P. 1
Zen - La Luciernaga Ciega

Zen - La Luciernaga Ciega

|Views: 324|Likes:
Publicado pornestortonello

More info:

Published by: nestortonello on Jan 16, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2013

pdf

text

original

Cuando se habla del Zen, sale a relucir la colección de tópicos del almacén
común del ciudadano corriente que manifiesta su ignorancia con cierta
incomodidad. Es muy parecido a la actitud del interlocutor que se inquieta
cuando sabe que tu profesión es la psiquiatría. “¿Me estará estudiando, no?”

“¿Ya lo comprendes todo?, ¿Ya eres perfecto?, ¿Ya levitas?, ¿Ya no sufres por
nada?, ¿Meditar todo el día tiene que ser muy aburrido, no? ¿Estás más allá
del Bien y del Mal? ¿Cómo se siente uno en posesión de la Verdad? ¿Eres un
Iluminado? ¡Creía que los Budistas no notan el dolor!”

Simplemente hay personas que se sienten mal cuando tratan con alguien que
se ocupa de cosas que no conocen. Se parece al que conoce a un ruso y le dice
amistosamente, ¡troika! ¡Balalaica! ¡Kiosko!... y ¡Ensaladilla rusa! ¡Vodka!
¡Cosacos!... Como si manejara el idioma.

Estos tópicos no tienen que ver con la experiencia Zen y como es una
experiencia, difícilmente se puede conversar sobre ella. El único camino es
comprobar por uno mismo si sus dudas tienen fundamento.

La convicción sobre la eficacia del Zen en alguien, es tan grande que
quisiéramos que nadie se lo perdiera y seguramente esta actitud resulte un
poco arrogante, al menos inquieta al curioso menor diletante. El curioso mayor
tiene más coraje y da el paso al contacto directo. Otra cosa es que tenga cuerda
para algún tiempo.
La mayoría de nosotros los Practicantes oscilamos entre la ilusión y la
realidad, el Ego y el no-Ego. Lo que nos parece importante no es tanto el logro
como el Camino. Se dice que la perfección no existe aunque si el Camino. La
lluvia persistente. Cuando hay unificación aunque sea un solo segundo, cada
momento presente, eso es perfección. Todo cambia constantemente. El Ego no
lo admite. Crea continuidad usando la memoria. En la unidad, no-Dos, no hay
Ego o Iluminación.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->