Objetivos

:

y

y

Ofrecer situaciones para construir sentimiento de pertenencia social, institucional que posibiliten acuerdos mutuos y solidarios para la convivencia dentro de la escuela y con al comunidad. Crear un clima institucional armonioso para el mejoramiento de los vínculos y el aprendizaje con límites suaves que posibiliten.

Adolescentes no quieren estudiar

L

a entrada a la adolescencia supone un cambio de actitud en el estudio. Existe una

relación directa entre esta etapa de desarrollo y el rendimiento escolar. Se reduce la curiosidad intelectual. Le interesan pocas cosas y esas cosas están por fuera de los libros. A duras penas pregunta algo relacionado con el estudio. En lugar de destacarse en el colegio, prefiere destacarse por otras cosas: montar en moto, vestirse a la moda, estar al día en las telenovelas. Se pasa mucho tiempo sin hacer nada, como cansado de la vida. Las dificultades que surgen lo desaniman y empezar algo le cuesta demasiado. "¡Estudiar es harto!", "los profesores me la tienen montada", "los compañeros me caen mal". Sale con cara de aburrido y evita hablar de lo que le ocurre. Sólo lo hace para quejarse de algo que le molesta. Es un cambio radical, pero ¿cuáles son las causas? El adolescente suele ser un estudiante en crisis porque esta etapa es problemática. Está en un proceso de autoafirmación, de conocimiento de sí, de cambio. Es una crisis de crecimiento indispensable para pasar de la niñez a la edad adulta y consolidar su estructura física y psíquica. El estudio pasa a segundo plano, los motivos para estudiar han cambiado. Ya no le sirven los de antes, entonces hay que buscar nuevos incentivos, pero especialmente aprender a motivarse a sí mismo. El adolescente suele ser impaciente (quiere todo aquí y ahora), cómodo (busca lo fácil, huye del esfuerzo), de moral frágil (se desanima ante las dificultades), perezoso (aplaza las tareas, las deja sin acabar) y anárquico (se niega a seguir planes y horarios). Todo esto se opone al trabajo bien hecho. Es poco dócil ante las indicaciones, se muestra autosuficiente como un mecanismo de defensa ante su propia inseguridad. El bajo rendimiento genera un nuevo conflicto: las peleas con los papás y las amenazas de castigo. Hay que actuar con cariño, autoridad, comprensión y exigencia para que la crisis pase sin dejar huella.

Adolescentes en la escuela del siglo XXI Cuando un adolescente no quiere estudiar. con los padres. la separación o el malestar entre los padres. El bajo rendimiento escolar no siempre es responsabilidad exclusiva del joven. nunca estudias!´. Aproveche para fomentar gustos y aficiones que luego servirán de punto de apoyo para exigir en otras áreas: "Te compramos el quemador de CDs. a veces está expuesto a conflictos del medio familiar. Si bien algo de esto es cierto. a los contenidos desactualizados. enfermedades graves etc. Y lo peor es que no hay duda sobre ella. como lo han hecho sin éxito todos los gobiernos anteriores. Son situaciones que lo afectan. problemas con los hermanos. que está buscando infructuosamente un plan de estudios. Demuestre interés por las actividades del colegio y hable más con los profesores para conocer la situación del hijo. las crisis económicas y/o laborales.³¡hay que ser burro para no aprobar esa materia!". si el problema es afectivo. la pregunta es ¿qué futuro les espera?. del comportamiento de los padres cuando son informados sobre la actitud de sus hijos. educación y educación.. falta de comunicación. Se muestra apático. Cada caso tiene una solución. estudio apresurado. a los profesores con falta de capacitación. y sufre en soledad la inestabilidad emocional que perturba . eres un inútil!´. si no dedica suficiente tiempo. no lo es todo.Conozca los síntomas propios de esta edad para que no lo sorprendan: tendencia a estudiar sólo para el examen. Esta reflexión es desoladora. A veces se lo subestima ³¡pero mira las notas que sacaste. El panorama escolar no puede ser peor. El entorno que rodea al joven y su ámbito familiar es de una importancia fundamental e influye directamente. muchas veces se atribuyen las dificultades a la escuela. etc. a los programas perimidos. Mirando estos exámenes en blanco. si ya llegan a sexto sin ganas de hacer nada. lo tensionan. Blair dijo que el resurgimiento de Gran Bretaña se basaba en tres puntos: "Educación. y seguro que mejores que los del año que viene. Estos exámenes son peores que los del año pasado. En los exámenes muchos no escriben nada. pero tú te comprometes a no usarlo sin haber hecho las tareas". Y eso que no se ha hablado de la falta de respeto hacia el profesorado. sin detenerse a pensar cuáles pueden ser las causas por tanto desinterés en el estudio o en la escuela. ¿La culpa? Ciertamente no es del actual Gobierno. Identifique cuál es el problema: si es que no entiende lo que estudia.. si el método no es adecuado. Los jóvenes no quieren estudiar Es duro ver cómo los jóvenes se retiran del colegio porque no quieren estudiar. ³¡eres un vago. poco esfuerzo." Sería importante aplicar aquí su fórmula.

aunque el hecho de reconocerlas implica un paso adelante para una solución. porque es vulnerable a los comentarios y se siente rechazado. encuentra allí espacios de identificación. Se encuentra en un atolladero y las conductas erráticas suelen ser actuaciones de su padecimiento. la escuela representa un lugar hostil y amenazante.su rendimiento. ¿Qué hacer para que un adolescente tome conciencia de esto? Es difícil pero no imposible: a través del diálogo ²la vía más fecunda los chicos lo van comprendiendo paulatinamente. El estudio no representa un objeto valioso a alcanzar. de los padres y de los docentes. La extensión de los estudios y el difícil acceso a un primer empleo y la precariedad de éste hacen poco deseable la entrada a la vida adulta y la retrasan en una adolescencia prolongada. ESTRATEGIA: Comprometer todos los actores A este respecto. de asumir riesgos. También es la edad de todos los desafíos. su falta de concentración y dedicación. Esas limitaciones los angustian. conocer la metodología que se aplica y aceptarla. es preciso comprender que la educación solo puede darse con el concurso coprotagónico del alumno. docentes de quienes siente que tiene cosas para aprender. Los accidentes. Por otra parte. donde poder hacer lazo. que le transmiten valores y conocimientos. Un adolescente que va a la escuela y encuentra allí un grupo de pertenencia. el consumo excesivo de alcohol o de drogas son los signos de la fragilidad de esta edad. de conductas desajustadas. perdió el brillo para los jóvenes de hoy. las reacciones desmedidas. hoy queremos chicos capaces de resolver situaciones. Cada miembro. debe desempeñar su papel y aceptar un cambio de enfoque: ayer se pretendía formar eruditos. concurrir periódicamente a la escuela y comunicarse con los docentes comentando los propios impedimentos y los de los hijos. porque han olvidado las materias o porque no han cursado el secundario. natural y . compañeros. La falta de preparación si se nos permite la frase puede suplirse con otros valiosísimos aportes: estar informados de la política educacional del colegio de los hijos y compartirla. sí. su carencia de disposición para el estudio u otras actividades. los padres son coprotagonistas. Un drama para los padres Muchas voces. La adolescencia es la edad de todos los posibles. por su inhabilidad para socializar. la violencia. El hi]o "va mal en el colegio" y ellos "no son capaces de ayudarlo". Cuando tiene dificultad para relacionarse con pares. pero de un drama y no de un simple hecho educativo. los estudios universitarios que eran promesa de un buen trabajo para las generaciones anteriores. El adolescente es frágil aunque aparente ser lo contrario. responsablemente. grupo de amigos. y de manejar herramientas propias para acceder a la cultura. Ir a la escuela es una motivación cotidiana a pesar de sus quejas. la actualización intelectual de los padres se da. de los impulsos. Resulta esencial continuó que el alumno comprenda el lugar importante que ocupa el estudio en su mundo joven.

Aprender a aprender Es cierto. preparando un examen junto a ellos... Una gran parte de los estudiantes secundarios fracasa porque no sabe estudiar. .espontáneamente. no pueden o no saben estudiar. Porque no sabe dirigir su propio estudio. y para descubrir por qué no quieren. Siempre hay un ratito libre para enriquecer la opinión que se tiene de los hijos. si se comparten las lecciones con los hijos: tomándoselas. aprendiendo con ellos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful