Está en la página 1de 1

Este es un fragmento de predicación por el pastor Alejandro Bullon, durante la

campaña del Madison Square Garden, New York, USA

Trabajé 18 años con jóvenes. Yo era aquel líder entusiasmado que venia
inventando argumentos para que los jóvenes no entren al cine. Yo inventaba uno
y ellos inventaban dos. Ahí yo procuraba con cuatro, ellos me aparecían con
ocho que podían entrar. Ese argumento de que no puedes entrar porque el
ambiente es feo. Me probaban que el ambiente es bonito. No, porque mucha
bulla, mucho desorden. No, me probaban que hay muchos cines donde la
reverencia es mayor que en muchas iglesias. Y no, que la película es mala. No,
me probaban que había películas constructivas y edificantes y me dejaban sin
argumentos.
Y un día de rodillas yo llegue a la conclusión: estoy peleando equivocadamente.
Y comencé a predicar a Jesús y llevar a los jóvenes a enamorarse de Jesús, a
amar a Jesús y de repente los jóvenes dejaron de ir al cine. ¿Que argumento
Jesús uso? Yo no sé. ¿Qué cosa Él les dijo? Yo no sé. Yo solo se que cuando
ellos se enamoraron de Jesús acabaron con sus cosas erradas. Pero mientras
yo estaba diciendo no, no pueden irse porque no puede ser, ellos continuaban
haciéndolo. Es que los hombres no tenemos poder para convencer que Jesús lo
tiene.