Está en la página 1de 13

Revista de Ciencias Sociales (Ve)

ISSN: 1315-9518
cclemenz@luz.ve
Universidad del Zulia
Venezuela

Medina Ferrer, Beatriz; Llorent García, Vicente J.; Llorent Bedmar, Vicente
Evolución y concepto de la educación permanente en España
Revista de Ciencias Sociales (Ve), vol. XIX, núm. 3, julio-septiembre, 2013, pp. 511-522
Universidad del Zulia
Maracaibo, Venezuela

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=28028572013

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Revista de Ciencias Sociales (RCS)
Vol. XIX, No. 3, Julio - Septiembre 2013, pp. 511 - 522
FACES - LUZ · ISSN 1315-9518

Evolución y concepto de la educación permanente


en España
Medina Ferrer, Beatriz*
Llorent García, Vicente J.**
Llorent Bedmar, Vicente***

Resumen
Esta investigación tiene como objetivo analizar la educación permanente en España a través del análisis
de su evolución y de su concepción histórica. En lo metodológico se aplica el estudio documental. Son muchas
las definiciones que se han ido generando sobre este tema, el profundo análisis y la consecuente comprensión ha
permitido la propuesta de tres concepciones propias de la educación permanente, en la controvertida relación
con la educación de adultos. A manera de conclusiones se expone que el desarrollo evolutivo del concepto de
educación permanente en España con relación a la educación de adultos, ha permitido entrever tres novedosas
percepciones conceptuales que ofrecen una visión panorámica del contexto que encuadra en la actualidad a la
educación permanente. Se concluye además que el estado futuro de la educación permanente dependerá en gran
medida de una estrategia interinstitucional y participativa que se adapte a los cambios sociales del entorno.
Palabras clave: Educación de adultos, educación permanente, España.

The Evolution and Concept of Continuing Education


in Spain
Abstract
The objective of this research was to analyze continuing education in Spain by analyzing the evolution
of its historical conception. Methodologically, it is a documentary study. Many definitions have been generated
for this topic. Deep analysis and the consequent understanding have made it possible to propose three concepts
that belong to continuing education in regard to its controversial relationship to adult education. In conclusion,
the study explains that the evolutive development of the concept of continuing education in Spain as it relates to
adult education has made it possible to glimpse three novel conceptual perceptions that offer a panoramic vision

* Doctora en Educación. Economista. Msc. en Docencia para Educación Superior. E-mail: beatrizmedina
@hotmail.es
** Doctor en Pedagogía. Profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Córdoba.
Subdirector del Departamento de Educación de la Universidad de Córdoba. E-mail: vjllorent@uco.es
*** Doctor en Pedagogía. Past-Presidente de la Sociedad Española de Educación Comparada. Profesor de la
Universidad de Sevilla en el Departamento de Teoría e Historia de la Educación y Pedagogía Social.
E- mail: llorent@us.es

Recibido: 12-09-13 · Aceptado: 13-02-06

511
Evolución y concepto de la educación permanente en España
Medina Ferrer, Beatriz; Llorent García, Vicente J. y Llorent Bedmar, Vicente ______________

of the context framing the current reality of permanent education. Furthermore, conclusions explain that the
evolutive development of the concept of continuing education will depend, in large measure/to a great degree on
an interinstitutional, participative strategy that adapts to social changes in the environment.
Key words: Adult education, continuing education, Spain.

Introducción que se entiende por educación permanente, es


más, le da un tratamiento de “educación de
La globalización de la economía y la personas adultas” o “aprendizaje permanen-
mundialización de los intercambios obligan a te”. La ambigüedad del término se manifiesta,
Europa a reforzar su competitividad, especial- desde el principio, en el Preámbulo. Sin em-
mente a partir del potencial de innovación y la bargo, al revisar el Capítulo II, denominado
cualificación de su mano de obra. La educa- “La organización de las enseñanzas y el
ción supone una indudable rentabilidad eco- aprendizaje a lo largo de la vida”, se observa
nómica a largo plazo. El conocimiento y el de- que la Ley ha asimilado las ideas básicas del
sarrollo de habilidades profesionales indivi- término educación permanente y las ha plas-
duales tienen sus efectos en la sociedad (Río et mado en su estructura. Una referencia explíci-
al., 1994). La sabiduría aumenta las posibili- ta de esto se enuncia en el artículo 5 que dice:
dades de utilizar otras técnicas y de crear nue- “El sistema educativo tiene como principio
vos materiales que mejoren el legado cultural básico propiciar la educación permanente. A
(Pérez y Rodríguez, 2002). La inclusión de las tal efecto, preparará a los alumnos para apren-
tecnologías de la información y de la comuni- der por sí mismos y facilitará a las personas
cación, la optimización de recursos, una pla- adultas su incorporación a las distintas ense-
nificación más directa de las necesidades a ñanzas, favoreciendo la conciliación del
corto y medio plazo, y un buen desarrollo del aprendizaje con otras responsabilidades y ac-
sistema educativo y del productivo son los ob- tividades”.
jetivos convergentes más apremiantes de las Quizá por esta falta de claridad o preci-
políticas de empleo y de educación en el mar- sión ha propiciado que diversas comunidades
co de la Unión Europea y en España (Llorent, autónomas desarrollen diferentes normativas
2006). incluyendo y adaptando el término educación
En este contexto, resulta indispensable permanente; tal es el caso de Andalucía, don-
que cada uno tenga la posibilidad de actualizar de según la Ley de Educación de Andalucía
y ampliar sus conocimientos a lo largo de su (2007:32), “la educación permanente de per-
existencia (Sabán, 2009). De allí surge la ne- sonas adultas tiene la finalidad de ofrecer a to-
cesidad de la educación durante toda la vida, dos los mayores de dieciocho años la posibili-
la exigencia de una educación permanente. En dad de adquirir, actualizar, completar o am-
este sentido, el artículo aborda varios aspectos pliar sus conocimientos y aptitudes para su de-
cruciales que conectan con este término en el sarrollo personal o profesional”. Esta impreci-
panorama actual de España. sión terminológica requiere de un análisis
La aproximación conceptual desde la desde el inicio de la educación permanente, y
ley educativa ya provoca ciertas incertidum- por ello a continuación se describe su evolu-
bres. La Ley Orgánica de Educación de Espa- ción lo cual facilitará la posterior conceptuali-
ña (2006), carece de una definición clara de lo zación actual.

512
________________________________ Revista de Ciencias Sociales, Vol. XIX, No. 3, 2013

1. Evolución histórica de la En el siglo XX, en un intento de tender


educación permanente en España un puente entre las fuerzas destacadas del co-
nocimiento y los medios populares con poco
Para recorrer la evolución histórica de éxito en la mayoría de las poblaciones en que
la educación permanente se ha de hacer refe- fueron puestas en práctica, sobrevinieron, se-
rencia primero a la historia de la educación de gún Paz (1984), las disposiciones legales y las
adultos. En España, el advenimiento de la de- actividades referidas a la educación de adultos
mocracia, la aprobación de la Constitución es- tales como el Real Decreto de 4 de octubre de
pañola de 1978, la incorporación a la Unión 1906, el Real decreto de 31 de agosto de 1922
Europea, la mejora en las condiciones de vida (para eliminar el analfabetismo), el Real De-
de los ciudadanos y la lucha contra el paro y la creto de 25 de septiembre de 1922 (para am-
exclusión social; podrían ser algunos de los pliar la cultura primaria y profesional de per-
factores que se sitúan en el origen de la impor- sonas de doce a dieciocho años), el Decreto de
tante evolución experimentada por la educa- 29 de mayo de 1931 (Patronato de Misiones
ción de adultos durante los años ochenta y no- Pedagógicas) y el Decreto de 7 de agosto de
venta (Matía, 2002). 1931.
Las primeras referencias históricas de Posteriormente, con el inicio de la Gue-
la educación de adultos en las sociedades oc- rra Civil (1936) se rompieron todas las expe-
cidentales, se encuentran a partir del siglo riencias del campo de la educación de adultos.
XVIII en los países anglosajones, concreta- Así se llega a la década de los sesenta, que es
mente en Gran Bretaña y Estados Unidos la época de los Planes de Desarrollo y para lle-
(Puente y Fernández, 1986). Estas manifesta- varlos a cabo se necesitaban obreros con unos
ciones de la educación de adultos “eran sensi- conocimientos y cualificaciones mínimos. Se
blemente diferentes a las actuales y todas ellas ponen en marcha instituciones de formación y
tenían carácter privado” (Pérez, 1996:26). En reconversión profesional. En 1963 se crea la
el siglo XIX se instauraron en diversos países Campaña Nacional de Alfabetización. En
europeos las “clases de noche y de domingo”, 1973 se legisla el fin del analfabetismo, dando
como una forma de educación de adultos que por terminada la Campaña. Sin embargo, se-
pretendía afrontar el elevado grado de incultu- gún datos del Instituto Nacional de Estadísti-
ra y desescolarización imperantes (Ministerio ca, todavía en 1980 seguía existiendo un nú-
de Educación y Ciencia). mero considerable de analfabetos. Se inicia
En España la implantación legal de la entonces el programa “Educación Permanen-
educación de adultos llega con la Ley Moyano te de Adultos” con el que se pretendía dar a los
de 1857, la cual instituía las escuelas de noche adultos una enseñanza equivalente a la “Edu-
y de domingo. Este impulso legal vino acom- cación General Básica”.
pañado de múltiples acciones privadas. La En la etapa democrática española las
iglesia, las organizaciones obreras y otras aso- acciones a nivel oficial suponen fundamental-
ciaciones pusieron en marcha cursos para mente una continuación de las emprendidas
adultos, asimismo las universidades popula- durante el periodo franquista. Lo más destaca-
res, las cuales estaban generalmente ligadas a ble en esta etapa según Puente y Fernández
asociaciones políticas y sindicales. (1986), es el surgimiento de una serie de ini-

513
Evolución y concepto de la educación permanente en España
Medina Ferrer, Beatriz; Llorent García, Vicente J. y Llorent Bedmar, Vicente ______________

ciativas en el campo de las enseñanzas no re- muy poco espacio para el reconocimiento de
gladas, dirigidas fundamentalmente a adultos. las diferentes identidades. Precisamente du-
El clima de libertad que supuso el fin de la dic- rante este periodo de “silencio” de la historia
tadura permitió que aparecieran una serie de de la educación permanente, hasta mediados
instituciones y posibilidades educativas, pro- de los noventa, las voces de los nuevos movi-
movidas por organismos oficiales y privados, mientos sociales emergentes empezaron a ser
que abarcan prácticamente todos los campos escuchadas, esforzándose por el reconoci-
de la educación de adultos. miento de las diferencias, luchando por la es-
Así, según reseña Bélanger (1996), el pecificidad de la condición de la mujer y de
proyecto global de la educación a lo largo de sus aspiraciones, por el reconocimiento de las
la vida surgió por primera vez a principio de minorías étnicas y de las culturas regionales,
los años 70. Pero fue después, a principios de por los derechos lingüísticos de las minorías.
la década de los 80 cuando los discursos glo- Una tercera razón de la caída del dis-
bales sobre la educación permanente cayeron curso inicial global sobre la educación perma-
en una recesión y permanecieron en silencio nente fue su asociación ambigua con una cier-
durante un periodo de 20 años. Sólo reciente- ta visión del desarrollo y la modernización. La
mente, en los años 90, el discurso volvió a ha- crisis del proyecto social prevalente en las so-
cerse visible. Son tres las posibles razones por ciedades occidentales, dentro de las cuales la
las cuales el discurso sobre la educación a lo visión de la educación permanente parecía in-
largo de la vida tuvo una recesión y cayó en un crustada, contribuyó a su momentánea desva-
largo período de olvido: lorización.
La primera explicación tiene que ver La educación permanente reemerge de
con el impacto negativo de la coyuntura eco- nuevo y con fuerza como mínimo principal-
nómica y de la crisis de la visión optimista del mente por dos razones. Una, el crecimiento
desarrollo. La educación permanente al prin- general de las aspiraciones de aprendizaje de
cipio de los años 70 había sido concebida en los sectores desfavorecidos y del requeri-
un contexto de continuo crecimiento y se miento social de mayores competencias. Y la
planteó como una medida de acompañamien- segunda relacionada con las exigencias labo-
to para el esperado desarrollo económico. Los rales derivadas de la globalización.
informes de la UNESCO (1990, 1998, 2008 y
2009) y de la OCDE (2000 y 2001), habían ex- 2. Definiendo el término
plicado cuan imperativo era el objetivo de dar educación permanente
a las personas oportunidades para desarrollar
sus capacidades a lo largo de su vida. Sin em- Ofrecer una definición clara de educa-
bargo, esta situación cambió con las crisis ción permanente requiere de una contundente
mundiales de esa década. distinción con la educación de adultos, ambas
La segunda razón, es que el discurso imbricadas en su trayectoria histórica como se
acarreaba otra gran contradicción de los años ha apreciado en el apartado anterior.
70, el rechazo a reconocer e incluso mucho En esta línea de pensamiento Palladino
más a celebrar las diferencias sociales y cultu- (1981), señala que ambas definiciones se
rales. La visión global de la educación perma- identifican en muchos tópicos pero que la di-
nente de principio de la década de los 70 dio ferencia está en que la educación de adultos se

514
________________________________ Revista de Ciencias Sociales, Vol. XIX, No. 3, 2013

dirige específicamente a la etapa adulta de los Desde una perspectiva actual, el con-
individuos, en tanto que la educación perma- cepto de educación permanente expresa una
nente se ocupa del individuo en todas las eda- de las grandes revoluciones que surgen en esta
des desde que nace hasta que muere. Así mis- época. Trata de llevar la educación a todos los
mo, Puente y Fernández (1986:25), expresan niveles de la vida con la intención de que sea
lo siguiente: recibida y ejercida por todas y cada una de las
… la educación permanente no diferen- personas. Constituye una meta pedagógica
cia edades, ni tratamientos temáticos, ni mucho más ambiciosa que la propuesta por
campos concretos de perfeccionamiento. una educación de adultos o por un programa
Su responsabilidad abarca todo el ámbito de alfabetización total (Esteban, 2008).
La noción de educación permanente se
general y diferencial de la acción educa-
extendió considerablemente y se amplió a lo lar-
tiva. De manera distinta la educación de
go de los años. Sus relaciones con la educación
adultos es restrictiva y nace con un matiz
de adultos no son exclusivas, pero de este origen
compensatorio, es decir, pretende subsa-
parcial ha conservado algo muy importante: el
nar la falta de escolarización durante la sentimiento de que el sistema escolar, tal como
infancia o bien durante la adolescencia y está institucionalizado no es suficiente. Y no lo
juventud; en ocasiones se ocupa de llenar es porque está orientada en un sentido que no la
lagunas o bien de adaptar al individuo a pone inmediatamente en contacto con la reali-
situaciones nuevas que en su escolariza- dad de la vida y de la sociedad (Paz, 1984).
ción no existían. A partir de estas consideraciones, los es-
pecialistas de la educación de adultos, determi-
Según los citados autores la univocidad
naron necesaria una reforma de la concepción,
conceptual del término “educación perma-
de la ejecución y práctica de este tipo de educa-
nente” nació en el año 1965 y nada tiene que
ción. La educación permanente significa una re-
ver con la educación de adultos, idea y aspira-
estructuración profunda de los sistemas escola-
ción social que se remonta a los tiempos de la
res y una renovación total de su contenido. No
revolución francesa. Dos siglos separan una
está llamada a ser algo ajeno a la educación ac-
concepción pedagógica de la otra. La educa-
tual; sino que ha de desarrollarse partiendo de
ción permanente nace, tal como lo expresa
los elementos educativos existentes, que servi-
Martínez (2006: 46), “al socaire” de la educa-
rán de punto de arranque para su consecución.
ción de adultos.
Tampoco está llamada a sustituir la educación
Autores como Fernández (2000:24), actual, sino que debe englobar todas las formas
afirman que el término educación permanente de educación en un proceso unitario y global.
“nació en el contexto de la educación de adul- Otra perspectiva de la educación per-
tos”, pero esto no es motivo para superponer manente es la descrita por Sánchez (1991), la
estos conceptos. La educación permanente es cual se basa en que la educación de las perso-
una idea que nació entre los especialistas y los nas adultas, al ser un subconjunto global de la
animadores de la educación de adultos, en me- educación permanente, queda influido en el
dios externos al sistema escolar y universita- significado de este concepto, y como princi-
rio tradicional, siempre en contacto con la rea- pio inspirador de la totalidad del sistema edu-
lidad social y económica de la vida. cativo, implica, entre otras consideraciones de

515
Evolución y concepto de la educación permanente en España
Medina Ferrer, Beatriz; Llorent García, Vicente J. y Llorent Bedmar, Vicente ______________

carácter teórico y filosófico, que no es el lugar De acuerdo con Sarrate (2002), con la
para su desarrollo. expresión educación permanente se designan
Así mismo, López (2006), y Martín diversas realidades. Unas veces se la conside-
(2009), al intentar establecer la diferencia entre ra, principio básico del sistema educativo y
la educación permanente y la educación de otras, bajo esta designación, se llevan a la
adultos, convienen que la educación de adultos práctica cursos de educación dirigidos a per-
“es un subconjunto de la educación permanen- sonas adultas en su más amplia acepción, de
te”. No obstante, siendo la edad adulta el perío- muy distinta naturaleza. Esta última situación
do más largo de la vida humana, ocupa gran se constata claramente cuando se hace refe-
parte del espacio de la educación permanente. rencia exclusivamente a la educación de los
Igualmente, para Sabán (2009), es in- que se encuentran en la adultez, dando a en-
negable que la educación permanente supone tender de forma errónea que son lo mismo.
un amplio desarrollo de la educación de adul- Esta dimensión, y las anteriores, han
tos; en realidad, esta última ha servido de pun- dado a los autores de este artículo ideas con-
to de partida para el desarrollo de la noción de ceptuales que representan una contribución
educación permanente. La educación de adul- significativa a este estudio y que se exponen
tos tiene su propia existencia que no debe ser en un esquema terminológico que facilita el
confundida con la educación permanente, entendimiento del concepto de educación per-
sino al contrario, debe constituir parte inte- manente en el contexto español.
grante de esta última.
Otra dimensión de la educación perma- 3. Deducciones conceptuales
nente en relación con la educación de adultos propias
a la que se ha prestado suma atención en el
proceso de revisión de la literatura es su trata- Después de exponer las opiniones de
miento de manera indiferente, es decir, refe- diversos autores en cuanto a la conceptualiza-
rirse a la educación permanente como educa- ción de educación de adultos y de educación
ción de adultos, usar ambos términos de modo permanente se ha detectado un empuje, desde
indistinto, tal denominación o equivalencia no el punto de vista científico, que gira en torno a
es expresada en palabras claras y precisas, sin la proposición de tres novedosas percepciones
embargo, los contextos indican que se les da de la educación permanente, que hasta ahora
un tratamiento de términos sinónimos. Un no han sido identificadas como tales en los di-
ejemplo de la situación se manifiesta en Alheit versos textos o investigaciones científicas re-
(1996:112), cuando expone: lacionadas con la temática. Dichas percepcio-
nes se muestran en la Figura 1.
… una nueva manera de entender el con-
El apartado anterior dejó ver como va-
cepto del tiempo, una noción provocado-
rios autores (Fernández, 2000; Martínez,
ra del espacio y, finalmente, una nueva
2006) señalan que la educación permanente
economía social abrirán nuevas perspec- surge a partir de la educación de adultos. Me-
tivas de educación permanente. El deba- tafóricamente, tal como lo señala Paz (1984),
te que resulta de todo ello plantea un ver- podría decirse que la educación permanente
dadero desafío a la investigación en el es hija de la educación de adultos, en el senti-
campo de la educación de adultos. do de que la mayoría de reflexiones y propues-

516
________________________________ Revista de Ciencias Sociales, Vol. XIX, No. 3, 2013

E
D
Naciente EP ? EA E
D
U U
C C
A A
C C
I I
Ó Ó
N N
PERCEPCIONES Inclusiva
P
EP ? EA
D
E E
R
M A
A D
N U
E Equivalente L
N EP = EA T
T O
E S

Fuente: Elaboración propia (2012).


Figura 1. Percepciones de la Educación Permanente en relación
con la Educación de Adultos.

tas sobre lo que ha de ser la educación perma- Las deducciones conceptuales descri-
nente han surgido de entre los especialistas y tas permiten tener una visión panorámica del
animadores de la educación de adultos. A esta contexto que enmarca en la actualidad a la
apreciación de la temática central de este estu- educación permanente de España, el cual se
dio se ha convenido denominarla “Percepción reseña a continuación.
Naciente”.
Desde otra perspectiva, con base en opi- 4. Otras concepciones
niones de diferentes autores (Sánchez, 1991; de educación permanente
López, 2006, Martín, 2009 y Sabán, 2009) se
ha inferido que es imposible separar ambos tér- Una concepción bastante completa y
minos, porque uno forma parte del otro, aunque comprensible, es la señalada por Cabello
no se distinga con exactitud cuál es la línea di- (2002: 85-86), quien después de analizar la di-
visoria entre ambos. Este razonamiento ha per- versidad de aportaciones de una variedad de
mitido deducir una concepción que se ha acor- autores y tomando en cuenta su propio conoci-
dado llamar “Percepción Inclusiva”. miento teórico-práctico, entiende por educa-
ción permanente:
Cuando a la educación permanente se
la considera como educación de adultos, es … la educación como proceso continuo,
decir como sinónimos, sugiere que un término que prosigue durante toda la vida, con el
equivale al otro, por esta razón se le ha asigna- propósito de que toda persona pueda
do a esta dimensión el nombre de “Percepción mantenerse actualizada respecto a las
Equivalente”; porque en ocasiones se usan transformaciones poblacionales, econó-
ambos términos de modo indiferente, y aun- micas, políticas, tecnológicas, científi-
que la equivalencia no se manifiesta literal- cas, artísticas, socioculturales y ambien-
mente, algunos contextos se refieren a ellos tales de nuestro mundo; logrando el má-
como si fuesen iguales. ximo desarrollo individual y social que

517
Evolución y concepto de la educación permanente en España
Medina Ferrer, Beatriz; Llorent García, Vicente J. y Llorent Bedmar, Vicente ______________

les sea posible, y englobando todo tipo de económico, cultural y social de la comunidad.
experiencias y actividades que sean o También se orienta al logro de la participación
puedan ser portadoras de educación. en las reformas, medidas y proyectos educati-
vos, preparando al individuo para sus respon-
Y agrega que desde el punto de vista sabilidades cívico-sociales y respondiendo a
teórico la expresión educación permanente sus exigencias, necesidades y aspiraciones,
consiste en expandir, coordinar e innovar to- mientras ofrece oportunidades y medios para
dos los recursos disponibles en las sociedades que éste desarrolle su personalidad abarcando
para la formación de las personas a lo largo de el desenvolvimiento individual, cultural, ar-
toda la vida; en todos aquellos aspectos que tístico, creativo y de sensibilidad para domi-
sean perfectibles para el desarrollo de la sub- nar los cambios.
jetividad y de las comunidades sociales.
Otra idea de educación permanente es
Así mismo, se plantea un punto de vista
la aportada por López (2006: 24), quien la de-
práctico donde la educación permanente orien-
fine como:
ta sistemas y acciones educativas para, por un
… un nuevo paradigma emergente acer-
lado, prevenir y remediar carencias a determi-
ca de la educación, que integra todos los
nadas edades, en ciertas condiciones económi-
co-socio-culturales, en determinados aspectos niveles y áreas del sistema educativo for-
de vida y convivencia, y en el uso de medios mal y no formal, que tiene como finali-
nuevos o poco accesibles. Por otro lado, actuar dad la formación en valores, y el desarro-
con una perspectiva de continuidad y de trans- llo de aptitudes y competencias huma-
formación integral de los periodos de forma- nas, para alcanzar nuevos modos de con-
ción, de los medios y de las materias. vivencia, trabajo y organización acordes
Para Martínez (2006), la educación per- con la antropología profundamente hu-
manente es un proceso orientado al aprendizaje mana, que permita un nuevo orden de
eficaz a lo largo de toda la vida, que engloba to- mayor justicia, libertad y de paz.
das las edades, todos los grados de la enseñan-
za, todas las formas de educación, todas las po- Aunque las ideas aportadas por Ca-
líticas educativas. Abarca todas las dimensio- bello (2002), Martínez (2006), y López
nes de la vida del ser humano, todas las ramas (2006), sean en apariencia totalmente diferen-
del saber y todos los conocimientos prácticos. tes, la opinión de los autores de este artículo es
Según el citado autor, está orientada a que todas se caracterizan por poner de relieve
fomentar una educación integral y global la integración y la conglobación de una serie
como principio básico de todo el sistema edu- de factores conectados con la educación per-
cativo y en el contexto de una sociedad educa- manente que se traducirían o tendrían como
tiva. Trata de favorecer que hombres y muje- consecuencia, entre otras cosas, el desarrollo
res comprendan la sociedad en la que viven, individual y social de las personas.
participen en la formación de la misma en un
espíritu de progreso social, respondan a las 5. Consideraciones finales
exigencias del desarrollo y a las necesidades
de la sociedad y se formen en continuidad in- Como se ha podido inferir la educación
terdisciplinaria de acuerdo con el desarrollo permanente ha estado en estrecha conexión con

518
________________________________ Revista de Ciencias Sociales, Vol. XIX, No. 3, 2013

la educación de adultos, en consecuencia, se- (1990, 1998, 2008 y 2009), la educación per-
ría impensable concebir este término sin la manente deberá abarcar todas las dimensiones
aceptación del de educación de adultos. Al re- de la vida. Es aquí, en este punto, donde se
lacionarlos, se han podido entrever tres nove- concentra toda la fuerza utópica e idealista
dosas percepciones conceptuales que contri- con que la UNESCO quiere caracterizar el
buyen a tener una visión panorámica del con- concepto de educación permanente.
texto actual de la Educación Permanente en Hablar de educación permanente,
España. aprendizaje permanente, o sociedad del apren-
Después de conocer brevemente su tra- dizaje, es hacer referencia a una de las temáti-
yectoria histórica se ha podido constatar que cas educativas que más marcos de reflexión
el proceso evolutivo ha sido largo, más, te- institucional está generando en los últimos
niendo en cuenta la globalización y la compe- años, y ello en la medida en que la interpreta-
titividad que se abre en el horizonte, todavía ción conceptual de estos términos está reorien-
queda mucho camino por recorrer a la educa- tando, en su totalidad, el perfil de la actividad
ción permanente en el futuro inmediato. educativa. El carácter global de la educación
Actualmente la educación permanente permanente suscita argumentaciones tanto en
en España está siendo concebida como un ám- el entorno político como en el ámbito de la in-
bito de estudio necesario y, al mismo tiempo, vestigación académica (Vega, 2006).
prioritario para su desarrollo económico y so- Para los autores del artículo es impor-
cial. Esta necesidad de la educación perma- tante mencionar que la innovación debe estar
nente no es sólo a nivel de zonas rurales, o ur- siempre presente en el marco de la educación
banas, sino a nivel nacional e internacional. permanente, aunque esto implique habilitar
Prueba de ello son las conferencias mundiales otros contextos formativos que permitan di-
que se organizan en torno a esta temática, así versificar y flexibilizar la oferta educativa, así
como novedades legislativas y publicaciones como apostar por metodologías que contem-
que abordan este asunto multidimensional. plen nuevas fórmulas de transmisión de cono-
La UNESCO, en su calidad de organi- cimientos. Estas exigencias de adaptación,
zación dedicada por excelencia a la educación, demandarían a su vez notables esfuerzos a los
ha desarrollado un modelo de educación per- centros donde se imparte la educación perma-
manente que “será el telón de fondo, histórico nente que deben actualizar sus metodologías,
ciertamente, pero mediatizador, del aceptado y contribuir activamente en la construcción de
asumido crecientemente modelo de formación recursos educativos y encauzar las cualifica-
en competencias” (Sabán, 2009: 21). ciones del personal docente a procesos educa-
En este modelo, la idea que caracteriza tivos abiertos y participativos.
a la educación permanente es la idea de “pro- Una interesante línea de investigación
yecto global”. Es decir, la educación perma- sería analizar, entre otros aspectos, el papel de
nente forma un todo que engloba a la vez al su- la educación permanente en España y estable-
jeto de la educación en la totalidad de su dura- cer con claridad si se ajusta a la realidad so-
ción, el contenido de la educación, todos los cial. Así mismo, se podría abordar el tema de
niveles de educación y, en definitiva, la totali- si la oferta formativa de los centros de educa-
dad de los métodos educativos, los medios y ción permanente responde realmente a las de-
agentes de la educación. Según la UNESCO mandas sociales y laborales de su contexto.

519
Evolución y concepto de la educación permanente en España
Medina Ferrer, Beatriz; Llorent García, Vicente J. y Llorent Bedmar, Vicente ______________

Dicha oferta formativa debe estar sustentada y que se adapte a los cambios sociales del entor-
fundamentada en principios confiables con no, porque, tal como lo expresa la Junta de
pertinencia y compromiso social, de manera Andalucía (2011), un sistema estático no pue-
que pueda vincularse la formación con el con- de funcionar en un contexto dinámico.
texto externo y el mercado laboral, así como,
la participación activa de la comunidad estu- Bibliografía citada
diantil y de las fuerzas vivas de la región, bus-
cando una adecuación efectiva para lograr una Alheit, Peter (1996). “Investigación e innovación
integración científica, social y académico- en el campo de la educación de adultos
profesional. contemporánea”. En: Marzo Guarinos,
Igualmente, se sugiere iniciar un proce- Angel; Vallespir Soler, Jordi; Federighi,
Paolo; Salvà Mut, Francesca; Obrador
so continuo de revisión de los factores influ-
Soler, Jaume; Alheit, Peter; Gelpi, Etto-
yentes en la educación permanente tales como
re; Fernández Arenas, Alberto; Jabonero
metodologías de seguimiento, tendencias, po- Blanco, Mariano; Bélanger, Paul; Trilla
líticas eficaces, contexto socioeducativo, Bernet, Jaume. Sectores emergentes en
compromisos internacionales, entre otros. el campo de la educación permanente.
Adicionalmente, sería pertinente reflexionar, Palma: Universalitat de les Illes Balears
o al menos iniciar el debate, sobre qué papel y Diálogos.
juegan las nuevas Tecnologías de la Informa- Bélanger, Paul (1996). “El sorprendente retorno
ción y la Comunicación en la educación per- de la educación a lo largo de la vida”.
manente y qué responsabilidades se adquieren En: Marzo Guarinos, Angel; Vallespir
con su advenimiento. Soler, Jordi; Federighi, Paolo; Salvà
Atendiendo a las consideraciones an- Mut, Francesca; Obrador Soler, Jaume;
teriores se propone una línea de trabajo en Alheit, Peter; Gelpi, Ettore; Fernández
donde se realice un estudio en profundidad Arenas, Alberto; Jabonero Blanco, Ma-
riano; Bélanger, Paul; Trilla Bernet,
de los aspectos socioeducativos y socioeco-
Jaume. Sectores emergentes en el
nómicos de España con el propósito de que se
campo de la educación permanente.
concreten las estrategias a seguir para contri-
Palma: Universalitat de les Illes Balears
buir al estímulo del desarrollo y el progreso y Diálogos.
en general.
Cabello Martínez, María Josefa (2002). Educa-
Para concluir y como resultado del pro- ción permanente y educación social.
ceso de reflexión que implica toda investiga- Controversias y compromisos. Edi-
ción, se ha percibido que la educación perma- ciones Aljibe. Málaga. España.
nente se desliza más hacia el ámbito institu- Esteban Ibáñez, Macarena (2008). La Educación
cional, es decir, hacia el papel que han de ju- Permanente y las Nuevas Tecnologías
gar los diversos agentes educativos institucio- ante las necesidades educativas actua-
nales en el proceso, lo cual hace pensar que si les. Disponible en http://www.qua-
las sociedades van evolucionando, como lo dernsdigitals.net/datos_web/hemerote-
han venido haciendo, el futuro de la educación ca/r_1/nr_633/a_8586/8586.html.
permanente dependerá en gran medida de una Consulta realizada el 25 de mayo de
estrategia interinstitucional y participativa 2011.

520
________________________________ Revista de Ciencias Sociales, Vol. XIX, No. 3, 2013

Fernández, José Antonio (2000). El descubri- Martín Castaño, María Inmaculada (2009). “La
miento de la educación permanente. necesidad de la educación permanente
Documento disponible en http://www. en el sistema actual”. Revista digital
uned.es/educacionXX1/pdfs/03-01.pdf. Innovación y experiencias educati-
Consulta realizada el 25 de mayo de vas. Nº 24. Noviembre 2009. Granada,
2011. España. Pp. 1-8. Disponible en http://
Instituto Nacional de Estadística. Disponible en: www.csi-csif.es/andalucia/modules
http://www.ine.es. Consulta realizada /mod_ense/revista/pdf/Numero_24/
el 03 de mayo de 2011. M_INMACULADA_MARTIN_2.pdf
Junta de Andalucía (2011). La Educación Per- Martínez de Morentin, Juan Ignacio (2006).
manente en Andalucía. Disponible en: “¿Qué es Educación de Adultos? Res-
http://www.juntadeandalucia.es/ave- ponde la Unesco”. San Sebastián: Edi-
rroes/educacion_permanente/nuevo_ torial Centro Unesco de San Sebastián.
portal/index.php?option=com_doc- Documento disponible en http://unes-
man&task=cat_view&gid=28&Itemid doc.unesco.org/images/0014/001494/
=32. Consulta realizada el 02 de mayo 149413s.pdf. Consulta realizada el 26
de 2011. de mayo de 2011.
Ley 17/2007, de 10 de diciembre, de Educación Matía Portilla, Vicente (2002). “Educación per-
de Andalucía. Publicada en el Boletín manente y calidad de vida”. Taban-
Oficial de la Junta de Andalucía de 26 que: Revista pedagógica. Nº 16,
de diciembre de 2007. 2001-2002. Valladolid, España. Pp.
35-48. Disponible en: http://dialnet.
Ley Moyano de Instrucción Pública de 9 se Sep-
unirioja.es/servlet/articulo?codigo=
tiembre de 1857.
743584.
Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educa-
Ministerio de Educación y Ciencia (s/f). Serie
ción. Publicada en el Boletín Oficial del
Informes Nuevas tecnologías aplicadas
Estado del 4 de mayo de 2006.
a la educación e integración social de la
Llorent García, Vicente Jesús (2006). Las Refor- inmigración. Disponible en: http://ares.
mas de la Formación Profesional inicial, cnice.mec.es/informes/10/documentos
específica y postobligatoria en los siste- /29.htm. Consulta realizada el 18 de
mas escolares de Inglaterra, Francia y enero de 2012.
España, a inicios del Siglo XXI. Estudio
OCDE (2000). La littératie à l´ère de l´informa-
Comparado. Tesis Doctoral. Universi-
tion. Rapport final de l´enquête interna-
dad de Sevilla. Sevilla. España.
tionale sur la littératie des adultes. Sta-
López Barajas Zayas, Emilio (2006). “La Educa- tistique Canadá. París. France.
ción Permanente (Life Long Lear-
OCDE (2001). Education Policy Analysis.
ning)”. En: López-Barajas Zayas, Emi-
Education and Skills. OECD. París.
lio; Cuenca Cabeza, Manuel; Martín
González, María Teresa; Ortega Nava, Palladino, Enrique (1981). Educación de adul-
María del Carmen; Ortega Sánchez, tos. Editorial Hvmanitas. Buenos Ai-
Isabel; Quicios García, Pilar; Quiroz res. Argentina.
Niño, Catalina; y Requejo Osorio, Paz Fernández, Xesús B. (1984). Educación de
Agustín. Estrategias de Formación en adultos y educación permanente.
el siglo XXI. Ariel. Primera edición. Editorial Humanitas. Barcelona. Espa-
Barcelona. España. ña.

521
Evolución y concepto de la educación permanente en España
Medina Ferrer, Beatriz; Llorent García, Vicente J. y Llorent Bedmar, Vicente ______________

Pérez Ferrando, María Vicenta (1996). Educa- UNESCO (1990). “Declaración Mundial sobre
ción de personas adultas y desarrollo Educación para Todos. Satisfacción de
rural (evaluación etnográfica de un las necesidades básicas de aprendiza-
proyecto). Servicio de Publicaciones je”. Disponible en: http://www.unesco.
Universidad de Córdoba. España. org/education/efa/ed_for_all/dakfram_
Pérez Díaz, Víctor y Rodríguez, Juan Carlos spa.shtml. Consulta realizada el 12 de
(2002). La educación profesional en julio de 2010.
España. Fundación Santillana. Ma- UNESCO (1998). “Declaración Mundial sobre
drid. España. la Educación Superior en el siglo XXI.
Puente, Juan Manuel y Fernández, Adalberto Visión y acción”. Disponible en: http://
(1986). Perspectivas para la educa- www.unesco.org/education/educprog/
ción de adultos. Editorial Humanitas. wche/declaration_spa.htm. Consulta
Barcelona. España. realizada el 12 de julio de 2010.
Río, Enrique; Jover, Daniel; y Riesco, Lola (1994). UNESCO (2008). “Global Monitoring Report:
Formación y empleo. Estrategias posi- Education for All by 2015 – Will we
bles. Paidós. Barcelona. España. make it?”. Disponible en: http://www.
unesco.org/en/efareport/reports/2008-
Sabán Vera, Carmen (2009). La educación per-
mid-term-review/. Consulta realizada
manente y la enseñanza por compe-
el 12 de julio de 2010.
tencias en la UNESCO y en la Unión
Europea. Grupo Editorial Universita- UNESCO (2009). “Global Monitoring Report:
rio. Granada. España. Overcoming Inequality – Why Gover-
nance Matters”. Disponible en: http://
Sánchez Torrado, Santiago (1991). Educación
www.unesco.org/en/efareport/reports/
de adultos y calidad de vida. El Roure.
2009-governance/. Consulta realizada
Barcelona. España.
el 12 de julio de 2010.
Sarrate Capdevila, María Luisa (2002). “La edu-
Vega Gil, Leoncio (2006). La sociedad del co-
cación de personas adultas, ámbito prio-
nocimiento y la educación perma-
ritario de la educación permanente”. En:
nente, retos y riesgos. Ediciones Uni-
López Barajas Zayas, Emilio y Sarrate
versidad de Salamanca. Salamanca. Es-
Capdevila, María Luisa (Coord.). La
paña.
educación de personas adultas: reto
de nuestro tiempo. Dykinson. Madrid.
España.

522