Está en la página 1de 1

FIGURAS LITERARIAS "Érase un hombre a una nariz pegado

érase una nariz superlativa


érase una nariz sayón y escriba
érase un pez de espada muy barbado"
"La ciudad era rosa y sonreía dulcemente.
Todas las casas tenían vueltos sus ojos al “Por ti la verde hierba, el fresco viento
crepúsculo. Sus caras eran crudas, sin el blanco lirio y colorada rosa
pinturas ni afeites. Pestañeaban los aleros. y dulce primavera me agradaba…"
Apoyaban sus barbillas las unas en los
hombros de las otras, escalonándose como "Pasos de un peregrino son, errante,
una estantería. Alguna cerraba sus ojos para cuantos me dictó versos dulce Musa
dormir y se quedaba con la luz en el rostro y en soledad confusa,
una sonrisa a flor de labios" perdidos unos, otros inspirados"

"temprano levantó la muerte el vuelo “En un principio el conejo mostraba alguna


temprano madrugó la madrugada desconfianza, pero tan pronto advirtió que
temprano estás rondando por el suelo los pequeños se aproximaban para llevarle
No perdono a la muerte enamorada alimentos se ponía de manos para recibir las
no perdono a la vida desatenta hojas de berza y aun las comía delante de
no perdono a la tierra ni a la nada" ellos. Ya no le temblaban los costados si los
niños le cogían, y le gustaba agazaparse al
“Murallas azules, olas, del África van y sol, en un rincón, cuando Juan le sacaba de
vienen” la cueva para airearse.”

"por donde un agua clara con sonido


“Campeador
atravesaba el fresco y verde prado"
Noble barba tan crecido
“Vino, primero, pura, El buen nacido
vestida de inocencia. El que en buena hora ciñó espada
Y la amé como un niño. El que en buena hora nació.”
Y se quitó la túnica,
y apareció desnuda toda…
"del salón en el ángulo oscuro
¡Oh pasión de mi vida, poesía
de su dueña tal vez olvidada
desnuda, mía para siempre!”
silenciosa y cubierta de polvo
“Tanto dolor se agrupa en mi costado veíase el arpa"
que, por doler me duele hasta el aliento.”
“Tus ojos son dos luceros”
"Inés, tus bellos ojos ya me matan, ojos y el
“No creo en Venus ni Marte
alma, roban pensamientos, mía...
No creo en Carlos Marx
Desde aquel triste, en que te vieron, día
No creo en Jean Paul Sartre
con tan crueles, por tu causa, enojos"
No creo en Brian Weiss”
“El árbol es como una casa para los pájaros y
“No hay extensión más grande que mi
el techo para el vagabundo”
herida”
"¡oh noche que guiaste!
¡oh noche amable más que el alborada!
¡oh noche que juntaste!"

“El profesor llegó a la fuente del problema”

Intereses relacionados