¡OH, MARÍA, SIN PECADO CONCEBIDA!

ROGAD POR NOSOTROS, QUE RECURRIMOS A VOS