Está en la página 1de 2

¿Qué es el psicoanálisis?

Dr. Carlos Mario Aslan

El escritor Stefan Zweig escribió que el siglo XX se inició con dos hechos importantes:

Roentgen, con los rayos X, pudo explorar el interior del cuerpo humano vivo, y Sigmund

Freud, con el psicoanálisis, pudo explorar el alma humana.

Eso es el psicoanálisis en su esencia: una disciplina científica que estudia, investiga y

describe el alma humana: cómo se forma, cómo se desarrolla, cómo está estructurada y

cómo funciona. Todo esto en sus aspectos así llamados “normales” o sanos. Y también

cómo se enferma… y cómo se cura.

Completamos la definición del psicoanálisis desde tres puntos de vista, remitiéndonos a

palabras del mismo Freud:

Un método para explorar los procesos mentales inconcientes.

Una técnica para tratar las enfermedades psíquicas.

Un cuerpo de teorías derivadas de la aplicación de los puntos 1) y 2).

Es decir, en lo que hasta Freud había sido terreno de teólogos y filósofos, de anatomistas

y neurofisiólogos, se instala el psicoanálisis, como una disciplina científica autónoma e

inédita.

El progreso intenso, amplio y permanente de la investigación, y la acumulación de

conocimientos psicoanalíticos, ha llevado a la posibilidad de aplicar esos conocimientos,

no sólo a diversas categorías de trastornos mentales, sino también a las patologías

psicosomáticas, a la comprensión de ciertos aspectos de patologías sociales, y en general

a diversos tópicos de la cultura: el arte, el cine, la literatura, entre otros.


También este desarrollo ha agregado al tratamiento técnicas en encuadres terapéuticos

diversos, como la terapia de parejas, de grupos, de niños y adolescentes, de la tercera

edad, de familias, multifamiliares, entre otras. En nuestro país, el psicoanálisis ha

alcanzado gran difusión y forma parte de la cultura contemporánea. Para dar un ejemplo

casi cotidiano: los actos fallidos de políticos y personajes públicos son inmediatamente

reconocidos y casi siempre bien interpretados.

Los mismos, tienen un carácter intuitivo, dando cuenta de complejos mecanismos

psíquicos, que un psicoanalista podría describir así: procesos mentales inconcientes,

deseos contrapuestos, mecanismos de represión, de fracaso de la represión y de retorno

de lo reprimido. Finalmente, y para completar este brevísimo intento de definición, diré

que la gran fuerza interna de desarrollo del psicoanálisis, ha llevado a la creación de

diversos modos de pensar la teoría psicoanalítica, modos que han alcanzado en algunos

casos la categoría de “escuelas”, o esquemas referenciales. Así, a los freudianos originales

se han agregado kleinianos, winnicottianos, escuela americana, lacanianos, etc.,

estableciendo el pluralismo de ideas que actualiza e ilumina el tronco del Psicoanálisis.

Las diferencias entre estos modos de pensar algunas cuestiones teóricas y técnicas, han

llevado a menudo a intercambios y debates controversiales, que reflejan la vitalidad del

psicoanálisis, pero que fundamentalmente resultan en fertilizaciones cruzadas de ideas.

La historia ya ha mostrado que a la postre, los principios básicos del psicoanálisis se

siguen manteniendo.