Está en la página 1de 3

DERECHOS HUMANOS, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA

La democracia es una forma de gobierno, y se basa, entre otras cosas, en el


reconocimiento y el respeto a la dignidad del hombre y sus derechos. Por lo tanto, la relación
entre derechos humanos y democracia es una relación directa: no podría calificarse como
democrático un sistema político que no reconozca estos derechos.

Por eso, si bien los derechos humanos tienen su fundamento en la misma naturaleza
humana, en la práctica, en tanto todo individuo es miembro de una sociedad, se requiere una
importante condición: que los individuos sean ciudadanos.

Ser ciudadano significa contar con un conjunto de derechos y ejercerlos frente al


Estado nacional y a la comunidad a la que se pertenece, así como frente a otros Estados
nacionales y a otras comunidades.

Lo que nos interesa resaltar es el hecho de que los derechos del hombre aparecen en
un momento histórico determinado e inician desde allí una trayectoria con avances y
retrocesos. Nacen gradualmente de las luchas que el hombre sostiene por su emancipación.
No surgen todos al mismo tiempo, y mucho menos para siempre. Por eso hablamos de tres
generaciones de derechos humanos:

1) Primera generación de derechos humanos: derechos civiles o individuales y


políticos.

2) Segunda generación de derechos humanos: derechos sociales, económicos y


culturales.

3) La tercera generación de derechos humanos: derechos de incidencia colectiva.

La primera generación de derechos humanos: los derechos civiles o individuales

Esta primera generación de derechos humanos encuentra su raíz en las revoluciones


liberales burguesas del siglo XVII y XVIII, y en las luchas independentistas americanas del siglo
XIX. Estos derechos son concebidos como facultades de los individuos frente al Estado. Al ser
reconocidos por éste, configuran un espacio de autonomía o privacidad de la vida de las
personas en el que el Estado no tiene, en principio, derecho a intervenir.

Según sea el contenido de estos derechos, hablamos de derechos civiles o políticos.

Entre los derechos civiles, quizás el derecho a la vida sea el más importante y del cual
se desprenden todos aquellos derechos, que le permiten a la persona desenvolverse en la
convivencia social: derecho a comerciar, pensar, expresarse libremente, reunirse y asociarse,
casarse, no ser sometido a torturas, acceder a la justicia, a la propiedad, a la intimidad,
etcétera.

Los derechos políticos pueden ser definidos como la posibilidad de participar en la


vida política del país: votar, proponerse como candidato, ser electo. Este derecho se constituye
en la condición y consecuencia de todo régimen democrático.

La segunda generación de derechos humanos: los derechos sociales, económicos y


culturales
Estos derechos se refieren al ser humano como ser social e involucran al Estado en lo
que éste tiene "la obligación de hacer". Se diferencian así de los de primera generación, que
como vimos, aludían a lo que el Estado no debe hacer.

Están relacionados con el enorme impacto producido en la vida de las sociedades por
la Revolución Industrial a lo largo del siglo XIX, básicamente en los siguientes aspectos:

• La aparición de la máquina y las nuevas técnicas de producción.

• La hegemonía de las ideas liberales que consolidaron una sociedad capitalista basada
en dos pilares: concentración de la riqueza (el capital) en pocas manos (los capitalistas) y la
explotación de la fuerza de trabajo de una nueva clase social (el proletariado urbano).

Las pésimas condiciones de trabajo y la falta de respuesta de las democracias del siglo
XIX frente a las consecuencias sociales de la revolución industrial generaron una fuerte lucha
para defender los intereses de la clase trabajadora, la clase obrera, de los abusos de los
poderosos.

Los movimientos socialistas y comunistas, como también algunos sectores religiosos,


fueron los protagonistas más sobresalientes entre los que reclamaban la adopción de medidas
tendientes a poner fin a tanta desigualdad e injusticia.

Por eso, estos derechos son concebidos como derechos de prestación, puesto que
requieren medidas concretas por parte del Estado para hacerlos efectivos. Por ejemplo,
integran esta segunda generación de derechos: el derecho a trabajar en condiciones dignas, al
descanso diario, semanal y a las vacaciones pagas, a la protección de la maternidad y a ser
beneficiario de subsidios por desempleo. También, el derecho al acceso a una vivienda digna,
al esparcimiento, a la educación.

Estos derechos de segunda generación no invalidan los derechos individuales, sino que
los completan y complementan. La solidaridad se agrega a la libertad que motivara la primera
generación de derechos, a fin de extender los beneficios de esa libertad a los sectores sociales
más débiles y promover de esta manera una igualdad real y concreta.

La tercera generación de derechos humanos: los derechos de incidencia colectiva

En particular a partir de 1980, se ha generalizado el reconocimiento de un tercer


conjunto de derechos llamados "derechos colectivos" pues la titularidad de estos derechos
recae sobre sujetos colectivos, por ejemplo, la humanidad, un pueblo, una nación, una
comunidad o una etnia. Es decir, no afectan a una persona sino a la humanidad en cuanto tal.
Más que individuos o sectores sociales excluidos, la sociedad entera se ha convertido en esta
nueva etapa, en protagonista de la defensa de estos derechos.

Se entiende que sólo pueden garantizarse mediante la participación solidaria de todos


los miembros de la sociedad: el Estado, los individuos, las organizaciones públicas y las
organizaciones no gubernamentales.

Como ejemplos, nombramos: el derecho a un medio ambiente sano, el derecho a la


paz, el derecho al desarrollo, el derecho al respeto por el patrimonio común de la humanidad.

Por su carácter novedoso, los derechos de tercera generación todavía no tienen


consagración legal en la mayoría de los países del mundo. Sin embargo, los países se han
comenzado a preocupar por estos derechos y han firmado tratados internacionales (con otros
países).Así, poco a poco, se van imponiendo a la consideración mundial.
Actividad
A continuación ejemplifique algunos de estos derechos.

La idea es que puedan visualizar uno o más derechos que actualmente se respeten en
nuestro país y lo puedan clasificar en estas tres generaciones.

Derechos Situación Ejemplo


Primera Generación
Segunda Generación
Tercera Generación