Está en la página 1de 95

Luix Flow presenta

:

Jinete de Dragón

- Acerca de un buen Dragón y su Jinete - (para almas nuevas que sueñan alto) -
INTRO ...

I.- LA NUEVA TIERRA (Los Huevos y Vulku)

II.- EL AGUJERO (El lago azul en el Océano)

III.- INTERVENCIÓN SOLAR (La llamada desde el Sol ... la visita)

IV.- AÑO 3000 (Diferencias entre Tecnología y Raíces de vida orgánica)

V.- ATLÁNTIDA OTRA VEZ (Amenaza al Nuevo Mundo)

VI.- BUQUES DE GUERRA (La guerra viene de Pompeya)

VII.- el FIN
INTRO

Hace mucho tiempo en las regiones del norte de la antigua y primitiva Tierra entre

el remoto territorio de Skandinavia, nació una ciudad de nombre Götland, la tierra

de su dios, donde el pueblo de Uz había fundado su tribu de sobrevivientes a

principios de la primavera de este mundo después de que los descendientes del

bisnieto de Adán llamado Uz emigró al norte desde la ciudad antediluviana de Ur

en Caldea. Se habían asentado antes las tiendas de la tribu entre el Mar Negro y el

Mar Caspio. Y a lo largo de los siglos renuevan su peregrinaje abriendo caminos

entre los senderos casi vírgenes de la antigua Europa, hasta llegar a los dominios

vikingos en las tierras congeladas del norte tras perseguir una migración de

millones de caribús que cazaban a veces para poder permanecer activos.
Siglos más tarde y cansados de las estaciones frías, la tribu viajó otra vez,

emprendiendo un largo viaje en sus barcos de guerra desde los puertos de Götland

Stad, hasta Ür en la tierra maravillosa de la Atlántida.

Así pasaron los años, y alrededor del 10.987 A.C., Atlántida se hundió en el océano,

desapareció por completo debido a sus errores… Los sobrevivientes de la tribu de

Uz, volvieron al sur de Europa asentándose entre un bosque mágico, el Bosque

Negro de Schwab en la Europa central.

Pero los tiempos se volvieron ásperos y difíciles en el mundo otra vez, y el planeta

entero cambió radicalmente en el año 2018 D.C. La Europa vieja explotó como un

volcán, al igual que otros lugares del planeta. Pero antes de la explosión, el líder de

la tribu de Uz fue aconsejado en sueños y toda la gente de la tribu izó vela una vez

más y navegaron lejos, saliendo desde las costas mediterráneas, hacia el océano

gigante del convulsionado mar Atlántico sin un rumbo definido, pues en el sueño,

se les había dicho, que deberían en altamar esperar por una señal de tierra nueva.

Permanecieron navegando por varios meses sin rumbo asegurado, hasta que

encontraron una tierra seca que parecía que apenas estaba emergiendo ante sus

propios y aterrados ojos desde las profundidades de las aguas, pues esta aún se

movía un poco cuando la divisaron... ¿Que creen que cual era la tierra que salía del

mar nuevamente?, pues ni mas ni menos que la misma Atlántida otra vez… E

inmediatamente y como con un instinto ciego en su ADN, la tribu entera de Uz

avanzó hacia el mismo lugar donde sus ancestros se habían establecido hace

mucho tiempo… en tierras de su antiguo pueblo de Ür, y para mayor sorpresa
nombraron su asentamiento con el mismo nombre... en recuerdo de la vieja

canción que siempre cantaban delante del fuego, en la fogatas gigantes que

construían durante cada Luna llena:

♪ Ohm Tierra de Ur ♬
estandarte de gran fortaleza
de nuestra raza de gigantes
forjada para salir adelante
en nuestro bello planeta de Urantia…
♫ lalala, lalala, la-la ♫

Por entre los 7 mares somos navegantes
las olas son nuestra cobija
que arropa nuestros sueños
que nacieron en Ur de Caldea…
♫ lalala, lalala, la-la ♫

El cielo lo vuelan los dragones
que se llevan de comida nuestras ovejas
pero ni importa
porque nuestros abuelos dijeron
que un día volaríamos sobre ellos…
♫ lalala, lalala, la-la ♫

Estos acontecimientos preliminares de cambio sobre la Tierra, se sucedían desde

que la Atlántida emergió de las profundidades del Océano. Ahora por ejemplo, el

campo magnético y muchas otras cosas en la Tierra habían cambiado... fue como

un modo de ajuste del planeta para que todo estuviera en armonía con sus vecinos

de 5ª dimensión. Después de estos eventos sobre la faz terrestre, quedaron sobre

su superficie, cuatro grandes islas. Los nuevos habitantes de la Tierra llamaron a

las Grandes Islas:
Atlántida,
Inka-Tierra
Nueva Jerusalén y
Skandinavia.

El resto del planeta se hundió entre las aguas en muchos fragmentos… otras tierras

surgieron a la superficie convirtiéndose en isla.

Los tamaños de algunas de estas grandes islas no eran tan espaciosas como los

continentes de antes. Por ejemplo, Atlantida era ahora del tamaño como lo que fue

antes Australia; Inka-Tierra era más o menos similar en tamaño, y las otras dos

islas, más o menos a la mitad de cada una de ellas. Como en el polo norte y en el

polo sur se habían derretido todas las superficies heladas entre los océanos, el

nivel de las aguas se había elevado hasta 1.800 metros de altura sobre el nivel de

los océanos, y ya no se veía mucha tierra seca en los alrededores… un mar grande y

despejado se extendía por medio planeta.

Mapa I
Atlántida fue ocupada por migraciones de sobre-vivientes que provenían de Asia,

Europa, África, Australia, Norteamérica y Centroamérica y las islas pequeñas del

Caribe y el mundo entero, todas ellos se establecieron en lo que hoy es Pompeya.

Hoy por hoy y ahora, corre el año 2118, y es cuando ya casi comienza esta historia

sobre Kfjørg de Ür, pero amiguitos, tengamos un poco de paciencia, déjenme

terminar de describir un poco más el escenario alrededor de Kfjørg (que se

pronuncia: kf-i-org) .

Los humanos vivían sus vidas de una manera más hermosa que antes. Las

personas más receptivas y capacitadas para absorber energías de poder de las

líneas invisibles provenientes del sol central entre muchos de sus circuitos

internos del ADN, haciéndolas capaces de usar la tecnología pacífica que les fue

ofrecida desde planetas más avanzados de la Galaxia. Todo en sincronización con

la energía nutritiva del Gran Espíritu del Creador que los sustentaba desde el

centro de los universos. De esta manera los nuevos habitantes de la Tierra podrían

ser capaces de construir un mundo digno para ellos y vivir en completa armonía

con sus hermanos y hermanas de otros planetas de la Vía Láctea y con sus

acompañantes animales y el verde de la Naturaleza alrededor. Los días eran

siempre lumínicos como en una eterna primavera, con una iluminación suave,

tenue y sin calor excesivo. Por un lado de la Tierra alumbraba el sol del sistema en

donde ha estado girando la esfera azul desde hace billones de años…
Acontecía que nuestro sistema solar giraba junto con otros seis sistemas de

planetas, alrededor de un sol central llamado Alción, en lo que era conocido como

Las Pléyades, haciendo que la luz en el otro lado del planeta Tierra, tampoco

conociera la noche. Aunque los días tenias sus altibajos, haciendo sentir a veces esa

sensaciones de antes de mañana y tarde. En veces se podía divisar en el espacio,

varios soles girando en la atmosfera.

Todo parecía suavecito como para poder hacer que la vida fuese bien sencilla y

amena, apta para fortalecer todos los valores humanos originales, haciendo que las

relaciones entre las personas fueran más palpitantes, su sociedad culturalmente

brillante al estar en permanente contacto con la bondad y el amor.

Las nuevas comunidades humanas tenían ahora algo así como una oportunidad de

prueba para vivir bien durante 1000 años en equilibrio consigo misma y

cuidándose de no ir a caer en los mismos vicios de antes o entre los defectos

negativos del espíritu para poder avanzar a una era de Luz y Vida.

La gente tendría ahora el chance de dominar no sólo su crecimiento espiritual

entre un ambiente universal, avanzar la conexión mental con el colectivo cósmico,

sino que también podrían evolucionar su aspecto físico para adaptarlo a la nueva

densidad... Cada organismo se entregaba repotenciado para el nuevo ambiente de

Quinta Dimensión, donde actualmente convivirían todos juntos con un gran

potencial y en el proceso de conquistar los nuevos retos que la vida nueva les

brindaba… pero parecía que no todos ellos estaban dispuestos a hacerlo...
Muchas personas a lo mejor se sentían ahora más perezosas para desarrollar los

nuevos cambios. Se notó eso, porque muchos de ellos en las Grandes Islas frenaron

su progreso de consciencia, o simplemente se quedaron haciendo nada o

encaminándose por las viejas rutas que su sistema interior recordaba. Su ADN aún

tenía trazas de un pasado contaminado, y daban la impresión de que no les

interesaba repotenciarlo tampoco... "Los humanos" son "humanos", se decían.

Pocos se daban cuenta de que un Ser Superior habitaba dentro de ellos mismos y

que vivía conectado a la Luz.

Todas estas oportunidades y más, estaban disponibles para el nuevo habitante de

la Tierra, tendrían ahora que irlas descubriendo poco a poco dentro de sus mentes

de acuerdo a la evolución de sus consciencias para hacerlas realidad; aunque

lógicamente para hacerlo, ellos deberían de desbloquear su mente y cerebro para

que se abrieran los canales de poder que los liderarían a través de la metamorfosis.

La capacidad de usar la Telepatía como una opción de comunicación, era otra

elección disponible, así tendrían el poder de comunicarse con otros, entre ellos,

con la naturaleza y los animales también. Por consiguiente, estarían capacitados

para moverse a través de algunas de las partes sólidas del planeta y viajar entre el

universo local con la mente cuando se necesitara... Pero toda esta información, era

demasiado avanzada para poder ser digerida fácilmente por muchos todavía… y se

quedaba en pura teoría.
Por ejemplo, la idea aun más sofisticada de poder ser co-creadores del Padre, no

fue fácil de asimilar para casi nadie… después de todo, y aunque no todos

comprendieran, las opciones a las que tenían acceso eran un gran chance para

cohabitar en un nivel más alto de evolución… rematando más adelante con la

posibilidad de entrar a un nivel de Vida y de Luz… Pero todo esto amiguitos, era

por el momento, pura habladuría para la mayoría del montón.

Se me había olvidado contarles un pequeño y ultimo detalle muy valioso: a los

animales terrestres y a las plantas, los había rescatado una energía invisible, no

vista hasta hoy en el planeta. Esta energía lumínica como un rayo, había

transportado a los reinos vegetal y animal a las islas sobrevivientes. Más adelante,

la gente se dio cuenta, que no fue un rayo lumínico el que los había transportado,

sino que los seres que vivían debajo de la Tierra habían usado sus naves espaciales

de forma invisible, y los habían rescatado.
I.- LA NUEVA TIERRA (Los Huevos de Dragón y el surgimiento de Vulku)

Entre la tribu Uz, vivía Kfjørg, un explorador en la tierra de los Huevos de Dragón.

¿Que significa eso de huevos de dragón?. Atlántida cuando salió del océano trajo

entre sí, un manojo de huevos de dragón sin reventar desde tiempos antiguos, de

cuando los dragones solían volar los cielos sobre la Tierra.

Kfjørg tenía los ojos brillantes y negros, una sola cola verde de cabello salía de su

cabeza, decorada esta con semillas rojas y pequeños huesos... podría parecerles

primitivo, pero no lo era. Piel tostada cobriza como la tierra donde nació y

vestimenta de guerrero antiguo. Él chico era original, no de muchos músculos

grandes como los que los súper héroes tienen en las pelis de comics… él sólo era

un tipo regular, pero bastante iluminado… “salvaje” en espíritu, sin embargo:

fundamentado en la conciencia asombrosa de la nueva realidad que estaba

conectando ese nuevo Todo disponible.
A Kfjørg le encanta vagar por las tierras altas del noroeste de Atlántida buscando

más huevos de dragón, antes de dirigirse a su Maloka, donde permanecía alguna

parte de su tiempo… Formaba parte de la Ekino Maloka, donde la gente cuidaba y

jugaba con los animales, les encantaba montar los caballos y conservar los arboles,

las flores y frutos. En su tiempo libre Kfjørg, disfrutaba haciendo arte y

manualidades con sus manos… cositas que regalaba con cariño después de

terminadas, a sus conocidos.

El servicio que hacía Kfjørg, era pasearse por la Atlántida en busca de huevos de

dragón, manteniendo un registro sobre ellos. Una vez le dijo su padre Thor, que los

huevos permanecieron en estado de hibernación bajo las frías aguas del Atlántico

durante siglos, pero que se abrirían, después de estar unos 100 años bajo el sol.

Este día era como cualquier otro día. Kfjørg ascendió la montaña y se detuvo

mirando hacia abajo desde una gran roca blanca y sólida que brillaba como la

plata, estaba él viendo la inmensidad del Océano Pacífico a un lado de él, y la

grandeza de su territorio en el otro lado. Atlántida era la única de las grandes islas

con un vasto corredor de tierras bajas, largas playas y una pequeña cresta de

colinas en el lado norte cerca de la ciudad de Ür. Mientras que las otras islas

estaban formadas en su mayoría por hermosas cadenas de picos y fiordos que

dejaban espacio solo a mini playitas.

Este fue el día que le nació a Kfjørg un deseo interno de entablar una familiaridad

con uno de los huevos. El fue y se sentó cerca de este huevo especial que siempre le
gustaba visitar, se sentía atraído por él desde el día que lo encontró, estaba como si

hubiese sido abandonado, y lo había clasificado con el nombre de: "Apola",

mientras que los otros huevos estaban enumerados de acuerdo con su posición.

Los huevos de dragón eran enormes; Apola era del tamaño de un elefante. A veces

los huevos fueron encontrados en lugares ocultos, donde muchos hombres tenían

que hacer fuerza para llevarlos al espacio abierto a recibir sol. Apola fue

encontrada dentro de una cueva que tenía acceso después de muchos kilómetros

de camino subterráneo, a localizaciones intra-terrenas donde vivían otras gentes

con características físicas diferentes pero de tipo humanoide. Esta cueva estaba

localizada sobre la sierra Apolínea, en el lado Noroeste de Atlántida, cerca de la

ciudad de Ür.

El año 2118 era un año muy especial para todos los seres humanos en la nueva

Tierra, celebraban no sólo el centenario de su nueva existencia maravillosa, sino

también la larga espera de la ruptura de los huevos de dragón en Atlantida, que se

esperaba ahora en cualquier momento…

Kfjørg, tocaba suavemente con su mano desnuda, la piel de la superficie temporal

de Apola, sintiéndola dentro de su cabeza y soñando montarla alrededor de todos

los cielos azules que cubrían la nueva tierra y los mares.

El “otro” día, llegó un barco de estilo Vikingo desde Skandinavia, era de un tamaño

colosal y parecía hecho rústicamente. Venía con una delegación muy seria de

visitantes, que cuando llegaron hasta la Maloka del pueblo de Ür, le preguntaron a

sus habitantes sobre el estado y los planes que tenían para los huevos de dragón.
Inmediatamente les informaron que se contactaran con Kfjørg, pues nadie en la

Tierra se preocupa por los huevos más que él. La gente de Nueva Jerusalén e Inka-

Tierra estaban tratando sus propios asuntos del día a día, y estaban muy lejos para

escuchar de las fantásticas historias de dragones provenientes de Atlántida. Entre

los visitantes procedentes de Skandinavia, había una hermosa dama de cabellos

rojizos, dulces ojos curiosos y suaves manos. Estaban todos ellos un poco

escépticos acerca de los rumores sobre los huevos y vinieron a aclararlos. La

portavoz del equipo de visitantes, era aquella mujer de pelo rojo y piel clara con

muchas pecas en el rostro y en los brazos, y un largo vestido verde esmeralda que

la briza proveniente del mar, se encargaba de bambolear suavemente…

Ella le preguntó a Kfjørg: En qué sentido de la realidad situaría él esta historia de

los huevos de dragón, y si en caso de que los huevos se llegaran a abrir, podría ser

posible que todos los pobladores pudieran ser capacitados para cabalgarlos como

medio de transporte; o si por el contrario, se convertirán en animales brutales y

enormes con costumbres malvadas como el gran dragón que vivía dentro de las

profundidades del océano, el mismo que salió del mar hace años atrás, para luchar

contra el ejército de los Lores, pero que al final de la batalla, lo habían encadenado

en los abismos de los mares silenciándolo.

Y continuó la dama en verde: Todo esto ahora pareciese una maravilla, como un

regalo de la vida, ya que Atlantida venía de debajo de las aguas. Pero…
"No", dijo Kfjørg enérgicamente interrumpiéndole el discurso a la dama de roja

cabellera; y con voz segura para apaciguar los murmullos de las gentes del salón de

reuniones, casi gritó: "Estos dragones son los mismos dragones que habitaban la

Tierra desde la antigüedad, son sólo grandes animales, pero con energía muy

positiva"… “…Ahora vendrán un poco mejor adaptados y repotenciados en

pacigüedad y amorosidad, dadas nuestras condiciones actuales de vida”... "Además,

no estoy programado para responder tantas preguntas, demasiadas preguntas"

Kfjørg les dijo en voz alta pero con tono dulce y firme, y trató de salir del recinto a

donde lo habían llevado los emisarios que enviaron a buscarlo para atender las

inquietudes de los ilustres visitantes de la isla de Skandinavia; pero lo detuvo otra

pregunta de la audiencia -los skandinavos tenían demasiadas preguntas, debido a

la gran distancia donde vivían estando tan separados de Atlántida: "Muy bien,

señor, ¿qué más puede decirnos”... le dijo un anciano del grupo. Respuesta y

palabras que Kfjørg no tenía la energía para sacar de su interior, como para tratar

de convencer a personas insensibles incrédulas o temerosas aparentemente, sobre

que es una buena energía que ya ha estado en marcha y expuesta durante los

últimos años, y que cualquier persona podría sentirla desde muy lejos con solo

pensar en los huevos de dragón; por lo tanto, para él, la respuesta final fue: "Tengo

una buena sensación sobre ellos, además, deberíamos de estar usando ahora la

telepatía", es todo lo que dijo, y salió del recinto apresuradamente. Una única

respuesta fue necesaria, para convencer a quien estuviera conectado con la vida, y

dejó a todos los visitantes en el centro de reuniones de Ür con el asombro

emblanquecido.
Los skandinavos habían viajado durante mucho tiempo a través de un océano algo

inquieto, desde los puertos de Götland Stad, esperando que tuvieran con ellos un

poco más de paciencia o entendimiento dada su situación de aislamiento con los

nuevos eventos de Atlántida, esperaban más de los atlantidos: más palabras, más

respuestas, más explicaciones, como en los tiempos de antes… pero Kfjørg estaba

en sí mismo, y esa era su manera particular de lidiar con la vida en la actualidad, él

había ya eliminado la arquitectura de la burocracia afuera de su sistema interior, y

con sus formas sencillas de expresarse, cubría todo con un aire fresco de

simplicidad, como si fuera un niño expresándose.

Con pocas palabras podría él despachar directamente a cada uno de una manera

“incómoda”. El muchacho era un soñador, un observador, un aventurero… no un

alimentador de temores… teniendo él en mente por mucho tiempo sólo una cosa:

el poder volar con Apola cuando se llegase el momento. Repentinamente de entre

el tumulto convulsionado en murmullos, una persona de la multitud lo siguió

después de la breve conferencia en el salón de tertulias... era Xäälä, hija de los

vikingos.

“Discúlpeme, señor” –le dijo ella de una manera muy educada cuando lo alcanzó.

“Sí... mi Señora” -le respondió Kfjørg, mientras se volvía lentamente al escuchar

una linda voz a sus espaldas...
“Te entiendo, que tu uno con más conocimiento sobre los huevos de dragón en el

planeta -dijo, y continuó... “Si me disculpas Señor, hemos pasado viaje largo a

través de los océanos de azul transparente y de hermosas olas, dispuestos a

conocer y a esperar un poco de atención de ti, señor”... -Ella miró a su alrededor

buscando algo, su agradable y sencillo vestido de color vegetación con

incrustaciones en terracota, le sentaba muy bien en su cuerpo y le correspondía a

la perfección con su cabellera… su rostro no mostraba signos de desconcierto y

siguió hablando "Y...", pero Kfjørg interrumpió diciendo:

“Mi señora”, acercándose a ella con una sonrisa abierta y honesta e inclinándose

haciendo una venia con respeto: Has cambiado tu forma de expresaros desde que

introdujisteis las preguntas en el hall… ahora hablas de una manera muy cortés,

me fascina, muestras un alto grado de educación, sin mencionar tu belleza…

permíteme presentarme… soy Kfjørg el cuidador de los huevos de dragón, vivo en

una cabaña en las montañas y pertenezco a la Ekino Maloka donde cuidamos de los

animales, nos sentimos muy conectados con ellos, los amamos, jugamos y los

disfrutamos mucho”… -hizo un Pausa Kfjørg para pensar la mejor manera de

hablar su mente que se encontraba en ese instante llena de emociones que se

agitaban, y continuó explicando, mientras miraba el azul y abierto cielo... “La vida

es muy simple ahora, los días para nosotros no incluyen preguntas complicadas

llenas de preocupaciones, merecieron una simple respuesta por tan sombría

densidad, para poner fin a una comunicación inválida”... y terminó Kfjørg la charla

con otra venia.
-Veo en cómo usted tiene también gran educación, y es como una persona

encantadora señor Kfjørg, bueno, me es muy maravilloso conocerlo, mi nombre

Xäälä de Götland, tribu de los Angls, pertenezco a un proyecto de transporte

espacial en Luft-Maloka”… -ella miró a Kfjørg, analizando a ver si mantenía la

curiosidad en la conversación, “Mi interés”, dijo, “…es conocer la Buena Voluntad

entre toda la humanidad, eso hago mientras viajo, conociendo la bondad de las

gentes, las formas de vida animal, mineral y vegetal…”

“Os felicito mi señora Xäälä, es muy agradable el encuentro de verte y estar con tu

gente, por favor entiendan, que en esta etapa en como están las cosas y los

tiempos, cualquier cosa es prematura al hablar suposiciones sobre los dragones, ya

que sabemos poco sobre el tema, así que sugiero, que vengas conmigo y veas y lo

sientas por ti misma… ven con tu corazón abierto.” -él sonrió de nuevo, y Xäälä

también sonrió… en cambio, ella invitó a Kfjørg a volver con los demás para

disfrutar de la comida que habían traído desde Götland para compartir con los

atlantidos.

-Mi dama Xäälä, es un placer, por favor trata de explicar a tu gente cómo es en

verdad con migo, y ahora, como tu deseas, vamos al banquete con tu gente…

-No se preocupe Kfjørg, está claro ahora, todos entendemos… vamos entonces...

Mientras tanto, en las altas montañas de la cordillera Apolínea, el huevo de Apola

se movía mientras ellos bajaban por las faldas de las colinas hasta la parte baja del
pequeña planicie donde quedaba el centro abierto de reuniones. Kfjørg presentía

algo dentro él, mientras compartía de buenas comidas y conversaciones con los

invitados; así que de inmediato se levantó y le dijo a Xäälä, "Tienes que

disculparme y extender mis disculpas a tu tribu, pero realmente tengo que salir

ahora, siento que ha llegado el momento de los dragones, y siento profundamente

que Apola me espera…"

"Un momento Kfjørg… ¿qué significa Apola, que es Apola?” -comentó ella insegura.

"Es un hermoso huevo de dragón, no se preocupe usted mi dama", -giró su cabeza

y volviendo a ella, le sonrió. "Si quieres ver el nacimiento de un dragón, por favor,

dese prisa", y se aligeró a salir corriendo hacia la montaña. Xäälä levantándose,

miró algo estupefacta a la congregación de personas en la sala de reuniones

convertida ahora en comedor oficial de invitados, y levantando sus manos como

despidiéndose y sonriéndoles a todos los que la miraban, se fue siguiendo a Kfjørg

a la carrera.

"Kfjørg, Kfjørg” –gritaba ella... “Espérame, donde tu vas en esa forma salvaje y

rápida". Cuando Kfjørg oyó su voz, dejó de correr al instante, y extendiendo su

mano hacia ella, sus ojos negros buscaron la miel visual de la dama, hasta los dos

encontrarse como entre un cuento de hadas de antiguo… Tomó su mano,

acariciando primero los dedos suavemente, tiró con seguridad y se fueron ambos

corriendo hacia la colina más cercana.
Después de una hora, se detuvieron y miraron hacia la hermosa vista del valle,

todas las parcelas cortadas en parches de círculos de diferentes colores de

cultivos… dieron la vuelta y continuaron subiendo la montaña entre un silencio

agradable acompañado del canto de algunas aves, el susurro del viento y el eco de

sus pasos. Como en la nueva tierra ya no existía la noche, en los cielos los hombres

podían ver a pupila limpia la Vía Láctea pasando y continuamente moviéndose

como en un carnaval de luces. La nueva atmósfera del planeta permitía que el ojo

observara el universo de forma más cercana, como si el planeta tuviera un cristal

amplificador encima de él.

Después de horas de cielo azul y una superficie eternamente en tonos de verdes

debajo de sus pies, Kfjørg y Xäälä llegaron finalmente a la parte superior de los

riscos a donde descansaba el huevo de Apola y muchos otros huevos expuestos en

el lugar; muchos de ellos empezando a reventar... El huevo de Apola estaba

rompiendo trozos del cascaron lentamente. La pareja se sentó cerca al gigante

huevo sobre una enorme roca observando atentamente, desde donde podían verse

también los otros huevos pasando por idéntica transición, sacando lentamente los

animalitos sus manitas por entre las cascaras del huevo y saliendo lentamente

hacia la luz y al contacto con el aire.

De repente estaban mirando el nacimiento de una hermosa criatura de ojos muy

grandes y piel verde, que comenzaba despacito y cuidadosamente a mostrar su

hermosa cabezota, dejando que unos alucinantes y tiernos ojos de un color rojo

claro se abrieran para ver la luz del sol por primera vez con mucha dulzura...
Inmediatamente unas alas enormes salían del huevo que ella fue abriendo de

forma pausada, al tiempo que estiraba su cuerpo como desenrollándose...

finalmente Apola estaba completamente por fuera, limpia y lista para volar...

-"Apola" -pensó Kfjørg

-"Kfjørg", escuchó Kfjørg su nombre dentro de su cabeza; la palabra resonaba y la

sentía como si estuviera viva. Se notaba que tenían una forma muy especial de

comunicación entre los dos. Xäälä estaba sentada un poco a la distancia

observando de forma fascinante, mientras sus ojos grandes y expresivos parecían

como si se quisieran salirse de las orbitas.

Mientras los dos nuevos amigos se acercaban el uno al otro... Kfjørg se empino

como para acariciarle suavemente la cabeza, mientras Apola dejaba caer con

ternura su largo cuello hacia él. Los movimientos de Apola estaban llenos de afecto

y dulzura.

-“Han sido siglos esperando este gran día Kfjørg”

-“Si... además eres muy hermosa Apola ... deberíamos ir y volar un poco”

-“Sí claro Kfjørg, tengo ganas de volar… y tu amiga puede venir también”.

Los tres surcaron los cielos maravillosos. En algunos lugares el océano se derretía

con el azul de las alturas, mientras muchos planeticas se movían al fondo... Nadie
sabía lo que les separaba el tiempo más adelante, a nadie le importaba ahora y

menos en este maravilloso momento que parecía solemne y como entre un sueño

hecho realidad, porque hoy, el aquí y el ahora, era todo lo que les importa a ellos;

como decía el antiguo proverbio: "El viaje es lo que interesa, No el destino".

Más tarde, mientras estaban en el aire surcando todos los firmamentos y sintiendo

a cada una de las nubes que pasaban alegres entre ellos, a Kfjørg le dio por

preguntarle a Apola por el viejo dragón que permanecía encerrado dentro del

profundo océano. Porque hasta ese día, las puertas subterráneas de la Tierra

permanecían selladas aún bajo aguas profundas tapando el abismo de fuego… y él

se comunicó con Apola:

- “Por qué tenemos que lidiar con ese dragón maligno, en vez de haberlo destruido

para siempre cuando lo capturaron”.

- “Es un misterio más allá de nuestra comprensión -dijo Apola, de lo poco que sé, él

era el hijo de Sophia. Supongo que el Señor le permitió vivir después de la falta de

respeto de ella, al crear un hijo sin haber involucrado la energía de Amor del

Creador. La luz absorbe ahora lentamente toda la oscuridad dejada por las

anteriores creaciones erróneas hechas sin Amor, no es de extrañar que ahora tenga

apariencia de un dragón feo, hasta fue rechazado por su propia madre; mientras

tanto, estaremos esperando hasta cuando el dragón feo del fondo de los océanos

sea soltado otra vez… pero cuéntame Kfjørg: ¿cómo te sientes?
-“Bien, querida Apola, ahora mucho mejor con tu compañía… mientras tanto vamos

a dar un paseo disipado para sentir y disfrutar de la vista y la compañía tal como

es…”

Pero Kfjørg no se aguantaba las ganas de conocer más, y quería continuar con la

preguntadera, hasta poder tener el contexto general de ese suceso de los mil años y

el dragón más claramente descifrado en su mente con las aclaraciones de Apola,

además de que eso le servía de ejercicio para seguir practicando con ella la

Telepatía…

-“¿Qué sabes de esa última batalla del dragón que vendrá?”... Kfjørg le insistió.

-“El dragón malvado reunirá a las tribus rebeldes de una de las islas para una

batalla”

- “Y qué papel jugarás tú y los otros buenos dragones en esa batalla…¿?”

- “Seremos como transportadores para los guerreros Jinetes de Dragón... se había

dispuesto de ese modo desde el principio de los tiempos… para la confrontación en

ese gran día”...

Kfjørg permaneció en silencio después de esa pequeña charla mental con Apola.

Mientras viajaban por los cielos miró detrás de su hombro a Xäälä para darse

cuenta de lo mucho que ella estaba disfrutando del viaje llena de una radiante
belleza, al mismo tiempo Apola volvió su cabeza, y sonriendo le dijo a Kfjørg: "Eres

un guerrero Kfjørg".

Pasaron sobre las costas cercanas a Ür y pudieron distinguir en la lejanía, como un

barquito de velas coloridas del grupo de skandinavos que vino a experimentar el

nacimiento de los bebé Dragones, ahora estaba disponible y repleto de todo tipo de

gente que deseaban utilizarlo con diversos propósitos en el mar de Atlántida;

mientras que los visitantes permanecían observando desde tierra o montando

cualquier dragón que compaginara con la energía de cada persona. Porque los

dragones nacieron con conexión de remontar vuelo solo con aquellos que eran

compatibles entre la receptividad de las emociones y los pensamientos telepáticos.

Cuando aterrizaron, de dispusieron Kfjørg y Xäälä a unirse a un grupo que se

preparaba para partir en varias naves, a un crucero de varios meses hacia el gran

Océano Pacífico, exactamente hacia el otro lado del planeta, donde el hombre no

podía ver tierra en absoluto a su alrededor, que ni siquiera desde lo alto del cielo

era posible divisar tierra firme. Esta área del mar era exclusivamente usada por las

ballenas, los delfines y los dragones libres, donde les encantaba jugar y jugar por

interminables horas.

El tiempo pasaba lentamente, Apola vivía arriba entre la cordillera con un montón

de otros jóvenes dragones de piel verde como ella, a veces jugueteando bajaban

para mostrarse a los visitantes; mientras que entre el colorido sembrado del valle,

los aldeanos de los Ekino-Maloka estaban todos haciendo sus deberes como de

costumbre. Normalmente antes de la excitación con los dragones, Kfjørg ayudaba
mucho a su padre en la tienda de carpintería que tenía dedicada a la construcción

de refugios, fabricación de pequeños muebles y herramientas y otras cosas hechas

de la madera seca que soltaban los formidables árboles gigantes y fuertes que

llamaban baobabs rojos. No cortaban arboles para nada. Kfjørg también disfrutaba

en su tiempo libre, el tallar tronquitos de madera sobrantes que se encontraba

entre los bosques, haciendo figuritas de animales que después de terminadas las

dejaba por ahí puestas en cualquier lugar.

Las pocas personas del nuevo mundo se concentraban en vivir en las pequeñas

ciudades dentro de las cuatro grandes islas, tan sólo entre once ciudades se

mantenía la población del planeta distribuida; que eran como pequeños círculos de

grandes familias en cada villa. Cada pueblo con su Maloka funcional de diferentes

actividades. Sólo los centros de Malokas tenían un edificio fijo construido en

arcilla, madera y rocas; la gente vivía en una especie de tepee parecidos a los que

usaban antes las tribus indígenas del norte de América; o cuando eran muchos, en

tiendas de campaña enormes como las que usaban los beduinos en los desiertos…

La mayoría de ellos tenían un comportamiento nómada, que de vez en cuando se

movían alrededor de las islas acampando donde les pareciese agradable, y volvían

en temporadas para trabajar en las Malokas a voluntad.

El modo de transporte utilizado por las gentes antes de la llegada de los dragones,

era caminando o cabalgando dentro de las islas… o cuando viajaban entre las islas,

lo hacían en los embarcaciones medianas hechas en Skandinavia, pocos eran los

que utilizaban el transporte mental o tele-transportación, y menos ahora con la

llegada de los dragones.
Mientras que el barco gigante de velas de colores de los visitante de Skandinavia

navegaba lejanamente disfrutando estar sobre las olas de un mar tranquilo…

algunos de los visitantes que eran marineros de profesión, se habían quedado en la

ciudad de Ür esperando que de Götland enviaran algunas naves extras a Atlántida,

con la idea de que ellos pudiesen enseñar a otras tribus, el arte de navegar los

mares.

Un “día” cualquiera, de manera casual mientras todo funcionaba de manera

sosegada y armoniosa sobre la faz de la Tierra… desde entre el azul inmenso de los

océanos, los tripulantes del buque skandinavo que viajaba explorando los mares

lejanos, notó que se estaba formando como una nube gris enorme a cierta

distancia. Todos aquellos que observaban distinguieron una niebla como de nube

enorme de lluvia oscura que se movía con movimiento uniforme y lentamente de

forma misteriosa hacia las islas.

Kfjørg y Xäälä, que en ese momento viajaban en uno de los nuevos navíos de

mediano tamaño recién llegados desde Skandinavia, venían desde hace meses

realizando proyectos marinos con un grupo de los skandinavos, verificando

técnicas renovables a partir de los movimientos continuos de las aguas… cuando se

dieron cuenta del incidente de la nube gris que se dirigía hacía las islas,

inmediatamente cambiaron de curso para observar más de cerca el fenómeno; ya

que en su nuevo planeta, se suponía que no existían nubes de colores oscuros.
Kfjørg se comunico inmediatamente también con Apola, que en segundos estaba

junto a ellos con otros dragones, volando bajo y en los alrededores del barco sobre

el nivel del mar. Kfjørg le pidió a Apola que fuera sola a investigar el incidente y

ella rápidamente se dirigió hacia la nube gris volando a ras del agua, porque le

fascinaba sentir las gotas tibias del océano golpeando suavemente sobre su

rostro… volaba y sonreía alegremente por el salpicado del agua que le producía

cosquillitas en su cuello, pero también estaba un poco preocupada por lo que

podría ser esa oscura nube. Percibió agudamente en pocos giros alrededor del

lugar mientras examinaba con desconfianza a la nube oscura, unas formas extrañas

que vibraban con intensidad nerviosa en el interior de la nube.

Mostró un poco de recelo entre sus vivos ojos rojo claro; se batió hacia delante un

poquito más y lentamente se fue acercando, pero cuando Kfjørg sintió que del

objeto comenzaba a sentirse un tipo de conmoción incómoda, como encubriendo

algo oscuro adentro y al tiempo sintiendo una sensación de temor dentro de su

amiga dragón, le gritó a Apola que tuviera prudencia y que no fuera a acercarse

demasiado.

Cuando Apola se encontraba a menos de un kilómetro de distancia de la compacta

nube que a cada momento estaba más oscura, su instinto le advirtió de un peligro

oculto… percibió un olor fétido en la cercanía, y la temperatura también tuvo un

cambio brusco hasta convertirse en insoportablemente caliente… Kfjørg temía que

algo malo le sucediera a su amiga dragón; mientras Xäälä presionaba con firmeza

su brazo como preguntándose por la extraña aparición del "objeto".
Después de que Kfjørg le pidiera insistentemente a Apola que retrocediera, una

tropa de pequeños insectos voladores salió de la mitad de la nube dirigiéndose

hacia el barco… Los pasajeros del inmenso buque y los tripulantes de la barcaza

donde estaba Kfjørg y Xäälä, comenzaron a sentir juntos un rio de frialdad dentro

de su espina dorsal, comenzando todos a retroceder poco a poco con temor.

Cuando los insectos ya se estaban acercando, vieron los humanos que estos no

eran tan pequeños como pensaban: cada uno tenia el tamaño de un gran águila con

alas de metal y ojos disparando un tipo de rayos láser, los que Apola tuvo que

evitar para no ir a quemarse su piel. La velocidad de Apola era de hasta diez veces

más potente que la de los insectos -si ella lo quería. Kfjørg le pidió a Apola que

llamara mentalmente por refuerzos desde tierra firme y que le avisara también a

los otros jinetes de dragón. Pensaba Kfjørg en una batalla quizás y en segundos un

ejército de jinetes de dragón estaban alrededor de las naves skandinavas

protegiéndolas… de inmediato los insectos alados de metal se devolvieron hacia su

nube oscura.

A los jinetes dragones se les pidió que volaran alrededor de la nube oscura para

percibir las entrañas; después de que volaron alrededor por un momento corto, le

comentaron a Kfjørg que detectaron una especie de pequeño planeta redondo

dentro de la nube.

El comandante del buque mayor, el Sr. Lällipalaine, pidió a Kfjørg que si podía

discernir el tipo de consistencia del interior de ese planeta, A lo que Kfjørg le
respondió que tenía una textura invisible pero que no era una imagen holográfica;

el comandante le pidió a Kfjørg que intentara comunicarse con el ser vivo que

dirigía a los insectos voladores de metal.

Las ondas de las vibraciones mentales de Kfjørg penetraron el interior de la nube

hasta la esfera sin obtener una respuesta. Entonces en comunicación con los otros

jinetes de dragón, unidos pensaron en congelar al pequeño planeta y su sistema

molecular, pero un segundo antes de que lo hubieran intentado hacer, la nube gris

se detuvo, y comenzó a abrirse lentamente su centro… Al momento que estuvo casi

¼ de abierto, desde su interior fue saliendo una criatura con la forma del cuerpo

gigante de un hombre, con un montón de piernas como de insecto y la cabeza de

una serpiente. Era tan desagradable y estaba tan furiosa… hasta que se escuchó un

fuerte silbido que comenzó a convertirse en voz:

- Somos de XINTRAK –dijo la voz con tono misterioso y de tormenta eléctrica…

somos de una constelación más allá de este vuestro universo material de tiempo-

espacio… nuestra existencia depende de la subsistencia de vuestro sistema solar,

vivimos en un diagrama bizarro muy diferente a este sector de vida, esta localizado

exactamente en una banda electrostática opuesta a esta parte del universo, somos

un paralelo de la Tierra en otra dimensión... Nos nutrimos de la energía que está

dentro de esa especie de universo paralelo vuestro… convirtiéndonos en el lado

antípoda y extraño de vuestros pensamientos… Pero estamos dispuestos a cambiar

eso y evolucionar a mejores frecuencias de vida para nosotros… Ya que el

pensamiento de muchos de vosotros aquí en Urantia está cambiando de una

manera vertiginosa hacia la polaridad negativa extrema, que es la que afecta a
nuestra vida en nuestra constelación, estamos por esa acción a punto de ser

disueltos entre la oscuridad debido a esa interacción paralela que tenemos con la

Tierra, y necesitamos de vuestra colaboración de inmediato... La imagen de

nosotros que ven ustedes ahora, es el producto de los pensamientos negativos de

muchos de los terrícolas…

-¿Cómo podemos ayudar a vuestro planeta desde aquí? - gritó alguien.

-Algunos humanos necesitaran ser desvanecidos o movidos a una diferente

densidad o paralelo oblicuo entre el rectángulo de las geometrías de esta

dimensión… -un silencio cayó entre todos alrededor... y finalmente Kfjørg dijo:

- Eso no puede ser, esos seres humanos necesitan más tiempo para progresar su

vía entre las cuestas de la evolución, y cambiar sus pensamientos negativos…

- No hay manera posible Sr. Kfjørg, van ellos en contra de la voluntad de los

Creadores y están demasiado cargados de negatividad desbalanceadora… sabemos

que vuestros pensamientos personales son sanos y llenos de valores, que buscan a

todo momento un bienestar general… Pero necesitamos vuestra ayuda para

erradicar de raíz esas tendencias negativas dentro de los humanos de inmediato,

de lo contrario todo su planeta acelerará esos 1000 años del acuerdo limitado de

evolución, entrando en un holocausto prematuro-neo apocalíptico fatal, con un

giro que podría perturbar también otras esferas relacionadas con esta parte del

universo, algo que entristecería mucho al Gran Creador y modificaría el libre

albedrio.
“Qué tipo de ayuda de parte nuestra es que usted está pensando”, -dijo Kfjørg en la

agonía y la frustración… “A fin de separar esos espíritus de una manera que no

creen una reacción en cadena de un valor altamente más negativo por el ejercicio

de la destrucción” –cuando termino la oración Kfjørg, todo el océano pacífico sintió

un profundo silencio de vacío… todos se miraban, los dragones seguían volando en

círculos a la distancia contra el colorido intenso del cielo, y la criatura continuó con

su propuesta de eliminación...

- Te necesitamos como transmisor mental mediador para nuestras ondas de

energía… no habrá en absoluto un repercusión en la acción. Tenemos autorización

desde Uversa.

-¿Qué significa?, va a doler o que... -dijo a la forma insectoide, Kfjørg.

- Lo que significa eso Kfjørg, es que en lugar de enviar la onda de energía invisible

de eliminación a aquellos con pensamientos opuestos contra el movimiento

armonioso y equilibrado del universo, la enviaríamos a su mente directamente,

utilizándola como filtro, y desde ahí hacia ellos... Es en parte, un acto de mantener

respeto por la energía local de vosotros, algo que funcionara de forma limpia, sin

efectos colaterales.

- Parece que no tenemos opción, es como si las semillas del dragón del mal

permaneciesen inmóviles y aun muy fuertes entre nosotros... -murmuro Kfjørg…
- Te deseo anticipar algo del futuro Kfjørg … alrededor de la tierra de Nueva

Jerusalén habrá una pequeña alteración conflictiva que tomará su lugar en unos

900 años, -le profetizaba a Kfjørg la voz eléctrica insectoide proveniente de

Xintrak, y continuó explicando: Igual con Pompeya, pero por ahora la más grande

concentración de energía negativa que necesita ser eliminada para que no se

desbalancee vuestro planeta y el nuestro, está dentro del territorio de Inka-Tierra.

- Entonces, los que se borrarán es porque están demasiado conectados con la

oscuridad?

- Cuando los huevos de dragón se rompieron creando nueva vida, sucedió sobre

vuestro planeta paralelamente un hecho contrario a ese buen evento, se creó una

reacción inmediatamente opuesta alimentada por los núcleos de personas que no

les gustaba lo que estaba sucediendo con los huevos de dragón, por el miedo… e

inmediatamente una energía oscura en el fondo de vuestro océano, desde el

dragón maligno que estaba encadenado, detectó el acto de rebeldía innecesario y

creó una ola en el planeta que fue absorbida inmediatamente por aquellos más

sensibles a la oscuridad: como los practicantes de ritos antiguos, que son

innecesarios en esta nueva forma de vida que tenéis. Lo siento Kfjørg, pero por la

bondad de todos nosotros juntos entre un único universo mayor, se requiere de la

acción que tiene que ser tomada… tanto dolor le hace a vosotros, como a

nosotros… -esperó unos segundos para que Kfjørg asimilara lo dicho, y continuó:

Ahora, por favor mantenga sus ojos cerrados Kfjørg…
Así fue que Kfjørg comenzó a colocarse en modo como de meditación suspendido

en los aires sobre el buque donde estaba, pensando en Apola, y lentamente fue

entrando en un estado de sueño de conciencia. Su cuerpo fue trasladado entre los

aires y sobre las aguas por fuerzas invisibles, hasta un espacio equidistante entre

el barco y la nube gris… permaneció suspendido en levitación por largos

segundos… poco después, un rayo de luz azul celeste salió desde la nube oscura

hacia Kfjørg… y desde dentro de él surgió la vibración de un sonido que se extendía

sobre las aguas y se movía invisible y rápidamente hacia la isla donde se tenía que

realizar el exterminio de energías…

Iba sacudiendo la ola de vibración sonora a todo lo que estuviera untado de

polaridad negativa en su camino, golpeando solo a los pensamientos más oscuros y

densos sobre los habitantes de la isla de Inka-Tierra, disolviendo inmediatamente

sus cuerpos físicos que las sostenían… y en pocos segundos todo el proceso

terminó y la nube gris cambió rápidamente su forma y color a una brillante nube

reluciente y de color dorado. Encima de ella se hallaba sentada en un trono

majestuoso, una forma humana muy alta de unos diez metros de altura, sin

cabellera con una forma cerebral alargada y vestido con una túnica blanca, que con

una voz suave firme y con Amor dijo serenamente: “Gracias Kfjørg por la ayuda y

gracias a todos los habitantes de vuestra Tierra por la comprensión… como ven

ahora, habíamos cambiado a una forma no muy agradable, pero ahora pueden ver

la imagen verdadera nuestra…”

- Bienvenido seas, ¿cual es tu nombre gran señor?
- Soy VULKU del grupo Antria de planetas, constelación de XINTRAK … cuando

vosotros necesites algo, o una ayuda de cualquier índole, todo lo que tenéis que

hacer es pensar en mí, y les leeré el pensamiento para una cooperación telepática…

por ahora adiós y gracias de nuevo, fue un gran placer conocerlos a todos y

trabajar con Kfjørg.

Vulku desapareció y los dragones regresaron a tierra firme, Kfjørg ya estaba

dentro de la nave como pretendiendo descansar del derroche de energías, nadie

dijo que nada en esos momentos, parecía como si la Tierra estuviera muy cansada

después de haber tenido una especie de aborto inducido.
II.- EL AGUJERO (El lago azul en el océano)

Kfjørg y el resto de los dragones habían vuelto a Atlántida, el barco de los

Skandinavos fue enviado alrededor de los océanos para un reconocimiento de las

aguas, como para ver si todo estaba en orden, Xäälä y Kfjørg una vez en tierra,

tomaron un par de caballos y se fueron a las playas del noreste llenas de

acantilados y fiordos. Una vez allí, quisieron dar un paseo entre un nuevo lugar

entre los bosques, que Kfjørg quería enseñar a Xäälä. A la llegada al lugar, saltó

Kfjørg del caballo y se tendió en el suelo… quería sentir tan solo la tierra... le dijo a

Xäälä…

- Tu cansado mucho -preguntó Xäälä suavemente. Es duro construir mundo

digno…
El nuevo lugar donde estaba Kfjørg y Xäälä, estaba lleno de arboles y aves que

cantaban. El sol pasaba transparentemente por entre el bosque con una luz

diferente, se podían ver las partículas del aire cuando jugueteaban entre ellas,

como acariciando el follaje de la vegetación palpitante que resurgía sobre la

superficie. Allí permanecieron acampando unos meses juntos. Jugaban, corrían,

amaban, vivían…

- ¿Sabes Kfjørg de donde proviene la gente de Atlántida? …le pregunto un día Xäälä.

- Desde el extranjero mi señora, de todas las tierras que se hundieron adentro de

los océanos, ya mucho antes de este tiempo.

- ¿Su tribu sabía que la tierra iba a hundir?

- Más o menos se les advirtió acerca de ello en sueños, así que construyeron barcos

medianos en algún punto del continente, similar a lo que Noé hizo en tiempos

antiguos antes del diluvio de su tierra… pero la gente estaba muy ocupada en sus

asuntos mundiales y se olvidaron de las advertencias de los últimos profetas,

pocos se embarcaron hacia los mares esperando por el cambio y el surgimiento de

la Atlántida, como se les prometió que surgiría.

- ¿Y de dónde vienes tu señor?

- Vengo de un pequeño pueblo en Schwabia, la tribu de los Hohenstaufen

descendientes de Uz, y tú mi señora, ¿cual es tu tribu?
- De Säämi, tribu de Angls descendientes del norte de Aslaks.

- Muy distante mi señora.

- Depende de lo que es cerca para ti señor…

- Bueno, sí ... él hace una pausa, mira hacia el cielo y continúa: Siento que quiero

quedarme aquí por siempre… ¿te gustaría unirte a esta aventura?

- Si Kfjørg, pero por ahora, me temo que no puedo mi señor, tengo cosas que

informar al jefe de la tribu… miró hacia la lejanía entre los acantilados al mar,

levantó la cabeza contemplando entre el follaje de los arboles que se bamboleaban

perezosamente con las pequeñas brisas que raudas corrían a través de la

arboleda… abrió sus hermosos ojos… Y Kfjørg vio como a lo lejos entre las aguas, el

barco vikingo que incursionaba alrededor del Océano Pacífico regresaba de su

travesía…

Un romance nacía lentamente entre los dos hermosos chicos, Xäälä florecía con la

brisa del mar cada día más y más; las escaladas diarias entre los acantilados le

ayudaba a enternecer su gracia y a esculpir las curvas de su cuerpo. Era toda una

doncella hija del nuevo planeta. El corazón de la dama se endulzaba con las fibras

que el Amor fraternal coloreaba entre ellos. El amor físico, se llenaba de caricias y

suaves palabras que ayudaban a construir unos corazones mucho más en armonía

con ese firmamento que los cobijaba entre un secretico musical que en las tardes

iba acobijándolos lentamente hasta renacer en ellos el romanticismo que había
desaparecido antes entre los seres humanos.

Xäälä: ¿Como te sientes señor guerrero ahora?... –le decía ella mientras de acercaba

dulcemente al rostro de Kfjørg rozando dulcemente su mejilla con la de él.

Mientras esa cabellera rojiza que la briza del mar engrosaba cada vez más, le caía

sobre su piel moteada de pequitas que bellamente contrarrestaban con el color de

fondo de los planetas y estrellas que se divisaban en los cielos, y los ojos en tonos

verdes de ella.

Kfjørg: Como volando entre las nubes… tu compañía, dulce dama, me llena el cáliz

divino e exquisito de las aventuras y me siento acompañado en la travesía… -la

cabellera de Kfjørg creaba un bello contraste con la silueta y el color del pelo de

Xäälä. Kfjørg alarga su fuerte brazo y la acerca a su cuerpo y un suave beso de labio

sobre labio, delicadamente unía esa amistad espiritual que los transportaba hacia

aventuras desconocidas que aun ni se imaginaban los chicos que podrían

sucederles entre el infinito universo que tenían al frente… pero eso iba a ser

mucho más adelante, entre los siglos venideros… puesto que ahora en este

comienzo de sus vidas, tendrían que enfrentar ellos y la población del planeta azul,

retos desconocidos que se sucedían dado el estado inicial de densidad que

experimentaban como comunidad cósmica.

Por un largo tiempo se quedó Kfjørg entre los bosques de las playas del norte

acampando en solitario. Xäälä se le unió varias veces, tiempo que aprovechaban

para divertirse caminando por entre los senderos de las arboledas y jugando en la

parte baja del acantilado por la pequeña playita desnuda que les acariciaba la vida
dándoles un sabor a libertad.

Cuando Xäälä lo visitaba… juntos les gustaba explorar lo desconocido de los

corales por pura diversión buscando conchitas y animalitos diferentes que iban y

venían, se divertían mientras brincaban con las olas; subían por entre las rocas

hacia el bosque, donde corrían por entre los arboles y trepaban entre ellos hasta

las alturas para divisar el panorama de las arboledas en como eran meneadas por

los vientos y la gran cantidad de aves que se paseaban entre sus copas… amaban

entretenerse con los siempre juguetones animales.

Pero desde hace días que Xäälä no estaba allí… hace un par de días que había

desembarcado en Ür el gran buque. Kfjørg pensó que podría ella traer pronto

nuevas noticias desde la nave vikinga … Más tarde, escuchó que galopaba su

caballo acercándose a su pequeño campamento.

-¿Estás listo para entrar en Ür, señor?... le dijo ella cortésmente y con suavidad.

- ¿Por qué? ¿qué sucedió Xäälä… qué noticias trajeron de tu nave?

- Mejor que vengas y veas tu mismo. Subieron a sus caballos y partieron hacia

Ür, cruzando los hermosos paisajes entre los acantilados de las costas norteñas

de Atlántida, sus silencios ayudaban a construir la bonita amistad que

cultivaban… era refrescante para Kfjørg escuchar como aterrizaba el sonido de

las olas del mar contra las rocas, y con toda la inmensidad del universo a la

vista, y bajaron la colina.
Al llegar encontraron una conmoción en la ciudad entre la gente, Kfjørg pidió a un

peatón que pasaba cerca, por información de lo que estaba sucediendo, se le dijo

que un abismo como un agujero enorme fue visto en el Océano Pacífico por el

barco vikingo. Kfjørg y Xäälä aceleraron el paso hasta la plaza principal, bajaron de

sus caballos y Kfjørg se dirigió apresuradamente a la casa del consejo, entró y los

principales estaban alrededor de la enorme mesa de madera en el centro del área

de reuniones discutiendo en voz alta… voltearon inmediatamente sus rostros

cuando Kfjørg entró en la sala, Xäälä se acercó a su gente, caminando con el rostro

mirando a sus pies…

-Kfjørg, estamos muy preocupados -dijo el Mayor con grandes ojos asustadizos.

- Bueno, sin preocupaciones por ahora, denme detalles por favor...

- Dama I: Un abismo enorme fue avistado entre el Océano Pacífico medio…

- Mayor: Dejemos que los capitanes de los navíos aquí presentes, puedan hablarnos

de la visión casi catastrófica que observaron en el mar abierto…

- Capitán del barco vikingo explorador: Bueno, hace un tiempo mientras

incursionábamos las aguas después de la partida del ser Vulku, encontramos una

cavidad submarina entre el paralelo 150 y 50, y entre el 0 y el 70 norte desde la

línea del Ecuador… -se detuvo el capitán como para poder respirar

tranquilizándose, y continuó: Distinguimos un agujero, no podíamos acercarnos,
temiendo ser absorbido o caer en él... -dejó de limpiar su garganta y continuó con

una vibración temblorosa en la voz: Es como si un cuchillo gigante hubiera cortado

una zona de aguas inmensa y éstas fueran quitadas de su lugar, como sacadas de su

territorio...

- Lady II: Me temo que estamos condenados después de esa visita de Vulku...

- Kfjørg: Lo examinaré y pasaré un informe tan pronto como pueda… Kfjørg se

alejó veloz al terminar su breve discurso, Xäälä lo miró desde lejos… Llamó Kfjørg a

Apola y se fueron los dos hasta el amplio Pacífico. Pasaron por el lugar donde las

ballenas y los delfines les gusta estar en juego… Kfjørg pensó que pudo haber sido

una liberación de líquidos por las energías cargadas durante la experiencia

extrema con Vulku… pudo haber sucedió por allí cerca.

Poco después de un rato de vuelo divisaron con Apola, el lugar vacío entre el

océano. Vieron que de verdad lo que había era literalmente un agujero en forma

cúbica como partído con un cuchillo gigante en la mitad del océano… era un

pedazo de tajada de mar cuadrado como sacado de un pastel líquido azul, donde se

podía divisar el fondo.

Kfjørg voló por encima sintiendo las energías que venían de ese espacio vacío, la

sensación era cálida y amistosa, le decía su intuición… en el fondo del espacio seco,

se podía ver el fondo del mar reflejado en las paredes transparentes como si se

estuviera dentro de un acuario… así que giraron hacia adentro y volaron

observando a las paredes transparentes como a una pecera llena de seres vivos, les
pareció hermosísima la marina, llegaron hasta el fondo y aterrizaron, descendió de

Apola Kfjørg y comenzó a andar por allí, sintiendo la energía en sus pies, mientras

Apola se quedó observando...

-Está todo tranquilo y no hay malas energías en el interior -dijo Apola.

- Sí, podría pensar que tiene que ver con Vulku, intentaré de invocarlo, aguanta

Apola ya vengo... -Kfjørg se dirigió a una elevación de la superficie y se sentó sobre

ella, cruzó las piernas, cerró los ojos y pensó en Vulku, no esperó más de medio

segundo y escuchó dentro de él:

- Vulku: Hola Kfjørg, te saludo.

- Kfjørg: Hola amigo Vulku, ¿cómo fue tu viaje de vuelta a Antria?

- Vulku: No podría haber sido mejor amigo… después de esa limpieza… pero esa no

es la razón por la que llamas Kfjørg.

- Kfjørg: Sí, ya sé… te cuento: por casualidad, ¿notaste que algunos pedazos de

nuestros océanos han desaparecido?

- Vulku: Oh, querido Kfjørg, se me pasó comunicarte en ese momento, que las aguas

de esa cavidad, fueron usadas para formar la nube de protección para vuestra

gente, ya que sin las aguas en forma de nube, nuestra presencia durante el

comienzo de la visita, hubiera sido muy perjudicial para la raza humana...
- Kfjørg: ¿Y piensas que esas aguas podrían tal vez volver?

- Vulku: Sí, si quisiera, pero no las mismas aguas: puedo enviaros inter-

dimensionalmente liquido neutro desde un planeta cercano en el siguiente sistema

solar y de regreso a tu océano, pero... echa un vistazo detallado por un momento al

potencial que ese agujero tiene, creo que os podría interesar a todos, ¿has sentido

la energía dentro de él todavía?... por tu vibración, supongo que ya lo hiciste,

vuestra gente puede explorar el lugar con los dragones verdes que tenéis… y una

vez dentro, pueden tener la opción de ampliar vuestra cultura y la capacidad de la

mente... Os preguntáis: ¿cómo haríamos eso?... Hemos llenado el espacio vacío del

corte, con una energía azul muy limpia y pura, lo hicimos como compensación por

la perdida del liquido… pensamos que la energía que existe adentro del pozo, os

dará una gran oportunidad a vuestra carrera para desarrollar niveles más altos de

conciencia a nivel personal y colectivo. La comprensión por lo desconocido es

también una clave para avanzar como grupo social hacia la Era de Luz y Vida…

Creemos que de esa manera, vuestra civilización puede estar más en sintonía con

las comunidades del exterior de todos los universos… ¿Está usted interesado en

mantener el Lago de Luz Azul con vosotros Kfjørg?

- Kfjørg: Tentadora y dulce la propuesta Vulku, tengo que decir que me gusta la

idea muchísimo, parece una opción positiva para el avance de nuestra especie.

- Vulku: Esta bien, sólo ve allí y siéntete con ganas de nadar en el espacio vacío del

Lago como un niño sin preocupaciones…
- Kfjørg: Gracias de nuevo Vulku.

- Vulku: Hasta la próxima Kfjørg, fue un placer...

- Kfjørg: Chao. -Y se quedo Kfjørg comentando con Apola: Ésa fue la buena energía

que sentimos cuando llegamos… Sí, le contestó Apola, vamos a explorar el lugar.

Kfjørg caminó y luego trató de caminar más rápido y vio que podía transportar su

cuerpo a voluntad dentro del lago azul, volar o surfear las paredes como un delfín,

quería cambiar a la pared opuesta, y en un veloz pensamiento, ya estaba al otro

lado, mientras que Apola asombrada parecía disfrutar de la vista. Kfjørg se movió

suavemente en el espacio vacío adentro del Lago, como si volara en cámara lenta…

-Apola, le dijo Kfjørg a su amiga dragón, parece que aquí abajo no te necesitaré

más, jajaja… Es muy hermoso esto Kfjørg –le contesto ella. Apola y Kfjørg

comenzaron a jugar juntos dentro del lago de energía azul como dos niñitos

pequeños alegres, que se divertían persiguiéndose el uno al otro.
III.- INTERVENCIÓN SOLAR (La llamada del Sol... la visita)

Estaba el día renaciendo entre un hermoso sentimiento matutino, cuando Kfjørg se

levantó después de horas de estar en estado de contemplación –algo que hacia

algunas veces cuando podía, después de un sueño regenerador… Suave y

lentamente se movió afuera de su lecho, que era como una cama plegable que

utilizaba para diferentes propósitos. Salió afuera de su cambuche por entre la

ventana y frente al acantilado, un océano interminable hacía las veces de música de

fondo con su golpeteo contra las rocas, mientras las aves que rodeaban a Kfjørg le

invitaban a disfrutar del intento de volando jugar con ellas… lo pensó por un

segundo y luego se paró en el borde de una roca filuda y mirando hacia el

horizonte entre ese azul profundo, pensó que era como una pluma: liviana y

flotando entre las leves corrientes del viento. Pensó en ser como un ave en el aire

jugando con los seres que sobrevolaban… y entonces... saltó al abismo, no para
caer, sino para flotar… flotaba y abrió los brazos y mirando al pájaro que lo

observaba como esperándolo, le envió un pensamiento mental directo, y todas las

aves comenzaron a moverse y girar alrededor de él en círculos y cantando

melodías como canciones de duendes y de hadas… esperó Kfjørg medio segundo

más, y comenzó a moverse hacia la línea invisible al frente de todos los azules

celestes que se juntaban a dibujarse en el mismo espacio que les había regalado el

día, para que hicieran rebotar los pensamientos más inmediatos de todos aquellos

que estuvieran observando en ese momento al sol, que como si fuese una mañana,

acariciaba suavemente con sus rayos las inmensidades del planeta, haciendo

sentirse que entraba liviano y alegre.

De una manera pausada, las avecillas de adelante dejaron continuar solo hacia

adelante a Kfjørg, gritando al tiempo con voces de canto como apoyándolo,

mientras las olas reventaban raudas contra el filo de las húmedas rocas del

arrecife. Kfjørg se movió un poquito más ligero… más rápido… y más rápidamente,

hasta que las aves no pudieron alcanzarlo más… Se movía Kfjørg sobre los

centímetros de las aguas que subían y bajaban como haciendo de hamaca invisible,

que acariciaban al cuerpo levitante de él… lejos de la playa rocosa… Recordó Kfjørg

instintivamente por un segundo dentro de su interior, la forma de volar de Apola, y

volvió a las orillas rocosas… vio flores brotando en éxtasis como si estuvieran en

un desfile muy ocupadas -mostrándole a la audiencia que las miraba con

admiración, que su belleza era fresca y perenne como las canciones de las sirenas

entre el mar. Entre esa armonía de vuelo en movimiento, y con la agilidad de un

gato, circuló Kfjørg a través de ellas, haciendo que las nuevas flores abrieran un

espacio para él al cruzar el campo. Kfjørg aterrizó en un saliente de la playa rocosa,
y saludando dio las gracias a las avecillas que lo habían invitado a dar el paseo

matutino, diciendo: "Hasta la próxima, chicas"… y volvió a mirar otra vez hacia el

horizonte.

Él tenía ese rostro clásico de los Hohenstaufen, bis-bisnieto de Barbaroja; con esa

cara evidente del poder que conquista la buena voluntad de las gentes, no solo por

el porte de príncipe, sino por la dulzura en el tono de su voz y con la sabiduría de

saber hacer las cosas bien. Su piel la tenia curtida por el sol de la intemperie,

dándole un matiz cobrizo. Caminó por entre el borde del irregular terreno por un

momento, luego se detuvo, y saltó desde una roca brotada hasta al océano que lo

invitaba, para darse un baño tempranero. El agua estaba algo fría pero aguantable,

él nadaba como un cachalote y cuando se dio cuenta, un verdadero cetáceo con

cara de delfín juguetón junto con unos amiguitos, pasaron junto a su lado y entre

todos empezaron a brincar y a corretearse por dentro de las aguas… Kfjørg cogido

de las aletas de uno de los delfines, nadaba junto a ellos dentro del cristal de las

aguas en movimiento sonriendo todo el tiempo a sus bromas y cambiando a veces

de aleta en aleta, cuando ellos se ofrecían…

Después de unos minutos, todos salieron con Kfjørg sentado en la parte superior

de uno de los delfines, parecían que volaban sobre las aguas… despreocupados

entre un campo de juegos interminables y de risitas sin fin. Sin darse cuenta Kfjørg

de lo que estaba aconteciendo al mismo tiempo abajo en el centro de reuniones de

su aldea.
En la casa principal del centro de la plaza de la ciudad de Ür, la gente se reunía en

asamblea íntegra, y el encargado en jefe estaba en ese momento al habla:

Persona jefe de audiencia: ...nosotros aquí hoy reunidos para pasar la noticia a los

ciudadanos, porque hemos recibido un mensaje del Sol desde el centro de nuestro

sistema solar -se detuvo el orador un momento mirando al papel que sostenía

sobre el atril, y continuó: Mensaje leído que más temprano fue enviada una copia a

Kfjørg… Estamos en este lugar de reunión... miraba hacia la gran ventana por

donde se podía apreciar el gran mar y dijo: pero vemos que aún no ha aparecido

nuestro muchacho.

Un mensaje en forma de papel doblado entre el medio, hecho manualmente en

pergamino de arroz, se había enviado y dejado caer debajo de la puerta de Kfjørg

por un mensajero, justo antes de que él dejara su cómoda cama y su estado de

contemplación. Pero en verdad, él nunca se percató de la nota, ya que en ese

fascinante y hermoso día, había salido de su casa por entre la ventana, y en este

instante mismo, se encontraba Kfjørg jugando despreocupadamente con los

delfines.

Pero entre un segundo de distracción de entre las diversiones acuáticas, percibió

entre su discernimiento de espíritu, algo diferente en su mente en medio del juego,

y se detuvo rápidamente… se despidió de sus amigos compañeros de recreo con

caras de pez, y salió a la playa rocosa poniéndose de pie en la parte superior de una

enorme roca blanca, desde donde divisaba en cómo los delfines se despedían de él.
Kfjørg se recostó sobre la cálida roca de superficie llana y entró unos minutos en

estado de relajación mental frente al espacio azul claro iluminado de su exterior…

de repente, un rayo de luz salió de por ahí y pasó por encima de Kfjørg y entró en

él:

-Os saludamos hermano Kfjørg… desde el Sol en vuestro sistema solar…

-Saludos Sol hermano y amigo, qué agradable sorpresa...

-He enviado una voz de mensaje antes, pero... no te encontraron… es muy

agradable encontrarte rebosante de salud y belleza.

-¿Gracias, y cuál es el inconveniente Sol?, tu voz tintinea rompiéndose a cada

momento.

-Parece Kfjørg, que cuando Vulku limpió tu planeta de esa energía oscura esa otra

vez, el viejo dragón maligno que habitaba dentro de esas aguas profundas y que

permanecía oculto… se fundió dentro de algunas de las gotas de la agua evaporada

y se vino al Sol.

-Lo que quieres decir Sol, dijo en exaltación Kfjørg: que se evaporó el dragón feo

ese entre unas aguas que estaban vaporizándose desde lo que hoy es el Lago de

luz¿?
-En vuestro planeta sucedió ese fenómeno casi químico, el dragón malvado pasó a

través de todo este espacio libre, sin ser percibido por Vulku en su nube, hasta

llegar al sol… y se pudo materializar aquí dentro de nuestra esfera... parece que el

dragón del mal dejó esas aguas en transición donde permanecía encarcelado,

esperando por su juicio final antes los Ancianos de los Días en Uversa, y apareció

desencadenado y loco dentro de nuestro planeta y comenzó a volar por entre los

alrededores y a beberse todos nuestros suministros de agua que regulan la

temperatura interna de nuestras ciudadelas y después... no te imaginas… se

evaporo otra vez, hasta llegar a Júpiter... ¿cómo la vez?

-¿Ese dragón malvado desde el fondo del océano?... malo, malo…

-Sí, Kfjørg, y te pedimos que por favor vengas a ayúdanos a poner a ese ser travieso

en su lugar otra vez, está realmente fuera de control, anda como loquito…

-Ok, estaré allí tan pronto como pueda…

Kfjørg empezó a subir el precipicio del acantilado pensando, y cuando se

aproximaba al borde superior, vio a algunos de los habitantes de la ciudad que se

acercaban a él viniendo desde su casa…

-Buenos días Kfjørg -dijo el Mayor…

-Hola, todo el mundo, qué bonito día como para ir de baño… ¿cierto?
-No, querido Kfjørg, pensamos que habías recibido nuestro pequeño mensaje esta

mañana que te dejamos debajo de la puerta de tu casita…

-No, pero… era, ¿algo de Sol?

-Oh, bueno, entonces ya sabes...

-Bueno, si… salí cuando me levante por la ventana... lo siento -se reía un poco como

bromeando con los asustadizos ciudadanos.

-Sí, querido Kfjørg… -pero insistía el Mayor diciéndole: ¿Qué te dijo el Sol de todos

modos muchacho?

-Bueno, parece que necesitan ayuda, y tengo que irme ahora… así que si me

disculpan… permiso, permiso, buen día a todos, chao! –y salió otra vez

intempestivamente Kfjørg por entre los ciudadanos.

Todos estaban mirando mientras Kfjørg pasaba todo mojado con su pantaloneta de

baño hasta la rodilla de color verde, y entraba a su rustico cobertizo donde le

nacían hasta planticas sobre la superficie del techo… un nido de ave con un

polluelo adentro, jilgereaba desde el techo como diciéndole algo a Kfjørg…

mirándolo y sonriendo, le silbó algo y abrió la puerta entrando, dos minutos

después, Apola aterrizó junto a su choza y ambos siguieron su camino. Kfjørg iba

vestido con un traje verde de falda romana, sandalias romanas, y pechera de

gladiador hecha en paja, con una tira negra que le atravesaba la frente y plumas
metidas dentro de su cabellera, saludó adiós y adiós a toda la gente que lo

observaba con admiración, y que permanecían como clavados al piso todavía

inmóviles y de pie allí como estatuas mirando la acción con ojos grandes y

desorbitados y con sus bocas abiertas… mientras él y Apola se alejaban muy

rápidamente entre el azul clarísimo del firmamento con algunos soles al fondo.

"Un chico sin control… cosa salvaje y agradable", dijo el mayor de una manera

afectiva como de padre.

Apola y Kfjørg bajaron el Lago Azul de energía en el Océano Pacífico, bucearon

dentro del lago uniendo mentalmente el destino donde irían dentro de poco con

sus formas físicas materiales para transformarse y adaptarse al viaje. Sintió en la

superficie de su cuerpo que se efectuaban cambios y que estaban siendo mutados

sus organismos y sistema nervioso… sus pieles ya estaban dispuestas para

enfrentar la misión solar, ahora no solamente les permitiría remontarse más

rápido entre el espacio exterior a través del portal inter-dimensional dentro del

Lago, sino que también podían tener una protección cutánea para cuando

estuvieran circulando por entre la parte exterior del sol llena de gases caloríficos

que queman y con temperaturas sobre calentadas. Aunque para ellos en la vida de

Quinta Dimensión, la luz solar llegaba a la Tierra solamente en forma lumínica, el

calor nunca se intensificaba protegiéndola una capa invisible haciendo que las

temperaturas variables, nunca excedieran los extremos. Cuando se sintieron listos

y cargados de la energía interior del pozo dejada por Vulku. Despegaron por entre

el portal, entre el inmenso azul arriba de ellos y en segundos las primeras coronas

en movimiento del sol estaban bajo sus pies.
"Por allí Apola, bucea en el territorio interno del sol –dijo emocionado Kfjørg por la

vista magnifica del sol, a Apola… allá, entre el fondo del núcleo donde están las

ciudadelas, no queremos lidiar con la energía del dragón malo en este momento

aún", Kfjørg le ponía énfasis a las palabras como si estuviera dentro de una película

dramática… "Uff -dijo ella, -siguiéndole el juego teatral a Kfjørg con el tono de voz,

ni siquiera quiero ese horror cerca".

Las llamas del sol en la superficie se movían como flores escuálidas amarillentas

que surgían desde el interior de la esfera, que se ponía a bailar a su paso al ritmo

de un susurro musical fascinante que producían al moverse, como si estuvieran

sopladas por una corriente que venía desde debajo de la superficie… los colores

cambiaban desde muchos tipos de amarillo alrededor en los bordes hasta

diferentes tonos de naranjas y rojo claro en esas lenguas encendidas que

simulaban vividas aves en movimiento mientras acariciaban suavemente a los

viajeros que pasaban mirando aterrados a ellas...

La naturaleza sobre la superficie del sol, era como pasar entre una pantalla de

colores llena de pequeñitos y acariciadores pixeles tibios entre un video juego

psicodélico… y la vista desde el sol hacia el exterior del firmamento, era mucho

más que magnifica; se divisaban pequeños planeticas girando todos alrededor de

su atmósfera entre un azul tibio agradable como de fondo, y después de esa capa

azulosa, varias galaxias y sistemas solares hermanos se movían a su voluntad todos

girando en una danza como de cisnes en el lapso de una opereta de ballet... era la

sensación de la Vía Láctea en su éxtasis de vida, contribuyendo apenas como uno
de los millares de otros sistemas espaciales en un vasto e infinito universo lleno de

vidas diferentes pero dulcemente fraternal, que en muchos casos, compartían

momentos e intercambiaban conocimientos.

Mientras Apola y Kfjørg, continuaban volando la superficie del sol en pura

diversión, y penetrando lentamente entre ella a medida que pasaban a través de

grandes y pequeñas llamas como si fueran ilusiones mentales, obteniendo una

sensación más dinámica de agitaciones en sus sentidos a como cuando se estaba en

la Tierra. La gravedad los mantenía flotando a veces, entre la superficie como si se

deslizaran sobre una corriente de viento movible. Comenzaron a profundizar entre

las capas de gases del sol, y lejos a la distancia, al fin divisaron una especie como de

castillo… pensó Kfjørg que era una ilusión al principio…

Una sola gran torre resurgía desde el fondo con los mismos colores que las llamas

y con el mismo tipo de movimiento y formas similares al de las llamas; sabían que

era un edificio o una estructura de algún tipo, ya que no desapareció como una

ilusión. En un segundo, sintieron un mensaje interno de bienvenida,

permanecieron volando alrededor de la torre unos instantes… cuando el suelo se

abrió ante sus ojos, dejando una compuerta abierta que Apola rápido entró a

través ella… la tranquilidad en el interior era totalmente diferente al de los

susurros en el exterior debido a las llamas.

El interior era enorme, todo entre el sol era inmensamente mucho mas

desproporcional en tamaño que en la Tierra, miles de veces más inmenso todo…

Estaban en un tipo de hangar donde pequeños discos transparentes colocados uno
encima del otro como en un estante invisible permanecían alrededor del refugio.

Apola puso los pies sobre la superficie y Kfjørg descendió… Varios elegantes seres

altos como llamaradas del tamaño de Apola se acercaron a ellos, tenían formas

femeninas. Una de las mujeres les habló con una hermosa voz en el lenguaje de

Kfjørg: "Vos sos muy bienvenido en nuestro planeta, Sol os está esperando

Kfjørg”… Y con una venia, le dijo a Apola: “Por favor, sígame también usted su

señorita Apola", "Gracias", dijeron Kfjørg y Apola”.

Ambos siguieron a las esbeltas criaturas casi transparentes de más o menos cuatro

metros de altura, pasaron a través de un inmenso corredor de discos transparentes

surtidos y Kfjørg que tenía curiosidad por ellos, le preguntó a la dama que hablaba

con ellos: "Disculpe, señora, pero nos preguntamos qué son esas cosas circulares

en todos los espacios" -apuntando hacia los discos y mirando a Apola al mismo

tiempo… seguidamente la hermosísima señora se detuvo y les dijo: "Oh, te refieres

a nuestros… S: U: N:, es un Sistema de Transporte..." sonrió gentil y continuó,

"Estos son discos personalizados usados para movilizarnos cuando necesitamos ir

al extranjero en misiones especiales alrededor del Sistema Solar o de la Vía

Láctea… a veces para ir más allá de ese punto, utilizamos otros diferentes tipos de

transporte que son invisibles a su percepción en este momento, están estacionados

sobre el techo de esta estructura… dentro del Sistema Solar no necesitamos nada

para movilizarnos si no llevamos nada con nosotros, pero si cargamos equipo o

diferentes tecnologías para realizar reparaciones o mantenimiento en espacios

vacíos, utilizamos los discos"… señalaba a los alrededores del edificio, y sonriendo

a cada palabra, mientras que las otras féminas también sonreían entre ellas y se

divertían con la conversación. “¿Y cuál es su amable nombre, mi señora"… le
preguntó Apola, "XYOLA a su servicio"… Se volvió grácilmente la fémina solar entre

sus pies de luz brillante para decirles dulcemente: "Ahora, debemos continuar,

gracias".

Entraron esta vez en otro espacio enorme. Una vez dentro, no se podía distinguir

ninguna puerta o ventana, la habitación tenía una luz brillante más grande que las

otras habitaciones, estaba llena de pequeños paneles de control y objetos como

una sala inmensa de observación espacial. En ese momento el tablero principal

estaba aterrizando sobre la superficie del salón. Las paredes eran redondas y el

techo abierto dando una visión alucinada de nuestro sistema solar...

-Hey chicos, ese fue un viaje rápido el que hicieron, los esperaba un poco más

tarde, estaba tratando de hacer un poco de limpieza en los alrededores, ya saben…

se van amontonando por ahí las cosas hasta que terminan uno es saturando el

lugar… no quería que vieran el desorden, pero de todos modos, bienvenidos mis

amigos al gran sol central de nuestro sistema solar, mi nombre es Sol… -y extendió

su gigante palma abierta hacia ellos

-Hola, soy Kfjørg…

-Oh… -dijo Apola un poco tímida… Me llamo Apola.

-Hola Apola y Kfjørg, Somos del mismo tamaño Apola… bromeaba Sol.

-Tu gente es alta y hermosa, dijo Apola con gracia…
-Gracias, le respondió Sol…

-¿Cuál era la urgencia de tu llamada Sol, dijo prontamente Kfjørg interrumpiendo

con ese impulso de entrar en acción y dejando las formalidades por fuera.

-Bueno, sí… ya verán: ahora hace unos días que estamos teniendo algunos

problemitas en nuestro sistema solar con las llamas de calor… de todos modos,

podemos hablar de eso más tarde, chicos… ¿no prefieren descansar?… ¿cómo les

fue en su viaje?

-Bueno, dijo Kfjørg, tuvimos un colosal paseo viniendo hacia acá, pero no estamos

cansados, quisiéramos que hablásemos de los asuntos que te preocupan Sol –

insistió él. Sol se metió entre una especie de sofá gigante que apareció del piso en

medio de la habitación, se sentó con las piernas cruzadas, y de inmediato las

paredes redondeadas de la habitación se iluminaron, mostrando el exterior de su

planeta, y dijo:

-Habíamos recibido varias llamadas de Júpiter, parece que el calor solar no está

alcanzando a llegar a su planeta con la misma intensidad que antes… extendió su

mano y apareció una pequeña cajita roja entre sus dedos y señalando en la

dirección opuesta a la pared donde estaban dialogando, emergió Júpiter de entre el

panel transparente y en un pequeño marco interior de la pared-pantalla, apareció

una cara de un ser de piel verde, manchas anaranjadas y aura azul.
Sol se dirige a él explicando: Hey POLLAK, aquí están Kfjørg y Apola desde Urantia

que han venido a colaborarnos con la pequeña situación climática que tenemos…

Kfjørg está dispuesto a darnos una mano en este asuntillo… cuéntanos Pollak sobre

esas nubes que se posaron y están estacionadas en tu firmamento… de hecho

podemos verlas desde aquí, dijo Sol.

-Hola Sol y hola Kfjørg y hola a Apola… gracias por vuestro interés en cooperar con

nosotros -dijo con una mirada triste en sus ojos Pollak, sí... Vulku nos ha contado

sobre ti Kfjørg, sí... muy bueno… os cuento que estas nubes estacionarias rojas que

parecen venir del sol, almacenan en ellas un calor encendido desproporcional,

pareciese que están absorbiendo y almacenando en ellas la mayoría de las

partículas calóricas que provienen del sol que nos proporciona energía y vida a

nuestro planeta físico, dejándonos así en una especie de aislamiento casi total de la

fuente principal de energía.

-¿Puedo decir algo, preguntó Kfjørg a Sol… interrumpiendo un poco a Pollak.

-Pues claro, Kafjørg, por favor… Pollak puede oírte muy bien -dijo Sol moviendo la

mano hacia él y mirando a Pollak.

-Hola Pollak, dijo Kfjørg, luego mirando a los ojos de Apola, y sabiendo que a lo

mejor el dragón feo estaba involucrado en este asunto, la animó a participar y en

su mente escuchó de ella que le decía o les decía a todos: Lo qué podemos hacer

Kfjørg… con Sol y Pollak -decía ella con esos grandes ojos muy abiertos… Tú eres
Kfjørg de la Tierra, conocido en la Vía Láctea como el mediador de energías, la Luz

física Ajustadora en casos de emergencia, buen amigo mío y gran confidente aliado

del gran Vulku del grupo Antria de planetas al comienzo de la Vía Láctea.

Necesitamos que todos… hizo una pausa cerrando los ojos y prosiguió: Podamos

contactar a Vulku y con la ayuda de Sol y Pollak, hacer algo telepático al respecto…

Pollak bajó la cabeza y les dijo interrumpiendo el mensaje de Apola:

-No sé amigos, realmente no sé qué hacer… Tal vez ella tiene razón, pero en este

momento, no tengo ni idea de lo que está pasando aquí, y que está matando a

nuestro planeta y con toda la vida dentro de él...

Entonces Kfjørg añadió: Bueno, yo tampoco sé qué está pasando, pero lo

averiguaremos, pero de seguro que hablaré con Vulku ahora mismo… él se dio la

vuelta y en medio de la gran sala se sentó con las piernas cruzadas, miró a los ojos

de Apola durante medio segundo, y luego cerró los suyos… pensó en Vulku y...

Vulku: Hola Kfjørg, dulce hermano de Urantia, que es lo que te preocupa ahora…

Kfjørg: Oh, hola Vulku, no sé cómo decirlo o explicarlo claramente… pero estoy en

el sol central de nuestro sistema solar, con Sol y hablando con Pollak desde Júpiter

y juntos con Apola… parece que en Júpiter hay algunas nubes extraña nunca antes

vistas que están como absorbiendo la energía proveniente del sol, dejando al

planeta en un completo caos climático… parece también que el dragón feo de

antiguo esta involucrado en esto…
Vulku: ¿El mal-dragón de la Tierra Azul de nuevo?

Kfjørg: Sí, eso parece indicar por los efectos de evaporación… el sol… y las nubes.

Vulku: Espero que el Dios Padre Universal de ordenes definitivas para que los

Ancianos de Días se encarguen de esa creatura de una vez por todas… es una

criatura malvada y pronto va a hacerle daño a alguien o a crear otra vez confusión

y caos en algún sistema solar… de todos modos, tienes que concentrarte en

absorber esas nubes rojas que escapan del sol y junto con Sol traerlas de nuevo a

donde pertenecen…

Kfjørg: ¿Por qué escaparon en la primera vez?

Vulku: En realidad no "escapan", se desataron con el calor y se elevaron

lentamente hacia Júpiter, pero eso no es gran cosa, lo grande es apoderarse del

dragón maligno, parece que está dentro de esa nube roja…

Kfjørg: Sí, parece que se evaporó el dragón cuando estabas en la Tierra en ese

tiempo hasta el sol y desde ahí hasta Júpiter…

Vulku: Exactamente Kfjørg... pero no se preocupen… primero trae esas nubes de

vuelta Kfjørg con todos, ya entonces veremos...
Kfjørg abrió los ojos suavemente y vio a Sol sentado frente a él en el piso del salón,

esperando, ambos sabían qué hacer a continuación, mientras Apola los estaba

apoyando y observando con sus hermosos ojos… y Pollak también observaba y

escuchaba las declaraciones a través de la pared de comunicación que permitía

recibir la señal clarísima desde Júpiter...

En las paredes de la habitación aparecieron rápidamente Júpiter y las grandes

nubes rojas alrededor de ella. Kfjørg y Sol se concentraron en la gran corriente

como de viento que sopla desde el interior del sol… se imaginaron cambiando su

función a modo de absorber, como si fuera una aspiradora... la dirigieron al punto

escogido, y el proceso comenzó… Apola pudo ver cuan rápido las nubes

comenzaron a salir desde el firmamento del planeta de Júpiter y volvieron al sol…

Kfjørg les envió a las nubes rojas el comando para convertirse en liquido solar… y

luego, procedió a cambiar la orden de la corriente en el interior del sol, a que

soplara de vuelta a la normalidad de antes. Segundos después, tanto Sol como

Kfjørg abrieron los ojos al mismo tiempo... sabían que ahora tenían que localizar

entre el sol, a esa malvada criatura que había quedado al descubierto, y que a lo

mejor al ver que se le despedazaron los planes de hacerle un daño climático a los

habitantes de Júpiter, se fuera a ir de vuelta a otro planeta pudiendo maquinar otra

travesura similar… Kfjørg volvió a cerrar los ojos y...

Vulku: Bien hecho amigos. He estado buscando a esta criatura malvada durante los

últimos segundos, y la encontré escondida en el corazón del sol, junto a los mares

solares internos, ahora tenemos que concentrarnos en ese escondite que les
enviaré… y entre nosotros despacharemos al malvado dragón a la tierra más

profunda dentro del océano Pacifico en Urantia, y lo ataremos en esas cadenas de

nuevo, el proceso puede tardar más de un minuto, no creo que el dragón sea capaz

de luchar de nuevo con nuestra acción conjunta… Kfjørg pensó por un segundo en

todos los problemas causados por el dragón feo, y que además ya antes había roto

las cadenas que lo ataban entre los abismos y las profundidades marinas de la

Tierra… pensó otra vez, estaba un poco inseguro de lo que quería decirles… al fin

se decidió seriamente por decir lo que pensaba y les dijo a todos:

Kfjørg : Amigos… No sería mas prudente enviar al dragón feo de una vez por todas

hasta Uversa, la esfera capital de este súper-universo donde residen los Ancianos

de Días… ellos podrían aislarlo en un lugar más seguro y juzgarlo por todas sus

travesuras

Vulku: No es mala la idea, esperen un momento por favor me comunico con ellos, y

les cuento que respuesta nos dan…

Mientras tanto en el sol central, Kfjørg y Apola se miraban con Sol… Sol que era un

ser de gran humor y muy relajado, comenzó haciendo bromas sobre el dragón

feo…

Sol: Parece que ese dragón fuera de feo, debe de tener un aliento muy apestoso,

con tantos siglos encerrado encadenado y con ansias de hacer más travesuras en la

creación de este sistema solar, debería de ser castigado muy fuertemente… ¿no

creen?
Apola: Un ser con esa actitud… debería de ser borrado del mapa… ¿ah?... en eso

Vulku volvió a conectarse con todos…

Vulku: Pues amigos, les tengo buenas noticias, los Ancianos de los Días nos

pidieron que se lo enviáramos, para colocar a ese dragón inquieto en una celda

donde ubican a los seres espirituales que se rebelan contra la voluntad del Padre

Universal… me dijeron además, que no podía ser destruido inmediatamente,

debido a que fue creado por un hijo Michael del Universo de Nebadon, y como con

sus hijos, aun sentía amor por esa criatura, y que él confiaba en que llegaría el día

en que el dragón se arrepentiría de todo y recobraría así su forma original, que era

la que tenía Lucifer en sus días de regente de esa parte del universo… de todos

modos, como no había mostrado hasta ahora ningún síntoma de regeneración

alguna, el juicio contra él ya lo habían iniciado los Ancianos.

Los tres amigos ya estaban conectando sus voluntades en el mundo invisible de las

energías espaciales entre los diferentes cielos de mayor dimensión… es decir,

estaban gravitando dentro de la dimensiones más allá de la sexta, pasaron a la

novena densidad cósmica del tiempo-espacio, y encontraron a un señor Anciano de

los Días que venía desde la capital del Súper Universo Central en Uversa, que se

sentó junto con ellos… y a través de él, fue enviado un Rayo de luz potente desde el

sol de Alción que sostiene este sistema solar en bajas densidades, y así se expulso

con su poder al dragón maligno de su lugar oculto, y lo trajo al nuevo lugar de

reclusión que era una celda oscura sin luz y llena de un frio que eliminaba los

movimientos del dragón… era a donde él temporalmente debería de estar hasta

que se terminara su juicio.
Vulku abriendo sus ojos como queriendo hablar una palabra con el Anciano de

Días… pero él leyéndole el pensamiento y lleno de toda la compasión sólo le dijo:

"No te preocupes alma joven hermano Vulku... ese tiempo sólo es conocido por el

Padre... ten paciencia y sé consciente siempre"… Después de eso los tres amigos

estaban fuera y cada uno de vuelta a sus casas: Kfjørg y Apola estaban volando

sobre su gran y hermoso océano azul claro, lleno de las aguas en la superficie de su

esfera Tierra.

Sol: Eres increíble Kfjørg, gracias!

Vulku: Mucho amor a todos los chicos siempre...

Kfjørg: Nos vemos la próxima vez y gracias…

Apola: Les envío mi amor chicos… chao.

Pollak: Gracias a todos, un gran beso desde Júpiter. !!!
IV.- AÑO 3000 (Diferencias entre Tecnología y Raíces)

Si, sí… corría el año 3.000 después de un par de cambios de sistemas sociales al

estilo Apocalipsis en el hermoso planeta azul de la Tierra, los humanos sobrevivían

a pesar de los inconvenientes que se presentaran, tenían una gran capacidad de

superación, anclándose de forma excepcional a la vida.

La vida en Atlántida se movía como de costumbre, ya había pasado un poco de

tiempo desde el año 2018 hasta hoy… 982 años de calma y normalidad en la nueva

tierra de Atlántida, igual que en Nueva Jerusalén y Skandinavia. Aunque en la Inka-

Tierra, las cosas cambiaron un poco más: debido las adelantos visibles de muchas

personas que casi siempre viajaban al Lago Azul en el Océano Pacífico para buscar

cada vez un poco más de iluminación en sus consciencias. Después de tantos años,

la gente había desarrollado sus propios métodos de pensamiento superior hasta el

punto de vivir la mayoría de la población de Inka-Tierra sin necesidad de

alimentos por largos períodos y sin necesitarla para realizar sus labores o ejercitar
sus artes… en compensación absorbían energías vitales desde el aire que

respiraban, desde el aroma de las flores y los arboles frutales, desde la percepción

de los materiales inertes del planeta en todas sus formas, es decir: de las rocas, de

los ríos, de las plantas, de las montañas y volcanes durmientes, del mar y de las

superficie terráquea además de los planetas y del sol...

Estaban así disfrutando todos de la capacidad de comunicarse telepáticamente

entre sí a través de una forma idónea amorosa y mínima entre sus mentes. Hablar

con los animales las flores y los arboles era normal. El traslado físico instantáneo

de la materia dentro de la superficie a voluntad o en casos de necesidad era

también frecuente; en otras palabras, habían estado aprovechando la energía que

los alimentada dentro del Lago Azul dejado por Vulku… Si cualquier obstáculo se

presentaba, siempre recurrían al Lago.

A lo sumo, cada vez que la gente iba al lago seco del océano, con solo la acción de

dar el saltó adentro de él ya volvían después de un rato a la tierra flotando por sí

mismos. La noticia del efecto energizante que conseguían con el bucear en el Lago,

se había propagado por todas las islas, al punto que se comenzó una migración

progresiva desde las otras islas hasta Inka-Terra, la mayoría de la gente poseía

algún tipo de habilidad que empleada repetidamente en su cotidiana vida normal.

Puesto que el tiempo no se movía en línea recta, los años de vida en los humanos

no los afectaba físicamente, pero por un instinto que conservaban por alguna

razón, los años ahora eran contados por un efecto físico natural en el firmamento

del planeta que se daba exactamente cada 365 días. Los habitantes conocían el
cambio de año por una danza global de luces que como un efecto boreal de colores

formaba una danza que brotaba desde el Lago Azul de energías. Se trasladaba

alrededor del planeta durante algún tiempo... Ese tiempo era conocido por los

inkanos, como la Danza del Amor del Universo en la Tierra.

En la nueva Jerusalén la vida tenía un diverso perfil… descendientes todos de Isaac

lo mismo que de la línea de Ismael: primos y hermanos se fundían ahora en una

sola raza de un solo nuevo pueblo practicando aun después de los siglos, sus más

altas ceremonias de adorar permanentemente al Dios creador y único Padre

infinito de todos los Universos.

El pueblo de los skandinavos vivía una vida sencilla, haciendo comercio de

intercambio con Atlántida, su vecino más cercano. Su invento o último instrumento

creativo era una vela única para barcos gigantes, que impulsaba el viento o la

energía solar siendo dirigida por la mente humana, pudiendo trasladar en el aire o

mantener en flotación a voluntad las naves.

Atlántida tenía otra historia: grandes campos de cultivo proveían alimento para

todo el planeta, la agricultura se había convertido en una actividad técnica y

transgénica; la gente del campo emigró hacia el sur hasta la capital. Que era una

ciudad gris que se veía muy agobiada de tanto estrés… llena de ciudadanos

ocupados haciendo su parte por el progreso de Atlántida. Así se fue formando poco

a poco en los últimos 500 años desde el sur esta gran metrópoli llamada Pompeya

localizada en el suroeste de la isla. Una ciudad muy aburrida llena de gente muy

seria de doble moral.
Pero las cosas se estaban desarrollando y avanzando en Pompeya hacia una

dirección totalmente opuesta a la armonía como vivían las otras islas. Las sombras

de las ansias por nueva tecnología los volvieron a golpear como un león sediento

con temores de no ir a sobrevivir. Los ciudadanos de Pompeya querían expandir su

mente, corazón y activos tecnológicos, entre un reino dominado por la lógica de la

elite económica… La codicia en sus corazones creció a bordo de la ciudad con una

asombrosa necesidad hambrienta de poder… su nivel de codicia no tuvo

precedentes en los últimos 300 años.

Lamentablemente, Pompeya había recurrido incluso al uso de la manipulación y

los nuevos líderes políticos comenzaron a tirar las cuerdas de sus sueños

individuales, que en realidad era el sueño Pompeyo, lleno de las mismas conductas

crueles como las que habían ocurrido siglos antes del ultimo de los apocalipsis.

Desde Pompeya habían convocado a todas las villas de la isla a una reunión

extraordinaria con el fin de unificar los pensamientos políticos de la región –decían

ellos. Después de muchos manuscritos enviados a las villas de Atlántida: a Ür y los

dos pequeños pueblos de pescadores nómadas de los lagos de Nördsee y Südsee,

explicando en los mensajes la urgencia de la reunión y la importancia de esta… Con

la frustración al no obtener respuesta desde todo del norte; el gobernador, de lo

que ellos mismos llamaron: El Territorio de Pompeya, al comando de un señor de

nombre: Sam Sulphuro Smith, que se había autonombrado como regente del

territorio atlantes, decidió viajar personalmente con su sequito de seguridad hacia

el norte, hasta Ür, utilizando uno de los barcos de sello único fabricado por los
skandinavos. Así fue que llegó a Ür en poco tiempo y desembarco el señor Sam

Sulphuro Smith con todo su sequito detrás de él, caminando como un gran hombre

de negocios listo para un gran show.

Dado que Atlántida en el lado norte tenía una topografía única, y muy diferente al

sur de la isla, y teniendo en cuenta que la caída de inclinación desde el norte hasta

el mediodía era de unos 3°; hacía que la tierra no fuera plana en la isla, sino que

poseía ese ángulo oblicuo, que era una perfecta oportunidad que el Sr. Sam

Sulphuro Smith, quería utilizar para el riego de los campos cultivados en el centro

y sur del país, recibiendo así aguas dulces desde las montaña cerca de Ür, y además

obteniendo la irrigación desde los lagos de pescadores de Nördsee y Südsee. Pero

el trabajo de riego requería de que muchas de las zonas verdes de la tierra, fueran

destruidas junto con sus arboles.

Querían instalar un sistema de remojo sofisticado a todos los campos desde las

aguas del norte, alimentando en el trayecto los Centros de Cambio Molecular, que

eran capaces de alterar la velocidad de nacimiento del cultivo, generándoles más

abundancia de alimentos para el planeta y por consiguiente mucha más ganancia

de poder... El consejo principal de Ür estaba listo para entregar los detalles

completos de la respuesta a la idea de Pompeya en la improvisada audiencia esa

tarde...

Capitán: Gente de los territorios del norte de Atlántida y del Territorio de

Pompeya, por favor permanecer sentados y escuchad atentamente a la orden del

día...
Amigos - dijo el Mayor de Ür después de haber escuchado durante más de una hora

al grupo Pompeyo dando detalles y explicaciones técnicas del plan de riego, y

continuó: Se detecta entre líneas desde las ilustraciones de ingeniería, que parece

que Pompeya ha estado construyendo ideas radicales de separación del plan

original durante todos estos años -el rostro del Sr. Sam Sulphuro Smith enrojecía…

y continuó el Mayor: Lo más perverso parece ser… que decidieron desarrollar

entre sus capacidades, algo que por experiencia en nuestra existencia humana

había llevado nuestras anteriores civilizaciones a sumergirse en un río de su

propio destino autodestructivo… lo sabemos de hecho, pero la muchedumbre allá

de lo que llaman el Territorio de Pompeya parece olvidarse… Pareciese que están

ellos atornillados en un pensamiento diferente... Hoy recibimos esta información

personal y persistente de las manos de su jefe de comisión representativo, para

encontrarnos ahora… -hizo una pausa, bebió de un vaso de agua, y continuó

soltando el papel de su mano: Amigos, nos están pidiendo en palabras sencillas y

silvestres, que les permitamos que su tecnología consiga involucrarnos en

apartarnos de volver a nuestros antiguos métodos de cultivar la tierra como lo

hacían en el pasado nuestros ancestros… Creemos que lo proponen es una

tecnología que sabemos va en contra de los principios de la paz y de una buena

vida sana para todos. Donde estaríamos alterando la armonía de la superficie del

planeta Tierra, y destruyendo así, gran parte de los ecosistemas, el medio

ambiente, el agua y el clima.

Mujer: Además que va a empujar a nuestra isla en una dirección de

autodestrucción de nuevo! –gritaba ella.
-La interrumpió el Mayor: La situación es muy delicada; parece como si no

estuvieran simplemente sugiriendo la implementación de ese medio técnico en

nuestra agricultura, pero pareciera que con esta reunión, nos están amenazando y

forzando a aceptar una propuesta sin valores sociales de convivencia… porque nos

están es intimidando si no aceptamos su invitación "persistente" para unirnos al

proyecto… así como ya lo hicieron los agricultores y pescadores de Nördsee y

Südsee… parece que les han comprado la libertad con sueños de grandezas a

cambio de recluirlos en centros urbanos modernos totalmente esterilizados...

Kfjørg: (interrumpiendo): Quisiera hablar aquí en nombre de la unidad de las

familias, pero también con cautela por quién nos unió desde el centro de los

universos -pensó por un segundo más y miró a unos perros sentados en la sala de

conferencias y continuó: Si nos vemos obligados a unirnos a un trato impropio y

con las posibilidades de destruir muchos modos de vida orgánica y saludable en

nuestras comunidades, ecosistemas, nichos de animales y plantas y bosques

primarios, para sentir que lo que estaríamos haciendo en verdad, es que

quedaríamos andando en contra de las principales leyes de la creación dejadas por

el Padre Universal, el Señor de todo y del Todo -volvió Kfjørg a mirar a los animales

sobre el piso del hall y continúo: Estoy considerando la opción de elegir ahora por

nuestra propia voluntad… abandonar los que así lo desean, a Atlántida para

siempre y elegir irnos ya sea unos para Skandinavia o a la Inka-Tierra...

Granjero: Hemos tenido esta tierra por siglos, y pertenecía a nuestros antepasados

en la primera Atlántida , No es apropiado abandonar una tierra que hallamos

cultivado con nuestras propias manos durante tanto tiempo y con tanto amor...
Mayor: Bueno, veo que las conclusiones se fueron ahora por abandonar la isla para

algunos… después de escuchar sus opiniones, siento que no podemos obligar a

nadie a abandonar lo que aman, simplemente ponemos en conocimiento general

las consecuencias de permanecer si nos sumamos al proyecto de Pompeya…

obtuvimos de esta poca conversación con algunos de los líderes de Pompeya, una

impresión negativa, y nos pareció extremadamente imposible cambiar sus mentes

a que vean claro lo que están queriendo hacerle a la isla y al planeta… Dado que

para algunos de nosotros es sólo el comienzo de otro proyecto, si tomamos nuestra

libertad de elección… y como son pocos los líderes de familias que quieren que sus

clanes se queden, puedan quedarse los que así lo deseen a voluntad… y aquellos

miembros de clanes familiares que quieran unirse a un éxodo a otras tierras, así

sea. –terminó y bajó del estrado con la cabeza baja.

Capitán de Pompeya: Pompeya esperaba la colaboración de todos los atlantidos

para dar una respuesta al final del mes; tienen a partir de hoy… quince días para

salir o para crear nuevos grupos para la última reunión definitiva… buena suerte a

todos los miembros de este consejo en cualquiera que sea su juicio, gracias.

La crisis en Atlántida fue clara: ¾ de su población del norte, incluyendo su única

ciudad de Ür y todos las Malokas, decidió emigrar: ¼ de ella entró en Nueva

Jerusalén, y el resto en Inka-Tierra, nadie escogió a Skandinavia como destino…

aún Xäälä y la gente de su tribu que se habían establecido en el norte de Atlántida,

fueron a Inka-Tierra. Los medios de transporte escogidos para el éxodo hacia Inka-

Tierra, fueron los grandes buques skandinavos de la tribu de Xäälä. 144.000
entraron en Nueva Jerusalén, 288.000 en Inka-Tierra, más 12.000 skandinavos del

pueblo de Xäälä. 666.000 personas de los 12 clanes del norte de Atlántida,

permanecieron y se unieron a los caminos de Pompeya.

---o---

Para ese entonces, sólo habían cuatro ciudades en la Inka-Tierra. Después de la

licuefacción del hielo de los polos; lo que solía ser América del Sur había

desaparecido en su mayor parte entre el océano, se mantuvieron sólo las tierras

altas andinas, las que llamaron Inka-Tierra, en recuerdo de los aborígenes de esa

tierra de hace siglos.

Las ciudades eran: Salento al norte, La Paz hacia el sur, Calima al oeste, frente al

Océano Pacífico en el medio de la Isla, y en el extremo Oriente en una península, se

asentó la increíble y nueva ciudad de Amazonas con una gran comunidad de

emigrantes coexistiendo en gran paz y armonía con la naturaleza y los seres de

otras densidades. También existía una pequeña isla llamada Minka al norte del

puerto de Salento, donde vivían algunos pocos pescadores nómadas que emigraron

desde Atlántida...

A través de un pequeño puerto en el norte de Salento, fue que tocaron tierra los

300.000 migrantes desde Atlántida. No era un gran puerto el de Salento, diseñado

únicamente con capacidad suficiente como para darle cabida en sus aguas, a los

pequeños barcos de pesca que tenían…
Los enormes barcos hechos en Skandinavia que llegaron, al ver que no podían

acercarse mucho al puerto, tuvieron que anclar en las afueras cerca de la costa, y

en un pequeño barco pesquero alcanzaron los muelles, para dialogar con los clanes

de la ciudad.

Salento era antes de la llegada de los migrantes, un pequeño pueblo de pescadores

y agricultores de no más de 100 personas, todos viviendo de la fertilidad del

océano y la heredad… las pocas almas que llegaron ese día soleado, hicieron una

feliz confusión en el pequeño Salento, lo bueno es que la alegría de todas las

comunidades de pescadores que los recibieron, se unió con la buena sensación y

energía que sentía la tierra justo debajo de sus pies, y una enorme reunión de

fiesta se dio lugar a 30 kilómetros al sur de la aldea. Los otros permanecieron en

los buques, esperando respuesta del asentamiento.

El grupo que bajó del buque principal, abrió sus tiendas de campaña en un

pequeño hermoso valle al sur de Salento, fértil este con todo tipo de cosechas

bailando a hermoso ritmo colorido, con una corriente de aire que le gustaba

desplazarse por entre los campos. Después de una semana de festividades y

diálogos con los habitantes de Salento, decidieron explorar una bahía desocupada

en el lado este… los más jóvenes quisieron emigrar hacia el sur a pie, jornada que

les tomaría largos meses buscando por la ensenada disponible.

Antes de los jóvenes partir, un comité de 12 ancianos conformado por pedagogos

espirituales modernos, educadores cósmicos, filósofos de avanzada, escritores y
pensadores consejeros expertos; en los que la gente de Ür confiaba, le dio la

bendición al grupo. Los niños pequeños y la mayoría de las mujeres y hombres,

prosiguieron en los barcos por el océano bordeando la isla por el lado oriental.

Después de algunas semanas de peregrinaje alrededor de las montañas altas de la

Inka-Tierra, descubrieron la increíble ensenada con enormes y hermosas playas en

sus alrededores, muy cerca de unos altos acantilados con cumbres planas y de

bosques, donde sentían ellos que era como una gran combinación de diferentes

paisajes muy similares a su antigua Ür.

Después de la llegada de los barcos a la bahía, todos escalaron hasta la cima de los

acantilados y ubicaron sus toldas de la mejor forma, comenzando a establecerse

dispersados ampliamente entre todas las diferentes áreas alrededor de esa

hermosa bahía. Los jóvenes que emprendieron el viaje a pie, tardarían varios

meses más para llegar. Construyeron una como, área central en piedras y troncos

secos, para que fuese su pequeña Maloka de reuniones o centro de actividades

principales, y le colocaron el nombre de Urla, localizada al centro de la bahía, y a

todo el frente del Océano Atlántico.

Para ese entonces, ya los jóvenes que habían emprendido el viaje caminando desde

Salento, entre ellos Kfjørg y Xäälä, se habían encontrado con su tribu en lo que

ahora era: Urla. Los dos chicos, Kfjørg y Xäälä, buscaron entre las montañas, un

lugar que les agradara a ambos, y que incluyera tantas dotes geofísicas como a

ellos les gustaba: como un mar cerca con olas y delfines, un acantilado donde

escalar desde una playa llena de cangrejos y arena, un bosque inmenso por donde

correr con arboles gigantes que pudieran trepar, animales de muchas especias con
quien jugar como niños, aves de todo tipo que cantaran de formas muy diferentes

para intercambiar sonidos… y una panorámica por sobre todas las formas, donde

construir su pequeño nido de amor.

Como acto de bienvenida a la tribu de Uz; los nuevos habitantes recibieron una

invitación desde la población de Calima, para que se acercaran a un encuentro

Inka-Tierra de pueblos en su localidad. Donde fueron casi todos los pobladores de

la isla a festejar en celebración de agradecimiento hacia el Creador, por la Vida que

podían compartir entre todos como vecinos en un fastuoso evento que se realizaba

en los alrededores del Lago Titikaka.

La gente se reunía procedentes desde todos los caminos hasta los lugares de

campamento donde se establecieron tiendas de diferentes colores y formas. El

grupo de jóvenes de Urla incluyendo Kfjørg y Xäälä se vino a pie hasta la fiesta.

Viajaron a través de muchas selvas sin caminos humanos, necesitando seguir

senderos de animales la mayoría de las veces. Las selvas del planeta no tenían

ahora los peligros del pasado. No mosquitos asesinos y no animales salvajes o

tierras peligrosas. La selva era un lugar de árboles vivos y muchas nuevas plantas

naturales que adornaban el camino con muchas flores coloridas. Los animales

alrededor de donde acamparon siempre habían llegado a las fogatas para disfrutar

de las danzas y casarse por días perdurables con las canciones de los viajeros.

Muchas hadas y gnomos y gente del mundo de la fantasía los visitan a veces

especialmente porque era la época de la danza de las luces en los cielos que venían

de la Laguna Azul. Ceremonia que realizaría los Inka-Terra de ahora en adelante
todos los años como una costumbre sana y agradable para intercambios de ideas

culturales. de sueños y para unir con lazos de Amor universal sus energías entre

las sendas invisibles de la dulce eternidad que se habían ganado al encontrar los

equilibrios tangibles de la creación.
V.- ATLÁNTIDA OTRA VEZ (Amenaza al Nuevo Mundo)

Pasó que uno de los buques provenientes desde la isla de la tribu de Xäälä en uno

de los viajes que hacía hacia Urla para intercambiar materiales, víveres y otras

cosas pequeñas de las comunidades; escucharon de otros marineros las últimas

noticias del Territorio de Pompeya que les llegaban; donde decían que el gobierno

de ellos, había diseminado por todo el territorio del norte su tecnología hidrológica

sin compasión y gobernaban sobre la antigua ciudad de Ür. Contaban que eligieron

en su arcaica comunidad que dejaron atrás a un líder, y que él creó un partido

político de seguidores de Pompeya con un ejército para proteger la economía de su

territorio. Habían establecido de nuevo los viejos sistemas económicos de compra

y venta del viejo paradigma; la vida volvía a ser lo que solía ser antes del ultimo
apocalipsis cuando se había cambiado el antiguo modelo comercial por ser

despiadado e inhumano. El aire se respiraba otra vez en Atlántida un poco

pegajoso con la ausencia de tanta vegetación que habían aniquilado para poder

tirar las tecnología recolectora de aguas y los Centros de mejora Molecular.

Al cabo del primer año de estar viviendo en la nueva locación de la isla de Inka-

Tierra, la tribu de Uz bajó a los lagos cerca de la villa de Calima para la reunión

festiva de cada año de luces. La tertulia amenizada por los mejor músicos de la isla,

fabulosos teatreros callejeros, malabaristas y cirqueros de todo tipo, cuentistas,

poetas, filósofos e incluso uno que otro discurso de profetas nómadas navegantes

entre las islas amenizaban todas las fogatas no solo con sus formas creativas de

entretenimiento sino que también con sus tan variadas formas de vestirse y de

ataviarse los cuerpos de una forma linda como si de verdad vivieran conectados

con su “madre” planetaria…

Incluía la tertulia de aniversario un pequeño círculo de diálogos de los ancianos de

los diferentes clanes en la Maloka de Calima, esta vez con representantes de Nueva

Jerusalén, las cabezas del clan de la tribu de Xäälä, las comitivas de ancianos de

Urla y por supuesto el comité Inka. Allí el menú principal del día eran las noticias

relevantes desde Atlántida y los nuevos planes del régimen del Territorio de

Pompeya que con sus potenciales agendas llenas de peripecias trataban de

gobernar al planeta entero. La fuerza de las energías oscuras creadas por esos

modos de vida, se sentía con demasiada carga negativa crucial para empezar otro

cataclismo en la esfera azul… algo que Vulku a estas horas, ya debería estar

detectando desde su hogar.
En la reunión, los asistentes al conversatorio sabían por experiencia propia que

antes del ultimo apocalipsis de cambios sociales, la Tierra conservaba en ese

entonces sus diferentes procedimientos físicos para limpiarse de las malas

vibraciones provenientes desde las sociedades humanas en su superficie… Pero en

estos días con la ausencia de terremotos, tsunamis, volcanes en erupción, tornados,

huracanes y temporadas inclementes de lluvia, para nombrar pocos; la sabiduría

de la Tierra Azul era consciente de que para hacer algo al respecto dependía

enormemente de la nueva raza de humanos con valores cósmicos positivos, que re-

potenciados espiritualmente podrían proteger y además balancear el equilibrio de

las polaridades… De lo contrario las reacciones podrían ascender hasta el universo

paralelo opuesto y afectar áreas lejanas como lo hizo antes con la constelación de

planetas donde vivía Vulku. La resolución en la reunión de juntas de la población

pacifica de humanos de la Tierra sostenida en la villa de Calima, sabía que

necesitaba ser definida una estrategia inmediata con acciones para el beneficio del

planeta y de los vecinos de las islas saludables restantes. Todo el concilio había

elegido llamar a Vulku para que les ayudara a tomar una decisión junto con el

consejo reunido. Kfjørg fue llamado inmediatamente para realizar su trabajo

especial de comunicación inter-dimensional.

Pero el chico estaba en esos momentos vagando por una de las costas de Calima

con su amiga Xäälä y otros compinches de andanza que miraban como niños a los

cangrejos jugar entre ellos a meterse entre las rocas y perseguirse mostrando sus

antenas y extremidades moviéndose alegremente mientras caminaban de lado;

observaban los chicos en como los moluscos encuevados en pequeñas cavernas

salían y absorbían el plancton de las aguas dentro del vaivén de las aguas.
Un pequeño grupo de exploradores divisó a Kfjørg después de unos días, llegando

al tope de unas rocas de uno de los acantilados hacia el sur de la isla; cuando los

encontraron, estaban realizando ellos uno de sus deportes favoritos que era el de

trepar altos peñascos... 80 metros sobre uno de los acantilados de la costa… Xäälä y

varias compañeras escalando junto a él; no llevaban anclajes ni mosquetones;

menos un arnés o un casco, les gustaba escalar al estilo libre. Los exploradores

tuvieron que gritarles desde el tope de la cima donde estaban para llamar su

atención, mientras la chica levantaba sus manos saludándoles, Xäälä le grito algo a

Kfjørg para llamar su atención.

Después de que los mensajeros les contaron la novedad en Calima y se hubieron

ido; subió Kfjørg a una pequeña colina cercana, y entre sus silencios internos llamó

a Vulku.

Vulku: Hola Kfjørg, bueno escucharte ha pasado mucho tiempo desde la última que

vernos…

Kfjørg: Sí, hola Vulku, desde el viaje al Sol, que alegría escucharte, siempre te llamo

solo para contarte problemas... –y él chico procede a referirle las últimas noticias a

Vulku sobre la nueva situación en Atlántida.

Vulku: No te preocupes que estoy para ayudaros… pero esas son palabras mayores

que usted dijo Kfjørg, supongo que es poco lo que podemos hacer desde aquí…

Kfjørg: Gracias Vulku… ¿Pero, por qué no podemos hacer nada,?
Vulku: Porque, algunas de las acciones que están sucediendo, son parte de la

evolución que la Tierra tiene que pasar de acuerdo con el karma colectivo de su

perfeccionamiento y limpieza por aquello de los 1000 años concedidos como

periodo de prueba esencial para poder entrar a una nueva era completamente

espiritual de Luz y Vida, -hizo una pausa un segundo, y continuó: No podemos

interferir en eso… Hay razas espaciales de otras densidades que en este momento

deben estar observando el desarrollo de los eventos que se avecinan en vuestro

planeta… algunos se alimentan de los eventos de desastre, como una de las razas

de los Draco y algunos otros que no conocen de vibración positiva, puesto que

fueron creados por otras razas superiores para funcionar con ese fin de

movilizarse entre energías negativas… algunos realizan experimentos genéticos

con otros seres inferiores de tu planeta investigando la evolución tecnológica y el

desarrollo maravilloso del libre albedrio que muchos de ellos no poseen, además

que para ello utilizan el secuestro de muchos individuos y para realizar labores

diversas que ellos no pueden llevar a cabo intercambian esclavos por tecnología

con la elite de Atlantida… pero también hay otros observadores planetarios, que

son de polaridad positiva y amorosa, como los Aviarios Azules, la gente de

Andrómeda, pleyadianos y otros como los intra-terrenos de vuestro planeta que

están para ayudarles en su proceso de evolución y unión con ellos.

Kfjørg: ¿Qué?...

Vulku: Si, Kfjørg… pero bueno… creo que podría ayudaros tratando de enviar

algunas burbujas de energía protectora para colocar alrededor de las islas durante
la amenaza, como para aislarlos de las malas vibraciones y las acciones físicas tal

vez fatales procedentes desde Atlántida, pero eso es todo… ellos debieron haber

liberado todo ese mal contenido en sí mismos para poder cumplir un plan, y

completar un proceso de auto-destrucción que finalmente llega a su fin... con la

posible idea de limpiarse al fin Urantia de todas esas malas vibras para siempre.

Kfjørg: Wow, no puedo creer que tanta fantasía negativa pueda pasar en esta

creación.

Vulku: No lo mires de esa manera en absoluto, por favor Kfjørg, tu sabes que a lo

mejor son cosas que se dan en un universo de polaridades y de libre albedrio

sometidos al espacio-tiempo, es normal… tu lo sabes, aunque por ahora no se

pueda comprender.

Kfjørg: Lo siento Vulku... ok, sí, si, entonces vamos a obtener las burbujas desde tu

dimensión…¿?

Vulku: No realmente Kfjørg, las vamos a crear desde el Lago Azul de Luz que tienes

allí en tu esfera… la mayoría de las personas en tu planeta se olvidan de todo lo que

podéis hacer vosotros entre ése lago... y no tenéis que tener ninguna preocupación

sobre el Lago Azul, porque ninguna mala energía puede hacer mal a ese lugar, no

puede entrar negatividad en el Lago de Luces.

Kfjørg: ¡Gracias de nuevo Vulku!
Vulku: Te veo dentro del Lago Azul, adiós por ahora… estaré solo en forma de

energía Kfjørg…
VI.- BUQUES DE GUERRA (La guerra viene de Pompeya)

Corría ya el año 3018 en el planeta Tierra, y en los planes imperialistas de su

sistema socio-económico Atlántida había desarrollado muchos mecanismos bélicos

al exterior de su territorio… lo primero que instauraron después de las

deliberaciones en su convención democrática del Partido Nacional, fue establecer

un plan estratégico de invasión que liderara un camino efectivo hacia las otras islas

para absorberlas al régimen imperialista… querían formar indiscutiblemente un

imperio y expandir su tecnología de guerra. El centro de su imperio deberá de ser

Pompeya que tiene sed de mucho más. Porque como hemos dicho antes, han

realizado contacto con seres oscuros de otras galaxias con tendencias a la

institución de energías negativas de poder y control con los que han compartido

alguna tecnología de avanzada, a cambio de poder ellos periódicamente secuestrar
y esclavizar gente desde su isla para poder realizar proyectos de investigación

genética en diferentes planos. Pompeya piensa además en expandir su potencial

por fuera de su planeta y apoderarse de todo el Sistema Solar, lógicamente después

de colocar a las otras islas bajo su imperio… que pensaba que podría ser de lo más

fácil en lograrlo, ya que sabían que nadie más en el planeta tenia acceso a

tecnología bélica como ellos.

Como su estrategia de propaganda no había tenido ningún efecto en las otras islas,

decidieron enviar sus buques de guerra directamente en un plan de ataque que

denominaron: Armagedón. Primero lo llevarían a cabo en contra de la isla de

Nueva Jerusalén, pensando en destruir lo que era más precioso para ellos: el

templo más alto de Jerusalén que era su símbolo moderno de unión entre las dos

razas principales de ellos que era entre los descendientes árabes de Ismael y los

hebreos hijos de Isaac que convivían ahora en armonía y hermandad.

Mientras tanto en ese mismo momento en que se preparaban las fuerzas agresivas

de Pompeya a soltar el ataque nuclear y climático de código Armagedón; Kfjørg y

Apola con un grupo de jinetes de dragón que nadaban dentro del Lago azul dejado

por Vulku, trabajaban en la elaboración de las “burbujas” con la clara energía

invisible de Vulku ayudando sobre el Océano Pacífico y dentro del vacío de luces de

la concavidad entre el mar. Lentamente todos se sentaron uno al lado del otro, 13

jinetes, y sus dragones detrás de ellos, formando todos un círculo en el fondo de la

brecha de energía. Antes de comenzar su meditación interna, emprendieron un

dialogo entre ellos… algunos presentían cosas extrañas o definitivas en sus vidas y

tenían que sacarlas a flote para continuar…
Jinete 3: Jamás pensé que moriría en un combate de guerra...

Jinete 7: Al menos será junto a los amigos…

Jinete 3: Eso si, no lo dudes.

Jinete 1: Jinetes de la Tierra Inka y de la tribu de Uz, mis hermanos… veo en

vuestros ojos el mismo miedo que habitaba entre nosotros en el siglo XXI, cuando

poseíamos físicamente la apariencia y las impotencias de tercera dimensión…

Jinete 5: Puede que el valor de los Jinetes de Dragón llegue a decaer, pero por la

unidad de nuestras razas, no debemos olvidar a nuestras familias que están

expuestas al peligro… lo mismo que a las otras creaturas que viven junto a

nosotros…

Jinete 9: Hoy no es el día de morir… hoy es el día de combatir y triunfar sobre el

mal para encontrar la gloria tan buscada durante toda nuestra existencia.

Jinete 2: Igual que en las grandes historias y cuentos de antiguo que siempre

hemos escuchado… y que son lo que nos importa… están todas ellas llenas de

misterios y permanentes peligros… creo estamos acostumbrados a ello…

Jinete 9: Historias de las que no queremos conocer el final…
Jinete 7: Porque todas acaban bien, así es nuestra historia, la que estamos

dibujando ahora.

Jinete 9: Solo nosotros sabemos que hacer con el tiempo que nos han regalado…

Jinete 8: ¿Que estará pasando allá afuera?

Jinete 9: ¿Te lo describo?...

Jinete 3: Muchos de los que viven merecen la muerte, la disolución total de sus

almas, una muerte inmediata sin compasión…

Jinete 1: Pero la gran mayoría de nosotros merece la vida.

Jinete 2: Podemos cuidar la vida y perseverarla en nuestro planeta azul…

Jinete 9: No adjudiquemos vida o muerte a nadie en una hora tan temprana como

esta… ni siquiera los sabios de las islas conocen el futuro…

Jinete 4: Fabricar un globo para protegernos, ¿es todo?

Jinete 6: Como combatiremos a las fuerzas de las tinieblas… no podremos salir de

los globos, sino vivir temerosos dentro de ellos por siempre… ¿cómo sería?
Kfjørg: Las fuerzas de la Luz deben estar pendientes de este cuento… de este

evento… llegaran exactamente cuando se lo propongan… usad el discernimiento, la

intuición del espíritu… no teman, no duden… sean fuertes y luchadores… ¡vamos!

En el punto medio del círculo, estaban sentados Kfjørg y Apola… todos comenzaron

a cerrar los ojos, concentrados en el trabajo que tenían que realizar de forma

urgente… repentinamente entre ellos, una burbuja de aire iba creciendo hasta

convertirse en un inmenso balón transparente… parecía como aparecer de la nada

moviéndose lentamente por encima de ellos; los 12 dragones y Apola tomaron la

burbuja de aire y la llevaron hasta la isla de Nueva Jerusalén… una vez sobre la isla,

sencillamente la dejaron caer y se sintió como ella en cámara lenta se iba

depositando alrededor de la isla. Hicieron el mismo proceso en las islas de

Skandinavia y de Inka-Tierra.

Cuando los dragones regresaron, los jinetes estaban de pie en el mismo lugar con

los ojos abiertos y las manos extendidas hacia arriba de una manera muy inusual y

en silencio, como enviando y recibiendo rayos de energía invisible hacia y desde el

infinito. Mientras tanto, los buques de guerra de Pompeya acababan de llegar a las

aguas territoriales de la Nueva Jerusalén. Ellos mismos se tropezaron con una

pequeña sorpresa al ser incapaces de avanzar de un cierto punto cercano de la

costa, algo invisible los detenía… En su cólera, el general al comando comenzó a

dar ordenes desaforadas para lanzar un ataque directo a la isla… y los misiles

fueron puestos y soltados… ¿qué pasara ahora?...
En ese mismo instante, un rayo de luz blanca descendió desde el espacio

envolviendo sus navíos y maquinas de guerra… confundiéndoles hasta que fueron

disueltos por el rayo. Toda la maquinaria de ataque, el comando enviado de la

armada de marina completo desapareció dentro del elemento fluido debajo de

ellos. Como si el océano hubiera derretido todos los elementos hechos por el

hombre como si fuera ácido sulfúrico debajo de un material orgánico… las olas

trasladaban una espuma sucia a las costas de la isla… los marineros asustados que

cayeron a las aguas de un momento a otro, vieron que estaban a la intemperie en

medio del océano, solo los que supieran bracear por días se salvarían…

necesitarían nadar un largo trecho de más de 3.000 leguas marinas de regreso a

Pompeya, no se sabe cuántos podrían sobrevivir el largo paseo de natación. La

gente de Belén, viendo el ataque desde sus playas y colinitas, fue testigo de la

destrucción de ese enorme ejército… se sucedía la misma vieja historia desde el

principio de los tiempos en sus tierras.

Kfjørg y los 12 jinetes dragón, después de terminar su tarea, regresaron a la Inka-

Tierra… pasaron a través de la campana de burbuja, hasta el consejo mayor a

entregar el reporte… luego de ellos, regresaron a sus hogares un poco agotados, la

imagen de ellos volando el cielo juntos, parecía como de aquellos tiempos

primitivos de los antiguos mundos cuando esos animales inmensos y prehistóricos

gobernaban el planeta.

Kfjørg y Apola recogieron a Xäälä que todavía permanecía en el lado de la playa de

Calima donde la había dejado Kfjørg. Y se fueron directamente al pueblo de Urla. A
su cabaña donde vivían ahora en lo alto de un acantilado no muy lejano de Urla. A

400 metros de distancia les quedaba el océano como punto de recreación…

descendieron el acantilado por un sendero que Kfjørg mismo había hecho. Era un

caminito que él usaba algunas veces para poder descolgarse cuando bajaba a la

playa sin necesidad de lanzarse en rapel por las paredes rocosas… Aunque de

normal tenía muy poco el sendero, ya que incluía tramos donde pequeñas rampas

lisas deberían de ser superadas, impulsándoles a gran velocidad para deslizarse y

caer más abajo… aguantando de no irse a despeñar por los precipicios filosos entre

los arriesgados bordes. Definitivamente no era un camino normal para caminar,

pero les gustaba a él y su amiga de esa manera. Abajo, la arena dorada permanecía

inmóvil con el océano Atlántico produciendo una sensación de movimiento

alucinante. El área de la playa abajo no era que fuera un gran espacio, pero

suficiente, pensaba Kfjørg cuando se sentaba entre los bordes de algún acantilado

viendo la serpentina de rocas bajando agrestemente hasta el océano, amaba el

sonido de las aguas contra la tierra seca, y las avecillas e insectos cantando a sus

espaldas entre el bosque.

En lo alto del acantilado, se había construido un cobertizo sin paredes, donde

colgaban un par de hamacas y tenía las pocas cosas que poseía: un lápiz y colores

para dibujar paisajes... que descansaban sobre un montón de dibujos de sus viajes

con una roca de mar sobre ellos para que no se volaran con el viento. Sus dibujos

eran de lo más increíble, especialmente aquellos de cuando realizó su viaje al sol.

Las sopladas alas de las flamas en el dibujo de Kfjørg, parecían bailarinas de frente

con un fondo rojo que parecía se movía bellísimo por la técnica de sobreponer

hojas de flores secas rojas a dibujos de fondo.
Pero las amenazas desde Atlántida no habían terminado aún, surgieron naves de

guerra en número de miles y con sed de venganza que buscaban el dominio del

planeta. Cuando las naves estaban a medio camino de su destino llegando a la

Nueva Jerusalén, un dragón serpiente emergió de los profundos océanos –que no

se sabía a ciencia cierta quien era, puesto que al gran dragón negativo, se lo habían

llevado los Ancianos de Días, después del incidente en el Sol. Pensaban los pocos

que presenciaban el evento, que era a lo mejor un hijo de él. El caso es que se unió

juntó a los cruceros de guerra que venían de Atlántida… enviando rápidamente un

halo de humo que salió de entre su hocico, hasta los barcos de guerra de Pompeya,

como fortaleciéndolos y transformándolos a estos y a los guerreros con su energía

combativa arreglando que las fuerzas militares se vieran con apariencia

bastantemente aterradora y grotesca… haciéndolas muy fuertes y capaces de

frenar o romper el globo protector e invisible que estaba protegiendo a las islas y

que desde el aire habían depositado como una burbuja de campana los 12

dragones…

Pero nadie sabía ni se imaginaba que en altos dominios del cosmos, en el capital

principal del Universo local de Nebadón, entre el trono principal del Hijo Creador y

la Madre Espiritual… estaban ellos siendo testigos de las escenas de guerra que

ocurrían en uno de los planetas protegidos y favoritos del Hijo Creador: Los planes

del mal que la serpiente planeaba llevar a cabo con su pandilla de hombres ciegos e

inicuos de la Tierra… Y ordenaron a todo su ejército de arcángeles y serafines de

los sistemas centrales de esa parte del universo por donde giraba el planeta azul de

la Tierra, para que se presentaran y se pudiera equilibrar la batalla tan
desproporcionada que planeaban los dirigentes de Atlántida. De todos modos, el

regente de Nebadón, no podía contener por más tiempo el ímpetu de los ángeles

con sus deseos de llegar a hacer justicia… él sostenía desde hace rato a sus

querubines, que le pedían a cada segundo, que los dejara ir a salvaguardar la

Tierra…
VII.- el FIN

Una legión de ejércitos de Nueva Israel, se había reunido en medio del valle de

Megiddo, a un lado del este de las colinas. Los ángeles de la oscuridad se habían

reunido todos en el otro lado del valle… los seres espaciales negativos y los

humanos de Pompeya que mostraban sus cabezas de reptil totalmente

transformada después de que hubiesen respirado del humo del dragón serpiente,

el hijo de dragón encima de todos ellos blandiendo fuego amenazante…. Mientras

que en ese preciso instante, hicieron entrada los ángeles provenientes de

Nebadon… suspendidos en el aire y con el emblema del Universo de donde

provenían marcado en su pecho, blandían las espadas de luz que irían a utilizar si

fuese necesario… era el ejército de los Seres de las Estrellas del Creador de este

lado del universo: el hermano mayor de todos los seres vivientes en este Sistema
Solar, el señor Mikael de Nebadon encima de todos ellos que al bajar se formaron

al lado de las fuerzas de la Tierra en el lado este de Megiddo… él quiso también

hacer presencia obligatoria dado la ímpetu del conflicto… y debajo de él, los 13

jinetes de dragón.

En menos de un segundo y sin que nadie se lo esperara, un rayo de luz descendió

desde los altos contra las fuerzas oscuras, y los ejércitos de rebeldes y el dragón

comenzaron a disolverse otra vez como antes, pero esta vez muy lentamente y

entre los aires, hasta que ninguno de ellos quedó más a la vista dejando detrás de

ellos un olor fétido a azufre… ni siquiera el dragón que había salido de dentro de

los océanos se pudo salvar del rayo de luz... ¡La Luz siempre prevalecerá sobre la

oscuridad!, se escucho una voz de trueno que rugió entre el valle de la muerte…

El Señor de los señores de Nebadon, bajó en ese momento y sonrió a su ejército de

amigos con él, y antes de volver a los cielos invisibles de las altas densidades,

movió su mano derecha tan larga como era hacia los jinetes de dragón… y sintieron

ellos una emoción que se les salía de sus corazones… los jinetes y los dragones…

como si un río de Amor dentro de la eternidad misma de la inmensidad de todos

los universos, los hubiera golpeado suavemente. Kfjørg y Apola profundamente

sintieron lo mismo y lo asimilaron no solo como un recuerdo en su memoria, sino

que también dejaron que esa corriente de Amor divino y celestial permaneciera

dentro de ellos mismos por siempre gravitando con dulzura para mantenerlos con

la llamita de Luz y Vida encendida…

Y colorín colorado, este corto cuento sobre el Jinete de Dragón entre la

sorprendente nueva Tierra Azul, ha terminado.

Intereses relacionados