Está en la página 1de 13

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

TEMA 16

CALIDAD QUÍMICA DEL AGUA

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

I. INTRODUCCION

El riego es una de las prácticas agrícolas más importantes y antiguas. Los rendimientos de los cultivos son mayores bajo riego y menos dependientes de los efectos climáticos. Mientras solo el 15% de las tierras cultivadas están irrigadas, ellas producen el 35-40% de la cosecha mundial. Las tasas de incremento de la población mundial para los próximos 30 años requerir n incrementos en la producción de alimentos iguales al 20% en los países desarrollados y de un 60% en los países en vías de desarrollo para mantener los niveles actuales de consume de los mismos. La expansión de la agricultura bajo riego es en parte responsable de la "revolución verde" en la producción de Alimentos, y continuar jugando un rol esencial en la provisión de las necesidades crecientes en alimentos y fibras, especialmente en los países en desarrollo.

El riego inevitablemente lleva a la salinización de los suelos y las aguas. En los Estados Unidos las reducciones en la producción debido a la salinidad ocurren en aproximadamente un 0% del territorio bajo riego. En todo el mundo, las reducciones en los cultivos por efecto de la salinidad son cercanas al 50% de la tierra irrigada. En muchos países la agricultura bajo riego ha causado problemas ambientales tales como el ascenso de la napa freática, la salinización, y la disminución y contaminación de las fuentes de agua. El tema es entonces la sustentabilidad de la agricultura bajo riego.

La aplicación del agua de riego resulta en el agregado de sales solubles tales como el sodio, calcio, magnesio, potasio, sulfatos y cloruros disueltos de los materiales geológicos en los cuales se ha mantenido en contacto el agua dentro del acuífero.

La evaporación y transpiración (extracción de las plantas) del agua de riego causa que excesivas cantidades de agua se acumulen en los suelos cuando no se proveen adecuados lavados y drenajes de los mismos.

Los niveles excesivos de salinidad reducen la producción por la disminución del stand de plantas y la velocidad de crecimiento. Asimismo, el exceso de sodio bajo condiciones de baja salinidad y especialmente elevados pH puede promover la destrucción de los agregados y dispersión de los suelos arcillosos, degradación de la estructura de los suelos y disminución de la infiltración y penetración de las raíces.

Algunos elementos traza, como el boro, son directamente tóxicos para las plantas. A través del curse de la historia, civilizaciones han declinado en parte debido a su incapacidad para mantener la producción de alimentos sobre suelos que han ido siendo salinizados. Se estima que m s de 10 millones de hectáreas están siendo perdidas cada año por resultado de la salinidad y/o el ascenso de las napas freáticas. Muchos de estos problemas están causados por el uso excesivo del agua de riego debido a los sistemas de distribución de riegos ineficientes, pobres prácticas de riego a nivel predial y el manejo inapropiado de las técnicas de drenaje.

Las prácticas de riego a nivel predio causan problemas localizados de salinidad, los mismos problemas se incrementan a causa de técnicas de drenaje inadecuadas. El riego excesivo lleva al incremento de las cargas de sales en el nivel freático y el descenso de los acuíferos los que causan problemas regionales de salinización. La ausencia de sistema de drenaje local y regional produce como resultado tierras colocadas fuera del proceso productivo.

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

En el futuro, las necesidades globales de alimentos continuaran incrementándose mientras el suelo y los recursos hídricos disponibles para producciones de nuevas cosechas estar n limitados o disminuidos en calidad. La necesidad de proteger el recurso suelo tanto como el de conservar el agua continuara incrementándose. El agua deber ser utilizada en forma m s eficiente y su calidad deber protegerse. La agricultura mundial deber expandir su base de producción y el incremento de la producción en las tierras actualmente bajo cultivo. Las prácticas apropiadas de manejo para controlar la salinidad deber ser implementada en las tierras bajo riego, en los proyectos de riego y en los sistemas hidrogeológicos.

A partir de lo señalado surge la importancia en el manejo de las variables CALIDAD y CANTIDAD DEL AGUA destinada al RIEGO.

II. CALIDAD DE AGUAS PARA RIEGO

La calidad química de las aguas destinadas a riego toman en consideración tres aspectos principales:

- Peligro de salinización de los suelos

- Peligro de sodificación de los suelos

- Toxicidad específica

Para evaluar la calidad del agua para riego es necesario realizar las siguientes determinaciones:

- Conductividad Eléctrica

- Calcio

- Magnesio

- Sodio

- Carbonato

- Bicarbonato

- Cloruro

- Sulfate

- Boro

- Nitrato - Nitrógeno (en forma de N03-N)

- Acidez - Alcalinidad

- RAS ajustado

- Potasio

- Litio

- Hierro

- Amonio - Nitrógeno (*) (en forma de NH4-N)

- Fosfato - Fósforo (*)

Nota: (*) Situaciones especiales únicamente

1.1. Peligro de salinización del suelo

Cuando un suelo tiene sales solubles, el agua en solución del suelo está afectada por una succión osmótica que restringe y aun impide que las plantas se abastezcan de agua, según la concentración de la solución.

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

Por ello la calificación de las aguas destinadas a riego se basa fundamentalmente en la estimación del peligro de salinización del suelo cuando el agua se aplica de acuerdo a las prácticas usuales del riego.

El incremento de salinidad es consecuencia de la falta de balance entre las sales aportadas por el agua de riego y las eliminadas en la zona de raíces por drenaje debido a lluvias o riegos adicionales de lavado de los suelos.

La concentración salina del agua, la permeabilidad del suelo a regar, la evapotranspiración potencial durante el ciclo de cultivo y la duración de los déficits hídricos, son factores para considerar para la calificación del agua para riego.

Los estudios más importantes en el tema han sido desarrollados por el Laboratorio de Salinidad del USDA de los Estados Unidos de Norteamérica, y ha adoptado como par metro la conductividad eléctrica del agua de riego, dado que existe una relación entre esta y la salinidad del agua y por ende sobre los efectos osmóticos. Por otra parte la determinación de la conductividad eléctrica es muy sencilla y el procedimiento ha tenido una aplicación y difusión generalizada. A partir de ello, el Laboratorio de Suelos del USSL ha generado la Tabla NO 1, de clasificación de las aguas para riego:

TABLA Nº 1 CLASIFICACION DE LAS AGUAS PARA RIEGO

Clases

Calificación

Rango de CE

Contenido Salino

C1

Baja

(micromhos/cm) hasta 250

(gr/lt) hasta 0.15

C2

Moderada

250-750

0.15 - 0.50

C3

Media

750-2250

0.50 - 1.15

C4

Alta

2250-4000

1.15 - 2.50

C5

Muy Alta

4000-6000

2.50 - 3.50

C6

Excesiva

más de 6000

más de 3.50

Esta clasificación ha sido desarrollado para condiciones de climas medios, con riegos permanentes y para cultivos cuya tolerancia a las sales sean medias, La realidad del riego complementario lleva, para las distintas condiciones de clima, pluviometría y cultivos, las condiciones deberán ser modificadas adaptándola a cada caso en particular.

Para las condiciones del Riego Complementario en la Pampa Húmeda esta calificación es muy estricta.

Asimismo el Laboratorio de Salinidad de Suelos de USDA, ha tenido en cuenta las condiciones de suelos para cada uso de las clases señaladas:

Clase C1: Aguas de baja salinidad. Pueden usarse para la mayor parte de los cultivos, en casi todos los suelos. Con las prácticas de riego habituales, la salinidad de los suelos se mantiene a niveles muy bajos con excepción de suelos muy poco permeables, con los cuales se requerir intercalar algún riego de lavado.

Clase C2: En suelos de buena permeabilidad pueden usarse con casi todos los cultivos,

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

exceptuando aquellos extremadamente sensibles a la salinidad. Con suelos de baja permeabilidad conviene elegir cultivos de moderada tolerancia a la salinidad y se requieren riegos de lavado ocasionales.

Clase C3: Unicamente deben usarse en aquellos suelos cuya permeabilidad sea de moderada a buena y, aún en ellos, para evitar que las sales se acumulen en cantidades peligrosas, se necesitan riegos de lavados aplicados Con regularidad. Deben elegirse cultivos cuya tolerancia alas sales sea de moderada a buena.

Clase C4 : Solamente deben usarse en suelos de buena permeabilidad, tales que en ellos los riegos de lavado aplicados con regularidad produzcan una lixiviación suficiente para impedir que las sales se acumulen en cantidades peligrosas. Deben elegirse cultivos con buena tolerancia a la salinidad.

Clase C5: Son inapropiados para riego. Se pueden utilizar en situaciones especiales en suelos muy permeables, con un manejo de los riegos técnicamente cuidadoso y con cultivos con alta tolerancia a la salinidad.

Clase C6: No deben usarse para riego. Los riegos de lavado son necesarios en la medida que las Lluvias no sean suficientemente intensas o frecuentes, como para provocar la lixiviación de las sales acumuladas, transportándolas a mayor profundidad que la zona radicular.

1.2. Peligro de sodificación de los suelos

Un elemento adicional al peligro de salinización de los suelos lo constituye el aumento de la proporci¢n del sodio intercambiable PSI, la arcilla y los componentes húmicos se dispersan más fácilmente y las condiciones físicas del suelo se deterioran.

El peligro de provocar un aumento en el contenido del sodio intercambiable en el suelo, a partir de los riegos depende de la relación de las concentraciones de sodio y las de calcio y magnesio, y el valor de la concentración salina total, o su equivalente expresado en conductividad eléctrica.

A los efectos de estimar la influencia de estas relaciones, el USSL ha adoptado un índice denominado SAB (RAS) en la versión inglesa original, que se expresa como:

(Na)^ 0.5 RAS = --------------------- ( ( Ca + Mg ) / 2 )

para convertir de mg/lt a meg/lt se debe dividir:

Na

22.997

Ca

20.040

Mg

12.160

C03H

61.018

COeH2

31.013

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

La raíz cuadrada del denominador da cuenta del denominado efecto dilución, según el cual, de dos aguas con una misma relación: Na/ (Ca+Mg) , aquella cuya salinidad total sea mayor tender a aumentar en mayor medida el contenido de Na+ intercambiable en el suelo. Por ejemplo, tomando dos aguas con igual relación Na/ (Ca+Mg) , pero con distinta concentración total:

a) Muestra 1:

 

Na

= 4 meq/lt

Ca+Mg

= 8 meq/lt

Na/(Ca+Mg)

= 0.5 meq/lt

RAS

= 2

b) Muestra 2:

 

Na

= 16 meq/lt

Ca+Mg

= 32 meq/it

Na/(Ca+Mg)

= 0.5 meq/it

RAS

= 4

Por lo que el índice RAS y por lo tanto el peligro de sodificación es menor en el caso del agua con menor concentración salina. Por otra parte dos aguas con un mismo indice RAS, la sodificacion se producir más aceleradamente con el agua de mayor salinidad total; en el caso del agua más salina un volumen determinado de agua es capaz de intercambiar mayor cantidad de sodio.

Trabajos posteriores calculan el RAS ajustado, a partir de la relación:

RAS aj = RAS * [ 1 + ( 8.4 - pHc* ) ]

donde:

El peligro de sodificación del suelo es agravado y acelerado por la presencia de carbonato o bicarbonato de sodio. Para estimar el peligro resultante se utiliza el índice denominado CSR, Carbonato de Sodio Residual, que se calcula a partir de la siguiente fórmula:

CSR = (C03- + C03H-) - (Ca++ + Mg++)

expresado en miliequivalente por Litro,

Esta relación se basa en que al consumirse el agua por evaporación, la solución del suelo se concentra y, al ser superadas las solubilidades de los carbonatos de Calcio y Magnesio, estos precipitan, pudiéndolo hacer completamente. Los carbonatos y bicarbonatos que persisten en solución lo hacen en formas sódicas y son los compuestos potencialmente perjudiciales. A partir de lo señalado el Laboratorio de Suelos del USDA, y de acuerdo al CSR califica las aguas de acuerdo a la Tabla N° 3.

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

TABLA Nº 3 CLASIFICACION DE LAS AGUAS EN FUNCION DEL CSR

CSR

Clasificación

[meq/lt]

< 1.25 1.25 - 2.50

Aguas buenas para riego, se pueden usar con toda seguridad Dudosa, se pueden utilizar con buenas prácticas de manejo y

> 2.50

enyesado de los suelos. No son buenas para riego.

Esta clasificación ha sido considerada muy exigente por numerosos autores, ya que para condiciones particulares de cada caso, el cultivo y su estado de desarrollo influyen sobre la peligrosidad. A mayor producción de C02 por parte del cultivo, menor es el peligro.

Las clasificaciones han sido realizadas para climas áridos y semiáridos, donde el agua de riego se constituye en el aporte fundamental para los cultivos, lo contrario de la zona de riego complementario, donde se produce una exceso de precipitaciones durante algún periodo del año que lava el perfil del suelo.

Los suelos para los cuales fueron definidos tienen características diferentes, pues en la zona húmeda, los argiuodoles presentan una mayor estabilidad, donde la Capacidad de Intercambio se encuentra saturada con Ca++, impidiendo que se alcance un equilibrio con las aguas del riego características diferentes.

En suelos neutros o alcalinos, moderadamente a bien drenados para disminuir el peligro de sodificación por el CSR, se puede apelar a rotaciones de las superficies regadas y de los cultivos, combinado cultivos de verano exigentes en el uso del agua con cultivos de invierno no irrigados, preferentemente los que ocupan la capa superficial con sus raíces.

A veces se utiliza el porcentaje de sodio soluble, PSS, como indicador del peligro de sodificación de los suelos. El PSS se define como la relación del sodio en mg/litro al total de cationes expresados en mg/lit multiplicado por 100. Aguas con una valor de PSS mayor al 60% pueden causar acumulaciones de sodio que destruir n las propiedades físicas del suelo, La Tabla NO 4 presenta la clasificación de las aguas en función del PSS.

TABLA Nº 4 CLASIPICACION DE LAS AGUAS EN FUNCION DEL PSS

PSS

Clasificación

[%]

< 20

Excelente

20-40

Buena

40-60

Permisible

60-80

Dudosa

> 80

Inapta

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

Siempre que se utilicen aguas que impliquen un peligro de salinización o de sodificación, deben efectuarse periódicos controles del suelo para establecer si se ha producido algún deterioro; estos controles se basan en determinaciones sencillas como son la salinidad, pH Y PSI (porciento de sodio intercambiable). Esto permitir manejar técnicamente el riego de modo de atenuar el peligro de deterioro del suelo intercambiable)

Si bien los resultados obtenidos de controles de campo, con riego complementario no señalan problemas graves en las propiedades químicas, muestran algunos incrementos leves en el PSI.

Esto sugiere la realización de análisis periódicos de suelos, para detectar la posible aparición de signos negativos, que señalen algún deterioro físico o químico en el suelo. En este sentido deben incluirse determinaciones físicas para tener una visión completa del estado del suelo.

FAO elaboro directrices para interpretar la calidad del agua para riego en base a determinaciones de laboratorio, en las que considera las siguientes hipótesis básicas para la utilización del agua de riego:

- textura del suelo entre limo arenoso y limo arcilloso

- buen drenaje interno

- clima entre árido y semiárido

- la lluvia anual baja.

La Tabla N° 5 resume las directrices consideradas.

1.3. Toxicidades Específicas

Algunos iones se acumulan en la solución del suelo en cantidades suficientes para causar reacciones tóxicas en la planta. Las más usuales son el sodio, el cloro, el bicarbonato y el sulfato. Asimismo los cultivos que crecen en suelos que tienen un desbalance de calcio y magnesio pueden exhibir síntomas de toxicidad.

Las sales de sulfato afectan los cultivos sensibles por la limitación de tomar calcio e incrementan la adsorción de sodio y potasio, lo que resulta en un desbalance catiónico dentro de la planta. El ión bicarbonato dentro del suelo afecta la adquisición y metabolismo de los nutrientes. Altas concentraciones de potasio pueden causar una deficiencia de magnesio y clorósis férrica. Un desbalance de magnesio y potasio puede resultar tóxico, pero los efectos de ambos pueden reducirse por niveles elevados de calcio.

La Tabla N° 6, presenta los limites de las clasificaciones para distintos iones.

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

TABLA Nº 6 CLASIFICACION DE LAS AGUAS EN FUNCION DE SUS IONES

Clasificación

Cloruros

Sulfatos

(C1)

(S04)

[meg/lt]

[meg/lt]

Excelente

< 4

; 4

Buena

4 a 7

4 a 7

Permisible

7 a 12

7 a 12

Dudosa

12 a 20

12 a20

Inapta

> 20

> 20

1.4. Técnicas de Manejo de la Salinidad de los suelos

Caracterización de los tipos de suelos

Los suelos se caracterizan en función de dos par metros, la Conductividad Eléctrica del extracto de agua de saturación y el valor de RAS, la Tabla N° 7 resume los límites para el análisis.

TABLA Nº 7 LIMITES DE CLASIFICACION DE TIPOS DE SUELO

Par metro

Normal

Salinos

Sódicos

Salinos-Sódicos

CEe (mmho/cm)

<4

>4

<4

>4

RAS

<13

<13

>13

>13

El personal del Laboratorio de Salinidad de Suelos del USDA ha establecido el criterio para diagnosticar los suelos salines y sódicos. La conductividad eléctrica del extracto de saturación del suelo (Ces) fue considerado como un indice muy práctico de salinidad. El límite de Ces = 4 mmho/cm) se utiliza aún mundialmente para diagnosticar y clasificar suelos salinos. Un limite PSI = 15 se adoptó para indicar el límite de los suelos sódicos relacionados con problemas de permeabilidad y de estructura, el que se mantiene aún como un criterio de diagnóstico estándar usado mundialmente.

Técnicas de manejo

a) Lavados Las sales solubles que se acumulan en los suelos pueden ser 1avadas y llevadas debajo de la profundidad radicular para mantener la productividad de los cultivos . El 1avado es la herramienta básica de manejo para controlar la salinidad e involucra la aplicación de mayor cantidad de agua que la necesaria por el cultivo y las pérdidas por evaporación. El exceso de agua mantiene las sales en solución y ellas fluyen por debajo de la profundidad radicular. La cantidad adicional de agua requerida esta referida como los requerimientos de 1avado o fracción de lavado.

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

El intervalo de tiempo entre lavados no es crítico mientras los niveles de tolerancia de los cultivos no sean superados, pueden utilizarse los lavados que pueden acompañar cada aplicación de riego, o puede realizarse anualmente o en periodos prolongados dependiendo de la severidad del problema de salinidad y la tolerancia a la sal del cultivo en particular. Normalmente los lavados anuales de uno o dos riegos son suficientes, concentrados durante el riego de presiembra. En reas de riego complementario las precipitaciones y las frecuencias de las mismas proveen un adecuado lavado.

Cuando el riego suministra todo el agua utilizada por el cultivo la fracción de lavado se calcula normalmente, utilizando la ecuación:

donde:

ECar FL = --------- x 100 ECs

FL = Fracción de lavado en % Ecar = Conductividad Eléctrica del agua de riego Ecs = Conductividad Eléctrica del suelo en la zona radicular

La ecuación de FL simplifica un proceso complicado en el que interviene el agua y el suelo y sus concentraciones de sales, el valor de ECs debe controlarse periódicamente y a partir de ello ajustar el valor de la fracción de lavado.

b) Manejo del Residuo

Los residues colocados sobre la parte superior del suelo reducen la evaporación. De esta manera una menor cantidad de sal se acumula y la Lluvia será más efectiva en el proceso de lavado.

c) Riegos frecuentes

Las sales se concentran en el suelo a medida de que el agua es extraída por el cultivo. Por lo que las concentraciones salinas son mínimas posteriores al riego y máximas antes del siguiente riego. Con cantidades adecuadas de riego, el incremento de la frecuencia de riego incrementa el contenido de humedad del suelo. Mayor cantidad de sales se mantienen en solución, lo cual ayuda al proceso de lavado.

Los diferentes m‚todos de riego permiten manejos diferenciales en las laminas aplicadas y las frecuencia de riego. Los métodos que tienden a la aplicación continua del agua de riego son mas efectivos para controlar la salinidad en la zona radicular. Los sistemas de aspersión y de goteo proveen mas flexibilidad en los esquemas de riego que los sistemas superficiales.

d) Riego de Presiembra

Las sales se acumulan cerca de la superficie durante los periodos secos, particularmente cuando la napa fre tica esta elevada o cuando las precipitaciones se encuentran por debajo de la media. Bajo estas condiciones, la germinación de las semillas y el crecimiento del brote puede reducirse severamente a menos que es suelo se haya lavado previo a la siembra.

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

e) Cambio del Método de Riego

Los métodos de riego superficiales, tales como la inundación, surcos y melgas, no son lo suficientemente flexibles para permitir el cambio de la frecuencia de riego o de lámina aplicada y mantener simultáneamente la eficiencia del riego. Para el caso de riego por surcos, por ejemplo, no es posible reducir la lámina de agua aplicada a menor de 50 a 75mm, por lo que riego más frecuentes incrementan la disponibilidad de agua al cultivo pero también derrochan agua. Transformarlo a m‚todos de riego por pulsos puede ser la solución para muchos sistemas por surco, un paso más adelante sería utilizar métodos por aspersión o localizados.

f) Enmiendas químicas

En suelos sódicos ( o suelos afectados por el sodio), el ión sodio ha sido absorbido dentro de las partículas. Esto lleva a un sellado del suelo o "cementado", haciendo más difícil al agua para infiltrarse. Las enmiendas químicas se utilizan para facilitar el desplazamiento de estos iones sodios. Las mismas están compuestas de sulfuros (en su forma elemental) o compuestos relacionados tales como el ácido sulfúrico o el yeso. El yeso también contiene calcio el cual es un elemento importante para corregir esta condición. Las enmiendas químicas hacen que el calcio natural del suelo más soluble, y como resultado, el calcio reemplaza al sodio absorbido lo cual ayuda a la restauración de la capacidad de infiltración del suelo.

Las enmiendas químicas son efectivas solo en suelos afectados por el sodio. Por el contrario las enmiendas son totalmente inefectivas para condiciones de suelo saline y a menudo producen incrementos en las salinidades de los suelos; por lo que es muy importante conocer cual clase de problemas existe antes de aplicar cualquier tipo de enmienda. Para todos los cases es necesario el muestreo de aguas y suelos antes de proponer cualquier aplicación. Basado en estos an lisis los químicos de suelo pueden recomendar donde podrían usarse enmiendas químicas y que tipo es la más adecuada.

En este sentido las investigaciones desarrolladas por el USDA han sido pioneras :

yesos, ácido sulfúrico, sulfuros y cloruro de calcio para reemplazar el sodio intercambiable mediante el lavado.

El requerimiento de yeso, como cantidad de enmienda requerida para recuperar el suelo afectado por una cantidad de sodio intercambiable fue desarrollado por el USSL es un estándar como fórmula universal de recuperación de suelos . Para la recuperación de suelos sódicos de muy baja permeabilidad el USSL desarrollo el m‚todo de la dilución de agua altamente salada, lo que disminuyó drásticamente el tiempo de recuperación que se estimaba en años para pasar a ser pocos días y se completaba sin el agregado de enmiendas. Por otra parte el uso de ácido sulfúrico en combinación con yeso o cloruro de calcio reduce el tiempo y 1avados necesarios para alcanzar la recuperación y reducir los costos de agregados de las enmiendas en comparación con el uso de solo yeso. Asimismo el uso de ácido sulfúrico puede acelerar el proceso de recuperación de suelos con altos contenidos de boro.

III. CANTIDAD DE AGUA PARA RIEGO

A los efectos de estimar la Cantidad de Agua para riego se debe conocer los requerimientos de agua por parte del cultivo, que depende de las condiciones fenológicas del

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

mismo, las características climáticas del área y del método de riego utilizado.

Desde el punto de vista climático diversos autores han estudiado el Consume del mismo mediante la generación de formulas empíricas, con fines agronómicos la formula de Blanney y Cridle y la de Penmman son las de mayor aplicación y relacionan la

Evapotranspiración Potencial del Cultivo con cuatro variables climáticas que explican el mayor porcentaje de la varianza y las características fenológicas del cultivo, y condiciones de altitud

y latitud del lugar de estudio.

Se encontró que utilizando la información de temperatura, humedad relativa, velocidad de viento y heliofanía es posible determinar la Evapotranspiración del cultivo de referencia, y luego con el concepto de coeficiente estacional de cultivo "kc", deducir el Uso Consuntivo para cada cultivo en particular.

1. Cálculo de la Evapotranspiración Potencial

A los efectos de determinar la Evaporación Potencial se utilizó la fórmula de Penmann,

que se toma como dates de entrada lo valores de temperaturas medias mensuales, humedad relativa media mensual, velocidad del viento media mensual, heliofanía relativa media mensual,

y los valores de altitud y latitud del sitio de medición.

PC compatible, destinado al

cálculo de evaporación y uso consuntivo y su aplicación a los sistemas de riego. Los valores

medios mensuales diarios y el total anual se muestran en la Tabla N° 8.

Se

utilizó

un

Programa

Computacional

basado

en

El valor anual resultante de la simulación es de 1569 mm con valores diarios entre 1.95

y 6.72 mm.

2. Uso Consuntivo de los Cultivos.

Como paso previo de cálculo, fue necesario definir la Precipitación efectiva dado que nos encontramos en área de riego complementario y el aporte más significativo de agua proviene de las precipitaciones, para ello se utilizó la metodología del United States Bureau of Reclamation. Tabla N° 9.

Utilizando el Programa de PC, alimentando con los datos de evapotranspiración potencial y la precipitación efectiva, se seleccionó como cultivo de cálculo el Maíz, con las características fenológicas indicadas en la Tabla N° 10. El suelo de referencia para el cálculo fué el correspondiente al área de San Justo con los siguientes parámetros adoptados indicados en la Tabla N° 11.

Las Tablas N° 12 y 13, resumen los resultados de la aplicación de los valores de Penmann obtenidos, del cultivo seleccionado, de los datos de precipitaciones efectivas y del suelo considerado.

Del análisis de la Tabla se puede observar que los requerimientos del cultivo se extienden en el período 1 de Noviembre a cosecha, con un requerimiento total de 329.5 mm, con requerimientos diarios entre 1.29 y 4.21 mm/día, que expresado como caudal ficticio

Tecnología de Tierras y Aguas I - Calidad Química del Agua

contínuo representan 0.487 lt/seg/ha.

A los efectos de visualizar las limitaciones en la producción de granos por el stress

hídrico, se simuló con un paso decádico (10 días), de acuerdo al esquema del Programa, Tabla N° 14, de la que se obtienen los siguientes resultados:

a) la disminución de producción es del 48.3 %

b) a cosecha el cultivo tiene un déficit de humedad de 137.2 mm

c) si se utilizara el riego para satisfacer los requerimientos hídricos del cultivo, y no

hubiesen deficiencias de otras variables, el aumento de la producción de granos sería del 107

%.

3. Aplicación del riego y su simulación.

A los efectos de determinar la respuesta del cultivo al riego complementario se aplicó el Programa para calcular los incrementos de producción, considerando la aplicación de 4 láminas de 43.8 mm, que con una eficiencia adoptada del 80 % representan una lámina efectiva de 35 mm, en el período de mayor requerimiento del cultivo.

Los resultados obtenidos se muestran en la Tabla N° 15, de la que se pueden deducir las siguientes conclusiones:

a) la lámina bruta aplicada es de 175 mm

b) la lámina neta aplicada es de 140 mm

c) el cultivo necesita 670.6 mm

d) la lluvia le provee 140 mm

e) el riego le provee 140 mm

f) el requerimiento de riego adicional es de 192.4 mm

g) el cultivo utiliza 596.6 mm

h) la disminución de los rendimientos con respecto al potencial son del 13.8 %.

IV. BIBLIOGRAFIA.

- Estudios de FAO: Riego y Drenaje. Efectos del agua sobre el rendimiento de los cultivos. J. Doorembos y A.H. Kassan. Roma . 1979.

- 2° Seminario de Actualización Técnica en Riego. CPIA-CAIA-INTA-SRA. Buenos

Aires.

- Manging Irrigation Water Salinity in the Lower Rio Grande Valley. G. Fipps, Texas Agricultural Extension Service. 1996.

- Salinity and Agriculture. USSL-USDA. 1996.

- Uso e Interpretación de aguas. B. Jarsun. INTA. 1987.

- Hidrología Subterránea. E. Custodio. Barcelona. España. 1994.

- Crop Water Requirements. Doorembos J. y Pruitt W. FAO. Roma

- Calidad del agua para riego. Maturano, M. EEA-INTA Pergamino. Información N° 129. Marzo de 1995.