Está en la página 1de 4

NUEVAS HERRAMIENTAS LOGISTICAS

El sistema de la Industria 4.0 es capaz de generar un flujo regular de información, muy


superior al que podría disponerse si se usaran esquemas, estrategias logísticas, y modos
de producción más tradicionales. Además, estas informaciones pueden ser intercambiadas
muy rápidamente, tanto internamente (por comunicación directa o a través de una Intranet)
como externamente (por comunicación a través de Inte rnet), lo que abre interesantes
posibilidades con los actores logísticos externos al propio lugar o emplazamiento de la
producción, en el sentido que fácilmente podría permitir adaptaciones a situaciones
cambiantes, tanto a nivel interno de la planta industrial o cadena de producción, como a nivel
general.

En los mercados globalizados actuales, los productos tienen ciclos de vida más cortos y las
variaciones en las demandas son más impredecibles. Con los sistemas de fabricación aditiva se
podrá lanzar nuevos productos al mercado de forma más rápida y se podrán reducir los niveles
de stock de seguridad. La flexibilidad e interconectividad ayudará a predecir y reaccionar de
forma más eficiente ante las variaciones de la demanda, reduciendo así el efecto látigo. Con
sistemas de producción que permiten personalizar los productos de forma eficiente, las
diferencias entre los mercados de masa y los modelos de negocio basados en la long tail se
difuminarán.

RETOS

• Gestionar tamaños de series y tiempos de respuesta más cortos.

• Adoptar modelos logísticos inteligentes.

• Adaptarse a la transformación de canales y a la omnicanalidad.

• Aprovechar la información para anticipar las necesidades del cliente.

• Gestionar la trazabilidad de extremo a extremo.


HERRAMIENTAS

1.- RFID o identificación por radiofrecuencia (del inglés Radio Frequency Identification) es un
sistema de almacenamiento y recuperación de datos remoto que usa dispositivos denominados
etiquetas, tarjetas o transpondedores RFID. El propósito fundamental de la tecnología RFID es
transmitir la identidad de un objeto (similar a un número de serie único) mediante ondas de
radio. Las tecnologías RFID se agrupan dentro de las denominadas Auto ID (automatic
identification, o identificación automática).

Las etiquetas RFID (RFID tag en inglés) son unos dispositivos pequeños, similares a una pegatina,
que pueden ser adheridas o incorporadas a un producto, un animal o una persona. Contienen
antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-
receptor RFID. Las etiquetas pasivas no necesitan alimentación eléctrica interna, mientras que
las activas sí lo requieren. Una de las ventajas del uso de radiofrecuencia (en lugar, por ejemplo,
de infrarrojos) es que no se requiere visión directa entre emisor y receptor.
2.- La Logística evolucionará hacia sistemas cada vez más automatizados. El transporte de
mercancía con vehículos autotripulados será una realidad en las próximas décadas. En la
actualidad, Rolls-Royce está investigando en un proyecto de barcos de carga no tripulados, o
“barcos drones”, que tecnológicamente podrían estar disponibles en los próximos años y que
permitiría controlar eficientemente flotas de cientos de cargueros.

2.- Los vehículos autotripulados para transporte por carretera serán sin duda una realidad
mucho antes de lo que pensamos. Actualmente el proyecto Google Car dispone de una flota de
coches de dos plazas sin conductor para el transporte de pasajeros, que ya están funcionando a
modo de prueba en calles reales de Estados Unidos, gracias a los sistemas de visión artificial, la
geolocalización y la inteligencia artificial.
3.- Sistemas de almacenaje automatizados como los de ATOX Soluciones Tecnológicas
proporcionan sistemas modulares que puede integrar cualquier tecnología de sensores y
comunicarse con los sistemas de tecnologías de la información de los almacenes, permitiendo
la digitalización del transporte interno de mercancía y de la preparación de pedidos,
evolucionando así hacia la logística inteligente o Smart Logistics.

4.- Los drones son otra de las apuestas de las empresas logísticas para un futuro próximo. La
posibilidad de transportar por aire pequeñas cargas de forma eficiente y económica ya ha dado
pie a varios proyectos para distribuir mercancía directamente del almacén al consumidor final.

Aunque las limitaciones de los drones actuales son su autonomía y su limitada capacidad de
carga, varias universidades del mundo están investigando en la robótica de enjambre aplicada a
los drones. De esta forma, varios drones podrían volar trabajando cooperativamente para
transportar cargas mayores, para proporcionar redundancia y para realizar maniobras complejas
que un solo dron no podría llevar a cabo.