Está en la página 1de 5

INFLUENCIA DE LOS PARÁMETROS TERMODINÁMICOS

DE LAS CENTRALES DE CICLO DE VAPOR

Los parámetros termodinámicos son aquellos que definen el ciclo termodinámico


y, por tanto, de los que dependen las prestaciones de la planta. En el caso del
ciclo de Rankine simple, estos parámetros son la presión y la temperatura del
vapor vivo y la presión de condensación. El estudio de la influencia de estos
parámetros sobre las prestaciones del ciclo permite mejorar los diseños. En este
tipo de plantas las prestaciones son, como en otros motores térmicos, el trabajo
útil, la potencia y rendimiento de la instalación, siendo este último el más
importante, debido al tamaño y el coste de las instalaciones. Además de estos
factores, se debe considerar la fracción húmeda del vapor a la salida de la turbina
por los problemas que ésta puede ocasionar.

A continuación se indica cuál es la influencia de cada uno de los parámetros y


cómo deben modificarse para mejorar las prestaciones de la planta. Asimismo
se indican los inconvenientes y limitaciones que presentan dichas tendencias
que, a posteriori, son las responsables de que el ciclo de Rankine simple no se
utilice en las instalaciones reales sino que se empleen modificaciones que
aumentan el rendimiento sin los inconvenientes que aparecen con el ciclo simple.

1. Influencia de la presión del vapor a la entrada de la turbina

La influencia de la presión del vapor sobre el trabajo útil del ciclo se puede
analizar a partir del salto entálpico que tiene lugar en la turbina, manteniendo
constantes la temperatura del vapor vivo, la presión de condensación y
despreciando el trabajo consumido por las bombas. En la figura 10.5b se muestra
cuál es la evolución del salto entálpico al variar la presión. Se observa que,
partiendo de presiones del vapor bajas, el salto entálpico aumenta con la presión,
ya que la entalpía del vapor vivo permanece casi constante mientras que la del
vapor húmedo en el condensador disminuye conforme la presión va
aumentando. A presiones más altas, la entalpía del vapor vivo empieza a
disminuir incluso en mayor medida que la entalpía de salida. Por tanto, existirá
un valor de la presión que haga el trabajo útil máximo.

La influencia de la presión sobre el rendimiento se puede analizar con el


diagrama T-s (figura 10.5a). Se observa que al aumentar la presión la
temperatura media de aporte de calor es mayor por lo que el rendimiento del
ciclo de Carnot equivalente tiene la temperatura del foco caliente más elevada y
el rendimiento del ciclo es mayor. Otra forma de interpretar la figura es por medio
de los ciclos de Carnot elementales. Como se observa, la diferencia entre las
temperaturas del foco caliente y de frío en cada ciclo elemental es mayor en el
ciclo de mayor presión, por lo que el rendimiento crece siempre con la presión.

Finalmente, la influencia que tiene el aumento de presión sobre el título de vapor


es, en este caso, negativa; como se ve en cualquiera de los diagramas
anteriores, al aumentar la presión el punto final de la expansión se encuentra
cada vez más alejado de la línea de vapor saturado y, por tanto, con mayor
fracción húmeda. Este hecho, muy perjudicial para el funcionamiento de la
turbina, obliga a que las plantas reales no sigan el ciclo de Rankine
simple sino que se diseñen según ciclos con recalentamiento y regenerativos,
que se estudian posteriormente.
2. Influencia de la temperatura del vapor vivo

El efecto que tiene la temperatura del vapor a la entrada de la turbina sobre las
prestaciones del ciclo puede ser de nuevo analizado con la ayuda
de los diagramas h-s y T-s (figura 10.6).

En este caso, el aumento de la temperatura es beneficioso para el trabajo


específico (aumenta el salto entálpico en la turbina), para el rendimiento
(aumenta la temperatura media de aporte de calor) y reduce la fracción húmeda
a la salida de la turbina. Sin embargo, la temperatura no se puede elevar todo lo
que se desee. En efecto, en el proceso de diseño termodinámico del ciclo, dada
una presión de condensación, la temperatura y la presión del vapor suelen variar
conjuntamente, de forma que si se elige una temperatura mayor, dicha elección
irá asociada a una presión de trabajo mayor, para mantener el título de vapor a
la salida de la turbina en un determinado rango de valores. Por tanto, existe un
límite para la temperatura debido a razones económicas y mecánicas, ya que se
requieren materiales que resistan los esfuerzos a altas temperaturas y presiones.
El límite actualmente se encuentra, aproximadamente, en los 560 ºC.
3. Influencia de la presión de condensación.

La figura 10.7 muestra los diagramas h-s y T-s del ciclo al reducirse la presión
de condensación.

En este caso, el trabajo específico y el rendimiento aumentan conforme la


presión de condensación se disminuye, ya que el foco frío disminuye su
temperatura. La humedad, por su parte, aumenta al disminuir la presión de
condensación, lo que perjudica a la turbina. La tendencia deseada es reducir al
máximo la presión de condensación por la mejora que experimentan la potencia
y el rendimiento, ya que el aumento de la fracción húmeda se puede evitar, como
se verá, utilizando el ciclo con recalentamiento. El valor de la presión de
condensación es tanto más bajo cuanto mejor sea el diseño del condensador,
pero siempre será tal que la temperatura de saturación sea mayor que la
ambiental.
RIOJA ALBERCA Juan Pablo