Está en la página 1de 16

Por Patricia R.

Spadaro
Traducción de Adela Kaufmann
versión original del Sitio Web Cymatics

Cuadros de Sonido: Haciendo Visibles las Vibraciones Invisibles

En nuestra cultura moderna donde para muchos ver es creer, ¿cómo


sabemos que lo que dicen las sagas y los practicantes de energía acerca
del poder del sonido es verdad? ¿Hay evidencias que la vibración y el
sonido pueden afectar la materia, interactuar con nuestras moléculas y
estimular la curación? Y en ese caso, ¿podemos nosotros medir sus
efectos?

En el siglo dieciocho, el científico alemán y músico Ernst Chladni,


conocido como el padre de la acústica, dio un paso hacia contestar estas
interrogantes. Él demostró, en simples y sencillos experimentos visuales,
que el sonido afecta la materia. Cuando él tomó un arco de violín
alrededor del borde de una placa cubierta con arena fina, la arena formó
varios patrones geométricos, como se muestra abajo.
Otro pionero en esta arena fue el Dr. Hans Jenny. Suizo, doctor en
medicina y científico, Dr. Jenny comprendió la importancia de la vibración
y el sonido, y partió para estudiarlos de un único ángulo. Sus fascinantes
experimentos en el estudio de fenómenos de ondas que él llamó cimática
- cymatics (del kyma griego, significando “la onda”), nos proporciona
nada menos de cuadros de cómo el sonido influencia la materia.

En los años sesenta, el Dr. Jenny puso arena, fluido y polvos sobre platos
de metal, que él hizo vibrar con un generador especial de frecuencia y una
bocina. Sus experimentos produjeron bonitos e intrincados patrones que
eran únicos para cada vibración individual (vea las fotografías debajo). Es
más, estos patrones variantes permanecieron intactos mientras el sonido
pulsaba a través de la sustancia. Si se detenía el sonido, el patrón
colapsaba.

Para muchos, estos experimentos muestran que el sonido puede, de


hecho, alterar formas, que diferentes frecuencias producen diferentes
resultados, y ese sonido realmente crea y mantiene la forma.
Las fotografías abajo fueron tomadas por el trabajo del Dr. Jenny
en cimática. Usado con el permiso de la edición de dos-volúmenes
de Cimática:
Un Estudio de Fenómenos de Onda MACROmedia, 219 Grant Road,
Newmarket, NH 03857. www.cymaticsource.com

Aunque es mejor conocido por sus estupendas imágenes de cimática, el


Dr. Jenny también era artista y músico, así como filósofo, historiador y
científico físico. Quizás más importante, él era un estudiante serio de las
maneras de la naturaleza con los poderes perspicaces de observación.

Ya fuera el ciclo de las estaciones, las plumas de un pájaro, una gota de


lluvia, la formación de patrones climáticos, montañas u ondas - o aún la
poesía, la tabla periódica, música o sistemas sociales - el Dr. Jenny vio un
subyacente tema unificador: patrones de ondas, producidos por vibración.
“Dondequiera que vemos, podemos describir lo que vemos en términos de
periodicidades y ritmos,” escribió. “Cuando la naturaleza crea algo,
cualquier cosa que crea en este estilo periódico.” 1
Para él, todo reflejaba inherentes patrones de vibración, involucrando
número, proporción y simetría—lo que él llamó el “principio armónico.”

El Dr. Jenny animó a continuar la investigación del fenómeno de ondas. El


propósito de tales estudios, explicó, era “escuchar” los sistemas de la
Naturaleza.
“Lo que queremos hacer es, que aprendamos a ‘escuchar’ los procesos
que florecen en las flores, a ‘escuchar’ la embriología en sus
manifestaciones y aprehender el proceso de interiorizar,” escribió. 2

Nuestras Células Responden al Sonido

Las implicaciones del trabajo del Dr. Jenny son inmensas, especialmente
para el campo de sanar y medicina vibratoria. Si el sonido puede cambiar
las sustancias, ¿puede alterar nuestro paisaje interior? Puesto que los
patrones de vibración son ubicuos en su naturaleza, ¿qué papel juegan
creando y sosteniendo las células de nuestros propios cuerpos? ¿Cómo los
patrones vibratorios de un cuerpo enfermo difieren de los patrones que el
cuerpo emana cuándo es saludable? ¿Y podemos darle vuelta a las
vibraciones enfermas y volverlas saludables?

Mientras el Dr. Jenny no se enfocó en las posibilidades curativas del


sonido y vibración, su trabajo inspiró a muchos cuyo destino era hacer eso.

Dos otros investigadores que han creado una abrumadora evidencia visual
del poder del sonido son los científicos japoneses, Masaru Emoto y Fabien
Maman. Maman, compositor francés, acupunturista y bioenergetista, y
Helene Grimal, una bióloga, experimentaron con células saludables y
células cancerosas para ver cómo ellos responderían a la voz y a los
varios instrumentos. En su libro El Papel de la Música en el Vigésimo
primer Siglo, (The Role of Music in the Twenty-First Century) Maman
reporta que entre los dramáticos efectos de sonido que capturaron en sus
fotografías estaba la progresiva desestabilización de la estructura de
células cancerosas. Cuando Maman tocaba sonidos que progresaban hacia
arriba de la escala musical, las células cancerosas eventualmente
explotaron.

El Científico japonés, Masaru Emoto mostró los potentes efectos del


sonido, fotografiando cristales de agua. En sus notables experimentos, él
tocó música clásica y canciones folklóricas de Japón y de otros países a
través de portavoces puestos al lado de las muestras de agua. Él luego
congeló el agua para hacer cristales y comparó la cristalina estructura de
diferentes muestras. Con cada pieza musical, la muestra de agua formó
diferentes cristales, hermosamente geométricos. Cuando tocó música
metálica pesada, la estructura hexagonal básica del cristal de agua se
quebró en pedazos.
En otro experimento, Emoto y trescientos otros se congregaron en las
orillas de un lago fuertemente contaminado en Japón, y habló en voz alta
una afirmación de paz y gratitud. Los cristales del agua cambiaron de una
nublada y torcida imagen antes de la oración, a lindos cristales
geométricos, después de la oración.

Grupos más pequeños de personas han repetido este experimento en


otros lagos alrededor del mundo, con resultados similares a los que Emoto
ha publicado en el segundo volumen de sus Mensajes del Agua (Messages
from Water).

Notas

1. Hans Jenny, Cymatics: A Study of Wave Phenomena and Vibration


(Newmarket, N.H.: MACROmedia, 2001), p. 271

2. Ibid., p. 276
Hans y Jenny Cymatics - El estudio de fenómenos
ondulatorios

Hans Jenny (1904 - 1972)

En la década de 1960 y 70 y el ingeniero suizo Hans Jenny médico


realizado experimentos utilizando las frecuencias de sonido en
diferentes materiales como el agua, arena, polvo, líquido de
plástico y la leche.

El Dr. Jenny colocó el material en una placa de metal conectada a


un cristal oscilador que fue controlado por un generador de
frecuencia capaces de producir una amplia gama de vibraciones. A
continuación, filmaron y fotografiaron lo que sucedió en el plato.

Él acuñó el término Cymatics (el estudio de los fenómenos de


forma de onda), que se deriva del griego 'kyma', que significa "ola"
y "kymatica ', que significa" las cuestiones relacionadas con las
olas".

Cymatic agua 1 2 patrón Cymatic Cyamtic arena Cymatic arena


patrón agua modelo 1 modelo 2

Las dos primeras imágenes son de agua. Cuanto mayor sea la


frecuencia, más complejo es el patrón.

Las vibraciones son más fuertes en las zonas oscuras en el material


de la placa. Por ejemplo, la arena en el modelo 1, cae en las zonas
donde hay poco o nada de las vibraciones.

Las siguientes imágenes fueron tomadas de la película en


movimiento. Por favor, recuerde que la sustancia está en constante
oscilación y no en un estado estático. Es interesante observar que,
incluso cuando la placa se inclina, el material no se cae, pero
seguirá oscilando como antes - aparentemente desafían la
gravedad. Cuando la frecuencia se apague de inmediato el material
cae al suelo.

Leche sobre el Plástico líquido mirando Limaduras de hierro


plato como un pastel de mirando muy
gelatina parecida a un ojo
A continuación se muestra una imagen de la Sri Yantra (mandala
de la imagen 1). Este es probablemente uno de los más famosos
mandalas. Lo puede encontrar en miles de templos en la India y el
Lejano Oriente. "Se dice que representan la pauta del 'OM. O mejor
dicho, esta es la imagen que los antiguos Rishis colocaban cuando
iban a meditar sobre el «OM».

El Dr. Jenny inventó una máquina llamada Tonoscope lo que


permitió una voz humana para hacer vibrar la placa directamente.
Tenía una voz cantando el "OM' A través de un micrófono, y el
resultado se puede ver en el mandala de la imagen 2.

Por cierto, con respecto a la arena de la pintura indio navajo - hubo


un tiempo en el pasado lejano, por lo que nos dice la leyenda, que
el chamán navajo hacía dibujos en la arena mientras se hablaba
con él.

Mandela 'Sri Yantra'- Mandala 'Sri Yantra' Hecha por la voz


Imagen 1 humana cantando "OM«- Imagen
Observen el parecido con la imagen 1.
Entrevista con Fabien Maman.
“LA MUSICA PUEDE SANAR CÉLULAS ENFERMAS”
LA VANGUARDIA 9 JUNIO 2005

“Tengo 63 años, nací en Niza y vivo en la ciudad universitaria más avanzada de EE.UU.,
Butler. Estoy casado y tengo un hijo de 3 años. Soy músico profesional y licenciado en
acupuntura. La izquierda y la derecha son la misma mafia. Creo en la energía y en la
inteligencia cósmica. He dado un curso en el COSMOBIOTICAL INSTITUTE”

“DOS VIDAS.- Pertenece a las asociaciones y centros de investigación más prestigiosos de


Francia, donde la acupuntura está incluida en la Seguridad Social. Pero este hombre ha
tenido dos vidas que han confluido en una.
Primero fue compositor e intérprete de jazz reconocido, luego estudiante de acupuntura,
después acupuntor especializado en músicos y, finalmente, investigador sobre el poder
curativo del sonido. Mientras estaba en el útero materno, su padre le tocaba el piano: “los
gitanos también lo hacen, por eso todos nacen con buen oído”. Tiene remedio para todo:
“La guitarra española tocada buen ritmo va bien para la circulación; el arpa, para dormir;
la flauta dulce en tonos altos, para la concentración y, para estar contento, tambores y
guitarras”.

“La música puede sanar células enfermas”. Entrevista al músico y acupuntor Fabien
Maman

Aunque escuchamos todo el día canciones enlatadas y la música es


omnipresente en el mundo actual, la mayoría de nosotros no nos
podemos ni imaginar el gran poder del sonido sobre la materia y
sobre nuestra vida.

Esta entrevista a Fabien Maman, músico profesional y acupuntor, nos habla


de vibración y campo de energía, de armónicos, de diapasones curativos,
música según las estaciones del año, de instrumentos y órganos del cuerpo,
… y nos abre la puerta a un mundo fascinante que en próximos posts irá
desvelando uno de nuestros dos compañeros músicos, Karolus.

Del Sr. Mann y del físico-budista Allan Wallace también he aprendido la


importancia de la formación ecléctica, de abrir la mente a nuevos
conocimientos (aunque la sociedad los ridiculice por no comprenderlos) y
de fusionar sabiduría de distintas culturas y épocas.

Ojala, poco a poco, la Buena Música sane con sus ondas nuestro mundo.

Usted tenía un quinteto…

• ¡Qué época! Actuamos en el Carnegie Hall, la Filarmónica de Berlin, el


Olimpia de París, la Opera de Tokio…Fue precisamente por un incidente en
Japón como descubrí la acupuntura.

¿Qué pasó?
• El avión llegó con mucho retraso, faltaban pocas horas para salir a
escena y todos los músicos estaban agotados. Se me ocurrió buscar un
acupuntor para que nos tratara.
¿Y?

• Me cambió la vida. En 20 minutos estábamos todos en forma e hicimos


un concierto extraordinario, así que decidí aprender acupuntura para tratar
a mis músicos. Creía que con un cursillo de un mes el tema estaba listo,
pero invertí media vida.

Es estupendo entusiasmarse

• Lo es. Yo me entusiasmé tanto que tras siete años de estudio con Boris
Bardo, fundador del Collage of Naturopathy and Acupuntura, y una vez
licenciado en acupuntura, en 1978, me fui a seguir estudiando con Sensei
Nakazono, el maestro que dio a conocer en Occidente la ciencia del sonido
puro. Diez años más tarde fundé la Academia del Sonido, Color y
Movimiento.

¿Qué enseña?

• Enseño e investigo el poder de la música en el cuerpo. El diapasón es


una herramienta muy efectiva en el diagnóstico y tratamiento de
enfermedades.

¿Cómo actúa?

• Los diapasones actúan como las agujas de acupuntura. A través del


punto de acupuntura las vibraciones llegan por el meridiano hasta el
órgano, igual que la aguja, pero más rápido y con mucha más potencia.

¿Cuáles han sido sus investigaciones?

• A parte de 20 años de experiencia con pacientes, he realizado un trabajo


de investigación con Hélène Grimal, bióloga del centro de investigación de
la Universidad de Jussieu de Paris. Durante un año estuvimos estudiando el
efecto del sonido en las células humanas. Hemos fotografiado los cambios
celulares que se producen bajo la influencia del sonido, de todas las notas,
formas musicales en esto.

¿Qué es?

• Una serie de fotografías de células cancerígenas, las que afectan a la


matriz. Al ser sometidas a disonancias se destruyen.

¿Todo es una cuestión de energía?


• Sí, la vibración sonora crea un campo de energía. Pero no es algo nuevo
o extraño. Los teléfonos móviles funcionan a base de campos de energía.
Esos campos se crean a través de los satélites. En Francia mi teléfono
funciona, pero cuando voy a Estados Unidos no lo hace a no ser que
cambie de campo de energía, es decir, de satélite. Esos campos de energía
son invisibles, son lo que llamamos la energía entérica.

Entonces, ¿la música nos transforma?

• Sí, la vibración de la música entra dentro de ti y te transforma igual que


hace el Sol. De hecho, la distancia entre la Tierra y cualquier planeta de
esta u otra galaxia se mide en distancias armónicas.

¿………?

• La distancia armónica se obtiene con un radar que capta la vibración


sonora entre por ejemplo, la Tierra y la Luna. Cuando hacemos música con
instrumentos acústicos esta energía viva produce armónicos y esos
armónicos comunican con todas las frecuencias y todo el universo.

¿Los armónicos afectan a nuestra vida cotidiana?

• Influyen sobre la materia, los vegetales, animales y minerales: sobre


todo lo vivo. Con un microscopia es fácilmente visible: según la vibración
que emites, las células cambian de forma y de color.

¿Mejor cuidar lo que escuchas?

• Si escuchamos la música adecuada en el tono adecuado a las estaciones


nos sentiremos mucho más saludable psíquica y físicamente. Ahora en
primavera, le recomiendo la totalidad de la; por ejemplo, el concierto de
Mozart en La Mayor. En verano do -Concierto para piano y orquesta en do
de Beethoven-. Para el otoño, sol; y para el invierno, re.

¿Y los instrumentos?

• En primavera, flauta de madera; en verano, cuerda; en otoño,


metálicos…. Si se escucha el timbre adecuado y la tonalidad correcta en
cada estación, verá como su vida se armoniza y tiene más energía. Cada
instrumento conecta con un órgano del cuerpo.

¿Qué efecto tienen los tambores?


• Están vinculados con los riñones, los refuerza. Las cuerdas, violines y
guitarras fortalecen el corazón. Todo lo que es metálico estimula los
pulmones. Las flautas de madera son buenas para el hígado. Le propongo
un sencillo experimento.

Usted dirá

• Vaya a un concierto, cierre los ojos y observe por ejemplo donde siente
los tambores, verá claramente que los siente en los riñones. Cuando oiga
el chelo percibirá como el corazón se armoniza y cuando oiga instrumentos
metálicos o de viento observará que sus pulmones se ensanchan.

¿Y cuál es el efecto de la música enlatada?

• Pierde el 50% de los armónicos, que son los que penetran y los que
curan. Escuche música en vivo, cuanta más mejor, porque nutre. Y si
escucha música en casa evite los instrumentos eléctricos y sintetizadores.

¿Hay música poco saludable?

• La música electrónica o demasiado alta desorganiza el campo energético.


Fíjese que los adolescentes cuando salen de las discotecas están pálidos y
algo desorientados. Su campo magnético permanecerá alterado durante
varias horas.

http://www.todoterapias.com/noticia.php?id=728

http://gremlinsingers.blogspot.com/2009/01/la-msica-puede-sanar-clulas-
enfermas.html

Helen Grimal
THE GUARDIAN

Algunas de las más apasionantes y controvertidos en el floreciente campo


de las terapias alternativas se ha introducido recientemente en Gran
Bretaña de Francia por Fabian Maman, músico, acupunturista y bio-
energetician.

Recientemente dijo a los médicos y terapeutas en el Centro de Ayuda


Cáncer de Bristol los resultados de la investigación inicial que ha llevado a
cabo con el biólogo, Hélène Grimal (de la Universidad de
Gusseau), que ilustra el efecto de sonido en las células
cancerosas.

En una secuencia de diapositivas de las células cancerosas fotografiados


mientras ve sometido, a intervalos de 60 segundos, a una serie precisa de
las frecuencias de sonido que mostró que la destrucción sistemática de las
células de cáncer se produjo. Maman puso de relieve que las células sanas
no se vieron afectados por dichas frecuencias.

Señaló que los experimentos con células cancerosas ha contribuido más


que una parte pequeña en ilustración de su trabajo con el sonido, cuya
aplicación no debe ser considerado puramente patológico, sino de los
aspectos positivos de sonido como una herramienta terapéutica - la
posesión, a su juicio, notable y estimulador, los efectos de reglamentación
y la revitalización del cuerpo.

Maman fue introducido a la antigua ciencia del sonido (kototama) por el


Sensei Nakazono japonés, que era un maestro de las tres artes antiguas,
akaido, la acupuntura y la terapia de sonido puro.

Cuando se conocieron, Maman estaba de gira con un grupo de músicos en


los Estados Unidos, varios de ellos se enfermó. Nakazono, en su calidad de
acupunturista, fue llamado para tratarlos. Maman estaba tan impresionado
con su trabajo que más tarde visitó Japón y posteriormente enseñó las tres
artes. Él aprendió de Nakazono que la ciencia del sonido puro - sin duda,
por virtud de su naturaleza acústica, nunca había sido escrita y que,
aunque el conocimiento se remonta a la antigüedad de su origen exacto se
desconoce.

Maman más cualificado y practicado como un acupunturista, en París y fue


durante este tiempo que fue capaz de experimentar y perfeccionar el uso
de un sonido preciso en sus aspectos terapéuticos.

Explicó que la técnica de la acupuntura en el principio de que hay zonas


longitudinales (meridianos) que atraviesan el cuerpo, formando una red de
transporte de la energía sutil. (Los chinos dicen que la Fuerza de la Vida
circula por lo tanto). Acupunturistas grifo en ciertos puntos focales a esta
red a fin de regular los órganos internos - y la mamá, el músico, este
sistema parece notablemente a la de un instrumento de cuerda como el
arpa, con los puntos de acupuntura lugar de las notas.

Comenzó a experimentar con impartir precisas frecuencias de sonido (en


lugar de agujas) en los puntos de acupuntura y encontró que los resultados
fueron igual de eficaces. Esto le llevó a especular sobre los efectos exactos
del sonido en el cuerpo y para tratar de demostrar, más científicamente, lo
que estaba ocurriendo en un nivel fundamental o celular.

Se asoció con la bióloga, Hélène Grimal, y otros investigadores y


comenzó a examinar al microscopio y la fotografía, la fotografía Kirlian, lo
que ocurrió a las células de la sangre cuando se expone a una escala
cromática de las frecuencias de sonido. (La fotografía Kirlian fue elegido
porque es una técnica que revela la bio-campos energéticos que existen en
torno a todos los objetos de la vida).

Para su sorpresa, descubrieron que a medida que se dio en una nota, el


color impregnado en las células que estaban examinando y la forma de las
células han cambiado de acuerdo a la nota que fue golpeado. (Las notas
que se produjeron inicialmente en un xilófono y más tarde por un
vibrophone).

Maman y Grimal dedujeron que lo que estaban viendo era una afinidad
directa entre la forma y el color de la celda, el poder de su biocampo y la
frecuencia de la nota y que el efecto era capaz de ser reproducido, aunque
no exactamente, así ya que cada célula viviente tiene su calidad individual,
en función de una serie de factores, tales como la vitalidad y el estado de
las células humanas cuya sangre es que estaban examinando.

Lograr la nota C, por ejemplo, parecía que la célula se alargaba; D


demostraba ser una frecuencia muy fuerte, con colores fuertes, (Maman,
comentó que la clave de D muy utilizada en países como Brasil y África
para determinados ritos mágicos), E produce una forma redondeada y un
(440 hertz), inspira un color rosa. Maman dice: "Hay una relación
matemática entre la frecuencia del color y la frecuencia del sonido."

De las células sanas que avanzaban a examinar y fotografiar a las células


del cáncer, ya que fueron expuestos a una escala cromática de 12 notas y
medio y medio-las notas. Se notó una desorganización sistemática de
material celular a medida que avanzaba en la escala hasta que, entre A
Hertz (440) y B, las células normalmente explotó.

La investigación en su infancia, pero como a veces ocurre en las líneas de


investigación científica, Maman conoció a un físico, J. Sternheimer, un
alumno de J. P. Vigier Broglie, que también estaba investigando el sonido
puro y que afirmaba haber descubierto la frecuencia con que vibran las
partículas elementales de la materia.

En común con la mayoría del pequeño grupo de expertos que investigan el


sonido puro en todo el mundo, Sternheimer es también un músico. Afirma
que las partículas elementales vibran a frecuencias totalmente coherentes
con las leyes musicales, y que el mundo de la materia por lo tanto puede
considerarse como un aspecto de la música. Sternheimer y Maman ya han
incorporado la firma de determinadas moléculas clave en la forma musical,
y esto representa una gran ralentización de estas moléculas, como el oído
tiene un rango audible de aproximadamente 240-1,500 Hertz y estas
frecuencias son tan altos que vibran 72 veces más rápido (módulo 72) que
el oído puede oír.

Maman considera que las implicaciones de salud en este sentido, es el


doble: en general, se considera necesario que para restaurar la armonía,
se debe minimizar la desarmonía (ruido) en nuestro medio ambiente
acústico, en una escala personal.

Si, como dicen Maman y Sternheimer, mantener el cuerpo humano es


poco más que un conjunto de vibraciones que se extiende al campo de bio-
energía, que impregnan y envuelven su forma material, entonces no es
de extrañar que la vibración del sonido sea para bien o para mal,
debe tener su efecto.