Está en la página 1de 18

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS – UNIMINUTO

INSTITUTO BÍBLICO PASTORAL LATINOAMERICANO – IBPL
INTRODUCCIÓN A LOS MÉTODOS EXEGÉTICOS
DOCENTE: HEYNER HERNÁNDEZ
ESTUDIANTE: HERMES FLÓREZ PÉREZ

TRABAJO FINAL
ANÁLISIS DE SAN MARCOS


A) APROXIMACIÓN PRELIMINAR AL TEXTO

¿Cuál es el tema principal?

Presentar a J esucristo como Hijo de Dios (Mc 1,1). Esto básicamente se logra percibir al
iniciar la lectura del evangelio, donde, considerado J esús como Hijo de Dios, se trata de
descubrir los aspectos de los cuales emana esta categoría.

De esta manera, logramos percibir que a lo largo del texto se pondrá en boca de varios
personajes la confesión de J esús como hijo de Dios. Los primeros que lo reconocen como
tal son los espíritus inmundos (1,23-27) al afirmar: “Sé quién eres, el Santo de Dios”. Pedro
le reconocerá como el Cristo en 8,29 y el pagano que está al pie de la cruz en 15,39. A
partir de estas citas (si bien no son todas), se descubre la intencionalidad del autor por
mostrar en J esús su “categoría “de hijo de Dios. Es importante rescatar que el objetivo o
tema principal de la predicación de J esús es el anuncio del Reino de Dios (1,14).

¿Cuándo se escribió?

Aunque no hay una fecha concreta, el evangelio nos suministra algunos datos que podrían
considerarse válidos en el momento de pretender dar una aproximación. El tema de los
padecimientos por el hambre, hacen recordar la situación de hambruna que se vivió hacia
los años 70 en el imperio romano. Sin embargo, este dato no deja de tener sus dificultades,
por lo que parece que se forzara el texto a considerar esta dimensión.

En 13, 2-37, al referirse al templo, pareciera que el autor ya conoce la situación del templo
sucedida en el año 70. Igualmente, las situaciones que siguen a la escena, y que en la
estructura personal se ha denominado “El final de los tiempos”, indicaría las situaciones
que está viviendo la comunidad: hacerse pasar por J esús, el levantamiento de nación contra
nación, reino contra reino, etc.

¿Quién lo escribió?

Es curioso encontrar en el evangelio aclaraciones que realiza quien escribe el evangelio.
Este autor tiene un problema con los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos (11,27-
33), con los fariseos y herodianos (12, 13-17) y con los saduceos (12, 18-27).

Igualmente parece que se trata de una persona que no se mueve dentro del ambiente judío
por la aclaración de términos utilizados y de tradiciones de este pueblo. Sobre lo primero,
encontramos un ejemplo en 7,34: “Después levantó los ojos al cielo, dio un gemido y le
dijo: «Effatá», que quiere decir ¡Ábrete! En cuanto a las tradiciones tenemos un ejemplo en
7, 2-3: “Y al ver que algunos de sus discípulos comían con manos impuras, es decir no
lavadas –es que los fariseos y todos los judíos no comen sin haberse lavado las manos hasta
el codo, aferrados a la tradición de los antiguos.”

¿Cuál puede ser la intencionalidad del autor?

La intencionalidad principal del autor es presentar a J esús como Hijo de Dios. Por tanto,
todo el contenido que encontramos en el Evangelio, tiene esa intencionalidad. Los relatos
de milagros, las actitudes de J esús y el mismo rechazo que sufre por parte de las
autoridades y por qué no, a causa de los malos entendidos de los discípulos.

Sin embargo, igualmente puede percibirse que la lectura de la obra debe realizarse desde la
Pasión del Señor. En el evangelio encontramos elementos que hacen suponer cuál fue el
final de este. Así, encontramos en un primer momento a J udas en 3,19: “Y J udas Iscariote,
el mismo que lo entregó.”

¿Quiénes eran los destinatarios originales?

Los destinatarios originales, según podría deducirse, son personas no judías o al menos que
no se mueven dentro del ambiente judío. Por eso hace las aclaraciones sobre tradiciones y
palabras que un judío del entorno comprendería. Puede pensarse entonces en paganos
cristianos.

¿Qué circunstancias históricas pudieron incidir en la composición del texto?

Parece que la circunstancia histórica que está detrás del relato, es la muerte de J esús y el
posterior anuncio que hacen los discípulos de él. Tal vez se presentó la necesidad de poner
por escrito las enseñanzas para evitar que fueran tergiversadas con el pasar del tiempo.

Igualmente se ha mencionado la posible situación crítica que vivieron los primeros
cristianos en cuanto a persecuciones, malos entendidos del proyecto de J esús, suplantación
de la identidad y choques contra la vida del imperio. Inevitablemente el estilo de vida de
J esús, al ser seguido por los suyos, crea un ambiente de contradicción con el imperio y por
ende de identidad.




ÍNDICE TEMÁTICO PROPIO

Introducción (1, 1-3)
Presentación de J uan el Bautista (1, 4-8)
Presentación y bautismo de J esús por J uan (1, 9-11)
J esús es tentado en el desierto (1, 12-13)

En Galilea

Lo que hace J esús lo eleva a la fama (1,14 - 2,2)

Proclamación de la Buena Nueva (1, 14-15)
Llamado a Simón y Andrés (1, 16-18)
Llamado a Santiago y J uan (1, 29-20)

Enseñanza en la sinagoga de Cafarnaúm (1, 21-22).
J esús conmina un espíritu inmundo y la gente queda pasmada (1, 23-27)
Curación de la suegra de Pedro y varios enfermos (1, 28-34)
Momento de oración (1, 35)

Enseñanza en otros pueblos de Galilea (1, 35-39)
Curación de un leproso (1,40-45)

Enseñanza nuevamente en Cafarnaúm (2,1-2)
Curación de un paralítico, controversia entre los escribas y maravilla de la gente (2,3-12)
Llamado a Leví y seguimiento de muchos publicanos y pecadores (2,13-15)
J esús y sus seguidores hacen cosas distintas a la Ley (2,16-28)

Lo que hace J esús crea contradicción (3,1 -6)

Curación de un hombre de la mano paralizada (3,1-5)
Confabulación para matarlo (3,1-6)
Expansión de su fama a causa de sus milagros. Los espíritus lo reconocen como Hijo de
Dios (3,7-12)
Llamado a Doce para que estuvieran con él (3, 13-19).
La familia y los escribas dudan de J esús (3, 20-30).
La familia de J esús (3,31-35)

Enseñanzas en parábolas (4,1-34)

Introducción a las parábolas (4,1-2)
Parábola del sembrador (4,3-9)
Explicación de la parábola a los discípulos (4, 10-20)
Parábola de la lámpara (4, 21-23)
Parábola de la medida (4, 24-25)
Parábola del grano en tierra (4, 26-29)
Parábola del grano de mostaza (4,30-32)
Conclusión a las parábolas (4,33-34)

Señales del Reino de Dios (4,25- 11,6)

J esús calma el viento y critica la falta de fe de sus seguidores (4,35-41)

En Gerasa (5,1)
Curación de un endemoniado, temor de la gente, ida de J esús y negación a que el curado lo
siga (5,2-21)
Proclamación de las obras de J esús por parte del curado (5,20).
Cruce a la otra orilla y rogativa para curar a la hija de J airo (5,21-24).
Curación de una mujer que padecía reflujo de sangre (5,25-34).
Curación de la hija de J airo (5,35-42).

Enseñanza en la sinagoga de Nazaret (6,1-2)
La gente se asombra de las enseñanzas de J esús (6,2c-3)
J esús critica la falta de fe de los paisanos (6,4-6)

J esús envía a los Doce de dos en dos con poder (6,7-13)
Herodes reacciona ante el fenómeno J esús (6,14-16)
Aclaración: Herodes y la muerte de J uan Bautista (6,17-29)
Los apóstoles regresan de su envío, la gente nos sigue a todos lados y J esús les enseña
(6,30-34).
J esús da de comer a 5000 (6,35-44)

Para Betsaida (6,45)
Momento de oración de J esús en el monte (6,46)
J esús sobre las aguas (6,47-50)
Los discípulos no entienden lo que hace J esús (6,51-52)

En Genesaret salva a muchos enfermos (6, 53-56)
Crítica de los fariseos porque los discípulos de J esús no siguen las tradiciones (7,1-5)
La Palabra de Dios no se puede anular por la tradición: J esús (7,6-13)
Parábola de J esús a la gente (7,14-16)
Explicación a los discípulos de la parábola (7,17-23).

En Siro – Fenicia

Llegada (7,24)
Diálogo entre J esús y una sirofenicia que le hace realizar un milagro (7,25-30)
Vuelta a Galilea (7,31)

En Galilea

Curación de un sordo (7, 32-37)
Compasión ante la hambruna de la gente y comida para 4000 (8,1-9)

En Dalmanutá (8,10)
Discusión con los fariseos (8,11-13)
Los discípulos no entienden el gesto de los panes para la gente (8,14-21)

En Betsaida (8,22)
Curación de un ciego (8,22-26)

En Traconítida

En los pueblos de Cesarea de Filipo (8,27)
J esús quiere saber lo que piensan de Él y les pide guardar silencio (8,27-30)

J esús anuncia lo que le sucederá al Hijo del hombre (8,31)
Pedro no entiende lo que le sucederá al Hijo del hombre (8,32-33)
J esús exhorta a su seguimiento y la venida del reino (8,34-9,1)
Transfiguración en el monte alto (9,2-8)
Pedro, Santiago y J uan no entienden lo que sucede (9,9- 13)
Los discípulos no pueden sacar un espíritu mudo por la poca fe. J esús lo hace (9,14-27)
Por qué los discípulos no pudieron expulsar al espíritu mudo (9,28-29)

En Galilea

Enseñanza a sus discípulos (9,30-31)
Los discípulos no entienden (9,32)

En Cafarnaúm (9,33)
Discusión de los discípulos sobre el que es el mayor (9,34)
El primero, el servidor de todos (9,35)
Ejemplo del niño (9,36-37)
Los que están a favor y en contra de J esús (9,38-50)

En Judea

Los fariseos lo ponen a prueba (10,1- 9)
Explicación a los discípulos de la discusión (10,10-12)
Importancia de los niños (10,13-16)
Uno que quiere alcanzar la vida eterna (10, 17-23)
Los discípulos y la vida eterna (10,24-31)

En Judea camino a Jerusalén

Lo que pasará en J erusalén (10,32-34)
Los hijos de Zebedeo piden puestos (10,35-40)
Indignación de los otros diez (10,41)
Llamado de J esús (10,42-45)

En J ericó (10,46)
Curación de Bartimeo (10,46-52)
Envío por un pollino para entrar a J erusalén (11,1-6)
Llegando a J erusalén (11,7-10)

En Jerusalén

J esús entra a J erusalén (10, 11- 14,20

Entrada y salida a Betania (11,11)
Maldición de la higuera (11,12-14)

Entrada a J erusalén y acciones en el templo (11,15-17)
Los sumos sacerdotes y los escribas quieren matarle (11,18)
Salida a Betania (11,19)
La higuera seca: tener fe en Dios (11,20-25)

Entrada a J erusalén y enseñanza en el templo (11,27)
Controversia con los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos (11,27-33)
Parábola a los que lo controvierten. Ellos la entienden y quieren detenerle (12,1-12)
Controversia con los fariseos y herodianos (12, 13-17)
Controversia con los saduceos (12, 18-27)
J esús y un escriba (12, 28-34)
Instrucciones de J esús (12,35-44)
Diálogo con un discípulo sobre la construcción del templo (13,1)
El final de los tiempos (13,2-37)
Los sumos y sacerdotes buscan matarle (14,1-2)

En Betania (13,3)
Una mujer unge a J esús con un frasco de alabastro (13,3)
Indignación de algunos por el gesto (13,4-5)
Significado del gesto según J esús (13, 6-9)

J udas hace alianza con los sumos sacerdotes para entregar a J esús (13,10-11)
Preparación para comer el cordero pascual (13,12-16)
Comiendo recostados, J esús anuncia que alguien lo traicionará (13,17-21)
Bendición del pan y la copa (13,22-25)

En el Monte de los olivos (13,26)
Anuncio de la muerte del pastor (13,27-28)
Pedro y los otros no se avergonzarán de lo que pase (13,29-31)

En Getsemaní (13,32)
Oración de J esús y debilidad de los discípulos (13,32-42)
J udas entrega a J esús a los sumos sacerdotes, escribas y ancianos (13,43-47)
Intervención de J esús sobre su prendimiento (13,48-49)
Los discípulos y un joven huyen (13,50-52)

Proceso contra Jesús

Ante el sumo sacerdote (13,53-65)
Negaciones de Pedro (13,66-72)

Ante Pilato (15,1-15)

Ante toda la cohorte (15, 16-20)

J esús sale de J erusalén (15,20

Simón de Cirene, obligado a llevar la cruz (15, 21)
Hacia el Calvario (15,22-23)
Escena de la crucifixión y muerte de J esús (15, 24-38)
Profesión de fe del centurión (15, 39)

Lo que sigue ahora sin J esús (15,40 – 16,8)

Las mujeres presentes (15,40-41)
J osé de Arimatea pone a J esús en el sepulcro (15, 42-47)
Las mujeres no encuentran a J esús (16,1-8)

Apariciones de J esús (16,9-18)

A María Magdalena (16, 9-11)
A dos cuando iban camino a una aldea (16, 12-13)
A los once (16,14)

Mandato final (16,15-18)

Los discípulos salen a predicar (16,19-20)

CONSULTA Y SISTEMATIZACIÓN DE INFORMACIÓN

¿Quién lo escribió?

Antonio Rodríguez Carmona sostiene en cuanto a la autoría que:

“La obra fue editada de forma anónima, como un escrito redactado por un
miembro de la comunidad al servicio público de la misma, por lo que no
aparece el nombre del autor en ella. No tiene ningún fundamento la
identificación del autor con el anónimo joven desnudo, del que se habla en 14,
52-55. Una tradición unánime, que arranca de finales del s. I, atribuye la obra a
un tal Marcos, que se identificó con el J uan Marcos, pariente de Bernabé y
compañero de Pablo, de que hablan Hechos de los Apóstoles y Pablo.”
1


La postura personal sobre la autoría es entonces sostenida, luego de esta consulta, con
Rodríguez, según la cual, en el evangelio no encontramos mayores rastros sobre la autoría
del evangelista. Considerar, como se hizo en algún momento, al joven desnudo como el
autor, es una hipótesis que no deja de tener sus contradicciones. Sin embargo, es pertinente
preguntarse el por qué se inserta este pasaje tan curioso en el evangelio.

Philippe Léonard al preguntarse por quién es Marcos, afirma que:

“El historiador cristiano Eusebio de Cesarea (265-340) refiere así el testimonio
de Papías, obispo de Hierápolis, en Asia Menor, hacia 110-130, que a su vez lo
había escuchado de un tal J uan el Presbítero: «Marcos, que era el intérprete de
Pedro, escribió con exactitud, pero sin orden, todo lo que éste recordaba de lo
que había dicho o hecho el Señor» (Historia Eclesiástica III, 39,15). Eusebio
añade que Marcos «no había escuchado ni acompañado al Señor, sino que había
acompañado a Pedro» y que «no había cometido errores al escribir como
recordaba».”
2


Luego del contexto anterior, donde considera a Marcos, como el intérprete de Pedro.
Sostenido en lo anterior, asegura que “sólo un personaje conocido y que gozara de una
cierta autoridad podía mostrarse tan crítico con respecto a Simón Pedro y otros
discípulos.”
3


J . Auneau sostiene que el nombre de Marcos, proviene de una época más tardía:

“La obra llamada «segundo evangelio» en el orden del canon, no tiene firma. El
título «según san Marcos» es relativamente tardío. Marcos es un nombre de
origen romano muy corriente […] Una lectura «inmanente» del texto, es decir,
una lectura que se atiene exclusivamente a los elementos que en él aparecen,
1
Antonio Rodríguez Carmona. “Evangelio según san Marcos” en Evangelios sinópticos y Hechos de los
Apóstoles. Estella: Verbo Divino, 1992, 165.
2
Philippe Leónard. Evangelio de Jesucristo según san Marcos. Verbo Divino, 74.
3
Philippe Leónard. Evangelio de Jesucristo según san Marcos. Verbo Divino, 74.

contribuye a relativizar la cuestión del autor. Hoy vemos más claramente que lo
esencial consiste en que el segundo evangelio fue recibido como testimonio
apostólico con toda la autoridad que ello supone.”
4


Con esta postura se logra percibir el origen relativamente tardío de la autoría a Marcos.
Realmente “no era importante” para la comunidad descubrir quién está detrás de las letras
sino lo que estas transmiten. No por ello deja de cobrar valor esta postura, por el contrario,
la afirma como un criterio valioso de tener en cuenta para evitar situaciones ahistóricas en
el acercamiento a la autoría del evangelio Marcano.

¿Cuándo se escribió? – Circunstancias históricas que inciden en la composición
del texto

Acerca del período en que se escribió, Antonio Rodríguez sostiene que:

“Los datos internos de la obra apuntan a un tiempo de persecución (cfr. Las
frecuentes alusiones al tema: 8,34s.38; 10,30.33.45; 13,8.10; la presentación de
J uan y su destino como anuncio del de J esús) y relacionado con la destrucción
de J erusalén (cf.13), aunque los exégetas interpretan de diversas formas los
datos del discurso escatológico, viendo unas alusiones al tiempo anterior.”
5


De acuerdo a la postura personal, que se realiza sin tener en cuenta en un primer momento a
los autores, sino simplemente al texto del evangelio, se logran certificar varias hipótesis
surgidas, sobre todo en lo concerniente al final de los tiempos. Si bien es una posible
interpretación del discurso escatológico como la situación que vive la comunidad, no deja
de ser bastante llamativo para los autores lo que hay detrás de esta denuncia.

Auneau hace un interesante acercamiento histórico para ubicar el evangelio que se
considera pertinente transcribirlo:

“En los años 60-70, Palestina y Roma experimentan graves trastornos. En
Palestina, la tensión no había cesado de crecer entre el invasor romano y los
movimientos de insurrección, a veces llamados «galileos» (cf. Lc. 13,1; Hch
5,37). La guerra judía estalla en el 66. Se hace precisa la intervención de
Vespaciano y de Tito para pacificar Galilea en el 67. Al parecer, la comunidad
de J erusalén ha huido a Pella. J erusalén cae en el 70. En Roma, Nerón es
emperador desde el 54. La economía y el comercio están modificando el
equilibrio social en beneficio de los caballeros, y, sobre todo, de los libertos
[…] La comunidad cristiana experimenta las consecuencias de tales
perturbaciones, tanto por parte de los judíos como de los romanos.”
6


4
J. Auneau. “Evangelio de Marcos” en Evangelios sinópticos y Hechos de los Apóstoles. Madrid: Cristiandad,
1983, 129.
5
Antonio Rodríguez Carmona. “Evangelio según san Marcos”, 166.
6
J. Auneau. “Evangelio de Marcos”, 99.

Considera entonces el autor que este contexto histórico y sus huellas, tienen en Marcos una
voz a través de las palabras de J esús:
“El evangelio de Marcos conserva las huellas de estos acontecimientos. Da fe
de la reacción de la comunidad cristiana ante la situación del momento: el
capítulo 13, que tal vez desarrolla un pequeño apocalipsis en el que el
emperador Calígula aparecía con los rasgos del Adversario, se hace eco de la
tensión de la época.”
7


En síntesis, el evangelio de Marcos dataría aproximadamente de los años 70-80. En esta
época tienen lugar las grandes persecuciones y la arremetida del imperio romano contra los
judíos. El evangelio no calla ante esta situación.

¿Quiénes son los destinatarios?

Como se ha deducido del comentario personal, parece que los destinatarios no son judíos
por la explicación de palabras y tradiciones judías. Antonio Rodríguez describe esta
situación de la siguiente manera:

“A la luz de la crítica interna, son predominantemente étnico-cristianos, pues
necesitan que se les explique costumbres judías y palabras arameas. No se
puede excluir la existencia de una minoría judeo-cristiana, pero la obra da a
entender que la comunidad tiene resuelto el problema del alcance de la Ley (cf.
7,1-23), por lo que esta posible minoría no creó problemas de tipo judaizante.
La Iglesia local parece ser comunión de comunidades domésticas, que se reúne
en una casa para celebrar el culto y tener la catequesis, dada la presentación que
se hace de la casa como lugar al que J esús se retira con sus discípulos y los
instruye […] El conocimiento del vocabulario misionero y el uso de tradiciones
misioneras (cf. 1, 21-28; 5,1-20; 7,24-30; 13,10; 14,9) apuntan a una
comunidad misionera, comprometida en la misión entre los paganos y que
posiblemente conoce la misión itinerante con el envío de dos en dos, que se
alojan en casa de creyentes (cf. 6,6b-7.10)”
8


Los destinarios, según Rodríguez, serían personas no judías, pero esto no excluiría la
existencia de judíos cristianos en estas comunidades, sólo que son minoría. Es importante
tener presente la alternativa que nos ofrece esta autor en cuanto a que otro posible
destinatario sea la comunidad misionera, comprometida en la misión entre los paganos.

7
J. Auneau. “Evangelio de Marcos”, 100.
8
Antonio Rodríguez Carmona. “Evangelio según san Marcos”, 167.

B) DELIMITACIÓN DE LA PERÍCOPA

Perícopa: Curación de la suegra de Simón (Mc 29, 31)

Καὶ εὐθὺς ἐκ τῆς συναγωγῆς ἐξελθόντες ἦλθον εἰς τὴν οἰκίαν Σίμωνος καὶ Ἀνδρέου μετὰ Ἰακώβου
καὶ Ἰωάννου. ἡ δὲ πενθερὰ Σίμωνος κατέκειτο πυρέσσουσα, καὶ εὐθὺς λέγουσιν αὐτῷ περὶ αὐτῆς.
καὶ προσελθὼν ἤγειρεν αὐτὴν κρατήσας τῆς χειρός· καὶ ἀφῆκεν αὐτὴν ὁ πυρετός, καὶ διηκόνει
αὐτοῖς. (Mar 1:29-31 BGT)

Contexto literario anterior

El contexto inmediatamente anterior en la perícopa es la entrada la salida de J esús de la
sinagoga. Está en Cafarnaúm y es sábado.

Contexto literario posterior

Posteriormente ya se hace el cambio de escenario a nivel temporal. Ya es atardecer y J esús
se va a dedicar a curar a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y
expulsa igualmente a muchos demonios. Es interesante percibir en este aspecto, según 1,34
que desde ya se insiste en que los espíritus inmundos saben quién es J esús y él no les
permite hablar, demostrando su autoridad sobre ellos.

Contexto literario próximo

El contexto próximo es la enseñanza y/o ministerio que ejerce J esús en Galilea. El pretexto
para que J esús vaya a Galilea (recordemos que J esús ha venido a ser bautizado) es el
encarcelamiento de J uan el Bautista (1,14). Anuncia la Buena Nueva y elige a algunos de
los que serán sus discípulos. Esto lo hace bordeando el mar de Galilea. Luego se dirige a la
sinagoga de Cafarnaúm donde entra en sábado (1,21), la gente se asombra de su autoridad
para hablar, que lo distingue de los escribas. Allí, en la sinagoga, empieza a curar y también
a extenderse su fama por toda la región de Galilea (1,28).

Contexto literario remoto

El contexto remoto es la salida de la sinagoga donde ha predicado en sábado. Parece que el
ideal de ir a la casa de Simón y Andrés es a descansar. Pero no se dice que ellos le pidan
que vaya a sanar a la suegra del primero. Es cuando están allí que se dan cuenta que la
suegra de Simón está enferma, entonces J esús, luego de que le hablaran de ella, se acerca y
tomándola de la mano la levanta. Ella se pone a servir.







Justificación de la elección

Tipo de texto

Se encuentra que san Marcos 1, 29-31 es una narración. El contexto en el que aparece la
perícopa es la presencia de J esús en Cafarnaúm, en Galilea. Y el texto posterior es el
atardecer, cuando le traen a muchos enfermos y endemoniados para que sean curados.

La acción principal que se logra percibir a partir de la curación de la suegra de Simón, es
certificar con hechos de que “el tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios ha llegado” (Mc
1,14).

Desde lo literario

Desde lo literario, se encuentra que en el texto anterior a la perícopa, se sintetizan los
primeros hechos que ha realizado J esús hasta el momento en Galilea y específicamente en
la sinagoga de Cafarnaúm. Posterior a la perícopa, encontramos otra narración que incluye
otro tiempo del día (atardecer) y más adelante, otro día. Por tanto, literariamente se ha
cortado un suceso y se ha propuesto otro.

Desde lo teológico

Desde el nivel teológico se encuentra con que, si bien los textos anteriores y posteriores son
de sanación, esta es una sanación particular. En ella se dan las características de la persona
que está enferma: es la suegra de uno de los primeros discípulos a los que ha llamado para
que estén con él. Teológicamente hablando, estas curaciones permiten percibir que el Reino
de Dios se encuentra entre nosotros.


APLICACIÓN DE LOS CRITERIOS

Conclusión

Considero que la conclusión de la perícopa es la siguiente: “La fiebre se desapareció y ella
se puso a servirles” (Marcos 1, 31).

Introducción

Considero que la introducción a la perícopa es la siguiente: “Cuando salió de la sinagoga,
se fue con Santiago y J uan a casa de Simón y Andrés” (Marcos 1,29).

Inclusión

Puede considerarse como inclusión el tema de la fiebre. En un primer momento se
menciona que está con fiebre la suegra de piedra y luego que la fiebre se le quita.

Vocabulario característico

En Marcos 1,30 y 1,31 se encuentra la palabra fiebre.

Indicaciones geográficas

A nivel geográfico, J esús se encuentra en Cafarnaúm, región de Galilea. Además, acaba de
salir de la sinagoga.

Indicaciones cronológicas

Según se logra percibir en el texto, parece que la curación se realiza sobre el mediodía día.
Ya que, en primer lugar, ha sucedido el llamado de algunos discípulos y la enseñanza en la
sinagoga; y, en segundo lugar, la perícopa posterior, nos anuncia que al atardecer le traen
muchos enfermos para ser curados.

Fiestas litúrgicas

No hay mención de alguna fiesta litúrgica judía. A excepción de que la curación se hace en
sábado.

Transiciones

No se podrían considerar transiciones en el texto.

Pasajes puente

Considero que en esta perícopa de Marcos no hay palabras gancho.


Palabras gancho

A partir del análisis lexical podemos descubrir que una de las palabras gancho es suegra.

ANÁLISIS LEXICAL

Palabras v. 29 v. 30 v. 31
Salir X
Sinagoga X
Ir/Estar/fue X X
Santiago X
Juan X
Casa X
Simón X X
Andrés X
Suegra (ella) XX X
Cama X
Fiebre X X
Hablar X
Acercar X
Tomar X
Mano X
Levantar X
Desaparecer X
Poner X
Servir X


Observaciones:

A partir del análisis lexical podemos encontrar lo siguiente:

• Hay gran abundancia de verbos en los tres versículos. En total, nueve.
• El término “suegra”, aparece en tres ocasiones. En una, explícito como tal. En los
otros, se deduce al referirse a “ella”.
• El término fiebre abre y cierra la acción que realiza J esús sobre la suegra de Simón.
• Se ha incluido en un solo verbo ir, estar, fue: verbo ser o estar.









ANÁLISIS MORFOLÓGICO

Palabra en griego Morfología
Καὶ Conjunción “y”
εὐθὺς Adverbio: “inmediatamente”
ἐκ Preposición que rige en genitivo: “de”
τῆς Artículo femenino singular en caso genitivo
“de la”
συναγωγῆς Sustantivo femenino singular en caso
genitivo: “sinagoga”
ἐξελθόντες Verbo participio aoristo nominativo
masculino plural: “salieron”
ἦλθον Verbo indicativo aoristo activo tercera
persona plural: “vinieron”
εἰς Preposición que rige en acusativo: “en”
τὴν Artículo femenino singular en caso
acusativo: “a la”
οἰκίαν Sustantivo femenino singular en caso
acusativo: “casa”
Σίμωνος Sustantivo masculino singular en caso
nominativo: “Simón”.
καὶ Conjunción “y”
Ἀνδρέου Sustantivo masculino singular en caso
genitivo: “de Andrés”.
μετὰ Preposición que rige en genitivo: “con”
Ἰακώβου Sustantivo masculino singular en caso
genitivo: “de J acob” (¿Santiago?)
καὶ Conjunción “y”
Ἰωάννου. Sustantivo masculino singular en caso
genitivo “de J uan”.
ἡ Artículo femenino singular en caso
nominativo.
δὲ Conjunción “y, pero”
πενθερὰ Sustantivo femenino singular en caso
nominativo: “suegra”
Σίμωνος Sustantivo masculino singular en caso
nominativo: “Simón”.
κατέκειτο Verbo indicativo imperfecto de voz media
tercera persona singular: “acostada”
πυρέσσουσα, Verbo participio presente activo nominativo
femenino singular: “sufriendo con una
fiebre”.
καὶ Conjunción “y”
εὐθὺς Adverbio: “Inmediatamente”
λέγουσιν. Verbo indicativo presente activo tercera
persona plural: “le dijeron”
αὐτῷ Pronombre personal dativo masculino
singular: “para sí mismo”.
περὶ Preposición que rige en genitivo: “sobre”
αὐτῆς. Pronombre personal genitivo femenino
singular: “de ella”.
καὶ Conjunción “y”
προσελθὼν Verbo participio aoristo activo nominativo
masculino singular: “vino a”
ἤγειρεν Verbo indicativo aoristo activo tercera
persona singular: “ levantó”
αὐτὴν Pronombre personal acusativo femenino
singular: “a ella”
κρατήσας Verbo participio aoristo activo nominativo
masculino singular: “captó”
τῆς Artículo femenino singular en caso
genitivo: “de fiebre”
χειρός· Sustantivo genitivo femenino singular: “de
la mano”.
καὶ Conjunción “y”
ἀφῆκεν Verbo indicativo aoristo activo tercera
persona singular: “la dejó”
αὐτὴν Pronombre personal acusativo femenino
singular: “a ella misma”
ὁ Artículo masculino singular en caso
nominativo: “Él”
πυρετός, Sustantivo nominativo masculino singular:
“el fiebre”
καὶ Conjunción “y”
διηκόνει Verbo indicativo imperfecto activo tercera
persona singular: “Servirles”
αὐτοῖς Pronombre personal dativo masculino
plural: “a ellos”.

Observaciones:

• A partir del análisis morfológico, encontramos las acciones que hace J esús al
acercarse y curar a la suegra de Simón.
• Además, es interesante que aparezca en nuestras traducciones Santiago, cuando
realmente en el griego aparezca J acob.
• Hay prevalencia de verbos en la oración.






ANÁLISIS SINTÁCTICO


(J esús) Cuando salió de la sinagoga

Sujeto Verbo Predicado

(J esús) Se fue con Santiago y J uan a la Casa de Simón y Andrés
Verbo Predicado



La suegra de Simón estaba en cama con fiebre
Sujeto Verbo Predicado

(Discípulos) Y le hablaron de ella
Sujeto Verbo Predicado

(J esús) Se acercó y tomándola de la mano la levantó
Sujeto Verbo Predicado

La fiebre desapareció y ella se puso a servirles
Sujeto Verbo predicado

Comentario:

A partir del análisis semántico, donde tratamos de descubrir el sujeto, verbo y predicado o
complemento de la oración, se puede constatar que efectivamente en la perícopa no aparece
el nombre de J esús. Sólo implícitamente se menciona. Las oraciones que dependen de él
como sujetos, lo dan por supuesto que es J esús. Pero no es mencionado. Es interesante
percibir que las oraciones donde se hace explícito el sujeto, el verbo y el predicado
corresponden a el hecho de la fiebre que tiene la suegra de pedro y cómo ésta desaparece y
se pone a servirles.


COMPARACIÓN DE LAS TRADUCCIONES

Jerusalén Las Américas Nueva versión
internacional
Biblia del
Peregrino
Reina Valera
60
Cuando salió de
la sinagoga se
fue con
Santiago y J uan
a casa de Simón
y Andrés.
Inmediatamente
después de
haber salido de
la sinagoga,
fueron a casa de
Simón y
Andrés, con
J acobo y J uan.
Tan pronto
como salieron
de la sinagoga,
J esús fue con
J acobo y J uan a
casa de Simón y
Andrés.
Después salió
de la sinagoga y
con Santiago y
J uan se dirigió a
casa de Simón y
Andrés.
Al salir de la
sinagoga,
vinieron a casa
de Simón y
Andrés, con
J acobo y J uan.
La suegra de
Simón estaba en
cama y con
fiebre, y le
hablaron de
ella.
Y la suegra de
Simón yacía
enferma con
fiebre; y
enseguida le
hablaron de
ella.
La suegra de
Simón estaba en
cama con
fiebre, y en
seguida se lo
dijeron a J esús.
La suegra de
Simón estaba en
cama con
fiebre, y se lo
hicieron saber
enseguida.
Y la suegra de
Simón estaba
acostada con
fiebre; y en
seguida le
hablaron de
ella.
Se acercó, y
tomándola de la
mano, la
levantó. La
fiebre se
desapareció, y
ella se puso a
servirles.
J esús se le
acercó, y
tomándola de la
mano la
levantó, y la
fiebre la dejó; y
ella les servía.
Él se le acercó,
la tomó de la
mano y la
ayudó a
levantarse.
Entonces se le
quitó la fiebre y
se puso a
servirles.
Él se acercó a
ella, la tomó de
la mano y la
levantó. Se le
fue la fiebre y
se puso a
servirles.
Entonces él se
acercó, y la
tomó de la
mano y la
levantó; e
inmediatamente
la dejó la fiebre,
y ella les servía.

Comentario:

Al hacer la comparación con las traducciones, encontramos algunas variaciones en cuanto a
la traducción de la perícopa. Empezando por las versiones como Las Américas que ponen
el nombre de J esús en la perícopa.

Luego de haber observado el texto a nivel lexical, se puede constatar que la Biblia Reina
Valera del 60 es la traducción más cercana al griego. Igualmente, las otras traducciones,
sobre todo J erusalén hacen una aproximación importante al texto. Pero la gran variación de
esta última es el término “J acob por Santiago”.


Al adentrarse de nuevo al texto, se encuentra con un texto narrativo, en cuanto se concentra
en el desarrollo de la acción como tal que es la curación de la suegra de Simón. Los
personajes, si son importantes, no están como en el centro de la perícopa sino la misma
acción de J esús.