Está en la página 1de 3

La contaminación y las leyes

Bogotá, Cali, Medellín y Bucaramanga son las ciudades que presentan


los mayores niveles de contaminación en el país. Las localidades,
dentro de las metrópolis, con mayor contaminación son aquellas en
las que hay complejos industriales como la localidad de Fontibón,
Puente Aranda y Tunal. La mala calidad del aire en estos
conglomerados causa la muerte de 6 mil personas al año. "Los
decesos están asociados a problemas de calidad del aire y esto le
cuesta al país, no sólo las muertes, Los problemas del aire le cuestan
al país 1.5 billones de pesos anuales". La pregunta es: ¿Ha habido
tolerancia por parte de las autoridades que en muchas ocasiones es
fácil observar como dan y dan plazos para solucionar los problemas,
pero nunca o muy rara vez actúan con energía? Según los medios de
comunicación han podido más los intereses de determinados sectores
económicos que el provecho general de todos los colombianos. Hoy
se anuncia que en julio se dará inició a la implicación de la resolución
que permite la regulación de los niveles permisibles de
contaminación. "Las industrias han tenido dos años para prepararse,
los vehículos que empiezan a llegar al país ya llegan con tecnología
eurocuatro que junto con el diesel, que ya se distribuye en Bogotá de
33 partes por millón, hace que estos vehículos tengan una reducción
inmediata del 87 por ciento de la contaminación que emiten". La idea
y pueda ser que al propósito lo arrope muy buena voluntad e
intensiones, pero el problema real y de siempre es que dejen aplicar
la norma. Que quienes manejan el dinero y el poder político no se
unan para impedir la aplicación de la norma.

A través de un sistema de monitoreo permanente que implementó el


Ideam, se logró establecer las ciudades más contaminadas. “Las
medidas nacen de un informe en el cual se estimó que la
contaminación atmosférica le cuesta al país 1,5 billones de pesos al
año, un 0,8 por ciento del PIB. Después de una serie de estudios
epidemiológicos se demostró que en zonas de contaminación del aire,
los niños tienen un 70 por ciento más probabilidad de enfermedades
respiratorias. La contaminación ambiental es uno de los factores
desencadenantes de enfermedades cardiovasculares, especialmente
en adultos mayores. Una encuesta realizada indica que el problema
ambiental que más aquejan a los colombianos es la contaminación
del aire, es el primero de todos”. Según funcionarios altos
funcionarios del Ministerio del Medio Ambiente las medidas a aplicar
a partir del próximo mes actuarán sobre, “Actualización de la
normatividad para regular los estándares de contaminación aceptable
para la industria, para los vehículos y motocicletas; normas que no se
actualizaban desde hace 25 años”. Busca de esa menta, dice la
información, “Establecer una regulación para el ingreso al país de
vehículos con motores de última tecnología (Euro IV) que reducen en
un 87 por ciento las emisiones que circula en el aire. Bucaramanga,
Bogotá, Medellín, Cali y los corredores industriales del Cesar y el paso
Jumbo-Cali fueron los que se llevaron los primeros puestos. En
contraste, ciudades intermedias como Ibagué, Neiva y Popayán,
seguido de los sectores más alejados de las capitales, fueron
catalogados como los menos contaminados, porque hay menos flujo
de vehículos y menor presencia industrial”. La idea queda planteada,
pero ahora viene lo más grave y luego la desilusionante realidad
para los colombianos, su aplicación. El país tiene miles de leyes,
todas muy buenas, pero lamentablemente no se cumplen o si se
aplican es para determinados sectores, otros las evaden con la
complacencia de sus autoridades.

No hace mucho le pregunté a un uniformado de circulación y tránsito


por qué no detenían un bus que iba causando un alto grade de
contaminación, si así lo establecen las leyes… Las calles por donde
pasaban quedaban cubiertas de una espesa nube negra y pegajosa.
“Eso no lo puedo hacer porque pierdo el puesto, me ponen a pagar
abogados y a lo mejor me meten a la cárcel”, me respondió. Luego
agregó: “El conductor debe llevar entre sus papales del certificado de
gases donde consta un bus en buen estado y si yo lo detengo, me
denunciará por detención arbitraria o cuestión similar… además el
bus es de un político de la coalición de gobierno en el congreso y
entonces si yo lo paro, me montan una perseguidora y yo tengo a mi
cargo mujer, mamá y cuatro hijos estudiando…”. No hace mucho un
diario de Bogotá denunció que un barrio donde estaba la casa del
entonces ministro del Medio Ambiente, hoy senador, tiraba sus aguas
servidas a un humedal. El Ministro se declaro inocente de este abuso
de la urbanizadora y que se temerían las medidas y aplicarían las
sanciones del caso. Creo que el estado de cosas no ha cambiado ni un
solo milímetro, siguen contaminando el humedal y parte sin novedad.
Es un barrio habitado por gentes de mucho poder, como lo es la
urbanizadora. Los ejemplos que se podrían aportar son por miles y las
leyes están ahí.