Está en la página 1de 3

CÓMO CONSEGUIR TEXTOS DE CALIDAD

CONTENIDO

• Presenta tus trabajos bien estructurados: presentación, desarrollo y conclusión.


Para ello debes realizar un guión previo, bien por escrito, bien mentalmente.

• Distribuye el contenido en párrafos. Cada párrafo ha de desarrollar una idea


principal o secundaria.

• Construye los párrafos con oraciones sencillas, claras y precisas. Para ello
procura que no sean extensas: que no sobrepasen los dos renglones, más o
menos.

• Emplea palabras cuyo significado conozcas. En otro caso, puede que las frases
no tengan sentido.

FORMA

• Cuida la corrección gramatical: la construcción oracional, la concordancia el


orden de los elementos en la oración, el uso preciso de nexos…

• Utiliza sinónimos para evitar repeticiones innecesarias de palabras.

• Revisa la ortografía. Cuando tengas dudas, resuélvelas con el diccionario o


consulta algún manual.

• Escribe con letra legible y evita borrones y tachaduras.

• Distribuye convenientemente el texto en el papel: respeta los márgenes y deja las


sangrías que permiten diferenciar los párrafos.

• No te tuerzas al escribir en una hoja sin rayas.


CÓMO ORGANIZAR UN TEXTO

En todo escrito, incluso en el más sencillo, como una carta o una nota, el texto
debe seguir un orden que responda a una organización previa: el guión. En el guión han
de quedar reflejados los apartados del escrito; así, en una carta: la fecha, el saludo, el
cuerpo de la carta la despedida.
En la exposición de un tema y en la argumentación, el guión se ajusta,
normalmente, al esquema siguiente:

La introducción. Se presenta el propósito de la exposición o la idea principal que


se va a defender. Ha de ser breve, pero es necesaria porque sitúa al lector desde el
primer momento en el tema.

El desarrollo o cuerpo del escrito. Aquí se exponen de manera ordenada las ideas
y conceptos o las razones que avalan o niegan la idea principal.

El final o conclusión. Debe resumir lo expuesto en la introducción y en el cuerpo


del escrito y ha de ser también breve.

Vamos a ver un ejemplo en este texto:

¿Qué se entiende por “bienestar”?

Lo que no se presta a discusión es que el “estar bien” para los actuales rectores del
mundo y para la mayor parte de los humanos, consiste, tanto a nivel comunitario como a
niveles individuales, en disponer de dinero para cosas. Sin dinero no hay cosas y sin
cosas no es posible “estar bien” en nuestros días.
El dinero se erige así en símbolo e ídolo de una civilización. El dinero se antepone
a todo; llegado el caso, incluso al hombre. Con dinero se montan grandes factorías que
producen cosas y con dinero se adquieren las cosas que producen esas grandes factorías.
El hecho de esas cosas sean necesarias o superfluas es accesoria. El juego consiste en
producir y consumir, de tal modo que en la moderna civilización, no sólo se considera
honesto sino inteligente, gastar uno en producir objetos superfluos y emplear el noventa
y nueve en persuadirnos de que nos son necesarios.
Ante la oportunidad de multiplicar el dinero –insisto, a todos los niveles-, los
valores que algunos seres aún respetamos, son sacrificados sin vacilación. Entre la
supervivencia de un bosque o una laguna y la erección de una industria poderosa, el
hombre contemporáneo no se plantea problemas: optará por la segunda. Encarados a
esta realidad, nada puede sorprendernos que la corrupción se enseñoree en las
sociedades modernas. El viejo y deplorable aforismo de que cada hombre tiene su
precio alcanza así un sentido literal, de plena y absoluta vigencia, en la sociedad de
nuestros días.
Miguel Delibes: Un mundo que agoniza.

La introducción sería el primer párrafo: En la sociedad actual, se entiende “estar


bien” como el hecho de disponer de dinero para comprar cosas.

El desarrollo es el segundo párrafo: En consecuencia, el dinero se erige en


símbolo e ídolo de una civilización. El dinero se antepone a todo, incluso a los valores
más elementales de la sociedad: el respeto por el medio ambiente, la honestidad de las
personas, etc.

La conclusión es el último párrafo: El aforismo de que todo hombre tiene un


precio, está de plena actualidad.

Como ves, las oraciones son breves para que posean la claridad necesaria que debe
tener un texto como este, expositivo-argumentativo, cuya finalidad es informar y
convencer al lector.

Construye tú ahora un texto siguiendo un guión semejante. El tema será:

Intereses relacionados