Está en la página 1de 19

ALLÍ ALGO SE COCINA…

ESPACIOS DE PREPARACIÓN DE ALIMENTOS
EN EL VALLE DEL CAJÓN

Cristina Marilin Calo, María Fabiana Bugliani,
María Cristina Scattolin1

RESUMEN

El Núcleo Habitacional 1 de Cardonal en el valle del Cajón, Catamarca,
Argentina, ofrece signos reveladores de las actividades cotidianas llevadas a cabo,
durante los primeros siglos de la era cristiana, para la preparación, cocción y consu-
mo de alimentos. Comprende fogones compuestos de rebordes de arcilla y piedras-
soporte, pozos cenicientos, granos de maíz (Zea mays), porotos cultivados y silves-
tres (Phaseolus vulgaris), endocarpios de chañar (Geoffrea decorticans), semillas
de quenopodiáceas (Chenopodium sp.) y restos óseos de camélidos procesados. Los
utensilios de cerámica abarcan cántaros y ollas medianas y grandes y varios cuencos
pequeños y jarras de servicio. Se ha podido detectar una cocina con un sustancial
fogón central y un sector con manos y molinos de piedra destinado a la molienda de
maíz y procesamiento de poroto. Otras áreas suplementarias, a semicubierto, donde se
hallaron frutos de chañar y quenopodiáceas sirvieron para la preparación de alimentos
asados o de bebidas.

Palabras clave: Andes, prehistoria, alimentación, maíz, poroto

1 Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Museo Etnográfico,
Universidad de Buenos Aires. cscattolin@gmail.com

Las manos en la masa. Arqueologías, Antropologías e Historias
de la Alimentación en Suramérica.
M. P. Babot, M. Marschoff, F. Pazzarelli (editores): 2012: 443-461
443

Para ello consideramos la presencia y la abundancia de ciertas caracte- rísticas que hemos detectado en un conjunto habitacional en el sitio Cardonal. charred corn kernels (Zea mays).) and camelid bones processed. de las que aquí se tratarán las primeras. Che- nopodiaceae seeds (Chenopodium sp. Argentina. chañar pits (Geoffraea decorticans). Bugliani. Keywords: Andes. ash-pits. E3. Chenopodiaceae seeds and charred chañar pits were found in semi- roofed areas of another room used for roasting or beverage preparation. La excavación de esta unidad brindó información sobre las posibilidades de circulación entre los recintos a través 444 . prehistory. Catamarca) y tiene ocupaciones de los primeros siglos de la era cristiana. M. ocupa la cima de una colina y presenta agrupaciones de estructuras habitacionales entre áreas productivas. The kitchen room has a central hearth and a milling area used for maize grinding and beans processing. 8 km más al norte. Cardonal se localiza en la vertiente occidental del valle del Cajón (De- partamento de Santa María. Se emplaza sobre una mesada bordeada por dos cursos de agua temporarios y está compuesto por conjuntos de recintos de piedra. Calo. Scattolin ABSTRACT Compound 1 of Cardonal. Es un sitio multicomponente que incluye ocupaciones de los períodos Forma- tivo y Tardío. C. parti- cularly food preparation. The assemblage includes stove rings made of clay and stones. Yutopián. corn. la mayoría de ellos circulares y subcirculares. F. Cajón Valley. E2. Ceramic vessels comprise medium and large jugs and pots and several small service bowls and cups. que conforman una aldea o caserío. bean Con este trabajo nos proponemos explorar la manera en que ciertos indicadores permiten reconocer espacios de preparación de alimentos y se integran en prácticas que involucran actores que reproducen modos de ha- cer las comidas y bebidas. food. E4 y E5 (Figura 1). También nos ha resultado útil el cotejo de las estructuras de combustión de Yutopián en el mismo valle. Tal propósito se aplica a la caracterización de los contextos de preparación de alimentos del Período Formativo en el valle del Cajón. Catamarca. M. El Núcleo 1 Cardonal es un conjunto de cinco habitaciones adosadas entre sí: E1. el registro arqueológico regional y la informa- ción etnográfica de diversas localidades del noroeste argentino. cooking and meals consumption. culti- vated and wild beans (Phaseolus vulgaris). offers eviden- ce of daily activities carried out during the first centuries of the Christian era. M. C.

terraplenes. escalones– y de los restos re- cuperados. la Estructura 1 ha sido la más informativa en términos de este trabajo (Figura 2). espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón de las aberturas y espacios de conexión. así como la distribución de rasgos arquitectónicos –pozos de poste. la textura y el color de sus sedimentos. El rasgo saliente es un fo- gón en trípode. 2010). cerca de la entrada. Allí algo se cocina. Una de esas habitaciones. los artefactos y los restos vegetales y animales que reunía demostró haber sido claramente una cocina. Por los rasgos estructurales. Planta del Núcleo 1 de Cardonal y distribución de rasgos arquitectónicos. Algunas estructuras presentaron elementos destinados a funcio- nes específicas los cuales nos permitieron inferir ciertas tareas particulares o adscribir tales recintos a conjuntos de tareas o a sistemas de actividades domésticas (Scattolin et al... Un elemento ordenador del movimiento de las personas en el espacio era un hoyo de poste 445 . al centro y norte del recinto. Figura 1.

M. nos alertaba que la habitación había incorporado tizne. Bugliani. M. Hacia el fondo se extendía un área de molienda bastante circunscripta y diversos utensilios y restos orgánicos –vegetales y animales– ausentes en otras habitaciones. Scattolin en el centro de la habitación. ya antes de que aparecieran los hallazgos sobre el piso de ocupación. Las otras habitaciones de Cardonal también contuvieron. presumiblemente por haber estado cubierta de hollín durante su historia ocupacional. F. aunque en menor cantidad. espe- cialmente la E5 y de modo secundario las E2 y E3. Figura 2. M. También fueron notorios varios pozos cavados en la roca de base. C. Rasgos en la Estructura 1. indicadores de actividades relacionadas con la preparación de comestibles o bebidas. Calo. C. uno de ellos contenía cenizas blancas y otro sostenía una vasija fragmentada. 446 . Para caracterizar e interpretar el ordenamiento de los elementos en el espacio de las habitaciones enfocaremos varias constelaciones de artefactos y rasgos que resultaron las más indicativas. Todos estos ítems se encontraron incluidos en una matriz sedimentaria muy oscura –casi negra– y grasienta que. Nótese el desnivel de sur a norte.

En su interior había una piedra que apareció partida. años antes. En este sitio. pozos y huecos El fogón de E1 en Cardonal (Figura 3c y d) está constituido por tres piedras redondeadas que sobresalen por encima de un reborde de arcilla com- pacto. Aunque el rasgo parecía haber sufrido dis- turbaciones postdepositacionales. Figura 3. Allí algo se cocina.. el cual encerraba una cubeta o superficie hundida.. Fogón de Cardonal. habíamos excavado dos similares pero mejor conservados (Gero y Scattolin 2002). a y b. resultó bien identificable gracias a su simi- litud con los fogones que conocíamos de Yutopián. Fogones en trípode de Yutopián. espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón Fogones. En el centro de la E1 de Yutopián había un anillo de arcilla endure- cida y quemada junto con cuatro piedras firmemente adheridas para servir de apoyo a un recipiente (Figura 3a). c y d. Asociados a este fogón se encontraron 447 .

Allí se encontró material burbujeante reconocido como VFA (vitrified fuel ash). Junto a los fogones y áreas de combustión menos estructuradas. Bugliani. En E2 y E5 de Cardonal se hallaron lentes y cubetas (figura 4a y b) que indicaban la existencia de eventos de combustión en sec- tores particulares del recinto. C. donde también se hallaron porotos y endocarpos de chañar carbonizados. fragmentos de ramitas carbonizadas. con frecuencia se localizaron pozos cavados en la roca de base. la presencia de un estrato oscuro y grasoso que cubría la superficie del piso de ocupación era otro indicio de las actividades de combustión y de la manipulación de sustancias grasas en esta habitación. Su pro- minencia es una consecuencia de la acreción por adición de materia. Varios pozos ro- deaban el fogón de E1 de Cardonal. En la E4 de Yutopián fue claramente identificable una estructura fija de fogón en trípode que ocupaba una buena parte del recinto (Figura 3b). En estos casos las áreas de combustión apare- cen como más efímeras. uno de ellos muy llamativo contenía cenizas blancas en su interior (Figura 2). M. minerales. espículas carbonosas. C. Estas altas temperaturas indican un calentamiento mayor al que se espera comúnmente para las actividades culinarias y son más bien propias de una combustión relacionada con la fundición de metales (Gero y Scattolin 2002). Por otro lado en los recintos estudiados también hemos encontrado otro tipo de evidencias de combustión y señales de preparación de alimen- tos menos conspicuas. el cual es un producto residual de actividad metalúrgica. Los análisis y la experimentación deter- minaron que tales residuos habían sido expuestos a temperaturas de 1000°C. En su interior se hallaron cenizas. un fragmento de tubo cerámico y otros signos que indicaron el uso de este rasgo doméstico para la fundición de cobre. la resultante de acciones repetitivas que van agregando sustancia y labrando el rasgo hasta alcanzar una cierta configuración modelada y fijada por el uso y la práctica diaria. M. Además. es decir. sedimento rubefacto. Además se hallaron artefactos. Calo. también se determinó la presencia de un pozo con cenizas. cuidadas y mantenidas por largo tiempo. vege- tales y huesos carbonizados. representadas por cavidades circunscriptas pero sin piedras fuertemente adheridas. M. En el área del fogón de E5. Muy probablemente las estructuras de fogones fijos con piedras de sostén y rebordes endurecidos de arcilla de E1 de Cardonal y de E1 y E4 de Yutopián hayan sido fijadas. F. Algunos de ellos podrían 448 . Scattolin huesos y restos de maíz y poroto quemados.

complementa- rios del hogar principal. a y b. espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón Figura 4. c. las piedras que sirvieron de trabas aparecen dibujadas. Pozo de poste en E1. Los productos finales de las actividades de combustión. haber funcionado como puntos asistentes de calor y braseros. Allí algo se cocina. pozos de limpieza de cenizas y bra- 449 . manchas cenicientas y grasosas... Áreas de combustión en E5. tales como hollín.

postes y zócalos El fogón y los pozos asociados deben ser mantenidos secos y al res- guardo de las inclemencias del tiempo. cubiertos en parte. conservación y limpieza. Calo. Estaba formado por una segunda hilera de piedras paralela a la pared y rellenado con sedimento apisonado. E3 tendría una cubierta similar. En cambio. complejidad y escala de las actividades (Figura 5). como palitos. Techumbres. fueron algunos de los ejemplos etnográficos del valle del Cajón donde pudimos observar varios grados de estructuración de esos nodos de preparación de alimentos que reflejan distinta duración. palas. indican que los fogones son el foco central de una serie de movimientos y gestos que involucran recipientes. Korstanje 2007. Este rasgo se ha registrado con frecuencia en viviendas actuales de la zona donde es utilizado como ta- rima para apoyar objetos. M. También se ha informado de funciones culinarias de fogones y rasgos asociados en otros sitios arqueológicos del noroeste argentino (Albeck 1995-1996. Un hoyo de poste cuya base fue afianzada con piedras a modo de cu- ñas se halló en el centro de la E1 de Cardonal por lo que se deduce que debió estar totalmente techada (Figura 4c). Lo mismo ocurre en E2. no hay uno mayor en el centro y están ubicados a intervalos irregulares. enseres alrededor del fogón y pequeños fuegos y brasas para mantener el agua caliente en un recipiente. La observación etnográfica de cocinas actuales contribuyó a la determinación de los modos de organizar el fuego y otras funciones complementarias. Scattolin sas. C. Bugliani. una función que pudo tener también en el pasado (Scattolin et al 2010. También en E5 se observó un terraplén o zócalo adosado al lado in- terno del muro. Todos esos elementos se organizan configurando una escenografía particular. Dado el mayor tamaño de E5 es esperable que el techado del recinto hubiera sido diferente a E1 y probablemente parcial. Fogones al interior de cocinas y bajo aleros. C. La presencia de postes en las áreas de preparación de alimentos nos orienta al respecto. 450 . el propio combustible (leña) y herramientas. Figura 6a). M. que estaban implicados en su mantenimiento. M. Gastaldi 2010). cuencos. F. E5 tiene una distribución distinta de hoyos de postes: son más pequeños. por tanto es esperable que los recintos que los contienen estuvieran techados o por lo menos. cavidades.

La cocina E1 de Cardonal contiene en total diecinueve artefactos y mostró asociaciones significativas. en su mayoría. Se halló también un pasivo reutilizado. Fogones actuales en el valle del Cajón.. jun- to con otras dos rocas. Descri- biremos a continuación los que aparecen como residuos de facto integrados orgánicamente con otras actividades o como descarte provisorio dentro del mismo recinto. actuaron a modo de cuñas o puntos de sostén de la conana. Este con- junto marca claramente un área de molienda circunscripta. En el fondo de la habitación una conana o molino grande se apoyaba sobre tres manos de moler desechadas que. Allí algo se cocina. un sistema de soporte que fue registrado etnográficamente por Babot (2007) en valles vecinos. en posición secundaria. En asociación se 451 . Aunque su cantidad es muy llama- tiva –unos 380– aparecieron. La molienda y sus utensilios Una gran variedad de instrumentos de piedra pulida activos y pasivos se encontró dispersa por todo el Núcleo 1. espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón Figura 5..

o bien fueron descartados en los pozos. Una de ellas se halló en el relleno del terraplén. algunas de ellas perforadas en la base. De la Estructura 3 proceden 43 artefactos. Allí no se habrían llevado a cabo tareas de molienda. Los pasivos están muy poco desgastados y se hallan cerca del perímetro del muro. invertidas. En la Estructura 2. En la Estructura 5 se hallaron 48 piezas. Otros artefactos en la E3 fueron empleados como piedras de muro o jambas. Los grandes artefactos pasivos son piezas muy desgastadas. igual que en la E1. Estos objetos y algunas manos de moler forman una segunda área de molienda en la cocina E1. manos y un mortero en U muy similar al de E1. Se trata también de un molino. lo que sugiere que se- rían artefactos conservados. De la Estructura 4 solo proceden tres manos de moler y están ausentes los pasivos. Notoriamente varias de ellas estaban dentro de un pozo cuidadosamente cavado en la roca. conformando un rasgo muy circunscrito. recostadas contra los muros. El almacenado se ha inferido también para una cantidad considerable de manos de moler. los veintitrés artefactos recuperados corresponden a manos y se ubican hacia la mitad norte de la habitación. De hecho dos de las manos fueron recuperadas de una especie de nicho o estante entre las piedras de la pared oeste. M. Muchas manos de moler y fragmentos fueron incrustados en los muros como cuñas. El pozo de poste contiene varias manos usadas como cuñas y otros instrumentos pulidos que parecen producto del descarte. 452 . Scattolin hallaron semillas y recipientes de cerámica dispuestos en una superficie rela- tivamente discreta (Figura 6). Los instrumentos dejados en uso se encuentran cerca del fogón. Otros sectores suministraron más utensilios de piedra pulida. Podrían haber sido descartados o bien guardados. y un morterito de sección en U. Bugliani. Calo. M. Tanto la distribución como la disposición sugieren que en la E2 no se llevaron a cabo tareas de molienda y sólo sirvió como alacena. M. Esta combinación de útiles para la molienda también se halló en la Estructura 1 de Yutopián (Gero y Scattolin 2002). C. F. C. Un piloncito que podría complemen- tar el mortero de sección en U se halló entre las piedras de derrumbe. Ello podría indicar que quizá están conformando un tool-kit. también sostenido por una pieza fragmentada. En el portal de ingreso sólo había manos de molino. Junto al fogón se encontró otro molino más pequeño.

. manos y tiestos de olla rota. a. 453 . espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón Figura 6..Allí algo se cocina. Manos de E1. b. Apoyos de la conana. Conana en E1. c.

Scattolin La vajilla El Núcleo 1 en conjunto proporcionó restos de cántaros. Calo. otros se usaron para el almacenamiento ya sea de líquidos o sólidos. 454 . Otro cántaro beige apto para líquidos se encontraba cerca de la pared y próximo al área de molienda. En la muestra analizada (todavía en proceso de estudio) se registra una alta fragmentación y el taxón más frecuente es el de los camélidos (Izeta 2007). apropiados para servir y consumir. M. No se ha registrado en todo el Núcleo 1 la presencia de tinajas de boca muy ancha (virque sensu Menacho 2001). Dejando de lado los pocos fragmentos decorados de estilo Vaquerías. almacenamiento. en tamaño pequeño y mediano. cuencos y escudillas. Se trata de un conjunto bastante completo en términos de las funciones que habrían podido servir. M. Las ollas tienen un cuerpo de perfil inflexionado y cuello inflexionado hiperboloide y correspon- den a cerámica de factura ordinaria de superficies alisadas. M. el grupo de tiestos de pasta fina con pocas inclusiones y que ocasionalmente tienen algún tipo de decoración incisa y modelada. También hay jarras y jarros con similares pastas y terminación. De la cocina E1. F. Huesos y semillas Fragmentos de huesos asignables a animales del porte de los camé- lidos con marcas de procesamiento primario o secundario se hallaron en los depósitos oscuros y cenicientos de varios recintos. C. en particular. comprende escudillas y cuencos de diversos diámetros. botellones. También se ha recuperado una gran cantidad de tiestos ordinarios –algunos muy tiznados y con rastros de haber estado expuestos al fuego– que corresponden al menos a una olla globular grande. Algunos sirvieron para la cocción ya que varios tiestos se presentan tiznados. elaboración. C. se recuperó un cántaro rojo pulido se- micompleto. y sobre todo en E1 y E5 de Cardonal. jarras. transferencia y servicio. Bugliani. estaba encajado en un pozo poco profundo y quizá acomodado por piedras (Figura 7). que incluyen cocción. Por último una olla muy pequeña de paredes muy pulidas y con indicaciones de roce en el sector de la boca (use-wear) debió formar parte del equipamiento para transvasar lí- quidos.

aborigineus). chañar 455 . Allí algo se cocina. asado. Los restos vegetales de Cardonal fueron recuperados por flotación de todos los depósitos excavados del Núcleo 1. Corresponden a maíz (Zea mays) de grano pequeño y duro. vulgaris y P. También es posible que restos de hueso fueran desechados en el fuego o usados como combustible. espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón Figura 7: Olla reconstruida de E1 y pozo en el que se halló. En todo el conjunto se pudo observar un alto grado de acción del calor. var. esto es. Presenta señales de haber sido sometido a dos tratamientos. Al momento no se han hecho análisis que nos indiquen que haya una distribución diferencial de ambas formas de procesamiento por toda la extensión del Núcleo 1. un total de 171 muestras flotadas.. poroto cultivado y silvestre (Phaseolus vulgaris var. por hervido y por calor directo del fuego.. v.

mimosoideas y varios no identificados (Figura 8 y Figura 9). (Geoffroea decorticans). Esta distribución diferencial de los restos vegetales asociados a cada área de combustión sugiere la existencia de funciones culinarias distintas para cada recinto. De todas maneras debe señalarse que están mayormente dispersos por la zona de matriz oscura al norte de la estructura y podrían estar asociados a las actividades desarrolladas allí (Calo 2010). M. no pudieron determinarse a nivel de especie por lo que no podemos asegurar que correspondan a quínoa. solanoideas. Scattolin Figura 8. sobre todo en el área cercana a los molinos que describimos antes. Otra concentración igualmente llamativa es la de restos de semillas y endocarpos de chañar en E5. Bugliani. C. Calo. M. Es notable la concentración de restos de porotos y maíz en la cocina E1. Los restos de Chenopodium sp. M. F. C. malváceas. La estructura E1 posiblemente estuvo destinada a la 456 . Chenopodium sp. caesal- pinoideas. Distribución por cuadrícula de restos de frutos y semillas en el Núcleo 1.

lo que podría indicar un uso menos intenso y continuo que en E1. Allí algo se cocina. lo cual había sido ya sugerido en base a la conformación general de cada uno. Los fogones de E5 son cubetas someras y extendidas. Cantidad y densidad (δx10) de macrorrestos vegetales obtenidos en cada una de las habitaciones. Debe notarse igualmente que el 457 . entre otros servicios. E5 tiene una gran abundancia pero su densidad es similar a la del resto de las habitaciones. E1 muestra las mayores cifras en ambas dimensiones. El gráfico de la Figura 9 muestra la cantidad y densidad de restos vegetales en el Núcleo 1 (δ= número de restos por litro de sedimento flotado). La mayor abundancia y densidad en E1 refuerza la hipótesis de que su fogón se usó de manera más intensa que el de E5. preparación de la comida diaria.. Sólo un pequeño reborde semianular de arcilla rubefacta de tamaño mucho menor al de E1 se encontró en este recinto. espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón Figura 9.. en tanto que el área de E5 podría haber estado destinada a la preparación de bebidas fermentadas de chañar.

C. es decir que las ac- tividades fueron combinadas y se dieron en conjunción con otras tareas que integraban la vida doméstica. Esta actividad artesanal no había sido prevista en relación con contextos culinarios. M. M. como ya dijimos. En cuanto a la constelación de objetos implicados en la preparación. Pero. M. en otros recintos de la misma vivienda se 458 . ollas tiznadas para la cocción sobre el fuego y artefac- tos de piedra pulida para el procesamiento y molienda. 2009). a la vez. (Bu- gliani et al. almacenamiento y servicio de alimentos hemos registrado cántaros para el depósito de líquidos. Por su parte. CONSIDERACIONES GENERALES En las unidades domésticas estudiadas se desarrollaron múltiples ocupaciones que compartieron espacios no exclusivos. Bugliani. El fuego siempre ardiente es apropiado para el encendido intermitente de la pipa durante su uso. Como complemen- to de las funciones de la cocina. C. el cual se hallaba poco provisto de macrorrestos. evidenció la presencia de un compuesto químico con propiedades psicoactivas presente en el género Anadenanthera sp. en la E1 de Yutopián el fogón fue utilizado para el trabajo en metal de cobre. sin embargo el hallazgo de obvios indicadores pirotecnológicos hicieron desestimar esa hipótesis inicial y concebir a los fogones de estas viviendas formativas como ejes multifuncionales donde confluyen diversas tareas. De manera que el cuidado. las mismas actividades de pro- cesamiento y preparación de alimentos se desplegaron también en sectores separados de la misma vivienda e incluso en distintas habitaciones. Una pipa cerámica se halló asociada al fogón y algo más distante se encontró otro hornillo de pipa fragmentado. F. mantenimiento y guardado de las pipas fueron otras tantas actividades desarrolladas en este recinto. El análisis fisicoquímico de los contenidos de ambos. Scattolin sector norte de E5 muestra una mayor concentración de restos vegetales que el sector sur. Calo. ¿Qué es lo que se cuece? En la Estructura 1 de Cardonal aparecen ciertos objetos que matizan la idea de que la cocina haya sido un espacio exclusivo para la preparación de alimentos.

. la asociación de la pipa cerámica al hogar nos indica que el consumo de alucinógenos puede haberse practicado en el ámbito de la cocina e integrado a lo doméstico. por lo que puede inferirse que algunos de ellos –como E2 de Cardonal– fueron destinados a almacenar productos y utensilios. Los fogones en trípode permitieron sostener sobre sus apoyos reci- pientes para la cocción de alimentos y parecen ser comunes en las cocinas de este período (Korstanje 2007). Asimismo. la limpieza de cenizas o a la disposición de enseres de cocina. como los de ácidos grasos en recipientes cerámicos.. calefacción. lo mismo que los apoyos de piedra (o madera si fuera el caso) para cortar y procesar los alimentos. la conserva- ción de puntos de calor a diferentes temperaturas. Los propios fogones han sido multifuncionales. tales como los pozos satélites donde se depositan cenizas y desechos quema- dos. mante- nimiento de líquidos calientes. sucesivos o simul- táneos: cocción de alimentos. producción de brasas e inclusive confección de objetos metálicos. espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón hallaron contenedores cerámicos y otros enseres. De manera adicional se requerirá de de- terminaciones químicas y estudios puntuales. para avanzar desde el ámbito de las prácticas alimentarias hacia el estudio de la comida prehispánica. El fogón principal se presenta como un rasgo articulador de otros. 459 . lo cual sugiere que los recintos que los contuvieron se emplearon como cocinas por mucho tiempo. examen de microrrestos en artefactos de molienda y análisis sedimentológicos comparativos. El calor y fuego pro- ducidos sirvieron para varias tareas que pudieron haber ocurrido de manera combinada o alternarse en diferentes eventos cotidianos. Esta caracterización orienta la búsqueda de signos específicos o de información de detalle más fino que nos acerque a las prácticas particulares que generaron tales configuraciones. Asimismo el equipo de molienda debe disponerse más o menos cerca de la hornilla. cuidado y adición de material. preparación de bebidas. Allí algo se cocina. Con anterioridad se ha señalado que los fogones se ubican cerca de la puerta (Albeck 2010) y posiblemente ocurriera así para mejorar la evacuación del humo. Los ejemplos presentados en este trabajo son producto del mantenimiento. De- bieron haber crecido en el largo plazo. Estos receptáculos sirvieron para la contención de brasas.

M. Tesis doctoral inédita. 2007. Organización social de la práctica de molienda: casos actuales y prehispánicos del No- roeste argentino.M. Scattolin 2010. En Nelson. M. S. Gastaldi. La Vivienda. C. Beyond complementary and hierarchy: new definitions for archaeological gender rela- tions. 2010. Calo. A. F. Vázquez. Scattolin. Editorial Brujas. 2002. Rosen-Ayalon (eds. E. Mercolli (eds. Fumando en la cocina. Walnut Creek. – 900 d. Determinación de contenidos por técnicas fisicoquímicas en dos pipas cerámicas del sitio Cardonal. Scattolin Agradecimientos Las investigaciones en Cardonal han sido financiadas a través de los subsidios CONICET PIP 6553 y ANPCyT PICT 20194. Albeck. Calo. A. El hábitat prehispánico. M. Pueblo Viejo de Tucute. M. Universidad Nacional de La Plata. M. Facultad de Ciencias Naturales y Museo. Córdoba. Gero. M. S. San Salvador de Jujuy. Uni- versidad Nacional de La Plata. E.C. y Scattolin M. En Nielsen. Babot. 2010 Plantas útiles y prácticas cotidianas entre los aldeanos al sur de los Valles Calchaquíes (600 a. Procesos Sociales Prehispánicos en el sur andino. M. Cattáneo.). M. Córdoba. construcción de identidades y transformaciones sociales en el valle de Ambato durante el primer milenio D. E. 1995-1996.).). Tesis doctoral inédita.C. Ediunju. M. Áreas de actividad doméstica en el Pueblo Viejo de Tucute (Puna de Jujuy).y P... Rivolta. Debemos reconocimiento a la comunidad de La Quebrada que siempre nos alberga y nos brinda su apoyo. la Comunidad y el Territorio: 259-290. Universidad Nacional de Córdoba. M. C. M. Arqueología de la arquitectura y de la construcción del espacio organizado. Facultad de Ciencias Naturales y Museo. En Bertolino. M. En Albeck. C. Bugliani. C. M. C. M. V. BIBLIOGRAFÍA Albeck.. C. La Arqueometría en Argentina y Latinoamérica.C. del P. Una sociedad interpretada a través de la construcción del es- pacio. 2010. 460 . In Pursuit of Gender: Worldwide Archaeo- logical Approaches: 155-171. R. A. C. Seldes. Es- tudios Atacameños 12: 61-73. y M. Altamira Press. F. Korstanje (eds..). J. R. Cultura material. Bugliani M.). M. Calo. M. Editorial de la Facultad de Filosofía y Humanidades. Izeta (eds.

M.. Territorios campesinos: producción. Vázquez y P. Pereyra Domingorena y A. Scattolin. V. Editorial Brujas. Rivolta. Seldes. Menacho. M. Izeta 2010. M.. Cortés. Zooarqueología del Formativo del valle del Cajón (Catamarca. C. A. Etnoarqueología de trayectorias de vida de vasijas cerámicas y modo de vida pastoril Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología 26:119-144. D. I. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología 34:251-274.). C. A. maneras de hacer y afinidades en aldeas del valle del Cajón. L. Mercolli (eds. A. L. circulación y consumo en los valles altos. 461 . Catamarca. Argentina). 2007. Producción y circulación prehispánicas de bienes en el mundo andino: 191-223. Calo. Allí algo se cocina.. F. 2007. En Nielsen. 2001. M. K. XVI Con- greso Nacional de Arqueología Argentina. Bugliani. Tomo 1:471-477. M. D. M.. Número Especial de la revista Pacarina FHyCS- UNJu. Córdoba. espacios de preparación de alimentos en el Valle del Cajón Korstanje. Pequeños mundos: Hábitat. Izeta.