Está en la página 1de 12
LA ESTIBA: UN SUBSECTOR ESTRATEGICO EN MANOS DE LOS TRABAJADORES Gran parte de la problematica que atenaza a los trabajadores portuarios radica, principalmente, y precisamente, en el peso decisorio que han tenido los propios trabaja- dotes en todos los procesos y cambios que ha venido introduciendo el Estado, por la presién de las grandes compaiifas navieras y consigna- tarias... Asi, en el aluvién de cambios que han ido transformando a peor el mercado de traba- jo durante los tiltimos treinta afios, y en el pro- ceso de cambios que atin vivird -no nos enga- fiemos- el mundo de la estiba portuaria y el mundo del trabajo en general -con una clase obrera totalmente desorganizada gracias a la inaccién y traicién de los grandes sindicatos mayoritarios- el factor de resistencia ante las imposiciones externas, el poder que les conce- de su organizacién de solidaridad de alcance mundial, y la propia organizacién del trabajo de estiba y desestiba, tinica en el mundo -herencia de las viejas luchas sindicales y sociales de principios del siglo XX-, la comba- tividad de los trabajadores portuarios ha resul- tado clave para congelar y mitigar los cambios laborales y sociales que han azotado a las capas de la sociedad més desfavorecidas. En efecto, el miedo a un conflicto largo, de proporciones y duracién imposibles de cuan- tificar, con la pérdida de miles y miles de millo- nes de euros tanto en el negocio de la importa- cién como en el de la exportacién, ha hecho que, sobre todo el mundo empresarial portua- tio, en connivencia con el Estado que apoya sus propuestas, hayan decidido plantear la reforma a fondo del trabajo en los puertos para mas adelante... para cuando la situaci6n les sea mas propicia... ralentizando el poco menos que imparable proceso privatizador, y dejando apar- te el islote del trabajo portuario como un mal menor. Un mal menor mientras el caos se adue- fia del gran sector del Transporte, que vive la contradiccién entre la concentracién del volu- men de negocio en las grandes empresas de Transporte y Logistica, por un lado, y la miseria y precariedad que viven los trabajadores de las pequerias empresas o la autoexplotacién de los mismos trabajadores auténomos. Desde hacia siglos, y hasta principios del siglo XX, quienes conociesen el trabajo portuario sdlo hubiesen podido sefalarlo como uno de los peores trabajos posibles; aquel que desempefiaban las clases populares més desfavorecidas de las zonas proximas a los puertos: de hecho, las altas tasas de enferme- dades, de accidentes y de mortalidad, fruto del trabajo de estiba y desestiba a mano, median- te la descarga a la espalda de sacos -o mediante grias guiadas mediante maro- mas-, con productos y tripu- laciones infectados en paises con enfermedades descono- cidas, desde bodegas piitri- das con productos peligrosos o en malas condiciones en muchas ocasiones, reflejan a la perfecci6n el ambiente del trabajo portuario de aquella 6poca. Incluso la forma de contratacién podria compararse con el trabajo de los jor- naleros campesinos: en el muelle, 0 en un lugar predeterminado del barrio mas inme- diato, los armadores y sus capataces acudi- an a elegir a dedo -la “dita”— al personal -les “colles"- que estimaban més fuerte y resistente, mejor cualificado y mas sumiso ante las érdenes y el salario que se les ofre- cia. A los rebeldes se les excluia del trabajo hasta que agachaban la cabeza y corregian su actitud. A finales del XIX, con el nacimiento de la Internacional en Espafia de fuerte influencia acrata-, y ya més tarde, a princi- pios del siglo XX, con la fundacién de la Confederacién Nacional del Trabajo (CNT), los trabajadores portuarios se organizan en secciones de estibadores a lo largo de toda la geografia costera y portuaria del Estado espanol, con absoluta preferencia por la Organizaci6n anarcosindicalista. Su objetivo: acabar con la “dita”, organizar turnos rotativos y dimensionar de manera justa “les colles”, para que el trabajo y los sueldos sean razona- bles... al mismo tiempo que empiezan a pre- guntarse para qué sirven los contratistas de mano de obra, cuando ellos mismos podrian ofrecer los mismos servicios organizadamente a barcos y navieras. Se organizan por primera vez los llamados “patrimonis”, fondos dinera- rios que aportan los obreros, a parte de las e Pe oe hee ¥ i gee ea cuotas al sindicato, la CNT, para el apoyo de viudas, huérfanos, enfermos y accidentados, y para constituir cajas de resistencia con que sobrellevar los lar- gos periodos de huelga. Los traba- jadores de los puertos no quieren dirigentes; se funciona por Asam- blea: un hombre, un voto. Un nuevo lema retruena en las mentes de la Clase Obrera: “La emancipacién de los trabajadores sera obra de ellos mis- mos, 0 no sera. En los puertos del resto del mundo, las mismas ideas recorren los puertos y durante los aftos 20 y 30 las huelgas azotan los intereses de los grandes arma- dores, a la btisqueda de una mejora de las condiciones de trabajo de los puertos: Inglaterra, Estados Unidos, Australia, Argentina, Francia, Italia, Canada... cuando una organizacion de portuarios teclama solidaridad, el resto de puertos responden. El simbolo del puiio y el gan- cho, obra de un portuario valenciano, se internacionaliza hasta llegar a ser el emblema y sindnimo de Sindicato Portuario. Con la llegada de la Repiblica, las huelgas se incrementardn: ya no se persiguen simples mejoras salariales; se pretende confi- gurar un nuevo mundo, una nueva sociedad que con la Revolucién Rusa se ha demostrado posible, slo que aqui se va més alla y la clase ‘obrera apuesta por un Comunismo Libertario, sin Estado ni dictadura socialista, con los sindi- catos como motores de la economia. De aque- lla época data el edificio antiguo de contrata- cién, sede de la futura OTP, que es construido con el sudor y el dinero de los propios trabaja- dores de la CNT, para refugio de los trabajado- res del puerto: el edificio sera construido con los mas avanzados conceptos arquitect6nicos de la época, sélido pero con ventanales que dejan pasar la luz del sol. El 18 de julio del 1936, cuando Franco se rebela contra el pue- blo y su Reptiblica, los estibadores de toda la peninsula se convierten en primeras vanguar- dias contra el golpe de Estado, Mientras toda Galicia cae en poder de los milita- res, Vigo se mantiene leal a la Repiiblica gracias a la resistencia inicial, entre otvos, de los estibado- res y otros militantes de la CNT. En Barcelona, los combates se des- arrollan también en los alrededo- res del puerto, y los portuarios sitian la Capitania y el cuartel de Atarazanas, que seran fomados al asalto, En Valencia, tras varios dfas de incertidumbre, con las tropas atrincheradas en los cuarteles de la COWMNA Alameda y de Zapadores, decreta- da la Huelga General Revolucio- naria y los milicianos atrincherados en barricadas que impedian el des- plazamiento por la ciudad —los poblados maritimos son entera- mente de la CNT i el pueblo con- fraterniza con la marineria de la Armada, fiel al pueblo-, la balanza se gira a favor de la Repiblica tras la presién armada del Sindicato de Transportes de la CNT, con traba- jadotes del tranvia y obreros portuarios a la cabeza. Ente el 25 de julio y el 1 de agosto, los cuarteles se toman al asalto. Un grupo conside- rable de obreros portuarios, junto a los presos politicos acabados de liberar y obreros de otras procedencias, engrosara, pocos dias después, la Columna de Ferro de la CNT-FAI. EI golpe de Estado de los generales acabaré con aquellos suehios posibles, aunque la resisten- cia de la Repiblica proseguira atin durante tres largos afios de Guerra Civil. Durante este periodo se pro- bard la extraordinaria validez de las ideas anarcosindicalistas por lo que respecta a la organizacién del tra- bajo y la economia, con la creacién de colectividades obreras y agrico- las. En los puertos, los estibadores organizaron el precioso trabajo de carga y descarga de los pro- ductos de exportacién de la Repiiblica y se convirtieron en el mejor vigia de la Revolucién, De aquella época datan la organiza- cién del trabajo “a chapa” y el funcionamiento asambleario. Acabada la guerra, ven- cida la Reptblica, curiosamente, el Régimen de Franco respetd, de la mano de los sectores mas “tadicales” de Falange, todo el sistema de tra- bajo disefiado por los hombres de la CNT en los puertos -la “chapa” y la asamblea~ en un intento de preservar las fronteras maritimas del imen y mantener una fachada de corte ‘nacionalsindicalista”. Sectores obreros sindi- calistas, con pocas salidas excepto la colabora- cién con la dictadura o el paredén de fusila- miento, comenzaron una colaboracién intere- sada y aun justificable por el clima de represi6n que se vivia en aquellos afios. Es aqui cuando nace la Organiza-cién de Trabajadores Portuarios (OTP), que atendera los siguientes 40 afios el trabajo portuario de toda la peninsula, credndose la ficcion de que eran los propios trabaja- dores los que manejaban los tra- bajos de estiba y desestiba. Si, en cambio, se mantuvo la tradicién de sector combativo y solidario, el de los portuarios -con las huel- gas de celo como arma funda- mental-, que atin confesaban, desafiantes, en ptiblico, “ser de la CNT” en plena dictadura El resto, en estos anos de aislamiento inter- nacional, amargos y oscu- ros, es una historia de modernizacién y mecani- zacién, que convierte a los estibadores, de sim- ples peones, en trabaja- dores especializados, con sueldos muy por delante de los que se cobraban en el resto de sectores.... LA ACTUALIDAD: LA ESPADA DE DAMOCLES PENDE SOBRE LOS PUERTOS Con Ia llegada de la Transicién polfti- a, los trabajadores portuarios no permanecie- ron de brazos cruzados ante los cambios; al contrario, los trabajadores de la OTP colabora- ron en todos los frentes y en todas las luchas en el Estado espafiol para la instauracién de la democracia y en otras luchas de corte pura- mente obrero. En el afio 78, junto a la gran pancarta de CNT, en el gran mitin de la Plaga de Bous, figura la pancarta de los portuarios. El servicio de orden disefiado para evitar el asalto de ele- mentos de extrema derecha, y para proteger las espaldas de los dirigentes de la CNT, algunos ya ancianos como José Peirats, o la famosa Federica Montseny, primera mujer ministra en Europa y en Espaiia, que lo fue por CNT en los primeros meses de la Guerra Civil, corre a cargo, entre otros, de los estibadores portuarios... Los puertos, atin entonces, “eran de la CNT”, pero con la proliferacién de sindica- tos reformistas en las empresas varios sindica- tos luchando en una misma empresa, muchas veces entre ellos por el control de la afiliacién, algo que se sabfa un veneno contra la unidad de los trabajadores-, unido a las graves crisis internas en el seno de la CNT, nace a princi- pios de los 80, de una escisién de la propia CNT en Canarias, la Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios, en un intento de pre- servar la unidad que se habia tenido hasta aquellos momentos con la organizacién ai cosindicalista: la idea, aunque obtuvo la sim- patia de muchos estibadores, no sera bien reci- bida por muchos otros, que continuardn fieles a CNT hasta su jubilacién en los 90, asistiendo al nacimiento de un nuevo sindicato, desideo- logizado, corporativista, uno mas entre los muchos que se crearan los siguientes afios, ais- so lado del resto de la clase obrera y para defen- der poco més que un sueldo y unas condicio- nes laborales. Pero esta es otra historia... A principios de los 80, con lo recogido en las cajas de resistencia, y mediante el boicot y la huelga, los trabajadores portuarios atin apoyaran movilizaciones externas a su sector, en solidaridad con otros puertos 0 con sectores ami- gos, como el de la mineria del Reino Unido que afron- taba, juntos a los estibado- res briténicos, una dura lucha en tiempos de Margaret Thatcher. Se dan aqui los primeros enfrenta- mientos entre los obreros que defienden el embriona- rio Estado de Bienestar y, frente a ellos, lo que se empezara a conocer como Neoliberalismo y Globalizacién, con las pri- vatizaciones salvajes y el despido de miles de obreros, en nombre de las grandes multinacio- nales y amparado por los estados y sus politi cos, En el 86, y dentro del ambiente de ctispacién econémico y laboral propio de la 6poca, los estibadores de Valencia empiezan a movilizarse: el 1° de Mayo, en la manifestaci6n de CNT, 300 estibadores, armados con porras de madera, pasean un burro al que bautizan “Isidoro”, en referencia al nombre de guerra de Felipe Gonzalez durante la dictadura... A fina- les de septiembre y principios de octubre, los portuarios valencianos, tras meses de manifesta- ciones, y junto a los del resto de los 11 grandes puertos del Estado espanol -unos 10.000 trabajadores-, se unen a la huelga indefinida en los muelles... Se lucha contra a reconversion del sector de la estiba y contra el nuevo Decreto Ley que liberaliza la mano de obra y recorta el niimero de estibadores, y tam- bién por la supervivencia de la OTP la jorna- da de 6 horas, y los derechos -privilegios y monopolio, dicen los medios de ‘comunicacién- conquistados a lo largo de los afios por los traba- jadores: la economia portuaria, queda paralizada durante sema- nas. Las empresas acusan a los estibadores de “trabajar sdlo seis horas, si van a trabajar”, de “imponer los trabajos minimos”, de “marcar las toneladas que deben cargarse”, de “imponer los Convenios anuales”.... En Valencia, con la contratacin de los primeros trabajadores del INEM, el 17 de octubre se desata el enfrentamiento a las puer- tas de la empresa Contenemar, que intenta romper la huelga, y que acabaré, tras una batalla campal con la policia en la que se inter- cambiaron porras, bolas de goma y botes de humo, con puiios, palos, piedras y carretillas elevadoras de los trabajadores, con 26 heridos -entre policfas y portuarios-, 9 detenciones y ‘ocho motos policiales destrozadas. Excepto CNT, la futura Confederacién General del Trabajo (CGT), ninguna organizacién sindical se solidariza con los estibadores... En noviem- bre del 86 se formaliza la traicién de la UGT, que pactard junto a la CEOE la desaparicién de la OTP. Ain asi, el balance, tras largos meses de luchas, no seré del todo negativo para los trabajadores y trabajadoras de la estiba que conseguiran, gracias a su sentido de la unidad ya su capacidad de movilizacién, un acuerdo telativamente satisfactorio: con el decreto 86/2 aunque las futuras sociedades estatales pasa- ran a ser sociedades mixtas con participacion del Estado (51%) y de las empresas estibado- ras (49%), la reconversin no alterara radical- mente su forma de trabajo y el colectivo por- tuario continuara siendo contratado en exclu- siva pata las labores de estiba y desestiba. Se crea en esta década también el Puerto Auténomo de Valencia... Comienza en esta época el goteo en la pérdida gradual de derechos, Entre el 94 y el 97 se iniciard el proceso masivo de jubilacio- nes (119) y el ingreso de nuevos profesiona- les. .. En las movilizaciones de Estrasburgo, la CGT respondi6 como lo hicieron el resto de organizaciones portuarias del Estado espaiol. A principios del siglo XI se destruye, sin ningiin tipo de compensacién para los traba- jadores y trabajadoras, como testigo mudo de una historia repleta de luchas y conquistas obre- yas, como simbolo que marca una época que acaba, el edificio antiguo de contrataci6n, verda- dro testigo de la autogestion obrera y orgullo de ‘un colectivo que ha sabido mantener, a pesar de las muchas derrotas, la actitud de dignidad y resistencia mas estable que ha podido ofrecer tras estos duros y penosos afios la clase obrera, A pesar de su débil posicién actual, fruto del desgaste de los afios en las luchas y de un realismo falto de ideales entre los trabajado- tes en general -como también entre los del sec- tor portuario-, la CGT, como heredera de aque- lla gloriosa CNT que forjé el caraicter del mundo de la estiba, no ha permanecido ni callada ni quieta ante los recortes que, ya en SEVASA, ha ido padeciendo el mundo portuario. Durante estos afios se han continuado denunciando todas aquellas actitudes y hechos que se ha considerado dolosas para el colecti- vo: se denuncié la creciente corrupci6n sindi- cal que incumple las promesas a los trabajado- tes y trabajadoras, y que encanallan y pervier- ten el mundo sindical; se ha investigado y puesto en manos de los abogados de la Confederacién para que se reclame el impago de la formacién en las néminas de los trabaja- dores, verdadero coladero con el que se finan- cian las organizaciones empresariales y sus pesebres paralelos; se investiga y se denuncia- ran las anomalfas legales que se detecten en la ETT del Puerto de Valencia, para que se acabe con otto foco de corrupcion y se amplie racio- nalmente la plantilla del SEVASA, buscando la fijeza de estos trabajadores; denuncia e inves- tigacion de las condiciones tercermundistas en materia de seguridad, lo que se traduce en la alta siniestralidad que padecemos en el Puerto de Valencia; etc... Hablabamos antes de un goteo de derechos perdidos: el dinero de formacién que no se nos paga, las pagas de vacaciones y pagas extraordinarias desfasadas, el salario base igualmente congelado, la desaparicién absurda del seguro médico privado en el que se_inclufa a los familiares de los portuarios y sin listas de espera, el aumento de las sancio- nes disciplinarias a los trabajadores y trabaja- doras, son sintomas de una mala negociacién y del desgaste de aquellos que actualmente negocian con las empresas, que cada vez imponen sus criterios con mayor peso y conse- cuencias, y con un gobierno al servicio de los intereses de la patronal. Y LUGHARA POR & La paga de vacaciones tendra que ser directamente propor- cional al promedio salarial bruto obtenido por los traba- jadores, los once meses ante- riores al disfrute de dichas vacaciones, segtin marca la Ley. & Tercera paga extraordinaria anual, puesto que el personal excede como norma habitual la jornada en mas de 24 jor- nales mensuales y se ve obli- gado a pagar un IRPF excesi- vo. Si generamos mas rique- za, gracias al exceso de jorna- da, que revierta también en nuestros bolsillos en forma de una tercera paga. La empresa debe cotizar por el sobrees- fuerzo de los trabajadores y trabajadoras. = Que los aumentos de salario sean lineales en todos los con- ceptos salariales, de conformi- dad al IPC anual. Basta de subidas fantasma. = Negociacién de un nuevo Seguro Médico, como el que disfrutaba el colectivo de esti- badores y sus familias, para una atencién mas personali- zada, rapida y de calidad. Recuperemos los derechos perdidos; basta de recortes. Prima salarial para las bajas de larga duracién, a partir del mes de baja. Tu nivel de vida no debe decrecer si enfermas 0 te accidentas. Si la respon- sable del accidente es la pro- pia empresa, se pagara al tra- bajador el mismo sueldo aproximado que si hubiese trabajado. = Basta de chanchullos de corte empresarial: que se descuente el desempleo de la némina vale, pero que se descuente la formacién y no se nos abone cuando realizamos cursillos, es ilegal. Basta de contrapres- taciones sindicales: el dinero de la formacién también es de los trabajadores. = Control sindical de la norma- tiva disciplinaria de SEVASA, para evitar abusos. El capataz movimiento: cabezas tracto- cién femenina, se buscara la sera el responsable de realizar tas, camiones y containeras. jornada mas adecuada segtin las propuestas de sancién, y el caso. Proteccién de las no la empresa. = Denuncia y reconocimiento companieras portuarias. de las enfermedades profesio- & Confeccién de un protocolo nales de los estibadores y —_™ Mejora en general y recupera- donde figuren los usos y cos- manipuladores cion paulatina de los derechos tumbres de la estiba del recortados 0 perdidos los ulti- Puerto de Valencia. & Reorganizacién de una Caja mos afios. Los trabajadores y de Resistencia que incluya a trabajadoras debemos avan- = Limitacién de la jornada labo- todos los trabajadores portua- Zar, no retroceder. ral de grtas y trastainers a 4 rios sin distincién de afilia- horas, considerandose estas 4 cidn. Que nuestros sueldos horas como jornada completa estén cubiertos ante las luchas de trabajo. Cumplimiento de que, tarde o temprano, ven- la normativa europea de tra- dran. Control transparente de bajo en grtas, palas cargado- la caja de resistencia a la vista ras y trastainers. de todos los compafieros. = Pequeno descanso de 20 1 Conel fin de proteger mater- minutos cada 3 horas de tra- nidad, lactancia y otras inci- bajo para el personal de dencias surgidas de la condi- SINDICAT DE TRANSPORTS, COMUNICACIONS 1 MAR DE VALENCIA Avda. del Cid, 154 - 46014 - Valéncia Tel. centraleta: 963 83 44 40 - Fax: 963 83 44 47 Tel. directe: 963 83 53 73 - Atencié sindical: 618 613 971 Permanencies de dimarts a dijous.