Está en la página 1de 2

Los Reyes 73: el trono intacto

Por Manuel Sosa

Casi tan difícil como hallar información sólida sobre música popular cubana de los
setenta es conciliar el sentimiento de culpabilidad que se padece al escucharla de nuevo.
O al descubrirla y no atinar a explicarnos ese vacío informativo que sigue existiendo,
sobre todo con las orquestas y grupos que usaban el son como hontanar de inusitadas
derivaciones: funk, soul, shake. Si la isla no era el sitio ideal para regodearse en
proyectos musicales y vivir de ellos, hoy sirve además como sepulcro de miles de
grabaciones que ya no será posible rescatar.

Es una historia de prejuicios y omisiones, de esfuerzos que se gastaron y caminos que no


condujeron a parte alguna. Pese a haber ganado el gusto popular, muchos grupos
sucumbieron a la presión de la rentabilidad, en una época marcada por el predominio de
lo foráneo y el compromiso social. Luego del agotamiento carnavalesco, a cambio de un
poco de radiodifusión y sueldos de jornaleros, tuvo que venir un segundo aire a principios
de los ochenta, pera era demasiado tarde para Los Reyes 73 y La Monumental, por usar
dos ejemplos notorios, que habían renovado sus respectivas nóminas y ya sonaban como
cualquier otra agrupación corriente.

Buscar datos sobre los Reyes es todo un desafío, porque casi nada se ha escrito sobre
ellos. De simple combo, fundado por el baterista Santiago Rey, fueron ensanchando su
formato y mejorando su perspectiva hasta encontrar un sonido auténtico, que los
diferenció de la avalancha de grupos que surgieron o se revitalizaron a principios de la
década. Uno de sus cantantes fue José Valladares, quien les abandonó para hacer carrera
de solista, habiéndoles proporcionado varios temas de su autoría. Luego de agregar el
“73” al nombre vendrían figuras emblemáticas como Ricardo Eddy Martínez y Miguel
Ángel Rasalps (El Lele), quien había sido cantante estrella de Los Van Van.

Otros integrantes que dieron prestigio al grupo fueron Mario Valdés, bajista y director
musical; Pedro Jústiz Jr. (Peruchín), guitarrista y director; Marianito Tena, saxo y flauta.
A estas alturas Los Reyes no acaban de ser reeditados y valorados en su verdadera
dimensión. En esas grabaciones que circulan de mano en mano entre cubanos de la
segunda y tercera edad se evidencian acentos de una actualidad inusitada y su afinidad
con el funk y el rock norteamericano de entonces. ¡Qué cerca estaban, y nunca habíamos
caído en cuenta! También sus letras, un tanto ingenuas por querer ser reflexivas, les
apartaban un tanto de la onda dicharachera y jocosa de otras agrupaciones. La pregunta
no nos abandona: ¿Qué ocurrirá con ese legado, aquella combinación peligrosa de son,
blues y funk que hacía competencia con otros monstruos de la escena cubana?

Del breve muestrario que solemos poseer, destacan su tema cumbre Necesito de alguien
como tú, su éxito mayor Cirilo y Clara, el potente Ya me cansé de hablar, el
meditabundo Grandes amigos, y ese tema de melodía pegajosa y despreocupada: Piensa
que no has cambiado.

Ahí está el trono, intacto.