Está en la página 1de 40

Libros Sin Editorial

COMO SI ESTO FUESE
UNA ENFERMEDAD
INCURABLE
Willy Espinosa
COMO SI ESTO FUESE UNA
ENFERMEDAD INCURABLE
(2000-2004)

1ª Edición, Diciembre 2010
© Willy Espinosa, 2010
© Libros Sin Editorial, 2010
ISBN: xxx-xxx-xxx-xxx-x
Registro de Propiedad Intelectual
Inscripción Nº 194.220
COMO SI ESTO FUESE UNA
ENFERMEDAD INCURABLE
(2000-2004)

Willy Espinosa

Libros Sin Editorial
2010
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

LA MUSA
La musa se confesó cansada.
Algo dijo sobre su resignación laboral,
magnificó su belleza adolescente
y me hizo perder mi cordura controlada.

Me sonrió, se confesó humana
y se hizo parte del juego de la sobrevivencia.

Provocadora de la sencillez que profeso
la musa de la música que nadie escucha,
sólo yo,
sólo yo la reconozco entre paredes absurdas.

Más allá del silencio que ha sido mi sueldo por largos meses,
más allá de la soledad que he optado por estilo de vida,
la admiro.

Willy Espinosa 6
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

NO
No quiero que cada noche
empiecen a llegar mil palabras y adjetivos
e imágenes en avalancha,
que mi mente acelere mi mano y el lápiz se confiese cansado junto al papel.

Que mis neuronas no empiecen a reconstruir tu rostro
para así dormir tranquilo después de putear a dios
y mandar a la cresta al patrón.

No quiero decir “Eres bella”
para que después tus amigas “Que no conocen el lenguaje del silencio”
te distraigan de tu oficio de princesa
diciéndote que esto significa eso y es sinónimo de aquello.

No quiero perder los versos
que cada noche me llegan fugaces
para reírse en mi cara y gritarme cobarde.

No quiero de nuevo prender una vela
y escribir contrarreloj
antes que despierten mis vecinos y me reconozcan poeta
como si esto fuese una enfermedad incurable.

Pena me da no poder invitarte a caminar
y que sepas que es sólo eso pequeña,
que te he nombrado musa y que eso no signifique nada.

Willy Espinosa 7
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

TANGO BALADA DE LOS ZAPATOS AZULES
Vienen los zapatos azules aplastando cabezas
después de haber pisado la mierda de los perros,
aplastan ciudades y países enteros,
los zapatos brillantes y lustrados
aplastan cultura e idiosincrasia,
los malditos zapatos azules
cuentan monedas y ríen a carcajadas
y gozan aplastando cabezas.

Vienen los zapatos azules
y corren y huyen desesperadas las cabezas de los seres aún humanos
para no ser pisadas por los zapatos azules
y los zapatos azules ríen a carcajadas
y siguen aplastando cabezas
y aplastan sueños y utopías.

Antes de que yo naciera,
ya habían zapatos azules aplastando cabezas.
La culpa la tuvieron los demócratas cristianos
que creyeron en los pasos de los zapatos azules
pero al final esos chuchesumadres
también fueron víctimas de los zapatos azules
que gozan aplastando cabezas.

Vienen los zapatos azules
y gozan aplastando cabezas,
cabezas desesperadas y llenas de frustración,
frustración con la cual se alimentan los zapatos azules
para seguir aplastando cabezas.

Willy Espinosa 8
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

NO ME PREGUNTES
No me preguntes si aún mis sentimientos llevan tu nombre,
déjame guardar silencio
y hablemos sólo de nuestros amaneceres separados y grises.

Deja convencerme que tu vida
ya está consolidada en amargos augurios de un error apresurado.

Después de tanto tiempo
tus días se han restringido a tus quehaceres cotidianos.

Willy Espinosa 9
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

HE SOÑADO NUEVAMENTE
He soñado nuevamente,
he aceptado desafiar a lo prohibido
y estando cerca del arrepentimiento
me he sentido feliz en mi locura.

Sabiendo que sus ojos no me miran,
he intentado usurpar su atención por breves momentos.
Ella ha dejado de ser sólo piedra
y aunque la quiero natural,
me cuesta aceptar que aún no sepa cuál es el límite de lo incierto y lo eficaz.

He soñado nuevamente,
he llamado a lo prohibido para que me consuele
y delante de la preocupación de otros rostros,
me he confesado culpable de destruirme.

He soñado nuevamente
y he despertado llorando.

Willy Espinosa 10
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

MALDICIONES
Malditos los amaneceres llenos de miseria,
malditos los recuerdos sumergidos en lágrimas,
maldito el presente lleno de resignación
y malditas también nuestras voces,
hablando de aquel pasado que nos faltó vivir.

Willy Espinosa 11
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

COMO
Como sonríen los idiotas
cuando ven en mis ojos el fracaso,
como escarban las mentiras
los que no quieren hacer daño.

Como se nubla lo coherente,
después de decir adiós
todo con un monótono color de absoluto silencio.

Fracasa entonces un sueño
que podría haber sido el sueño de cualquier otro.

Willy Espinosa 12
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

ELLA
Ella no tiene poemas
no tiene fotos, tampoco canciones
sólo el patio del liceo.

Ella no tiene citas,
sólo vidrios empañados de un invierno adolescente,
no tiene huesos ni carne,
el tiempo la ha transformado en otra reina
y el mundo le ha hecho cambiar sus sueños por la subsistencia.

Ella no tiene consignas
y nunca ha viajado por la ruta de lo impredecible.
Ella llora y se estremece, se emociona y vive
lejos de lo imperecedero de mis sueños.

Willy Espinosa 13
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

NUEVAS PREGUNTAS
¿Qué será de aquellos prados verdes que reconocimos ocultos?
¿Qué será de nuestras miradas inconcientes,
de mi futuro anhelado perdido entre bosques inexistentes?

¿Qué será de mi enfermedad de decir te quiero
y tu reflejo involuntario de sonreír?
¿Dónde se fue mi sueño?
¿Quién habrá logrado que pierda su energía?

¿Volveremos algún día nuevamente a encontrarnos
y a sentirnos útiles “el uno para el otro”
sin necesidad de ser estúpidos?
¿Habrá algún lugar que nos reciba sin negarnos el aire y los segundos?

Willy Espinosa 14
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

NO TENGO
No tengo más para entregarte que estos versos,
llenos de lugares comunes pero sinceros.

No me queda más
que esta sonrisa que asume su rol de joven proleta.
No tengo casa, ni auto, ni siquiera sueños cumplidos,
apenas escenarios pequeños en los cuales canté mi resentimiento.

No tengo grandes cosas,
sólo historias que solo yo recuerdo.

Si la vida nos diera la oportunidad de amarnos en medio de amigos,
buscaría un lugar donde sonreiríamos tranquilos
sin dar explicaciones.

Willy Espinosa 15
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

VERSOS PARA MARCELA
Tienes derecho a sonreír si no lo he dicho antes,
incluso a reírte de mi que soy un paté de odios.

Dirás que no me quiero
y no serás la primera ni la última.
Sabrás que mis transformaciones terminan en dulces sueños
y soy un pobre huevón indefenso,
con el único pecado de ya no ser un niño.

Podrás llorar y tener miedo cuando estimes conveniente,
pero deberás saber y recordar
que mi amor no es solo el error, la palabra mal dicha,
lo mal interpretado, el fracaso.
No es solo el silencio hecho ojos,
la mano que hostiga tu cuerpo y te acaricia áspera, violenta e intrusa,
ni tampoco la boca que te expropia un beso.

Podré demorarme mucho tiempo
para convencerte de que serás mía
y totalmente convencida dirás que ya no soy un tonto,
sino lo que yo quiero ser.
Eso me hará feliz,
como comprar el pan todos los días, alimentar a los perros,
ir a las reuniones del partido,
escribir poemas y hacerte el amor.

Willy Espinosa 16
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

LAS MUSAS
Las musas llegan a la tierra.
Aparecen con fuerza única y sostienen nuestros sueños utópicos y sexuales.

Caminan borrachas,
cruzan los puentes de la capital,
el perfume francés sobrevive
después de unos cuántos cigarrillos y el alcohol en sus venas.

Aún borrachas son hermosas,
brillan cuando aún no amanece.

Se vuelven humanas,
sueñan, tienen penas,
recitan unos versos torpes y apresurados
y te besan como las mujeres que algún día amaste.

Willy Espinosa 17
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

VALPARAÍSO
Recorro en ti mi pasado ausente.
Tanto problema hecho escalera,
tanta tristeza carcomiendo colores, oxidando esperanzas.

Te vas haciendo viejo Valparaíso.
Recuerdas con orgullo tu adolescencia,
tus casas mantienen el perfecto desorden,
proyectas el pasado con nostálgicos ojos
y asumes el progreso con cansada resignación.

Te niegas al presente que ignora tu magia,
cabizbajos tus ascensores saludan:
“buenos días, buenas tardes, buenas noches”,
suben,
bajan,
duermen en cerros alegres, a veces tristes.

Te vas haciendo viejo Valparaíso,
pero aún tienes noche.
Escarbamos tus rincones y encontramos en bruto
la poesía.

Willy Espinosa 18
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

COLECTIVO
...Y entonces creyeron en el poder del lenguaje
y vomitaron palabras entre resignados humanos
sometidos al silencio voluntariamente odiosos.

Crecieron separados y juntos
llenos de soledad inaudita.
Alguien se rió de ellos con prepotencia
en su absurda ignorancia de poder.

¡Pobres niños inocentes!
sueñan con libros, recitales y entrevistas
y más alcohol del que ya beben.

Willy Espinosa 19
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

D-30 399-3
Este lugar
ya tiene tu nombre de circunstancia terrenal,
lleva tu cuerpo en sus entrañas,
en su carácter apaciguado de recuerdo.

Ahora, te haces presente en tu sencillez de aire
en un paisaje que nos parece conocido.

¿Cómo hacer que bebas este vino en tu profesión de espíritu?

Este lugar ya tiene algo tuyo,
tu felicidad de vida, tu gesto amable.

Willy Espinosa 20
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

BASTA
No nos queda más en estos días
que resignarnos a callar
y guardar nuestro resentimiento poético cesante,
invitar a nuestra musa cansada,
cenicienta belleza acompañada de harapos,
a comer sopaipillas de 100 pesos.
Caminar por el Santiago gris,
tomarnos un vino en el 777,
consumirnos el litro de sonrisas y besos
y teta y sostén y miedo y careraja
¡Qué importa que echemos un pato
mundo de mierda, país reculiao!

No nos queda más
que comprar el mercurio todos los domingos
y amanecer los lunes disfrazados de progreso,
buena presencia y dicción,
tragarnos mil veces el “te llamaremos”,
fumarnos un pito para así sonreír,
escuchar al Quila y levantar el puño
si aún tenemos ganas de soñar un poco,
con una mochila llena de hambre y problemas.

Willy Espinosa 21
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

AHUMADA CON HUÉRFANOS
Seres anómalos, enfermos,
discuten en la esquina de Ahumada con Huérfanos,
huérfanos de todo sueño,
hablan del dios que no existe,
transformado en versículos lo reparten,
lo distribuyen entre curiosos oyentes
que no ven al niño que lame el helado que sacó del basurero,
el niño sucio de hambre,
sucio como los sucios creyentes,
violentos cristianos, pecadores inocuos.

Seres anómalos, enfermos
hablan del dios que no existe.

Willy Espinosa 22
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

CARLOS DROGUETT
Alguien nos vino a defender ayer,
hecho novelas con sangre y tristeza
nos habló del dolor que no conocimos.

Oculto sobrevivió en manos amigas
amarillo de silenciosos años de olvido,
va de ojos en ojos y es querido cascarrabias.

Vivimos con el arte y escudamos el futuro
con perros y compadres en un vino santo.

Willy Espinosa 23
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

CAROLA
Te huelo desnuda a unos cuantos pasos,
duermes sola en interrogación,
me anuncio cobarde mientras respiras conciente de mi insomnio.

Teorías sobre Marx y Jesucristo
son debate antes de dormir,
tus labios exigen respuesta o apuestan a un error.

Willy Espinosa 24
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

SERVICIO
Me acuerdo a veces de todas las espinas
en mis manos
Empuñando la muerte de otros.

La orden cobarde, la ignorancia en uniforme.

Me acuerdo a veces de mi odio razonable,
del casillero con monitos y tu foto.

De llorar en cartas secretas mi rock descuartizado.

Willy Espinosa 25
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

PREDICCIÓN
Después de muchos años
la encontraré en la periferia
colgando sábanas blancas
percudidas de amor y silencio.

Me mirará a los ojos y bajará la vista.
Volverá adentro, retará a sus hijos
y no volverá a salir al patio.

Willy Espinosa 26
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

NIÑOS
Niños amigos de un perro
lo engañan con un pancito imaginario,
no muy convencidos lo dejan mear en un árbol.

Sueñan un paraíso inútil
mientras nosotros borrachos hablamos fuerte por celular.

Willy Espinosa 27
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

TELLIER
Vine en busca de tu vino y solo encontré paisajes,
casas abandonadas y conversaciones que te ignoran,
cazuelas baratas y perros que me ladran.

Vine en busca de tu casa y me llevé fantasmas,
tu nombre tallado en madera
y los pies hinchados por calle Saavedra.

Willy Espinosa 28
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

LAUTARO
Hay que escribir un poema al día,
cada esquina lo dice en este pueblo.
Mirar el fútbol que levanta polvo
y suda sueños entre cerveza y vino.

Mear los árboles con rabia aunque no tengan la culpa.

Willy Espinosa 29
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

SÓLO NOS QUEDA LA FE
¿Cuánto milagro se hace inútil en un golpe?
Cuchillos amenazando el amor y el hambre.
Sólo nos queda la fe
y las lágrimas idiotas de una idea equivocada.

Sin salida el vino como error
se divulga en inconciencia,
en desmentido control, enfermedad y cesantía.

Sin dios más libres en esta miseria humana,
errados desde el nacimiento.
Histéricas palabras y gritos nos derrotan como caridad fascista.

Willy Espinosa 30
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

16
Se habla a los 16 en acordes de quinta,
recuerdos en riffs y soñados escenarios.

La mina,
la polera del grupo,
la borrachera inmediata.

El liceo mira feo en el recreo.

Willy Espinosa 31
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

AMIGA
Solos estamos amigas,
solos, las manos vacías,
llenos de lágrimas los ojos.

Solos nuestros sueños rojos.
Los pacos nos reprimen
y el comunismo solo en un poema.

Solos estamos amiga,
una radio toca a Silvio
y yo te desnudo como lo único posible.

Willy Espinosa 32
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

JACINTA
Borracho,
elijo tu número al azar,
recomendaciones del subconsciente
después del sueño y el vómito
y esa pena humilde que me acusa culpable.

Un poema escribo para aquella ausente
y tu voz que perdona y entiende como dios.

Willy Espinosa 33
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

SUR
Algo nos habían contado los abuelos:
No estorba el barro en el pie encallecido,
perfuma el humo la triste idiosincrasia
y como niños,
lloramos nuestra artística porfía.

El campo era un universo de juegos,
la pobreza era cómoda en nuestros zapatos,
en las caritas sucias.

Jugábamos,
tan despreocupados del pan.

Willy Espinosa 34
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

ANIVERSARIO
Y ahora pronunciar tu nombre es aceptar la muerte.
Tu ausencia tirita en mis manos,
en la letra manuscrita que intenta decir algo
y asume el silencio como tu nueva compañía.

Flores,
limpiar tu nombre ahí escrito,
hablarte,
contarte sobre mis novedades
y extrañarte en esa conversación cotidiana que ahora tengo con otros.

Willy Espinosa 35
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

RADIO
Cada segundo muere uno.
suena un nombre señalado desde la radio
y nosotros, tan tristes, dudamos en huir.
El viento también nos delata y anuncia lluvia aquí en el sur.

En las calles no hay nadie,
solo nuestros nombres, uno a uno desnudos.

Cada minuto
una voz repite lo mismo,
anuncia el lugar, hora y fecha.

Otros no escuchan,
van en direcciones contrarias,
siguen trabajando o bajan en dirección al mercado.

Nosotros,
sólo queremos una canción que nos libere,
pero la voz sigue vomitando nombres.

Willy Espinosa 36
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

DESPEDIDA
Descansa inerte la población de polvo y angustia
testigo de un tren fantasma.
¿A dónde entonces este silencio llega?

Acaba la labor del obrero
y el obeso duerme pidiendo disculpas al espejo,
toda naturaleza se ordena en función del hambre
y adormece sin manos tiernas.

Cada señal tiene alguna palabra tuya.
Caminos de tierra esquivan nuestros pasos y lloran
sin sorprendernos.
De vez en cuando alguna ventana nos recuerda quienes somos.

Cada pueblo se despide de ti:
Se enciende el fuego, se pone la tetera, se escucha radio
mientras esta despedida hiere y enferma.

Willy Espinosa 37
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

ESTUDIANTES SECUNDARIOS PRESENTES
Los estudiantes secundarios se toman las calles,
y uno quisiera llevar el uniforme con la camisa afuera y el pelo largo,
con la valentía que no tuvimos y libres de todo pasado.

Ellos son “El futuro de Chile”
y nos creemos el cuento de la revolución
y desempolvamos libros y somos parte de los soñadores
de los que hablaba Lennon.

Los estudiantes secundarios se toman las calles,
sin opio que los engañe ni político que los traicione,
limpios de todo partido,
apedrean el sistema que nos cagó la idea y la fe.

Estos estudiantes,
estos pendejos llenos de poesía y dialéctica,
biológicamente revolucionarios,
abren las alamedas que nos señalara allende.

Willy Espinosa 38
Como si esto fuese una enfermedad incurable.

ENCUENTRO
No hubo retorno en tus palabras,
que sabía el aire de nosotros.

Apenas segundos para hablar de nada:
Los moquitos de tu hija, el trabajo de tu esposo, etc.

Nunca nos pertenecimos.

Ahora yo soy otro silencio,
armado en mi lenguaje escupo en ironías.

Y tú interrumpiéndome,
me preguntabas si tenía prisa.

Willy Espinosa 39
Como si esto fuese una enfermedad incurable
Willy Espinosa
Santiago de Chile, 2010

Intereses relacionados