Está en la página 1de 4

INTRODUCCIÓN

En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca


a María. No la apartes de tu boca, no la apartes de tu corazón y, para
conseguir la ayuda de su oración, no te separes del ejemplo de su vida.
Si la sigues, no te extraviarás; si le suplicas, no te desesperarás; si
piensas en ella, no te equivocarás; si te coges a ella, no te derrumbarás;
si te protege, no tendrás miedo; si te guía, no te cansarás; si te es
favorable, alcanzarás la meta. San Bernardo, De las homilías sobre las
excelencias de la Virgen María
Ciertamente, cumplió Santa María, con toda perfección, la voluntad del
Padre. Y, por esto, es más importante su condición de discípula de Cristo
que la de madre de Cristo. Es más dichosa por ser discípula de Cristo
que por ser madre de Cristo. San Agustín, Sermón 25,7
Nacerán personas muy santas. Ellas llegarán a la santidad por medio de
una singular devoción hacia la Santísima Virgen María, que guardarán
en su corazón como el más perfecto modelo de santidad y como rico
manantial de gracias divinas. Sobre todo al fin del mundo, Dios suscitará
a estos santos por medio de María, su Madre, para que tales almas,
llenas de gracia y de celo, opongan resistencia a los enemigos de Dios,
que brotarán de todas partes con encarnizamiento. Estas almas tendrán
una particular devoción a la Santísima Virgen. Ella las iluminará con su
luz, las nutrirá con su leche, las guiará con su Espíritu, las sostendrá con
su mano, las custodiará con su protección. [Estas almas] empujarán a
todos, con la palabra y el ejemplo, a la verdadera devoción hacia la
Virgen. Enfrentarán a muchos enemigos, conseguirán muchas victorias
y darán mucha gloria a Dios. Como a través de María tuvo comienzo la
salvación, así también a través de Ella la salvación llegará a su
consumación. San Luís María Grignion de Montfort, Tratado de la
verdadera devoción a la Santísima Virgen
1. SENTIDO DE LA VIDA Y DE LA PEREGRINACIÓN “ESTATE
ATENTO”
Iniciamos nuestra peregrinación a la casa de nuestra Madre la Virgen en
Guadalupe. Si te pregunto ahora: ¿tienes miedos? o… ¿estas nervioso?
Estoy casi seguro que todos los que venís por primera vez me contestaréis
que sí… Es más, me diríais: ¡Quién me ha metido en esto! Pero, tú estate
tranquilo pues no eres tú quien mueves los hilos. Todo esto tiene un
sentido. ¿Y qué sentido puede tener?
Seguro que te has quitado de estar un fin de semana con tus amigos, en
tu ambiente y con tu diversión de cada semana. Pero, aquí la Virgen te
quiere proponer una forma diferente de ver tu vida. ¿Qué sentido tiene
vivir tu vida? Junto a la Virgen vas a iniciar un camino, una
peregrinación. Es como el camino de tu vida. En él, siempre está presente
la Madre. Por eso: “ESTATE ATENTO”.
¿Sabes lo que es un peregrino? Un peregrino que quiere encontrar el
sentido de su vida con María ha de…
➔ Ponerse en camino: Peregrino es la persona que se pone en
camino hacia un objetivo, fin o meta. Cada uno de nosotros, nos
hemos puesto en camino, desde esta tarde hacia una meta, un fin, un
lugar. Esa meta se llama Guadalupe y allí está nuestra Madre para
cambiar tu corazón.
➔ Dejar Casa: Si te has puesto en camino, es que has dejado una
casa, un lugar, unas comodidades, un sueño por realizar. Es bueno
pensar aquello que hemos dejado por iniciar este camino (fiestas,
amigos, monotonía…).
➔ Lleva lo esencial en el camino: lleva para el camino lo esencial
y busca lo esencial para tu vida. Un peregrino no lleva sino aquello
que más necesita: te imaginas que en tu maleta encuentras el reloj de
los domingos, la pamela de la boda de tu hermana, el nórdico de tu
casa, los postres de tu madre…
➔ Saber que es más que un camino físico: el peregrino sabe que
es un camino más allá del físico, entiende que por ese camino le lleva
a algo más que a una simple meta, es algo más que un camino, es un
encuentro con uno mismo, con los demás y con Dios.
➔ Saber sacrificarse: el peregrino está dispuesto a lo que sea por
alcanzar el objetivo. Esto es bueno saberlo, porque nos hace
preguntarnos: ¿qué estoy dispuesto a sacrificar y ofrecer?
➔ La meta y el fin merecen la pena: El peregrino sabe que la meta
merece la pena, y que es necesario apostar por ella. Tiene la
convicción de que llegar a ella será una experiencia increíble. En la
meta el peregrino encuentra algo más que una satisfacción personal,
es capaz de encontrarse con aquello que desea su corazón: el
verdadero sentido de su vida.
➔ Necesita apostar cada día: Apuesta cada día por lo que hace. A
la meta no se llega en un día y tampoco se llega apostando sólo un
día de esta peregrinación, el peregrino sale cada día de ruta y cada
día da lo mejor de sí para alcanzar objetivos concretos y el objetivo
final. Cada día se pregunta ¿por qué dar menos que lo mejor de mí
mismo? El Papa Francisco decía en un tweet #Rio2013 #JMJ:
“Queridos jóvenes, vale la pena apostar por Cristo y por su
Evangelio, arriesgar todo por los grandes ideales.”
Sigue estas recomendaciones, inicia tu camino hacia la Virgen de
Guadalupe con ánimo ardiente. Así prepararás y dispondrás el corazón
para esta ocasión única en tu vida. No dejes pasar esta peregrinación,
aprovéchala a tope. María te espera para darte lo mejor que tiene, su Hijo,
Jesús.
Preguntas para la oración personal o la reunión por grupos
1. ¿Cuál ha sido el motivo que me ha animado a venir a esta
peregrinación?
2. ¿Cuál es tu actitud al inicio de esta Peregrinación? ¿Qué actitudes
de las que hemos dicho necesitas más ahora?
3. ¿Crees que el Señor tiene algo especial preparado para ti en estos
días, y la Virgen?
Textos
¡Donde quiera que te encuentres, construye! ¡Si estas por los suelos,
levántate! No permanezcas jamás caído, levántate, déjate ayudar para
estar de pie. ¡Si estas sentado, ponte en camino! ¡Si el aburrimiento te
paraliza, sácala con las obras de bien! Si te sientes vacío o
desmoralizado, pide que el Espíritu Santo pueda nuevamente llenar tu
nada. Papa Francisco, Audiencia general del 20 de septiembre de 2017
“No se trata de moverse para ponerse en forma, se trata de mover el
corazón, de poner el corazón en camino”. “Si quieres escuchar la voz
del Señor ponte en camino y vive a la búsqueda. Aquí el Señor habla a
quien está en búsqueda. Quien busca, camina”. […] “Estar en camino
es siempre sano. Sentir que ya has llegado, sobre todo para ustedes, es
trágico. No se sientan nunca que ya han llegado. Nunca”. […] “Me gusta
decir, retomando lo del sillón, me gusta decir que es feo ver a un joven
jubilado. Es feo. El joven debe estar en camino. La juventud es esto. Si te
jubilas a los 22 años, te has envejecido muy rápido”. […] “El Señor te
hará sentir qué cosa quiere de ti, pero si estás en camino y buscando a
los otros, buscando diálogo y comunidad con los otros. Sobre todo en la
oración. Reza con tus palabras”. Papa Francisco, Encuentro con los
jóvenes en Palermo, 15 de septiembre de 2018
La vida es, y debe ser, un sacrificio, porque mi vida es un sacrificio,
porque todos aquellos que han encontrado sufrimiento sólo pueden
seguir adelante si dedican su vida a aliviarlo. No hay otra regla en la
vida: sacrificio. Esta es la capacidad que el mundo moderno ha perdido,
ésta es la forma de encontrar consuelo en uno mismo, de evitar perderse.
Sólo una vida dedicada a los demás, a Dios, puede traer, la paz. Madre
Teresa de Calcuta, entrevista de diciembre de 1996
Encaminaos, pues, desde ahora, hacia la casa de la Madre de Cristo y
Madre nuestra. […] ¿Dónde se puede aprender mejor qué cosa significa
ser hijos de Dios sino a los pies de la Madre de Dios? María es la mejor
Maestra. A Ella ha sido confiado un papel fundamental en la historia de
la salvación: "Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo,
nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban
bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva" (Ga4, 4).
¿Dónde, sino en su corazón maternal, se puede guardar mejor la
herencia de los hijos de Dios prometida por el Padre? Llevamos este don
en vasijas de barro. Nuestra peregrinación será, pues, para cada uno de
nosotros, un gran acto de entrega confiada a María. San Juan Pablo II.
Mensaje para la IV JMJ, Czestochowa 1991