Está en la página 1de 7

Evaporitas

Introducción
Las evaporitas son principalmente sedimentos químicos que han sido precipitados del agua
seguido de la concentración evaporativa de sales disueltas. Las principales son el yeso, anhidrita y
halita.

Las evaporitas son de una gran importancia económica ya que son un componente esencial de los
yacimientos petrolíferos del mundo, siendo comúnmente la roca sello de rocas carbonatadas que
funcionan como reservorio o también como trampas estructurales en el diapirismo de sales.

Geológicamente son útiles en estudios de paleoclimatologia al estar restringidas a áreas áridas de


latitudes bajas.

Depósitos de evaporitas y ambientes deposicionales


Sucesiones gruesas de evaporitas, en algunos casos de hasta 1 km, rellenan muchas de las más
grandes cuencas intracratonicas del mundo.

Otras formaciones de evaporitas se interdigitan con sedimentos no evaporiticos (carbonatos y


margas especialmente) y ocurren en plataformas estables y en cuencas subsidentes. Evaporitas
depositadas en lagos o bahías marinas pueden estar localizadas en cuencas pull-apart, rifts
intracratonicos y cuencas extensionales, que en algunos casos evolucionan en rifts intracratonicos
a través de la expansión del fondo marino.

Los depósitos de evaporitas comúnmente son cíclicos. Algunos consisten en numerosas capas
delgadas de evaporitas, de unas pocas a decenas de metros de espesor, típicamente compuestas
por yeso-anhidrita con algo o nada de halita, alternando con calizas y margas. Los depósitos de sal
gruesos de cuencas intracratonicas generalmente consisten de yeso-anhidrita pasando a halita
más soluble, con capas delgadas de sales cristalizadas resultantes de la evaporación (cloruros de
Mg y K y sulfatos) en la cima.

Se reconocen dos tipos de depósito de evaporitas:

1. Precipitación subacuosa, en un cuerpo acuoso somero a profundo en una escala


pequeña (lago/laguna) a grande (cuenca intracratonica/rift).
2. Precipitación subaerea, tiene lugar dentro del sedimento (sabkhas) o en salares
someros a disecados.

La precipitación subacuosa de evaporita es un proceso de evaporación simple, con minerales


evaporiticos formándose cerca de la interface agua-aire y también formando núcleos en la
superficie del sedimento. En configuraciones marinas, algunas barreras se requieren para permitir
que el agua se evapore hasta alcanzar una alta salinidad, pero el reabastecimiento del cuerpo
salino también es necesario.

Las evaporitas precipitadas subacuosamente tienen formas cristalinas, texturas y estratificación


distintivas. En aguas someras, los minerales evaporiticos pueden ser retrabajados por oleaje y
tormentas, y en aguas más profundas pueden ser resedimentados fuera de las laderas por las
depresiones, flujos de escombros y corrientes de turbidez.

Las evaporitas son precipitadas del agua en los poros del sedimento en la zona vadosa y freática
superior. El yeso-anhidrita también se forma dentro del sedimento expuesto alrededor de lagos
salados, oasis y cerca de ríos secos en desiertos; estos son sabkhas interiores o continentales. Un
ambiente relacionado son los salares (salinas), donde se precipita la mayoría de la halita. Aquí, las
inundaciones periódicas llevan a lagos salados someros que se evaporan rápidamente para
precipitar la halita y luego se disecan y son sujetos a procesos subaereos. Salares costeros son
alimentados por agua marina filtrándose a través de una barra de arena; salares interiores y playas
son alimentados por agua de inundaciones de ríos y tormentas de lluvia. La precipitación subaerea
de evaporitas tiene lugar en el fondo de cuencas marinas profundas, seguido de la reducción de
evaporitas y extrema disecación.

Yeso y anhidrita
Rocas de yeso-anhidrita poseen estructuras y texturas distintivas que son susceptibles al
reemplazamiento, recristalización y disolución. Evidencia geológica muestra que ambos pueden
ser precipitados en la superficie, subacuosamente en aguas profundas y someras y subaereamente
en sabkhas costeros e interiores.

En enterramientos a profundidades mayores a cientos de metros, sim embargo, todo el CaSO4


está presente como anhidrita y en un levantamiento normalmente se convierte a yeso
(secundario). Muchos estudios de yeso-anhidrita muestran que la fase estable está determinada
por la actividad del agua (relativo a la salinidad) y a la temperatura.

2.1. Sulfato de sabkha y anhidrita nodular

Actualmente el sitio principal de precipitación marina de sulfatos, donde se puede


observar la parte reciente del ciclo del yeso-anhidrita es en las zonas intramareal y
supramareal.

El yeso es precipitado dentro de los sedimentos como selenita discoidal o en forma de


rosa y cristales maclados de menos de 1 mm a más de 2.5 cm. El agua de los poros del
sedimento se deriva ampliamente de la inundación de agua marina en la superficie, un
proceso llamado recarga por inundación. La dolomitizacion de partículas carbonatadas
comúnmente se asocia a la precipitación de yeso como resultado de un incremento en la
proporción de Mg/Ca, esto libera iones de calcio para aumentar la precipitación del yeso.
El yeso es el precipitado más común dentro de los sedimentos de sabkhas interiores,
donde forma la conocida “rosa del desierto”.

Si la evaporación es suficientemente intensa, con el aumento en l concentración de fluidos


de los poros a lo largo de los sabkhas, los cristales de yeso son reemplazados por una masa
blanda de cristales de anhidrita.

La precipitación continua de la anhidrita resulta en nódulos muy cerrados con el


sedimento de la matriz restringido a bandas delgadas. La textura nodular producida se
conoce como anhidrita “chicken-wire” y es típica de muchos depósitos de sulfato antiguos.
La anhidrita también precipita como capas delgadas de nódulos unidos en las partes más
cercanas a la tierra de los sabkhas. Estas capas comúnmente son irregulares y torcidas,
formando la textura “enterolitica”, también común en formaciones antiguas de sulfatos.

2.2. Yeso de crecimiento inferior


Los cristales de yeso pueden ser precipitados en el fondo de lagunas y plataformas
someras alrededor de cuencas evaporiticas en una variedad de formas de cristales,
algunas espectaculares y muy grandes. Este “yeso selenitico” comúnmente crece
vertical como cristales individuales (prismáticos), maclados (cola de golondrina) y
divididos. Caras curvas del cristal también son comunes, inducidas por la presencia de
materia orgánica.
2.3. Yeso-anhidrita laminado
Usualmente consiste de láminas delgadas de sulfatos alternadas con láminas de
diferente composición, calcita, calcita con materia orgánica o materia orgánica.
Aunque la laminación de anhidrita es principalmente planar, puede estar torcida y
contorsionada. Sin embargo, una característica importante de la anhidrita laminada es
la persistencia lateral; frecuentemente una lámina individual puede ser correlacionada
a través de largas distancias, de decenas a cientos de kilómetros. Esta característica,
indicando condiciones uniformes en un área extensa, necesita de una precipitación
directa del sulfato del agua en una cuenca relativamente profunda, al menos, debajo
del nivel del oleaje.
2.4. Yeso anhidrita resedimentado
Una vez que el yeso-anhidrita ha sido precipitado, ya sea subaerea o subacuosamente,
puede ser transportado y resedimentado o retrabajado por el viento, olas y procesos
de corriente para producir depósitos clásticos. El retrabajamiento del yeso intra o
supramareal produce sulfatos con laminación cruzada y rizaduras, conglomerados
intraformacionales de fragmentos de cristales de yeso y estromatolitos de yeso donde
los granos detríticos son atrapados por esteras microbianas.
2.5. Anhidrita de enterramiento
La anhidrita puede ser precipitada en un ambiente de enterramiento profundo como
cementante y como nódulos y cristales de reemplazamiento en areniscas, limolitas y
dolomitas. en un levantamiento, la anhidrita seria disuelta para dejar cavidades
lineares rellenas de mineral (vugs) o reemplazada probablemente por calcita o cuarzo.

4. Halita
Es el componente mayor del relleno de las grandes cuencas evaporiticas, y es el mineral
evaporitico principal de los modernos lagos de sal y salinas.

Hay mucha variación en las características texturales y de estratificación de la halita, dependiendo


principalmente del ambiente de depósito. La halita depositada en aguas relativamente profundas
(debajo del nivel del oleaje) típicamente está bien laminada y estratificada.

Un tipo más particular de halita laminada consiste de capas de varios centímetros de grueso
alternadas con láminas de anhidrita de varios milímetros de grueso.
Se han reconocido 3 etapas del ciclo de las salinas: inundación, concentración evaporitica y
disecación. Las planicies de inundación fuera de la superficie irregular de la corteza de halita del
ciclo anterior, disuelve a la halita y forma vugs y pipes y deposita una capa de lodo sobre la
superficie de la planicie. La evaporación del agua somera lleva a la formación de láminas delgadas
de halita en la superficie del agua y nucleación de cristales de halita en el fondo de las capas
asentadas. Estos cristales crecen más rápido desde las esquinas y desarrollan una textura chevron.

Una capa delgada de yeso puede precipitar fuera primero, si el agua contiene SO4-2. La completa
disecación de la salina causa que la halita se rompa en polígonos y teepes. Mas halita es
precipitada del agua subterránea en evaporación como un cemento claro en vugs, en la corteza de
sal y como cubos desplazables en asociación con los lodos.

Las superficies de disolución producidas por inundación y los cristales chevron/claros, son
características de una salina de halita, así como es una asociación cercana con los clásticos,
particularmente los de un abanico distal, aluvial y de origen de playa.

En agua somera (sobre el nivel del oleaje) es posible para la halita ser retrabajada en rizaduras y
laminación cruzada y hasta podría formar ooides.

La recristalización de la halita puede tener lugar relativamente fácil durante la diagénesis y a


través de la deformación. Alternaciones de halita-anhidrita han sido relacionadas a cambios de
estación en la temperatura y/o en la composición del agua en la cuenca de manera similar a la
anhidrita laminada.

El NaCl de la mayoría de los depósitos de halita es derivado de la evaporación del agua de mar,
también puede ser concentrado de aguas continentales como en muchos lagos salados o derivado
de la disolución y reciclamiento de evaporitas más antiguas.

El contenido de bromo de la halita provee información útil sobre el patrón de evaporación-


reabastecimiento en una cuenca evaporitica e indica si el agua era marina o continental.

La halita no marina generalmente contiene un


valor bajo de B, menos de 50 p.p.m., pero la
recristalización diagenetica de la halita marina
en el agua contenida en los poros de las rocas
puede reducir un contenido de Br
originalmente alto.

Los perfiles de Br de formaciones antiguas de


halita muestran una variedad de tendencias,
las cuales pueden ser interpretadas en
términos de balance entre evaporación y
reabastecimiento. Una tendencia ascendente
de Br en la halita (a) indica un incremento en
la salinidad a través de la evaporación dentro de la cuenca, poca afluencia de agua marina normal
y nada de reflujo de sales fuera de la cuenca. Una tendencia ascendente de la disminución del Br
(b) sugiere una afluencia significativa de agua marina normal, pero es más común encontrar que
los influjos fueron episódicos más que continuos y estos son representados por regresiones en el
perfil de Br (c). Un contenido bastante uniforme de Br a través de una formación de halita (d)
indica una salinidad casi constante en la cuenca y para lograr esto no solo se requiere una entrada
regular de agua marina normal, sino también un reflujo de salinas fuera de la cuenca. Si una
cuenca evaporitica se secara completamente, esto sería representado por contenidos muy altos
de Br en la halita (e) y podría haber sales de K y Mg en tal horizonte. Ocasionalmente un perfil muy
irregular es registrado (f) y esto podría indicar severas fluctuaciones en la salinidad o más
probablemente los efectos de la disolución diagenetica y reprecipitacion de halita baja en Br en el
agua de los poros.

Una característica importante de los depósitos gruesos de halita es que comúnmente están
involucrados en flujos de masa subsuperficiales para generar diapiros o domos de sal. Estas
estructuras generalmente son resultado de los efectos de flotabilidad, pero hay otros factores
involucrados. Debajo de una profundidad de alrededor de 900-1200 m, la halita tiene una
densidad menor que otros sedimentos y la presión de enterramiento es suficiente para causar que
la sal fluya. Los domos de sal son importantes en la generación de trampas de hidrocarburos y
también pueden mejorar la calidad de reserva de las rocas suprayacientes por fracturamiento.

Chert y sedimentos silíceos


Chert es un término muy general para sedimentos silíceos de grano fino. De origen inorgánico,
bioquímico, biogenico, volcánico o hidrotermal.

La mayoría del chert está compuesto por sílice de grano fino. A ciertos tipos de chert se les ha
dado un nombre especifico. Flint se utiliza como sinónimo de chert y más específicamente para
nódulos de chert en pizzaras del Cretácico. Jasper se refiere a una variedad rojiza de chert debido
a la hematita. Porcelanita se refiere a una roca silícica de grano fino con una textura y fractura
similar a la porcelana sin esmaltar.

Cherts en el registro geológico usualmente se dividen en estratificado y nodular.

Algunos cherts estratificados están asociados con rocas volcánicas, otros no. Cuando hay una
asociación volcánica, los cherts comúnmente fueron depositados dentro o sobre lavas
almohadilladas. Flujos de lava y sedimentos volaniclasticos pueden estar intercalados, así como
horizontes de esquistos negros y limolitas pelágicas. En algunos casos rocas ultramaficas y
complejos de diques también están presentes, así, el complejo ígneo-sedimentario constituye una
ofiolita, generalmente aceptada como un fragmento del piso oceánico.

Los cherts nodulares se desarrollan principalmente en limolitas. La mayoría de los cherts


estratificados son acumulaciones primarias; por otra parte, los cherts nodulares son diageneticos,
habiéndose formado por reemplazamiento de el sedimento huésped.

Chert estratificado
Oozes silíceos
Ocurren principalmente donde hay una alta producción orgánica en aguas someras y esta
controlado ampliamente por factores oceanográficos de afloramiento y suministro de nutrientes.
Las diatomeas dominan en los oozes silíceos, estos se acumulan en áreas abisales donde las
profundidades exceden en nivel de compensación de carbonatos alrededor de 4500m

Los oozes silíceos se forman a profundidades más someras donde las aguas oceánicas superficiales
son fértiles y hay una escasez de plancton calcáreo y material detrítico terrígeno.

Como resultado de la disolución durante el deposito, solo un pequeño porcentaje de diatomeas y


radiolarios alcanzan el piso oceánico para formar sedimentos.

Cherts estratificados antiguos comúnmente ocurren en cinturones montañosos y otras zonas de


rocas plegadas, muchos siendo depositados en cuencas profundas que son estructuralmente
deformadas. La estratificación uniforme y rítmica es una característica de estos cherts, puede
estar relacionada a la fuerza orbital de los ciclos de milankovitch, que causan variaciones
periódicas en la precipitación de sílice biogenico y o del influjo terrígeno.

Los cherts con estas características fueron depositados ya sea por corrientes de turbidez derivadas
de una elevación topográfica cercana donde los sedimentos silíceos fueron primero depositados o
retrabajados por corrientes de fondo. Los cherts estratificados localmente muestran plegamiento
y brechacion contemporánea como resultado de la inestabilidad del movimiento de masas
durante la sedimentación. Muchos cherts estratificados consisten de radiolario hasta otros
materiales biogenicos. Los radiolarios generalmente están mal preservados y consisten de moldes
rellenos de megacuarzo contenidos en una matriz de microcuarzo. Esponjas de espículas son
comunes en algunas radiolaritas.

Los cherts estratificados independientes de los volcánicos usualmente están asociados a limolitas
pelágicas y turbiditas silícicas o carbonatadas. Tales depósitos son típicos de antiguas sucesiones
pasivas de margen continental y comúnmente sobreyacen a plataformas carbonatadas hundidas.

El chert es relativamente común en sucesiones precámbricas, pero generalmente se piensa que los
organismos silíceos evolucionaron después en el Paleozoico. Las fuentes más probables de sílice
son los materiales volcánicos y los fluidos hidrotermales.

Se piensa que la sílice deriva de aguas hidrotermales que migran hacia arriba a través de los
sedimentos y se descargan en el piso oceánico. Es muy probable que el agua de mar haya tenido
concentraciones más altas de sílice en el Precámbrico temprano y en el Fanerozoico, y un pH
menor que promueve la precipitación primara de la sílice.

Los sedimentos silíceos ricos en diatomeas son llamados diatomitas, que localmente son
bituminosas y fosfáticas, formadas en tras-arcos relativamente pequeños y cuencas con rifts que
fueron pobres en sedimentos terrígenos, pero eran sitios de levantamiento vigoroso y por lo tanto
de producción de fito-plancton.

Origen del chert


En general hay 2 alternativas para la formación del chert

1. El chert es de origen enteramente biogenico y no está relacionado con actividad ígnea


2. Los cherts son producto de vulcanismo submarino ya sea por precipitación inorgánica de
la sílice derivado de margas subacuosos y actividad hidrotermal o indirectamente a través
de brotes de plancton inducidos por el vulcanismo submarino.
Cherts nodulares
Ocurren predominantemente en rocas carbonatadas. Pueden juntarse para formar capas casi
continuas y se parecen al chert estratificado. El chert nodular es común en plataformas de
limolitas, en carbonatos pelágicos y desarrollados en rellenos de marcas fósiles o nucleados
alrededor de fósiles.

También podría gustarte