Está en la página 1de 1

Algunos dicen que usted necesita "dar hasta que le duela". No lo crea.

Dios no quiere regalos dados con sufrimiento. El quiere regalos dados con regocijo! En efecto, esas son las nicas ddivas que a l le agradan. Por eso aadi su promesa de abundancia a su mandato de dar con alegra. Los dos principios estn conectados. Ofrenda gozosa con plenitud de fe y regocijante: esa es la llave que abre la tesorera de Dios. Ha visto a un grupo de personas dar de esa manera? Yo lo he visto. Nunca lo olvidar. Hace unos aos estaba en un campamento cuando el tiempo de la ofrenda se volvi en una celebracin sobrenatural y espontnea. Ken cantaba "Echa tu pan sobre las aguas", y la gente danzaba por los pasillos mientras venan para dar su dinero. El gozo en ese lugar fue maravilloso. Grandes sanidades y milagros sucedieron esa noche. Pero lo que ms me impresion fue la forma alegre y divertida en que la gente trajo sus ofrendas a Dios. La ofrenda no era extrada de ellos como cuando un dentista extrae una muela, sino que la dieron alegremente. El concepto de "dar hasta que le duela" no proviene de Dios. El prefiere que usted le d diez dlares con esa clase de regocijo que veinte con dolor. En 2 Corintios 8:11-12, el apstol Pablo insta a la iglesia de Corinto a dar con voluntad dispuesta. Voluntad dispuesta: Eso es lo que Dios busca! Si no ha dado de esa manera en el pasado, tome la decisin firme de comenzar a hacerlo. Arrepintase de las veces en que ha dado de mala gana. Luego pase un tiempo especial en oracin con Dios y su Palabra, para que cuando la prxima vez que ofrende, lo haga con corazn dispuesto. Olvdese del "dolor" de dar. Sea un dador alegre, gozoso y dispuesto; y, crame, sus bendiciones abundarn! 2 Corintios 9:7,8: "Cada uno d como propuso en su corazn: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundis para toda buena obra".