la perspectiva del pedagogo podría parecer innecesario cultivar la didáctica
jurídica como una disciplina aplicada porque el carácter generalizado de la didáctica
general parece subsumirla. Pero para el jurista debe ser todo lo contario, pues la
didáctica jurídica establece la pauta técnica para enseñar el derecho y conlleva una
finalidad específica en el diseño y ejecución del proceso enseñanza-aprendizaje así
como del resto de procesos pedagógicos conexos a este.
La enseñanza del derecho nos plantea enormes retos al hacer docencia en educación
superior pues no solo se trata de saber lo que se enseña sino de saber muy bien cómo
enseñar porque enseñar el derecho va más allá de solo transmitir sus contenidos. Se
trata de enseñar al estudiante el lenguaje jurídico, traducírselo para que lo pueda
comprender, enseñarle a que aprenda a traducirlo por si mismo y conducirlo a que
deduzca el pensamiento jurídico de la lógica y el razonamiento en torno a los
fenómenos jurídicos que se le presentan como experiencia de aprendizaje. Ello nos
recuerda la importancia de esta disciplina pedagógica pues el estudio específico de la
forma de enseñar el derecho, así como sus pautas y principios pedagógicos, están
comprendidos en la didáctica jurídica.

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

BIBLIOGRAFÍA

ALAMANNI DE CARRILLO, B. (2010). Cuaderno de derecho II. Derecho romano público. (1ª
edición). San Salvador: Departamento de Ciencias Jurídicas de la Universidad
Centroamericana “José Simeón Cañas”.
ARCE GÓMEZ, C. (2002). Derecho educativo. (1ª edición). San José: Editorial Universidad
Estatal a Distancia.
CÁRDENAS MÉNDEZ, M. E. (2007). Ensayo sobre didáctica y pedagogía jurídicas. En
Cienfuegos Salgado, D.; Et. al. Estudios en homenaje a Marcia Muñoz de Alba Medrano. 17
La enseñanza del derecho. (1ª edición). México: Universidad Nacional Autónoma de
México. Disponible en http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/5/2406/9.pdf
DE HOSTOS, E. M. (1991). Ciencia de la pedagogía. Nociones e historia. (1ª edición). Rio
Piedras: Instituto de Cultura Puertorriqueña, Editorial de la Universidad de Puerto Rico.
DÍAZ ALCARAZ, F. (2002). Didáctica y currículo: un enfoque constructivista. (1ª edición).
Cuenca, España: Ediciones de la Universidad Catilla-La Mancha.
GORDILLO, A. (2012). Tratado de derecho administrativo y obras selectas. Tomo 6. El
método en el derecho – La administración paralela. (2ª edición). Buenos Aires:
Fundación de Derecho Administrativo. Disponible en www.gordillo.com
FERMOSO, P. (1994). Introducción epistemológica. Concepto de teoría y filosofía de la
educación. En Brenes, E.; Et. al. Teoría de la educación. (1ª edición). San José: Editorial
Universidad Estatal a Distancia.
FIX ZAMUDIO, H. (2007). En torno a los problemas de la metodología del derecho. (1ª
edición). Serie de estudios jurídicos. México: Facultad de Derecho de la Universidad
Nacional Autónoma de México.
HALLIVIS PELAYO, M. (2002). La enseñanza del segundo curso de derecho administrativo.
En Rojas, V. M.; Et. al. La enseñanza del derecho en la universidad iberoamericana. (1ª
edición). México: Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana.
KELSEN, H. (1982). Teoría pura del derecho. (1ª edición [Tr. Vernengo, R.]). México:
Instituto de Investigaciones Jurídicas, Universidad Nacional Autónoma de México.
MEDINA RIVILLA, A.; Et. al. (2009). Didáctica general. (2ª edición). Madrid: Pearson
Prentice Hall-UNED.
MERENNE, B. (2005). Didactique de la géographie: Organizer les apprentissages. (1ª
edición). Brucelas: Éditions De Boeck.
PÉREZ SERRANO, G. (2004). Pedagogía social. Educación social. Construcción científica e
intervención práctica. (1ª edición). Madrid: Narcea.
PICADO GODÍNEZ, F. M. (2006). Didáctica general. Una perspectiva integradora. (1ª
edición). San José: Editorial Universidad Estatal a Distancia.

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013
RIVERA AYALA, L. A. Relación epistemológica entre Pedagogía, Didáctica y Derecho

SUÁREZ, E. E. (2002). Introducción al derecho. (1ª edición). Santa Fe, Argentina: Centro
de publicaciones de la Universidad Nacional del Litoral.
WITKER, J. (1985). Técnicas de la enseñanza del derecho. (4ª edición). México: Editorial
Pac-Universidad Nacional Autónoma de México. Disponible en
http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=1070

18

REVISTA DE EDUCACIÓN Y DERECHO. EDUCATION AND LAW REVIEW Número 9. Septiembre 2013 – marzo 2014
Fecha de entrada: 14-11-2013 Fecha de aceptación: 05-12 -2013