Comunicado COENER A los seis meses del Incendio ocurrido en la Refinería Amuay el 25/08/2012

Transcurridos seis meses del trágico siniestro ocurrido en la Refinería de Amuay, en el que según la versión oficial perdieron la vida 42 personas, 150 resultaron heridas y 7 aún permanecen desaparecidas, el Centro de Orientación en Energía (COENER), ratifica sus sentidas condolencias y solidaridad a los familiares de todos los fallecidos y heridos, así como a aquellos cuyos bienes se vieron afectados por este desastre. COENER y otras instituciones denunciamos en su momento que la magnitud de esta tragedia y la poca transparencia demostrada por PDVSA en aclarar las causas y completar la investigación de otros accidentes, imponía que el Gobierno Nacional debía designar de inmediato un Comité de Investigación independiente constituido por expertos Nacionales e Internacionales, en el cual el personal de la Refinería no podía formar parte sino sólo para prestar el soporte requerido en la recopilación de toda la información pertinente; el referido Comité debería en un plazo perentorio determinar las causas de esta lamentable tragedia, establecer las responsabilidades del caso y emitir sus recomendaciones para evitar la ocurrencia de otra fatalidad similar. No obstante (tal como lo informó la prensa nacional en su edición del 31-Ago de 2012), el ministro de Petroleo y Minería Rafael Ramírez señaló que el Ministerio Público tiene autonomía funcional y descalificó a quienes habían exigido la participación de personas ajenas al Estado en las experticias del accidente. En una entrevista a BBC Mundo el ministro informó que se “Abrirían tres investigaciones por explosión en refinería de Amuay”, la primera estaría a cargo de un comité de especialistas de PDVSA, en cumplimiento con la normativa interna de la empresa, otra bajo la responsabilidad del Servicio de Inteligencia Nacional (SEBIN) y una tercera por parte de la Fiscalía General de la República. A la fecha, y transcurridos más de 180 días del incendio se desconoce el status del proceso de las investigaciones mencionadas y no se ha difundido el informe de investigación que se debió presentar a la Junta Directiva PDVSA a los 60 días del incendio siguiendo la normativa interna de la empresa (periodo que se venció el 24 de Octubre del 2012). Por su parte, la Fiscal General de la Republica declaró, a mediados del mes de Noviembre del 2012, que su informe se publicaría a los 120 días del accidente, periodo que se venció el 23/12/12. La verdad es que la administración actual se ha caracterizado por no difundir los resultados de estas investigaciones, tal como sucedió con el derrame de hidrocarburos en el rio Guarapiche. Los resultados de esta investigación, después de más de un año, tampoco han sido informados.

Centro de Orientación en Energía, COENER, coener@yahoo.com. Teléfonos: 04166301942/04166058299.

Mención especial merece el hecho que el accidente ocurrido en Amuay ni siquiera aparece citado o referido en la página web del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales (INPSASEL) donde las estadísticas nacionales aparecen solo hasta el 2010, y en noticias de interés no aparece reportado ninguno de los accidentes registrados, particularmente en PDVSA, durante 2012; de hecho lo más relevante reportado para el mes de agosto de 2012 específicamente el 30, es el “FORO. Venezuela avanza en materia de seguridad y justicia social: El Gobierno bolivariano consolida los derechos y conquistas de la clase trabajadora”……. Haciendo caso omiso de la tragedia ocurrida en Amuay, en franca violación del artículo 129 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo (LOPCYMAT), norma que entró en vigencia hace 7 años. En esta ley se menciona “que el empleador es el responsable principal de los eventos que ocurren dentro del centro de trabajo” y establece claramente las sanciones a las que se expone el patrono cuando el trabajador es afectado en su vida y en su salud, con motivo del trabajo. Amuay, como centro de trabajo, pertenece a la empresa PDVSA que posee el carácter de empleador. PDVSA, constitucionalmente, pertenece al Estado. Entonces el Estado por órgano del Ministro de Petroleo y Minería, en primera instancia, debe responder civil, administrativa y tal vez, penalmente, por lo ocurrido en Amuay. El accidente de AMUAY, así como el preocupante incremento de los indicadores de accidentalidad de PDVSA en los últimos años, no es más que un reflejo de lo que está ocurriendo en el resto del país, tanto en su infraestructura física como institucional. Resulta paradójico que siendo Venezuela, uno de los países con mayores recursos energéticos del continente americano, haya sufrido situaciones críticas de abastecimiento energético, llegando al extremo de sufrir continuas interrupciones en el suministro de electricidad y tener que importar componentes de gasolinas, destilados y bases para lubricantes para abastecer el mercado doméstico. Llamamos especialmente la atención a los siguientes aspectos a la fecha: (1) el nivel de procesamiento de las dos refinerías – Amuay y Cardón- que integran el Centro de Refinación de Paraguaná (CRP) se sitúa alrededor del 60% de su capacidad nominal, con una grave afectación de las unidades de conversión media y profunda donde se producen los componentes de alto octanaje para abastecer de gasolinas al mercado interno, (2) varias de las unidades de hidrotratamiento y del complejo de lubricantes de Cardón, están fuera de operación, (3) la principal planta de destilación de Amuay (destiladora atmosférica No 5 cuya capacidad de procesamiento de crudo es de 185.000 barriles/ día), aún no ha entrado en servicio debido a que su horno e instalaciones fueron afectadas por la explosión del 25/08/12.

Todo ello se ha traducido en una tendencia creciente de paradas no programadas y en la injustificable extensión de paradas programadas, que aunadas a la recurrencia de accidentes en todas las instalaciones industriales de PDVSA, revelan un Sector Energía estructuralmente

Centro de Orientación en Energía, COENER, coener@yahoo.com. Teléfonos: 04166301942/04166058299.

inestable y, por extensión, desnuda a un Estado peligrosamente vulnerable en materia energética. Por lo antes expuesto, COENER hace un llamado a las autoridades de PDVSA a cumplir con todos los planes y programas de contingencia, a seguir con rigurosidad las recomendaciones emanadas de otras investigaciones y las normas / procedimientos / y mejores prácticas que garanticen una operación segura y confiable de las plantas, instalaciones y sistemas del CRP, así como del resto de refinerías, plantas e instalaciones de manejo y transporte de hidrocarburos, especialmente aquéllas ubicadas en las adyacencias de centros poblados. Una vez más, exigimos designar un Comité de Evaluación de las Condiciones de Riesgos Mayores, y auditar la capacidad y la filosofía de gestión actuales en todas las Instalaciones de PDVSA (campos de producción, Refinerías, instalaciones Petroquímicas y de procesamiento/ fraccionamiento de Gas, patios de almacenamiento, plantas compresoras, plantas de inyección de agua, oleoductos, gasoductos y terminales de embarque), orientándose a la recuperación de la creación de valor de la Industria Petrolera Nacional. De igual manera, exigimos a la Comisión de Energía de la Asamblea Nacional y a la Fiscalía General de la República, cumplir con sus funciones de contraloría y ejercer la presión necesaria para que PDVSA responda, tal como lo establece la Ley y sus Normas Internas, por lo ocurrido en AMUAY.

El lamentable accidente ocurrido en la Refinería de Amuay el 25 de Agosto del 2012 no fue para nada un caso fortuito. Esta tragedia está signada por la irracional decisión de convertir a PDVSA en un brazo ejecutor de múltiples actividades ajenas al negocio petrolero, y por la eliminación de la necesaria estructura de Organización Industrial que requiere una empresa que explora, explota, produce, refina, transporta, investiga y desarrolla, capacita su personal, invierte, se expande y opera con eficiencia. Consideramos que para superar la crisis que afecta al sector petrolero, cuyo negativo desempeño se ve enmascarado por el alto nivel de precios que se han experimentado en los últimos años, se requiere retomar el modelo de una empresa eficiente , productiva y orientada a la mejora continua de su gestión para crear cada vez más valor al accionista (los ciudadanos venezolanos), concentrada en el negocio de los hidrocarburos, que fue la razón de ser y caracterizó a Petróleos de Venezuela, S.A. en su primeros veinticinco años de existencia. Caracas 26 de Febrero de 2013.

Centro de Orientación en Energía, COENER, coener@yahoo.com. Teléfonos: 04166301942/04166058299.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful