El Didgeridoo / Marco y definición

:
La cultura aborigen en Australia es animista, es decir, que al igual que en muchas otras culturas antiguas, ellos atribuyen acciones voluntarias a los seres y a los fenómenos naturales por igual. Para estos pueblos, eminentemente artísticos, todos los seres humanos somos artistas potenciales, lo cual no quiere decir que muchos de nosotros no lleguemos nunca a desarrollar plenamente esas cualidades. Lo mismo se piensa en nuestra sociedad sobre el parcial desaprovechamiento que todos padecemos de nuestro potencial real de inteligencia, solo que en estas culturas, cualquier expresión creativa individual o de grupo es increíblemente valorada, más allá del plano meramente intelectual. El didgeridoo o “yidaki” es algo “tan simple” como un tubo hueco de madera o de cualquier otro material con un pequeño estrechamiento relativo en la boca del instrumento. A pesar de su sencillez, el sonido y las vibraciones que se pueden generar a través de él son muy complejas e interesantes. Aunque tiene algunos instrumentos homólogos en otras partes del globo, su origen está en el noroeste de Australia, si bien llegó a difundirse por parte de la Polinesia y otros lugares. Existen numerosas leyendas que hablan sobre el descubrimiento de este instrumento, y muchos de los estudios indican, no sin diversidad de opiniones, que este instrumento tiene entre 20.000 y 40.000 años. Aparte, el didgeridoo tiene muchas otras cualidades: es un medio útil para el autoconocimiento, la relajación, la diversión y la comunicación. Muchas de nuestras terminaciones nerviosas, tal y como confluyen las disciplinas de la medicina oriental, se encuentran en la lengua y en los labios (partes más empleadas) con lo que al tocar, se estimula sin duda el sistema nervioso. También es beneficioso para la respiración y el control y conciencia de las partes del cuerpo. La respiración circular, característica básica del instrumento, es a menudo empleada en segundos niveles de yoga como forma de concentración y relajación. Es un buen medio de expresión y una gran herramienta para liberar tensiones o para trabajar la autoestima. Actualmente se emplea también para terapias del sonido, masajes y sanaciones, con grupos de gente común o grupos problemáticos. El didgeridoo es un instrumento que trabaja todos los elementos; “Tierra y de aire”, ya que se pueden crear sonidos graves y guturales (provenientes de la garganta), y a la vez, bellos y volátiles armónicos. Tiene matices ardientes como elemento de fuego, y fríos y ”corrosivos” como el “metal”. Es posible crear sonidos “burbujosos” (“agua”) y por último... la “madera” es el material del cual está creado, y su concepción espiritual trabaja el elemento “eter”. A su vez es un doble instrumento (por su carácter polifónico), ya que es como un bajo y ritmo a la vez y puede crear hasta más de 5 sonidos al mismo tiempo, por lo que las posibilidades de fusionarlo con otros instrumentos o estilos de música son muy grandes.

También es un instrumento fuertemente vinculado con la naturaleza porque, entre otras cosas, los instrumentos originales, no son más que ramas de una especie concreta de eucaliptus ahuecadas por las termitas. Por lo tanto, el instrumento ya viene hecho y listo para su uso. Además, son todos nuestros músculos y órganos los que hacen que este instrumento suene. Por tanto, el didgeridoo “nos convierte en instrumento a nosotros mismos”. Los coloridos motivos y decoraciones que pintan habitualmente en los palos, cuentan historias ancestrales cuyo secreto o “copyright”, es únicamente trasladable a los miembros de un grupo familiar concreto si bien muchos son meramente comerciales. Es el didgeridoo, para todos aquellos que lleven tiempo tocando, algo muy misterioso y especial. Muchas personas afirman que su vida ha cambiado enormemente desde que lo emplean. También es un cómodo instrumento para la narración musical (“contar historias”) o para la recreación de imágenes. Los aborígenes australianos, lo empleaban para sus ritos y ceremonias y para contar historias sobre el universo, los animales, la creación, el viento, la fertilidad, etc. > El didgeridoo, es algo diferente, sin duda...

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful