Está en la página 1de 1

TIRO EN MOVIMIENTO

Acercarse a la situación real de un partido.

• Trabajar en situaciones de cansancio, con altas pulsaciones y con desplazamiento obligado de los
tiradores previo al lanzamiento.
• No preparar el tiro, sino lanzar rápido (como en un partido)
• Cierta presión (un defensor que puntea, la propia competición que ahora explicaré y que da importancia
a cada tiro).

El ejercicio es bastante básico y sencillo y se puede utilizar en todas las categorías. Hacemos tres
equipos: colocamos a dos de ellos en los fondos con balón para cada jugador y un equipo en el centro de
la pista.
El equipo del centro es que el realizará todos los tiros durante el tiempo que estimemos oportuno y que
dependerá de la edad y categoría de los jugadores (1 minuto por ejemplo para alevines y 2 minutos y
medio para cadetes; son sólo referencias: cada uno debe conocer su equipo y poder ajustar ese tiempo).
La mecánica es muy sencilla. Los jugadores 7,8 y 9 van de una a otra canasta realizando tiros (podemos
marcar que sean sólo triples, de dos puntos o dejar libertad). Durante el tiempo que estimemos, deben ir
tirando en uno y otro lado y contando las canastas que meten. Los jugadores de los otros dos equipos
deben encargarse de pasar bien el balón, salir a puntear el tiro, coger el rebote y volver a prepararse para
cuando el equipo central vuelva hacia su canasta.
Con esto conseguimos que todos los jugadores se muevan, siendo el principal esfuerzo de los tiradores.
Además cumplimos las premisas que buscábamos:
1. Al tener que ir de una canasta a otra y saber que hay un tiempo limitado los jugadores deben lanzar
rápido y desplazarse para el siguiente tiro también rápidamente (altas pulsaciones, cansancio).
2. El hecho de tener que contar las canastas, competir con los otros equipos y contar con un tiempo
limitado hace que los jugadores se desplacen continuamente
3. La presencia de un defensor, el propio carácter competitivo del ejercicio y la presencia de un defensor
ejerce cierta presión en el tirador.
Cuando un equipo acaba se cuentan las canastas y se coloca otro grupo. Y así hasta que terminen los
tres equipos (dejamos abierta la posibilidad de premio-castigo a los equipos).
Sabemos que es un ejercicio muy simple pero a veces el baloncesto tiene que ser simple. No debemos
empeñarnos en complicar algo cuando no es necesario.