Está en la página 1de 1

Para comprender mejor el lenguaje de los otros, no es suficiente

comprender las palabras; es necesario tambin el pensamiento,


pero incluso este