P. 1
Fundamento biblico veladas de oracion

Fundamento biblico veladas de oracion

|Views: 5.925|Likes:
Publicado porAreliR
Guia resumida con los versiculos que dan fundamento para realizar veladas de oracion
Guia resumida con los versiculos que dan fundamento para realizar veladas de oracion

More info:

Published by: AreliR on Mar 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/17/2015

pdf

text

original

Fundamento bíblico para las veladas de oración

La biblia nos enseña que hay que orar SIEMPRE
Salmos 5:3 (Reina-Valera 1960)

Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.
Salmos 42:8 (Reina-Valera 1960)

Pero de día mandará Jehová su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, y mi oración al Dios de mi vida.
Salmos 55:17 (Reina-Valera 1960)

Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré Y él oirá mi voz.
Salmos 116:1-2 (Reina-Valera 1960)

Amo a Jehová, pues ha oído mi voz y mis súplicas; porque ha inclinado a mí su oído; por tanto, le invocaré en todos mis días.
Lucas 21:36 (Reina-Valera 1960)

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.
Efesios 6:18 (Reina-Valera 1960)

“orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;”
1 Tesalonicenses 5:17 (Reina-Valera 1960)

Orad sin cesar.

Velar
1. Permanecer despierto durante el tiempo que se destina a dormir 2. Custodiar, cuidar con esmero 3. Hacer guardia durante la noche En una velada de oración, permanecemos despiertos durante el tiempo que tenemos destinado para dormir como símbolo del cuidado con esmero que ponemos en hacer oración. Hacemos veladas de oración como símbolo de que estamos en guardia durante la noche, alertas para poder defendernos del enemigo.

La palabra de Dios nos enseña que debemos estar en guardia
1 Corintios 16:13 (Reina-Valera 1960)

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.
1 Pedro 5:8 (Reina-Valera 1960)

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

Jesús nos mandó a velar y orar para no ceder a la tentación
Marcos 14:38 (Reina-Valera 1960)

Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.
Mateo 26:41 (Reina-Valera 1995)

Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

Jesús nos enseñó que debemos velar orando, esperándolo a Él.
Marcos 13:35-37 (Reina-Valera 1960)

Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.

La palabra de Dios nos manda a estar alertas porque el fin se acerca
1 Pedro 4:7 (Reina-Valera 1960)

Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración.

Velamos esperando la respuesta de Dios a nuestras oraciones
Habacuc 2:1 (Reina-Valera 1995)

«En mi puesto de guardia estaré, sobre la fortaleza afirmaré el pie. Velaré para ver lo que se me dirá y qué he de responder tocante a mi queja.

Velamos para recibir advertencias de parte de Dios
Isaías 21:6 (Reina-Valera 1960)

Porque el Señor me dijo así: Ve, pon centinela que haga saber lo que vea.

Ezequiel 3:17 (Reina-Valera 1960)

Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.
Ezequiel 33:7-8 (Reina-Valera 1960)

A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte. Cuando yo dijere al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero su sangre yo la demandaré de tu mano.

Oramos de noche para servir en todo momento
Lucas 2:36-37 (Reina-Valera 1960)

Estaba también allí Ana, profetisa, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, de edad muy avanzada, pues había vivido con su marido siete años desde su virginidad, y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->