Está en la página 1de 3

Buenos Aires, 29 de marzo de 2016

Estimados compañeros y compañeras
Movimiento de Izquierda Revolucionario
Juventud Rebelde Miguel Enríquez
Cordial saludo,

Reciban desde el Movimiento Político y Social Marcha Patriótica nuestro bolivariano
saludo que lleva un mensaje de esperanza, de hermandad, de camaradería y unidad en la
lucha por la liberación nacional y social de toda Nuestra América. Empezamos disculpándonos
por no poder asistir al XVI Seminario del Joven Combatiente al que fuimos especial y
atentamente invitados e invitadas, pero varios asuntos de nuestra agenda viraron por el
contexto actual de persecución política en nuestro país que deja desde el surgimiento de
nuestro movimiento en abril de 2012 a la fecha, 117 militantes asesinados y asesinadas por
fuerzas estatales y paramilitares; vale mencionar también que nuestra decidida lucha por una
transformación real de las estructuras políticas, económicas, sociales y culturales de Colombia
ha desatado contra nuestra organización una feroz criminalización del ejercicio de la
oposición por lo que contamos con 247 compañeros y compañeras privadas de la libertad
acusadas de Rebelión, sumando un total de 323 personas judicializadas.
Sabemos de las consecuencias de enfrentar a nuestras clases dominantes, más cuando
históricamente han recurrido al uso sistemático de la violencia para cimentar su poder y
mantener su gobernabilidad, frágil a la paz que obliga a dichas clases a dejar las armas y
someterse a la democracia real y directa donde seguro verá frustrado su consenso para
validar su permanencia. Hoy, aunque no dejamos de denunciar la barbarie con que se nos
asesina y se orquesta un posible genocidio político como el de la Unión Patriótica, estamos
más firmes que nunca en la lucha por la Paz con Justicia Social que es el contenido vital que las
fuerzas transformadoras en Colombia le imprimimos en el actual contexto a la lucha por la
definitiva independencia.
La invitación que oportunamente nos hicieron llegar era para participar de la
discusión sobre el proceso constituyente en Chile y con ello, discutir sobre las nuevas formas
que los movimientos sociales y organizaciones políticas buscan para reformar las bases de un
constitucionalismo hecho para garantizar el proyecto neoliberal, restringir la participación
política de la oposición en instancias de gobierno y avanzar en reformas legales de tallo
progresista. En tal sentido en Colombia hemos transitado por distintos momentos que
preceden el actual proceso de cambio que intentaremos esbozar brevemente.
¡Por la segunda y definitiva independencia de Nuestra América!
Twitter: @MARCHAInter
Facebook: https://www.facebook.com/internacional.marcha
comisioninternacional@marchapatriotica.org
www.marchapatriotica.org

En primer lugar el constitucionalismo colombiano que funda la actual
República de Colombia en 1886 contiene un gran acervo conservador, que se
expresa en un Estado elitista y profundamente católico, cuya clase
dominante a grandes rasgos era la oligarquía criolla concentradora de las
mayores riquezas del país pero en permanente disputa entre sí, sobre todo con las élites
liberales con quienes han conformado el histórico bipartidismo de azules (Partido
Conservador) y rojos (Partido Liberal). Esa idea de “República” perduró hasta 1984 cuando el
acuerdo de La Uribe entre el gobierno de Belisario Betancur y las FARC-EP, puso en cuestión
el régimen político omnímodo que perpetuaba a las élites en todos los cargos ejecutivos de
escala nacional, departamental y local. Hasta 1984 en Colombia no existía el voto popular para
alcaldes, gobernadores, concejales, ediles, entre otros cargos ejecutivos, sino que el presidente
electo designaba a todas las personas que ocuparían dichos cargos de forma discrecional
teniendo en cuenta el “compromiso político”, el color del partido, el clientelismo o
sencillamente la corrupción avalada por dicho sistema. En síntesis, el acuerdo de La Uribe de
1984 logró tres elementos clave, (1) la elección popular de cargos ejecutivos a escala nacional,
departamental y local, (2) carrera administrativa para los cargos de función pública y (3) la
formación de nuevos partidos políticos alternativos al bipartidismo tradicional lo que devino
en la creación de la Unión Patriótica.
Los mencionados acuerdos no fueron suficientes entonces para desarrollar una
democracia moderna que requería de una actualización para el contexto global de época y en
1991 se consumó una reforma constitucional a través de una Asamblea Nacional
Constituyente que sólo vio representado uno de los movimientos políticos de izquierda del
país, el M-19 que había firmado un acuerdo de paz con el gobierno de Virgilio Barco para
incorporarse a la política sin armas. Ésta constitución cuenta con un espíritu garantista que la
destacó entre las cartas magnas del continente, sin embargo, excluye sectores sociales como el
campesinado, sujeto fundamental en la historia colombiana y particularmente del conflicto
social, político y armado que vive el país hace más de 6 décadas. Por otra parte, su estructura
orgánica sienta todas las bases para las reformas neoliberales que le sucedieron, lo que ha
llevado a caracterizar en algunos casos de “constitucionalismo neoliberal” al proceso que vivió
Latinoamérica y el Caribe durante los años 80’s y 90’s y un simple aggiornamiento de la
democracia que de fondo dejó intacta su forma representativa.
En la actualidad, encontramos que los avances que hubiesen permitido superar la
forma meramente representativa de la democracia colombiana plasmados en dicha
constitución, han sido bloqueados por 33 reformas en 25 años, lo que amerita de entrada la
discusión sobre sus alcances reales y nos convoca al ejercicio constante de educación para la
participación política, de la generación de espacios de práctica concreta de la decisión
colectiva, recuperar los elementos soterrados de la constitución y hacerlos parte de la vida
cotidiana del pueblo como los Cabildos Abiertos, las Asambleas Populares y demás.
¡Por la segunda y definitiva independencia de Nuestra América!
Twitter: @MARCHAInter
Facebook: https://www.facebook.com/internacional.marcha
comisioninternacional@marchapatriotica.org
www.marchapatriotica.org

Es por ello que desde Marcha Patriótica hablamos de un proceso
constituyente, donde el soberano, el constituyente primario discuta un
nuevo pacto social en una gran asamblea donde estén representados los
sectores sociales y políticos que no estuvieron en 1991, porque en aquel
entonces hubo un tratado de paz que favoreció la participación del M-19 pero un conjunto
importante de movimientos políticos, sociales e insurgentes del país un cuarto de siglo
después seguimos excluidos del sistema electoral en el contexto del conflicto social, político y
armado.
Recordamos las palabras de nuestro compañero Francisco Toloza, ex prisionero
político colombiano cuando decía:
“Hablamos de una Asamblea Nacional Constituyente con la participación de las fuerzas vivas
del país – que esa sería la diferencia -, es decir, no desde el excluyente sistema electoral colombiano,
sino desde mecanismos alternos que permitan que las fuerzas vivas del movimiento social, del
movimiento insurgente, de los partidos políticos, de los gremios, de la iglesia, estemos en la mesa,
estemos en la constituyente y discutamos nuestro nuevo pacto social.”

En conclusión, de lo que se trata éste proceso es de deselectoralizar la política y
convertirla en una práctica del pueblo, garantizando el acceso del pueblo a la política que es
trascendente para su vida cotidiana, lo que requiere una ardua tarea de educación popular,
una pedagogía para la paz que fortalezca la idea que tenemos en Marcha Patriótica de Nuevo
Poder o de Poder Popular. Ello va de la mano de una solución política al conflicto armado a
través del proceso de paz que acontece en Colombia y los Diálogos de Paz en La Habana.
Nuevamente y para terminar, nos excusamos por no poder participar del XVI
Seminario del Joven Combatiente para aprender e intercambiar sobre las experiencias en
desarrollo en la hermana República de Chile. Aspiramos a que ese proceso constituyente abra
las compuertas de una nueva democracia y una fase histórica sin retorno para el pueblo
chileno que inunde las calles, las grandes alamedas, la vida entera de la gente de un ejercicio
incontenible de discusión y organización, de Poder Popular.
Cuentan en el Movimiento Político y Social Marcha Patriótica con un destacamento
más para enfrentar la lucha por la definitiva independencia, no sólo de Colombia, sino de Chile
y toda Nuestra América. Grandes éxitos en estas jornadas de reflexión para la acción.
Nos vemos en la Constituyente!

Equipo de Relaciones Internacionales
Movimiento Político y Social Marcha Patriótica
¡Por la segunda y definitiva independencia de Nuestra América!
Twitter: @MARCHAInter
Facebook: https://www.facebook.com/internacional.marcha
comisioninternacional@marchapatriotica.org
www.marchapatriotica.org