Está en la página 1de 15

Abstracto

Formación Los Monos (Devónico), cuenca de Tarija: enfoque geoquímico y mineralógico del potencial
como gas de esquisto y shale El objetivo de este estudio es analizar la sedimentología y mineralogía de
la Formación Los Monos en Balapuca, en el sur de Bolivia, inmediatamente al norte del límite con
Argentina, y en los pozos de la región subandina de Argentina. Para este fin, se tomó un perfil
sedimentológico de esta unidad y se analizaron un total de 48 muestras de afloramiento y 50 muestras
de pozos de pozos mediante difracción de rayos X sobre rocas y arcillas totales. Es posible observar, a
través del análisis mineralógico por difracción de rayos X, que la Formación Los Monos presenta
marcada variabilidad litológica y mineralógica vertical y lateral. Sin tener en cuenta si son psammitas o
pizarras, al menos hay seis tramos de bajo contenido de arcilla (10%) a lo largo de toda la columna;
algunos de estos son enriquecidos con caolinita (40%) en detrimento de la ilita, y tres contienen
contenido intermedio de arcilla (20%). Mientras que en la sección media a superior hay dos niveles con
40% de contenido de arcilla. Los Monos Fm presenta mineralogía de roca total promedio compuesta
principalmente de cuarzo (70%), plagioclasa (10%) y arcillas (20%). La mineralogía de la fracción de
arcilla se caracteriza por la presencia promedio de illita (45%), illita / esmectita (20%), clorita (25%) y
caolinita (10%). Tres muestras de afloramiento con buena cristalinidad en IS muestran un 20% de capas
expansivas para la sección inferior de la Formación Los Monos. Estos valores indicarían la diagénesis de
una ventana de generación de gas profundamente enterrada (telodiagénesis). En las muestras de corte,
el componente IS incluye 30% -50% de capas expansivas, lo que indica una diagénesis (mesodiagénesis
tardía) equivalente al final del petróleo: generación temprana de hidrocarburos gaseosos.
INTRODUCCIÓN Las sedimentitas del Devónico aquí estudiadas forman parte del sector subandino de la
Cuenca de Tarija, y se registran tanto en afloramiento como en subsuelo, junto con otras unidades es-93
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas

FORMACIÓN LOS MONOS (DEVÓNICO), CUENCA DE TARIJA: APROXIMACIÓN GEOQUÍMICA Y


MINERALÓGICA DEL POTENCIAL COMO SHALE GAS Y SHALE OIL (PDF Download Available). Disponible
en:
https://www.researchgate.net/publication/319914875_FORMACION_LOS_MONOS_DEVONICO_CUENC
A_DE_TARIJA_APROXIMACION_GEOQUIMICA_Y_MINERALOGICA_DEL_POTENCIAL_COMO_SHALE_GAS
_Y_SHALE_OIL [consultado el 20 de enero de 2018]
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 95
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
Las unidades del Silúrico y Devónico de la Argentina afloran en las Sierras Subandinas y el
Sistema de Santa Bárbara y se extienden en el subsuelo del Chaco Salteño, del Chaco paraguayo
y de la Cuena Chacoparanense. Formaron parte de una cuenca sedimentaria marina de extensa
distribución areal y espesas sucesiones psamo-pelíticas.
Las Sierras Subandinas, donde se ubica la localidad aquí estudiada, corresponden a una estrecha
franja constituida por alineaciones orográficas meridianas y subparalelas que, separadas por
valles
longitudinales, representan las estribaciones más orientales de la cadena Andina en Bolivia y en
el
extremo norte de la Argentina. Ellas representan una verdadera “faja plegada y fallada de lámina
delgada” de la parte más externa del orógeno andino entre las latitudes 18ºS y 23º30’S, es decir
el
“Subandino Sur” de Bolivia y las Sierras Subandinas de la Argentina, ubicándose entre la
Cordillera
Oriental, desarrollada al oeste y la Llanura Chaqueña situada hacia el este (Starck et al. 2002).
La columna sedimentaria en esta región está representada por sedimentitas clásticas desde el
Paleozoico Inferior hasta el Terciario. Los antecedentes estratigráficos de las unidades del
Silúrico-
Devónico hasta el Carbonífero Superior fueron desarrollados por Starck et al. (1993a, b),
Sempere
(1995), Starck (1995, 1999), Vistalli (1999), Suárez Soruco (2000), Azcuy y di Pasquo (2000) y
Miranda et al. (2000), entre otros.
Starck (1995) postuló un esquema tectono-estratigráfico del Fanerozoico para el norte de
la Argentina y sur de Bolivia, en el cual el lapso Silúrico-Jurásico se divide en dos intervalos
separados por una discordancia de carácter regional. Dentro del primer intervalo, Silúrico-
Devónico, distinguió tres supersecuencias granocrecientes denominadas en orden estratigráfico
ascendente Cinco Picachos, Las Pavas y Aguaragüe (Figura 2).
La cuenca devónica boliviano-argentina se encuentra parcialmente superpuesta en discordancia
por la cuenca carbonífera superior subandina del sur de Bolivia (Grupos Macharetí y Mandiyutí)
y, más al sur, por la cuenca carbonífero-pérmica del norte de la cuenca Chaparanense (subcuenca
de Alhuampa); a su vez, las sucesiones devónicas interpuestas entre ambas cuencas
neopaleozicas
sirven de basamento a la cuenca cretácica del Grupo Salta y a la cuenca neógena de antepaís
(Figura 3).
Sobre diferentes niveles estratigráficos del Devónico se asientan en discordancia las unidades
basales de la cuenca carbonífera superior en las Sierras Subandinas, y en el subsuelo del Chaco
boliviano y del norte del Chaco Salteño. Las formaciones del Carbonífero Superior de esta
cuenca
se reúnen en los Grupos Macharetí y Mandiyutí. En cambio, en algunos perfiles del sur de
Bolivia,
las formaciones Itacua y Saipurú – que representan el Fameniano-Carbonífero Inferior (Suárez
Soruco 2000)- también yacen sobre la cuenca devónica.
La sucesión estratigráfica carbonífera ha sido reinterpretada por Starck (1995) como
compuesta por dos supersecuencias separadas por una discordancia, representadas en la
Argentina
por los Grupos Macharetí (formaciones Tupambi, Itacuamí y Tarija) y Mandiyutí (formaciones
Escarpment y San Telmo). En Bolivia, el primero de estos grupos según algunos autores, incluye
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas
96 Simposio de Recursos No Convencionales: Ampliando el Horizonte Energético
Figura 2. Sucesión estratigráfica del Silúrico-Devónico en las Sierras Subandinas de la
Argentina (adaptada de Starck 1995).
las formaciones Itacua y/o Saipurú, no registradas en la Argentina.
Si bien los reservorios se desarrollan a distintos niveles estratigráficos (desde el Paleozoico al
Terciario), las rocas madre de la cuenca se encuentran dentro de las secuencias silúrico-
devónicas.
Estas se corresponden con las formaciones Kirusillas, Icla y Los Monos. El estudio geoquímico
de estas rocas madre potenciales ha mostrado que son de regular calidad y que la correlación
de biomarcadores entre los hidrocarburos entrampados y las rocas madre potenciales apunta a
que la única roca madre efectiva en la cuenca es la Formación Los Monos. Asimismo, el tiempo
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 97
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
de maduración y migración de hidrocarburos en las distintas rocas madre propuestas aún no se
han dilucidado. El objetivo del presente trabajo es analizar la mineralogía de las arcillas de la
Formación Los Monos y su maduración térmica, en el perfil de Balapuca y en algunos pozos de
subsuelo, a fin de contribuir a esta discusión.
Figura 3. Cuenca silúrico-devónica del norte argentino: Cuencas superpuestas y niveles de
erosión. 1 Bordes de la cuenca silúrico-devónica; 2 Eje de depocentro; 3 Lineamiento; 4 Falla
inversa. Cuencas superpuestas: 5 Cuenca de antepaís terciaria sobre Devónico; 6 Cuenca
en rift cretácico-paleógena sobre Devónico; 7 Cuencas subandina y chacoparanense del
Paleozoico Superior sobre Devónico; Niveles de erosión: 8 Silúrico (Devónico totalmente
erosionado); 9 Ordovícico (Devónico y Silúrico totalmente erosionados). En la Cordillera
Oriental se muestran los terrenos predevónicos: 10 Cámbrico-Ordovícico; 11 Precámbrico.
12 Pozo de exploración: DRD-X1001, UTZ-X1, Ve.x-1 y R.xp-1012; 13 Afloramiento de
Silúrico-Devónico. (Adaptada principalmente de Mingramm y Russo 1972, Boso et al. 1983
y de otras fuentes).
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas
98 Simposio de Recursos No Convencionales: Ampliando el Horizonte Energético
Reseña histórica de la importancia de las rocas madre
El conocimiento sistemático de las rocas generadoras que han originado el petróleo y gas de
las cuencas petrolíferas de la Argentina está lejos de ser completo. Sin embargo, debido al
cambio
de la industria hacia las estrategias operativas integradoras que combinaron los esfuerzos de la
geología, geofísica y geoquímica para mejorar la efectividad exploratoria, el estudio de las rocas
madre se ha convertido en un hecho muy habitual (Uliana et al. 1999). La literatura y numerosos
informes de la industria registran diversas especulaciones, tanto geológicas como geoquímicas
orientadas a asegurar la correlación entre reservas de hidrocarburos e intervalos de querógenos
específicos (Villar et al. 1993; Gómez Omil y Albariño 1996; Cruz et al. 1996, 2002; Cagnolatti
et
al. 1996). Además, fue posible acotar con mayor precisión la datación del tránsito a través de la
“ventana” de maduración, como resultado de la evaluación combinada de evidencias
geoquímicas,
modelado térmico y una resolución estratigráfica muy detallada (ej. Pittion y Gouadain 1991;
Urien y Zambrano 1994, María et al. 2013).
Con el objetivo de extender la frontera exploratoria con los yacimientos no convencionales
(shale oil y shale gas) el estudio de las rocas madre se ha intensificado. La distribución en el
espacio
y en el tiempo y la calidad geoquímica, mineralógica y generadora de las rocas madre de la
Argentina varían ampliamente y, al mismo tiempo, el nivel de conocimiento específico cambia
de
una cuenca a otra.
Por definición los shales son rocas ricas orgánicamente, de grano fino, capaces de producir
cantidades comercialmente importantes de hidrocarburos con una amplia fractura. Los shales
suelen servir como roca madre, reservorio y sello de los hidrocarburos producidos a partir de
ellos y pueden ser parte de un sistema petrolero con acumulaciones de hidrocarburos tanto no
convencionales y convencionales (Jarvie et al. 2007).
Algunas de las características típicas generales que se pueden mencionar de los shales son su alto
gamma ray, alta resistividad, alto contenido de materia orgánica (>2-3%), madurez en ventana de
petróleo o gas, fragilidad (>40% de cuarzo), espesor (>50 metros), porosidad (4%), depositados
en
ambientes marinos, querógeno tipo II y presencia de barreras de fractura (generalmente
carbonatos).
La fragilidad, las propiedades mecánicas, la fracturabilidad y productividad de los shales están
controlados en cierta manera por factores geológicos dentro de los cuales se puede mencionar
factores estratigráficos tales como la composición mineral, TOC, riqueza orgánica y tipo, tamaño
de grano, intercalaciones, abundancia de arcillas y tipos, porosidad, barreras de permeabilidad y
de
fracturabilidad, frecuencia de laminaciones, estratigrafía a pequeña y gran escala, paleogeografía,
resistencia de la roca, atributos biogénicos (micro trazas fósiles, micro y macro cuerpos fósiles).
También se pueden mencionar factores estructurales tales como régimen de stress, posición
estructural y proximidad a pliegues y fallas, intensidad de la deformación estructural, historia de
enterramiento y estructural, madurez termal, profundidad y ventanas de profundidad, presión del
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 99
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
sistema, temperatura, escala.
Los minerales, especialmente de sílice, calcio, la dolomita y las arcillas son clave para la
fragilidad. En general, los shales tienen una limitante con el contenido de arcillas (usualmente
menor a 40%) (Rickman et al. 2008; Britt y Schoeffler, 2009).
Como un ejemplo clásico de shale se puede mencionar Barnett Shale donde la mejor producción
ocurre en zonas con 45% de cuarzo y sólo 27% de arcillas (Bowker, 2007). También se observa
que las macrofracturas naturales cerca de las zonas de falla son menos productivas porque están
rellenas con cemento carbonático y son menos receptoras de la estimulación (Bowker, 2007).
Las
fracturas naturales son también conductivas de la energía de la estimulación. Cuando ocurren
estas situaciones la estimulación generalmente no genera mucha microporosidad y resulta en
pozos de shale pobres. En Barnett, el contenido de arcillas, de cuarzo, y de carbonatos es
altamente
variable y estas diferencias resultan en gradientes de fractura variables (Martineau, 2001), por
lo que es esperable que algunas zonas se fracturen más que otras durante la estimulación. Se
puede decir también que las relaciones antes mencionadas entre la mineralogía, la fragilidad y la
fracturabilidad de la roca están presentes en la Formación Vaca Muerta, el yacimiento de shale
oil
y shale gas de la Cuenca Neuquina de la Argentina.
Rocas madre de la cuenca paleozoica del noroeste
Las características de rocas generadoras de edad silúrica en la Argentina (Formación Kirusillas
y equivalentes) son poco conocidas debido a que la unidad no es alcanzada, en condiciones
normales, por las perforaciones petroleras. Los escasos datos disponibles en la literatura (Disalvo
y
Villar 1998, 1999) la reportan como un intervalo pelítico con contenidos orgánicos bajos a
regulares
(valores de Carbono Orgánico Total -COT- alrededor del 0.5% y menores; excepcionalmente por
encima de 1%) y fuerte sobremadurez en el área del Chaco Salteño, caracterización análoga a la
del Subandino sur boliviano (Moretti et al. 1994; Dunn et al. 1995) y posiblemente extrapolable
al resto de la cuenca en la Argentina. Aunque los tenores orgánicos originales pudieran haber
sido más altos antes de la maduración y los intervalos silúricos comportarse como generadores
en el pasado, parece poco probable, esencialmente debido a un problema de “timing”, que
aquéllos hayan contribuido efectivamente a las acumulaciones de hidrocarburos de las
estructuras
Subandinas del norte argentino. En cambio, hacia el norte de Bolivia, en el Subandino central-
Boomerang y en el Chaco Boliviano, los contenidos orgánicos de la unidad mejoran
sensiblemente
(Moretti et al. 1994), con valores registrados de COT en el rango 1-3% y máximos mayores del
5%, con querógeno de buena calidad generadora de hidrocarburos líquidos y madurez térmica de
ventana de petróleo. De acuerdo con información publicada por Lafitte et al. (1998), los
petróleos
acumulados en el área de Boomerang reconocen una vinculación genética con la roca madre El
Carmen (= Fm Kirusillas).
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas
100 Simposio de Recursos No Convencionales: Ampliando el Horizonte Energético
Supersecuencia Cinco Picachos
La sección del Lochkoviano (formaciones Santa Rosa-Icla) registra el mayor contenido de ma-
teria orgánica en el área de influencia de Santa Cruz y en el Alto de Izozog, donde
probablemente
constituye una roca generadora activa en esa zona. La escasa cantidad de muestras de esta
sección
obedece al limitado número de pozos que la han perforado. La información disponible sobre el
Silúrico se obtuvo de muestras de afloramiento de la faja corrida interna e indica niveles de
eleva-
da sobremadurez y escasa riqueza residual en materia orgánica. Sin embargo, se considera que
los
valores de COT habrían sido significativamente más altos con antelación a la sobremaduración.
Supersecuencia Las Pavas
En general, este ciclo registra alrededor del 0.5% COT y querógeno poco profílico. Moretti et
al., (1994) le otorgan a la secuencia Icla-Huamampampa del Subandino sur boliviano una poten-
cialidad que, aunque menor, no parece despreciable.
Supersecuencia Agüaragüe
Cualquier intento de describir las facies generadoras que promovieron la carga de los grandes
yacimientos del Paleozoico del distrito subandino, debe tener en cuenta la persistente incerti-
dumbre sobre varios aspectos clave. Los estudios estratigráficos modernos señalan una conside-
rable influencia eustática sobre el armazón depositacional, que denotan la presencia de varios
intervalos condensados que son candidatos para contener concentraciones orgánicas por arriba
del promedio, y representan objetivos obvios para estudios específicos (Veizaga-Saavedra et al.
2014). Por lo contrario, los estudios publicados muestran una imagen de riqueza orgánica modes-
ta y relativamente homogénea, con valores de COT que excepcionalmente superan el 1% (Dunn
et al. 1995; Moretti et al. 1996, 1997; Disalvo y Villar 1999). Frecuentemente dicho contenido se
ve engañosamente incrementado debido al uso de lodos con base petróleo, o bien por bitúmenes
migrados.
Sin embargo, la Formación Los Monos es considerada la roca madre por excelencia del ám-
bito paleozoico del noroeste argentino, al igual que del Subandino sur Boliviano (Moretti et al.
1994; Dunn et al. 1995; Moretti et al. 1996; Moretti 1997), y responsable de la carga tanto de los
reservorios carboníferos como devónicos de la cuenca. Se ha constatado que los petróleos
livianos
“marrón-verdosos” acumulados en trampas carboníferas tienen vinculación genética con las sec-
ciones superiores de la roca madre (Disalvo y Villar 1998, 1999).
Las secciones del Givetiano y Eifeliano (formaciones Los Monos e Iquiri), llamadas Los Mo-
nos Superior por Disalvo y Villar (1999), presentan los mejores valores de COT y las facies
poten-
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 101
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
cialmente generadoras más ricas en materia orgánica en la mayoría de las áreas evaluadas.
Ambas
secciones, principalmente el Givetiano, tienen una buena proporción de muestras con querógeno
que tiende a tipo II, lo que significa mayor propensión para originar primariamente petróleo. No
obstante, los niveles del Givetiano se encuentran en condiciones desfavorables como rocas gene-
radoras debido a la baja madurez térmica general.
La sección del Emsiano (Huamampampa-Los Monos), llamada Los Monos Inferior por Disal-
vo y Villar (1999), posee pobre contenido de materia orgánica en Bolivia pero constituye una
roca
generadora interpretada por los mencionados autores como básicamente gasífera en el noroeste
argentino.
Formación Los Monos
Las rocas madre de la cuenca se encuentran dentro de las secuencias silúrico-devónicas. En
ellas, cada una de las porciones basales de las supersecuencias descriptas es susceptible de ser
considerada como una roca madre potencial. Corresponden a las formaciones Kirusillas, Icla y
Los Monos, que se caracterizan por estar constituidas por facies distales de plataforma. El
estudio
geoquímico de estas rocas madre potenciales (Disalvo y Villar 1998) ha mostrado que son de re-
gular calidad debido a los pobres contenidos de materia orgánica. Por otro lado, la correlación de
biomarcadores entre los hidrocarburos entrampados y las rocas madre potenciales apunta a que la
única roca madre efectiva en la cuenca es la Formación Los Monos.
La Formación Los Monos alcanza aproximadamente 700 a 1000 m de espesor y se encuentra
constituida mayoritariamente por pelitas oscuras, con delgadas intercalaciones de areniscas muy
finas.
Desde el punto de vista geoquímico la Formación Los Monos presenta tenores de COT del
orden del 1% y contenido de hidrocarburos (S1+S2) entre 2 y 3 mg/g en promedio. Estos, si bien
son bajos, se compensan con el abultado espesor de la unidad. Además, brinda un alto Source
Potencial Index (SPI) de poco más de 4 tHC/m2 (toneladas de hidrocarburos por metro
cuadrado);
valores similares son mencionados por Disalvo y Villar (1998) para la zona del Chaco Salteño,
mientras que en Bolivia se mencionan valores mayores (5 tHC/m2, Moretti et al. 1997).
El querógeno de la unidad prácticamente carece de estructura, y es de Tipo II/III a Tipo
III/IV de acuerdo a análisis por el método de Rock-Eval. Estos querógenos tenderían a generar
principalmente gas. Disalvo y Villar (1998) postulan una división de la Formación Los Monos de
acuerdo a sus características geoquímicas. Reconocen una sección superior, con predominio de
querógenos de Tipo II/III de origen mixto marino-continental y generadores de gas y petróleo; y
una sección inferior con mayor contenido de querógeno amorfo, marino, mal preservado (Tipo
III/IV), probablemente generador de gas. Otros estudios realizados (Cerqueira y Schulz 1998;
di Pasquo 2007) indican distribuciones distintas. Parte de estas diferencias se deberían a una al-
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas
102 Simposio de Recursos No Convencionales: Ampliando el Horizonte Energético
ternancia de niveles con distintos contenidos de distintos tipos de querógenos, que originan las
anomalías de distribución por muestreos no muy densos.
Una característica general de la unidad es su tendencia a generar hidrocarburos livianos (pe-
tróleo, condensado, gas) debido a la dilución del querógeno (marino amorfo-algal con variable
contribución terrestre) en la roca (bajo COT%) y a su calidad regular (picos S2 de pirólisis origi-
nales promedio estimados en no mayores de 400 mg HC/g COT). Ello origina un déficit en el
proceso de expulsión, retención de los hidrocarburos generados en la roca madre y un craqueo
continuo hacia compuestos cada vez más livianos. Razones análogas son invocadas por Moretti
et
al. (1996) y Moretti (1997) para explicar los altos valores de Gas Oil Relation (GOR) del
Subandino
sur de Bolivia.
Debido al limitado contenido de materia orgánica y al carácter parcialmente refractario del
querógeno, se cree que la etapa de expulsión de hidrocarburos comienza a niveles relativamente
altos de stress térmico, a una Reflectancia de Vitrinita Equivalente (RVE) mayor a 0.9-1.0%, con
predominio de hidrocarburos gaseosos.
Los estudios realizados en la Formación Los Monos consideran que en general sus característi-
cas geoquímicas se mantienen más o menos constantes a lo largo de toda la cuenca, lo que
combi-
nado con la distribución homogénea de espesores, facies y de madurez, asegura la disponibilidad
de roca madre prácticamente en toda la cuenca. Esta situación no rige en posiciones más
occiden-
tales de la cuenca (Sierras Subandinas Occidentales), donde la disminución de los espesores de la
Formación Los Monos reduce la disponibilidad volumétrica de roca generadora.
En este contexto de abundancia de roca madre, la acumulación de volúmenes comerciales
dependerá entonces de la eficiencia de la expulsión y del entrampamiento.
Antecedentes de pozos
Pozo DRD.x-1001 Dorado, Santa Cruz, Bolivia
Se registran buenos valores de COT e Índice de Hidrógeno (IH) del Lochkoviano, compara-
bles con aquellos del Givetiano y Eifeliano.
Otro hecho destacable en este perfil es la madurez térmica baja del Eifeliano y no especial-
mente alta del Lochkoviano (Reflectancia de Vitrinita Porcentual –Ro– algo superior a 1%).
Pozo UTZ.x-1 Ustarez X 1, Santa Cruz, Bolivia
El pozo UTZ-X1 se ubica en la región de influencia del Alto de Izozog, afectada por un flujo
térmico elevado que induce una madurez térmica excesiva. Los aspectos significativos de este
pozo
son la madurez térmica del Eifeliano (Los Monos) en fase de generación de petróleo (Ro-0.9%)
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 103
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
y los excelentes valores de COT de hasta el 2% en el Lochkoviano (Devónico basal-Santa Rosa-
Icla-Boomerang Shale-Jumbate), a pesar de su alta madurez térmica (Ro>2%). Esta sección del
Lochkoviano es estratigráficamente correlacionable con las arcillas negras marinas de la
Formación
Roboré (Boomerang Shale) en la zona del Boomerang, donde presenta muy buenos parámetros
geoquímicos y es roca madre probada de petróleo (Laffitte et al., 1998). Este hecho, considerado
en conjunto con los registros de muy buena riqueza orgánica del Lochkoviano en DRD-X1001 y
UTZ-X1, dos pozos distantes en el sector norte de la zona de estudio, sugiere fuertemente que
esas
características son generales para la zona de Santa Cruz.
Pozo Ve.x-1 Vespucio, Pie de Monte del norte de Salta, Argentina.
El pozo Ve.x-1 presenta valores de COT interesantes tanto en el Eifeliano (Los Monos Su-
perior) como en el Emsiano (equivalente a Huamampampa en Bolivia y Los Monos Inferior en
Argentina, según Albariño et al., 2002), de los cuales el Eifeliano es más propenso a la
generación
de petróleo de acuerdo con los datos de Rock-Eval. Un aspecto destacable es que, a
profundidades
más someras en Ve.x-1, niveles estratigráficos de edad equivalente presentan mayor madurez tér-
mica que los correspondientes en DRD-X1001, en un marco de idéntico ambiente tectónico (Pie
de Sierra). Un patrón de mayor madurez térmica también muestra el pozo To-1 (Tonono),
ubicado
50 km al nordeste de Ve.x-1 (Disalvo y Villar 1999), a pesar de que los niveles devónicos son
más
someros aún. Esta situación se interpreta como indicador de un incremento del flujo térmico re-
gional de sentido Norte-Sur (Cruz et al. 2002).
Pozo R.xp-1012, Ramos, Salta, Argentina
La evaluación geoquímica del pozo R.xp.1012 (Hernández et al. 2011) incluye muestras de
las formaciones Los Monos, Huamampampa, Icla, Santa Rosa y Tarabuco (bloque alto) y la For-
mación Los Monos y el Carbonífero del bloque bajo, de lo cual se extraen los siguientes datos:
Se detectaron dos intervalos generadores, ambos pertenecientes a la Formación Los Monos,
correspondientes tanto al bloque alto como al bloque bajo. Sus datos de COT y Rock-Eval indi-
can contenidos orgánicos y rendimientos de pirólisis regulares a moderados.
Los valores de Índice de Hidrógeno (IH) e Índice de Oxígeno (IO) apuntan a potencialidades
generadoras limitadas y querógenos II/III a III con capacidad mixta para petróleo/gas.
Los valores de IH tienden a disminuir de tope a base en el intervalo del bloque alto lo cual,
según el aumento de Temperatura máxima y particularmente del Indice de Producción (IP),
sugie-
re aumento de madurez térmica.
La asociación orgánica de las muestras refleja un querógeno de mediocre calidad generadora,
de acuerdo con el patrón descripto por Disalvo y Villar (1999) a nivel regional.
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas
104 Simposio de Recursos No Convencionales: Ampliando el Horizonte Energético
Figura 4. Datos de carbono orgánico, pirólisis Rock-Eval y microscopía del querógeno del pozo
R.xp-1012; se muestra la calidad generadora, rendimiento y madurez térmica (Hernández
et al. 2011).
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 105
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
En el bloque alto, las mediciones de Ro en muestras de la Formación Los Monos registraron
un incremento de tope a base y cubren una madurez térmica de fase bien temprana a fase tardía
de la ventana del petróleo. La madurez térmica asignada para las formaciones Icla, Santa Rosa y
Tarabuco cubre un rango desde fase avanzada de gases húmedos/condensado a fase avanzada de
gas seco. Los valores de Ro alcanzan un valor máximo de 2.31% y apuntan a sobremadurez.
En el bloque bajo, un nivel de la Formación Los Monos registró un valor de Ro de 0.79% y
un valor de RVE de 0.8%, lo que indica fase media de la ventana del petróleo. Por su parte, en
una
muestra del Carbonífero se estableció un Índice de Alteración Térmica (IAT) de 3, compatible
con
un valor de RVE de 0.9%, lo que también sugiere fase media de generación (Figura 4). Valores
de
IAT de palinomorfos tanto en la Formación Los Monos como en el Carbonífero, confirman la
ventana de petróleo en este bloque.
Maduración y migración
La Formación Los Monos, con posterioridad a su depositación, tuvo una historia de subsi-
dencia y térmica compleja, la cual es difícil conocer con certeza. Las mayores incertidumbres se
deben a la presencia de importantes períodos de erosión que eliminaron espesores considerables
de la columna, sin que sea posible saber de manera exacta la cantidad y el momento de la
erosión.
Una concepción regional de los niveles de erosión de la columna silúrico-devónica es ilustrada
en
la Figura 3.
Otras dudas surgen del desconocimiento de los regímenes termales de la región durante largos
períodos de tiempo. Teniendo en cuenta estas dudas, Hernández et al. 2011, realizaron los mode-
lados termales para distintos puntos de la cuenca, asumiendo las siguientes hipótesis regionales:
1. El ciclo Carbonífero-Jurásico se extendía en forma más o menos uniforme más allá de sus
bordes erosivos actuales, especialmente hacia el sur del arco de Michicola, no obstante
que no se conocen registros de Paleozoico Superior entre los arcos de Michicola y Pam-
peano (Figura 3).
2. La erosión en el arco de Michicola (flanco septentrional del hemigraben de Lomas de
Olmedo) fue más o menos contemporánea con la apertura del hemigraben y con la de-
positación del synrift cretácico. Se supone altas tasas de alzamiento y erosión al comienzo
de la apertura, con paulatina disminución al culminar el rifting, para pasar a tendencias
suavemente subsidentes a fines del post-rift.
Utilizando un software de modelado de cuencas, Hernández et al. (2011), modelaron tres
situaciones que se estiman representativas de la cuenca. Una se localiza sobre un eje anticlinal
(Anticlinal San Pedrito), otra en un eje sinclinal (Sinclinal del Río Seco) y la tercera se ubica en
el
antepaís, en Tonono.
Los modelados demuestran que la Formación Los Monos se encontraría madura en toda la
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas
106 Simposio de Recursos No Convencionales: Ampliando el Horizonte Energético
cuenca, al menos en parte de su espesor, lo que coincide con los datos de madurez disponibles
(Ro, IAT, pirólisis). La Formación Los Monos habría entrado en la ventana de generación a fines
del Paleozoico–comienzos del Mesozoico, momento en que la historia termal de la cuenca habría
sido la misma en todo su ámbito. A partir de ese momento, las diferentes combinaciones de ero-
sión y calentamiento mesozoico y subsidencia flexural neógena, provocaron evoluciones
distintas
para las diferentes locaciones. Sin embargo, el resultado final de estos caminos no es tan variado
debido a compensaciones que se habrían verificado entre los distintos efectos. Por ejemplo, la
mayor erosión en las cercanías del arco de Michicola se compensa por los mayores flujos
térmicos
registrados en ese arco. En todos los casos se observa que, si bien la Formación Los Monos entró
en la ventana de generación a principios del Mesozoico, el pico de madurez se alcanzó tan solo
durante la sedimentación de las molasas neógenas. Debido a la juventud de la estructuración
actual el grado de madurez presente en los anticlinales no es mucho menor que el alcanzado en
los sinclinales, a pesar de las diferentes profundidades en las que actualmente se encuentra la
For-
mación Los Monos.
Debido al bajo contenido de materia orgánica de la Formación Los Monos, y a su regular
calidad, es posible suponer que la expulsión y migración fueron poco eficientes, para lo cual es
necesaria una alta Relación de Transformación (TR) para comenzar a movilizar los
hidrocarburos
generados. Esta movilización se incrementaría por el craqueo de los hidrocarburos líquidos en
gas
en estados avanzados de la madurez, lo que favorecería la migración hacia los niveles
reservorios.
El hecho de que la expulsión haya sido tan tardía permitió que lograran cargarse las trampas
estructurales, las que, como se mencionó, son extremadamente recientes. Al tiempo de la expul-
sión ya estaba vigente, o al menos insinuada, la configuración estructural presente, lo que
implicó
también una fragmentación de la cocina de generación. El área de drenaje hacia cada estructura
está relacionada entonces a los bajos estructurales adyacentes y, de acuerdo a la geometría
estruc-
tural de la zona y a las pendientes regionales, parece obvio que el mayor aporte a cada anticlinal
procede del sinclinal ubicado al oeste.
La sobrepresión generada durante los estadios finales de la maduración y especialmente por
el craqueo, dentro de los niveles generadores, de los hidrocarburos líquidos a gaseosos habría
permitido una importante migración secuencia abajo, con la consecuente carga de los reservorios
del Devónico Medio. La sobrepresión parece ser una constante para la Formación Los Monos
y demostraría que la expulsión y migración no han sido eficientes y que de hecho deben seguir
produciéndose, existiendo todavía importantes volúmenes de hidrocarburos generados dispersos
dentro de las pelitas de la Formación Los Monos. Las importantes detecciones de hidrocarburos
que siempre se presentan al perforar esta unidad parecen confirmar esta idea.
Por otra parte la espesa columna de la Formación Los Monos ha permitido que en una mis-
ma posición coexistan distintos niveles de madurez vinculados a las distintas profundidades que
abarca esta unidad. Esta variación, combinada con la presencia de niveles con diversas clases de
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 107
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
querógenos dentro de la Formación Los Monos (Disalvo y Villar 1998), habría controlado la
gene-
ración de distintos tipos de hidrocarburos, los que habrían migrado hacia otros tantos reservorios.
El ejemplo más común es la presencia de petróleo en reservorios ubicados estratigráficamente
por encima de la Formación Los Monos, y gas en los ubicados por debajo, dentro de una misma
estructura (Hernández et al. 2011).
METODOLOGÍA
Difracción de Rayos X
Una forma de estudiar la composición mineralógica de un shale es a partir de la difracción
de rayos X donde los resultados son utilizados para calibrar la composición mineral del modelo
petrofísico.
A partir del análisis de difracción de rayos X se pueden definir tres categorías de minerales:
cuarzo, carbonatos y arcillas. El grupo del cuarzo incluye cuarzo, feldespatos y pirita. El grupo
del carbonato incluye calcita, dolomita y siderita. El grupo de la arcilla incluye todas las arcillas.
A través de la difracción de rayos X (DRX) se estudió la composición mineralógica de las
muestras antes citadas, mediante los análisis de roca total y orientada (arcillas).
La técnica de roca total consiste en el análisis por difracción de rayos X de una muestra
representativa del total de la roca, que se obtiene moliendo un trozo de roca hasta alcanzar la
malla 230 ASTM. El polvillo obtenido se coloca en un portamuestras de aluminio y se compacta
uniformemente hasta que adquiera una superficie lisa y regular para ser expuesta a los rayos X.
De
esta manera se identifican todos aquellos componentes minerales de una roca que se encuentren
en una proporción mayor al 3%.
Los análisis de muestra orientada para arcillas se realizan sobre el polvillo obtenido, pero lle-
vándolo previamente a suspensión en agua destilada. Luego se somete el preparado en un
vibrador
ultrasónico durante 5 minutos, para que el material muy fino (menor de 4 micrones) quede en
suspensión. Después de un tiempo determinado y de acuerdo a la ley de Stokes, se extrae la
mues-
tra con pipeta de la sección subsuperficial de la suspensión y se la lleva a un portaobjetos para su
secado a temperatura de laboratorio. De esta manera los argilominerales se sedimentan
lentamente
sobre el portaobjeto y adquieren una orientación preferencial según el plano (001). Esta muestra
es denominada natural.
Para realizar la identificación y cuantificación de las arcillas, también se realizan dos ensayos
más sobre muestras denominadas glicolada y calcinada. La primera se obtiene exponiendo el
preparado natural a los vapores de etilenglicol durante veinticuatro horas. La calcinada se logra
colocando el preparado natural en estufa, a 550 grados centígrados durante dos horas.
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas
108 Simposio de Recursos No Convencionales: Ampliando el Horizonte Energético
Cabe destacar que el sistema se encuentra informatizado a través de una interfase, de modo
que todos los diagramas de difracción de rayos X son llevados a archivos compatibles con los
pro-
gramas relacionados a graficación y tratamiento de datos.
Una vez interpretados los difractogramas y reconocidos los minerales presentes en cada mues-
tra según normas y procedimientos internacionales y patrones propios, se realiza su análisis
semi-
cuantitativo y se vuelcan los resultados en las tablas composicionales correspondientes. Con
estos
datos se grafica la distribución en cada pozo y/o afloramiento de los minerales de la roca total y
la de los argilominerales.
Con respecto a los componentes de la roca total, es posible preparar distintos tipos de gráficos
de acuerdo a los resultados. Por ejemplo, se ha visto conveniente desarrollar gráficos de distribu-
ción en el pozo de: a) Roca Total (todos los minerales), b) Sólo Silicoclásticos (Cuarzo-
Feldespatos
Potásicos-Plagioclasas-Argilominerales, y c) Silicoclásticos vs. Carbonatos.
Las arcillas han sido representadas en gráficos de distribución similares, contemplándose
los de: d) Arcillas Total, e) Suma de ISmIS vs. Clorita+CS vs. Caolinita, f) Suma de ISmIS vs.
Clorita+CS, g) Suma de Illita-Esmectita-IS vs. Suma de Clorita-CS-Caolinita, h) Suma de ISmIS
vs. Caolinita, e i) Suma de Clorita+CS vs. Caolinita.
Por otra parte, con el objeto de establecer grados diagenéticos a partir de argilominerales y su
relación con la maduración de la materia orgánica y ventana de petróleo, se mide la cantidad de
capas expansivas en el interestratificado Illita/Esmectita (IS), siguiendo los criterios de Foscolos
et
al. (1976).
RESULTADOS
La secuencia sedimentaria de la Formación Los Monos (140 m de espesor) en la localidad de
Balapuca se encuentra en contacto en su base con la Formación Huamampampa y en el techo a
la Formación Itacua.
En función del análisis sedimentológico es posible observar que la Formación Los Monos está
caracterizada por intercalaciones decimétricas a centimétricas de pelitas negras micáceas
laminadas
y areniscas grisáceas de grano fino a medio con óndulas y HCS (hummocky cross stratification),
en
bancos tabulares y lenticulares. Se intercalan también capas delgadas de limolitas de color
castaño.
Tanto en las pelitas como en las areniscas se observan abundantes briznas vegetales, bioturba-
ciones y restos de plantas mal preservadas. Sobre la base de las características sedimentológicas,
corresponderían a facies distales de plataforma (Disalvo y Villar 1998).
En función del análisis mineralógico por difracción de rayos X es posible observar que la
Formación Los Monos presenta una mineralogía de la roca total promedio (Figura 5), compuesta
principalmente por cuarzo (70%), plagioclasa (10%) y arcillas (20%) y trazas de calcita,
dolomita,
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 109
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
siderita, clinoptilolita y pirita. En cuanto a la mineralogía de la fracción arcilla se caracteriza por
la presencia en promedio de illita (45%), illita/esmectita (20%), clorita (25%) y caolinita (10%).
En el perfil levantado en Balapuca, la Formación Los Monos presenta una marcada variabili-
dad litológica y mineralógica en sentido vertical. Independientemente de ser psamitas o pelitas, a
lo largo de toda la columna se reconocen al menos seis tramos (3 m) con bajo contenido de
arcilla
(< 10%), algunos de ellos enriquecidos en caolinita (45%) e illita-esmectita (30%) en detrimento
de la illita, y tres tramos (5 m) con porcentajes de arcillas intermedio (20%). Mientras que en la
sec-
ción media a superior ocurren dos niveles (5 m) con porcentajes de arcillas que alcanzan el 40%.
Todas las muestras analizadas en el perfil de Balapuca presentan interestratificados illita/
esmectita (IS) de muy mala cristalinidad que impide cuantificar sus capas expansivas, excepto
tres
de ellas que muestran una mejor cristalinidad y que poseen valores del 20% de capas expansivas
para la parte superior de la Formación Los Monos. Estos valores indicarían una diagénesis de
enterramiento profundo (Telodiagénesis) en ventana de generación de gas (Fóscolos et al. 1976).
En el mismo sentido, muestras de subsuelo en pozos de Argentina, por ejemplo en el área
Ramos (R.xp-1012), señalan para los niveles de la Formación Los Monos, valores levemente ma-
yores, de 30% a 40% de capas expansivas en los interestratificados Illita/esmectita (IS), por lo
cual
la unidad alcanzó en subsuelo, una Mesodiagénesis Tardía que se correspondería según Fóscolos
et al., (1976), con la etapa final de la ventana de petróleo e inicio de gas.
DISCUSIÓN
La asociación mineralógica de arcillas descriptas para la Formación Los Monos está caracte-
rizada en promedio por illita (45%), illita/esmectita (20%), clorita (25%) y caolinita (10%). La
gé-
nesis de esta asociación es interpretada básicamente de tipo heredada donde la gran parte de
illita,
clorita y esmectita son minerales comunes en las pelitas, aunque también es posible la génesis de
illita y clorita por alteración química de micas y feldespatos presentes en la roca. Parte de la illita
podría ser producto de la “illitización” durante la diagénesis de soterramiento profunda (Telodiá-
genesis) alcanzada por las pelitas devónicas.
Es interesante señalar que las secciones arenosas caracterizadas por altos porcentajes de cao-
linita (45%) corresponderían a caolinita de tipo detrítica dada la interpretación de tipo proximal
de esta porción de la cuenca sedimentaria, donde la caolinita, al ser una argilomineral compara-
tivamente de mayor granulometría suele encontrarse con mayor abundancia próximo a la costa.
Desde el punto de vista de la caracterización de la fragilidad de la Formación Los Monos,
a lo largo de toda la columna se observan principalmente tramos frágiles constituidos por altos
porcentajes de cuarzo (80 y 90%) y bajos porcentajes de arcillas (5 y 10%) y tramos constituidos
por porcentajes de arcilla intermedios alrededor de 20%. Por otro lado, se presentan de forma
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas
110 Simposio de Recursos No Convencionales: Ampliando el Horizonte Energético
subordinada intercalaciones de tramos dúctiles caracterizados por comparativamente menores
porcentajes de cuarzo (50%) y altos porcentajes de arcillas (40%).
En particular, las dos secciones con porcentajes de arcillas alto (40%) son consideradas sec-
ciones concentradas con contenido de materia orgánica por encima del promedio. Ocurre entre
estas secciones arcillosas un nivel arenoso (10% arcillas) que podría constituir un nivel con
interés
Figura 5. Litología y mineralogía de la Formación Los Monos, Balapuca, sur de Bolivia por
DRX de Roca Total y Arcillas. (Arc,
arcilla; Pl, plagioclasa; Qz, cuarzo; K, kaolinita; Cl, clorita; IS, illita/esmectita; I, illita).
IAPG • Instituto Argentino del Petróleo y el Gas 111
Formación Los Monos (Devónico), Cuenca de Tarija: aproximación geoquímica
y mineralógica del potencial como shale gas y shale oil
prospectivo por su fragilidad y por su cercanía a las secciones consideradas como enriquecidas
en materia orgánica. Los niveles arenosos inmediatamente por arriba y por debajo de los niveles
condensados tendrían el mismo interés. Cabe indicar que las capas arenosas poseen además altos
porcentajes de illita-esmectita (30%), lo que aportaría ductilidad a la roca dada la naturaleza ex-
pansiva del argilomineral.
Los niveles con 40% de arcillas, mencionados anteriormente, según los estudios de IAT (Ín-
dice de Alteración Térmica) realizados sobre restos polínicos de la Formación Los Monos en la
localidad de Balapuca, estarían en ventana de generación de petróleo. Es interesante observar
que
el IAT arroja valores de diagénesis levemente inferiores a los aportados por el método de la
medi-
ción de capas expansivas en los interestratificados IS. Esta no concordancia entre ambos
métodos,
será motivo de nuevos estudios. Del mismo modo, como se mencionó anteriormente, las capas
portadoras de abundantes arcillas (40%) y enriquecidas en pirita (3%) sugieren que consistirían
de niveles condensados, con porcentajes de materia orgánica por encima del promedio (mayores
al 1%). Ambas hipótesis de trabajo aportarían criterios para establecer si estas capas condensadas
son las principales responsables de los grandes volúmenes de hidrocarburos generados en ámbito
paleozoico del Subandino del norte argentino y sur boliviano y ser potenciales reservorios del
tipo
shale source play.
En correlación con los datos de madurez térmica determinados a partir de las mediciones
de Ro en muestras de la Formación Los Monos del pozo R.xp-1012, los resultados de la cuan-
tificación de capas expansivas en los interestratificados Illita/esmectita (IS) en pozos del norte
argentino (por ejemplo en el área Ramos, R.xp-1012), evidenciaron porcentajes de 30% a 40%
de
IS, lo que correspondería a una Mesodiagénesis Tardía señalando una etapa final de la ventana de
petróleo e inicio de gas.
La Formación Los Monos presenta características mineralógicas aptas para ser considerada un
shale source play definiéndose zonas frágiles con porcentajes de arcillas menores al 40% y
porcenta-
jes de cuarzo mayor al 30% y zonas dúctiles con porcentajes de arcillas mayores al 40%.
Así, sobre la base de los antecedentes y los datos obtenidos a partir del presente estudio, se
considera que es necesario seguir estudiando la Formación Los Monos para definirla con
atributos
para incorporarse a los yacimientos de hidrocarburos no convencionales (shale oil y shale gas)

FORMACIÓN LOS MONOS (DEVÓNICO), CUENCA DE TARIJA: APROXIMACIÓN


GEOQUÍMICA Y MINERALÓGICA DEL POTENCIAL COMO SHALE GAS Y SHALE OIL
(PDF Download Available). Available from:
https://www.researchgate.net/publication/319914875_FORMACION_LOS_MONOS_DEVONI
CO_CUENCA_DE_TARIJA_APROXIMACION_GEOQUIMICA_Y_MINERALOGICA_DEL
_POTENCIAL_COMO_SHALE_GAS_Y_SHALE_OIL [accessed Jan 20 2018].