Está en la página 1de 2

ORACION PARA ALCANZAR COSAS DIFICILES

Brazo poderoso de mi Jesús, ante Ti vengo con la fe de mi alma a buscar tu consuelo en mi difícil
situación.
No me desampares buen Jesús que las puertas que se han de abrir en mi camino sea tu brazo
poderoso el que me las abra y cierre, según los designios, para darme la tranquilidad que tanto
ansío.
(Aquí se piden tres cosas difíciles que se deseen obtener y se rezan tres Padre Nuestro)
Dígnate Señor mío recibir estas suplicas que te hace mi corazón afligido por los duros golpes que
lo han vencido en la lucha humana. Si Tú Padre Divino no intervienes en mi favor, sucumbiré por
falta de ayuda.
Brazo poderoso de Jesús, ayúdame, ampárame y asísteme.
Concédeme la Patria Celestial.
Esta oración se empieza un viernes, rezándola durante quince días, repartiendo 4 copias a
diferentes personas. Es tan milagrosa que con una copia se obtiene lo que se desea, por muy
difícil que parezca.

Esta oración se le puede entregar a los pacientes para que recen en sus casas, no sólo se
pueden elevar pedidos relacionados con cuestiones concretas, actúa maravillosamente bien en
temas de salud y en todo aquello que necesite de un milagro para poder resolverse, el único
requisito es tener fe.

ORACION MILAGROSA

Señor Jesús, me presento ante ti tal cual soy, te pido perdón por mis pecados, me arrepiento de
ellos; por favor perdóname. En tu nombre perdona a todos los que me han ofendido; renuncio a
Satanás, a los espíritus maléficos y a todas sus obras me entrego por completo a ti con todo mi
ser.
Señor Jesús ahora y siempre te invito a entrar en mi vida, te acepto como mi Señor.
Dios Salvador, cúrame y cámbiame, fortaléceme en cuerpo, alma y espíritu.
Ven Señor Jesús, cúrame con tu preciosa sangre y lléname del Espíritu Santo.
Te amo Señor Jesús, te alabo Señor Jesús y te doy las gracias. Te seguiré cada día de mi vida.
¡Amén!
ORACIÓN DE PERMISO

Padre Celestial, en el Nombre de Jesús, a través del Amor del Espíritu Santo, y con la intercesión
de la Madre María, Reina de los Ángeles, vengo humildemente ante Ti. Te confieso mis pecados,
siento mucho de haberte ofendido, y confieso mi culpa. Señor, límpiame de mis iniquidades,
límpiame de mi pecado, límpiame de mis faltas ocultas, si Tú cuentas nuestras iniquidades
¿quien podría soportarlo?, pero Tú eres despacioso a la ira, eres amable y misericordioso, rico en
compasión. Ten misericordia de mí.

Humildemente te pido permiso para utilizar este cuerpo, esta mente, y esta alma con sus
facultades, memoria, voluntad y entendimiento con que Tú me has provisto.

Pido que Tú me ayudes a hacer todo de acuerdo con tu Santa Voluntad. Pido me ilumines y me
guíes, y me permitas ser un canal en todas las cosas que voy a hacer, particularmente
en……………………………………………………………………………………………………………
(Aquí se menciona el ritual por el que se pide permiso realizar)

También pido tu permiso para dirigirme hacia todos los Espíritus Divinos de Luz, todos los
Ángeles, los Santos, y todos los guías espirituales, para la más grande Gloria de tu Reino.

Esta oración puede ser rezada por el terapeuta antes de realizar cualquier actividad que está
relacionada con el servicio de los demás, con temas espirituales, incluso antes de hacer sus
novenas y pedidos personales, aún más cuando necesita cambios en su vida y no sabe que es lo
más adecuado, ésta es una manera de pedir luz, guía con humildad y dejar en manos del Cielo
que según su voluntad y sus planes se haga en uno.