Está en la página 1de 1

7 Beneficios de hacer la cama por la mañana.

¿Haces tu cama por las mañanas?


Quizás te acostumbraste desde que tu madre te insistía cuando eras pequeño y no le des
mucha importancia. Pero la tiene.
Este simple hábito ayuda a que estés de mejor ánimo y a recortar en estrés. ¿Por qué?
Hablemos de sus ventajas.

Beneficios de hacer tu cama por las mañanas.

1. Vences la tentación de volver a echarte para dormir un poco más. Ya estás fuera y
puesto en marcha (aunque no hayas abierto los ojos del todo).
2. Hacer la cama es el primer logro de la mañana. Eso te da un pequeño impulso para
iniciar con lo demás. Bueno es.
3. La habitación se ve más ordenada solo con estirar las sábanas y poner la almohada
en su sitio.
4. Después de terminar con la tarea anterior, es muy natural que te sientas movido a poner
un poco más de orden en la habitación. Por ejemplo, guardar la ropa.
Bienvenidas sean las tentaciones de ese tipo.
5. Facilita la limpieza, si tienes pensado barrer más tarde, quizás. Y, si no haces nada de
limpieza después, al menos previenes dormir por la noche entre el polvo que se haya
depositado en las sábanas.
6. Al final del día o a lo largo de la jornada, sientes paz cuando entras en la habitación.
Ver la cama sin hacer y la ropa tirada por ahí es estresante.
O, si no te estresa cuando estás solo, quizás sí te dé apuro que alguien entre y vea el
panorama que hay en tu cuarto.
En serio, una cama hecha o deshecha cambia por completo la sensación de orden en la
habitación.
7. Das un buen ejemplo a tus hijos o hermanos pequeños, si los tienes.
¿Buen ejemplo? Sí, éste es un buen hábito.
Los cinco minutos que supone hacer la cama están muy bien invertidos considerando esas
razones. Aunque todas ellas no te convenzan, solo por la primera está bien que la cama
sea de lo primero que te dejes listo en cuanto te levantas.
Siendo honesta, a mí me costó adquirirlo (porque no me lo hacían obligatorio de
pequeña). Pero me alegro de haberlo sumado a la lista.
Otros no están tan contentos con el hábito y terminan inventando la cama que se hace
sola.
¿Existe la cama que se hace sola?
Sí. He dejado para el final lo que parece que es una broma. Y no lo es. El invento existe
y se llama OHEA (cama, en vasco).
Lo dejo como curiosidad, aunque no sé el éxito que tiene.
Quienes la promocionan dicen que el ahorro en tiempo no supone un gasto excesivo en
electricidad. Porque 50 segundos, que es lo que tarda la cama en hacerse, no son tantos
como para que se dispare la factura.
Funciona con accesorios exclusivos (sábanas, fundas de almohadas y edredones) que te
envían cuando compras la cama. Y, a partir de ahí, todo es comodidad.
Tú te levantas, le das al interruptor y la cama comienza a estirarse.

Copia todo el texto y haz una reflexión de las consecuencias de tener mal hecha la cama.

Intereses relacionados