P. 1
Memes - Definición

Memes - Definición

5.0

|Views: 2.990|Likes:
Publicado porGestion Cultural
La tesis “fuerte” de Dawkins es que los rasgos culturales también se replican. Si los rasgos genéticos se transmiten por replicación de los genes, los rasgos culturales se transmiten por replicación de los memes o unidades de información cultural. Por analogía con la agrupación de los genes en cromosomas, se considera también que los memes se agrupan en dimensiones culturales, que pueden aumentar con nuevas adquisiciones culturales. La gran diferencia es que, mientras los cromosomas son unidades naturales e independientes de nuestras acciones, las dimensiones culturales son construcciones nuestras. Así, la cultura no es tanto un conjunto de formas de conducta, sino más bien información que especifica dichas forma de conducta...
La tesis “fuerte” de Dawkins es que los rasgos culturales también se replican. Si los rasgos genéticos se transmiten por replicación de los genes, los rasgos culturales se transmiten por replicación de los memes o unidades de información cultural. Por analogía con la agrupación de los genes en cromosomas, se considera también que los memes se agrupan en dimensiones culturales, que pueden aumentar con nuevas adquisiciones culturales. La gran diferencia es que, mientras los cromosomas son unidades naturales e independientes de nuestras acciones, las dimensiones culturales son construcciones nuestras. Así, la cultura no es tanto un conjunto de formas de conducta, sino más bien información que especifica dichas forma de conducta...

More info:

Published by: Gestion Cultural on Sep 30, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/10/2013

pdf

text

original

GESTION CULTURAL LUJAN

http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

Meme
Un meme es, según las modernas teorías sobre la difusión cultural, la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro o de una mente a otra (o de una generación a la siguiente). Es un neologismo acuñado por Richard Dawkins en El gen egoísta, por la semejanza fonética con gen y para señalar la similitud radical con la memoria y la mímesis.
La tesis de Dawkins

Según Dawkins poseemos dos tipos procesadores informativos distintos: • El genoma o sistema genético situados en los cromosomas celulares de cada individuo y determinantes del fenotipo. Este ADN constituye la naturaleza biológica vital en geneal y humana en particular. Mediante la replicación los genes se transmiten sexualmente durante generaciones. • El cerebro y el sistema nervioso permiten procesar la información cultural recibida por enseñanza, imitación (mímesis) o asimilación, divisible en idea, concepto, técnica, habilidad, costumbre, etc., y nominados "memes" con cierta ambigüedad. La tesis más importante de Dawkins es que los rasgos culturales, o memes, también se replican. Por analogía con la agrupación genética en los cromosomas, se considera que los memes también se agrupan en dimensiones culturales, incrementables con nuevas adquisiciones culturales. La gran diferencia es que, mientras los cromosomas son unidades naturales independientes de nuestras acciones, las dimensiones culturales son nuestras construcciones. Así, la cultura no es tanto un conjunto de formas conductuales, sino más bien información que las especifica. Transmisión de los memes Para el conjunto de los memes se dan las características propias de todo proceso evolutivo: fecundidad (algunas ideas son especialmente efectivas), longevidad (persisten durante mucho tiempo) y fidelidad en la replicación (conservadurismo tradicional, especialmente el enseñado como parte de la educación infantil). A su vez, los memes se dan en un amplio campo de variación, se replican a sí mismos por mecanismos de imitación y transmisión de cerebro a cerebro y engendran un amplio abanico de copias que subsisten en diversos medios. Con ello tenemos el marco general de un proceso evolutivo que Dawkins compara con la evolución biológica, e incluso llega a aceptar que los memes deben ser considerados como estructuras vivientes no sólo metafóricamente, sino técnicamente. Los memes alternativos, que pueden servir para efectuar la misma función, son llamados alelomemes o memes homólogos. A su vez, los memes pueden agruparse formando macromemes, que constituyen un sistema de muchos memes estructurados e interrelacionados que forman un objeto cultural complejo, tal como una lengua, una teoría, una mitología, etc. En general, la mayor parte de las construcciones teóricas que sustentan la teoría de la evolución de las especies, son aplicadas por los defensores de las tesis de Dawkins a la teoría de los memes. De la misma manera que los genes se autoreplican porque sí (ergo, inconscientemente), los memes tienden a replicarse sin igualemente: las buenas ideas no lo son propiamente si son incapaces, a la vez, de replicarse bien. Así, los memes son indiferentes a la verdad, como los genes son ajenos a cualquier clasificación. Este mecanismo de autorreplicación no es exclusivo de sistemas vivos, como el ADN y el ARN: ciertos polímeros y cristales, y los virus informáticos muestran este comportamiento, por lo cual no debería resultar ilógico en algo inerte como un meme, ya que como vemos se trata de un patrón visible en muchos elementos naturales. Desarrollo de la teoría La teoría de los memes está siendo desarrollada por varios investigadores, que la unen a las tesis de Lumsden y Wilson o que las vinculan con los estudios de Luigi Luca Cavalli-Sforza. Además del mismo Dawkins, F. T. Cloak, J. M. Cullen, E. Moritz, A. Lynch y algunos otros autores, son los representantes de esta concepción de la transmisión y evolución cultural. Como explicación de la evolución de la cultura, todavía aparece como una pre-teoría en fase de acumulación de datos y de elaboración de un aparato matemático suficiente. Los estudios de Cavalli-Sforza y Marc Feldman proporcionan una buena base de partida para el estudio cuantitativo de la transmisión y evolución cultural, aunque estos autores no defienden exactamente la teoría principal de los memes de Dawkins. En cualquier caso estos estudios iniciados desde la perspectiva de la genética, la sociobiología y la etología son la primera aproximación no meramente cualitativa al proceso de la transmisión y evolución cultural, y pretenden ampararse en la tradición científica del evolucionismo. Pero mientras los procesos evolutivos biológicos se rigen por el modelo darwiniano, la evolución de la cultura, con intervención humana directa, parece seguir más bien un modelo de tipo lamarckiano de transmisión de caracteres adquiridos, lo que permite una evolución rapidísima —potenciada por la velocidad casi instantánea de los medios de comunicación— comparada con los procesos darwinianos. En cualquier caso, la constitución genética humana está determinada por unos 3.000 millones de nucleótidos procedentes del ADN materno y otros tantos procedentes del ADN paterno. Pero las neuronas del sistema nervioso son 10.000 veces más numerosas y las conexiones entre ellas todavía muchísimo más. De ahí que intentar la creación de un modelo matemático que permita entender la evolución cultural, sea todavía una empresa muy difícil que, no obstante, empieza a ser acometida por los autores mencionados y por los teóricos de la inteligencia artificial. En este último sentido van los estudios de Daniel Dennett, Donald Davidson y otros filósofos que defienden la memética. Otras teorías similares Otros autores han señalado una idea semejante y han propuesto otros términos para designar estas unidades mínimas de información cultural. Así, por ejemplo, Edward O. Wilson y C.J. Lumsden han propuesto el término culturgen, y aunque en las obras de dichos autores hay un más amplio tratamiento cuantitativo de la transmisión de los culturgenes, se ha acabado imponiendo la terminología de Dawkins, aunque no todos los defensores de la teoría memética compartan todas las tesis de dicho autor. Memes en la administración de Justicia Percy Chocano ha aplicado la memética al Sistema de Administración de Justicia, sosteniendo que los componentes de dicho sistema más que por normas jurídicas rigen sus conductas corporativas por unidades ideológicas que se transmiten de generación en generación por los operadores de justicia, sean empleados o jueces, lo que imposibilita el éxito de cualquier reforma o reformulación de los procesos judiciales. Chocano identifica como dominantes, los memes generados en el sistema inquisitorial, de modo tal que la obtención de pruebas, atentando en contra de la vida, integridad física, libertad y dignidad de las personas es una práctica que está más allá de las leyes formales. Como solución al conflicto entre los viejos memes judiciales y las nuevas normas que pretenden introducir nuevos sistemas procesales, plantea un trabajo muy intenso en el cambio de ideología entre los operadores de justicia.[cita requerida] Críticas a la teoría de los memes La utilización de la teoría de los memes es muy amplia, incluso popular, pero no es en modo alguno aceptada universalmente, ni tampoco en el contexto de los estudios evolucionistas. Para algunos es una simple "broma" de Dawkins, un paralelismo o extrapolación innecesario que intenta explicar en el mundo de la cultura el mismo comportamiento de su teoría de los genes egoístas, lo que incluso puede llevar a conclusiones indeseables si se extrapola al mundo de la política y la sociedad.[1]
1/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

MEMÉTICA E HISTORIA[2]

Rafael Robles Loró[1]

V Jornadas de Filosofía en la Universidad Nacional de Educación a Distancia en Guadalajara (España) 10-11de mayo de 2002. ISBN: 84-7788-282-7 D. Legal: AB-370-2003 Los hombres se equivocan, en cuanto que piensan que son libres; y esta opinión sólo consiste en que son conscientes de sus acciones e ignorantes de las causas por las que son determinados. Su idea de la libertad es, pues, ésta: que no conocen causa alguna de sus acciones. (Ética, 2/35e{a})[3] En 1976 Richard Dawkins, etólogo de la Universidad de Oxford, dedicaba un breve capítulo de su obra El gen egoísta[4] a un nuevo concepto ideado por él: el “meme”[5]. Según Dawkins, un meme es un módulo de información contagioso que infecta y parasita la mente[6] humana, donde se replica y altera su comportamiento, provocando la propagación de su patrón. El control del fuego en las sociedades prehistóricas, la práctica de las diferentes religiones, la animadversión contra el mundo musulmán, las revoluciones del proletariado, caeteris paribus, tienen su origen en la transmisión de memes. La memética, por tanto, sería la ciencia que estudia los memes y sus efectos sociales, y ya empiezan a surgir trabajos de su aplicación a la biología evolutiva (Dawkins y Blackmore), a la filosofía de la mente (Daniel Dennett), a las ciencias sociales (Francis Heylighten), a la neurología (Delius), etcétera. Aun a riesgo de resultar pretencioso, el presente artículo inicia la aplicación de la ciencia memética al estudio de la Historia. El ser humano evoluciona, tal y como indica Susan Blackmore[7], bajo la acción de dos replicadores, los genes y los memes. En eso nos distinguimos de los millones de especies que pueblan el planeta, y por eso sólo el ser humano puede ser objeto de estudio histórico. Este estudio de la Historia ha sido llevado a cabo principalmente por cuatro escuelas historiográficas: la “annaliste”, la marxista, la estructural-cuantitativista y la actual escuela posmodernista[8]. Dentro de esta última es donde se podría encuadrar el enfoque memético para el estudio de la historia, ya que guarda una estrecha relación con sus métodos, especialmente los de “Historia de los conceptos” e “Historia del tiempo presente”[9]. En las siguientes líneas nos proponemos esbozar elaboradas en el futuro, de lo que constituirá la dio de la Historia. Dividiremos la exposición en el punto de vista filosófico y el metodológico) y unas reglas básicas, que deberán ser más aplicación de la ciencia memética al estudos aspectos: el teórico (constituido por el práctico.

1. La teoría de la historia intenta reflexionar sobre el trabajo del historiador, sobre su actividad y sobre su profesión. De forma más concreta, la teoría de la metodología intenta estudiar y analizar los métodos y técnicas de trabajo de forma abstracta. La metodología de la ciencia memética para el estudio de la historia se debe centrar en los tres elementos claves que explican la propagación de los memes: longevidad, fecundidad y fidelidad[10]. La longevidad hace alusión al tiempo de permanencia de un “meme” en el cerebro de una persona. Esta permanencia puede ser efímera, media o existencial. En la sociedad contemporánea de la información hay una enorme cantidad de memes que intentan “invadir” mentes uno tras otro. El meme que invita a votar al político X es inmediatamente sustituido a golpe de mando de televisor por el que invita a votar al político Y. Los mass media, debido al exceso de información (lo cual facilita el olvido de la precedente[11]), y a la diversidad de la misma (permitiendo la convivencia de memes incompatibles entre sí, “matándose” unos a otros para “parasitar” el cerebro) provocan que los memes tengan una duración efímera. Cuanto más dure el meme mayor será su incidencia en el comportamiento de la persona, y por ende en el discurrir de la Historia[12]. Un ejemplo de existencia media de un meme explica el cambio de la mentalidad española en los años de la transición a la democracia. Personas “invadidas” con el meme del respeto por las instituciones del régimen franquista evolucionaron hacia una posición de respeto por la Constitución de 1978 en un lapso de duración, así denominada, media. El apego a los miembros de la familia o la práctica de una determinada religión son conducidos por memes de una duración existencial en la persona, ya que, a la luz de la teoría memética,“parasitan” la mente a lo largo de toda la vida del individuo. En segundo lugar, hay que analizar la fecundidad. Ésta es más importante que la longevidad, ya que alude a las tasas con que un meme se transmite de un cerebro a otro; puede morir la persona, pero el meme que ya ha fecundado a otras sigue existiendo. La fecundidad depende del medio ambiente en que se desenvuelven los memes; en un ambiente de desempleo las tasas de fecundidad de memes racistas serán mucho más elevadas que en ambientes de pleno empleo. Igualmente, el repentino cambio de la mentalidad de los estadounidenses cuando Japón invadió Pearl Harbor[13] se dio por una alta tasa de fecundidad que se explica, como indica Jacques Monod, de este modo: “la idea que confiera al grupo humano que la hace suya, más cohesión, ambición, confianza en sí, le dará de hecho un aumento de poder de expansión que asegurará la expansión de la misma idea. Este valor de promoción no tiene necesariamente relación con la parte de verdad objetiva que la idea pueda comportar”[14]. Además, los medios de comunicación de masas, auténticas fuentes de memes con enorme valor de fecundidad, ordenan la integración social de la conciencia conformando los caminos por los que ha de discurrir la Historia. En tercer lugar, habría que tener en cuenta la fidelidad. Los memes a veces sufren pequeñas mutaciones cuando se transmiten, son poco fieles al meme original y por tanto se convierten en memes mutados, es decir, en nuevos memes. Un buen meme es aquel que se transmite fiel a 2/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

sí mismo, que comunica la totalidad de su información al huesped. Dice Lynch que “la memética busca explicar la forma y predominio de las creencias actuales y cómo estas pueden cambiar en el futuro”[15]. Atendiendo a los condicionantes de la variabilidad memética y sus tasas de fidelidad, es posible entrever el futuro y explicar muchos acontecimientos del pasado. Por ejemplo, la reforma protestante se explica por el predominio en esa época de memes con escasa fidelidad al meme del catolicismo; estudiando esos memes y sus similitudes con otros que puedan existir en la actualidad, podría ser posible conocer las posibilidades de una nueva escisión religiosa en el futuro. El segundo apartado del análisis teórico lo constituye el punto de vista filosófico. La reflexión filosófica intenta plantear cuestiones acerca del sentido, la finalidad de la historia o su función social. Ante este planteamiento, la ciencia memética indica que los seres humanos son “máquinas” de supervivencia de los genes y de los memes. Cuanto más capacitada esté una sociedad en mantener determinados memes, más proliferarán éstos y la historia discurrirá por los caminos que marquen los “contagios de pensamiento”. Los historiadores contemporáneos estudian cada vez más cómo surgen grandes tendencias a partir de millones de “personas corrientes” y “pequeños acontecimientos” de la historia, dejando para los biógrafos la historia de los grandes hombres. Parece claro que una creencia se expande primero y gana partidarios de renombre más tarde. No es que Felipe II apoye la Inquisición, sino que la idea de quemar “infieles” se expande por la sociedad por “excitaciones cinéticas colectivas”[16] mucho antes de su institucionalización por el rey. Los memes invaden antes a las masas, aunque luego los episodios de relevancia histórica son catalizados por figuras con dominio económico, social o cultural. Del mismo modo, antes de una guerra ya imperan ciertos memes en el contexto donde se va a llevar a cabo; y es que la guerra, según Wilson, “surge a la vez de los genes y de la cultura, y que la mejor manera de evitarla es un conocimiento cabal de la manera en que estos dos modos de herencia interactúan dentro de los distintos contextos históricos” [17]. Obviamente la problemática estriba en conocer los memes imperantes en unas coordenadas espacio-temporales. Dice Dilthey[18] que “los hechos que forman los sistemas de cultura sólo pueden estudiarse por medio de los hechos que conoce el análisis psicológico”. En esto discrepamos con él, porque para sacar a relucir los memes dominantes en un período histórico la ciencia memética tiene vocación interdisciplinar y reclama la sinergia de la psicología, la ciencia histórica per se, las neurociencias, la inteligencia artificial y la matemática con el fin de pensar la historia de forma holística y de este modo aproximarse más a la verdad de los acontecimientos del mundo exterior[19]. 2. Una vez esbozado el nivel teórico de la aplicación de la ciencia memética al estudio de la historia, iniciaremos, a modo de ejemplo, lo que podría constituir un trabajo histórico desde esta nueva perspectiva[20]. Para ello nos serviremos de las semejanzas que Samuel Huntington[21] encuentra entre el resurgimiento islámico contemporáneo y el inicio del protestantismo en el siglo XVI: -Son reacciones frente al estancamiento y la corrupción de las instituciones existentes. -Abogan por una vuelta a una forma de su religión más pura y exigente. -Predican el trabajo, el orden y la disciplina. -Apelan a la dinámica y emergente gente de clase media. -Hay dos corrientes principales en cada una: luteranismo/calvinismo y fundamentalismo chiíta/sunnita. Denominaremos a cada una de estas características “memes”. El estudio detallado de la preeminencia de estos memes en un momento histórico determinado puede explicar el surgimiento de ciertas instituciones y, en cierta medida, aventurar el futuro, o como indica Hempel, realizar “retrodicciones”[22] de lo que pudo haber sido el pasado. Para descubrir la existencia de los memes en distintas épocas de la historia habría que acudir fundamentalmente a los textos escritos ya que es allí donde más claramente aparecen expresados esos memes y donde con más facilidad se puede analizar su fecundidad, fidelidad y longevidad. De todas formas, memes como “hay-que-tener-una-familia-numerosa”, “hay-que-trabajar-duro” o “hay-que-ir-a-la-guerra” se pueden detectar analizando los restos arqueológicos de las ciudades, atendiendo, grosso modo y respectivamente, a la amplitud de los hogares, al número de plantaciones o de negocios artesanales y a los restos de armamento. Cuando en las fuentes se detectan reiteradamente los memes “hay-que ser-más disciplinado”, “hay-que-luchar-contra-la-corrupción-con-todos-los-medios”, “hay-que-ser-másexigente-con-nuestra-religión”, etcétera, se puede inferir que antes o después surgirá un proceso similar al del protestantismo o al del resurgimiento islámico. Los memes son los que conforman las leyes de la historia. Estas leyes son raramente explicitadas, aunque, a veces, inesperadamente, es posible leerlas[23]: “A medida que las actividades del gobierno se extienden, mayor cantidad de personas desarrollan un interés profesional en la continuación y expansión de las funciones gubernamentales. - La gente que tiene cierto trabajo no quiere perderlo. - Los que se han acostumbrado a ciertas habilidades no reciben bien los cambios. - Quienes se han habituado a cierto tipo de poder no desean abandonar su control”. No es que las necesidades de supervivencia hagan que la gente se apegue al puesto, sino que ese apego viene determinado por memes que son puestos en circulación por las actividades del gobierno. No es que no quieran cambiar sus habilidades por simple adocenamiento, dejadez u holgazanería, sino por el dominio en la sociedad de memes como “hay-que-ser-sumiso” y “hayque-ser-conformista”. No es que el ejercicio del poder provoque dependencia, sino que los 3/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

poderosos son domeñados por el meme “buscar-la-manera-de-que-los-ciudadanos-siempre-me-necesiten-a-mí-y-al-estado”[24]. A modo de conclusión, la ciencia memética guarda ciertas similitudes con el mundo 3 de Popper y, por tanto, como el propio filósofo austríaco decía de su mundo[25], con el mundo de las ideas de Platón, con el espíritu objetivo de Hegel, con las “proposiciones en sí” de Bolzano y con el logicismo de Frege. Aún no presenta una normativa estricta de su método aunque para que una teoría, dice Kuhn en La estructura de las revoluciones científicas, “sea aceptada como paradigma debe parecer mejor que sus competidoras pero no necesita explicar y, en efecto, nunca lo hace, todos los hechos que se puedan confrontar con ella” [26]. La recién nacida ciencia de la memética está en disposición de iniciar una revolución científica en diversos campos del conocimiento, entre ellos en la ciencia histórica. Eso sí, queda un enorme trabajo por delante. ¿Podrá constituirse como ciencia? Daniel Dennett dice que “es concebible (...) que algún día se descubra una identidad impresionante entre las estructuras cerebrales que almacenan la misma información, permitiéndonos identificar sintácticamente los memes”[27]. Por el contrario, Popper[28] puso de manifiesto las enomes dificultades que el método empírico-lógico tiene al enfrentarse con la Historia, y Carl Jung[29] admite que “lo inconsciente suele manifestar una inteligencia y una finalidad superiores a la comprensión consciente de que somos actualmente capaces”. Aunque la ciencia memética se presta con frecuencia a la especulación, su método, como ciencia que intenta ser, será empírico. Así como la Teoría de la evolución no puede incorporar la totalidad de la historia biológica, la Teoría memética no puede incorporar la totalidad de la historia humana. Pero desde este paradigma se pueden explicar muchos acontecimientos que atañen al ser humano en su transcurrir por el mundo. Ha presidido nuestro artículo una cita de Spinoza sobre la libertad. Nuestra intención es abrir un camino que deje de soslayar las leyes que imperan sobre nosotros (tanto físicas como espirituales), para conocernos mejor y, perdón por el oxímoron, sentirnos más libres, pues saberse preso, en cierta forma, es todo un síntoma de libertad en nuestro discurrir por la Historia. BIBLIOGRAFÍA Aróstegui, Julio, La investigación histórica: teoría y método, Crítica, Barcelona, 2001 Blackmore, Susan, “El poder de los memes”, Investigación y ciencia, diciembre, 2000 (ed. ingl. Scientific American, octubre 2000). Dawkins, Richard, El gen egoísta. Las bases biológicas de nuestra conducta, trad. Juana Robles Suárez y José Tola Alonso, Salvat, Barcelona, 1993. Dennett, Daniel C., La peligrosa idea de Darwin, trad. Cristobal Pera Blanco-Morales, Galaxia Gutenberg, Barcelona, 1999. Dilthey, Wilhem, Introducción a las ciencias del espíritu, trad. Julián Marías, Alianza, Madrid, 1980. Hempel, La explicación científica, trad. Nestor Míguez et al., Paidós, Barcelona, 1988. Huntington, Samuel, El choque de civilizaciones, trad. José Pedro Tosaus Abadía Paidós, Barcelona, 2001. Jung, Carl, Psicología y religión, trad. T.M. de Brugger, Paidós, Barcelona, 1991. Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, trad. Agustín Contín, Fondo de Cultura Económica, Madrid, 1990. Lynch, Aaron, Thought Contagion, Basic Books, New York, 1996. Maquiavelo, El príncipe, trad. Eli Leonetti Jungl, Espasa-Calpe, Madrid, 1993. Ortega y Gasset, José, Una interpretación de la historia universal, Revista de Occidente, Madrid, 1966. Popper, Karl, La miseria del historicismo, trad. Pedro Schwartz, Alianza, Madrid, 1983. Conocimiento objetivo, trad. Carlos Solís Santos, Tecnos, Madrid, 1992. Sloterdijk, El desprecio de las masas, trad. Germán Cano, Pre-Textos, Valencia, 2002. Spinoza, Ética demostrada según el orden geométrico, trad y ed. Atilano Domínguez, Trotta, Madrid, 2000. Wilson, Edward O., Consilience. La unidad del conocimiento, trad. Joandomènec Ros, Galaxia Gutemberg, Barcelona, 1999.
[1] Correo electrónico de contacto: rafaelrobles@rafaelrobles.com www.rafaelrobles.com [2] Agradezco a Atilano Domínguez y a César Molinero sus sugerencias para la realización de este artículo. [3] Spinoza, Ética, p 104. [4] Richard Dawkins, El gen egoísta, pp 247-262. [5] “Necesitamos un nombre para el nuevo replicador, un sustantivo que conlleve la idea de una unidad de transmisión cultural, o una unidad de imitación. Mimeme se deriva de una apropiada raíz griega, pero deseo un monosílabo que suene algo parecido a gen. Espero que mis amigos clasicistas me perdonen si abrevio mimeme y lo dejo en meme. Si sirve de algún consuelo, cabe pensar, como otra alternativa, que se relacione con “memoria” o con la palabra francesa même”. Ibid. p 251. [6] Usaremos indistintamente cerebro y mente sin entrar en dualismos. Supondremos que la mente es el cerebro en funcionamiento [7] Blackmore, Susan, “El poder de los memes”, p. 48. [8] Aróstegui, Julio, La investigación histórica, pp 12 ss. [9] La justificación rigurosa de esta afirmación ocuparía mucho más espacio del permitido en este artículo. [10] Estos tres elementos los propone Richard Dawkins, Op. cit., p 253. [11] Un meme que está olvidado deja de estar activo, con lo cual no influye en la conducta de la persona. [12] Esta existencia efímera de memes explica la poca eficacia en las predicciones a través de encuestas en las elecciones políticas. Se infiere, por tanto, que los graves errores de las encuestas políticas no lo son de método, sino de desconocimiento de los factores que conducen a los memes. [13] Este ejemplo lo sugiere Aaron Lynch, aunque no entra a analizarlo ni a relacionarlo con la fecundidad: Thought Contagion, p 37. [14] Jacques Monod, El azar y la necesidad, p 157. [15] Lynch, Op. cit., p 138. [16] Término acuñado por Sloterdijk: El desprecio de las masas, p 11. [17] Edward O. Wilson, Consilience, p 253. [18] Wilhem Dilthey, Introducción a las ciencias del espíritu, p 96. [19] Ortega y Gasset habla de un “mundo interior” (formado por símbolos que hipertrofian los órganos cerebrales, lo cual conlleva una hiperfunción mental) que nosotros asemejaremos a un “acervo memético”, y de un “mundo exterior” (en el que se desarrollaría la historia inducida por los memes). Una interpretación de la historia universal, p 280. [20] No podremos evitar seguir deambulando por niveles de cierta abstracción ya que nuestra intención es meramente marcar unas pautas de trabajo. Lo ideal será realizar en el futuro un estudio práctico aplicando las técnicas del trabajo de campo, del estudio estadístico y de la lógica matemática. [21] Samuel Huntington, El choque de civilizaciones, p 131. [22] Hempel, La explicación científica, p 123. [23] Ibid. p 238 [24] Este meme,antes inconsciente, fue sacado a relucir por Maquiavelo en 1513: El príncipe, p 81. La existencia del meme antes de la toma de conciencia por parte de la mente invita a proponer un estudio de la perspectiva histórica desde la panorámica de los juicios sintéticos a priori. [25] Karl Popper, Conocimiento objetivo, p 106. [26] Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, p 44. [27] Daniel C. Dennett, La peligrosa idea de Darwin, p 582. [28] Karl Popper, La miseria del historicismo. [29] Carl Jung, Psicología y religión, p 68.

4/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

¿Qué son los memes? Introducción general a la teoría de memes
Jordi Cortés Morató
jorcor@telepolis.com “Un carro con ruedas radiadas no sólo lleva grano u otras mercancías de un lugar a otro; lleva la brillante idea de un carro con ruedas radiadas de una mente a otra”.1 Quienes vieron por primera vez este nuevo invento lo asimilaron por imitación y lo difundieron: la idea “rueda radiada” se transmitió por imitación aunque los carreteros pensaban que lo importante de su carga era el grano. La transmisión cultural, los procesos de formación y circulación de ideas que se imponen más o menos rápidamente en una época o en una sociedad determinada, siguen unos caminos que no son reductibles solamente a los que describen las teorías clásicas de la información o de la comunicación —que estudian los canales, los sistemas de codificación, los medios de comunicación, etc.—, y que no se reducen tampoco a los mecanismos de difusión o transmisión cultural estudiados por los antropólogos o los sociólogos,2 sino que supone además un proceso de asimilación mental y afectivo que se efectúa en interacción con el medio cultural, y que manifiesta los rasgos propios de un proceso evolutivo. Desde esta perspectiva, la transmisión cultural empieza a ser estudiada por la biología y, especialmente, por la etología,3 que no tienen reparo en hablar, en sentido fuerte, de evolución cultural más que de mera transmisión cultural. Este estudio se efectúa en el seno de una concepción amplia de la cultura entendida de manera informacional: una cultura es información transmitida entre miembros de una misma especie, por aprendizaje social mediante la imitación, por la enseñanza o por asimilación.4 También desde el ámbito de la semiología se empieza a señalar que la transmisión cultural se sustenta en procesos que impregnan el conjunto del tejido social y que van más allá de las consabidas presiones de los medios de comunicación. Así, recientemente, Umberto Eco5 señalaba que “desde hace varios decenios circula la teoría según la cual los medios de comunicación no siempre crean opinión, sino que refuerzan la que ya circula. [...] Tomemos el ejemplo de la muerte de Lady Diana. [...] Lo que sucedió con su muerte no fue un efecto determinado por los medios de comunicación, [...] los medios de comunicación lo reforzaron, pero dicho efecto surgió de forma independiente. [...] Los medios de comunicación interactúan con otros flujos de ideas y sentimientos que atraviesan el cuerpo social”. La cuestión es, ¿cómo se desarrollan y transmiten estos flujos de ideas?, ¿por qué razón se adueñan rápidamente de amplias capas de la población, incluso a miles de kilómetros de distancia, de manera relativamente independiente de los medios de comunicación, como señala Eco? La cultura se transmite entre individuos de una misma especie (en este sentido cabe hablar también de cultura animal, como lo prueban, por ejemplo, los estudios sobre el aprendizaje y transmisión de los cantos de muchas aves) y en este proceso de transmisión —en el que, obviamente, tiene un papel destacado los media— se produce un proceso evolutivo. Desde hace tiempo varios autores han señalado las similitudes entre la evolución cultural y la evolución biológica. Popper, por ejemplo, señalaba las semejanzas entre el proceso del progreso científico y la selección natural, y mucho antes Leslie White también hizo consideraciones parecidas para el conjunto de la cultura. Pero desde Richard Dawkins6 se ha dado un paso más, ya que este autor considera la evolución cultural análoga a la evolución biológica y, en general, análoga a todo proceso evolutivo. Según Dawkins para que se dé un proceso evolutivo se requiere: 1. abundancia de elementos diferentes, 2. herencia o replicación, y 3. idoneidad diferencial o número de copias en función de su interacción con el medio. A su vez, la herencia o replicación precisa longevidad, fecundidad y fidelidad de las copias de los elementos o unidades que se replican. Ninguno de estos elementos hace referencia específica a entidades biológicas, por lo que, en general, describen las bases de cualquier proceso evolutivo, biológico o no. Pues bien, de la misma manera que la vida evoluciona por la supervivencia diferencial de los genes, —entidades reproductoras de los organismos vivos, sometidos a selección natural—, la cultura evoluciona mediante la supervivencia diferencial de replicadores culturales, a los que Dawkins llama “memes”, o unidades mínimas de información y replicación cultural, y que se someten también a un proceso de selección. El neologismo “memes” fue creado por Dawkins por su semejanza fonética al termino “genes” (introducido en 1909 por Wilhelm Johannsen para designar las unidades mínimas de transmisión de herencia biológica) y, por otra parte, para señalar la similitud de su raíz con memoria y mímesis. Según Dawkins, nuestra naturaleza biológica se constituye a partir de la información genética articulada en genes, y nuestra cultura se constituye por la información acumulada en nuestra memoria y captada generalmente por imitación (mímesis), por enseñanza o por asimilación, que se articula en memes. Otros autores han señalado una idea semejante y han propuesto otros términos para designar estas unidades mínimas de información cultural. Así, por ejemplo, E.O. Wilson y C.J. Lumsden han propuesto el término culturgen, y aunque en las obras de dichos autores hay un más amplio tratamiento cuantitativo de la transmisión de los culturgenes, se ha acabado imponiendo la terminología de Dawkins, aunque no todos los defensores de la teoría “memética” compartan todas las tesis de dicho autor. Desde la perspectiva de la teoría de los memes podemos decir que poseemos dos tipos distintos de procesadores de información: a) el genoma o sistema de genes situados en los cromosomas de las células de cada individuo, que determina el genotipo, y b) el cerebro y el sistema nervioso, que permite el procesamiento de la información cultural. La información genética de nuestro genoma se puede dividir en unidades mínimas de información que son los factores hereditarios o genes, que se transmiten sexualmente de una generación a otra mediante su replicación. La información cultural se transmite de cerebro a cerebro (por enseñanza, imitación o asimilación) y puede dividirse en unidades simples (tales como una idea, un concepto, una técnica, una habilidad, una costumbre, una manera de fabricar un utensilio, etc.), que, no sin cierta ambigüedad, Dawkins llama memes. 5/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

La tesis “fuerte” de Dawkins es que los rasgos culturales también se replican. Si los rasgos genéticos se transmiten por replicación de los genes, los rasgos culturales se transmiten por replicación de los memes o unidades de información cultural. Por analogía con la agrupación de los genes en cromosomas, se considera también que los memes se agrupan en dimensiones culturales, que pueden aumentar con nuevas adquisiciones culturales. La gran diferencia es que, mientras los cromosomas son unidades naturales e independientes de nuestras acciones, las dimensiones culturales son construcciones nuestras. Así, la cultura no es tanto un conjunto de formas de conducta, sino más bien información que especifica dichas forma de conducta. Para el conjunto de los memes se dan las características propias de todo proceso evolutivo: fecundidad (algunas ideas son especialmente efectivas, como la idea de Dios, por ejemplo), longevidad (muchas de ellas persisten durante mucho tiempo: la monogamia, o la fe, por ejemplo) y fidelidad en la replicación (carácter conservador de las tradiciones y de muchas creencias y supuestos, especialmente las transmitidas verticalmente: de padres a hijos o de maestros a alumnos). A su vez, se dan en un amplio campo de variación, se replican a sí mismas por mecanismos de imitación y transmisión de cerebro a cerebro y engendran un amplio abanico de copias que subsisten en diversos medios. Con ello tenemos el marco general de un proceso evolutivo que Dawkins compara con la evolución biológica, e incluso llega a aceptar que los memes deben ser considerados como estructuras vivientes no sólo metafóricamente, sino técnicamente. Los memes alternativos, que pueden servir para efectuar la misma función, son llamados alelomemes o memes homólogos. A su vez, los memes pueden agruparse formando macromemes, que constituyen un sistema de muchos memes estructurados e interrelacionados que forman un objeto cultural complejo, tal como una lengua, una teoría, una mitología, etc. En general, la mayor parte de las construcciones teóricas que sustentan la teoría de la evolución de las especies (como las nociones del pool de genes, de deriva genética, etc., son aplicadas por los defensores de las tesis de Dawkins a la teoría de los memes). De la misma manera que los genes se replican a sí mismos sin proseguir ninguna finalidad más que la de autorreplicarse (y, evidentemente, no son conscientes de dicho proceso), los memes (como otros replicadores: el ARN, ciertos polímeros y cristales, los virus informáticos, etc.) tienden a replicarse sin perseguir tampoco ninguna finalidad: las ideas buenas no son propiamente buenas si no son capaces de ser, al mismo tiempo, buenas replicadoras de sí mismas.7 De esta manera, los memes son indiferentes a la verdad, como los genes son ajenos a cualquier teleología. El peinado de Lady Di (que Dennett pone como ejemplo) no es bueno en sí mismo, pero ha demostrado ser un buen replicador, aunque, como todos los memes propios de la moda, tiene poca longevidad, ya que el meme auténticamente importante es el de la moda misma. No obstante, puede suceder que una característica cultural evolucione de una determinada manera solamente porque es ventajosa para ella misma. Esto permitiría afirmar, 8 en contra de la concepción tradicional que defiende que “las personas creían la idea X porque X era considerada verdadera”, que se debería más bien afirmar que “el meme X se extendió entre personas porque X era un buen replicador”, lo cual explicaría por qué, a pesar de la verdad de una idea ésta no es aceptada, o por qué, en otros casos, a pesar de su manifiesta falsedad (como las creencias astrológicas) lo es. Ahora bien, en la medida en que —a diferencia de los genes— los memes son creación humana, interaccionan con el medio cultural que selecciona los memes en función de su idoneidad, lo que permite que, en general, coincidan los buenos memes (los buenos replicadores) con los memes buenos (que pueden ayudarnos o que permiten el progreso). De esta manera el medio cultural actúa como selección para determinar aquellos memes que pueden sobrevivir. Por supuesto, al igual que muchas mutaciones genéticas son dañinas para la especie, razón por la que no prosperan, y muchas otras son indiferentes para la supervivencia, también en los memes se producen variaciones dañinas y muchos otros memes resultan superfluos o indiferentes. Ya que el medio cultural puede estar dominado por grupos sociales, esta idea recuerda vagamente la tesis marxista: “la ideología dominante es, en cada caso, la ideología de la clase dominante”. Pero, a diferencia de la tesis marxista, la idoneidad de los memes que permite su supervivencia, escapa al control de un grupo social determinado y sigue leyes propias y autónomas. Al igual que los genes necesitan un vehículo para replicarse (las cadenas cromosómicas), los memes también precisan un vehículo y un soporte. El vehículo es el cerebro. Su soporte puede ser variado y no necesariamente biológico, por ejemplo: los libros, las cintas magnéticas, los discos de ordenador, las partituras musicales, etc. Así como los virus parasitan el mecanismo genético de las células, los memes actúan como parásitos de nuestros cerebros, que se convierten en medios para la difusión de aquellos. La difusión de los memes actúa, pues, de manera parecida a la transmisión de las epidemias y, como en el caso de éstas, pueden dar lugar a memes endémicos. Parafraseando (y caricaturizando) la tesis de los sociobiólogos según la cual un organismo es el medio del que se valen los genes para perpetuarse, o una gallina es el medio del que se vale un huevo para engendrar otro huevo; un cerebro humano es el medio del que se valen los memes para propagarse y replicarse.9 Esta conclusión poco halagüeña para la soberbia individual debe ser considerada en el marco de la concepción evolutiva e interaccionista del yo: un individuo es, a la vez, el producto de la evolución biológica y de la evolución cultural efectuada en interacción con otros yoes, tesis que forma parte de la revolución en contra del narcisismo antropocéntrico, como lo fue en su día la revolución copernicana, el darwinismo o la teoría freudiana del inconsciente. Desde este punto de vista esta tesis se vincula a la concepción estructuralista de la muerte del sujeto y al fin del dualismo y del racionalismo cartesiano. La teoría de los memes está siendo desarrollada por varios investigadores, que la unen a las tesis de Lumsden y Wilson o que las vinculan con los estudios de Luca Cavalli-Sforza. Además del mismo Dawkins, F.T. Cloak, J.M. Cullen, E. Moritz, A. Lynch y algunos otros autores, son los representantes de esta concepción de la transmisión y evolución cultural. Como explicación de la evolución de la cultura todavía aparece como una pre-teoría en fase de acumulación de datos y de elaboración de un aparato matemático suficiente. Los estudios de Cavalli-Sforza y Marc Feldman proporcionan una buena base de partida para el estudio cuantitativo de la transmisión y evolución cultural, aunque estos autores no defienden exactamente la teoría “fuerte” de los memes de Dawkins. En cualquier caso estos estudios iniciados desde la perspectiva de la genética, la sociobiología y la etología son la primera aproximación no meramente cualitativa 6/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

al proceso de la transmisión y evolución cultural, y pretenden ampararse en la tradición científica (un buen meme, por cierto) del evolucionismo. Pero mientras los procesos evolutivos biológicos se rigen por el modelo darwiniano, la evolución de la cultura, con intervención humana directa, parece seguir más bien un modelo de tipo lamarckiano de transmisión de caracteres adquiridos, lo que permite una evolución rapidísima —potenciada por la velocidad casi instantánea de los medios de comunicación— comparada con los procesos darwinianos. En cualquier caso, la constitución genética humana está determinada por unos 3.000 millones de nucleótidos procedentes del DNA materno y por unos 3.000 millones más procedentes del DNA paterno. Pero las neuronas del sistema nervioso son 10.000 veces más numerosas y las conexiones entre ellas todavía muchísimo más. De ahí que intentar la creación de un modelo matemático (meme respetable donde los haya) que permita entender la evolución cultural sea todavía una empresa harto dificultosa que, no obstante, empieza a ser acometida por los autores mencionados y por los teóricos de la inteligencia artificial (en este sentido van los estudios de D. Dennett, D. Davidson y otros filósofos que defienden la “memética”). Por otro lado, vista desde la perspectiva de la filosofía, la doctrina de los memes tiene antecedentes en tesis clásicas. En cierta forma puede verse como un peculiar desarrollo de la teoría de las ideas platónicas; de la teoría averroísta del entendimiento agente; como una interpretación de la filosofía del espíritu de Hegel o de la teoría de la ideología de Marx, o de la diferencia husserliana entre noesis y noema; e incluso se podría relacionar con las tesis orteguianas sobre las generaciones. Pero su proximidad mayor es con la teoría de los tres mundos de Karl Popper y su defensa de un conocimiento objetivo sin sujeto cognoscente. No obstante, de manera semejante a estas teorías, se mueve todavía en el terreno de las analogías y las metáforas, al menos hasta que consiga un desarrollo cuantitativo y matematizado, y sea capaz de establecer con mayor precisión (como pasa con a la teoría del mundo 3 de Popper) qué debe entenderse propiamente como meme. ¿El meme de la teoría de los memes se demostrará un buen meme? ¿Será capaz de replicarse hasta convertirse en una teoría respetable?
1 Daniel Dennett, La conciencia explicada, Paidós, Barcelona, 1995, p.217. 2 “La transmisión cultural ha sido muy poco estudiada, cosa que no deja de sorprenderme, porque el antropólogo cultural debería considerarla como su pan de cada día” L. y F. Cavalli-Sforza, Qui som. Història de la diversitat humana. Ed. Enciclopèdia. catalana, Barcelona, 1994, p.244. 3 Las obras principales pertenecen al campo de la sociobiología y son: Richard Dawkins, El gen egoísta, Labor, Barcelona ,1979, y Salvat, Barcelona, 1986; Richard Dawkins, The Extended Phenotipe, C.A. Freeman, San Francisco, 1982; Richard Dawkins, Destejiendo el arco iris, Metatemas, 2000 (capítulo12); Richard Dawkins, The Blind Watchmaker, Paperback, 1996 (traducción castellana agotada en Labor, Barcelona); Edward O. Wilson, Sobre la naturaleza humana, FCE, Madrid, 1983; Edward O. Wilson, Sociobiología. La nueva síntesis, Omega, Barcelona, 1980; Charles Lumsden y Edward O. Wilson, Genes, Mind and Culture: the Coevolutionary Process, Harvard Univ. Press., 1981; Durham, William H., Coevolution: Genes culture, and human diversity, Stanford University Press, 1991. Desde otras perspectivas biológicas destacan:. Cavalli-Sforza y Marc Feldman, Cultural Transmisin and Evolution, Princeton Univ. Press., 1981; Luigi L. Cavalli-Sforza, Gens, pobles i llengües, Proa, Barcelona, 1997; Bonner, J.T., The Evolution of Culture in Animals, Princeton Univ. Press., 1980. En el ámbito de la filosofía las obras más interesantes son: Daniel Dennett, La conciencia explicada, Paidós, Barcelona, 1995; Daniel Dennett, La peligrosa idea de Darwin, Galaxia Gutemberg, 1999; Daniel Dennett, Richard Dawkins y otros, La tercera cultura, Tusquets, 1996. Susan Blackmore, The Meme machine, [La máquina de los memes, Paidós, 2000] Oxford University Press, Oxford, 1999. En contra de estas tesis puede verse el libro de Richard Barbrook, Media Freedom, y sus intervenciones en Internet. 4 En este sentido, defendido entre otros por Jesús Mosterín (Filosofía de la cultura, Alianza, Madrid, 1976), un instrumento, una vasija, un arco, una rueda radiada, etc., no son propiamente objetos culturales en sentido fuerte. Sí lo son, en cambio, las técnicas de fabricación de dichos instrumentos, o las ideas en que se basan. Contra esta postura se ha manifestado Marvin Harris, en Teorías sobre la cultura en la época posmoderna, Crítica, Barcelona, 2000, que considera que la filiación última de la teoría ideacional de la cultura es el platonismo. 5 L'Espresso, Roma, 22 de noviembre de 1997. Citado por El País, 23-XI-1997. 6 El gen egoísta, Salvat, Barcelona, 1986, p.281 y ss. 7 Por otra parte una idea puede ser "buena" pero si no logra replicarse adecuadamente desaparece. En otro ámbito diríamos que las ideas o memes que sobreviven no lo hacen por ninguna bondad intrínseca, sino porque no logran imponerse, de la misma manera que la Historia la hacen los vencedores sin que les importe demasiado la verdad de lo que narran. 8 Daniel Dennett, op. cit., p. 218.

9

Daniel Dennett, op. cit., p. 215: “un investigador no es más que la manera que tiene una biblioteca de crear otra biblioteca.”

7/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

El Gen Egoísta: las bases biológicas de nuestra conducta.
Richard Dawkins, 1976.
De Wikipedia, la enciclopedia libre El Gen Egoísta: las bases biológicas de nuestra conducta. The Selfish Gene en el original, es una obra divulgativa sobre la teoría de la evolución, escrita por Richard Dawkins en 1976. En ella se se interpreta la evolución de las especies desde el punto de vista genético y no individual o racial. Según la teoría del gen egoísta, el gen es la unidad evolutiva fundamental. Mediante esta idea se pretendía poner fin a algunas confusiones creadas para explicar determinadas características físicas o conductuales de los seres vivos. Examinando la evolución desde un punto de vista genético, se pueden explicar los fenómenos de selectivos grupales. Este libro también es notable por introducir el concepto de meme. Contenido La teoría de Dawkins establece que son los genes y no los individuos los agentes sobre los que opera la evolución. Dawkins redefine el concepto de gen como unidad informativa heredable que produce uno o varios efectos concretos, en tanto pueda existir otra unidad de información que produzca efectos distintos, denominada alelo, sin importar si se trata de un improbable gen aislado o de varios genes cooperativos; incluso es indiferente si un gen se corresponde con un cromosoma entero o con un fragmento. El egoísmo constituye una metáfora con la que Dawkins explica que la prosperidad de un gen depende de su adecuación al medio. Los organismos son, pues, meras máquinas de supervivencia para genes. Un gen de un organismo sigue existiendo si dicho ser se reproduce. Y, puesto que los genes son la base de la herencia en la reproducción sexual, los genes que proporcionen ventajas reproductivas para el individuo al que pertenezcan los alelos tenderán a ser heredado un número cada vez mayor de individuos. Una metáfora adecuada para la teoría del gen egoísta es una respuesta a la pregunta ¿qué fue antes, la gallina o el huevo?. La respuesta, según "el gen egoísta", sería que la gallina no es más que el medio en que los huevos se reproducen. Con estas premisas, Dawkins explica las relaciones sociales: la agresión, la guerra de sexos,el racismo, el conflicto generacional e incluso la plausibilidad del altruismo. Como colofón de la obra, Dawkins acuña el concepto de meme o agente responsable de la transmisión cultural humana, análogo al concepto de gen, y sujeto, pues, a las mismas reglas básicas evolutivas, entre ellas el egoísmo entre ellas. Resumen de los capítulos 1.º ¿Por qué existe la gente? Tras la respuesta del darwinismo a la pregunta esencial del significado de la vida, el capítulo introduce el tema del libro: «examinar la biología del egoísmo y del altruismo» (pág. 2). Para ello presenta las definiciones recurrentes a lo largo del libro: * Bienestar: Oportunidades de supervivencia, por muy pequeñas que sean. * Altruismo, o altruismo aparente individual: opuesto al egoísmo, consiste en contribuir al bienestar de un individuo a expensas del propio. Esta contribución se ciñe al comportamiento observable, «aparente», siendo ignorada la motivación. La tesis que se defenderá a lo largo de la obra es que cualquiera de ambos comportamientos sirven al egoísmo genético. No es beneficio o egoísmo de la especie o cualquier otra agrupación individual. La tesis que argumenta que la selección beneficia a un colectivo es una desviación del darwinismo ortodoxo y que el autor defiende. Los argumentos contra esta desviación son: 1. Aparición de individuos egoístas: En un grupo de individuos sostenido altruistas, la aparición de individuos abusones incrementará su bienestar a expensas del resto, por lo que desplazarán del colectivo a los altruistas. 2. El grupo beneficiado no es la especie en general: En ciertas razas se benefician grupos individuales frente a otros grupos altruistas de la misma especie. E incluso hay casos de beneficios a especies distintas. El «especiecismo» no se justifica evolutivamente y queda así presentada la tarea del resto del libro: explicar los casos de altruismo grupal aparente en función del egoísmo genético, puesto que «la unidad fundamental de la selección, y por tanto del egoísmo, no es la especie ni el grupo, ni siquiera, estrictamente hablando, el individuo. Es el gen, la unidad de la herencia.» (pág. 14). 2.º Los Replicadores La teoría darwiniana de la selección natural o «supervivencia de los más aptos» deriva, según Dawkins, de una ley más general, anterior incluso a la vida terrestre, predominante en todo el universo: la supervivencia de lo estable y el rechazo de lo inestable. Estable es cualquier configuración atómica reunida en reacciones físicoquímicas productoras de moléculas con una cierta permanencia que las hace nominables: galaxias, rocas, gotas de agua, hemoglobina...; así pues, los átomos tienden a adquirir formas estables y complejas, sin un propósito, intención o determinación. De este proceso, desarrollado en eones de tiempo, surgió el replicador, el auténtico predecesor vital; un tipo molecular especial que poseía la cualidad de autocopiarse. A partir del replicador modélico, se desarrolló una nueva «estabilidad». Tras una etapa de población de réplicas 8/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

idénticas, aparecer copias imperfectas, hecho esencial para el proceso evolutivo. De los errores se crean moléculas replicadoras más estables, caracterizadas frente a las otras por tres factores inherentes o tipos de estabilidad: * Longevidad o resistencia. * Fecundidad o velocidad de replicación. * Precisión o exactitud al replicar. La competencia o lucha por la existencia frente a unos recursos limitados, también anticipada por Darwin,se aplica aquí a las especies de replicadores: cualquier copia que incrementase su propia estabilidad, o redujera la de las rivales, era, inmeditamente preservada y multiplicada en un proceso de perfeccionamiento acumulativo. Con el tiempo los primeros replicadores, quizá originarias de las primeras células longevas, se convirtieron en los genes actuales siendo los seres vivos la «máquina» en que sobreviven. 3.º Las espirales inmortales La unidad básica de selección natural son las unidades de material genético potencialmente eternas y no es la especie, ni la población, ni siquiera el individuo. Para introducir el principio de la selección natural en este contexto, Dawkins explica brevemente y en términos moleculares en qué consisten las moléculas de ADN, el replicador para el que somos máquinas de supervivencia. Del mismo modo, explica su fisiología y enumera las cualidades determinantes de la longevidad y la fecundidad de un replicador moderno. Los aspectos relativos al sexo son muy relevantes, en el sentido de que consecuencia de ello es, que el gen puede ser considerado como el elemento más aproximado que tenemos a un agente de la evolución, fundamental e independiente. Para explicarlo, el autor se basa en el hecho de la reproducción sexual y el entrecruzamiento. Dawkins emplea ahora la palabra gen para designar a una unidad genética bastante pequeña como para perdurar durante generaciones y esparcirse en muchas copias. Es decir, cuanto mayor sean las probabilidades de que la longitud de un cromosoma permita la división por entrecruzamiento o alteración por las mutaciones, estará menos calificado para ser denominado gen. La selección natural significa la supervivencia diferencial de los seres. “¡No se puede lograr la evolución por medio de la selección entre entidades cuando existe solamente una copia de cada entidad!” Defendiendo la casi inmortalidad genética, ahora lo define como un trozo de cromosoma que es bastante corto para que dure, en potencia, el tiempo suficiente para funcionar como una unidad significativa de selección natural. Y la propiedad más importante que señala a un gen como malo es el altruismo: el gen es la unidad básica del egoísmo. Finalmente, precisa la evolución génica: “… es el proceso por el cual algunos genes se multiplican y otros menguan en el acervo génico. El acervo génico es solamente el nuevo caldo donde pueden ganarse la vida.” 4.º La máquina de genes Al comienzo las máquinas de supervivencia eran recipientes pasivos de genes que se dividieron en dos grupos: plantas y animales, evolucionados hasta tener cuerpos formados por colonias de genes que se comportan o mueven como una unidad, empleando la energía almacenada para generar movimiento mecánico. El éxito de las máquinas de supervivencia, y la consecuente preservación de sus genes en futuras generaciones depende de la adecuación entre el acontecer de los sucesos en el mundo exterior y las contracciones musculares (controladas desde el cerebro, formado por neuronas con axones encargados de transmitir mensajes a los nervios motores). La máquina de supervivencia útil es aquella que persigue un fin de manera "consciente" y para conseguirlo intenta reducir la discrepancia que hay entre el estado actual de cosas y el estado deseado o fin, los genes son los que controlan este comportamiento de manera indirecta y es la máquina de supervivencia la que adquiere la responsabilidad. Según esto, la perspectiva de la evolución que ha considerado "el bien de las especies" no tendría cabida en este contexto, ya que debemos esperar que surja explotación egoísta de la comunicación (influencia que una máquina de supervivencia ejerce sobre el comportamiento de otra) cuando los intereses de los genes de individuos diferentes no coincidan. 5.º Agresividad: estabilidad y la máquina egoísta El principal problema para el vehículo genético en su afán de perpetuarse. Dicha máquina de supervivencia encuentra su mayor rivalidad ante otras que no son descendientes directos ni parientes cercanos, es decir, el entorno. Las máquinas de la misma especie competitirán más entre sí que con las dispares por los recursos vitales. Tras contemplar los distintos costes y beneficios en el plano de las estrategias para la supervivencia, se plantea el concepto de estrategia evolutivamente estable (o EEE) introducido por John Maynard Smith. Una estrategia es definida como una política de comportamiento preprogramada. No es un plan consciente del individuo, sino que es una representación que hacemos de la lógica que éste sigue. Una EEE se definirá como una estrategia que, si la mayoría de la población la adoptara, no puede ser mejorada por otra estrategia alternativa, es decir: la mejor estrategia a seguir por un individuo depende de lo que la mayoría de la población esté haciendo. El concepto de EEE permite apreciar cómo un grupo de entidades independientes y egoístas puede parecerse a un todo organizado. Esta aseveración no es únicamente válida para organizaciones sociales dentro de las especies, sino también para «ecosistemas» y «comunidades» de diversas especies. Será aplicable siempre que se encuentre un conflicto de intereses, y más allá del tipo de contienda: simétrica o asimétrica; o del tipo de comportamiento; o de si se tiene en cuenta o no la memoria sobre las contiendas pasadas; etc.

9/GCL

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

Introducido este concepto será necesario en este punto redefinir qué se entiende entonces por un «gen bueno». Un gen es seleccionado a ciegas como aquellos que sobreviven en el acervo genético. El acervo genético es el medio ambiente, considerado a largo plazo, del gen. Como primera aproximación se dijo que un gen es «bueno» según su habilidad para construir máquinas de supervivencia, es decir, cuerpos. Luego de definir las EEE, Dawkins dirá que el acervo genético se tornará un conjunto evolutivamente estable de genes, es decir, un acervo que no puede ser invadido por nuevos genes. Todo nuevo gen que surja (por mutación, reagrupación o inmigración), será penalizado por la selección natural. Pero ocasionalmente, un nuevo gen logrará extenderse en el acervo genético, habrá entonces un período de inestabilidad transitoria que culminará en un nuevo conjunto evolutivamente estable: así ocurre la evolución. Los genes son seleccionados de acuerdo a sus «méritos». Pero un mérito es juzgado sobre la base de los logros obtenidos frente al conjunto evolutivamente estable de genes que conforman el acervo genético existente. 6.º Gen y parentesco En este punto, Dawkins tratará de explicar el comportamiento altruista (ver Altruismo en etología y biología evolucionista en Altruismo) que se da entre animales que guardan entre sí una relación de parentesco; un comportamiento de este tipo será la única EEE posible. Todo lo estable ha debido ser preprogramado por el gen, y así, el comportamiento altruista ha de tener una causa genética (el gen como elemento último de selección). Asimismo, Dawkins postula que el altruismo en la naturaleza es meramente aparente, lo que se da, en realidad, es un egoísmo de los genes, que pretenden su expansión en el acervo genético, su replicación y su supervivencia. El altruismo hacia parientes que comportan una similitud genética (es decir, el altruismo entre los genes y sus réplicas en otros cuerpos) es la única EEE posible. La selección y evolución del altruismo genético tienen que ver, fundamentalmente, con un índice de parentesco (posibilidad de dos parientes de compartir los mismos genes) según el cual el contenido genético común (de 1/2 entre hermanos y entre padres-hijos) irá disminuyendo proporcionalmente según aumente la distancia generacional. El concepto de selección de parentesco explicará el altruismo dentro de la "familia": cuanto más estrecha (más contenido genético común) sea la relación entre los miembros, mayor intensidad tendrá la selección. Así, el altruismo genético evoluciona entre parientes cercanos, ya que es el comportamiento que genera un mayor beneficio neto. Pero para que esto sea posible debe haber un reconocimiento del parentesco y una norma de acción preprogramada que incite al comportamiento altruista para con los parientes cercanos. Esta es, exactamente, la única EEE y lo que de hecho ocurre en la naturaleza. Ahora bien ¿cómo se explican las asimetrías (altruismo paterno-fraterno, padres-hijos, de la madre sobre el padre respecto del hijo, etc.) cuando la carga genética es la misma? Fundamentalmente, introduciendo un índice de certeza según el cual será posible, por ejemplo, saber con mayor certeza quiénes son nuestros hijos que nuestros padres, etc. (sería un grave error y una EEnoE el dispensar un trato altruista con quien, en realidad, no es pariente cercano). En último término, es de esperar en la naturaleza, un mayor grado de egoísmo individual que de altruismo, ya que yo soy el único que poseo certeza absoluta de mi identidad. 7.º Planificación familiar Cómo deberían las máquinas de supervivencia «decidirse a traer o no nuevos individuos al mundo». Así, realiza una crítica de lo que se afirma respecto a dicha cuestión en la obra de Wynne-Edwards (partidario de la teoría de “selección de grupo”[TSG]), valiéndose de las conclusiones de David Lack (“arquitecto jefe de la teoría del gen egoísta” [TGE]) en sus trabajos sobre las nidadas. Los puntos en los que confronta directamente ambas interpretaciones son: · La elección de la cantidad de hijos (tamaño de la nidada): Según la TSG, el criterio es la “cantidad óptima para el grupo considerado en su conjunto”. Según la TGE, el criterio es individual, y está basado en el hecho de que “los individuos que tienen demasiados hijos son penalizados, no porque la población se extinga, sino porque pocos de sus hijos sobrevivirán”. · La lucha por el territorio y la creación de una jerarquía dominante: Según la TSG, los derrotados asumen su derrota y, por altruismo de grupo, se retiran y dejan reproducirse al vencedor. Según la TGE, los derrotados se retiran porque “la mejor apuesta individual es abstenerse por el momento con la esperanza de obtener mejores oportunidades en el futuro”. · El comportamiento epidéitico: Según la TSG, “consiste en una agrupación deliberada para facilitar una estimación en cuanto al tamaño de la población”. Según la TGE, es cierto que se produce esa suerte de estimación; sin embargo, el resultado no es una decisión de grupo acerca del núnero de hijos a tener, sino que cada individuo tratará de hacer ver egoístamente que la población es más grande de lo que en realidad es para que los demás se abstengan a reproducirse y así sus genes se difundan en mayor cantidad (“será ventajoso para cada uno de los individuos egoístas pretender ante los rivales que la población es densa, sea ello cierto o no”). En conclusión, frente a la TSG, que apuesta por un altruismo de los individuos en favor del bien del grupo (selección de grupos) para explicar el control del índice de natalidad, la TGE presenta como criterio el cálculo egoísta de los individuos (selección de genes). Así, para Wynne-Edwards, “los grupos cuyos individuos restringen su propio índice de natalidad tienen menos posibilidades de extinguirse que los grupos rivales cuyos miembros individuales se reproducen a tal velocidad que ponen en peligro el abastecimiento de alimentos. Por tanto, el mundo se ve poblado de grupos de reproductores controlados”. Por el contrario, la conclusión de Dawkins tras presentar su crítica basada en la obra de Lack es que no es el grupo, sino los padres de los individuos (y en última instancia sus genes), quienes practican la planificación familiar, “en el sentido de que perfeccionan su índice de natalidad en vez de limitarlo para el bien público. Intentan potenciar al máximo el número de hijos supervivientes que tengan (ni muchos ni pocos)”. 8.º «La Guerra de las Generaciones» y noveno: «La Guerra de los Sexos» Muestra una serie de conflictos generacionales y entre parejas reproductoras que ejemplifican cómo la evolución marca las opciones que toman los individuos. 10/GC L

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

9.º Tú rascas mi espalda, yo cabalgo sobre la tuya En el capítulo X titulado "Tu rascas mi espalda, yo cabalgo sobre la tuya", Dawkins describe mediante ejemplos de especies animales, cómo actua el gen egoísta cuando individuos animales, ya sean de la misma especie o de diferente, viven en grupos. Vivir en grupos, defiende Dawkins, trae consigo beneficios heterogéneos, gracias a que, al vivir en grupos, los genes de los individuos toman más beneficios de la asociación que lo que invierten en ella. Un ejemplo de esto se puede ver en las manadas, donde los individuos sacan más partido cuando vivien en grupo que cuando viven solos, aun cuando tengan que compartir la comida. El beneficio más importante que se deriva de vivir en grupo es para Dawkins, el de reducir el riesgo y peligro de ser devorado por un depredador. A partir de este hecho, y contando con la ayuda de ejemplos y de dos teorías propias, la teoría "cave" y la teoría de "nunca romper filas", Dawkins explicará cual es la tarea del gen egoísta para conseguir este beneficio. El primer ejemplo puede sustraerse del caso de una manada de mamíferos que corren, en grupo, para evitar a un depredador. Los mamíferos, al correr, actuarán de forma unicamente egoísta, sin dar lugar al altruismo. Después, Dawkins toma un segundo ejemplo basándose en aquellas aves que ofrecen un "aviso" a los otros individuos del grupo en señal de advertencia de peligro. En el ejemplo, parece que, como defiende Marler, de manera altruista, la llamada de atención del pájaro sólo sirve para atraer la atención del depredador. Sin enbargo, Dawkins pensara que las llamadas tienen el objetivo de llamar la atención del resto del grupo, para ponerles en alerta del posible peligro. Dawkins ofrecerá otro ejemplo que aplica al salto de las gacelas cuando son perseguidas por un depredador. Dawkins defiende que son los genes quienes determinan que con el salto de la gacela lo que se persigue es que el depredador piense que la gacela es un objetivo "dificil" de conseguir,ya que sus saltos la describen como una presa ágil, joven, rápida y sana. Estos saltos, para Dawkins, suponen que la gacela sólo busca, egoístamente, salvarse así misma, y no desviar la atencion del depredador para salvar al resto del grupo, como piensa Zahavi. En la última parte del capítulo, Dawkins enfocará la actuación del gen egoísta en la simbiosis, actuación que favorece a la aparición del beneficio mutuo entre dos indiviudos, y donde es necesaria, por tanto, la cooperación mutua. Las asociaciones en beneficio mutuo evolucionarán si cada socio obtienen más de lo que aporta. Esta idea, es fácil de asimilar, si los socios actuan de manera recíproca o simultanea. Pero Dawkins advierte que el gen egoísta no "cae" en la cuenta del sentido común o en la previsión de que siempre debe de darse la cooperación entre individuos, entonces surgen problemas, como el ejemplo que indica la existencia de individuos "tramposos" (los cuales no devuelven los favores que se les ofrecen; únicamente persiguen obtener el beneficio propio sin pagar el costo, para así, "arreglárselas mejor"), ya que no siempre que se ofrece un favor hay retribución por parte del gen egoísta. 11.º Memes: Los nuevos replicadores El gen egoísta lleva el concepto de evolución más allá de lo puramente biológico e introduce el concepto de meme. En el capítulo 11 Dawkins trata la cultura en el ser humano, presentando en analogía funcional al “meme” con el gen, ya que ambas dan lugar a formas en evolución y son similares como fenómenos de transmisión. Aclara que esta transmisión cultural no es un fenómeno exclusivo del hombre, sino que también se da en animales. Las modalidades culturales no se heredan, al igual que ocurría con los caracteres adquiridos en la genética. Así como podíamos hablar de mutaciones genéticas podemos también hablar de “mutaciones culturales” que tienen lugar en ese proceso de “evolución cultural” y pueden dar origen a dos tipos de cambio, progresivo o regresivo. Continúa Dawkins proponiendo su desacuerdo con las humano basadas en la “selección de grupos”, él cree supuesto, el de la “selección de genes”, con el fin tura, de la evolución cultural y de las diferencias tas teorías enmudecen. teorías que existen sobre el comportamiento que deberían estructurarse a partir de otro de poder ofrecer una explicación de la culentre culturas, cuestiones ante las que es-

Plantea la siguiente hipótesis: “para lograr una comprensión de la evolución del hombre moderno, debemos descartar al gen como base única de nuestras ideas sobre evolución”. Y da paso a su definición de “meme”, esto es, la unidad de transmisión cultural o unidad de imitación. Pues bien, éste es un nuevo replicador que se reúne en un “acervo de memes” y se propaga de un cerebro a otro mediante un “proceso de imitación”, ejemplos de ello son las ideas, las modas, las formas de fabricar, o la idea de Dios, ante la que cabría preguntarse el porqué de su estabilidad y penetración en el medio cultural. Tal idea es replicada por la palabra y reforzada por un arte a la medida que Dawkins mismo alaba. De todas formas, su constante presencia en el acervo memético queda explicada por el autor debido a que la misma posee una gran atracción psicológica, lo que constituye su valor de supervivencia. Es decir, la idea de Dios se asocia con un sistema de premios y castigos en la vida después de la muerte, proceso por el cual se rectificarían las injusticias del mundo presente. A la vez dicha idea está asociada a un respaldo constante por parte de una entidad protectora. Por tales motivos Dawkins compara la eficacia de la idea de Dios con la de un placebo, donde la falta de eficacia positiva está equiparada por la eficacia derivada de la sugestión. Así como los genes saltan de cuerpo en cuerpo utilizando como vehículos a óvulos y espermatozoides, los memes hacen réplicas de sí mismos mediante la imitación, siendo las cualidades de supervivencia las mismas que las citadas en el capítulo II para los genes, es decir, longevidad, fecundidad y fidelidad en la copia. En este caso la fecundidad resulta más importante que la longevidad y de la fidelidad debemos decir que los memes siempre se transmiten de forma alterada. El meme "parasita" al cerebro, por lo cual el mismo pasa a ser vehículo transmisor del meme en cuestión -de manera análoga a como un virus pasasita el mecanismo genético de la célula anfitriona. 11/GC L

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

Dawkins explica a continuación en qué consiste una unidad de meme, y la define como la “unidad mínima que mantiene la fidelidad de la copia”, es como una esencia que encontramos en la mente de cada individuo que ha comprendido una idea, resumiendo, “idea-meme” como la “entidad capaz de ser transmitida de un cerebro a otro”. Vamos a considerar a los memes, de la misma manera que a los genes, como “agentes activos”, lo que nos conduce al problema de la competencia. En la competencia entre memes tiene un papel principal el tiempo, ya que un cerebro no puede estar ocupado por muchos a la vez. Y, al igual que los genes formaban complejos coadaptados, los memes se refuerzan y cooperan entre ellos para la supervivencia mutua en el acervo. Pero también pueden entrar en contradicción, para lo que la selección se encarga de favorecer a aquellos que explotan su medio cultural para su propia ventaja. Al finalizar el capítulo Dawkins señala lo positivo de esta teoría de los memes, y es que favorecen nuestro afán de inmortalidad, ya que podemos inmortalizarnos mediante una idea brillante que no tiene necesidad de perecer como lo hacían nuestros genes. Además debemos ser optimistas porque estos memes se pueden enfrentar a nuestros genes egoístas y derrotarlos, haciéndolos pasar a un segundo plano. 13.º El largo brazo del gen Dawkins aborda en este último capítulo un problema latente en toda la obra: la confrontación gen-individuo. Esta dicotomía viene mucho más detallada en su libro El fenotipo extendido del cual este capítulo es solo un resumen. Para responder a este problema, el autor propone ampliar los límites ortodoxos del fenotipo genético, esto es, de los efectos físicos causados por un gen. Tradicionalmente, se atribuye la cualidad de beneficioso a un gen que mejore la capacidad de crecer y reproducirse de un individuo, y perjudicial al que las empeore. Más desde esta perspectiva se dejan de lado los efectos que un gen provoca para beneficio exclusivo de sí mismo. Así, por ejemplo, en las denominadas “desviaciones meióticas” (aquellas perturbaciones de la probabilidad de transmisión a un gameto, normalmente del cincuenta por ciento), un gen perjudica el proceso reproductor beneficiándose él mismo. Desde este punto de vista (el de los genes) el autor defiende con numerosos ejemplos (desde los tricópteros hasta los castores) que los efectos fenotípicos de un gen no se enmarcan sólo en el individuo que lo transporta. La presa hecha por un castor es un efecto igual de indirecto de un gen que el pelaje de este mismo animal. Ambos son consecuencia de diversos procesos físico-químicos con un único origen: el gen. Por tanto, podemos decir que el individuo es un vehículo, pero no sólo de sus propios genes, sino también de todos aquellos que provocan una determinada conducta en él (transmitidos en virus, bacterias, parásitos mayores, etc.). Si los genes intrusos mejoran la capacidad reproductora del individuo, progresivamente estos se fusionan con los genes originales, acabando por ser indiscernibles los primeros de los segundos. Cabe llegados a este punto plantearse (como lo hace el autor) tres preguntas: * ¿Por qué se agrupan los genes en células? * ¿Por qué se agrupan las células en cuerpos pluricelulares? * ¿Por qué los cuerpos tienden a reproducirse mediante gametos unicelulares (lo que Dawkins denomina "ciclo vital de embotellamiento")? La primera cuestión tiene una respuesta sencilla: los genes se unen por procesos químicos casuales entre ellos, mejorando su resistencia frente a otros. A lo segundo, si bien un tamaño excesivo puede tener considerables inconvenientes, tiene muchas más ventajas: mayor protección, mejor especialización,... es decir, mayores posibilidades de supervivencia. En cuanto a la tercera cuestión, el autor ofrece tres causas: primero, el “embotellamiento” facilita la mutación evolutiva (y, por tanto la optimización) de las generaciones posteriores. En segundo lugar, los gametos proporcionan al individuo un calendario cíclico que mejora la eficiencia reproductiva. Y, por último, permite una homogenización del grupo (dado que todos provienen de los mismos progenitores) que facilita su interacción. Para terminar tanto el capítulo como la obra, el autor hace un repaso a sus apuestas teóricas como un camino que abrirá muchos campos en la biología evolutiva del futuro, criticando la dejadez por la que estos temas han pasado por las manos de los biólogos ortodoxos de la doctrina darwiniana. Críticas La mayoría de los biólogos evolutivos modernos aceptan que la idea es consistente con muchos procesos de la evolución. Sin embargo, la visión que la selección en otros niveles, tales como organismos y poblaciones, raramente opone la selección en genes, es más polémica. Mientras que las versiones ingenuas del seleccionismo del grupo se han refutado, formulaciones más sofisticadas hacen predicciones exactas en algunos casos mientras que postulan la selección en niveles más altos En ocasiones se ha dicho que este libro apoya el determinismo genético. Por esto y por otras razones hay personas que lo consideran un libro controvertido. Al respecto del determinismo genético Dawkins escribe explícitamente que a pesar de que los seres humanos estamos bajo la influencia de nuestros genes, no estamos controlados por ellos. Otros sectores también critican que, al ser un libro dirigido al público, abusa a veces de la retórica en vez de tratar de dar una justificación puramente científica a sus razonamientos. Ediciones * 1976: primera edición. 12/GC L

GESTION CULTURAL LUJAN
http://gclujan.zoomblog.com

DOCUMENTOS

* 1989: edición actualizada (ISBN 853190188X). La mayoría del texto de la edición de 1976 se conserva, haciéndose la actualización generalmente en forma de notas al final del texto. Incorpora dos capítulos nuevos: el capítulo 12, Los chicos buenos terminan primero (basado en los trabajos de Robert Axelrod); y el capítulo 13, El largo abrazo del gen (basado en la obra El Fenotipo extendido del propio Dawkins). * 2006: edición para celebrar el 30 aniversario, con nueva introducción del autor (The Selfish Gene (3ª ed.). Oxford University Press ISBN 0-1992-9114-4) Bibliografía * The Selfish Gene, Richard Dawkins Oxford University Press, 2nd edition, trade paperback, September, 1990, 352 pages, ISBN 0192860925 * El gen egoísta, Richard Dawkins Salvat Editores, S.A., 2ª edición, Barcelona, 2000, 407 páginas, ISBN 8434501783 Enlaces externos * El gen egoísta: ¿El bien de la especie? MundoBiología * Selección de fragmentos de El gen egoísta relativos al concepto de "meme", traducidos por Giovanna Winchkler <universidad-de-la-calle.com>.

13/GC L

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->