Está en la página 1de 1

natos exploradores

Somos natos exploradores instintivos desde que nacemos, desconocedores del ambiente
cultural, lingüístico y del cosmo que nos rodea, aprendiendo en minúscula pausadamente para
luego potencialmente comprender y hasta integrarnos al macrocosmos que nos intriga y nos
apabulla. Y dentro de esta escuela, nuestra primera tarea es copiar los movimientos que hacen
los padres frente a cada situación, lo que dicen cuando hablan, lo que ven cuando miran, lo que
oyen y üelen cuando husmean.
El concretamiento pausado pero continuado del cerebro hasta adquirir la herramienta
inteligente, determinó a su vez en paralelo, el paulatino ensamblamiento refinado y plástico de
las partes del cuerpo humano, de acuerdo a las exigencias medioambientales y a las
conveniencias internas biológicas, psicológicas y de relaciones con los demás individuos de
la comunidad y, finalmente su armonía, funcionalidad y confort siguen siendo objeto de un
proceso perpetuo de especialización Dios nos dió la magnánime oportunidad de autogestionar
nuestro propio origen, crecer, multiplicarnos y finalmente desarrollar una inteligencia, la cual
es la gran joya de la corona del proceso evolutivo hasta hoy día, con lo cual concretó su
autoexigencia de tener a un individuo con raciocinio que atestigua su fantástica creación
del Universo, y al mismo tiempo la propia existencia del CREADOR, porque todo su hechura se
reducía hasta ese momento "a una nada cerodimensional laberínticamente imaginable".
La estructura cerebral está integrada principalmente por neuronas, pero tiene además
glándulas como la hipófisis y la pineal, condición que lo cataloga naturalmente como órgano
visceral. El cerebro tiene tentáculos neuronales que los ha labrado a través de agujeros en la
envoltura ósea craneana que lo encierra, con funciones receptoras mediante los cuales, de
manera continuada y centrípeta se informa de la existencia y de los cambios que se suceden en
el medio ambiente exterior o la falta de éstos, los Son los órganos de los sentidos: piel, ojos,
gusto y oídos, todos los cuales conducen sus específicos estímulos hasta el núcleo basal del
cerebro, el tálamo óptico, que luego de integrarlos y procesarlos selectivamente atendiendo a su
prioridad, los envía a través de sinapsis tálamo/corticales a las respectivas neuronas aferentes
de las zonas corticales correspondientes: a la occipital los estímulos visuales; a la parietal los
gustativos. Los correspondientes a la sensibilidad general provenientes desde toda la superficie
dérmica corporal, junto con los gustativos a las parietal, Tan solo los estímulos olfatorios van
directamente a la corteza temporal, sin hacer sinapxis en el tálamo.
Las células inteligentes neuronales han sido clasificadas desde el comienzo de
las investigaciones sobre el cerebro, tan solo tomando en cuenta su unifuncionalidad, es decir,
su actividad sobresaliente que ejecutan en menoscabo de otras… ., pero estas células son por
demás complejas, por lo que cualquier detalle adicional es digno de ser tomado en
consideración al momento de clasificarlas. Aunque esta clasificación histórica deber seguirse
respetando, en señal de agradecimiento a los Distinguidos Investigadores que aportaron su
experiencia y su raciocinio creador, para generosamente entregar didácticamente comprensible
el producto de su grandísimo esfuerzo agotador, por lo que con todo respeto, a esta
clasificación histórica le agrego detalles funciones ignorados hasta ahora, en cada de las
neuronas involucradas en esta original clasificación, todos los cuales son de suma importancia.