Está en la página 1de 5

Educación para la paz y formación ciudadana.

(EDU-436) 3GV7
Actividad I
Tema: Educación para la paz,
conceptualización y origen.
Facilitadora:

María Trinidad Sánchez, Nagua.


09/07/2018
Educación para la paz, conceptualización y origen.

Investiga en el texto básico y la web acerca del origen y conceptos de


Educación para la Paz y realiza las siguientes actividades:

a) Una definición propia de educación para la Paz.


Educación para la paz es un proceso de adquisición sobre los valore, actitudes y
habilidades; en búsqueda de vivir en armonía con uno mismo con los demás y con
el medio ambiente.

b) Conceptualiza acerca del origen de la educación para la paz.


Para los inicios del siglo XX en el contexto de la Primera Guerra Mundial, el
movimiento de la Escuela Nueva subrayó la necesidad de trabajar para una
comprensión internacional que permitiera superar las tensiones y hostilidades entre
los estados. Al finalizar la contienda se produce un movimiento educativo
caracterizado por la idea de evitar la guerra, así como por su fuerte componente
internacionalista. Esta fase dura hasta los años 30, cuando las ideas totalitarias
como el fascismo y el nazismo experimentan un importante ascenso.
Para la segunda Guerra Mundial se quiso promover la comprensión internacional a
través de la formación en temas interculturales y cooperación internacional. Ambas
vías fueron impulsadas con la creación de las Naciones Unidas y específicamente
de la UNESCO con su Proyecto de Escuelas Asociadas que incorporó la educación
para los derechos humanos y para el desarme.
Para los años 60 surge la Investigación por la Paz como disciplina científica. En
1959 se constituye en Oslo el Instituto de Investigación Social y en 1964 el IPRA
(Asociación Internacional de Investigación por la Paz), que recoge las ideas de
Johan Galtung sobre violencia estructural y las propuestas de P. Freire que ligan
la educación con el desarrollo de los pueblos y la superación de las desigualdades
sociales.
El legado de la no violencia, a partir de las propuestas y prácticas tanto sociales
como pedagógicas de Gandhi, viene a enriquecer la Educación por la Paz., basada
en la firmeza en la verdad y acción no violenta, así como en el desarrollo de la
autonomía personal y la desobediencia a estructuras injustas.
Para los años 70, en plena carrera armamentística, se puso especial énfasis en
aspectos relacionados con la industria de armas, la amenaza nuclear y la
bipolaridad del mundo, en dos bloques militares enfrentados.
Ya, para finales de los años 80 la educación por la paz gira hacia enfoques
prácticos, y pone el acento en la convivencia dentro de la comunidad cercana (el
aula, la escuela, el barrio, etc.). Se pretende preparar para participar de forma activa
y responsable en la construcción de una cultura de paz actuando desde la propia
comunidad con programas de tratamiento no violento de conflictos.
Y para los años 90, la educación por la paz se relaciona con la educación
intercultural. Gracias a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación
se entablan contactos entre diferentes pueblos y personas, con experiencias
diversas y se tiene acceso a materiales, experiencias, centros y personas que
trabajan en la Educación por la Paz en contextos y con situaciones de conflicto y
violencia muy distintas.

c) Describe las características que debe reunir el docente que


educa para la paz. y redacta el perfil del educador para la Paz

Características.
 Ser autoritario en su campo de acción.
 Debe fomentar la competitividad.
 Debe introducir con humildad la cultura.
 Debe ser solidario y obrar en el bien común.
 Debe actuar con transparencia, lealtad y ética.
 Debe trabajar por la institucionalidad.
 Desarrollarse en equipo.
 Hacer del trabajo un hábito.
 Tiene que buscar ser el mejor e innovador.

Perfil del educador para la Paz.


El perfil de los maestros que pueden lograr la transformación que nuestros tiempos
demandan, exige un alto compromiso hacia ellos mismos y hacia la comunidad
educativa, exige una opción de vida y una jerarquía de valores orientada a lo
humano y a la construcción de una sociedad más justa.
Dependencia liberadora en virtud de un ejercicio y educación de la libertad y la
voluntad, el maestro debe ser un guía, no “atar” la mente de sus alumnos, dejarlos
descubrir sus propios procesos, autodeterminarse, dejarlos descubrir, aprender por
sí mismos, emitir sus propios juicios y opiniones, equivocarse, retomar el rumbo, en
una frase “dejarlos ser y crecer”, no coartarlos.
 Debe ser un ciudadano integral, responsable y con visión para el cambio
positivo y constructivo donde su labor desempeñe un papel fundamental.
 Debe sentir motivación por el deseo de servir a los demás sin esperar nada
cambio.
 Debe manifestar jovialidad y pensamiento positivo que promueva la
esperanza.
 Debe dirigir el proceso docente educativo que incluya estrategias de paz y
la práctica de la no violencia antes y durante los conflictos.
 Debe utilizar la crítica constructiva para ayudar los demás agentes educativos
a crecer.
 Debe responder efectivamente a las diferencias de los demás y en especial
de los estudiantes con una actitud comprensiva.
 Debe utilizar las habilidades de la comunicación y la resolución de conflictos
para construir una comunidad de aprendizaje colaborativo.
 Debe ser portador de capacidades para provocar discusiones.
 Debe ser capaz de estimular, motivar e inspirar a los estudiantes.

2) Redacta una propuesta de enseñanza a partir del nuevo modelo


curricular dominicano para trabajar contenidos relacionados con
educación para la Paz.

La educación para la paz contribuye a crear entornos de aprendizaje de calidad,


adaptados a las necesidades del niño, basados en el respeto a los derechos, las
diferencias de género, la salud y la seguridad de los niños, su protección y la
contribución positiva a su educación.
Una educación de calidad inspirada en la paz produce alumnos bien alfabetizados,
conocedores de la aritmética básica y de una adecuada preparación para la vida
activa, como el pensamiento crítico, la capacidad de tomar decisiones, la
comunicación, la negociación, la resolución de conflictos, la capacidad para
hacerles frente y una actitud personal aplicable a contextos específicos, entre otros
la construcción de la paz, la prevención de la violencia, la higiene y el saneamiento,
las prácticas saludables y nutricionales, y la protección medioambiental.
Visto de esta forma creo que la mejor forma de enseñar educación para la paz es a
través del ejemplo mismo y de las familias también.
En las aulas del Nivel inicial se podría trabajar a través de las normas o reglamentos
del curso; esos donde los infantes aprenden a respetar los turnos de los demás, a
no discutir o agredir a su compañero y uno de los mas importante, aprender a pedir
perdón. También, a través de las siete competencias del currículo del Nivel Inicial;
creando proyectos de aula, centros de interés y a través de la situación de
aprendizaje; donde los infantes puedan dramatizar, dibujar o recrear situaciones
relacionada a la paz.

3) Reflexiona acerca de los diferentes momentos en los que la


familia utiliza modos violentos como: gritos, castigos y golpes y
explica cómo afecta este comportamiento en el hogar, escuela y
la comunidad.
Este comportamiento afecta bastante ya el niño o la niña se sienten frustrados con
miedo de expresarse de ser ellos mismos. En la escuela, por ejemplo, afecta la parte
de concentración y asimilación; un niño maltratado no tiene paz en su interior, vive
atemorizado, lo cual no permite que se desarrolle con normalidad.
En el ambiente social son niños tristes sin aspiraciones a nada y con la autoestima
por el piso; lo mismo ocurre en sus hogares. La violencia no solo es física, es
psicológica, afectando así su desarrollo cognitivo.
Una alternativa para trabajar el castigo corporal serían las técnicas inductivas,
conjunto de estrategias sustentadas en el uso del diálogo, el razonamiento y las
explicaciones. utilizándose para que el transgresor conozca el contexto en el que
sus conductas pueden afectar a los otros y a sí mismos. Es una tarea difícil pero no
imposible, debemos crear conciencia en las familias y en nuestra sociedad sobre la
no violencia.