Está en la página 1de 8

DERECHO DEL TRABAJO:

Concepto: Conjunto de principios y normas jurídicas que regulan las relaciones pacificas y
conflictivas que surgen del hecho social del trabajo dependiente, y las emanadas de las
asociaciones profesionales sindicatos y cámaras empresariales entre sí y con el estado.

El fin perseguido es proteger a los trabajadores. Sus elementos principales son:

1.- El trabajo humano libre y personal;

2.- La relación de dependencia, caracterizada por la subordinación y el trabajo efectuado por


cuenta ajena;

3.- El pago de la remuneración como contraprestación.

El derecho del trabajo puede dividirse en cuatro partes bien diferenciadas; dos de ellas
constituyen la esencia de su contenido: el derecho individual del trabajo y el derecho colectivo
del trabajo; a estas dos partes se suman el derecho internacional del trabajo y el derecho
administrativo y procesal del trabajo:

Derecho individual del trabajo: se ocupa de las relaciones de los sujetos individualmente
considerados, por un lado trabajador y por otro empleador. En cuanto a este derecho la ley de
contrato de trabajo (20.744 modificada por 21.297) constituye el cuerpo normativo principal. La
L.C.T establece las condiciones mínimas de trabajo.-

Están excluidos de su ámbito de aplicación los dependientes de la administración pública


nacional, provincial o municipal, los trabajadores del servicio doméstico y los trabajadores
agrarios.

Se han dictado distintas leyes que son aplicables a todos los trabajadores, como la ley de jornada
de trabajo, riesgo del trabajo, y la ley nacional de empleo.
Integran su contenido los denominados estatutos profesionales, que son leyes que rigen
determinada actividad, por ejemplo: ley de obreros de la construcción, de viajantes de comercio,
etc.

Derecho colectivo del trabajo: se ocupa de las relaciones de los sujetos colectivos: por un lado
los sindicatos y por otro las cámaras empresariales (representante de los empleadores). Las dos
leyes fundamentales son la de convenios colectivos de trabajo y la ley de asociaciones
profesionales.

Derecho internacional de trabajo: constituido por los tratados internacionales celebrados entre
distintos países y esencialmente por los convenios y recomendaciones de la Organización
Internacional del Trabajo (O.I.T)

Derecho administrativo y procesal del trabajo: se ocupa del procedimiento administrativo ante
el Ministerio de Trabajo esta integrado por las leyes de procedimiento judicial laboral en cada
provincia en particular.-

Caracteres

Es un derecho nuevo, en formación: se trata de un derecho dinámico y en constante evolución


que surge de la realidad social.

Es un derecho de integración social: sus principios y normas obedecen al interés general.

Es profesional: se ocupa del hombre por el hecho del trabajo.

Es tuitivo: protector, tutelar al trabajador que es la parte más débil de la relación laboral.
Es un derecho especial: se aplican las normas de derecho del trabajo sobre las del derecho civil.
Es autónomo: tiene autonomía científica (posee su propio Objeto de estudio: el trabajo humano)
legislativa (contenido legislativo propio y obligatorio) y didáctica (se enseña por separado a las
diferentes ramas del derecho en Universidades, Institutos, etc.).-

El carácter protectorio. El orden publico laboral

El Derecho del trabajo es tuitivo; protege al trabajador que es la parte más débil en la relación de
trabajo. Mientras los empleadores tienen recursos suficientes para imponer determinadas
condiciones, los trabajadores solo cuentan con su fuerza (capacidad) de trabajo. Nace así el
principio protectorio.

La protección legal está fijada en el art. 14 bis de la Constitución Nacional, que dispone que “el
trabajador en sus distintas formas gozará de la protección de las leyes”. Su fundamento es la
desigualdad en el poder negociador entre trabajador y empleador.

Para lograr equiparar la relación laboral, la ley impone a las partes, con carácter de orden público,
un mínimo de condiciones inderogables. No se suprime la autonomía de la voluntad, sino que se
la limita hasta donde resulte necesario para cumplir sus fines.

No se limita la libertad de contratación, sino que una vez concretada la relación, sus condiciones
deben subordinarse a las normas ineludibles que constituyen el orden público laboral.

El orden público es un concepto cambiante, ya que se refiere a intereses que el legislador


considera esenciales en la sociedad.

CONTRATO DE TRABAJO. RELACION DE DEPENDENCIA

Contrato de trabajo: Habrá contrato de trabajo, cualquiera sea su forma y denominación,


siempre que una persona física se obligue a realizar actos, ejecutar obras o prestar servicios en
favor de la otra y bajo la dependencia de esta, durante un periodo determinado o indeterminado
de tiempo, mediante el pago de una remuneración. Sus cláusulas, en cuanto a la forma y
condiciones de la prestación, quedan sometidas a las disposiciones de orden público, los
estatutos, las convenciones colectivas o los laudos con fuerza de tales y los usos y costumbres.
(Art. 21 de la L.C.T)

Cabe destacar los siguientes elementos:

1) Existe un acuerdo de voluntades para que cada parte cumpla sus obligaciones;

2) Se trata de un servicio personal;

3) El trabajador se obliga a poner a disposición del empleador su fuerza de trabajo;

4) El empleador asume el compromiso del pago de una retribución;

5) el trabajo se pone a disposición de la empresa de otro, y el empresario lo organiza, lo


aprovecha y asume los riesgos del negocio.

Caracteres:

1) Consensual: se perfecciona por el mero consentimiento de las partes.

2) Personal: es personalísimo respecto del trabajador y se sustenta en las características


personales del contrato.

3) Carácter dependiente del trabajo: existe una subordinación técnica, jurídica y económica entre
el trabajador y el empleador.
4) De tracto sucesivo: se desarrolla por medio de prestaciones repetidas en el tiempo; es un
contrato de ejecución continuada.

5) No formal: hay libertad de formas ya que no se exigen formas determinadas para su


celebración.

6) Oneroso: tiene contenido patrimonial, el contrato se presume oneroso y el pago de la


remuneración es una obligación esencial del empleador.

7) Bilateral y sinalagmático: existe reciprocidad en las posiciones jurídicas, los derechos y


obligaciones del trabajador se corresponden con los del empleador y viceversa.

8) Conmutativo: existe equivalencia en las prestaciones.

9) Típico: tiene una regulación propia contemplada en la L.C.T Ley N° 20.744 que admite
modalidades especiales relativas al tiempo a la forma de la prestación de los servicios y que lo
distinguen raramente de otros contratos.

Sujetos de la relación individual de trabajo:

En el derecho individual del trabajo los sujetos son dos: el trabajador y el empleador.

Trabajador: se considera a la persona física que se obligue o preste servicios en relación de


dependencia y en forma personal a cambio del pago de una retribución. No pueden ser
trabajadores las entidades colectivas. El carácter de la prestación es personal, por lo cual no se
puede delegar el cumplimiento de la actividad.

Empleador:

Se considera empleador a la persona física o conjunto de ellas, o jurídica, tenga o no personalidad


jurídica propia, que requiera los servicios de un trabajador.

Se trata de una persona física o jurídica que organiza y dirige el trabajo prestado por el trabajador
dependiente, contando, además, con facultades de control y disciplinarias.

El Estado

Su función esencial es la de autoridad pública como órgano contralor ya que de los poderes que
integran el mismo emanan las normas jurídicas que regulan la actividad laboral que es de
aplicación obligatoria.-

Forma y prueba del contrato de trabajo.

Forma: rige el principio de libertad de formas. La L.C.T dispone que: “las partes pueden escoger
libremente sobre las formas a observar, salvo lo que dispongan la leyes o convenciones colectivas
en casos particulares” (Art. 48 de la L.C.T.). La excepción es que se requiere la forma escrita para
los contratos a plazo fijo, eventuales y promovidos por ley 24013 ley Nacional de Empleo
Debe comunicarse por escrito los siguientes actos: embarazos, matrimonio, fecha de vacaciones,
etc.

Prueba: el contrato de trabajo se prueba por los modos autorizados por las leyes procesales. La
carga probatoria recae en la parte que invoca un hecho, y no en quien lo niega.
Si un trabajador invoca la existencia de un contrato de trabajo y la empresa lo niega, es el
trabajador a quien corresponde demostrar sus afirmaciones.

1) Medios de Prueba: los principales medios de prueba para acreditar la existencia del
contrato son: la prueba confesional; la documental (recibos de sueldo, cartas documento); prueba
pericial (control de libros de la empresa); prueba informativa y testimonial.
2) Presunciones: el hecho de la prestación de servicios hace presumir la existencia de un
contrato de trabajo, salvo que por las circunstancias, las relaciones o causas que lo motiven se
demostrase lo contrario.

Se configura una presunción legal de la existencia de contrato de trabajo cuando se acredita la


prestación de servicios para otro. Esto produce como consecuencia la inversión de la carga
probatoria. Cuando opera la presunción recae sobre el empleador la carga de probar que esos
servicios personales no tienen como causa un contrato de trabajo.

Se puede recurrir a indicios y presunciones para determinar la existencia de trabajo en relación de


dependencia y del correspondiente contrato de trabajo.

Constituirá presunción en contra del empleador su silencio ante la intimación hecha por el
trabajador de modo fehaciente relativa al cumplimiento o incumplimiento de las obligaciones
derivadas del contrato de trabajo, dicho silencio deberá subsistir durante un plazo razonable, el
que nunca será inferior a dos días hábiles.-

DERECHOS Y DEBERES DE LAS PARTES

Son las prestaciones reciprocas y las facultades que surgen del contrato de trabajo, se trata de
obligaciones reciprocas, ya que el trabajador y el empleador, según las circunstancias, actúan
como acreedores o deudores: a cada obligación de una parte le corresponde un derecho de la otra.
La esencia del contrato de trabajo la constituyen dos obligaciones fundamentales que tienen cada
una de las partes:

El Trabajador debe trabajar, es decir, prestar el trabajo prometido.

El Empleador debe pagar la remuneración como contraprestación del trabajo realizado y


también tiene la obligación de otorgar ocupación efectiva al trabajador.

Clasificación:

Según los intereses protegidos sean los del empleador o del trabajador.

Protección a los intereses del empleador y la empresa. La L.C.T. otorga


atribuciones al empleador, como facultades de organización y dirección, la de modificar las
formas y modalidades del contrato, el poder disciplinario.
Por otro lado, establece deberes del trabajador como el de diligencia y colaboración, el
cumplimiento de las órdenes instrucciones que se le impartan sobre el modo de ejecución del
contrato, la responsabilidad por los daños causados a los elementos de trabajo o a los intereses de
la empresa, el deber de abstenerse de ejecutar negociaciones por cuenta propia o ajena que
pudieran afectar los intereses del empleador.

Protección del trabajador: la L.C.T. por un lado, limita las potestades del
empleador al imponer la obligación de ejercer las facultades de dirección y organización con
carácter funcional atendiendo a los fines de la empresa y disponiendo que deberá ejercer todas las
facultades conferidas excluyendo toda forma de abuso de derecho.

Deberes comunes: solidaridad, colaboración, buena fe.

Se manifiestan por medio de la obligación genérica de las partes de comportarse correctamente,


con colaboración y solidaridad y con el deber de buena fe.

Las partes están obligadas activa y pasivamente, no solo a lo que resulta expresamente de los
términos del contrato, sino a todos aquellos comportamientos que sean consecuencia del mismo.
Los principios de colaboración y solidaridad que deben primar para que las relaciones se
desarrollen armónicamente entre ellos debe existir mutua confianza.

Deberes del empleador: concepto, enumeración.

Son el conjunto de obligaciones que surgen de la L.C.T. y cuyo incumplimiento puede configurar
una grave injuria con entidad suficiente para que el trabajador se considere despedido sin justa
causa. Tiene, como contrapartida, los derechos del trabajador.

Pago de la remuneración: el pago de la remuneración es la principal obligación del


empleador.- No se puede excusar la falta de pago, aun mediando caso fortuito o fuerza mayor: el
trabajador no soporta los riesgos de la explotación ajena, no es socio, sino prestador de servicios.
Se debe pagar la remuneración aun en los supuestos de accidentes de trabajo, de enfermedades
inculpables, de vacaciones y de otras licencias fijadas en la ley.
No se debe remuneración si se trata de una suspensión disciplinaria o económica.

Deber de seguridad y protección: es el conjunto de medidas y recursos técnicos que el


empleador debe adoptar durante la prestación de la tarea para proteger la salud psicofisica del
trabajador y su dignidad y evitar que sufra daños en sus bienes.
Deber de seguridad personal: consiste en la obligación del empleador de tomar
las medidas necesarias para que las tareas se presten en condiciones de seguridad adecuadas,
evitando así la producción de daños evitables.
Deber de seguridad patrimonial o indemnidad: es el conjunto de medidas que el
empleador debe adoptar para evitar que el trabajador sufra daños en sus bienes, es decir, que le
cause algún perjuicio patrimonial; lo protegido son los bienes pertenecientes al trabajador.
Si a pesar de los cuidados adoptados se produce un daño, el empleador debe reintegrar los gastos
al trabajador o pagarlos previamente o instrumentar su arreglo.
Deber de protección, alimentación y vivienda: se circunscribe al caso particular
en el cual el trabajador viva dentro del establecimiento, consiste en la obligación del empleador
de proteger la integridad psicofísica y los bienes del trabajador.

Deber de ocupación: consiste en la obligación del empleador de brindar trabajo adecuado


a la categoría o función que cumple el trabajador, es decir que debe otorgar trabajo en las
condiciones legales pactadas.
La asignación de tareas que debe otorgar el empleador no solo debe ser adecuada a la capacidad
física del trabajador sino también a su calificación personal.

Deber de diligencia: consiste en el cumplimiento adecuado de las distintas obligaciones


contractuales a fin de que el trabajador pueda gozar de sus derechos, sin perjuicio del
cumplimiento de los deberes del dependiente.

Deber de observar las obligaciones frente a los organismos sindicales y de


la seguridad social: entrega del certificado de trabajo. La L.C.T considera una obligación
contractual “ingresar los fondos de seguridad social por parte del empleador y los sindicales a su
cargo, ya sea como obligado directo o como agente de retención.

El empleador esta obligado a retener de la remuneración de los trabajadores determinadas sumas


y a efectuar los pagos pertinentes a la orden del ente recaudador y a depositar los montos que
resulten legalmente exigibles cuando es deudor directo; dichas sumas son las correspondientes a
las contribuciones para el sindicato al que estén afiliados, para el sistema de jubilaciones y
pensiones y para el de obras sociales; también debe aportar al régimen de asignaciones familiares.

Deber de no discriminar e igualdad de trato: debe dispensarse igualdad de


trato a los iguales en igualdad de circunstancias. Se prohíbe cualquier tipo de discriminación
entre los trabajadores por motivos de sexo, raza, nacionalidad, por motivos religiosos, políticos,
gremiales y de edad. La ley prohíbe las discriminaciones arbitrarias pero no impide que el
empleador otorgue un trato distinto en situaciones diferentes.
Deber de llevar libros: todo empleador está obligado a llevar un libro especial,
registrado y rubricado.

Deber de formación profesional: consiste en la obligación del empleador de


otorgar al trabajador capacitación profesional para desarrollar sus tareas en la empresa.
La promoción profesional y la formación en el trabajo en condiciones igualitarias de acceso y
trato será un derecho fundamental para todos los trabajadores.
La capacitación del trabajador se efectuara según los requerimientos del empleador, las
características de las tareas, las exigencias de la organización del trabajo y los medios que provea
el empleador por dicha capacitación.

DERECHOS DEL TRABAJADOR

La mayoría de los derechos del trabajador son la contrapartida de las obligaciones del empleador.
Los principales derechos del trabajador son: la percepción del salario en tiempo y forma, la
seguridad de su salud psicofísica y protección de sus bienes, exigir ocupación efectiva, el
cumplimiento de las obligaciones previsionales y sindicales del empleador y la entrega de
certificado de trabajo y que se les dispense igualdad de trato y no se efectúen discriminaciones.
Asimismo, cabe agregar dos derechos que no fueron tomados al hacerse referencia a los deberes
del empleador: las invenciones o descubrimientos del trabajador y el deber de formación
profesional de las Pymes.

Invención o descubrimiento del trabajador: las invenciones o descubrimientos personales


del trabajador son propiedad de este, aun cuando se haya valido de instrumentos que no le
pertenecen. Se trata de las llamadas invenciones libres que son el resultado de la aptitud del
trabajador, independientemente del trabajo que ejecuta en la empresa.

Derecho a la formación profesional en las Pymes: capacitación profesional es un derecho


y un deber fundamental de los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas, quienes
tendrán acceso preferente a los programas de formación con una financiación con fondos
públicos. El trabajador que asista a cursos de formación profesional, relacionados con la actividad
de la pequeña empresa en la que preste servicios, podrá solicitar a su empleador la adecuación de
su jornada laboral a las agencias de dicho curso.

Deberes del Trabajador

Son el conjunto de obligaciones que surgen de la L.C.T. y cuyo incumplimiento puede configurar
una grave injuria con entidad suficiente para que el empleador despida al trabajador con justa
causa.

Deber de diligencia y colaboración: la diligencia en la prestación concreta de las tareas;


es un requisito esencial, ya que se relaciona con el modo en que se desarrolla el trabajo. El
trabajador debe prestar el servicio con puntualidad, asistencia regular y dedicación adecuada a las
características de su empleo y a los medios instrumentales que se le provean.
Debe cumplir la prestación de las tareas con responsabilidad, actuando como un buen trabajador,
produciendo conforme a las pautas de rendimiento normal.

Deberes de fidelidad: consiste en la obligación del trabajador de no ejecutar acto alguno


que pueda perjudicar los intereses del empleador.
Debe guardar reserva o secreto de las informaciones a que tenga acceso y que exijan tal
comportamientos de su parte.

Deber de obediencia: El trabajador debe observar las ordenes e instrucciones que se le


impartan sobre el modo de ejecución del trabajo, ya sea por el empleador o sus representantes.

Deber de Custodia de los instrumentos de trabajo: el trabajador debe conservar los


instrumentos o útiles que se le provean para la realización del trabajo, sin que asuma
responsabilidad por el deterioro que los mismos sufran derivados del uso.
Deber de Responsabilidad por daños: el trabajador es responsable ante el empleador
de los daños que cause respecto a los intereses de este por dolo o culpa grave en el ejercicio de
sus funciones.
La culpa grave, se configura cuando el trabajador tiene conocimiento de los peligros que entraña
el acto u omisión que produce el daño.

Deber de no concurrencia o Competencia desleal. El trabajador debe abstenerse de


ejecutar negociaciones por cuenta propia o ajena que pudieran afectar los intereses del empleador.
Lo que importa no es la existencia de un daño ni su magnitud, sino la actitud potencialmente
perjudicial para el empleador.

DERECHOS DEL EMPLEADOR.

Derecho de organización: el empleador tiene facultades para organizar económica y


técnicamente la empresa, explotación o establecimiento.
Es el conjunto de atribuciones jurídicas que el empresario dispone para determinar las
modalidades de la prestación laboral, se manifiesta en el derecho de indicar que trabajo debe
efectuar el trabajador y en las condiciones de modo, tiempo y lugar en que deben realizárselo.
Dichas atribuciones, para resultar admisibles, deben ser ejercidas con carácter funcional y en
beneficio del interés colectivo de la empresa.-

Derecho de dirección: consiste en la potestad del empleador de emitir directivas a los


trabajadores mediante ordenes e instrucciones relativas a la forma y modalidad del trabajo, según
los fines y necesidades de la empresa.
Las facultades de dirección deberán ejercitarse con carácter funcional, sin perjuicio de la
preservación y mejora de los derechos personales y patrimoniales del trabajador.
El contenido del poder de dirección del empleo, comprende tanto funciones ordenadoras
(instrucciones) como funciones de control y vigilancia.

Derecho de control: posibilidad de controlar la debida ejecución de las órdenes


impartidas. También está referida al control de salida que el empleador puede ejercer para
custodiar los bienes de la empresa por medio de la realización de controles personales; la
violación de este control constituye justa causa de despido.

Derecho reglamentario: consiste en la facultad del empleador de organizar el trabajo en


un ordenamiento escrito. Las disposiciones del reglamento son exigibles y deben ser acatadas por
los trabajadores en tanto no violen las normas imperativas de la L.C.T., el convenio colectivo
aplicable a la actividad o a la empresa.

Derecho de alterar las condiciones del contrato: el empleador esta facultado para
introducir todos aquellos cambios relativos a la forma y modalidad de la prestación del trabajo,
en tanto esos cambios no importen un ejercicio irrazonable de esa facultad, ni alteren
modalidades esenciales del contrato, puede alterar el contrato unilateralmente, no requiere la
consulta ni el consentimiento del trabajador, Sin embargo, esta alteración de las condiciones del
contrato puede referirse solo a aspectos no esenciales, debe estar justificada en las necesidades
funcionales de la empresa y no causar perjuicio material o moral al trabajador.

Inalterabilidad de las condiciones esenciales del contrato: no se puede alterar la esencia


o núcleo del contrato de trabajo, el contenido sustancial: el salario, el tiempo de trabajo y la
calificación profesional. Cuando existe consentimiento del trabajador pueden alterarse
condiciones esenciales del contrato siempre que no se viole el orden público laboral.

Derecho disciplinario: función principal es corregir la mala conducta del trabajador,


materializada en faltas o incumplimientos a las obligaciones contractuales emergentes.-
Las sanciones disciplinarias aplicadas según nuestro régimen legal, son: el apercibimiento, las
suspensiones y el despido por justa causa.
El habitualmente denominado “llamado de atención”, o la simple advertencia verbal, no
constituyen una sanción disciplinaria propiamente dicha. Esta prohibido sancionar al trabajador
modificando el contrato.
Las sanciones deben ser comunicadas por escrito por medio del supervisor jerárquico a fin de
permitir el descargo al trabajador.-