Está en la página 1de 8

La cultura Maya se estableció en América central siglos antes a la llegada y conquista de la Corona Española,

exactamente entre el 2000 aC hasta el 900 dC desarrollando una civilización altamente evolucionada,
conocida por haber desarrollado un único lenguaje escrito conocido de la América precolombina, así como
por su arte, arquitectura y sistemas matemáticos (noción del cero) y astronómicos.

Entre los mayas, las creencias religiosas jugaban un rol esencial en el cual nos enfocaremos.

RELIGION DE LA CULTURA MAYA

Dentro de la historia, hablar de la religión maya es


hablar de una concepción del mundo muy diferente a
la de otras religiones como el cristianismo. Lo
primero que tenemos que tener en cuenta es que
consideraban que el mundo había sido creado cinco
veces y destruido cuatro veces, por eso, consideraban
que la vida estaba muy vinculada al tiempo infinito de
creación y destrucción, motivo por el cual se
volvieron unos auténticos expertos en los cálculos del
tiempo creando sistemas como el
conocido calendario Maya.

En la religión Maya nos encontramos con que la


concepción de la vida eterna es muy particular: creían
que, después de la muerte, había una vida muy activa
y llena de bondades pero que no todo el mundo
podía acceder a este "paraíso", para hacerlo, debías
ser sacrificado, muerto o asesinado durante la niñez.
Estas muertes eran consideradas ofrendas a los dioses que, como premio, hacían que el pequeño viviera su
muerte en el paraíso. El resto de mortales iban al infierno (xibal) donde los Dioses de la Muerte eran los
gobernantes.

Por este motivo, dentro de la historia del Imperio Maya nos encontramos con la existencia de sacrificios
humanos durante los rituales, algo que, para ellos, era ayudar a que alguien tuviera una vida plena y
satisfactoria durante la muerte. Estos sacrificios humanos y, de hecho, todos los rituales y ceremonias
religiosas se llevaban a cabo en los templos que habían erigido en homenaje a los dioses.

La religión mayense todavía no es entendida completamente por los estudiosos. Así como los aztecas y
los Incas, los mayas creían en un recuento de la naturaleza cíclica del tiempo. Los rituales y ceremonias se
asociaron con ciclos terrestres y celestes que fueron observados y grabados en calendarios mayenses. Los
sacerdotes mayas tenían la tarea de interpretar estos ciclos y hacer un panorama profético sobre el futuro o
el pasado basándose en el número de las relaciones de todos los calendarios. Los sacerdotes se purificaban
mediante el ayuno, la abstención sexual y la confesión. Normalmente se aplicó la purificación antes de
grandes eventos religiosos. Los mayas creían en la existencia de tres planos del cosmos o universo, a saber :
la tierra, el cielo y el inframundo.

El grupo sacerdotal era, en realidad, el de mayor poder, ya que la autoridad religiosa tenia en sus manos
todo el conocimiento científico, que era fundamental para la vida en comunidad. El sumo sacerdote era
llamado Ah K’in May o Ahau Kan Mai (señor serpiente) y controlaba los rituales y las ciencias, escribía los
códices mayas, tanto religiosos como históricos, administraba los templos y era el consejero de el Halach
Uinik(máximo gobernante, jefe maya). Los sacerdotes menores eran llamados ahkin, tenian varias funciones
como pronunciar discursos basados en los códices mayas.

LOS DIOSES MAYA

Para los Mayas, los dioses eran


capaces de presentarse en su vida
cotidiana, es decir en la realidad
terrenal, con distintas formas
tales como animales, fenómenos
naturales, plantas e incluso
humanoides imponentes. Antes
de adentrarse en la historia de los
dioses Mayas, es necesario saber
que a lo largo de la existencia de
la cultura Maya, los nombres de
los dioses algunas veces
cambiaron e incluso se les
atribuían cosas distintas.

Los dioses de mayor importancia


son los dioses creadores. Existen
tres generaciones de dioses
creadores. Las dos primeras
generaciones fracasaron en su
intento de crear el hombre y
habría que esperar a la tercera
hornada para que el ser humano
apareciera sobre la faz de la
Tierra.

Los primeros dioses creadores


trataron de crear el hombre a
base de fango. Sin embargo, el material era muy poco resistente y fracasaron en el intento. Estos primeros
dioses creadores fueron Hurakán, Kukulkán y Tepeu.

Después aparecieron otra serie de dioses creadores que trataron de crear al hombre a base de madera. Sin
embargo, no lograron otorgar a sus figuras de alma y también fracasaron en el intento. Esta segunda
generación estaba compuesta por 7 dioses creadores: Alom, Bitol, Kukulkán, Hurakán, Tepeu, Qaholom y
Tzacol.

Finalmente están los últimos dioses creadores, quienes finalmente lograron crear el hombre usando
maíz: Xlitan, Ajtzak, Akaime, Bitol, Chirakata-Ixminasune, Kukulkán, Hunahpu-Gutch, Ixmucane.

Otros dioses destacados eran los señores de Xibalbá, los dioses del inframundo. Este inframundo era un
lugar horrible y prohibido para los extraños, dominado por los dioses Vucub-Camé y Hun-Camé.
 Hunab Ku dios maya creador del mundo
Hunab Ku era el dios maya creador del mundo, también conocido con el nombre de Hunab-Ku o
Hunab. De hecho, el nombre otorgado a este dios significa "un solo dios", por lo que es considerado
uno de los principales dioses de los Mayas. Se creía que este dios no solo había creado el mundo,
sino que también creó al ser humano a partir de una mazorca de maíz y, por todo esto, se le
consideraba como el padre de todos, tanto de los humanos como de las demás deidades
mesoamericanas. Hunab Ku dios maya principal y creador de todo era también el señor del día y de
los cielos, considerado el centro del universo. Los Mayas creyeron que Hunab-Ku fue el dios que
creó el mundo 3 veces de las 5 que creían que se había creado la vida. La primera vez que Hunab
creó el mundo lo habitó con sabios, la segunda vez lo llenó con Dzolob una raza malévola y oscura,
y la tercera y última vez que este dios creó el mundo y la vida, fue para crear a los Mayas.

 Itzamná dios maya del cielo


Itzamná o Itzam Na era el dios maya del cielo, por lo que se encargaba de proteger las ciencias,
sobre todo la astrología en la que los Mayas destacaron mucho, y la escritura. De hecho, se cree
que Itzam-Na, también llamado Zamná, ayudó a los Mayas a inventar su escritura y el calendario.
Los Mayas yucatecos, los Mayas que habitaron la península del Yucatán, consideraban al dios
Izamná como el dios supremo por ser el creador de todo, era considerado el dios y señor del cielo,
el sol, el día y la noche, hecho que lo convertía en uno de los principales dioses de los Mayas. Era
visto como la deidad Maya que simbolizaba la energía que creaba el agua y los yucatecos también
le atribuían la invención de la escritura, el calendario, pero también la invención y el cuidado de la
medicina y la agricultura. En las escrituras Mayas se relaciona muy a menudo a Zamná con el dios
Chaac, puesto que ambos simbolizan el agua en alguna de sus formas. A Itzam-Na podemos verlo
en los distintos códices, tanto en códice Dresde como en el de Madrid y en el de París. Se le ve
representado como un dragón alado de dos cabezas que desde el cielo vierte agua a la tierra, pero
también se le puede ver en forma de pájaro y con rasgos de serpiente. Además, el dios Maya
Itzamná, a menudo también era representado en su forma humanoide como un anciano sin
dientes, con los pómulos hundidos, los ojos grandes y rectagulares o cuadrados, una nariz grande y
curvada y con barba.
 Ixchel diosa maya de la luna
Ixchel o Ix Chel era la diosa maya de la luna, del arte de tejer y los tejidos, de la medicina, de los
embarazos y de los partos. Además, se creía que representaba el agua en su forma más
destructora, como las inundaciones y otros desastres naturales relacionados con el agua. Ix Chel era
la esposa del dios Itzam-Na, por lo que la diosa de la luna era la consorte del dios del sol para los
mayas yucatecos, todo esto hacía que la diosa de la luna fuera la deidad femenina más relevante
entre los principales dioses de los Mayas. Igual que su marido se dejaba ver en las horas de luz, la
diosa Ixchel solo se dejaba ver por las noches cuando salía la luna. Los mayas creían que el hombre
tiene dos sombras: una sombra cálida que es hija del sol y la sombra fría hija de la luna y diosa Ix
Chel. Se creía también que la sombra cálida hija del dios Itzamná era muda, en cambio, la sombra
hija de la diosa Ixchel sí que podía hablar, pero solo lo hacia con algunos hechiceros. Para los Mayas
la relación de un ser humano con su sombra era algo muy importante puesto que creían que si se
separan o si la sombra adelgaza mucho, el humano se encontraba cerca de la muerte. Por esto, a
veces, los hechiceros intentaban comunicarse con la sombra fría. A la diosa maya de la luna se la
representaba como una mujer anciana con símbolos relacionados con la muerte, como una
serpiente retorcida en la cabeza o huesos cruzados en su falda. También se la ve en los códices
como una anciana que vacía un cántaro de agua sobre la tierra o con un telar atado a la cintura.
 Yum Kaax dios maya del maíz
Yum Kaax es el dios maya del maíz, también recibe otros nombres como Itzam Na Kuil, Kauil, Ah
Uaxac Yokauil, Ah Nun y Ah Mun. Su nombre principal, Yum Kaax, significa "señor de los bosques" y
no solo era el dios de los bosques y dle maíz, sino que también lo era de la agricultura. Como era
considerado un dios muy benévolo, estaba totalmente prohibido en la cultura Maya decir palabras
relacionadas con la muerte delante del dios del maíz. Este dios era vital para los mayas debido a
que su alimentación se basaba principalmente en las mazorcas de maíz, por lo que era muy
importante para ellos venerar debidamente a esta deidad mesoamericana que consideraban unos
de los principales dioses de los Mayas. A Yum Kaax o Ah Mun se le representaba como un joven
fuerte y apuesto que llevaba una mazorca de maíz normalmente en la cabeza o bien, con hojas de
maíz saliendo de su cabeza. Además, también se le representaba con una vasija en las manos con
tres mazorcas de maíz en ella.

Otras deidades relevantes que podemos encontrar entre los principales dioses de los Mayas son las
siguientes:

 Yum Cimil: también conocido con el nombre de Yum Kimil o Kizin, es el dios de la muerte, vive en el
inframundo, su misión es dar cobijo a todos los muertos excepto a los que han sido elegidos y su
esposa fue la diosa Xtabay o Xtabai. Para los mayas yucatecos este dios era conocido como Ah Puch y
su nombre significaba "el dios descarnado", era el patrón del día de la muerte conocido como "cimi".
Era representado con una calavera en vez de cabeza y con algunas costillas al aire.
 Kinich-Ahau: también llamado Kinich Ajaw o Ahau Kin, era el dios maya del sol, se le relacionaba con la
vida y con la prosperidad y fertilidad de la tierra. Era representado como un hombre viejo de ojos
cuadrados y algo bizcos, con una flor de cuatro pétalos y los dientes incisivos desgastados. En su forma
animal era visto como Kinich Kakmó, un guacamayo antropomorfo con una antorcha prendida en la
mano.
 Chaac: también escrito como Chac, era la deidad maya de la lluvia, de la prosperidad y la fertilidad. De
hecho, se creía que cuando llovía era porque Chaac bajaba a la Tierra a visitar a los Mayas. A veces era
representado como hombre y otras veces como mujer, pero siempre con aspecto de reptil. También se
relacionaba a Chac con los cuatro puntos cardinales.
 Kukulkán: era el dios maya del viento y se le conocía también como "la serpiente emplumada" o "la
serpiente de plumas". Se creía que siempre precedía al dios Chaac ya que normalmente hay viento
antes de que comience a llover y que, así, las lluvias que caían a la Tierra eran de agua que había sido
limpiada por el viento de Kukulkán.
 Buluc Chabtan: era el dios maya de la guerra, de la destrucción y de los sacrificios humanos, así como
de la muerte violenta y repentina. Se le representaba con una línea de puntos negros sobre los ojos y
en las mejillas, a modo de máscara. Este dios también conocido por el nombre de Achuykaak estaba
muy relacionado en los códices mayas con el dios de la muerte Yum Cimil o Ah Puch.
 Ixtab: el nombre de Ixtab significa "la de la cuerda". También conocida como Xtabay, esta deidad
femenina era la diosa maya del suicidio. Protegía a los que se suicidaban por ahorcamiento y se la
relacionaba con la vida en el paraíso, esto era porque los mayas creían que los hombres y mujeres que
se suicidaban iban directos al paraíso. Por esto, esta diosa era una de los principales dioses de los
Mayas. Era representada como una mujer que colgaba de una cuerda enrollada en su cuello y que caía
desde el cielo, un círculo negro en la mejilla y con los ojos cerrados.

Los templos Maya


En la religión de los Mayas, para poder hacer sus
ofrendas a los dioses y venerarlos en la Tierra, los
Mayas construyeron numerosos templos (que, muchos,
actualmente todavía pueden visitarse) y, alrededor de
estos, se construían las ciudades; por tanto, el culto
religioso era el centro de esta civilización.

En estos espacios era, también, donde los sacerdotes


impartían sus discursos religiosos y, por tanto, el lugar
de reunión espiritual de todo el pueblo. Se llevaban a
cabo ritos y ceremonias religiosas pensadas para
venerar a las deidades; se podían realizar sacrificios
humanos o animales como ofrenda.

Las personas elegidas como sacerdotes formaban parte de la élite de la sociedad Maya y, tras su
nombramiento, recibían aún más privilegios, parecidos a los que disfrutaban otras personalidades
importantes como los jefes guerreros.
POPOL VUH

Aunque no es una obra que pertenezca a toda la cultura Maya pues está inspirada en unas creencias del
pueblo Quiché, lo cierto es que se la considera como la "Biblia" de los Maya. La existencia de este libro es
muy peculiar pues se conoce que los españoles, cuando entraron en este pueblo, lo quemaron todo,
incluido el Popol Vuh original.

Sin embargo, un superviviente pudo escapar y, hacia el 1550, escribió las enseñanzas que recordaba que
había en este escrito sagrado; así pues, el libro que hoy en día tenemos no es el original sino que se trata de
una redacción basada en la memoria de un quiché.

En este libro nos encontramos una narración mitológica sobre la creación del Universo, de la Tierra y del ser
humano, es aquí donde descubrimos que, según la concepción Maya, el hombre había sido creado del maíz.