Está en la página 1de 16

Expte: 123.

468
Fojas: 248

123.468 García, Enrique Emanuel c/


Arguello, Domingo Pascual p/
D. y P. (accidente de tránsito).

San Rafael, 22 de diciembre de 2017.


y Vistos:
En el presente caso intitulado, estando en estado, a fs. 244 se llamó autos para
sentencia y;
Resultando:
I.- A fs. 05/14 Enrique Emanuel García por su propio derecho, promovió demanda
sumaria por daños y perjuicios contra el señor Domingo Pascual Arguello y contra quien
resulte titular registral del rodado Ford Focus, dominio DMB-027, por la suma de $ 69.500,00
o lo que en más o en menos resulte de la prueba a rendirse en autos, fundado en los hechos
siguientes:
Relata que el día 08 de julio de 2010 a las 21:15 horas aproximadamente, fue víctima
de un accidente de tránsito en circunstancias en las cuales circulaba por avenida Libertador
Norte, en el ciclomotor de su propiedad, marca Zanella, dominio 683-ENP, en dirección al
norte, a velocidad reglamentaria y precaucional, por su correspondiente mano de marcha.
Indica que el accidente se produjo en virtud de que momentos antes de la colisión, el
conductor del Ford Focus, dominio DMB-027, Domingo Pascual Arguello se encontraba
detenido y en consecuencia estacionado sobre avenida Libertador Norte, mas precisamente
sobre el lateral este o, lo cual es igual, sobre el costado derecho de los carriles que se orientan
con dirección de marcha hacia el norte, próximo a la esquina de la intersección con calle 9
de Julio, frente a la altura del hoy denominado supermercado Chino.
Apunta que cuando Domingo Arguello salió del estacionamiento sobre avenida
Libertador Norte efectuó, en forma súbita y repentina, un giro abrupto hacia la izquierda con
dirección de marcha hacia el oeste, para doblar e ingresar al tramo de calle 9 de Julio, ante la
única finalidad de retomar avenida Libertador Norte en sentido opuesto, es decir, al sur.
Sostiene que con tal desplazamiento invadió en su totalidad y en forma transversal
avenida Libertador Norte, es decir, atravesó por completo y de manea oblicua sus dos carriles
de circulación cuyo sentido es hacia el norte, maniobra absolutamente imprudente e
irreflexiva.
Dice que en esos precisos instantes, por avenida Libertador Norte se desplazaba el
vehículo Volkswagen Gol, dominio GUP-692 conducido por la señora Silvia Roxana
Redondo, con igual dirección de desplazamiento que la suya, es decir, hacia el norte, quien
ante el giro oblicuo e imprevisto hacia la izquierda del demandado señor Domingo Arguello,
dobló hacia su izquierda para evitar el impacto entre ellos, razón por la cual se interpuso en
su circulación y se constituyó, de esta forma, en un obstáculo insalvable.
Aduce que ante tal maniobra inesperada de interposición en su circulación, esquivó
hacia su derecha y aplicó de inmediato los frenos del ciclomotor con el cual se desplazaba,
pero no pudo evitar el roce e impacto con el costado derecho trasero del automóvil conducido
por la señora Silvia Redondo.
Justipreció el daño, ofreció pruebas y argumentó en derecho.
II.- A fs. 29/38 el doctor Heinrich Jaleff por Triunfo Cooperativa de Seguros
Limitada, se hizo parte, constituyó domicilio legal, contestó demanda, impugnó los daños
reclamados, ofreció pruebas y, argumentó en derecho.
Luego de una negativa general y particular, relata que del modo de relatar la demanda,
deduce que para fecha 08 de junio de 2010, dos vehículos y una motocicleta, circulaban por
avenida Libertador Norte con sentido de marcha al norte. Que se produce un accidente, la
motocicleta del actor impacta al automóvil Gol en la parte trasera y, que el automóvil Ford
Focus no participa del accidente, sin embargo es el único demandado en autos.
Indica que a modo de asignarle responsabilidad a su asegurado, se le atribuye una
maniobra temeraria, negligente e imprudente.
Sostiene que la verdadera causa del accidente, es la excesiva velocidad con la que se
conducía el motociclista.
Efectuó el petitorio de rigor.
III.- A fs. 40/2 el doctor Eduardo Moretti por el actor, contestó el traslado del responde
de demanda.
Luego de una negativa genérica y particular, sostuvo que no es un hecho controvertido
entre las partes, de que el mismo acaeció en circunstancias en que el vehículo Volkswagen
Gol dominio GUP-692 conducido por la señora Silvia Roxana Redondo se desplazaba por
avenida Libertador Norte con dirección de marcha hacia el norte.
Sostiene que el accidente se produjo a raíz de la participación causalmente activa del
rodado conducido por el demandado señor Domingo Pascual Arguello, quien instantes previo
al accidente salió del establecimiento para ingresar abruptamente y, sin anticipar en modo
alguno la maniobra, al carril de circulación de avenida Libertador Norte, interponiéndose de
manera intempestiva y súbita en la circulación del automotor Gol, frente a lo cual el
conductor de éste rodado gira hacia su izquierda y se interpone sorpresivamente en la
circulación del actor, quien circulaba por el carril izquierdo - o de velocidad-, precisamente
en una vía multicarril como lo es una avenida, constituyéndose de éste modo en un obstáculo
insalvable.
Efectuó el petitorio de rigor.
IV.- A fs. 82 Domingo Pascual Arguello adhirió a la contestación de demanda de la
aseguradora Triunfo Cooperativa de Seguros Ltda.
V.- A fs. 86/7 se admitieron la totalidad de las pruebas ofrecidas y, se montaron los
carriles procesales adecuados para su producción. Además de la prueba instrumental
arrimada con los primeros escritos, se produjo la siguiente: ad effectum videndi et probandi:
23.270 Fc. Arguello, Domingo Redondo, Silvia R. p/ Lesiones culposas a Enrique E. García
(fs. 99); instrumental, documental e informativa: oficio diligenciado de la Municipalidad de
General Alvear (fs. 104/8); oficio diligenciado de Centro de Formación Profesional Concejal
Battini (fs. 110/1); oficio diligenciado de hospital Enfermeros Argentinos (fs. 117); oficio
diligenciado del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas (fs. 182/4);
testimonial: Ricardo Hugo Baldez (fs. 123/4); Osmar Domingo Silvera (fs. 125/6);
absolución de posiciones: Enrique Emanuel García (fs. 131); pericia: médica (fs. 133/6);
mecánica (fs. 132/58); el actor impugnó pericia (fs. 162/3); contesta aclaraciones (fs. 169/70);
psicológica (fs. 173/5); citada en garantía impugnó pericia (fs. 177/8); contesta impugnación
(fs. 190/2).
VI.- A fs. 224, al no existir pruebas pendientes de producción (v. gr. producida,
desistida o apercibida) se puso en la oficina el caso para alegar, haciéndolo la actora y citada
en garantía, quedando a fs. 244 en estado de dictar sentencia.
Considerando:
1) Conforme lo señalado precedentemente, se está de acuerdo, que el 08 de julio de
2010, aproximadamente a la hora 21:00, en la intersección de avenida Libertador Norte y
calle 9 de Julio de la ciudad de General Alvear, departamento homónimo, se produjo un
impacto material entre un vehículo Volkswagen Gol guiado por Silvia Roxana Redondo
Martín y una motocicleta Zanella 125cc, dominio 683-ENP, conducida por el actor,
atribuyéndole éste último, la responsabilidad de ello, al conductor del vehículo Ford Focus
aquí demandado.
En este hilo conductor, demostrada la existencia del hecho y del daño, corresponde
determinar, si el nexo de causalidad le es atribuible al conductor del vehículo Ford Focus o,
si el mismo se ha visto impedido de configurarse total o parcialmente por una causa ajena,
atribuible al hecho de la víctima o de un tercero extraño.
2) En este marco controversial, procedo a examinar las probanzas aportadas al
proceso.
° Expediente 23270 Fc/ Arguello, Domingo Redondo, Sivlia R. p/ Les. culposas a
Enrique E. García: "1) en el acta de procedimiento 1516/10, de fecha 08.7.2010…Domingo
Pascual Arguello…manifestó que momentos antes, se encontraba estacionado sobre el
costado este de avenida Libertador Norte, metros antes de llegar a la intersección con calle 9
de Julio, cuando en un momento dado, comienza su marcha intentando girar hacia la
izquierda para retomar la avenida con dirección sur, previo, miró hacia atrás, donde observa
a otro vehículo que venía lejos, pero cuando comienza la maniobra, siete la frenada y el
impacto de la moto en el rodado que transitaba detrás de él…; Silvia Roxana Redondo
Martín…manifestó que transitaba en su vehículo por avenida Libertador Norte hacia el norte,
cuando antes de llegar a la intersección con calle 9 de Julio, observa a un automóvil Ford
Focus que delante de ella intenta girar hacia la izquierda, atravesándole y provocando que
tenga que frenar y la moto que transitaba detrás la impacte…; la motocicleta Zanella 125 cc,
presentó rotura y desprendimiento de espejos retrovisores, torcedura de horquilla delantera,
rotura de mica delantera izquierda, rotura de óptica delantera, torcedura de guardabarro
delantero, rotura de sistema instrumental y torcedura de pedalin de apoyo izquierdo…el
automóvil marcha VW Gol abolladura de baúl, rotura de paragolpe trasero costado izquierdo
y rotura de óptica…(01); 2) croquis ilustrativo (03); 3) el acta de dosaje de alcohol en sangre
dio para los tres conductores normal…(fs. 04/6); 4) policía científica peritó: "…lugar carril
este de avenida Libertador Norte y calle 9 de julio…; carril este de avenida Libertador Norte
se orienta de sur a norte, con idem sentido de marcha vehicular…9 de Julio se orienta de este
a oste de idem sentido de marcha vehicular…al momento de la inspección reinaba buen clima
y se trabajo bajo luz artificial…; se determinó que el automóvil Ford Focus, circulaba por el
sector este de carril este de avenida Libertador Norte, con dirección norte y, gira hacia el
oeste, con intenciones de doblar, por lo que el automóvil VW Gol, que circulaba por el sector
oeste de idem arteria y en idem sentido de marcha, frena y la motocicleta Zanella que
circulaba por el mismo carril y en idem sentido de marcha, colisiona con su sector delantero,
el sector trasero derecho del automóvil VW Gol, quedando los vehículos en posesión en laque
fueron hallados…(fs. 16/7); 5) planimetría policial…(fs. 18)"".
° Sobre individualizado con la letra "A" que contiene: "tres fotografías color; recibo
C de fecha 26.6.11 por honorarios médicos; certificado médico de fecha 11.05.12; certificado
médico de fecha 13.6.2012; presupuesto de motomécanica Julio; copia certificada de los
asientos médicos del paciente Enrique García en el hospital Enfermeros Argentinos; sobre
blanco, que dice contener pliego de posiciones".
° A fs. 104/8 diligenciamiento de la Municipalidad de General Alvear.
° A fs. 110/1 diligenciamiento de Centro de Formación Profesional concejal Battini.
° A fs. 117 informe del hospital Enfermeros Argentinos.
° A fs. 182/3 diligenciamiento del Registro de Estado Civil.
° A fs. 131 el absolvente Enrique Manuel García confesó "…que si es cierto que
participó en un accidente de tránsito ocurrido el 08.7.2010…; que si sufrió daños…; que si
tiene incapacidad…; que el demandado y su asegurador tienen culpa…".
° A fs. 123/4 el testigo Ricardo Hugo Baldez testificó "…que levanta la vista y ven
que ha habido un accidente porque sintió el ruido…".
° A fs. 125/6 el testigo Osmar Domingo Silvera testificó "…que vio que salí un auto
de repente del supermercado de los chinos y, ahí cuando ven el otro auto, pensó que habían
chocado y, la moto que llegó e impactó con uno de los autos…; iba por la avenida el auto
ese, no iba por detrás del auto que se cruza, atrás del otro vehículo venía la moto…; le consta
que la moto frenó ante la circunstancia de que se cruzan los vehículos…; el auto dañado es
el que iba delante de la moto…".
° A fs. 133/6 el perito médico Pablo Manuel Torres peritó "…que se observa paciente
ansioso, con miedo, sensación de inseguridad…; en el examen se encontró cicatriz en rodilla
izquierda, en la que presenta gonalgia, lo que produce trastornos en la marcha e inestabilidad
para estar mucho tiempo de pie…; debió realizar curaciones planas, reposo, tratamiento
kinesiológico y antiinflamatorios…; no se observan lesiones musculares, ni tendinosas; solo
pequeña cicatriz que no resta importancia; lo único como secuela es la inestabilidad de la
rodilla, al estar mucho tiempo de pie…; la inestabilidad de la rodilla izquierda con trastornos
de la marcha es del 15,55%...".
° A fs. 152/8 el perito mecánico Osvaldo A. Gatica peritó "…que los rodados
intervinientes son un motociclo Zanella 125cc, automóvil VW Gol dominio GUP.692 y, un
automóvil Ford Focus, dominio DMB-027…; el lugar del hecho es avenida Libertador Norte,
intersección con calle 9 de Julio; es una avenida de gran tránsito vehicula de todo tipo y para
todo destino, , el sentido de orientación de la misma es norte-sur o viceversa, tiene doble
sentido de circulación al norte y al sur, siendo mano donde se producen los hechos la que
tiene tránsito al norte; el ancho total de avenida Libertador norte es de 13,5 metros, teniendo
cuatro carriles de tránsito y un sector de estacionamiento próximo al límite ese de la
misma…; la calle que intersecta, finaliza en la avenida Lib. Norte es calle 9 de Julio, la que
tiene orientación de este-oeste o viceversa y, tiene un solo sentido de circulación al oeste;
posee un ancho total de 8 metros aproximadamente, con dos carriles de tránsito al oeste y un
sector de estacionamiento próxima al límite norte de la misma…; el Ford Focus…transitó
todo el ancho de la mano norte, partiendo del estacionamiento sector este de la avenida Lib.
Norte, para luego de cruzar todo el ancho, introducirse por el puente que conecta calle 9 de
Julio donde detiene su marcha, quedando con sentido de marcha noroeste…; previo a la
posición de reposo en su opinión debió transitar al noroeste para hacer la trayectoria
descripta…; el VW Gol se trasladaba con dirección al norte, en las proximidades de la
intersección con calle 9 de Julio, dobla a la izquierda, pasando de su trayectoria al norte, al
noroeste, tratando de seguir y no embestir al Ford Focus, lo que pudo ir acompañado por una
frenada no severa…; el motociclo circulaba con sentido de marcha al norte, esquiva hacia su
derecha, no pudiendo evitar el impacto con el VW Gol, golpeando el sector trasero derecho,
luego arrastrando con sentido de marcha al noroeste, hasta su posición de reposo…; el punto
de impacto se sitúa estimativamente a 3 metros al este del límite oeste de la mano al norte de
la avenida Libertador Norte en sentido este-oeste y, a unos 5 metros al sur de la proyección
del límite sur de calle 09 de Julio, en sentido norte-sur…; el accidente sucede en la
intersección de avenida Libertador Norte y calle 9 de Julio en el distrito
ciudad…específicamente comienza sobre la mano al norte de avenida Libertador Norte…; el
Ford Focus quien cruzaba intersectando los carriles de circulación en forma oblicua, con
trayectoria al noroeste…según dichos de su conductor a fs. 01 del acta de procedimiento
penal, salía del estacionamiento sector este de avenida Libertador Norte y se trasladaba según
la trayectoria descripta, para tomar por el puente del cruce del canal sobre el boulevard,
proyección de la intersección con calle 9 de Julio, finalmente su movimiento al quedar
detenido sobre éste lugar, con sentido de marcha al noroeste…; más hacia el sur, por una vía
de circulación próxima a la colindante con el boulevard lo hacía un automóvil VW Gol,
seguido por una motocicleta Zanella; próximos al punto de impacto detallado, el VW Gol en
su opinión disminuye su velocidad a la vez que se desvía al noroeste, tratando de seguir la
trayectoria del Ford Focus, lo que origina que el motociclo que circulaba más atrás se
aproxime e impacte en el sector trasero preferentemente el derecho, dada la maniobra del
VW Gol; el motociclo trata de esquivar a su derecha, hacia el centro de la mano norte de la
avenida y, luego de impactar al sector trasero del VW Gol, arrastra con dirección al noroeste,
quedando más al medio de la mano al norte que la posición que tenía previo al impacto…; el
accidente sucede en horario nocturno, con presencia de luz artificial de socio alta presión, lo
que da una visibilidad buena al momento del hecho…; no se detalla la presencia de niebla,
polvo en suspensión, humo que hubiesen dificultado la visibilidad al momento del hecho, por
lo que al respecto la visibilidad era buena…; no se observan obstáculos que hubiesen
dificultado la visibilidad al momento del hecho, por lo que la visibilidad al respecto era
buena…; el motociclo previo al impacto tenía una velocidad total de 52,22km/h…; croquis".
° A fs. 162 y vta. el doctor Eduardo Alberto Moretti por la actora, impugnó la pericia
"…porque el automóvil Gol no frenó, habiendo culminado su trayectoria quedando en
posición de reposo, varios metros adelante del punto estimado de impacto…y, solicitó
aclaraciones…".
° A fs. 169/70 el perito mecánico aclaró "…que los metros recorridos por el automóvil
Gol desde el punto de impacto son 15mts…; podría considerase factible que el automóvil
Gol al doblar hacia su izquierda para tratar de evitar el impacto con el automóvil Ford Focus
se haya interpuesto e invadido el carril de circulación del actor…; no se observan o detallan
maniobras de frenado del automóvil VW Gol…; el actor circulaba por carril izquierdo…; el
carril izquierdo es considerado el carril de velocidad…velocidad máxima en avenida es de
60km/h…".
° A fs. 173/5 la perito psicóloga Analía Micheli peritó "…que el actor luego del hecho
y debido a sus limitaciones físicas han derivado en la exacerbación de rasgos y no habiendo
podido hallar estrategias de afrontamiento adecuadas deriva en la instalación del mencionado
cuadro…; lo que más caracteriza a éste mismo es: conducta de evitación, crisis de angustia
o somatizaciones; pensamientos aprehensivos; manifestaciones restringidas;
hipersensibilidad a la crítica, a la valoración negativa por parte de los demás y al rechazo;
dificultad para autoafirmarse; baja autoestima con sentimientos de inferioridad; pobres
habilidades sociales; la esfera más afectada es la social y la vida de relación, ello se evidencia
en tendencias de actuación esquizoide, inseguridades, faltas de reaseguramiento en sus
potencialidades y habilidades para la expresión así, como déficit de adaptación a situaciones
nuevas…también se vio afectada su capacidad de enfrentar situaciones y tomar decisiones
adecuadamente…; se infiere un porcentaje de incapacidad moderada transitoria de un 10%...;
se ha visto amenazado su bienestar emocional y trajo consecuencias en su aparato o estructura
mental…; a partir del hecho de autos, la actora ha experimentado un acontecimiento
caracterizado por amenaza por su integridad física, con la consecuencia lesión física
sobreviniente y ha respondido con temor quedando afectada su capacidad afrontamiento…;
se evidencia malestar psicológico intenso al exponerse a estímulos internos o externos y
síntomas persistentes de aumento de la activación, tales como, hipervigilancia, sobresaltos y
síntomas de ansiedad o aumento de la activación -arousal- que no existían antes del trauma".
° A fs. 177/8 el doctor Heinrich Jaleff por la citada en garantía impugnó la labor de
la perito psicológica, fundado en "…que no evaluó la historia clínica del paciente…; sostiene
que no se puede concluir que el actor producto del accidente tiene una incapacidad
relacionada con lo social, si no más bien producto de un trastorno esquizoide…; atribuir un
10% de incapacidad psíquica, en una persona en la que no pudo corroborar su historial
clínico, es una verdadera exageración…la lesión evoluciona rápidamente y a la fecha ha de
estar totalmente recuperada…una investigación integral de los antecedentes de la actora, de
su entorno, compulsando la historia clínica de la paciente, lo llevaran a correctas
conclusiones…la impugnación de la pericia obedece a omisiones y deficiencias que le retan
eficacia por ser un acto jurídico carenciado…".
° A fs. 190/2 la perito psicóloga fundó la contestación de la impugnación dada a su
labor en "…que no se transcribió hechos anecdóticos o descriptivos…porque no existió en el
relato del paciente nada significativo…; toda persona que sufre un accidente antes del hecho
posee un estado psíquico anterior, su propia psicobiografía…si se observa una exacerbación
de sus mecanismos defensivos…; en el caso del actor considera que no ha presentado
trastornos previos de importancia sino rasgos que se han visto agravados, acelerados o
evidenciados…; el cuadro psicopatológico que presenta -ansiedad fóbica- se caracteriza por
somatizaciones y miedos desproporcionados en relación al estímulo…; en todo cuadro
ansioso hay una sensación inminente de peligro, incluso de muerte que no tiene correlato con
la realidad…exacerbados sus rasgos esquizoides y obsesivos y no habiendo accedido a
ningún tratamiento psicológico que orientara al actor a disminuir sus somatizaciones y
ansiedades fóbicas, reelaborar y adecuar sus emociones, mejorar su interacción, así como
también trabajar las potencialidades que puede instrumentar, se tiende a la cronificación de
cuadro psicopatológico, lo que explica la razón por a cual esté aun instalado el cuadro, a
pesar del tiempo transcurrido entre el hecho de autos y el momento actual…la característica
principal de diversos cuadros psicopatológicos postraumáticos es, precisamente el hecho de
no deber su aparición a la historia personal del paciente…el trabajo terapéutico que debe
realizarse, es un trabajo de elaboración psíquica realizado a través de la derivación del trauma
por la vía de la palabra…la simulación no es una apreciación subjetiva del examinador sino
un diagnóstico que se verifica…con criterios específicos aportados por indicadores de las
técnicas administrativas, en este aso a través del SCL-90R…".
3) Sentado ello, reseñaré la normativa aplicable -en lo que aquí importa- para la
solución del litigio.
Estimo necesario recordar, que la responsabilidad en el accidente objeto de este
litigio, debe analizarse conforme a su fecha de producción -08.7.2010- por el segundo
párrafo, segundo apartado del art. 1113 del Código Civil derogado.
A la responsabilidad establecida en el segundo apartado, segundo párrafo del art. 1113
del Código Civil derogado, no interesa la culpa del dueño o guardián de la cosa riesgosa,
quien para liberarse debe demostrar la existencia de una causa ajena que haya producido el
daño total o parcialmente.
Como es sabido, nuestro ordenamiento jurídico anterior, también receptaba la teoría
de la causalidad adecuada, esto es, la que postula que no todas las condiciones necesarias de
un resultado son equivalentes, aunque desde el prisma del caso particular, aislado y en
concreto lo sean, pero no en general o en abstracto, que es como debe plantearse (y
resolverse) el problema.
En este orden de ideas, debe necesariamente diferenciarse la "causa" de la "mera
condición", toda vez que esta última adolece de un requisito esencial, como es el de ser idónea
según el curso natural y ordinario de las cosas para producir un resultado, es decir, que la
mera condición entonces, es simplemente un antecedente o factor de ese resultado.
Para esta teoría entonces, "causalidad" en esencia, es probalidad. La probalidad es la
posibilidad u oportunidad de que suceda un evento particular, el decir de López Mesa. En
consecuencia, no hay regularidad del caso singular, porque lo que determina la idoneidad del
antecedente para generar o producir el hecho, es la regularidad apreciada conforme las reglas
de la experiencia y de la vida misma (López Mesa, Marcelo, El mito de la causalidad
adecuada, La Ley año LXXXII n° 42 del 28.02.2008).
"Para saber cuando un hecho normal o regularmente acontece, es preciso, un juicio
en abstracto, lo que también se conoce como una prognosis o prognosis póstuma. Este juicio
se realiza "prescindiendo de lo efectivamente sucedido y atendiendo a lo que usualmente
ocurre y al grado de previsión que cualquier hombre razonable podría haber tenido por razón
de su profesión o de cualquier otra circunstancia…". El juez debe establecer un pronóstico
retrospetivo de probalidad, preguntándose si la acción que se juzga era por sí apta para
provocar normalmente esa consecuencia. El juicio en abstracto, no debe juzgar lo que este
hombre previó, sino lo que era previsible de acuerdo a la normalidad de la vida y que no se
hizo" (López Herrera Edgardo, Teoría General de la Responsabilidad Civil, ed. Lexis Nexis,
pág. 204) pues, de no ajustar el juicio a estas reglas se estaría confundiendo causalidad con
culpabilidad.
Este juicio de prognosis póstuma es un mecanismo, mediante el cual se ensaya la
supresión hipotética de una o varias condiciones y, se asigna la calidad de causa del daño a
la condición, o a las condiciones con cuya supresión aquél no se habría producido.
Igualmente coincido con la postura que ha sostenido que la eximente de "culpa de la
víctima" debe entenderse como "hecho de la víctima", pues tal hecho debe tener entidad
suficiente para enervar total o parcialmente el nexo de causalidad y puede carecer por
completo de elementos subjetivos como en el caso de una víctima inimputable.
Es oportuno tener presente además en este encuadre normativo, que la prueba pericial
es un instrumento para ampliar el campo de visión del juez y de las partes, de modo más
profundo y más certero sobre el conocimiento de determinados hechos en un proceso. Un
aspecto particular de la prueba pericial en el proceso de daños, es la diversidad de daños que
pueden producirse y, la particularidad de los objetos "fuentes de prueba" a examinar por vía
pericial; esta prueba, ciertamente, tiene un contorno, pero cada especialidad requiere a su vez
un especialista. El conocimiento que debe extraerse de los objetos que dieron lugar a los
elementos del proceso, excede el conocimiento vulgar y requiere inexcusablemente la
intervención de expertos (Falcón, Enrique M., "Prueba pericial y proceso de daños", en
"Revista de Derecho de Daños", Santa Fe, Rubinzal-Culzoni 1999, "La prueba del daño II",
p. 113 y stes.).
No obstante la decisiva importancia que reviste la prueba pericial en los procesos de
daños, el juez no está atado a las conclusiones, por más fundadas que éstas sean, siendo el
deber del juzgador efectuar una valoración conjunta de las circunstancias objetivas de la
causa.
4) Efectuado el encuadre normativo del caso y lo concerniente a la apreciación de la
prueba pericial, comienzo el análisis del sub-judice, teniendo por acreditado, que el 08 de
julio de 2010, aproximadamente a la hora 21:00, se produjo en avenida Libertador Norte,
intersección con calle 9 de Julio, una colisión vehicular entre una moto Zanella 125cc,
conducida por el actor Enrique Emanuel García y un vehículo WV Gol, conducida por la
tercera Silvia Roxana Redondo Martín, atribuyéndole el primero de los nombrados, la
responsabilidad del choque, a la maniobra desplegada por el conductor del automóvil Ford
Focus.
La parte demandada, comprende que la causa del accidente, se debió a la excesiva
velocidad con la que se conducía el motociclista y, la falta de distancia prudente de éste con
el vehículo que lo precedía.
En este hilo conductor, realizando un razonamiento lógico de los hechos conocidos,
como son, que avenida Libertador Norte, tiene un ancho de 13,5 metros, tres carriles de
tránsito, uno de estacionamiento y, dirección norte; que esta última artería se encuentra
separada de avenida Liberador Sur por un boulevard central; que calle 9 de Julio tiene sentido
oeste; que el vehículo Ford Focus, se encontraba en reposo en el sector este de avenida
Libertador Norte; que el vehículo VW Gol y la motocicleta Zanella 125cc se conducían por
avenida Libertador Norte, por el carril pegado al boulevard central reseñado; que el
demandado reconoció en el ámbito penal, haber estado estacionado sobre costado este de
avenida Libertador Norte y, que cuando comienza su marcha, mira hacia atrás, donde observa
a otro vehículo que venía lejos, pero cuando comienza la maniobra, siente la frenada y el
impacto de la moto en el rodado que transitaba detrás de él; que Silvia Roxana Redondo
Martín en igual ámbito manifestó, que antes de llegar a la intersección con calle 9 de Julio,
observa a un automóvil Ford Focus delante suyo, que intenta girar hacia la izquierda,
atravesándosele y provocando que frené y la moto que transitaba detrás la impacte; que la
motocicleta previo al impacto, se conducía a una velocidad reglamentaria de 52,22km/h (art.
69 inc. a) apart. 2 LTT).
En este hilo conductor, a pesar de haber advertido el conductor del vehículo Ford
Focus en su estado de resposo, el desplazamiento del rodado VW Gol en igual dirección que
la suya y, en vez de esperar el sobrepaso de éste último, comenzó un movimiento vehicular
oblicuo sin el cuidado y la prevención que el caso requería (art. 48 inc. b LTT), ya que al
invadir los tres carriles de transitabilidad de Libertador Norte en forma repentina e
imprevista, obligó a la conductora del vehículo VW Gol, a realizar una maniobra de esquive,
que no evitó que ésta fuera colisionada en su parte trasera por la motocicleta.
Así las cosas, al no haber elementos categóricos que distorsionen total o parcialmente
el nexo de causalidad, como podría haber sido el hecho de la víctima o de un tercero extraño,
me persuade, que la única condición del daño fue causada por la incorporación a la
circulación en el medio social de la cosa material "Ford Focus, dominio DMB-027".
Así las cosas, corresponde atribuir la "autoria del daño" en un 100% al conductor de
la cosa material "Domingo Pascual Arguello " y, en forma concurrente a la aseguradora
"Triunfo Cooperativa de Seguros Limitada", en este último caso, en los límites y términos
del contrato de seguro celebrado con el asegurado.
5) Pasare a continuación al análisis de la cuantificación de los rubros pretendidos por
la actora y, cuestionados por el enfrentado en litigo con ésta última.
Entiende la doctrina jurisprudencial, "que cuando la sentencia de primera instancia se
dicta después de la entrada en vigencia del nuevo CCCN, corresponde que la cuantificación
de los rubros reclamados y la aplicación de los intereses moratorios se realice conforme a las
nuevas normas ya que en ambos casos se trata de consecuencias pendientes" (art. 7 CCCN)
(3ra. Cám.Civ. de Mza. Tapia c/ Lucero p/ d y p, fecha 02.3.2017,
www.jus.mendoza.gov.ar/lista diaria) y "que la cuantificación de una deuda de valor es una
consecuencia pendiente y que por ello tal como lo disponen los arts. 7 y 772 del Código Civil
y Comercial, si la sentencia se dicta cuando el nuevo ordenamiento ya ha entrado en vigencia
deben aplicarse las reglas establecidas por los arts. 1741 para la valuación de las
consecuencias dañosas extrapatrimoniales y el art. 1746 para la indemnización de la
incapacidad física o psíquica" (3ra. Cám.Civ. de Mza. Araujo c/ Iranzo p/ d y p, fecha
20.2.2017, www.jus.mendoza.gov.ar/lista diaria).
Corresponde analizar seguidamente, si se han acreditado los daños alegados por la
actora, a quién le corresponde la carga de su demostración (art. 1744 CCC), pues sin su
existencia no hay reparación posible, excepto que la ley impute o presuma, o que surja notario
de los propios hechos (art. 1744 CCC).
Establece el artículo 1716 del CCC que la violación del deber de no dañar a otro, o el
incumplimiento de una obligación, da lugar a la reparación del daño causado. A su turno el
artículo 1737 CCC expone un concepto legal de daño al indicar que "hay daño cuando se
lesiona un derecho o un interés no reprobado por el ordenamiento jurídico, que tenga por
objeto la persona, el patrimonio, o un derecho de incidencia colectiva".
Para la procedencia de la indemnización debe existir un perjuicio directo o indirecto,
actual o futuro, cierto y subsistente; la pérdida de chance es indemnizable en la medida en
que su contingencia sea razonable y guarde una adecuada relación de causalidad con el hecho
generador (art. 1739 CCC).
Según el concepto legal de indemnización, ésta comprenderá la pérdida o disminución
del patrimonio de la víctima, el lucro cesante en el beneficio económico esperado de acuerdo
a la probalidad objetiva de obtención y la pérdida de chances; indica que incluye
especialmente las consecuencias de la violación de los derechos personalísimos de la víctima,
de su integridad personal, su salud psicofísica, sus afecciones espirituales legítimas y las que
resultan de la interferencia en su proyecto de vida (art. 1738 CCC).
La reparación del daño debe ser plena, consistiendo en la restitución de la situación
del damnificado al estado anterior al hecho dañoso, sea por pago en dinero o en especie. En
caso de que la víctima optara por un reintegro específico y, el mismo resultare parcial o
totalmente imposible, excesivamente oneroso o abusivo, en cuyo caso se debe fijar en dinero
(art. 1740 CCC).
° La parte actora reclama la suma de $ 69.500,00, comprensivo de $ 5.050 por gastos
emergentes, $ 150,00 por privación de uso, $ 200,00 por asistencia médica, $ 54.100,00 por
incapacidad y, $ 10.000,00 por daño moral.
La parte demandada, impugnó los rubros pretendidos.
° El perito mecánico a partir del acta de procedimiento penal peritó, que la motocicleta
Zanella 125cc sufrió los siguientes daños: "rotura y desprendimiento de ambos espejos
retrovisores, torcedura de horquilla delantera, rotura de manillar izquierdo, torcedura de
guardabarro delantero, roura de tablero de instrumental, torcedura de pedalín izquierdo,
desprendimiento de luz de giro trasero izquierdo y, luces de giro delantera…(fs. 153)".
Así las cosas, teniendo a la vista las placas fotográficas obrantes en el expediente
penal, que revelan el estado de la motocicleta luego del siniestro, el presupuesto arrimado y,
no obrando elementos probatorios extintivos, comprendo que el presente rubro debe
prosperar por la suma reclamada de $ 5.050,00, al que se le deberá adicionar la tasa activa
promedio que cobra el banco de la Nación Argentina desde la fecha del suceso (08.7.2010)
y hasta el 30.10.2017 y a partir de allí el interés fijado por nuestro tribunal cimero en el fallo
plenario "Lencinas" (Citibank N.A. en J. 28144 Lencinas, Mariano c/ Citibank N.A. p/
Despido p/ Rec. Ext. de Inconstit-Casació)" hasta su efectivo pago.
° En lo que respecta a la privación de uso, la Sda. Cámara Civil de la 1ra. Circun. Jud.
ha dicho que "a los efectos de cuantificar el rubro por privación de uso del automotor dañado
debe computarse el tiempo razonable que será necesario para reparar los deterioros, siendo
irrelevantes las demoras relativas a las vicisitudes propias de la víctima o de un
establecimiento determinado" (LS143-034).
No habiéndose acreditado que el rodado siniestrado fuese utilizado para el despliegue
de una actividad económica y rentable y, teniendo en cuenta, un tiempo prudencial de
reparación de 15 días y un gasto diario promedio de traslado de $ 15,00, atento la fecha en
que ocurrió el siniestro, considero que debe prosperar por la suma pretendida de $ 150,00, al
que se le se le deberá adicionar el 5% anual desde la fecha del siniestro (08.7.2010) hasta la
de esta sentencia y, de ahí en más, el interés fijado en el fallo plenario de nuestro Tribunal
cimero en el caso "Lencinas (Citibank N.A. en J. 28144 Lencinas, Mariano c/ Citibank N.A.
p/ Despido p/ Rec. Ext. de Inconstit-Casació)" hasta su efectivo pago.
° En lo referente al dinero gastado en curaciones, medicamentos y, rehabilitaciones
físicas, entiende la jurisprudencia, que "este rubro está expresamente previsto en el art. 1086
del Código Civil, que establece que si el delito fuera por heridas, la indemnización consistirá
en el pago de todos los gastos de curación y convalecencia de la víctima. El resarcimiento de
los gastos médicos y de farmacia, debe admitirse, aún sin prueba instrumental, en razón de
la imposibilidad en que se encuentran el enfermo y sus parientes o allegados de tomar la
precaución de munirse de los comprobantes pertinentes, por la perturbación que provocan las
lesiones y su atención. Debe admitirse la reparación de los gastos médicos aún cuando no se
encuentren documentados, ya que sabido es que la atención en un hospital público no exime
a la víctima del pago de los medicamentos y elementos utilizados en el tratamiento. La Corte
Provincial ha dicho: que los gastos médicos, de farmacia y de atención de una enfermedad
no requieren prueba documental, razón por la cual pueden ser admitidos siempre que resulten
verosímiles en relación a las lesiones provocadas por el evento dañoso (SCJM, Sala I, expte.
N° 72.871, Bloise de Tucchi, Cristina en J° Bloise de Tucchi c/ Supermercados Makro S.A.
p/ D. y P. s/ Inconstitucionalidad, 26/07/2002, LS 310-058) No es dable exigir una prueba
contundente del gasto médico, basta sólo con que el reclamo guarde relación con la entidad
de las lesiones sufridas"(Primera Cam.Civ.-1° Circ. Mza. autos 42617 Velázquez Mario
Alberto c/ Javier Anselmo Iarmain y Seguros Inter p/ Ds. Ps., fecha 24.2.2012 y LS181-000).
En éste orden de ideas, estimo que aunque la víctima haya sido atendida en un
establecimiento asistencial público, puede incluirse en la indemnización, ante el daño físico
soportado por el actor en su miembro inferior izquierdo, que es apropiado conceder el monto
pretendido de $ 200,00, al que se le deberá adicionar la tasa activa promedio que cobra el
banco de la Nación Argentina desde la fecha del suceso (08.7.2010) y hasta el 30.10.2017 y
a partir de allí el interés fijado por nuestro tribunal cimero en el fallo plenario "Lencinas"
(Citibank N.A. en J. 28144 Lencinas, Mariano c/ Citibank N.A. p/ Despido p/ Rec. Ext. de
Inconstit-Casació)" hasta su efectivo pago.
° Se ha sostenido en forma reiterada que la incapacidad es la inhabilidad o
impedimento, o bien la dificultad en algún grado para el ejercicio de funciones vitales;
entraña la afectación negativa de facultades y aptitudes que gozaba la víctima antes del hecho,
las cuales deben ser valoradas teniendo en cuenta sus condiciones personales; este rubro
tiende a reparar la disminución que experimenta el damnificado, de una manera permanente
o no, de sus aptitudes psicofísicas. Cuando se indemniza la incapacidad sobreviniente total o
parcial, el bien jurídico protegido es el derecho a la salud y comprende tanto la capacidad
productiva como la general. Abarca el atender todas las actividades del diario vivir,
posibilidades de aseo, traslado, alimentación personal, continuar o concluir estudios,
practicar deportes, oír música, bailar, etc. Es decir, que para fijar la indemnización por este
rubro, hay que ajustarse a las particularidades de cada caso concreto.
Teniendo en cuenta las aptitudes afectadas negativamente, la incapacidad puede ser
laborativa o vital; así, en la primera, se toma en consideración la aptitud productiva del sujeto
y sus potencialidades conculcadas; su límite está dado por la vida útil, de suerte que sólo se
experimenta desde y hasta cuando se estuviese en condiciones de trabajar; no la sufre todavía
un niño, aunque en tal caso deba valorarse la eventual incapacidad laborativa futura, y no
puede tener esta ineptitud productiva un anciano carente de potencialidad productiva. Por su
parte, la incapacidad vital presenta un espectro más amplio, comprensivo de todas las
proyecciones trascendentes de la persona integralmente considerada, tanto en lo individual,
como en su vida de relación. La determinación de la incapacidad no debe hacerse sobre la
base exclusiva de la disminución laboral de la víctima, la cual constituye un dato relevante a
tener en cuenta, pero en modo alguno el único y en ciertos casos, ni siquiera el más
importante. Es preciso, a tal fin, tener en cuenta múltiples aspectos vitales que hacen a la
persona humana integralmente considerada, con su multiforme actividad, no sólo en
abstracto sino atendiendo a las condiciones personales de la víctima (sexo, edad, estado civil,
profesión, salud y condición social, entre otras) (Pizarro, Ramón D. – Vallespinos, Carlos G.,
“Instituciones de Derecho Privado. Obligaciones”, Buenos Aires, Hammurabi, 2.008, Tomo
4, pág. 301 y sgtes).
Tanto en perspectivas productivas como en las puramente espirituales, en el
quebrantamiento genérico de la normalidad vital se aprecia la incidencia de la aminoración
desde la perspectiva de cualquier sujeto que pudiera sufrirla; se valúa entonces la suficiencia
o idoneidad para el desarrollo básico de la existencia prescindiendo del contexto
circunstancial de la víctima y sin limitación a una actividad determinada, en tanto significa
no poder aprovechar energías de las que goza el común de los seres humanos. Hay un
quebrantamiento en el curso razonable de la vida del incapacitado, que ya no goza de la
normalidad precedente (Zavala de González, Desde la incapacidad laborativa a la
incapacidad existencia, en Revista de Derecho de Daños, Santa Fe, Rubinzal Culzoni, Daños
a la persona, 2009-3, pág. 91 y stes.).
Ello se debe a que la incapacidad sobreviniente comprende el reconocimiento de la
disminución en las aptitudes tanto físicas como psíquicas de la víctima. Esta disminución
repercute en lo orgánico como en lo funcional, menoscabando la posibilidad de desarrollo
pleno de su vida en todos los aspectos de la misma, como lo son el conjunto de actividades
de las que se ve privado de ejercer con la debida amplitud y libertad, y que se proyectan sobre
su personalidad integral y afectan su patrimonio, constituyen inescindiblemente los
presupuestos para determinar la cuantificación del resarcimiento, y encuentra su sustento
jurídico en disposiciones como las contenidas en los arts. 1068 y 1109 del código velezano
y 1737, 1738, 1746 y ctes. de la letra en vigencia.
Los porcentajes de incapacidad establecidos pericialmente tiene un valor probatorio
relativo, pues pese a constituir un dato de importancia, no obligan al juzgador, a quien lo que
le interesa es determinar en qué medida la merma experimentada ha de repercutir
patrimonialmente en la situación del reclamante, de modo que para cumplir dicho objetivo,
tales valiosos aportes deben complementarse con otro cúmulo de elementos y circunstancias
no menos relevantes, como lo son los relacionados con las condiciones personales del
damnificado (Ar/Jur/7302/2003; puede verse la opinión de Iribarne, Héctor Pedro, “De los
daños a la persona”, Buenos Aires, EDIAR, 1996, p. 513 y sgtes).
La doctrina enseña que cuando se averigua el daño resarcible por incapacidad,
corresponde que se evalúe en concreto teniendo en cuenta la condición personal de la víctima,
porque si la integración psicofísica vale lo mismo para todos los seres humanos, el desmedro
patrimonial es esencialmente variable de uno a otro caso según las instancias de cada cual
(Matilde Zavala de González, Daños a las personas, integridad psicofísica, ed. Hammurabi,
p. 336).
Sentado ello, cabe indicar que en caso de lesiones o incapacidad permanente, física o
psíquica, total o parcial, el legislador ha estipulado el sistema de renta vitalicia para su
reparación.
Lo expuesto no implica que los accionados deban pagar mensualmente un monto,
pues el pago del capital deberá realizarse íntegramente (CSJN M3724 XXXVIII "Milone"
del 26.10.04).
La indemnización debe ser evaluada mediante la determinación de un capital, de tal
modo que sus rentas cubran la disminución de la aptitud del actor para realizar actividades
productivas o económicamente valorables y, que se agote al término del plazo en que
razonablemente pudo continuar realizando tales actividades. Se ha fijado que en el supuesto
de incapacidad permanente se debe indemnizar el daño aunque el damnificado continúe
ejerciendo una tarea remunerada, procediendo la indemnización aun cuando otra persona
deba prestar alimentos al damnificado (art. 1746 CCC). Cabe partir de los ingresos
acreditados de la víctima o de la valuación de las tareas no remuneradas que llevaba a cabo
y se vio total o parcialmente impedidas de continuar desarrollando.
Para realizar la estimación, deben tenerse en cuenta las circunstancias personales del
damnificado, la gravedad de las secuelas y los efectos que éstas puedan tener en su vida
laboral y de relación. Ello significa que las fórmulas matemáticas no constituyen la única ni
autónoma fuente de cuantificación, ya que en todos los caos debe actuar el prudente arbitrio,
que no es arbitrariedad judicial, pero podrá ser un elemento útil a la hora de fijar el quantum
por muerte o incapacidad permanente (cfm. Ricardo Luis Lorenzetti Director, Código Civil
y Comercial de la Nación comentado, Rubinzal-Culzoni, 2015, tomo VIII, p. 528).
En este sentido, se ha dicho que las "pautas de cálculo no tienen por qué atar al
juzgador, por lo que no corresponde otorgar a la víctima, sin más, la suma que en cada caso
resulte de la aplicación de la fórmula mencionada, sino que ella servirá simplemente como
pauta orientadora para, a partir de allí, arribar a un justo resarcimiento según las
circunstancias de la causa" (cfm. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, sala A D, L.
E. c. K., S. D. y otros s/ds. ps., sentencia del 31.08.15; Cámara de Apelaciones en lo Civil y
Comercial de Azul, sala II, O. F., R. c/ Aseguradora Federal Argentina S.A. y otros s/ Daños
y Perjuicios, causa 61.029 del 21.2.2017).
En este hilo conductor, corresponde indicar, que los porcentajes de incapacidad deben
ser ponderados en atención al carácter de las incapacidades polifuncionales y al principio de
incapacidad restante. Así, dichos porcentajes no deben ni pueden sumarse, sino que
corresponde su valoración en atención a tratarse de incapacidades polifuncionales, teniendo
en cuenta aquél principio aplicable en la materia y, las fórmulas usuales para su
determinación (cfr. Basile, Alejandro, Defilippis Novoa, Enrique y González, Orlando
"Medicina Legal del Trabajo y Seguridad Social", ed. Abaco, p. 291 y ss.). La jurisprudencia
reiteró que "En los casos en que concurren varios porcentajes que informan menoscabos en
diversos aspectos de la persona, no se suman son que se van calculando sobre la capacidad
residual que los anteriores han determinado" (Cám. Civil y Comercial La Matanza, Sala I,
Saravia, Marcela R. v. Costa, Adrián O. y otros s/ Daños y Perjuicios, causa n° 573/1,
sentencia del 19 de diciembre de 2006).
En el caso, la pericia médica civil fue realizada por el médico Pablo Manuel Torres,
quién le peritó al actor de autos "una inestabilidad en su rodilla izquierda con trastornos en
la marcha de un 15,55%...".
La perito psicóloga Analía Micheli explicó "…que el actor a raíz del hecho de marras,
vio afectadas sus funciones sociales y capacidad para enfrentar situaciones y tomar
decisiones adecuadamente; amenazado su bienestar emocional, le trajo consecuencias en su
estructura mental…; por la presencia de sintomatología compatible con una neurosis fóbica,
se le atribuyo un porcentaje de incapacidad transitorio moderado, en un 10%".
En lo que aquí es relevante, es la presencia de una inestabilidad en la rodilla izquierda
del actor que le trastoca su marcha en un 15,55%.
Dada la naturaleza de la cuestión, el dictamen señalado resulta ser el medio probatorio
fundamental para formar convicción sobre la entidad de la lesión, pues asesora al judicante,
en temas que escapan a su formación profesional y, a la del medio de la gente.
El actor al momento del hecho de marras (08.7.2010), tenía 18 años (nacido el
15.2.1992 fs. 182), suceso que le ocasionó una inestabilidad en la movilidad de su rodilla
izquierda en un 15,55%. Para ello tendré presente además, al no haberse acreditado el ingreso
mensual de la actora al momento del accidente, el SMVM a esa fecha, el cual era de $
1.740,00 de percepción mensual (res. 2/2010) (InfoLEG).
Aplicando la fórmula Vuotto y Méndez a esas variables, dan como resultados las
sumas de $ 56.431,11 y $ 269.349,91 y, no habiéndose demostrado como esa inestabilidad
le ha afectado al actor su diario vivir, atento que él mismo según la encuesta ambiental
obrante en el b.l.s.g. (fs. 88) continua trabajando como albañil, labor ésta que realizaba antes
del siniestro, según la testigo Mónica Grabiela Pavia (fs. 74 y vta. b.l.s.g.), me persuade
atento la inestabilidad peritada, que este rubro debe prosperar por el monto indicado en la
primera fórmula reseñada.
Atento la conclusión arribada, el presente rubro prospera por la suma de $ 56.431,11,
con más los intereses del 5% anual desde la fecha del hecho (08.7.2010) a la de esta sentencia
y, a partir de ahí el interés fijado por nuestro tribunal cimero en el fallo plenario "Lencinas"
(Citibank N.A. en J. 28144 Lencinas, Mariano c/ Citibank N.A. p/ Despido p/ Rec. Ext. de
Inconstit-Casació)" hasta su efectivo pago.
° En lo concerniente al daño extrapatrimonial, se puede decir que el mismo
compromete lo que el sujeto "es", en tanto que el daño patrimonial lesiona lo que la persona
"tiene"; las principales vertientes del daño moral residen en lesiones que afectan la vida, la
salud o la dignidad de las personas, es decir, su existencia y su integridad psicofísica,
espiritual y social. Desde esta perspectiva, se entiende en daño moral más allá de la órbita
sensitiva, como un desmejoramiento espiritual o de la personalidad y aunque no haya dolor.
Las formas más frecuente de daño moral residen en el dolor, la angustia, la tristeza, etc. Por
ello, la noción de daño moral ha sido muy subjetivada y emparentada con el sufrimiento
psíquico. Dicho perjuicio sería la contrapartida de la felicidad, como estado de bienestar
espiritual que gozaba la víctima antes del hecho. Pero es evidente que la dimensión espiritual
de la persona no se reduce a su sensibilidad, sino que comprende la existencia intelectual y
volitiva, tanto en la soledad como en las relaciones con los demás (Zavala de González,
Matilde "Resarcimiento de daños. Presupuesto y funciones del derecho de daños, Buenos
Aires, Hammurabi, tomo 4, 1999, p. 178 y stes.").
Como se dice reiteradamente, la fijación de sumas indemnizatorias en concepto de
daño moral se remite, en definitiva, al prudente arbitrio judicial, tal como lo indica el art. 90
inc. 7° c.p.c.c.; en este orden de ideas, ha dicho el máximo tribunal de la provincia que "la
determinación monetaria de los daños a la persona, entre ellos, el daño moral, entraña un
problema de extrema y especial dificultad. En consecuencia, se recomienda a los jueces evitar
la llamada "lotería judicial", razón por la cual, no resulta arbitrario el uso comparativo de los
procedentes judiciales del propio tribunal y de todos lo que cumplen actividad jurisdiccional
en la provincia (Sala I, expte. 91.513 Burgos Claudio en J° 9802/110922 BCC c/ MRA y
otros p/ D. y P. s/ Inconstitucionalidad, 12/8/2008, LS391-103)"; las XXI Jornadas
Nacionales de Derecho Civil, celebrada en Lomas de Zamora, en Bs. As., del 27/29 de
septiembre de 2007, abordaron el tema de la cuantificación de los daños; tras señalarse que
"el sistema de cuantificación judicial de los daños a la persona muestra un panorama de
preocupante anarquía que conspira contra los valores seguridad, equidad y justicia", en
particular, respecto del daño moral, se concluyó que "la valoración y cuantificación del daño
moral deben tener en cuenta las pautas empleadas mayoritariamente por pronunciamientos
judiciales expedidos en casos razonablemente afines a los efectos de evitar decisorios
contradictorios en relación con el tema. A tales fines, resulta altamente conveniente
confeccionar tablas comparativas de antecedentes judiciales".
La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha dicho que "aún cuando el dinero sea un
factor muy inadecuado de reparación, puede procurar algunas satisfacciones de orden moral,
susceptibles, en cierto grado, de reemplazar en el patrimonio moral el valor que del mismo
ha desaparecido. Se trata de compensar, en la medida de lo posible, un daño consumado…El
dinero es un medio de obtener satisfacción, goces y, distracciones para restablecer el
equilibrio en los bienes extrapatrimoniales. El dinero no cumple una función valorativa
exacta, el dolor no puede medirse o tasarse, sino que se trata solamente de dar algunos medios
de satisfacción, lo cual no es igual a la equivalencia. Empero, la dificultad en calcular los
dolores no impide apreciarlos en su intensidad y grado, por lo que cabe sostener que es
posible justipreciar la satisfacción que procede para resarcir dentro de lo humanamente
posible, las angustias, inquietudes, miedos, padecimientos y tristeza de la situación vivida
(CSJN, 12/4/2011, Baeza, Silvia Ofelia c/ provincia de Buenos Aires y otros, RCyS,
noviembre de 2011, p. 261, con nota de Jorge Mario Galdós)"; de ello puede extraerse que el
daño moral puede "medirse" en la suma de dinero equivalente para utilizarla y afectarla a
actividades, quehaceres o tareas que proporcionen gozo, satisfacciones, distracciones y
esparcimiento que mitiguen el padecimiento extrapatrimonial sufrido por la víctima (Galdós,
Jorge M. Breve apostilla sobre el daño moral, como precio del consuelo, y la Corte Nacional,
RCyS, noviembre de 2011, p. 259).
En materia de cualificación de las consecuencias no patrimoniales, el art. 1741 in fine
del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación establece que "el monto de la
indemnización debe fijarse ponderando las satisfacciones sustitutivas y compensatorias que
pueden procurar las sumas reconocidas".
Sabido es que el daño moral es un típico caso en que el juez determina
prudencialmente la cuantificación en el momento de sentenciar conforme a los valores
vigentes a esa fecha.
Ahora bien, teniendo en cuenta como el sinistro de marras afectó la personalidad del
actor y, teniendo presente en cuanto al punto de la cuantificación, que la suma debe ser
ponderada a la luz de satisfacciones sustitutivas y compensatorias que el dinero puede
desempeñar en casos con el de autos, con todas las dificultades que ello implica. Por ello
entiendo, que la suma pretendida por el actor debe ser elevada a $ 30.000,00, que le permita
acceder a cosas materiales y o viajar y, de este modo, puede explicarse la sustitución y la
compensación que puede desempeñar la indemnización, todo ello valorado conforme a lo
establecido en el art. 90 inc. 7° C.P.C., debiéndosele aplicar desde la fecha del hecho
(08.7.2010) a la de esta sentencia el 5% anual y, a partir de allí el interés fijado por nuestro
tribunal cimero en el fallo plenario "Lencinas" (Citibank N.A. en J. 28144 Lencinas, Mariano
c/ Citibank N.A. p/ Despido p/ Rec. Ext. de Inconstit-Casació)" hasta su efectivo pago.
6) En conclusión, la condena a favor del actor prospera por la suma de $ 91.831,11
comprensivo de: "gastos por reparación de la motocicleta $ 5.050,00, privación de uso $
150,00, gatos médicos y farmacia $ 200,00, incapacidad $ 56.431,11 y daños
extrapatrimoniales $ 30.000", con más los accesorios reseñados.
7) Las costas del presente proceso se le imponen a la parte demandada por haber
resultado vencida y ser de ley. Los honorarios de los letrados serán regulados de acuerdo a
la actuación y etapa cumplida, a los términos de los arts. 2, 3, 13 y sites. de la LA. y de los
peritos, en razón de la importancia de su labor para resolver este pleito.
Por lo expuesto, arts. 35, 36, 46, 47, 90 y stes. c.p.c.c., 2, 3, 13 y ctes. LA
Resuelvo:
I.- Admitir la demanda de daños y perjuicios interpuesta por el actora a fojas cinco
barra catorce (05/14) y, en consecuencia, condenar a Domingo Pascual Arguello y Triunfo
Cooperativa de Seguros Limitada (en los límites y términos del contrato de seguro celebrado
con el asegurado) a pagar a Enrique Manuel García la suma de pesos noventa y un mil
ochocientos treinta y uno con once centavos ($ 91.831,11) (gastos por reparación de la
motocicleta $ 5.050,00, privación de uso $ 150,00, gatos médicos y farmacia $ 200,00,
incapacidad $ 56.431,11 y daños extrapatrimoniales $ 30.000), importe que deberá hacerse
efectivo en el plazo de diez (10) días de firme la presente, con más los intereses determinados
en la presente resolución, hasta el efectivo pago y, atento los fundamentos dados en los
considerandos.
II.- Imponer las costas a la parte demandada perdidosa.
III.- Regular los honorarios profesionales de la/os doctora/es M. Belén Gallardo
(matrícula 6217) en la suma de pesos cinco mil seiscientos noventa y ocho con cero centavos
($ 5.698,00), Eduardo Alberto Moretti (matrícula 2194) en la suma de pesos tres mil
seiscientos ochenta con cero centavos ($ 3.680,00), Noelia V. Vilchez (matrícula 8446) en la
suma de pesos un mil doscientos ochenta y seis con cero centavos ($ 1.286,00) y, a Heinrich
Jaleff (matrícula 3703) en la suma de pesos tres mil ochocientos sesenta y cuatro con cero
centavos ($ 3.864,00) por la labor profesional desarrollada en autos y por las etapas
cumplidas, sin perjuicio de las regulaciones complementarias que les pudiesen corresponder,
con más la imposición de impuesto al valor agregado (I.V.A.) en materia de honorarios en
caso de corresponder.
IV.- Regular los honorarios de los peritos Osvaldo Gatica, Pablo Manuel Torres y
Alicia Michelis en la suma de pesos dos mil con cero centavos ($ 2.000,00) para cada uno,
por la labor efectuada, sin perjuicio del impuesto al valor agregado (IVA).
Regístrese y Notifíquese por cédula de oficio a las partes y a los peritos (para
dar cumplimiento con lo ordenado anteriormente, una vez publicada la presente causa en lista
diaria de este tribunal, remítase al Juzgado de origen, para que se practiquen las pertinentes
notificaciones. Cúmplase por mesa de entradas).

Fdo: Dra. Mónica Del Carmen Cubillos - - Juez