Está en la página 1de 3




Sala II. Causa nº 29.608

“DOBERTI PAGES,Gabriela

Soledad s/procesamiento”.

Juz. Fed. Nº 5 Sec. Nº 10

Expte.9.739/2010/3

Reg. n° 32.432

/////////////////nos Aires, 29 de diciembre de 2010.-

Y VISTOS Y CONSIDERANDO:
USO OFICIAL

I- Llegan las presentes actuaciones a conocimiento y decisión del

Tribunal en virtud del recurso de apelación de fojas 16/7, interpuesto por el doctor

Diego Valente, abogado defensor de Gabriela Soledad Doberti Pages, contra la

resolución por la cual el Señor Juez de grado decretó el procesamiento, sin prisión

preventiva, de la nombrada en orden a los delitos de estafa en concurso ideal con el uso

de documento público falso -4 hechos- y por el uso de documento público falso -2

hechos-, todos ellos descriptos en el punto V- inc. b) de dicho decisorio, glosado en

copias a fs. 1/14 de esta incidencia.

II- En primer término, corresponde aclarar que si bien el

recurrente expresó en su apelación su disconformidad con la calificación legal acogida

por el a quo en el resolutorio en crisis, sus agravios se ciñeron a cuestionar

puntualmente el hecho ocurrido en el Banco Macro, Sucursal Mataderos de esta

ciudad, que originó la presente investigación, motivo por el cual la decisión del

Tribunal se limitará a responder tal cuestión.

Siendo así, analizadas las actuaciones, los suscriptos adelantan que

el auto atacado habrá de ser confirmado, puesto que se evidencian pruebas suficientes

para considerar -con la certeza que esta etapa requiere y tal como lo hizo el Sr. Juez
Instructor-, a Gabriela Soledad Doberti Pages como autora penalmente responsable de

los delitos que se le reprochan.

En este sentido y en virtud de las críticas efectuadas por la

defensa, debe señalarse que la imputada, valiéndose del DNI. Nº 27.310.818 a nombre

de María Soledad Lemos apócrifo, el cual tenía inserto una fotografía suya (ver peritaje

glosado a fs. 567/70 y 63/4 del ppal.) y de demás documentación falsa a nombre de

Lemos -ver copias de partida de nacimiento y recibos de sueldo obrantes a fs. 54/61 en

contraposición con los originales aportados por esta última a fs. 106/117 y 460/4-,

logró la obtención de un préstamo ante el Banco Macro por la suma de $ 50.000, pese a

que con posterioridad dicha entidad advirtió la maniobra en cuestión (ver fs. 35/8 y

39/87).

Sobre esto último, cabe reparar en que “el hecho de que en la

producción del error haya mediado una culpa (no haber extremado los recaudos para

descubrir la verdad, que no es lo mismo que la indiferencia ante el posible engaño, que

puede dejar el hecho en la atipicidad) o hasta el dolo de la víctima (el que pretendió

estafar y fue estafado), no empece, en principio, a la existencia de la estafa, si fue el

engaño del agente que determinó el error, aunque sea insertándose en aquella culpa o

engaño” (Carlos Creus y Jorge Boumpadre, Derecho Penal, Parte Especial, Tomo I,

7ma. Edición actualizada, Ed. Astrea, pág. 513).

Ante este panorama y en virtud de las constancias aunadas hasta

aquí, no caben dudas que el error al que fue inducido el personal de la citada institución

bancaria ha sido determinado por el ardid desarrollado por Doberti Pages.

En virtud de ello, toda vez que la calificación legal asignada a los

hechos y el análisis de las pruebas obrantes en autos resultan adecuados, es que se

confirmará el auto apelado.

Por las consideraciones formuladas, el Tribunal RESUELVE:

CONFIRMAR la resolución que en fotocopias obra a fs. 1/14 de






esta incidencia, en todo cuanto decide y ha sido materia de apelación.

Regístrese, hágase saber al señor Fiscal de Cámara y remítase a

Primera Instancia a fin que practiquen las demás notificaciones que correspondan.

Fdo: Horacio Rolando Cattani- Martín Irurzun- Eduardo G.

Farah.-

Ante mi: Laura Victoria Landro. Secretaria de Cámara.-


USO OFICIAL