Está en la página 1de 16

1

Universidad Nacional de Luján REPÚBLICA ARGENTINA

Maestría en Ciencias Sociales con mención en Historia Social SEMINARIO: Fuerzas Armadas y Política en la Argentina del siglo XX

Docente: Daniel Mazzei Maestrando: Miguel Eduardo Naistat Trabajo final del Seminario: RESEÑA NOVARO. Marcos & PALERMO, Vicente: La dictadura militar (1976- 1983). Del golpe de estado a la restauración democrática, Buenos Aires, Paidos, 2003

2014

es un trabajo histórico en regla.. Incluso la compresión de este eje no daría una explicación para el fracaso del primero. El 3°) hilo a seguir nos parece tiene que ver con la complejidad de la trama institucional que el Proceso se dio para dirigir el estado. De la lectura del libro completo se desprenderían cuatro hilos a seguir: 1° hilo). Ya que los mecanismos dispuestos para la tomas de decisiones de los militares. El grado de consenso logrado internamente y la fuerzas que aglutinó entorno a un plan sistemático antisubversivo. La cohesión interna sufrió la imposibilidad de construir una nueva legitimidad y más que cohesión fue mutuo bloqueo. sigue siendo un indispensable material de consulta y fuente de posibles debates sobre el Proceso de Reorganización Nacional y la Historia Reciente argentina.44). Buenos Aires. 576 p. pero no habían logrado llevarla a la práctica y sostenido en el tiempo”(p. 3° reimpresión de 2011) Pasado ya diez años de su publicación. Todo este material citado en extensos pie de página. según los autores: “Para romper ese círculo vicioso. El 2°) Hilo ineludible es la “la guerra contra la subversión” el imperio de la muerte que establece el plan represivo. las características que asumió a lo largo de sus siete años de vida y los factores que condujeron a su aventura guerrera en las Malvinas y a la retirada de los militares del poder. los militares del 1976 profundizaron una orientación ya intentada diez años antes por la Revolución Argentina.2 RESEÑA NOVARO. declaraciones a los medios de los protagonistas. (La versión utilizada para esta reseña pertenece a la 1°Ed. cables de las embajadas. donde la definición del enemigo a medida que la represión progreso iba extendiese a actores más amplios de la sociedad. etc. presentado por Tulio Halperin Donghi y de densa lectura. Para el diagnostico militar de entonces su antecesora había fracasado por blanda y por no estar dispuesta a tomar las medidas que había que tomar. hacen que estas fuentes sean necesarias en la lectura del relato central del libro. Marcos & PALERMO. abriendo camino a la democracia. Siendo toda una novedad frente ante otro procesos de la región y la planificación de las acciones que impondrán la hipoteca más impagable que dejará el proceso tras de sí. Vicente: La dictadura militar (1976. 2003. que exigían la participación por igual de todas la Fuerzas Armadas. El intento refundacional abracaría las políticas económicas y el sistema político tenía un espejo del pasado donde mirarse. cosa . Este trabajo. Analiza fundamentalmente los factores que instauraron el llamado “Proceso”. en especial por el uso de la documentación. que se despliega en sus páginas: publicaciones nacionales e internacionales de la época.1983). el libro de los politólogos Marcos Novaro y Vicente Palermo de 576 páginas. Como afirmamos más arriba abre la puerta a la discusión no solo del pasado reciente argentino sino también de las dictaduras latinoamericanas contemporáneas. Del golpe de estado a la restauración democrática. el intento de refundacional del país anida en el consenso obtenido en la crisis terminal del gobierno de Isabel en 1973. entrevistas. Paidos.

conservadores y desarrollistas. REFUNDACIÓN Y MUERTE Desde el primer capítulo los autores analizan las condiciones que dan nacimiento al proceso. donde su descalabro era una llamada de atención y un ejemplo a tener en cuenta. una manera de evitar el “salto al vacío” de 1973. Para los militares y sus socios civiles era una ocasión que no se podía dejar pasar para extirpar de raíz las condiciones “estructurales” del estado populista La refundación económica tendrá componentes neoliberales. empresarios.3 que estuvo lejos de lograr una colaboración. La principal referencia fue la experiencia del 66. Había que refundar el “ETHOS de la sociedad: restablecer un concepción economicista. partidaria y gremial. actuando de cara a una sociedad que. Este fue elegido por los tres comandantes. Estas se vieron subordinadas a las ideas y orientaciones reaccionarias. pero también la experiencia brasilera donde el Onganiato de había inspirado. contó con el respaldo del presidente y sus allegados. dejando clara la caracterización de este: “Un régimen mesiánico que pretendió producir cambios irreversibles en la economía. como las Fuerzas Armadas y Partidos Políticos. Como pocas veces la ruptura del orden constitucional tuvo un amplio consenso social que provenía de la bancarrota del gobierno desde 1974. a diferencia de episodios anteriores. los lleva al colapso y sepulta los sueños militares y dando pie a una Nueva Democracia que parecerá dejar atrás años de tutela militar e inestabilidad crónica y violencia política. partidos y medios de comunicación. Según los autores los militares pensaban que las fuerzas políticas y sociales debían desarticularse y rearticularse en nuevas organizaciones más confiables. la educación. “la guerra contra la subversión”. de este último terreno va a provenir el ministro de economía José Alfredo Martínez de Hoz. Y como esos fracasos condicionarán el retorno a la democracia. se presentó debilitada y desarticulada. frente al fervor castrense” (p. Pero además de los actores tradicionales también los nuevos como las Organizaciones de derechos humanos. Y en el único lugar que se logro. la primacía de lo jerárquico y competitivo por sobre los solidario. reemplazar con un Estado “subsidiario” a aquel concebido como garante de derechos sociales. 19). tanto en lo institucional como en legitimidad frente a la población. Novaro y Palermo observan que se produce una transformación duradera de los actores sociales y políticos. El 4°) y último hilo conductor tiene que ver con las consecuencias de las decisiones tomadas en los tres anteriores. cuyo punto de convergencia básico sería el objetivo de redefinir el comportamiento de los actores a través de una formula compuesta por el disciplinamiento de los mercados. el sistema institucional. cuando no dócil y cooperativa. que completo metas programática y obtuvo unas bases propias de legitimidad social. nacionalistas conservadoras. La sociedad debía ser desmovilizada. aglutinar acuerdos. una gestión prolongada de las Fuerzas Armadas. desactivada políticamente y reordenada de pies a cabeza. planificador y regulador del capitalismo”. el tiempo lo fue decantando. . la cultura y la estructura social. individualista y atomista de la ciudadanía y de la vida. La Guerra de Malvinas como último intento de legitimarse. La cuestión económica de discutirá durante todo el proceso: militares.

La junta debía estar de acuerdo en los nombramientos. tratando de no correr riesgos. Sus carencias parecían grandes virtudes. militantes y de sus acciones. sin lazos en el mundo político y propenso a la conciliación y renuente a utilizar la autoridad para dirimir los conflictos internos en un ejército compuestos de facciones. alcances y objetivos. Por otro lado. la práctica de la tortura en el periodo de “blanqueo” de los prisioneros y condiciones rigurosas de detención. con la intención limitar al máximo las personalizaciones del poder (seguramente pensando en Onganía). lugar donde los uniformados vieron relajarse todos los controles legales. Para ambas agrupaciones solo se trataba de un momento de confusión pasajero. protegido y . erróneamente. la creación de los primeros Centros Clandestinos de Detención y la organización de grupos operativos. la crisis del gobierno de Isabel y la intervención de las FF. como había ocurrido durante Onganía. en cuanto a los métodos. Los autores han basado gran parte de la información y del análisis económico además de una profusa consulta bibliográfica y estadística en la entrevista a mismo Martínez de Hoz. actuando de forma encubierta. siempre se mantenía neutral en los conflictos internos de su arma. la primera era palpable en torno al plan antisubversivo. Pero en cuanto a lo institucional y en las metas económicas afloraran las facciones. como una estrategia dirigida a desactivar lo que se entendía eran las “fuentes de la subversión”. En cambio Massera era líder indiscutido de su fuerza y no ocultó nunca su aspiración de ocupar todos los espacios de poder que dejaba libre Videla. Mostrando una asombrosa incapacidad para advertir la profundidad e irreversibilidad del repliegue del movimiento social fusionando lo político a lo militar. católicas. Para estos. pero estaba lejos de ser un líder político y militar. La unanimidad y faccionalismo será la característica de la conducción militar. desde el primer momento se hicieron notorias las disputas entre Armada y Ejército y sus jefes Massera y Videla. El flamante ministro tuvo más libertad que cualquier antecesor pero sabía que no disponía de mucho tiempo para lograr sus objetivos. Estos presentan al Operativo Independencia. aceleraría el proceso revolucionario. etc. torturaron y asesinaron a centenares de militantes políticos. se acotaba el mandato presidencial. Lo primeros tiempos se caracterizaron por mediadas de shock y una tibia apertura de la economía. liberarles. Durante 1975 ambas organizaciones intensificaron la militarización de sus cuadros. Para los autores en 1975 en Tucumán se puso a prueba el plan sistemático de represión. Por otro lado en el análisis de los autores el terrorismo de derecha. Este último tenía el apoyo de la mayoría de los hombres del ejército.AA. El proceso comprometía institucionalmente a las tres fuerzas. esperaban detenciones masivas. la mayoría ajenos a la lucha armada (p. secuestraron. 70).4 paternalistas. incluso el sillón presidencial. esto significaba una distribución tripartita de los cargos y de común acuerdo la toma de decisiones. en el contexto de la cruzada contra la subversión y en la refundación de la sociedad. sindicales y universitarios. Se estaba según nuestros autores ante un “gobierno directo” de las Fuerzas Armadas. El presidente no podía ser miembro de la junta (sería un cuarto hombre)y los comandantes serían los que designarían a los jefe superiores y sus sucesores. Para Novaro y Palermo la guerrilla jugó un papel trágico: ERP y Montoneros. conformados principalmente por militares y policías en actividad que. Jorge Rafael Videla representaba al profesionalismo.

EL “chupado” era encapuchado y trasladado al centro clandestino de detención (chupadero) donde se lo sometía a torturas inconcebibles. con un marcado fanatismo ideológico. Permitía extender una mano de sospecha sobre un sector muy amplio de la sociedad. A fines de los 60 y principios de los 70. tienen una explicación sencilla: reunía oficiales policiales y militares retirados y en actividad. el aprendizaje y el ejercito de técnicas de infiltración. (P 112/113). los freudianos.5 financiado por importantes sectores del gobierno peronista. detenciones clandestinas y desapariciones no tuvieron comparación ni con lo ocurrido en otras épocas ni con los sistemas que rigieron en los países vecinos. por lo general. Los terrenos sindical. y sembraba confusión e incertidumbre en las organizaciones guerrilleras y de izquierda. como activistas no violentos que realizaban actividades políticas. Si la subversión era catalogada como un virus. forzándolo a la inacción por el terror y aislándolo del resto del cuerpo social. Se ponía en marcha el “grupo de tareas” o “patota” que sorprendía a la víctima. Muchos familiares sufrieron la maciza conmoción que sin cadáveres. educacional y comunicacional fueron lugares donde la represión puso mayor atención. Para los autores las desapariciones en el caso argentino no solo fueron intimidatorias: persiguió varios objetivos simultáneos en distintos planos. de cualquier cálculo de riesgo de parte de muchos familiares secuestrados y desaparecidos. sin un proceso o prisión era difícil la tarea de acusar a alguien de algo. sindicales. una alarmante disposición a transgredir las reglas y la disciplina de la propias instituciones armadas. deshumanizándolo y por regla general después era “trasladado”. durante la noche. de acopio y análisis de información se iría generalizando. Importancia tuvo la definición de la “condición de subversivo” que englobó a varios grupos además de los grupos guerrilleros y de ideología marxista e izquierdista. En otros casos: las desaprisiones produjeron exactamente el efecto contrario. en su domicilio. sin medios para defenderse. religiosas e intelectuales legales y legitimas bajo cualquier estado de derecho. resultaban para los militares intolerables. según los autores. los cuadros se formaban con una obsesiva atención a la seguridad interna. los peronistas. Con Onganía la doctrina francesa entró a las fuerzas armadas. interrogatorio y torturas. El poder de los sindicatos era uno de los obstáculos más fuertes . la metodología de “noche y niebla” (copiada de los nazis según los autores) suscitó una reacción desesperada más allá de cualquier temor. tortura y asesinato. los liberales y los judíos podían serlo. también los católicos tercermundistas. junto a matones proveniente de los sindicatos y de la extrema derecha peronista y nacionalista. de zonas liberadas allanadas por las comisarias y regimientos del lugar. políticos y militares. Esta empresa requería de la coordinación de las distintas fuerzas represivas. La impunidad y la eficacia de las tres A. El método sistemático y masivo que encadenó secuestros. los ateos. el secuestro. internos y externos. Esto tendrá una trascendencia insospechada para el elenco castrense. Bastaba con que una persona actuara a favor del cambio social y en contra del orden. resulto ser más efectivo que la guerrilla no solo en el ejercicio de la violencia sino el terreno político y propagandístico. según Novaro y Palermo. eufemismo que significaba su asesinato y la desaparición del cuerpo.

La definición que los autores proponen de la filiación autoritaria del Proceso aparece confusa. En caso de ámbito educativo. la política y el Estado. en especial las capellanías castrense. dada su radicalización política para la concepción subversiva y los grandes intereses empresarios. Así la persecución de delegados de base y comisiones internas contó con la colaboración de los empresarios. Los militares pusieron un énfasis casi de manual en los mecanismos de cesura y la radio privadas como canales de televisión y radiodifusión en manos del estado (pautas anti-intelectuales y anticulturales) dejaron de ser un espacio propiamente público. entendido como el ámbito hipotéticamente al alcance de todos. que dio su consentimiento a la vasta operación de represión ilegal En el análisis los autores destacan que la jerarquía católica legitimo en su mayoría la lucha antisubversiva. que la represión en la educación contó con un significativo respaldo de actores civiles (P. y si bien articula la idea que los totalitarismos son “revolucionarios”. sobre la bibliografía y materiales utilizados.117) la utilización del terror en todas sus escalas era un instrumento fundamental para reorganizar a la sociedad desde arriba. Pero tras asesinatos resonantes como el de los Palotinos. La eliminación o despido de los activistas gremiales era parte de la necesidad de frenar la “guerrilla industrial”. estos debían cumplir un papel regresivo. autoridades y docentes sobre sus pares. en especial las educativas y religiosas. y de libre vinculación y contienda entre actores. El Régimen consideró a los MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN uno de los instrumentos y terrenos predilectos para desenvolver a pleno su cruzada organizadora. tiene un poco de autoritario y poco de totalitario. Para Novaro y Palermo. La Iglesia veía que había empezado un proceso de purificación encabezado por las FF. de libre circulación de voces y discursos. AA. La Universidad era considerada una difusora del “virus subversivo” que penetraba en la mente de los estudiantes. . fuera del gobierno pero ciertamente dentro del régimen.6 para que los gobiernos militares complementaran sus programas de reforma económica e institucional. 115). Señalan Novaro y Palermo. que no socavó la autoridad sino que pretendió restaurarla. También debía ser eliminada a cualquier costo ya que si no volverían resurgir las formaciones control ideológico debía ser armadas. Frente a los reclamos directos de los familiares de las victimas la evasión será la opción. Ese carácter no era contradictorio a la satisfacción de los sectores altos no se limitaba a la recuperación del control en el seno de las familias: se extendía a la reversión de cambios registrados en las instituciones. fue un conjunto de civiles y militares. la Santa Sede irán poniéndose más crítica con el Proceso.127). Esa ofensiva restauradora la de recuperar una posición durante demasiado tiempo contestada hizo que la dictadura fuera percibida como la reimplantación del orden perdido (p. Despidos masivos y la instrumentación de directivas de instrumentado por los directores. hombres y mujeres de todas las condiciones y profesiones. restaurador y políticamente uniformizador. el núcleo social procesista. A nuestro entender lo restaurador o conservador no quita lo revolucionario. relacionado pero diferenciable de la sociedad civil. desde el vamos no aparece la utilización de termino “burocrático autoritario”. más directamente vinculadas a su reproducción. ve en el proceso un régimen esencialmente conservador. laicos y sacerdotes. (p. para los autores el régimen del 76. ya que el régimen se asigno carácter de refundacional. Con el Proceso dejará de existir.

el poder por encima de la ley. La prolongación tenía que ver con llegar hasta mediados de los años 80 con el régimen y controlada ya que suponían que los actores políticos del futuro régimen constitucional aceptarían las pautas de los militares para la nueva republica. hechos a un lado los políticos y gremialistas corruptos. En la visión de los autores la relación entre política y deportes es esencialmente cultural: cuando y como podrá manipularse políticamente del deporte depende de cómo y cuándo de deporte exista en las raíces de la cultura de masas. El futbol en Argentina tiene importancia social y la dimensión identitaria es futbolística. Para Novaro y Palermo en el Mundial 78 se fundieron seguridad y temor. la eficiencia. culpabilizar a las víctimas “por algo será” coartada moral identificada por Stanley Milgram. En este caso el Mundial de fútbol mostró que el comportamiento del público no solamente no manifestó de modo alguno un repudio al gobierno sino que presentó la imagen de un país unido. y estaban dispuestos a aceptar un grado importante de violencia ilegal. y Stanley Milgran para entender como la sociedad sufría un anesteciamiento de las conciencias morales. Cuanto más central es un deporte. Muchos querían que se terminase la violencia. sacudones que ya cuando se inició el Proceso la habían desorganizado profundamente. tanto más probable es que en una competencia internacional sus efectos de identidad sean capturados por las oposiciones colectivas ideológicas del nacionalismo. Este según los autores fue un autoengaño que se potenciaba con le plan de concluida la “fase de ordenamiento” pasarían a una transición prolongada y controlada. y pudo transformarse en un desastre o darle nuevos motivos para seguir adelante a los jefes procesista. disciplina social” (p. Dos cosas podían ser inaceptables: Los métodos ilegales y que reprimiera a quienes no fueran merecedores del castigo: sobre lo primero muchos estimaban que había qua aniquilar a la guerrilla y por la buenas no se podía hacer y en lo segundo. La cuestión era asimilar el conflicto moral que se supone aceptar lo inaceptable. volviéndola proclive a un cierto fascismo difuso (p.7 Los autores recurren a concepciones tomadas Hannah Arendt. era necesario el secreto un elemento siniestramente racional: la preferencia de no saber. pero también la incapacidad de sacar provecho de sus propios proyectos. La dudas se despejaron desde la ceremonia ignaugural: el público jugo de argentinos REFUNDACIÓN FRACASADA Y LUCHAS INTERNAS Los militares enarbolando las siguiente idea: “Eliminados los subversivos. La capacidad moral de distinguir “lo cierto de lo errado” (Arendt) había sufrido en la sociedad argentina varios sacudones. “ignorar” era lo más seguro: más fácil era creer que solo se perseguía a los auténticos guerrilleros…. Solo el anesteciamiento moral no alcanzaba. quedaba una comunidad disponible para ser organizada sobre nuevas bases: el mercado. dentro de un universo cultural. Es una etapa .174). que se restableciera su monopolio público. al menos desde los años cincuenta. Para Novaro y Palermo en plano interno caracterizaron que la “campaña antiargentina” había sido sepultada por el éxito mundialista. 128). fue un test decisivo tanto en lo interno como en lo externo. Los grupos en pugna demostraron su capacidad de bloquear los intentos de sus adversarios. una comunidad en armonía y en paz. pero los logros potenciaron las disidencias internas que venían incubando desde el inicio del golpe.

hegemonizada por los azules. Curiosamente según los autores también era inaceptable esta alternativa para los partidos. para arribar a una democracia limitada y vigilada con componentes corporativos e elitistas. Acá también las disputa de duros y blandos son centrales: los blandos aceptaban la continuidad de algunos de los partidos existentes para contar con la colaboración de figuras en especial del radicalismo. Para los autores se diluyo la oportunidad en la disputa abierta entre “duros” y “blandos”: “ las opiniones se dividían entre quienes pretendían darle al régimen una duración prolongada. suponiendo que estaban ante una crisis terminal de las tradicionales.. Para Novaro y Palermo también la diferencias respondían a diferencias ideológicas. En ese contexto también fe visible la lucha entre este y Jefe de la Armada: una guerra sorda por el control de la “salida” institucional.8 donde se recarga la puja Videla / Massera. No pocos políticos. secuestros y asesinatos). lo procesistas confunden la “salud prometedora del proceso” con la “erosión de las bases de sustentación” En fin: las luchas internas y la incapacidad y falta de decisión hicieron naufragar las condiciones necesarias para esa refundación en términos políticos. nos dice el análisis. pero que había quedado debilitada por el fracaso lanussista y los de infantería habían mejorado su posicionamiento en el gobierno peronista y era predominantemente colorados y blandos. estará signado por la más amplia y ambiciosas miras del Proceso y estériles conflictos intestinos. sabotaje. El afán fundacional de 1978 a 1980. aprovechará la disputa entre duros y blandos. La frustración de organizar el consenso político y social donde para los autores. Massera echará manos a los mismos recursos de la lucha contra la subversión (infiltración del enemigo. y los que suponían una breve y contundente periodo de ordenamiento. Otro polo de conflicto fue además del contacto con los políticos fue poner por escrito los objetivos políticos e institucionales del Proceso. en cambio para el otro bando incluir a los partidos de la vieja política era inaceptable. La condición económica se basó en la reedición de “etapismo” del onganiato. cultivando un apoliticismo austero y republicano. Pero ya en 1978 comenzaron a perder el recurso político en sucesivas convocatorias políticas que fueron contestadas cada vez menos por el campo civil.N.).178).O. Los autores analizan los proyectos poco exitosos de . molestos con los blandos que tenían tratos con radicales y peronistas. la condición económica potenciaría la legitimidad política. Aquí Videla coincidía con la estrategia dura de ganar tiempo ya que esto era lo que necesitaba para que prosperara el plan de Martínez de Hoz. seguido por una progresiva pero más o menos rápida transferencia del poder sobre la base de acuerdos programáticos con los civiles que no requerían mayores cambios institucionales” (p. La opción en el surgimiento de Movimiento de Opinión Nacional (M. la de conformar una representación política “legitimas”. el nuevo tiempo económico tendrían los primeros 5 años duros y después una pronunciada recuperación. planeando una transición paulatina y controlada recién avanzada la década del ochenta. mostraron la disposición de colaborar con Videla y mirar para otro lado sobre el tema de la represión. a una rivalidad histórica: los duros provenían en general del arma de caballería. Los partidos minoritarios de derecha nacionales y provinciales respaldaban a los militares duros. Pero a la vez ponía en marcha otra de tipo dialoguista dirigida a los dirigentes partidarios y sectoriales.

del lado argentino. articulando la economía domestica con la internacional. En el terreno económico los autores frecuentemente consultan a Jorge Schvarzer y aseguran que en 1978 que Martínez de Hoz encara la Reforma Financiera acompañada con una fuerte contracción monetaria donde se buscaba modificar de manera perdurable el balance entre actores sociales y económicos locales. en el terreno sindical por ejemplo donde coincidían en liquidar al sindicalismo combativo o “antiburocrático” en especial las comisiones internas. y que esta sea escalonada. Los blandos pensaban en una democracia pluralista. evidenció los graves problemas de la estructura funcional de las tomas de decisiones. Diaz Bessone y Olivera Róvere. la disposición de los duros de poner fin al expansionismo chileno „usando la fuerza de las armas‟ despojaba de todo marg en de negociación” (p. incluso la idea de un referéndum. según Novaro y Palermo así como el involucramiento de la Iglesia. El otro agrupamiento era proclive a la colaboración. como otros. representativa y federal. en especial sobre el papel de los partidos políticos y la relación entre República y Democracia. había que aplicar una política de tierra arrasada: reestructuración permanente del sindicalismo y del mundo del trabajo y lograr el hipercorporativismo con total dependencia del estado donde su papel no incluya ni representatividad ni autonomía. Lo que se puede observar y que los autores resaltan es las diferencias doctrinarias de unos y otros. en los hechos. que para la línea blanda debía darse un combinación de mercado y poder de policía: le asignaban a los sindicatos. encontrarán la propuesta de un control estricto sobre el movimiento cívico que herede el Proceso. desplazando al empresariado industrial y fortaleciendo al financiero. daba más crédito a los planes de refundación y largo aliento del régimen y creían que había que participar de la interna militar Para los autores el fallo sobre el Beagle llegó en el peor momento de Argentina y Chile que estaban bajos dictaduras: “Chile confiaba en contar con los títulos necesarios para hacer valer el fallo favorable en cualquier foro internacional y.9 los generales Saint – Jean. para los otros. el sindicalismo tenía dos lecturas del Proceso: unos que veían la reedición de anteriores experiencias militares. El frente belicista encabezado por los duros tenía el camino abierto para guerra. dialogo y participación y transferencia. y después sobre la reestructuración desde el estado y eliminar las condiciones que daban origen a la indisciplina laboral. Este conflicto. y posteriormente habría una pronta salida política. la tarea de disciplinar al movimiento obrero y para eso debería tener funciones representativas autónomas. en el terreno económico los autores toman: “La Reforma relegaba a un plano secundario la lucha antiinfacionaria. 252). también aparecen conceptos sociológico del más rancio y organicismo tomista y aquel que pedirá un Proceso de más de 12 años para la formación de nuevos dirigentes. teniendo en cuenta las aspiraciones de la civilidad y la Fuerzas Armadas y la inclusión progresiva de civiles. Todos coinciden con las tres etapas: ordenamiento. Las diferencias eran. no . Para los duros la “partidocracia” debía perder el monopolio de la representación en sociedad y en la conducción del estado. en la visión de los autores. A su vez. (…). donde se podía golpear y negociar. pero la falta de coherencia y unidad ayudo paradójicamente para evitar la guerra. Para Novaro y Palermo es central en el análisis entender que las diferencias entre Duros y Blando contribuyeron a la debacle del Proceso en lo Institucional.

La consecuencia fue que la revaluación combinada con la reducción de los aranceles desprotegió a los bienes industriales. Muchas habían adquirido bienes de capital para modernizarse. Con la caída de reservas como fondo. cosa que iba en contra de la posición de Economía sobre los salarios deprimidos. llamó a poner fin de una buena vez a la hipertrofia del estado. ahogando la actividad privada (p. Obligaron a Martínez de Hoz poner fin a la contracción monetaria y olvidar el plan de privatizaciones. (p. También hubo críticas del establishment económico. al sistema de bienestar social que recarga con impuestos a la economía. La visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 222). se propuso volver a los convenios. considerando que solo la recesión podía domeñar a los salarios y los precios. puso al día las disputas de los duros y los blando.10 favorecía la formación de un mercado de capitales de largo plazo articulado con el sector productivo. ya que jugaban un papel inflacionario. sino la uno volátil y especulativo y de corto plazo”. La suba de las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos desató la tormenta. habían tenido . se expuso el escepticismo sobre el enfoque monetario en la balanza de pagos y se requería un regreso a formas tradicionales de ajuste. Un cable del departamento de Estado advertía en 1978 sobre los “costos morales y políticos a largo plazo” de la represión en Argentina. pero también para que se le aprobaran créditos externos. 269). Martínez de Hoz sabía que su posición dependía de las contingencias facciosas y en ese contexto debe entenderse el aceleramiento de su política de apertura comercial y enfoque monetario en la balanza de pagos: centralmente favorecer la competencia externa mediante esa apertura y la revaluación gradual de la moneda argentina obligaría a las empresas a reducir costos. Entre las aéreas conflictivas.HH. en boca de Roberto Aleman. Los autores afirma: “la aberración de las desapariciones y el impresionante volumen de información reunida por la embajada norteamericana y los organismos de DD. incluso el Consejo Empresario Económico . AA. Apuntaba a resolver el problema de la inflación y reestructurar en ese sentido las reglas del juego económico. la cuestión de los salarios trajo pujas entre las carteras de Economía y Trabajo. El ministro lejos de aflojar el paso tomo dos medidas cruciales: el tipo de cambio pautado a futuro (la tablita) y la profundización de la apertura comercial. Mientras Liendo estuvo frente a la segunda. Los militares que querían disciplina en un mundo de la producción y el trabajo sabían que debían existir fábricas para ello. La aplicación del enfoque monetario de la balanza con propósitos estabilizadores no dependía solo de cuestiones domesticas sino que se mantuviera la excepcional bonanza financiera de la década del 70. el sistema productivo estará irremediablemente quebrado. aprobaban el diagnostico de dejar atrás el modelo populista – desarrollista pero rechazaban las consecuencias. La autorización de la visita fue una medida para evitar el aislamiento internacional. Otra cosa que los autores resaltan es que tampoco ignoraba Martinez de Hoz que tarde o temprano el acelerado endeudamiento privado se haría público. Pero Martínez de Hoz lejos de de cubrirse: radicalizó sus propuestas. Las FF. cuando Martinez de Hoz deje Economía. Aumentó la tasa de desempleo entre 1979 y 1980 con un sector productivo atrapado en una espiral de endeudamiento y asfixiado por las altas tasas de interés y desprotección.

y Europa. Ahora la sociedad desconfiaba de cualquier manifestación oficial de buenas intenciones. donde según los autores hacía ruido el bajo número de detenidos y de muertes reconocidas en relación con las cifras de secuestros y detenciones.369) Para los autores le miedo cambia de depositarios. Pero lo más significativo fueron los miles testimonios de familiares de desaparecidos. En el frente interno era evidente el desgaste de Videla y el poco consenso que reunía Viola sumado esto a la críticas de la Iglesia local por “la angustiante situación económica”. Incluyó hasta un fallido levantamiento del General Menéndez. el proyecto de Viola nació muerto: “Cualquier esfuerzo dirigido a enmendar el Proceso sería considerado la confirmación de su índole perversa” (p. Estos últimos demostrarán pocas expectativas. que no era posible poner en marcha la promesa presidencial de repartición de “frutos” sino que la prioridad era la deuda externa. Detrás de ellos se encolumnarán los Partidos Políticos firmando la primera declaración multipartidaria. que ya no era algo que se pudiera ignorar. Los librecambistas criticaron las características populistas de nuevo gabinete y esto los acercó a los duros. 345) Así el gobierno de Viola intentó obtener apoyos del mundo social y político. según los autores.11 impacto en EE. ya que los duros reforzaron su fanatismo en defensa del ser nacional mancilladlo por la calumnias del organismos extranjeros. El otorgamiento del premio Nobel de la Paz a Pérez Esquivel. continuadores de la subversión. El Proceso. este dejó claro. a pesar de la famosa frase de Sigaut “el que apuesta al poder pierde”. punto de convergencia entre militares y civiles. ahora es la sociedad la que se pregunta a que le temen los militares. comenzaba a perder la batalla por el control de las conciencias en lo interno como ya lo había hecho en el exterior. Es un gobierno sin política. Viola se debatía entre la opción de una apertura sin restricciones pero alentando a posicionarse a las fuerzas herederas del Proceso (lo autores los llaman crías del Proceso)y la otra opción. Resultó más pernicioso para la estrategia de los blandos. hicieron la situación insostenible.UU. una salida con candidato de consenso. pero quizás la consecuencia menos querida fue el debate público sobre la “guerra sucia”. Nada calmaba al mercado financiero. Los resultados que no fueron favorables. incluso en otros países latinoamericanos”(p. tres devaluaciones seguidas lo desmintieron rápidamente. la primera señal fue la designación de Liendo. Pero en las “Pautas de Acción del Gobierno para 1981-1984” los mandos militares en abril del 81 le terminaron de cortar la alas a Viola. el endurecimiento del Vaticano y la comparación en un informe de la ONU con el holocausto de la situación argentina. para el presidente de facto saliente. la responsabilidad era de los empresarios: “la incomprensión y el aprovechamiento desleal que algunos argentinos habían hecho de los bien intencionados y desinteresados esfuerzos del Proceso para salvar la Nación” (p. entrevistó a numerosos detenidos a disposición del PEN que relataron el trato inhumano que recibían y registró cientos de tumbas de personas no registradas” (p296). su intento de enmienda es un intento de convertir según Novaro y Palermo a la Dictadura en . tuvieron pronta repercusión en el frente interno. 295) En septiembre de 1979 llegó la comisión que “visitó prisiones y cementerios. para Novaro y Palermo. El remplazo por Roberto Aleman no se hizo esperar. Además cuando nombró a Sigaut en economía. La transición entre Videla y Viola se daría en una dura crisis financiera.

El nuevo gobierno empezó a incorporar a muchos civiles a la función pública incluso en gobernaciones e intendencias. confirmaba las conjeturas de la Junta Militar y las traduce en argumentos. Restableciendo un posición dominante con poco esfuerzo” (p. los duros ya habían vaciado por completo la política de Viola. según este los ingleses jamás se avendrían de buena voluntad a negociar. acentuó tradicionales conflictos entre grupos conservadores y aceleró su dispersión. alentar y encuadrar la política.12 una dictablanda. 412). los isleños eran un molesto detalle. pero para los Estaban irremisiblemente lejanos los tiempos en que Videla hablaba de „Dialogo sobre la base de las pautas autores era claro que el régimen había perdido el ímpetu acumulado en la entrañas dé la corporación militar. La desocupación crecía y caían los salarios. A pesar de lo moderado. para esta. la inflación y el déficit fiscal también. 379) Producto de la inoperancia política y las reacciones del frente militar la Multipartidaria fue evolucionando hacia el lugar de una neta oposición política. Con este panorama antes de sacarlo de su puesto. Otro dato que resaltan los autores es que la lectura de Galtieri de la situación internacional era de absoluta ignorancia tamizada por una “mentalidad de cuartel”: en relación a EE. Por otro lado debía cambiar la actitud argentina hacia los isleños. . Mientras tanto la situación se deterioraba con Actos de la Multipalrtidadria. Al asumir Galtieri en la sociedad no había todavía síntomas de movilización. carecía de la fuerza que había contado para el terror. ya que proporcionaba un capital político: concretaría la unidad nacional y la del propio régimen. pero la diplomacia argentina no lo veía así. en incluso de no exigir la revisión del pasado y solapadamente ofrecer silencio a cambio de apertura. Era un camino de largo plazo. GUERRA Y EL COLAPSO Para Novaro y Palermo la visión de Galtieri y Anaya este fue un proyecto vital: “la ocupación de las Islas apareció como una alternativa tentadora pues satisfacía objetivos „nacionales‟ de largo plazo y era. del Proceso‟” (p. muy prometedora en el corto plazo.G. movilizaciones de agrupaciones de los Derechos Humanos y de la C. Para los autores lo mejor opción hubiera sido facilitarles las cosas a los sectores de la diplomacia británica favorables a la negociación. A pesar de eso reflotaron los propósitos mesiánicos y refundacionales y que no tenía sentido esperar que la economía rindiera frutos que legitimaran socialmente el Proceso. Galtieri quería acelerar los tiempos: Malvinas sería en los planes militares la piedra angular de la salida triunfal del Proceso y cuya aventura no estarán solo. para los militares era un claro indicio de que había perdido el control del Proceso Político. La creación de la Multipartidaria fue la respuesta a las vacilaciones del gobierno. no se concebían como una alianza opositora sino como un espacio para negociar.T. argentina debía alterar la circunstancias. En el área diplomática Nicanor Costa Méndez (ex ministro de Onganía). que era el principal freno para negociar. a la vez. Ya que la creación de la Multipartidaria afectó a las fuerzas de centro derecha: “La multipartidaria gestó una fuerza de atracción que produjo desprendimientos en sus filas. cayeron las reservas y aumentó la deuda externa. ya que el contexto del ascenso de Margaret Thatcher incluía para cumplir objetivos fiscales el virtual abandono de naval del Atlántico Sur.

La matriz de ese nacionalismo hace énfasis en lo territorial: “la fuerza del territorialismo en los nacionalismos argentinos se puede entender. según los autores. 451). Un Error por las mismas razones y el resultado . murieron por una sola razón.13 UU. Y afirman. Las grandes expresiones políticas argentinas tomaron al nacionalismo como expresión identitaria de grandes grupos nacionales.000 efectivos en las islas más del 50% era conscriptos. una manera de sortear la complicada institucionalidad. Era una frenta al honor y orgullo nacionales. seguramente hubieran tenido dificultades para reunir los apoyos. que abril del ’82 fue un crimen y un error. No existió un mando unificado: autonomía y fragmentación fueron nefastos sobre la acción militar. Un Crimen por la toma y los sucesos ulteriores. simplemente por la maquinaria del poder estatal y el consenso social que los había puesto ahí” (p. incluso presos políticos se ofrecieron voluntariamente. Para Novaro y Palermo la magnitud de la adhesión popular fue inesperada pero estaba en los planes. Si retiraban las tropas tendrían que pagar los costos en el frente interno: ridículo y caída (en ese orden). que esto no fue el motivo para no cambiar de estrategia cuando no salieron se esperaban. (p. De los 10. Incluso si Malvinas tenía recursos o importancia geopolítica era secundario. Igualmente aclaran que es también son muy fuertes los componentes de la presencia de objetivos que atendían a los intereses domésticos de Proceso. De haber incluido a otros mandos en el plan. La capacidad autodestructiva de la estructura institucional del régimen en tiempos de paz se tornó destructiva en tiempos de guerra. en un Estado y un país que se estructuraron vertiginosamente en virtud de su poder de interpretación ante grupos sociales que no tenían entre sí mucho más en común que el suelo” (p. indefendibles en la ética de la relación con los estados. Era absurda la idea de tomar las Islas y negociar. La junta tomo la decisión de atar al régimen a su propia cadena. y solo esperaban represalias limitadas en el campo diplomático y comercial. su capacidad de liderazgo. casi todos. “Muchos de ellos. Las muertes y las heridas de estos tendrán una consecuencia política de largo plazo. No tropezaron con ningún obstáculo para efectuar el reclutamiento de conscriptos. diagnosticó Centroamérica. Para los autores este nacionalismo cultural no es fuerte en Argentina. en medio de negociaciones. no solo era un golpe de mano sobre los ingleses sino sobre los propios mandos. Sobre el apoyo los autores discuten sobre concepto de Benedict Anderson de nacionalismo. más que una ideología. La idea de la usurpación le confiere al territorio de Malvinas una eficacia movilizadora excepcional. dada por la estrecha colaboración en Para el presidente y el Almirante Anaya las capacidades británicas estaban en declinación.437). que primaría la relación especial. el plan de los tres comandantes y Costa Méndez. Nose puede pensar solo. Ya que cuando se produjo el desembarco Thatcher actuó sin ninguna vacilación. una construcción hegemónica del sentido común. que se trató solamente de una improvisación para eludir los problemas internos. La FF. La primer ministro se jugo parte de su permanencia en el conflicto. 426). Los autores concluyen sobre la guerra. Se eligió el diagnostico que más se acomodaba a las necesidades domesticas. parafraseando a Talleyrand. En la visión de los autores. Estados Unidos no podía ignorar que el agredido no solo era uno de sus mas antiguos aliados sino un miembro de la OTAN. AA.

Por otro lado una se preguntaban como influenciaría a la transición el colapso del régimen con el auge de lo derechos humanos. incluso afirman que estas grupos no habían sido tan opositores en el pasado. Al comparar el caso argentino con el griego resaltan la falta en el nuestro de activos grupos oposición. comenzaron a reandar el camino a un proyecto democrático. el informe Rattenbach fue lapidario para la responsabilidades en la guerra y mientras que la situación económica llevo a que se le encomendara a Domingo Cavallo la solución de los servicios de la deuda pública y las empresas. Novaro y Palermo afirman que la derrota en Malvinas colocó la conciencia de amplio sectores sociales en disponibilidad para se interpeladas por muy variados proyectos políticos. los autores afirman que la transición tenía su origen en el colapso del régimen.14 autodestructivo: el Estado argentino llevó a la muerte a jóvenes conscriptos y a soldados profesionales. Una de las consecuencias internas era el cuadro de rebelión latente y de cuestionamiento a la jerarquía que se instaló en las filas militares. Por largos años las cúpulas militares lidiarían con ello. y además se corría el riesgo de agudizar el enfrentamiento con los militares. crisis generada más por omisión que por acción de los grupos sociales y políticos frente al autoritarismo y por la derrota militar. Era claro que se estaba ante un colapso abrupto y simultaneo en casi todos los frentes: sin garantías de orden. La postura minoritaria. En definitiva fueron la acción y los discursos políticos que en se estado de disponibilidad y dramática carencia de explicaciones razonables sobre lo sucedido. mostraba que el faccionalismo estaba en su fase superior de descomposición de la unidad y la autoridad estatal. el resentimiento que estas tropas acarreaban era caldo de cultivo una revuelta interna contra las cúpulas. Solo Alfonsín se animo a plantear durante el conflicto una salida al estilo griego. En la visión de Novaro y Palermo se consumaba el largo y sostenido proceso de destrucción institucional de las Fuerzas Armadas Otra apreciación importante de los autores es el periodo 82 – 83 no fue una transición arrancada por luchas y movilizaciones populares contra la dictadura. Los mandos no supieron bien qué hacer con los miles de excombatientes que empezaron a volver al continente. los militares debían resolver la cuestión antes de entregar el mando. donde el Ejercito gobernará en soledad. pero por otro lado todos entendían que presionar demasiado podría debilitar a la frágil unión del frente civil. Esto hizo que la Multipartidaria ejerciera una estrategia de presión moderada sobre un régimen en retirada. grave crisis económica y finanzas públicas y aislamiento internacional. La asunción de Bignone para la autores. Siguiendo a Guillermo O’Donnell. Se trataba del resultado de la crisis interna del régimen. Los actos de indisciplina y conflicto rápidamente afloraron. . Por otro lado. Los sectores civiles se miraban en el espejo de la Hora del Pueblo. mientras se vivía un clima festivo del mundial de futbol de 1978. Dos posturas afloraron la primera encabezada por los partidos mayoritarios y los dirigentes tradicionales que el cuadro no se modificaría con el colapso militar. pero en esencial asumida por Alfonsín planteaba que el colapso modificaba de manera profunda e irreversible las condiciones en que se relacionaban el poder militar y el civil: ahora la cuestión de los derechos humanos seria central a resolver en la transición.

armadas o desarmadas. unas y otras eran militantes encuadrados. un discurso que no solo movimientista sino también antioligárquico y populista amalgamado con temas constitucionales. que para la segunda mitad de 1982 los partidos se habían ya convertido en mediadores entre las demandas y expectativas y el sistema político. repleto de victimas de las más diversas condiciones. que cíclicamente seguía al fracaso de las experiencias de facto. El proceso había sido un régimen eminentemente estatal: careciendo de bases sociales organizadas y de un partido o fuerza política propia había consistido. “victimas” o más precisamente “víctimas inocentes”. y un aparato estatal. encabezados por Ernesto Sábato. los peronistas concibieron la transición como una nueva edición de la apertura. donde por ejemplo en vez de “guerra interna” ahora se decía “represión” o “terrorismo de estado” donde antes se leía “subversivo” ahora era joven “joven idealista”. peronistas o no. Alfonsín se prestó a conducir al país hacia una definitiva organización democrática. ante todo. Más allá de las diferencias que pudieran existir a este respecto según el medio social de las víctimas. Esa inversión parecía liberar a la sociedad de las responsabilidades morales y políticas por lo sucedido. Y si bien fue el discurso alfonsinista el que lo llevó con claridad. la proporción de victimas ligadas efectivamente a los grupos guerrilleros era muy alta. Alfonsín canalizo el momento y la fundación de un estado de derecho fueron el leit motiv de todas esas fuerzas y del radicalismo en particular.488). Esta postura venía en especial de grupos intelectuales Los autores dicen que “esto era rigurosamente falso: los desaparecidos habían sido en su inmensa mayoría miembros de organizaciones de izquierda revolucionaria. intervenía activamente sobre todo en la asignación de los costos de la crisis. Así bajo el signo de la moderación y la normalidad con inédito crédito político. La teoría de los dos demonios era la base para el mito de la inocencia. A diferencia de los radicales. ENERO 2014 . Es más: salvo entre los secuestrados de origen sindical. que lejos del rol subsidiario proclamado. y no jóvenes que casualmente aparecían en una agenda” (p. Así resaltan Novaro y Palermo. La pesadilla terminaba y el regreso de la democracia alentaba algo más que esperanzas concluyen los autores. Todos los sectores sociales coincidían ahora en afirmar que la represión ilegal era injustificada y merecía la más dura de las condenas. (p. este discurso fue una novedad en la transición y operó a través del reemplazo de términos.15 Novaro y Palermo arremeten contra el “mito de la inocencia” y la “teoría de los dos demonios”. no estuvo ausente en el discurso de las otras fuerzas.518). en un poder encaramado en el estado y que utilizó el estado para una variedad amplísima de fines. La democracia heredará un país con pesadas hipotecas económicas y fiscales. y el punto de partida fundamental para el sostenimiento del proyecto político de las fuerzas democráticas. según los autores.

16 .