Está en la página 1de 132
Centro de Desarrollo Personal Lucy Serrano Todos los Derechos Reservados © 2012 El Precio del
Centro de Desarrollo Personal Lucy Serrano
Todos los Derechos Reservados © 2012
El Precio del Amor, Lucy Serrano
Página 1
Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)
I ntroducción………………………………………………………………………… 4 I. ¿Qué es una

Introducción………………………………………………………………………… 4

I. ¿Qué es una mujer? Programaciones socioculturales………………….…. 7

II. Diferentes tipos de mujeres y sus maneras de relacionarse en pareja

La abnegada.

La pseudofeminista.

La salvadora de hombres.

La princesita soñadora.

La chica moderna comunicativa.

La autosuficiente decepcionada.

La tímida, acomplejada, solterona.

La vanidosa, caprichosa, manipuladora.

… 17

III. El mito de la comunicación….…………………………………………… 48

Cómo no caer en la trampa.

Diferencias básicas entre hombres y mujeres que dificultan la

comunicación.

El papel de la autoestima en la comunicación.

Métodos equivocados de reacción ante comentarios negativos.

Técnicas para romper con los hábitos de comunicación ineficaces.

para romper con los hábitos de comunicación ineficaces. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
para romper con los hábitos de comunicación ineficaces. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 2

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

IV.

Círculo de cambios………………………………………………………… 81

Equilibrio en las diferentes áreas de vida.

Descripción de las diferentes áreas de vida.

¿Cómo afecta al hombre que la mujer decida cambiar?

Recuperarse a sí misma antes de intentar recuperar a la pareja.

Ejercicios de recuperación de sí misma.

Si me doy cuenta de que la relación no funciona, ¿qué hacer?

Manejo de la separación o el divorcio. ¿Podré rehacer mi vida?

Cuestionario sobre la preparación para la separación o el divorcio.

¿Cómo afectará a mis hijos esta decisión?

Matrimonios atorados.

V. Consejos para las solteras o las que van por la segunda vuelta y desean una

buena relación de pareja y consigo mismas……

Errores que hay que evitar.

……………

………………. 108

Qué aprendí de mis parejas anteriores y de mi forma de relacionarme.

Cuestionario para evaluar posibles parejas.

La mujer madura y equilibrada. ¿Cómo es y cómo se relaciona?

Cómo crecer interiormente y aprovechar las épocas en que estamos

solas.

interiormente y aprovechar las épocas en que estamos solas. El Precio del Amor , Lucy Serrano
interiormente y aprovechar las épocas en que estamos solas. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 3

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

¿Por qué estoy escribiendo este libro? En la actualidad hay libros en los que se

¿Por qué estoy escribiendo este libro? En la actualidad hay libros en los que se habla mucho de los conflictos de pareja: infidelidad, misoginia, problemas psicológicos masculinos y femeninos, conflictos con los hijos y tantos otros.

Muchos de estos libros son excelentes y no cabe duda de la gran ayuda y orientación que han proporcionado al público interesado. Sin embargo, la gran mayoría son traducciones de autores extranjeros que no están familiarizados con nuestra idiosincrasia. Los seres humanos, aunque básicamente compartimos muchas características, tenemos nuestras particularidades culturales y regionales, por lo que consideré interesante y necesario hacer mi aportación, basada en un análisis y enfoque apropiados a nuestra forma de pensar y de vivir, apegados a nuestra realidad.

Aunque aquí hablaré principalmente de las diversas maneras en que las mujeres (a quienes dedico mis palabras con cariño, respeto y admiración) nos relacionamos con nuestra pareja, invitó también a los caballeros (quienes representan un rol tan importante en nuestras vidas) a leerlo. Creo sinceramente que los cambios que propongo les serán igualmente beneficiosos, pues en su mayoría, ellos, como nosotras, desean una relación de pareja que los complemente y enriquezca; desean compartir su proyecto de vida con alguien a quien amen y con quien se lleven bien; desean traer al mundo hijos que no necesariamente imiten su conducta negativa y repitan lo que vieron en sus casas, sino que formen parte de una sociedad de individuos más sanos, equilibrados y felices.

Piensen, mis queridos lectores varones, en las mujeres de su vida (madre, hermanas, hijas, amigas, novias, amantes, esposas); intenten comprenderlas mejor y darse cuenta de que nosotras deseamos lo mismo: comprenderlos a ustedes. Sólo así evitaremos los inmensos sufrimientos generados cuando una pareja tiene conflictos que repercuten no sólo en ellos, sino también en sus hijos; sólo así podremos formar una sociedad de individuos más sanos, equilibrados y felices.

Muchísimas personas, actuando por sí solas o como parte de una agrupación (incluyendo instituciones religiosas diversas) tienen interés en ayudar a la sociedad a través de la familia integrada y dirigen sus esfuerzos (sin duda bien intencionados) a resaltar cuán importante es para el desarrollo de los hijos crecer dentro de una familia sana. Es innegable que lo ideal es un ambiente de respeto, de comprensión, comunicación, con buenos ejemplos, con madurez, confianza, amor y que todos salimos perjudicados y sufrimos intensamente cuando hay conflictos, soledad y desamor. Si utilizamos únicamente técnicas para describir cómo debe ser una pareja o una familia

para describir cómo debe ser una pareja o una familia El Precio del Amor , Lucy
para describir cómo debe ser una pareja o una familia El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 4

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

ideal y, voluntaria o involuntariamente, hacemos sentir culpable a quien no la tiene, sólo conseguiremos bloquear el camino hacia la solución práctica y realista de sus problemas.

He escuchado que la base de la sociedad es la familia; mucha gente preparada sostiene que es la pareja, de la cual se deriva la familia. Yo deseo enriquecer este concepto insistiendo en que para lograr una pareja bien integrada y una familia estable, la base es el individuo. Debemos empezar por el principio, por la raíz; es materialmente imposible constituir una buena pareja y, por ende, una buena familia, si quienes la integran llevan a su unión los traumas no resueltos del pasado, sus miedos, angustias, complejos, falsas expectativas y pocas habilidades para relacionarse con otros seres humanos. Si logramos que los individuos se superen, se entiendan mejor a sí mismos y hagan un esfuerzo consciente para modificar conductas y actitudes que les han perjudicado, se alcanzará la meta común de una sociedad más equilibrada, sin tantos problemas que a todos, de manera directa o indirecta, nos afectan.

No propongo una cura mágica a todos los males de la humanidad; deseo tan sólo hacer una aportación personal, basada en mi experiencia con la gente que me ha honrado con su confianza a través de las terapias y los programas de radio o televisión, y que tanto me han enseñado sobre la conducta y los sentimientos humanos.

Es posible que no todos los lectores estén de acuerdo con mis conceptos (acepto y respeto la divergencia de opiniones). Sin embargo, yo les pido que traten de interpretar mis ideas con amplio criterio y mente abierta, sin hacer juicios basados en la intolerancia y sin saltar a conclusiones prematuras antes de haber terminado el texto. Gracias por su comprensión y paciencia.

En la primera parte de esta obra consideré necesario hablar de las formas inadecuadas de relacionarse. En ella analizo conductas inapropiadas masculinas y femeninas, la forma en que se generan, qué papel jugamos al formar parte de una relación conflictiva, cómo nos enganchamos, a veces de manera inconsciente e involuntaria, en interacciones destructivas. Sólo al reconocer en nosotros mismos que no somos víctimas indefensas, sino protagonistas activos en dichas relaciones, tendremos acceso a las alternativas de mejorarlas, de manejarlas de otra manera, de salir de ellas antes de que nos hagan más daño, de crecer y aprender de la experiencia en lugar de amargarnos y deprimirnos, de permitirnos buscar una relación más positiva y compatible. No se trata de mala suerte, no es que nos toquen personas que no nos comprenden, no es que los otros sean los “malos” y nosotros los “buenos”. Mediante una profunda autorreflexión, generalmente dolorosa, podemos dejar el pasado una vez que lo entendemos y dedicar nuestro esfuerzo y energía a cambiar nuestros propios patrones de conducta y no los del otro.

nuestros propios patrones de conducta y no los del otro. El Precio del Amor , Lucy
nuestros propios patrones de conducta y no los del otro. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 5

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Esta obra no logrará su propósito sin la colaboración y participación activa del lector. Es sumamente importante que lleves a cabo los ejercicios que aquí se sugieren y los complementes con un autoanálisis realista y tus observaciones de cómo nuestra conducta y actitudes impactan a los demás.

Con cariño

Lucy Serrano

y actitudes impactan a los demás. Con cariño Lucy Serrano El Precio del Amor , Lucy
y actitudes impactan a los demás. Con cariño Lucy Serrano El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 6

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

CAPÍTULO 1

CAPÍTULO 1 Programaciones Socio-culturales ¿Qué mujer no desea ser feliz y sentirse realizada en todos los

Programaciones Socio-culturales

¿Qué mujer no desea ser feliz y sentirse realizada en todos los aspectos de su vida; tener un trabajo o profesión bien remunerado y con satisfacción laboral; una pareja que la amé, valore, comprenda y respete; ser madre; estar sana; tener una apariencia física agradable; una situación económica estable; verse libre de frustraciones, resentimientos, depresiones o miedos; sentirse útil, apreciada, valiosa y llena de entusiasmo para vivir plenamente?

Parece un sueño imposible, ¿verdad? Aparentemente unas cuantas afortunadas lo tienen todo. A otras les va bien en sólo un aspecto (el trabajo, por ejemplo), mientras otro (su vida emotiva) es un desastre; si no tienen pareja, se sienten muy solas; si la tienen, les causa conflicto o no las satisface plenamente; su salud anda pésima; viven en un estrés continuo o sufren internamente de frustración por no haber tenido un hijo. A un tercer grupo parece irle mal en todo y se sumen en un profundo pozo de desesperación, creyendo que su vida no tiene sentido, que las mujeres nacimos para sufrir, que las circunstancias y las personas son injustas y que las cosas nunca van a cambiar.

¡Cuántas jovencitas que alguna vez estuvieron llenas de entusiasmo e ilusiones ahora se encuentran insatisfechas o profundamente amargadas y frustradas! ¿Qué pasó?, ¿acaso se soportaron mal?, ¿no tuvieron la suficiente inteligencia para manejar las situaciones y los conflictos?, ¿son ellas las culpables de su desdicha por algún defecto o error?, ¿será cierto que vivimos en una sociedad donde no se permite a las mujeres superarse, opinar y ser ellas mismas?

Todos estos cuestionamientos y muchos más han pasado por mi mente desde mi adolescencia. Crecí en una familia con ideas estrictas y convencionales, con parámetros religiosos inflexibles y con una poderosa influencia social respecto de cuáles eran los papeles del hombre y de la mujer, como si cada uno estuviera obligado a interpretar un rol en un libreto predeterminado de una obra de teatro. Sin embargo, dentro de mí se anidaba una gran tristeza y un creciente coraje al ver que muchas mujeres (mi propia madre, mi abuela, mis tías, primas y amigas), pese a seguir las normas de conducta apropiadas, no eran felices ni realizaron nunca sus aspiraciones. Siempre estaban presionadas por cumplir con lo que se suponía era su deber. Si se atrevían a protestar, de inmediato se les calificaba de egoístas, se les hacía sentir culpables y se les obligaba a

se les hacía sentir culpables y se les obligaba a El Precio del Amor , Lucy
se les hacía sentir culpables y se les obligaba a El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 7

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

claudicar y conformarse con lo que la sociedad esperaba de ellas. Yo me preguntaba:

¿sería esto responsabilidad de los hombres que no las comprendían o las maltrataban?, ¿o era el origen del problema la sociedad misma que se negaba a evolucionar? Mis constantes cuestionamientos me llevaron a estudiar cada vez más a fondo esta problemática.

Enseguida presentó un breve ejemplo de los roles tradicionales que tanto el hombre como la mujer debía cumplir hasta hace no muchos años atrás:

La mujer

Ser virgen

No trabajar ya casada

Obedecer y atender al marido

Dedicarse por completo a los hijos

Ser dulce y abnegada

No intentar sobresalir o desarrollarse

Aguantar porque es “su cruz”

El hombre

Mandar en el hogar

Ser fuerte y rudo

Salir a trabajar

No encargarse de las tareas domésticas

Tener libertad sexual

Las únicas opciones de las mujeres eran:

Casarse. Considerada la mejor y la única forma válida de hacer el amor, de tener hijos, conseguir quien las mantuviera y convertirse en mujeres respetables. A veces ni siquiera podían escoger con quién, pues sus padres les imponían al marido.

Quedar solteronas. Considerado como un verdadero fracaso porque nadie se había fijado en ellas (generalmente causaban lástima).

se había fijado en ellas (generalmente causaban lástima). El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
se había fijado en ellas (generalmente causaban lástima). El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 8

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Hacerse monjas. Algunas lo hacían por verdadera vocación religiosa; otras por esconder un pecado (como un embarazo), una decepción amorosa (el novio se había casado con otra), o como castigo por desobedecer a sus padres (para alejarlas de un pretendiente que no les convenía).

Convertirse en prostitutas o amantes (la casa chica). Algunas lo hacían después de haber sido violadas o abandonadas por el novio habiéndose entregado a él (pensaban que ya no valían nada por no ser vírgenes); otras lo hacían por hambre, por ignorancia o por decepción.

Vivir en unión libre

Podríamos pensar: “todo esto es cosa del siglo pasado”, pero sabiendo cómo fueron educadas nuestras abuelas y bisabuelas, nos será más fácil comprender que quizá nos quede algo de ello, aunque confuso y mezclado con las ideas modernas sobre cuál es nuestro papel en la vida. Y esta confusión nos descontrola.

Hemos progresado mucho: ahora hay tantas mujeres que estudian, trabajan, escriben, actúan, se desarrollan en las artes. Pero en el terreno sentimental, definitivamente nos queda mucho camino por recorrer. Con frecuencia nos topamos con mujeres valiosas que se sienten destruidas, solas o incompletas por una decepción amorosa o un fracaso con su pareja. Aún con los logros profesionales, parece existir un enorme vacío difícil de llenar. Pocas logran encontrar la pareja adecuada (resulta utópico pensar en la ideal) y combinar su vida de esposa y madre con la realización de sus metas personales.

En mi búsqueda por saber quién era yo como mujer individual, me vi en la necesidad de analizar, en primer lugar, qué es una mujer de manera global. Me percaté entonces de que la mayoría de los conceptos sobre la mujer y cómo debe comportarse, no son realmente nuestros, nos fueron impuestos por las ideas de nuestros padres, nuestros abuelos y transmitidos de generación en generación, así como por las ideas religiosas, sociales y culturales de nuestro país y nuestra época.

A través del tiempo se ha comprobado que muchos de estos conceptos no funcionan porque no han logrado los resultados esperados. Mencioné en la introducción que hay muy pocas mujeres realmente felices y satisfechas con su vida y que una inmensa mayoría se encuentra en un rango que va desde una ligera insatisfacción hasta el daño psicológico profundo, que sufren abusos, humillaciones o adoptan conductas destructivas para sí mismas y para quienes las rodean.

Un ejemplo común, desafortunadamente aún prevaleciente en nuestros países, es el caso de la abnegación y el machismo, fuente de innumerables hogares disfuncionales:

el machismo, fuente de innumerables hogares disfuncionales: El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 9
el machismo, fuente de innumerables hogares disfuncionales: El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 9

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 9

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

hombres que representan el papel de villanos; mujercitas sufridas que se sacrificaron por completo por servir a su familia, por dar gusto y obedecer a su pareja y que lo único que lograron fue convertir en un verdadero infierno su propia vida y la de sus hijos. Estas mujeres suelen acabar solas, traicionadas o abandonadas, en una lastimosa situación económica, con la salud y los nervios destrozados, con la autoestima por los suelos, con los hijos traumados y con serios problemas escolares y de conducta. Uno se pregunta:

¿cómo pudo pasar esto después de tanta abnegación y sacrificios?

Estoy convencida de que la razón es la enorme ignorancia con que nos educan respecto a la realidad de la vida, de nuestro papel como mujeres y de la psicología masculina. Por lo general, los varones, debido también en gran parte a una educación errónea, piensan, actúan, reaccionan e interpretan las cosas y las palabras en forma totalmente diferente de las mujeres.

Retomo el argumento de que nuestra manera de pensar está condicionada por el país y por la época en que nos tocó vivir. Digamos que una chica nace en un país musulmán donde las costumbres sociales y religiosas le indican que debe usar una vestimenta que la cubra totalmente; si llegara a mostrar simplemente su cabello, sería considerada una libertina, ya que está provocando sexualmente a los hombres. Por otra parte, en los países de cultura diferente, las mujeres muestran su cabello sin la menor insinuación de que estén haciendo algo incorrecto. Si a una joven le toca nacer en una remota y primitiva tribu africana, donde se acostumbra llevar sólo un taparrabos y mostrar los senos al aire (como lo han hecho las de su aldea por generaciones), su conducta obviamente no será motivo de escándalo ni reprobación por parte de los varones o de sus congéneres. Sin embargo, si en nuestros países se nos ocurre salir a la calle con el torso desnudo, causaríamos tal alboroto que podríamos ser arrestadas por faltas a la moral y provocaríamos múltiples críticas a nuestro pudor y a nuestras facultades mentales.

¿Acaso es más decente la mujer musulmana por estar totalmente cubierta?, ¿es la africana una promiscua degenerada por deambular semidesnuda? Siendo todo cuestión de costumbres, es muy difícil asignar de antemano un valor moral a las normas de conducta generalmente aceptadas y basar en ello nuestra decencia como mujeres.

Hago estos sencillos comentarios para empezar a cuestionar, con amplio criterio, todas las ideas que nos metieron en la cabeza y que en este libro llamaré vocecitas del pasado”. Así lograremos tener en claro cuáles ideas realmente son nuestras y cuáles nos programaron como computadoras.

Veamos algunos ejemplos. Sin ir muy lejos, a principios del siglo XX era poco usual que las mujeres desearan (o más bien, que les permitieran) estudiar una carrera

(o más bien, que les permitieran) estudiar una carrera El Precio del Amor , Lucy Serrano
(o más bien, que les permitieran) estudiar una carrera El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 10

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

profesional. Imaginemos a nuestra valiente abuela o bisabuela, en especial en los países latinos, que se atrevió a ser la primera mujer en pisar una universidad pretendiendo cursar una carrera considerada apta sólo para hombres; digamos medicina. La chica seguramente provocó un gran escándalo, fue sometida a enormes presiones; es muy posible que sus profesores hayan intentado reprobarla o ridiculizarla; que sus compañeros, con sus burlas, la hayan hecho sentir una intrusa en el grupo; que de sus padres sólo haya recibido incomprensión y falta de apoyo; quizá el novio la chantajeó con la amenaza de terminar la relación si no dejaba esas ideas ridículas.

¡Qué diferencia con la época actual en la que lo más natural es que las chicas estudien una carrera sin que nadie las someta a tantos obstáculos y humillaciones! Pero, claro, ello se logró gracias a las primeras valientes mujeres que se atrevieron a cuestionar las reglas establecidas y que se negaron a claudicar ante las presiones y las dificultades, demostrando que no hay nada malo, anormal, inmoral o inadecuado en que una mujer desee ser una profesional.

Un tercer ejemplo es la educación sexual, incluyendo el un tan discutido control de la natalidad. No podemos concluir que la información apropiada y verídica haya provocado la promiscuidad y la falta de valores. Desde el principio de los tiempos han existido casos de conductas sexuales muy distintas, desde las orgías romanas hasta el puritanismo victoriano. El propio Jesucristo defendió a la mujer adúltera a punto de ser apedreada diciendo: El que esté libre de pecado, que lance la primera piedra”.

Es sin duda positivo que las ideas estén evolucionando. Era triste ver a niñas asustadísimas con su primera menstruación porque no sabían nada acerca del funcionamiento de su cuerpo; a mujeres que, por creer que era mandato divino, tenían diez o doce hijos, pese a su precaria situación económica que les impedía proporcionarles los cuidados indispensables; a jóvenes que recurrían a abortos clandestinos y ponían en peligro su vida para ocultar que ya no eran vírgenes y evitar acarrear la vergüenza de ser madres solteras. ¡Cuántos prejuicios, cuántas falsedades, cuánta incomprensión!

No propongo (nada más lejos de mi intención) una lucha entre una ideología rígida y prejuiciada y un liberalismo inmoral y sin valores. Lo importante es reordenar nuestras ideas para llegar a un justo equilibrio; empezar el lento y a veces doloroso proceso de conocernos mejor a nosotras mismas; sacudirnos la ignorancia y los prejuicios y, además, entender mejor a los hombres.

y los prejuicios y, además, entender mejor a los hombres. El Precio del Amor , Lucy
y los prejuicios y, además, entender mejor a los hombres. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 11

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Ejercicios

1. Haz entrevistas a varias mujeres de tu familia (tu madre, abuela, hermanas, tías) y también a amigas y conocidas. Pregúntales cuál es su concepto de qué es una mujer y cómo debería comportarse.

2. También entre tus familiares y amigos, entrevista a varios hombres de diferentes edades, estado civil y condición sociocultural. Hazles la misma pregunta y verás que no todos ellos piensan igual.

3. Escribe tus conceptos acerca de qué es una mujer y compáralos con los de otras personas. Así podrás diferenciar las voces del pasado de tus propias ideas.

4. Reflexiona sobre cómo educar a tus hijas, ¿harías cambios en la forma en que te educaron a ti?

A manera de ilustración, he querido transcribir aquí algunas de estas descripciones, hechas por las alumnas de mis cursos de superación en la Ciudad de México.

Mujer, ¿qué es una mujer? Para mí es: un ser humano que merece respeto, con las mismas necesidades, deseos, gustos, etc., que el hombre, con derechos a iguales oportunidades y a un lugar muy especial, ya que la mujer es la preservadora de la vida. De chica, en casa, se me inculcó que la mujer debe ser abnegada, me repetían constantemente esa palabra, que una nació para servir al hombre, que debe una “comprenderlo”, “apoyarlo” y aguantarle todo. Una “buena esposa” soporta todo por los hijos, no tiene opiniones propias y debe pedir autorización a su esposo para todo, aun para algo relacionado con su propio cuerpo. Sin embargo, con el paso del tiempo, con las experiencias positivas y negativas que he vivido y los conceptos modernos sobre cómo debe de ser una mujer, mis ideas y actitudes han cambiado. Ahora lucho por que mi pareja me respete y podamos llevar una relación sana y satisfactoria para ambos; me sigue costando mucho trabajo, pero con constancia, determinación, valentía y seguridad en mis convicciones, sé que voy a salir adelante en mi vida y con mi pareja.

Ana Rosa ortega Montes de Oca

en mi vida y con mi pareja. Ana Rosa ortega Montes de Oca El Precio del
en mi vida y con mi pareja. Ana Rosa ortega Montes de Oca El Precio del

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 12

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

La mujer es el origen. Es el pilar de un hogar. Si ella está mal, todo su hogar lo estará porque en sus manos está el futuro de sus hijos, la felicidad de ellos.

La mujer debe ser independiente, positiva, fuerte. Ella es capaz de eso y más. Ella da la vida, da ternura y atención. Ella es sensible y generosa. El dolor de ser madre le ha enseñado a ser comprensiva y a vencer cualquier obstáculo por el ser que ha engendrado. Es triste ver que tanta valía y tanto poder se vean pisoteados y humillados. La mujer debe quererse no más ni menos de lo que quiere a los demás. Debe ser generosa consigo misma y perdonarse tanto como perdona. Ella merece tanto amor y respeto como da.

Laura Aguilar Fernández

Una mujer es un ser humano a quien se clasifica con el sexo femenino y no tiene el más mínimo derecho de disfrutar la vida, pasa todas sus etapas reprimida socialmente por el hombre clasificado con el sexo masculino (o macho). La mujer no tiene derecho a la igualdad con el hombre; se le considera incapaz para realizar muchos trabajos, excepto las labores domésticas y la máxima atención y servicio al hombre. Cuando llega a la adolescencia se le “prepara” para que piense en unir su vida con el hombre, inmediatamente haga funcionar sus órganos reproductores, sea madre y se dedique en cuerpo y alma a los niños, al hombre y, en general, a servir a su nueva familia. A olvidarse de que su ser existe. A la mujer debería enseñársele sus valores y derechos, la igualdad con el hombre; enseñarle a disfrutar y saber vivir sus etapas; a vivir a la par con la persona elegida y formar una familia feliz. Porque la mujer es la base de la familia. En mi vida hice lo contrario de lo que mi mamá hizo, su sistema no funcionó y yo no quería sufrir como ella, así es que lo modifiqué y llevé a cabo el mío propio; no sé si es bueno o malo, a veces me funciona y a veces no, pero hago lo que siento. Mi sistema es la igualdad.

Blanca Meyer Avilez

La mujer es el ser complementario para formar una pareja al lado de un hombre.

Es quien fue elegida para tener el privilegio de ayudar a Dios en el prodigio de llevar una vida dentro de su cuerpo teniendo en todo momento bajo su cuidado su desarrollo y feliz término. Por si esto fuera poco, es el eje de su núcleo

término. Por si esto fuera poco, es el eje de su núcleo El Precio del Amor
término. Por si esto fuera poco, es el eje de su núcleo El Precio del Amor

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 13

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

familiar, guía para sus hijos y especialmente ejemplo para sus hijas. Por todos estos motivos, ella debe aprender a hacerse valer así misma y a sus

pensamientos. Está dotada con cualidades que ella puede desarrollar tanto como se lo permitan su deseo y su determinación. Actualmente ya no es válido esperar pasivamente a que las cosas marchen a su alrededor como sea, ella tiene recursos con los que antes no se contaba para, si así lo desea, mejorar o cambiar lo que se requiera, utilizando todo lo que esté a su alcance para su bien

y el de sus seres queridos. La mujer tiene una capacidad inmensa de dar amor y

ternura; también desea ser querida y respetada por todos, pero en mayor medida por la persona que eligió como compañero de su vida, pues éste a muy corto plazo (en algunas ocasiones) olvida lo que juró ante un altar. Nota:

Admito que para escribir esto me tuve que “exprimir” la cabeza, pues mi idea de lo que era una mujer era sinónimo de debilidad y con muy poco o casi nada de valor como persona.

Martha I. Villalobos

Las mujeres somos la vida misma, ya que algunas tienen la capacidad de darla y otras el poder de encaminarla, para poder dar a la sociedad mujeres y hombres útiles a la misma. Somos seres profundamente sensibles, capaces de estremecernos con un simple roce del ser querido; pero con el suficiente valor de entregar cuerpo y alma por los hijos y el hombre que esté a nuestro lado. Con la fuerza de una leona sabemos defender lo nuestro; estamos acostumbradas a dar tanto a cambio de migajas, pero somos tontas sólo por costumbre, no por condición. Durante siglos han querido apagar nuestra fuerza

y relegarnos como criadas y objetos sexuales, poniéndonos a la sombra de los

hombres, cuando poseemos la suficiente luz como para alumbrar nuestro mundo, un mundo de creatividad, de trabajo constante por la superación de nosotras y de nuestros hijos, de sensibilidad, amor y esperanzas. Tenemos lo suficiente para romper las cadenas que durante siglos hemos cargado, para luchar por nuestra dignificación y por ser tomadas en cuenta y ser respetadas como mujeres y seres humanos útiles a este mundo, nuestro mundo, el cual no es exclusivo de los hombres.

Gabriela Jiménez Vera

cual no es exclusivo de los hombres. Gabriela Jiménez Vera El Precio del Amor , Lucy
cual no es exclusivo de los hombres. Gabriela Jiménez Vera El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 14

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

La idea que me inculcaron de cómo debería ser la mujer es la siguiente: su meta era casarse, cuidarse de no perder su virginidad, aprender las labores de su casa, ser abnegada, fiel, tener los hijos que Dios le diera, cuidarlos, obedecer a su esposo, respetarlo, atenderlo, ser de su propiedad, ir al matrimonio sin experiencia ni conocimientos sexuales; todo era prohibido, eso sí, después de firmar el papel todo se valía, se esperaba que, por arte de magia, fuera experta en el sexo, para halagar a su esposo y retenerlo. Pienso que estas ideas sólo han provocado infidelidad, frustración y sentimientos de culpa en la mujer, por no saber cómo manejar la situación y querer seguir ese patrón que la sociedad imponía. Si se tuvieran conocimientos de los hombres: qué los hace reaccionar, comportarse como lo hacen, las tradiciones y patrones que también vienen arrastrando, nos evitaríamos muchos problemas y sabríamos mejor cómo llevar la relación.

María de Lourdes Tamayo

La mujer es el ser en el cual se funda todo lo que es la sociedad, pues es quien se encarga de dar vida y sustento a la familia; es la fortaleza de sus hijos y su pareja. Es quien representa y posee las cualidades emocionales y espirituales. Y a la vez necesita ser inteligente en muchos aspectos. La mujer, para lograr sus objetivos y cumplir con su papel en la vida, debe ser auténtica, congruente con sus ideas, asertiva. Al ser ella misma no permitirá que interfieran en sus decisiones. Es muy importante que sepa darse su lugar, valorarse, quererse. Sé que para muchas mujeres la entrega total es algo que no debe ser llevado a la práctica, pues se malinterpretan muchas cosas, dejando de lado lo más importante: una misma. La mujer debe buscar la armonía de su ser, su paz espiritual, su desarrollo y superación. Ser activa y emprendedora, entusiasta. El cuidado personal en todos los sentidos traerá frutos positivos a su experiencia diaria; el colocarse en lugar primordial y saber exigir que su pareja le otorgue este lugar es una tarea hasta cierto punto difícil, pero que con el tiempo llega a ser tan natural que no necesitará hacer nada especial para obtenerlo, pues su propia actitud acarrea las respuestas, el respeto que las demás puedan sentir por ella. Las mujeres llevamos la carga más pesada de la vida y por lo mismo hay que saber cómo facilitarnos esta área. Las emociones son más intensas en la mujer y pienso que a ella corresponde saber dominarlas, encauzarlas constructivamente. No es fácil, pero cuando empieza a intentarlo ya lleva una gran ganancia. También debe saber cómo sienten los demás y comprender, sin sentir lástima, sino ayudando a que las personas que la rodean puedan ser

sino ayudando a que las personas que la rodean puedan ser El Precio del Amor ,
sino ayudando a que las personas que la rodean puedan ser El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 15

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

conscientes de lo que las atormenta y permitiéndose sentir, responsabilizarse de sus propias acciones.

María Esther González Bárcenas

Una mujer es un ser humano al que el hombre maneja a su antojo. De una manera o de otra, las mujeres siempre tienen más responsabilidades que los hombres, aunque éstos las llamen el sexo débil. Tiene responsabilidades en el hogar, con los hijos, en el trabajo. Siempre la están limitando en los logros que desea tener; en realidad todo le resulta más difícil que al hombre: si quiere trabajar tiene que resolver primero qué va a hacer con sus hijos y con su casa, si quiere estudiar peor aún pues no tendría algo de dinero. Desde niña se le limita para muchas cosas: para ir a un simple paseo, para seguir estudiando. Es como si nos marcaran lo que podemos y no podemos hacer, cuándo podemos hablar y cuándo no. Nos dicen cómo debemos comportarnos aunque nuestros padres hagan lo contrario, creándonos confusión, inseguridad y miedo. En la adolescencia, el novio también nos controla de una manera o de otra aunque aquí todo es disfrazado pues no se portan como en realidad son, son chantajistas y controladores. Ya en el matrimonio también es difícil; el trabajo y la responsabilidad también aumentan. Yo pienso que a la mujer se le debe dar respeto e igualdad de condiciones con el hombre; no quiero decir que hagan exactamente lo mismo pues por algo Dios creó al hombre y a la mujer.

Gabriela Granados de Hinojosa

Desde niña estaba programada para casarme y no estudiar más allá de una carrera comercial pues no tenía caso; además, no había recursos económicos suficientes, éramos ocho hijos. Yo empecé a trabajar un año antes de concluir la carrera de contador privado (a los 14 años y medio); era como si fuese un borrego. Desperdicié mucho de mi tiempo maravilloso pensando en tonterías como que ya era muy grande para estudiar la secundaria (a los 18 ó 19 años). A los 23 me casé con un hombre tan inmaduro como yo y empezaron mis problemas reales y quizás los de él también. Era la típica salvadora de hombres; fue muy difícil; empecé a buscar en libros de autoestima y psicología ayuda para sacar adelante mi matrimonio y a mis hijos. Es muy triste esa forma antigua de educar a mujeres y hombres. Una mujer debe amarse y de ahí todo va a llegar solo; porque una mujer que se ama nunca va a permitir que abusen de ella o la humillen; una mujer que se ama es inteligente; una mujer inteligente

una mujer que se ama es inteligente; una mujer inteligente El Precio del Amor , Lucy
una mujer que se ama es inteligente; una mujer inteligente El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 16

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

estudia, se cultiva, piensa por ella misma; en una palabra, una mujer tiene que ser autosuficiente y equilibrada, sin culpas, miedos ni complejos.

Martha Ramírez Moreno

sin culpas, miedos ni complejos. Martha Ramírez Moreno El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
sin culpas, miedos ni complejos. Martha Ramírez Moreno El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 17

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

CAPÍTULO 2
CAPÍTULO 2

Sentirnos atraídas por un varón o resultarle atractiva a uno de ellos es el resultado de una complejísima serie de factores. No se trata sólo de nuestros gustos o preferencias. Lo más dramático e incomprensible es por qué nos gustan (o pueden llegar a obsesionarnos) personas que no nos convienen o que nos tratan mal. Cabe aclarar que la inteligencia o la experiencia con varias parejas previas no necesariamente nos sirve para evitar cometer los mismos errores.

Además de las programaciones culturales que mencioné en páginas anteriores, los seres humanos tenemos una serie de motivaciones inconscientes, en parte debidas a nuestra formación psicológica y a los mecanismos de adaptación y defensa que tuvimos que crear para sobrevivir ante las circunstancias adversas de la vida, principalmente de nuestra infancia. Para entender esta dinámica, no es suficiente, ni adecuado, limitarnos a culpar a nuestros padres (quienes también podrían culpar a nuestros abuelos y así sucesivamente), a la mala suerte o a nuestra devaluada autoestima, diciendo que somos poca cosa y no merecemos algo mejor.

Hacer este análisis es doloroso y suele resultar muy útil la ayuda de un terapeuta calificado, sensible a nuestras necesidades y a nuestra muy particular forma de ser, con quien sintamos empatía. Pero no podemos dejarle todo a él; su papel es servirnos de guía y fuente de apoyo, pero la mayor parte del trabajo nos toca a nosotros. Mucha gente ha decidido que es preferible hacer el esfuerzo del trabajo interior que continuar con su vida tal como está. Mi deseo sincero es que este libro ayude a quienes deseen una aportación adicional para lograr felizmente tal objetivo.

Aunque cada ser humano es único e irrepetible y no hay peor cosa que ponernos etiquetas para tipificarnos, podemos obtener mucha luz si identificamos en nosotros mismos ciertas pautas de conducta. A través de mis observaciones he llegado a algunas clasificaciones muy generales de los distintos tipos de mujeres y cómo se relacionan con su pareja:

La Abnegada

La Pseudofeminista

La Salvadora de Hombres

 La Pseudofeminista  La Salvadora de Hombres El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
 La Pseudofeminista  La Salvadora de Hombres El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 18

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

La Princesita Soñadora

La Tímida, Acomplejada, Solterona

La Vanidosa, Caprichosa, Manipuladora

Desde luego no todas entran en estas categorías; es probable además que al leer sus descripciones nos identifiquemos en diversos grados con varias de ellas. Lo que analizaré de cada tipo es:

- Qué buscan

- Qué papel asumen

- A qué tipo de hombre atraen

- De qué tipo de familia provienen

Al identificarse con las diferentes categorías, las lectoras observarán que es muy probable que el tipo de hombre que atraigan estará de acuerdo con el tipo de mujer que

son. Si nuestras actitudes y formas de relación son enfermizas, es lógico que (consciente

o inconscientemente) busquemos la contraparte de conducta enfermiza en un hombre.

Cuando logremos manifestar conductas más sanas, podremos atraer y relacionarnos con parejas igualmente sanas.

Éste es el primero paso y el más difícil para convencernos de que nosotras somos quienes generamos una relación dañina y formamos parte de ella. También nos servirá para dejar atrás la idea de que somos víctimas de la maldad y la incomprensión ajena o de que debemos dirigir nuestros esfuerzos a cambiar o a convencer a la pareja de que modifique su conducta para que seamos felices. Si no siempre tenemos control sobre nuestros propios pensamientos, emociones y conducta, mucho menos lo tendremos sobre otras personas. Ahora la energía debe recanalizarse hacia adentro, hacia los cambios que deseamos efectuar en nosotros. Y aunque esto se antoje una tarea muy difícil y dolorosa, yo les aseguro que no es imposible y que al final nos dará grandes satisfacciones.

La Abnegada

Busca:

Un papá, un protector que venga a salvarla, a darle el cariño y apoyo que no recibió de niña. Está dispuesta a darlo todo, a obedecer, a someterse completamente y a renunciar

a sí misma por lograrlo.

completamente y a renunciar a sí misma por lograrlo. El Precio del Amor , Lucy Serrano
completamente y a renunciar a sí misma por lograrlo. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 19

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Papel que asume:

El de la hijita buena, complaciente y sacrificada (uno de sus lemas preferidos es: “Por

llevar la fiesta en paz, mejor no hago o digo X” o “Para evitar problemas, mejor no lo

contradigo”). Es muy insegura y le tiene miedo a su pareja, a la vida y, sobre todo, a salir adelante sin un hombre. Le afectan mucho las opiniones ajenas, no confía en lo que ella cree, sino en lo que dice él. No piensa en sí misma, siempre está dando o atendiendo

a

los demás sin exigir reciprocidad. Pero en el fondo se siente muy resentida porque no

la

valoran. Está llena de culpas (que el hombre por supuesto trata de reforzar y

aumentar), creyendo que, por más que se esfuerce, no cumple adecuadamente con su papel de esposa y madre. En algunas, los prejuicios religiosos son también factor determinante para pensar que el matrimonio es una cruz que debe aguantarse.

Tipo de hombre que atrae:

El macho, misógino, prepotente, inseguro, acomplejado, grosero, golpeador, alcohólico,

mujeriego, dominante, posesivo, celoso, terco, conflictivo, incapaz de valorar, respetar o darle su lugar a una mujer.

Tipo de familia de la que proviene:

Por lo general de hogares similares (padre macho/madre abnegada): papá autoritario;

grandes prejuicios religiosos, poca o nula educación sexual; no la dejaban salir ni tener contacto con los hombres. Muchas de estas mujeres se casan jóvenes y dejan de trabajar

o estudiar. Crecieron pensando en que el papel de la mujer es aguantar y luchar por su matrimonio aunque sea un desastre.

Análisis

El resumen anterior nos da una clara idea del significado de la palabra abnegada. Si tú te

das a respetar con tu marido, si tus cualidades son apreciadas, si te valoras a ti misma y

te sientes segura, si no padeces depresiones constantes ni deseos de llorar y te sientes

básicamente satisfecha con tu matrimonio, tu esposo y tus hijos, por supuesto que no entras en esta categoría. Ahora bien, si tu situación es todo lo contrario, es necesario detectar cómo, cuándo y por qué te convertiste en abnegada y empezar a limpiar tu

mente de algunos de los conceptos que siempre has manejado como válidos. Recuerda:

“los demás te tratan como tú te tratas a ti misma”.

A una señora de ese tipo le planteé el caso de una mujer abnegada en exceso y le

pregunté: “¿Qué le aconsejarías a esta mujer?, ¿la defenderías?, ¿sientes rabia por su situación?”. Como según ella hablábamos de otra persona, reaccionó de manera positiva y asertiva. Sin embargo, cuando le dije: “Si así apoyarías a una extraña, ¿por

le dije: “Si así apoyaría s a una extraña, ¿por El Precio del Amor , Lucy
le dije: “Si así apoyaría s a una extraña, ¿por El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 20

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

qué no te das tú el mismo tipo de apoyo y cariño?”, su reacción fue de sorpresa y de comprensión por algo que hasta entonces no había percibido.

A las abnegadas las han condicionado a tal grado que creen que no valen nada, que se

mueren sin un hombre, que su pareja es poco menos que un dios omnipotente, que no tienen derecho a opinar, pensar, tener iniciativa o a rebelarse ante las injusticias porque él es el jefe supremo de la casa y de él deben soportar toda clase de abusos, humillaciones y menosprecios. El sentimiento que más frecuentemente se apodera de estas mujeres es la culpa, aunada a la frustración, la impotencia y la tristeza.

Para verificar lo que he dicho, invito a mis lectoras a observar los lugares donde hay mujeres abnegadas; verán que en ellos predomina el conflicto y la desdicha, no sólo de ella, sino de sus hijos y aun del propio marido.

Las mujeres latinas estamos muy familiarizadas con la palabra abnegación (la cual, por cierto, no tiene traducción exacta a ningún otro idioma que yo sepa). En México, hasta hace pocos años, al casarse era obligatorio oír al juez leer la Epístola de Melchor Ocampo donde encontramos frases como ésta: “La mujer, cuyas principales dotes son la abnegación…, debe dar y dará al marido obediencia…, con la delicadeza de quien no quiere exasperar la parte brusca, irritable y dura de su propio carácter”. Las novias jóvenes y enamoradas se apresuraban a firmar dicho contrato sin cuestionar siquiera lo que les estaban diciendo.

Nuestras madres y abuelas se veían bombardeadas por películas donde se ponía como modelo admirable de mujer a la heroína sufrida, callada y sumisa que todo lo soportaba. No sólo las esposas tenían que adoptar esta actitud; también se glorificaba el papel de las amantes tipo casa chica que vivían incondicionalmente a la sombra, esperando pacientemente a su hombre sin exigir nada a cambio.

Otra influencia negativa la han ejercido hasta cierto punto algunas telenovelas, pues precisamente sus temas tan trillados de sufrimiento, amores poco realistas y mal encaminados hacen que muchas mujeres se vean reflejadas en ellas. A través de la identificación con la heroína, intentan escapar de la rutina de su vida y evadir los

problemas profundos no resueltos. Asimismo, aunque la mayoría de las revistas femeninas son excelentes, otras pueden tener un efecto similar al anterior y seguir fomentando las ideas obsoletas. Hasta en la música vemos el gran éxito de las canciones

de amor-sufrimiento, amor-desprecio, amor-abandono, amor-aguante.

Además de cargar con el lastre de una educación tradicional, los refuerzos han ido distorsionando gradualmente la imagen de lo que es una mujer y lo que debería hacer para lograr una vida armoniosa y estable, sustituyéndola con un enfoque melodramático, inapropiado y falto de realismo.

un enfoque melodramático, inapropiado y falto de realismo. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
un enfoque melodramático, inapropiado y falto de realismo. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 21

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Resulta patéticamente cómico ver a un grupo de mujeres abnegadas reunidas comparando notas, comprobando cuál de ellas sufre más en una especie de concurso para ver quién gana según la cantidad de golpes, injurias, malos tratos, etc., que cada una recibe de su pareja, sintiéndose dignas de compasión y de admiración por ser víctimas y mártires. Estas mujeres reflejan un profundo deseo frustrado de ser reconocidas, valoradas, apreciadas, amadas y lucen su abnegación cual medallas ganadas por un general en batalla. Al no recibir cariño y valoración de sus maridos y sus hijos, por lo menos aspiran a que la sociedad se compadezca de ellas.

La Abnegada se queja constantemente con sus familiares o conocidos y su único tema de conversación parece ser cuánto sufre, cuánto la maltratan, qué difícil está todo, qué duro papel le tocó en la vida, qué malvado es su marido, cuán enferma se encuentra, qué tanto le falta el dinero, qué hijos tan groseros y malagradecidos tiene, etc. Si oírlas hablar así resulta fastidioso para los demás, con mayor razón lo es para su marido . Se vuelve repetitiva y sus palabras destilan la negatividad y amargura que lleva dentro.

La Abnegada se va enfermando física y emocionalmente; se siente víctima (situación a la que llegó de manera voluntaria, aunque por lo general inconsciente). Su mayor anhelo es que su marido cambie creyendo que así serían felices. Cuando las mujeres llegan a consulta con estos sentimientos les digo: “Yo no cambio maridos, trataré de ayudar a que tú cambies si realmente lo deseas y cooperas en el proceso, eliminando la ignorancia, dando otro enfoque a tus creencias, modificando tu actitud y tu conducta”.

Las mujeres en esta situación suelen estar desesperadas; ya se percataron de que quejarse no les funciona y desean cambiar, aunque el proceso sea lento y doloroso, porque no están satisfechas con su vida y les preocupa el futuro de sus hijos. Perciben que algo anda mal, pero no saben cómo se originó ni cómo resolverlo. No es ni apropiado ni conveniente regañarlas, tacharlas de tontas, dejadas y concluir que están en ese predicamento porque quieren, pues si las juzgamos de esta manera únicamente contribuiremos a devaluar su ya de por sí pobre autoestima. Más adelante veremos los métodos para apoyarlas y hacer que se vuelvan más fuertes y seguras.

Para que haya un macho, necesariamente tiene que haber una abnegada que lo aguante, igual que para que haya un verdugo tiene que haber una víctima. Estas mujeres inconscientemente buscan un hombre que abuse de ellas; desafortunadamente el hogar en el que crecieron sufría la misma problemática y ellas continúan la cadena. Tuvieron una madre que sufría, que no defendía sus derechos, que todo lo soportaba, que se sacrificaba. Aunque parezca absurdo, ellas tienen la tendencia a seguir el patrón que presenciaron en su infancia, con los mismos y trágicos resultados. No tienen un modelo sano y realista, sólo conocen el sufrimiento o la fantasía.

y realista, sólo conocen el sufrimiento o la fantasía. El Precio del Amor , Lucy Serrano
y realista, sólo conocen el sufrimiento o la fantasía. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 22

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Se antoja increíble que en esta época todavía seamos testigos de malos tratos, golpes, injurias, abusos psicológicos, relaciones sado-masoquistas, de casos de mujeres a las que el marido corre de su casa a media noche y otras atrocidades. Resulta deprimente hablar con personas que trabajan en agencias de la procuraduría, hospitales de emergencia o delegaciones de policía adonde llegan mujeres quejándose de violencia familiar.

La Abnegada generalmente es una mujer sin preparación, alguien que creyó escapar de un hogar conflictivo y se dejó llevar por la ilusión de una promesa de amor. Es cierto, el amor es ciego y como de niña no recibió cariño, protección, mimos o halagos, sino insultos, humillaciones, malos tratos y pobrezas que afectaron su autoestima, en el momento en que siente que un hombre la trata bien (aunque sea en forma temporal y fingida), le promete cosas y la hace sentir bonito, está dispuesta a irse con él a donde sea, a entregarse por completo, tener relaciones sexuales para complacerlo y abandonar su casa. Podríamos decir que se embriaga, se aturde, se ilusiona, ya no piensa y cree que ese hombre es su salvación y su felicidad.

Sin embargo, al poco tiempo se da cuenta de que salió de una situación dramática, disfuncional y deprimente para caer en otra peor y que, en lugar de tener ahora esa vida que anhelaba, nuevamente se encuentra desdichada junto a un hombre que se siente con el derecho de mandarla, gritarle, humillarla, engañarla, abandonarla en el momento que él quiera o arrumbarla e ignorarla porque él desea seguir haciendo su vida como si fuera soltero. Para una buena proporción de la gente esto es lo que hemos venido heredando de generación en generación.

Otro problema de la mujer Abnegada es su terrible confusión de ideas. Las amigas, la mamá, algunos sacerdotes o sus propios familiares las confunden diciéndoles cosas como: “No, no, no, la culpa de que te maltraten ha de ser tuya”, “Si tú tuvieras más paciencia y lo trataras con más cariño, el cambiaría”, o “Él es el hombre y tu deber es aguantarlo, hazlo por tus hijos”. No permiten alternativas, le hacen pensar que si se separa o se divorcia ella será la única culpable de los resultados, que sus hijos sufrirán los múltiples traumas de la destrucción del hogar. Yo me pregunto, ¿a eso se le puede llamar un hogar? Además está plenamente comprobado que los hijos salen más dañados psicológicamente en un hogar en el que son testigos de continuos pleitos y faltas de respeto que si sus padres viven separados.

¡Qué injustos son todos estos prejuicios! ¿Acaso Dios hizo Diez Mandamientos para el hombre y otros diferentes para la mujer?, ¿por qué vemos estas discriminaciones tan a menudo?, ¿por qué únicamente a la mujer abandonada o engañada se le dice: “Tú no sabes retener a un hombre, el buscó afuera lo que le faltó en casa, encuéntrale el modo; trata por todos los medios de que el matrimonio funcione”? Toda la responsabilidad

de que el matrimonio funcione” ? Toda la responsabilidad El Precio del Amor , Lucy Serrano
de que el matrimonio funcione” ? Toda la responsabilidad El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 23

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

recae sobre los hombros de ella, al hombre se le hace creer que es obligación de la mujer tenerlo contento y que es él quien debe establecer las reglas dentro de la relación.

Aun con esta ventaja, aparente superioridad y dominio sobre su pareja, el hombre macho no es realmente feliz. En el fondo de su alma se siente realmente inseguro e incomprendido; se queja mucho de su esposa; se disgusta por las continuas fricciones con ella, quien también encuentra la forma de hacerle miserable aunque sea a través de su agresión pasiva y encubierta. Algunos de estos hombres acaban aburridos de mujeres con poco carácter y se buscan como amante a otra que no sea tan sumisa.

La Abnegada se pasa la vida buscando una fórmula mágica de comportamiento para lograr que su marido se convierta en el ser cariñoso y atento que ella tanto desea. Cuando finalmente se da cuenta de que no lo va a lograr y la situación se torna insoportable, le da pánico pensar en dejar al marido.

Desde luego yo no sugiero una separación inmediata sin un análisis de las alternativas y las consecuencias. Hay que pensar, futurizar, analizar a conciencia, intentar hasta donde sea razonable que las cosas mejoren. Sin embargo, si la situación está muy deteriorada y no hay voluntad de uno o de ambos cónyuges, de nada sirve un matrimonio a la fuerza, sostenido por culpas y por miedos, en el que la mujer permanece por hambre, por inseguridad, por sentirse indeseada, infeliz. Esto no puede dar como resultado un hogar donde los hijos encuentren un ambiente sano para su desarrollo emocional y buenos ejemplos para su conducta futura. Los niños son como esponjas y captan más fácilmente de lo que creemos los problemas existentes en el hogar. Quedan muy afectados por los gritos, insultos, abusos y escenas violentas que se ven forzados a presenciar a edad muy temprana. Por lo tanto, el pretexto: “Me aguanto por mis hijos” no es válido. La realidad es que lo hacen por miedo y dependencia.

Es extremadamente difícil que una Abnegada salga adelante por sí misma. Generalmente necesita (una vez que ha tomado conciencia de lo anormal de su situación) ayuda psicológica para vencer sus miedos y aumentar su seguridad, apoyo legal y el deseo de prepararse y trabajar para ser autosuficiente económicamente y poder independizarse. Es un camino muy difícil, pero muchas lo han logrado y sus vidas son definitivamente mejores que antes.

logrado y sus vidas son definitivamente mejores que antes. El Precio del Amor , Lucy Serrano
logrado y sus vidas son definitivamente mejores que antes. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 24

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

La Pseudofeminista

Busca:

Igualdad con el hombre en todos los aspectos, pero a veces lo hace de manera agresiva e hiriente. Algunas manejan resentimientos, coraje, frustraciones y miedos ocultos. Las que toman actitudes muy radicales parecen querer invertir los papeles para ser ahora las mujeres quienes maltraten y dominen a los varones.

Papel que asume:

Enemiga de los hombres. Quiere atacar, menospreciar o defenderse de agravios e injusticias reales o imaginarias; desea el desquite o la venganza.

Tipo de hombre que atrae:

Como novio ninguno, pues generalmente no encuentra pareja o tiene relaciones intrascendentes o fracasadas y viviendo con soledad y amargura. Puede tener algunos amigos hombres que no la ven como mujer.

Tipo de familia de la que proviene:

Por lo general, también plagada de conflictos. Algunas acabaron tan hartas y frustradas al ver a sus madres que todo lo aguantaban y a sus padres comportarse de manera abusiva, que entonces se van al otro extremo, creyendo erróneamente que así se salvarán de la abnegación.

Análisis

Al leer el resumen anterior es posible que por ignorancia algunas personas utilicen el término feminista con un sentido peyorativo. Es conveniente informarse adecuadamente antes de emitir una opinión.

El lado positivo del feminismo fue la obtención del voto, la mayor apertura para las mujeres en los estudios, las mejorías en el campo laboral, la protección legal contra las violaciones y otros crímenes o abusos que se cometen en contra de las mujeres.

Sería injusto no valorar algunos aspectos de la labor de estas valientes idealistas. Debemos reconocer que ahora las mujeres tienen acceso a casi cualquier profesión, aunque todavía hay discriminación en los salarios y las jerarquías.

Al tener acceso la mujer al campo laboral se hizo evidente que era un mito sostener que antes había muchos menos divorcios porque los matrimonios formaban hogares felices y estables. La realidad es que las mujeres los soportaban por no tener estudios ni

es que las mujeres los soportaban por no tener estudios ni El Precio del Amor ,
es que las mujeres los soportaban por no tener estudios ni El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 25

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

preparación para mantener a sus hijos y si osaban atentar contra las reglas establecidas,

la religión y la sociedad se ponían ferozmente en su contra, sin importar cuánto

estuvieran sufriendo.

Nadie discute que una buena familia, con el padre y la madre unidos por el cariño,

proporcionando apoyo, seguridad y afecto a sus hijos es lo mejor. Pero ya en el caso de

la Abnegada vimos que una separación o divorcio inteligente y bien planeado es la

única alternativa viable para situaciones que no tienen remedio.

El problema fundamental con el feminismo es que algunas mujeres con pensamiento

extremista se volvieron enemigas de los hombres. Ello resulta ilógico, pues se trata del otro cincuenta por ciento de la humanidad y nos unen a ellos muchas ligas de afecto y

convivencia. Tenemos padres, hermanos, primos, novios, maridos, jefes, compañeros de trabajo, muchos de los cuales son personas valiosas y agradables, lo ideal es tener una buena convivencia con ellos. Sería totalmente ilógico y desequilibrado que ahora las mujeres deseáramos cometer los mismos errores en que incurrieron algunos varones. Qué ridículo y absurdo sería que ahora fuéramos nosotras las que llegáramos a casa a las tres de la mañana embriagadas después de ver a nuestro amante, despertando con golpes e insultos a nuestros abnegados maridos para que nos dieran de cenar. Desde luego esto no es lo que las mujeres queremos.

Un hombre bien equilibrado desea ver a su mujer como su pareja, como su compañera,

no como su esclava. Sin embargo, muchos machos se opusieron ferozmente a las ideas

de las feministas considerando que atentaban contra sus privilegios como varones y sintiendo que no les convenía que la mujer despertara de su ignorancia y exigiera ser tratada como una igual. En la actualidad vemos todavía a algunos hombres que no toleran la crítica, aunque sea constructiva, y no muestran mayor interés en conocer y respetar lo que las mujeres sienten, piensan y quieren. En cuanto ellas expresan sus

preocupaciones, deseos o inquietudes de inmediato reaccionan negativamente

tachándolas de feministas, alborotadoras, destructoras de hogares y otras cosas en vez

de buscar un acercamiento amistoso y mutuamente benéfico. Por suerte existen muchos

caballeros, sobre todo entre los muchachos jóvenes, que no piensan así y que están genuinamente interesados en conocer mejor a las mujeres y llevar una relación armoniosa con ellas.

A las feministas les faltó tratar de entender un poco más la psicología masculina y

adaptarse a ella en lugar de sólo criticarla (aclaro que es muy diferente adaptarse que someterse).

Otro grupo de mujeres que no son feministas radicales también incurren en posturas de enemigas de los hombres y nos dañan con sus consejos prejuiciados. Podemos escuchar

y nos dañan con sus consejos prejuiciados. Podemos escuchar El Precio del Amor , Lucy Serrano
y nos dañan con sus consejos prejuiciados. Podemos escuchar El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 26

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

las voces del pasado en nuestras madres, tías, amigas, cuando nos dicen: “Todos los hombres son iguales, no confíes en ninguno porque seguramente te va a traicionar”, “Son unos desgraciados, mentirosos, mujeriegos”, “Lo único que quieren es llevarte a la cama y después burlarse de ti”. Así nos predisponen a cuidarnos de ellos como si fueran monstruos.

Es sumamente injusto invertir las cosas y achacarles toda la culpa a los hombres ya que, aunque existen algunos con características muy negativas, por supuesto que no todos son iguales. Generalmente somos las mujeres quienes no sabemos seleccio nar y detectar si es adecuado el hombre a quien entregamos el corazón, de ahí las decepciones y los fracasos sentimentales. Una frase popular dice que las mujeres somos “hijas de la mala vida”. Podemos tener un pretendiente excelente que nos quiere mucho y nos trata bien, pero lo encontramos aburrido y poco excitante, volviéndonos locas por el que menos nos conviene por encontrarlo muy seductor. De tal forma, basta ya de echar la culpa de todo a los hombres, aceptemos nuestra propia responsabilidad.

La Salvadora de Hombres

Busca:

Un hijito, lo que no necesariamente implica que el hombre sea menor de edad. Su motivación principal es ser necesitada y apreciada. Este tipo de mujer puede volverse extremadamente protectora, tierna y sentimental o alternar al otro extremo y comportarse en forma autosuficiente, mandona, minimizante, segura de que las sugerencias que hace a su pareja son por su bien. Trata de solucionarle al hombre todos sus problemas creyendo que le va a responder y se frustra mucho cuando él no llena las expectativas. Sin embargo, suele perdonarlo y darle otra oportunidad si se muestra triste y afligido o la enternece con promesas de que va a cambiar (lo que rara vez sucede).

Papel que asume:

Mamá de hombres que parecen necesitarla y que la manipulan con muestras de cariño o admiración. Ella maleduca y apoya demasiado a la pareja (mamá buena) o trata de corregirlo o controlarlo (mamá regañona).

Tipo de hombre que atrae:

El inmaduro, conflictivo, irresponsable, egoísta, gigoló, mantenido, manipulador, estafador, mentiroso, voluble, abusivo, desagradecido, infantil, inconstante, hijito de

abusivo, desagradecido, infantil, inconstante, hijito de El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 27 Copia
abusivo, desagradecido, infantil, inconstante, hijito de El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 27 Copia

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 27

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

mami. Lo más desconcertante es que los rasgos anteriores se mezclan con aspectos encantadores.

Tipo de familia de la que proviene:

También conflictiva o con padre ausente. En algunos casos se trata de hijas mayores que cuidaron a sus hermanos menores, que comenzaron a trabajar muy jóvenes, que asumieron demasiada responsabilidad a temprana edad o que se hacen cargo de la madre prácticamente asumiendo el papel de papá. Las acostumbraron a salvar gente y a no dar importancia a sus propias necesidades. Muchas mujeres inteligentes y exitosas en otras áreas de su vida entran en esta categoría, pues permiten que su pareja y muchas otras personas abusen de ellas y las manipulen con facilidad.

Análisis

Existen muchas maneras de encauzar el sufrimiento o los traumas no resueltos de la niñez, especialmente la falta de cariño, de apoyo y validación que afectan significativamente la manera en que nos relacionamos con nuestras parejas. Algunas chicas, en vez de elegir el camino de la abnegación o el feminismo, optan por otro igualmente peligroso. Ingenuamente creen que si ellas proporcionan al hombre suficiente cariño, protección, estímulo, guía, apoyo desinteresado e incondicional, buenos consejos, que si le hacen muchos favores, tratan de resolverles la vida, si les prestan dinero, se verán recompensadas con la misma moneda.

Aunque algunas de las carencias son similares a las de la Abnegada (afectada principalmente por el maltrato), a la Salvadora de Hombres lo que la dañó fue que la ignoraran, que nadie se ocupara de sus necesidades emocionales y afectivas y que, por el contrario, le asignaran demasiada responsabilidad a una edad muy temprana.

Suele provenir de un hogar con el padre ausente. Puede ser hija de madre soltera o de un matrimonio con un padre inconstante, inmaduro e irresponsable respecto del sustento familiar o que dejó el hogar. Su madre al quedar abandonada por separación, viudez o divorcio, se ve débil, inútil y necesitada, por lo que delega en la hija (muchas veces la primogénita) la responsabilidad de los hermanitos y del sustento familiar. De cierta manera, la hija se convierte en el padre sustituto; en principio puede sentirse halagada por ser importante y necesaria, consiguiendo enmascarar su vacío y soledad con el orgullo de ser cumplida y responsable. Pero con el paso del tiempo la carga se vuelve muy pesada y la predispone a que los demás la utilicen o exploten. Muchos exigen su tiempo, su dinero, su atención y sus cuidados. Como la ven aparentemente fuerte y segura, casi nadie le pregunta: ¿tú qué quieres, qué necesitas, cómo te sientes, qué problemas tienes, cómo puedo ayudarte?

te sientes, qué problemas tienes, cómo puedo ayudarte? El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
te sientes, qué problemas tienes, cómo puedo ayudarte? El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 28

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Como está tan acostumbrada a cuidar de los demás anteponiendo las necesidades de otros a las propias, cuando llega a la edad de elegir pareja inconscientemente atrae a hombres que la ven como una madre que puede rescatarlos y protegerlos. La joven se esfuerza por ayudar a su compañero a ser responsable, a superarse, mejorar su conducta, vencer sus miedos, pero fracasa rotundamente al no darse cuenta de que la manipulan con culpas y chantaje emocional, mezclado con pequeñas dosis de admiración y afecto, a veces fingidos, o con múltiples promesas de cambio no cumplidas.

Por lo tanto será presa fácil de hombres conflictivos y traumados a quienes intentará redimir; de irresponsables o explotadores de quienes creerá que lo único que les falta es quien los apoye, los comprenda y los impulse a conseguir un buen trabajo; de inmaduros con “mamitis” que no saben tomar decisiones por sí mismos (en estos casos, la suegra siempre gana); o de chicos con diversas adicciones a quienes poder salvar.

Cuando ella se frustra y se desespera porque, pese a todos sus esfuerzos, él no se corrige, puede volverla a convencer con frases como ésta: “Mi amor, dame otra oportunidad, te prometo que esta vez sí voy a cambiar”, “Eres una mujer maravillosa, me hundiría sin tu apoyo, te necesito tanto, sólo tú me comprendes”, o chantajes para despertar su lástima y ternura: “Tienes razón en dejarme, soy un fracasado, no te merezco, eres demasiado buena, mejor me alejo de tu vida para no dañarte”, sabiendo que de inmediato se enganchará a consolarlo. Al tratar de salvar a su hombre, simplemente no se da cuenta o le cuesta mucho admitir que ella misma echó a perder a su “bebé”.

Aunque parezca extraño y contradictorio, muchas Salvadoras de Hombres son mujeres inteligentes, preparadas, con gran éxito a nivel profesional, que en otras áreas de su vida se manejan con cordura e inteligencia, pero en su yo más profundo llevan oculta a una niñita solitaria, herida y vulnerable a quien no se le permitió llorar porque tenía que ser fuerte y responsable. En el fondo ellas también desean ser protegidas, mimadas, cuidadas, consentidas, apoyadas, pero no encuentran la manera de expresarlo o de obtener reciprocidad en cuestiones amorosas.

Es muy difícil salir de esta trampa porque las personas que dependen de las Salvadoras de Hombres se han mal acostumbrado y se enojan e indignan cuando ellas protestan y buscan obtener un trato más igualitario y recíproco. Los demás las presionan para que todo siga igual, haciéndolas sentir culpables, malvadas, desconsideradas y egoístas.

Cuando detecto a una mujer con estas características, primero intento hacerla tomar conciencia de sus pautas de conducta y la refuerzo recordándole: “Tú no eres su mamá, ni su profesora, ni su enfermera, ni su psicóloga. No tienes el poder ni la capacidad de reformarlo, ni de salvarlo de sus conflictos y enderezar su vida. Si él tiene problemas

sus conflictos y enderezar su vida. Si él tiene problemas El Precio del Amor , Lucy
sus conflictos y enderezar su vida. Si él tiene problemas El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 29

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

puedes apoyarlo, pero sólo hasta cierto punto. Si quieres que madure deja que aprenda de sus errores y que asuma sus propias responsabilidades, no pretendas hacerte cargo de todo pues acabarías exhausta y frustrada. Él dependerá cada vez más de ti y, en el fondo, en lugar de agradecértelo, te tendrá un enorme rencor por sentirse minimizado y puede llegar a considerarte su enemiga, alguien que trata de controlarlo”.

Una señora me relató, quejándose amargamente: “Mi marido hizo cargos a mi tarjeta de crédito (de la cual ella le consiguió una extensión) por una suma cuantiosa y ahora se rehúsa a pagarlos, ¿qué debo hacer?”. Antes de contestar exploré los antecedentes de su forma de relacionarse, encontrando que ella, en varias ocasiones anteriores, le había conseguido empleos que el marido dejaba porque no se sentía a gusto. Incluso le había comprado un auto para que pudiera trasladarse más cómodamente al trabajo, el cual él utilizaba para pasear con su amante. Cuando chocó el vehículo enseñando a la chica a manejar y fue a dar a la delegación, la esposa (aunque al principio enfurecida) lo perdonó y le dio otra oportunidad. Aquí vemos cómo también la mujer forma parte del círculo vicioso de la Salvadora de Hombres.

Cuando una Salvadora acude a mí buscando orientación, le digo que no le ayudo sintiendo lástima por ella, sino impulsándola a cambiar, a ser más fuerte y segura, a tomar conciencia de hasta qué punto ella misma provocó la situación de la que ahora se queja, a buscar alternativas para que pueda salir adelante. Jamás trato de provocarle culpa (ya bastante tiene con lo que la sociedad le adjudica), sino de hacerle ver que, en un momento dado, tomó ciertas decisiones basadas en la ignorancia o en conceptos equivocados de lo que es la relación de pareja. Y que definitivamente es posible cambiar estos patrones de conducta.

La Princesita Soñadora

Busca:

Un hombre ideal, un príncipe azul que venga a darle lo que ella considera su plena realización como esposa y como madre, con el resultado de una vida muy feliz, como se muestra en los comerciales de la televisión o los cuentos de hadas.

Papel que asume:

El de la heroína de novela romántica. Es soñadora y sentimental, con deseos de vivir un idealizado gran amor que vencerá todos los obstáculos, aunque se tenga que sufrir (por ejemplo, cuando los padres se oponen a la relación, lo que yo llamo el síndrome de Romeo y Julieta).

relación, lo que yo llamo el síndrome de Romeo y Julieta). El Precio del Amor ,
relación, lo que yo llamo el síndrome de Romeo y Julieta). El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 30

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Tipo de hombre que atrae:

Por ingenua e idealista puede caer con cualquiera de los mencionados anteriormente. Lo grave es que no sabe distinguir la diferencia entre un hombre y otro, además de que se ilusiona con lo que cree es una relación ideal. Tiende a evadirse en fantasías y negarse rotundamente a ver las cosas tal cual son. Puede ser necia y obstinada cuando alguien intenta hacerle ver los defectos de su amado, al que ella acostumbra justificar. Si los defectos son demasiado evidentes, entonces la justificación se convierte en: “Sí, ya sé que pasan todas estas cosas, pero no me importa, porque lo amo”.

Tipo de familia de la que proviene:

Puede ser de una familia bien avenida, donde fue muy consentida y protegida. Los padres erróneamente creyeron que la felicidad de su hijita consistía en no permitirle

enfrentar sola los problemas de la vida y tomar decisiones por sí misma. Es frecuente encontrar a este tipo de mujer entre chicas educadas en colegios religiosos exclusivamente femeninos donde tenían poco trato con chicos. También pueden caer en esta categoría las jóvenes provenientes de una familia conflictiva que se ven precisadas

a construir su propio mundo interior, diferente y feliz, para evadirse de tanto sufrimiento.

Análisis

La Princesita Soñadora cree en el príncipe azul del cuento de Cenicienta; se emociona a grado extremo con canciones e historias románticas, creyendo firmemente que el amor vence todos los obstáculos, que puede ser eterno, con su correspondiente estado de éxtasis provocado por las emociones fuertes; que sólo amando se obtiene la dicha plena; vive por y para el amor.

Algunas de estas chicas tienden a involucrarse desde temprana edad en amores platónicos y a fantasear con un profesor, un artista, un hombre maduro (a veces casado)

o un compañero o vecino. Si el caballero las ignora, se desviven por conquistar su amor.

Si muestra algo de interés, aunque sea sólo amistoso, lo interpretan de otra manera o, si

ya se relacionan con él, sus expectativas están totalmente fuera de la realidad. Por

ejemplo, la joven que anda con un casado e ingenuamente cree que el marido va a dejar

a la esposa porque es a ella a quien realmente ama.

A la Princesita le fascina sentirse la heroína, no le importa pagar el precio de sufrir por

amor, pues éste es un sentimiento sublime y glorificado. Puede emocionarse hasta las lágrimas enternecida por un poema o una canción de amor. No me refiero aquí al romanticismo en sí mismo (que es una expresión válida de sentimientos muy bellos y

(que es una expresión válida de sentimientos muy bellos y El Precio del Amor , Lucy
(que es una expresión válida de sentimientos muy bellos y El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 31

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

profundos), sino a la manera empalagosa y apartada de la realidad con que algunas personas se identifican con él.

Por supuesto, es maravilloso amar y ser amada, pero hay que estar segura de que el amor es verdadero, maduro y recíproco, no simplemente un deseo sexual, un capricho, una obsesión, una fantasía, una dependencia y tantas otras cosas que erróneamente etiquetamos como amor. Tenemos corazón pero también tenemos razón, y un equilibrio entre ambos nos permite escoger adecuadamente a quién entregamos nuestros sentimientos. Si no discernimos y nos involucramos sentimentalmente con alguien que no nos valora o con quien tiene un concepto diferente de lo que es el amor y la pareja, o que no ha logrado el equilibrio interior resolviendo sus propios conflictos, tendremos serios problemas y enormes sufrimientos.

La Princesita Soñadora se casa muy inmadura (no importa a qué edad) y cree que el amor es suficiente para ser feliz. Cuando se presentan los problemas de la convivencia diaria, ella se desmorona, sufre y se deprime porque no sabe cómo manejarlos.

Si el hombre llega a engañarla con otra o la abandona cae en una crisis profunda, llora, hace escenas para llamar la atención. Algunas incluso intentan el suicidio porque creen que su vida ya no tiene sentido y han quedado destrozadas por la ausencia o la traición del ser amado. Estas mujeres han distorsionado a tal grado el verdadero significado de

la palabra amor que pueden llegar a empalagar o a fastidiar a su pareja.

Muchos hombres son también románticos, tiernos y sensibles, pero los excesos por

parte de las mujeres en la manifestación de estas emociones normalmente los molestan. Frases como las siguientes, repetidas en forma constante y obsesiva, llegan a desquiciar

a un varón: “¿Por qué no me has llamado?”, “Ya nunca me dices que me quieres”, “Por favor, no te vayas, quédate conmigo”, “Si me dejas, me mato”.

Esta mujer puede llegar a ser rogona y molesta. En lugar de inspirar amor, causa lástima

y fastidio. Recordemos a la protagonista de la película Atracción Fatal; además de los rasgos de Princesita Soñadora, manifestaba profundos problemas psicológicos que la orillaron a dedicarse desesperadamente a perseguir a un hombre casado que no tenía interés en ella. Lo que para él fue simplemente un encuentro casual, para ella se convirtió en una obsesión.

La vida familiar de esta chica se encuentra en los dos extremos: o fue profundamente desdichada en el hogar y por ello se refugia en la fantasía cada vez que ve a un hombre que le interesa, o fue demasiado cuidada en un hogar que parecía perfecto, con mucha sobreprotección y un concepto poco realista de lo que es la vida y las relaciones de pareja. Ella aspira a tener lo mismo y no concibe que puedan existir otros problemas.

lo mismo y no concibe que puedan existir otros problemas. El Precio del Amor , Lucy
lo mismo y no concibe que puedan existir otros problemas. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 32

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Cuando surgen, no tiene ni el entrenamiento, ni los conocimientos ni la experiencia para saber resolverlos.

Aunque es linda, sensible y soñadora, si no madura puede convertir su vida en un desastre. Como le aterra vivir sin amor, puede pasar de un novio, marido o amante a otro, sin llegar a sentirse plenamente satisfecha y correspondida.

Cuando tiene hijos, casi siempre antepone al marido, obsesionándose con él, mientras que los hijos resultan lastimados y abandonados física o moralmente debido a las fijaciones amorosas de su madre.

Ejemplos:

Una chica me relataba que su madre siempre estaba triste y llorosa porque el marido la engañaba con varias amantes y eso le impedía funcionar de manera normal. Por lo tanto, la señora nunca tenía tiempo ni humor para interesarse por los problemas de la hija.

Otro chico comenta que, después de divorciarse de su padre, su madre tuvo un amante, que vivía con ellos y a quien ella buscaba complacer en todo, haciendo a un lado los sentimientos del hijo.

El otro extremo, ser únicamente mamá, también es dañino. Lo adecuado es dedicar tanto al esposo como a los hijos amor, tiempo y atención de manera equilibrada. Se trata de dos aspectos totalmente diferentes de nuestras vidas, pero que pueden ser complementarios y enriquecedores, en lugar de excluyentes y antagónicos.

La Chica Moderna Comunicativa

Busca:

Todo en un compañero. Básicamente su concepto de lo que la relación debería ser es correcto, pero los métodos que usa (principalmente la comunicación sin criterio) no lo son, porque los hombres no entienden las cosas como ella. Acaba muy frustrada porque su pareja no reacciona como ella esperaba o cambia por completo después del matrimonio, no cumpliendo con lo que se había acordado de novios.

Papel que asume:

El de novia cariñosa y comprometida con la relación y, a la vez, amiga abierta, justa e igualitaria, pero en el fondo ingenua por su poco conocimiento de cómo funciona la mente masculina (aunque haya conocido a muchos hombres).

la mente masculina (aunque haya conocido a muchos hombres). El Precio del Amor , Lucy Serrano
la mente masculina (aunque haya conocido a muchos hombres). El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 33

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Tipo de hombre que atrae:

Sumamente variable. Al principio es muy solicitada por su seguridad personal, pero con el paso del tiempo y ante los problemas que se presentan durante la relación, ella cambia para adaptarse a lo que cree que el hombre quiere, entonces pierde esa seguridad y acaba confundida, aislada emocionalmente y con gran frustración porque, en un vano intento de mejorar la relación, dejó de ser ella misma.

Tipo de familia de la que proviene:

Un tanto más moderna, donde sí se apoya a la mujer para que estudie y se desenvuelva, pero todavía con mensajes dobles y confusos sobre lo que debe ser un hogar. Llega un momento en que no sabe si lo correcto es lo que ella pensaba o lo que le dicen los demás y se deja presionar por las opiniones ajenas, renunciando a sus propios ideales.

Análisis

Existe un grupo de mujeres más jóvenes que no han caído en los errores de las Abnegadas, Pseudofeministas, Salvadoras de Hombres o Princesitas Soñadoras. Hablamos de las profesionistas o de aquellas que desempeñan una actividad bien remunerada y con cierto grado de cultura (por ejemplo, ejecutivas de alto nivel), que son independientes económicamente, tienen buena autoestima y creen que debe existir igualdad en la pareja.

Entre las metas que quiere realizar este tipo de mujer no sólo está llegar al matrimonio y tener hijos, sino que también contempla los estudios y el trabajo antes y posiblemente después de casada. Es más desenvuelta y segura de sí misma, se atreve a expresar sus ideas con toda claridad. Cuando tiene novio, lo quiere, lo respeta, lo trata como a un igual con la idea de que el chico está de acuerdo con su manera de pensar respecto de la vida y la tratará en forma recíproca; suele involucrarse con compañeros de estudio o de trabajo. En su trato cotidiano tienen mucha comunicación y hacen grandes planes conjuntos para determinar cómo va a ser su vida cuando se casen y tengan hijos, cómo van a distribuir el dinero y las obligaciones, qué espera uno del otro, etc.

Hasta aquí todo parece muy bonito, adecuado y moderno, ¿verdad?, ¿cuál podría ser el problema con esta pareja de jóvenes que aparentemente tienen todos los elementos para formar un buen matrimonio?

Veamos lo que podría suceder cuando se casen y, en especial, cómo lo van a manejar. Digamos que, como habían acordado, ambos trabajan, pero quizá ella progrese más rápido y llegue a percibir un mejor salario que él o a tener una posición de mayor prestigio. Aquí comienza la lucha de poder. El esposo, aunque no lo admita por

la lucha de poder. El esposo, aunque no lo admita por El Precio del Amor ,
la lucha de poder. El esposo, aunque no lo admita por El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 34

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

condicionamiento cultural o por orgullo, puede sentirse un tanto acomplejado, minimizado o resentido ante el éxito de su esposa. Erróneamente cree que ya no está llevando los pantalones en el hogar, que su mujer se siente superior; esto provoca que se muestre ofendido sin explicarle a ella la causa de su malestar, con pocos deseos de platicar y totalmente cambiado.

Lo anterior desconcierta a la esposa que no tiene la más mínima idea de lo que está pasando. Se inician las agresiones verbales, sutiles o directas por parte de él, que rápidamente encuentran en ella una reacción similar (más agresión). La esposa se cansa de intentar que él hable y diga cómo se siente realmente, porque él finge que no pasa nada; los malos entendidos aumentan y la distancia entre la pareja se hace cada vez mayor.

Tal parece que se hubieran casado sin conocerse y, al ver que sus expectativas no se cumplen, surge la desilusión, acompañada de la terrible sensación de que quizá cometieron un error al unirse. Si las agresiones continúan (y aquí puede también presentarse la infidelidad de una o ambas partes), es posible que se desencadene un divorcio rápido e inadecuado, con una enorme sensación de fracaso, vacío y soledad.

El otro camino igualmente equivocado es que la mujer, al ver al marido molesto, cambie de inmediato creyendo que debe adaptarse a su nuevo papel de casada, de acuerdo con lo que la sociedad dicta o lo que él sutilmente insinúa. Bajo esta creencia, la joven renuncia a sus inquietudes profesionales o personales y, aparentemente, le asigna prioridad al hogar y al marido, pensando que ambos roles no son compatibles (aunque cuando estaba soltera pensara lo contrario).

Si comete este grave error, analicemos los posibles problemas futuros. Cuando el joven conoció a la chica y quedó impactado por ella, básicamente se sentía atraído por este tipo de mujer, por su personalidad, su manera de pensar y su seguridad. Sin embargo, pese a que él parecía un joven moderno y sin prejuicios, tarde o temprano pueden ejercer una enorme influencia las ideas tradicionales de cómo debe comportarse una mujer casada.

Esto le crea al hombre una gran confusión interna y llega el momento en que se conduce en forma totalmente diferente de cómo lo hacía en su noviazgo. Empieza a presionar o a manipular, directa o indirectamente, a su esposa para que cambie, recurriendo algunas veces a frases como éstas: “Yo quiero llegar a mi hogar y encontrar una mujer que me atienda; aquí parece que vivimos dos hombres”, “Realmente no tenemos tanta necesidad económica, ¿por qué no dejas de trabajar y te dedicas a mí?”, “Si tu trabajo te importa más que yo, voy a buscar a otra que sí me comprenda”, lo cual pone en estado de alarma a la joven esposa.

, lo cual pone en estado de alarma a la joven esposa. El Precio del Amor
, lo cual pone en estado de alarma a la joven esposa. El Precio del Amor

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 35

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Si la chica no trabaja y sigue estudiando después del matrimonio, él puede insinuar que no tiene caso que continúe porque ya es una mujer casada o hacerle escenas de celos por los amigos y compañeros de escuela.

Cuanto más inseguro sea el marido, más la manipulará con culpa acerca de su manera de vestir, de maquillarse y peinarse, insistiendo en que lo moderno es provocativo. Asimismo, criticará su manera abierta y desenvuelta de tratar a la gente argumentando que no es correcto ni apropiado que una señora casada se comporte así.

Ella, que todavía ama a su marido y desea un hogar feliz, no duda en acceder a sus peticiones o exigencias creyendo que con esto él quedará satisfecho y se conservará la armonía familiar. ¿Dónde quedó la chica moderna y segura de la que hablamos al principio?, ¿realmente dejando de ser ella misma va a tener un marido contento y un hogar feliz?

La situación se agrava cuando empiezan a llegar los hijos. La manipulación continúa generando culpa y más culpa: ¿Cómo vas a dejar al bebé en una guardería o con la sirvienta?”, “El papel de una ‘buena’ madre está junto a su hijo”, “¿No has pensado que por estar trabajando vas a desatender las prioridades de tu hogar?”, “Después no te quejes de las consecuencias”.

Si a una mujer se le presiona para que piense que su única relación legítima es consagrarse totalmente al hogar, sacrificando sus propias necesidades, nuestro producto terminado será un ser humano muy resentido, inseguro y dependiente. No dudo que muchas mujeres se sientan totalmente felices dedicadas al hogar y si tienen buenos maridos que las apoyan y las valoran, las felicito. Pero lo que es adecuado para algunas, no necesariamente lo es para todas y debemos respetar nuestra individualidad.

Si la mujer se sostiene firme en sus ideas y continúa trabajando, también se topará con un cúmulo de dificultades, sobre todo cuando ya es madre. Algunas tratan de ser súper mujeres, se sobrecargan de estrés corriendo de un lado a otro para cumplir en casa y en el trabajo. La angustia puede llegar a tal grado que les impide funcionar adecuadamente en la oficina, se afecta su salud y sus nervios. Al llegar al hogar cansadas y preocupadas, en lugar de encontrar reposo y tranquilidad, se embarcan en una segunda jornada, a veces sin el apoyo del marido o de los hijos, cuya falta de cooperación las vuelve irritables.

Digamos que un día el hijo de una madre que trabaja fuera del hogar se enferma (recordemos que los niños de madres que no trabajan también se enferman). No faltará quien la haga sentir culpable de que el niño se enfermó porque ella no estaba en casa para atenderlo. Si el chico tiene problemas en la escuela, automáticamente se insinuará que es culpa de la madre por no ayudarlo en sus tareas (también hay niños con bajo

por no ayudarlo en sus tareas (también hay niños con bajo El Precio del Amor ,
por no ayudarlo en sus tareas (también hay niños con bajo El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 36

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

rendimiento escolar cuyas madres no trabajan). No es una regla general que los hijos salgan bien porque sus abnegadas madrecitas se quedaron en casa cuidándolos.

La mayoría de las mujeres somos muy sensibles en lo que respecta a nuestros hijos y no dudamos en sacrificarlo todo creyendo que es por su bien. Desafortunadamente, muchas veces el tiempo demuestra que nuestra decisión no fue la más adecuada. Por supuesto, cada caso debe evaluarse individualmente. No propongo que todas las madres trabajen o que, si deciden hacerlo, lo hagan de tiempo completo. Hay infinidad de variantes y opciones según las circunstancias (dejar de trabajar una temporada mientras los hijos van al jardín de niños, trabajar medio turno, trabajar en casa, vender diversos artículos con horario flexible, estudiar unas horas cuando los hijos están pequeños para no volverse obsoleta cuando desee o necesite regresar a trabajar, etc.).

A continuación presentaré un ejemplo que he visto repetido infinidad de veces de lo que puede sucederle a una chica moderna que renuncia a todo por el bien del hogar.

Llegó a verme una señora, a quien llamaremos Paty, de 48 años de edad (se veía mayor), con un enorme sufrimiento reflejado en el rostro, la voz angustiada, figura y aspecto algo descuidados. Había descubierto la infidelidad del esposo con una mujer más joven. Estaban a punto de divorciarse y se sentía totalmente destrozada porque no sabía cuál había sido su error. Veía su matrimonio desmoronarse después de veinticinco años, con cuatro hijos y todas sus ilusiones hechas añicos.

Al preguntarle su historia personal indicó que se casó a los 23 años. En el momento del matrimonio tenía un magnífico empleo como contadora pública, vestía bien, iba a fiestas, viajaba, tenía muchas amistades, estudiaba inglés, practicaba aerobics y se consideraba una chica segura y desenvuelta.

Sin embargo, cayó en la trampa descrita anteriormente. Cediendo a presiones y culpas provocadas por el marido (que en su noviazgo parecía aceptarla plenamente), dejó trabajo, estudios, amistades, modificó su manera de ser y de vestir, todo lo que ella era, y se encerró en un pequeño círculo dedicándose en cuerpo y alma al hogar y a los hijos. Estaba segura de que a través de su sacrificio personal lograría un hogar estable, duradero y feliz.

Si se dedicó a complacer al marido en todo, a adaptarse por completo a lo que él indicaba, ¿cómo era posible que ahora la cambiara por otra?

Al hablar con el esposo (el mismo que años antes prácticamente la había obligado a dejar de trabajar), le dijo: “Oye, yo no pienso darte la pensión alimenticia tan alta que me pides. Estoy harto de mantenerte tantos años. Ya es tiempo de que tú trabajes. Todo lo que hay en esta casa es mío porque yo soy el que me he tallado el lomo para

casa es mío porque yo soy el que me he tallado el lomo para El Precio
casa es mío porque yo soy el que me he tallado el lomo para El Precio

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 37

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

comprarlo”. Desde luego que ahora quería destinar sus ingresos a divertirse con la amante y se mostraba resentido de tener que seguir manteniendo a su mujer. Con cara perpleja, la esposa le contestó: “Pero, mi amor, si eras tú el que no quería que yo trabajara, insistías en que me dedicara a ti y a los niños. ¿Cómo quieres ahora que trabaje? No es lo mismo conseguir empleo a los 23 que a los 48, ya me consideran vieja. Además no estoy actualizada y me siento insegura y con poca experiencia”.

Por otro lado, y con la intención de ver si podía aún retenerlo, Paty le preguntó al marido: “¿Qué tiene esa mujer que no tenga yo?”; él, con toda crueldad, le respondió:

“Ella es muy culta y desenvuelta, una mujer interesante, tiene muchos temas de conversación, mientras que tú eres aburrida y quejumbrosa, no te has superado”. Nuevamente Paty replicó: ¿Pero cómo es posible que me digas eso, si tú me dijiste que no siguiera estudiando porque desatendía el hogar y a los niños?, ¿y ahora te quejas de que no me he superado?”. El calló y luego agregó: “Ella es joven y atractiva, tú ya estás acabada, no te arreglas bien, has subido de peso, ya no te encuentro atractiva”. Con infinita tristeza Paty añadió: “Pero yo cumplí tus deseos de no arreglarme, me adapté a lo que tú opinabas que debía ser el vestido y comportamiento de una mujer decente, ¡y ahora me sales con que no te gusta!”. Ya con desesperación y llanto, le reclamó: “Tú me alejaste de mis amistades, me convertiste en lo que ahora soy y ve lo que he cosechado”.

Qué irónico es el destino. Él la dejaba por una mujer muy parecida a como era ella antes de cambiar para darle gusto.

Es obvio que la infidelidad o el divorcio duelen muchísimo a una mujer. En el caso de Paty, al enfrentarse a estos problemas está partiendo de cero. Depende totalmente del marido y le va a costar mucho trabajo encontrar empleo por su edad, su falta de experiencia y por no haber continuado preparándose; se tendrá que enfrentar a graves problemas económicos porque sus hijos aún viven en el hogar paterno y el marido ya no quiere seguir manteniéndolos. Como mujer se siente vieja, fea, no deseable porque la cambian por otra aparentemente mejor. Se queda sin cariño, sin apoyo, sin familia integrada, sin recursos económicos ni morales para salir adelante. Como una planta a la que no le proporcionan agua, luz, aire y abono, ella se siente marchita sin estímulos ni satisfacciones.

¿Qué hubiera pasado si antes de tomar la decisión de cambiar su manera de ser y de pensar creyendo mantener contento al marido, ella hubiera calculado las consecuencias? Digamos que de todos modos a los 25 años de casados él tiene una amante y le pide el divorcio; no dudo que le dolería muchísimo, pero no está tan desvalida como en el primer caso. Se sentiría más segura y con puntos de apoyo porque tiene trabajo, dinero, preparación, está integrada al mundo con un amplio círculo de amistades, tiene

al mundo con un amplio círculo de amistades, tiene El Precio del Amor , Lucy Serrano
al mundo con un amplio círculo de amistades, tiene El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 38

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

estímulos externos, pasatiempos y actividades satisfactorias, ha cuidado su figura y su vestuario, sus hijos son más responsables e independientes y, por lo tanto, tiene muchas más oportunidades de salir adelante y rehacer su vida.

Valga la comparación. Si nos roban o desmantelan un automóvil, aunque no es algo que deseemos o provoquemos, definitivamente el asunto no tendrá el mismo impacto y consecuencias si está asegurado en comparación a si no lo está.

¿La lección? Indiscutiblemente el papel de la mujer en el hogar y como guía de los hijos es sumamente importante y de ninguna manera sugiero que los abandone o los descuide. Lo que propongo es que aprenda a equilibrar trabajo y familia, no cayendo en una posición extrema de dependencia total, pues nada le garantiza que el marido se quedará con ella para siempre y le responderá en todos los aspectos. Si la mujer es suficientemente inteligente y se siente segura de sí misma, puede tener un hogar armonioso y algún tipo de actividad remunerada y satisfactoria, combinándolos para poder sentirse realizada como persona y, en consecuencia, como esposa y como madre.

Antes de tomar estas decisiones, la mujer ha de reflexionar profundamente y, sobre todo, pensar a futuro, pues lo que está en juego es su porvenir. Yo sugiero que la mujer piense por sí misma antes de decidir, y no sólo haga caso de las opiniones ajenas, como una hoja movida por el viento.

La Autosuficiente Decepcionada

Busca:

A veces nada; por lo general ya está bastante decepcionada de los hombres. Cree que no existen los varones que valgan la pena y sale por pasar el rato o por no sentirse sola, pero sin compromiso alguno. Tiene pánico de volver a entregar sus sentimientos y sufrir nuevamente.

Papel que asume:

Hay dos tipos: la amargada, distante, desconfiada, que prefiere alejarse de los hombres y dedicarse al trabajo o a los hijos creyendo que todos los hombres son iguales y que está mejor sola. El segundo tipo es la interesada en tener pareja y que se muestra seductora, pero a la vez un tanto cínica y burlona, con la idea consciente o inconsciente de herir emocionalmente o explotar económicamente a los hombres como una especie de venganza por la manera en que se le lastimó en el pasado.

venganza por la manera en que se le lastimó en el pasado. El Precio del Amor
venganza por la manera en que se le lastimó en el pasado. El Precio del Amor

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 39

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Tipo de hombre que atrae:

La del primer tipo ahuyenta a los hombres porque se ve demasiado autosuficiente, lejana, inaccesible y amargada. La del segundo tipo tiene mucho éxito pues llega a volverse experta en el arte de atraer a un hombre y jugar con él, utilizando la técnica de refuerzo intermitente: en un momento es verdaderamente encantadora, misteriosa, enigmática pero con una mezcla de actitudes arrogantes, despóticas, minimizantes y manipuladoras. Esto desconcierta por completo a los caballeros, quienes se enganchan profundamente, quedando fascinados ante el reto de poderla conquistar.

Familia de la que proviene:

Varía mucho, pero el síntoma clave es haber tenido una o varias decepciones anteriores, ya sean familiares o emocionales.

Análisis

En este grupo encontramos a la mujer que ha alcanzado alguna independencia, tanto en lo económico como en lo social, y ha logrado sobrevivir sin el apoyo y protección de una pareja en su condición de soltera, separada o divorciada (después de un fracaso y decepción emocional muy fuertes).

La que tiene hijos trata de valerse por sí misma, haciendo grandes esfuerzos para desempeñar el papel de padre y madre. Prefiere concentrar sus energías en progresar económicamente y ser una buena madre para sus hijos.

Aunque parece muy autosuficiente y segura, en el fondo tiene una enorme soledad, vacío y no se siente plenamente realizada. Está muy dolida por sus experiencias pasadas y tiene la necesidad de protegerse para no volver a caer. Ni la que opta por aislarse de los hombres ni aquella que los conquista desea involucrarse de manera honesta y sincera; más bien, se cuida siempre de no volverse débil y vulnerable, como cree que pasaría si realmente se enamorara. Quizá en otra etapa de su vida fue ingenua, idealista y confiada y entregó su amor incondicionalmente; y como la decepción fue demasiado fuerte, ya no se puede arriesgar a un nuevo fracaso por temor a quedar destruida.

La del primer grupo da la apariencia de estar perfectamente bien y no se muere sin un hombre. Sin embargo, no podemos negar que tener una buena pareja con quien compartir la vida y satisfacer nuestras necesidades afectivas y sexuales es una opción mucho más agradable.

Esto no quiere decir que porque una mujer se quede sin pareja, se vea forzada a salir a la calle y acostarse con el primero que se le cruce enfrente. Esta actitud añadiría a todos los problemas que ya tiene el riesgo de embarazos no deseados, enfermedades de

ya tiene el riesgo de embarazos no deseados, enfermedades de El Precio del Amor , Lucy
ya tiene el riesgo de embarazos no deseados, enfermedades de El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 40

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

transmisión sexual y el desagradable vacío de sentirse utilizada por los hombres que sólo desean una aventura. Para la mayoría de las mujeres, el sexo debería de estar acompañado de amor y compromiso, pero no podemos negar que somos seres sexuales y nos sentimos afectadas al pasar períodos prolongados sin cumplir con esta función natural. Se llegan a dar casos de enfermedades psicosomáticas (migrañas, úlceras, problemas ginecológicos, trastornos nerviosos, etc.) que pueden tener su origen en la frustración sexual.

Así como la posición extrema de la promiscuidad no resuelve y sí complica la satisfacción de nuestras necesidades, el otro polo, el rígido, de abstinencia total, me parece inadecuado. Es injusto que, por prejuicios sociales, una mujer sana y con deseos normales se vea reprimida de ejercer juiciosa y conscientemente su sexualidad por no estar casada, o se crea obligada a casarse con alguien que no le conviene para tener una forma legal y moralmente aceptada de satisfacer esa necesidad básica de los seres humanos.

Aclaro que el estar casada no es garantía de plena satisfacción sexual. Muchas señoras llegan a consulta quejándose de que el marido es impotente, las ignora, las ofende si ellas toman la iniciativa, tiene eyaculación precoz, es brusco, grosero o exigente en la intimidad, no tiene el tacto, la sensibilidad o el interés necesario para satisfacerlas; o que en la vida cotidiana las trata tan mal que hacer el amor con él es una verdadera tortura.

Evidentemente no responsabilizo a los hombres de todos los problemas sexuales de las mujeres. Soy la primera en reconocer que muchas de ellas tienen enormes prejuicios y tabúes, sin la menor idea de cómo complacer a su pareja en la cama. Sé que ellos también podrían quejarse de insatisfacción o rechazo por parte de sus mujeres. En lugar de culpar, todos debemos tratar de superar esa ignorancia y esos prejuicios, adquiriendo información apropiada, teniendo la mente abierta, mucha paciencia y cariño para resolver los problemas en esta área que puede ser una fuente de enorme satisfacción.

La mujer perteneciente al segundo grupo aparentemente es muy exitosa y, al verla tan asediada, sus amigas llegan a envidiar su buena suerte. Algunas se ven liberadas y son verdaderas expertas en el arte de la seducción. Alternan perfectamente entre actitudes encantadoras con cierta arrogancia y despotismo, una especie de “estire y afloje” que hace que los hombres se sientan fascinados porque les cuesta mucho trabajo conquistarlas y es bien sabido que lo difícil resulta sumamente atractivo. Si un hombre se enamora con sinceridad de una mujer que está en esta etapa, ella le resultará muy peligrosa y puede destruirlo sentimentalmente. Por su lado, ella tampoco se sentirá satisfecha porque, aunque consiga que él se vuelva loco por ella, estas relaciones son muy conflictivas para ambos y nunca pasan de un nivel superficial.

para ambos y nunca pasan de un nivel superficial. El Precio del Amor , Lucy Serrano
para ambos y nunca pasan de un nivel superficial. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 41

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

La Tímida, Acomplejada, Solterona

Busca:

Lo que sea con tal de no quedarse sola. Se siente muy mal al ver que otras chicas sí consiguen pareja y se cree inferior o inadecuada por no lograr atraer a los hombres.

Papel que asume:

Son dos: el de la súper complaciente, desesperada, urgida, o el de la triste, deprimida y quejumbrosa de su mala suerte: “No sé por qué ningún hombre se ha fijado en mí”.

Tipo de hombre que atrae:

La del primer grupo los repele por insegura, negativa y acomplejada. La del segundo grupo intenta tanto, enviando señales de querer atrapar pareja a como dé lugar, que asusta a los hombres. Si logra finalmente que alguien se fije en ella, no le importa que se trate de un hombre inadecuado y conflictivo, prefiere tolerarlo a quedarse nuevamente sola.

Tipo de familia de la que proviene:

Aquella que pone énfasis en que el principal valor de la mujer radica en casarse. Puede tener hermanas o amigas con éxito con los galanes y ella sentirse inferior por no tener un pretendiente. Es usual que su madre la presione para conseguir novio o marido y que busque colocarla presentándole chicos o acomplejándola más con frases como: Ay hijita, ya vas a cumplir 28 años y todavía no tienes novio formal para casarte…”.

Análisis

En esta época en la que se promueve tanto la superación integral de la mujer, todavía encontramos chicas que consideran que el casamiento es, prácticamente, su única meta y no dedican el tiempo y la atención debidos a su desarrollo como ser humano (estudio, trabajo, amistades, espiritualidad, aficiones personales, etc.).

Para muchas mujeres, casarse fue algo opcional, una decisión basada en buenas o malas razones y pudieron escoger a un hombre que se interesó en proponerles matrimonio. Otras parecen tener mala suerte. ¿Por qué? Puede ser porque su físico no es muy atractivo o su personalidad no es suficientemente impactante como para atraer a un caballero; o porque se fueron al otro extremo y se dedicaron por completo a otros intereses, excluyendo el aspecto romántico; o porque exigen demasiada perfección en una pareja y de pronto se dan cuenta de que los años se les vinieron encima y no hay muchos candidatos disponibles. Además de la preocupación por encontrar marido,

Además de la preocupación por encontrar marido, El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 42
Además de la preocupación por encontrar marido, El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 42

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 42

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

sienten que la edad condiciona su reloj biológico y su fertilidad, lo cual aumenta su frustración y desesperación.

Si sus hermanas, primas, amigas y conocidas ya se casaron, se preocupa aún más y surge en ella un sentimiento de inferioridad. Su mente se atormenta con cuestionamientos como éstos: “¿Qué tienen ellas que no tenga yo?”, “¿Me quedará para vestir santos?”, “Si no me caso y quiero tener un hijo, ¿me atreveré a ser madre soltera?”, “Me siento tan sola ¿por qué no puedo encontrar el amor?”, “¿Estaré tan gorda, fea, vieja, poco atractiva, que no soy deseable para un hombre?”.

El peor insulto que se le puede hacer a una chica en estas condiciones es preguntarle “¿Por qué no te has casado?” o “¿Cuándo te casas? Aunque la pregunta sea bien intencionada, es de muy mal gusto y la pone en una situación sumamente incómoda. Se siente muy lastimada, tanto si no tiene novio como si lo tiene desde hace varios años y él no ha tomado la relación muy en serio o no quiere comprometerse para la boda. Algunas hasta intentan el viejo truco de salir embarazadas para ver si el hombre se siente amarrado por la responsabilidad.

Todas estas presiones disminuyen la autoestima y presionan a la mujer a buscar pareja a toda costa, sin permitirle ejercer el criterio necesario para estar segura de con quién se relaciona y qué problemas se pueden enfrentar a futuro. Toda la energía, cargada de angustia, se concentra en una sola cosa: buscar marido.

Esta actitud es autoderrotista ya que, cuanto más lo intentan, tanto más parecen enviar señales de desesperación que repelen a los hombres que no desean sentirse cazados. Si la madre de la chica se une a sus esfuerzos y ambas se desviven porque el hombre se sienta a gusto saturándolo de atenciones, él huirá despavorido. Lo mismo ocurre si se presiona a uno que no desea un compromiso formal. A pesar de que sus múltiples esfuerzos le reditúen que alguien finalmente se case con ella, no tienen garantía de un buen matrimonio, porque no estará sentado en buenas bases.

Algunos casos llegan a convertirse en amores obsesivos, donde la mujer prácticamente persigue a su blanco. Se vuelve posesiva, celosa, demandante, asfixiante, insegura.

En esta clasificación encontramos también a la mujer que ya ni siquiera intenta conseguir pareja. Se retrae en sí misma aparentando que no le importa o quejándose continuamente y causando lástima. Si otras personas tratan de darle buenos consejos, reacciona con pesimismo y negatividad. Se cierra por completo y no reconoce que ella está generando su mala suerte.

y no reconoce que ella está generando su mala suerte. El Precio del Amor , Lucy
y no reconoce que ella está generando su mala suerte. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 43

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

La Vanidosa, Caprichosa, Manipuladora

En esta categoría existen dos subtipos muy diferentes que designaremos con las letras “a” y “b”.

Busca:

a) Tener una corte de admiradores que halaguen su vanidad, a quienes pueda utilizar y manipular a su antojo.

b) Conseguir un marido que satisfaga todas sus necesidades, incluso sus caprichos, creyendo que todo se lo merece por ser una mujer muy apropiada.

Papel que asume:

a) Seductora, interesante, con personalidad irresistible y físico bien cuidado. Estudia con detalle las debilidades de los varones y sabe sacarles el mejor provecho.

b) La esposa perfecta, bastante tradicional (sin caer en la abnegación), muy preocupada por las apariencias y queriendo proyectar la imagen de una familia ideal.

Tipo de hombre que atrae:

a) A casi todos, en particular a los abnegados, que se sienten muy impactados por ellas; también a los conquistadores, que se sienten estimulados ante el reto de conquistar a una mujer difícil y enigmática.

b) A hombres buenos y convencionales que desean lucir una esposa adecuada, bien arreglada y educada como complemento de su vida social.

Tipo de familia de la que proviene:

a) Muy variable. Algunas sufrieron mucho cuando niñas, pero pronto aprendieron a usar su atractivo físico o rasgos de su personalidad para conseguir lo que querían en la vida.

b) De familias tradicionales que guardaban las apariencias; tal vez las educaron con algo de sobreprotección e inconsciencia de la realidad.

Análisis

a) Su característica principal es resultar atractiva e interesante para los hombres con el propósito no sólo de ver halagada su vanidad, sino incluso de obtener ciertas ventajas en el ámbito profesional, social o económico. A algunas les interesa tener admiradores con quienes salir a cenar, al teatro, a un centro nocturno, etc., y procuran no tener un compromiso serio y formal. Otras utilizan a los hombres con la finalidad de escalar rápida y fácilmente los puestos de la empresa en que trabajan,

y fácilmente los puestos de la empresa en que trabajan, El Precio del Amor , Lucy
y fácilmente los puestos de la empresa en que trabajan, El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 44

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

aunque se vean un poco más comprometidas y obligadas con sus protectores, sobre todo en el aspecto sexual. Otras buscan sólo a alguien que les proporcione ventajas económicas, que les regale viajes, joyas y otros objetos valiosos, que las tenga como reinas.

A esta mujer no le interesa mucho el estado civil de los hombres y menos aun las intenciones o sentimientos que le manifiesten, ya que muy rara vez desea enamorarse de sus pretendientes. Algunas tampoco se preocupan mucho por el aspecto físico del hombre. No exigen que sea muy guapo, les basta con que tenga una buena posición económica y profesional, que sea relativamente culto e inteligente, que les proporcione una agradable compañía, sea atento y complazca todos sus caprichos.

La gran mayoría de estas mujeres aparentan una actitud más o menos frívola y superficial. Algunas son muy inteligentes y con grandes capacidades que utilizan para elaborar complejos y sofisticados métodos de seducción buscando cómo sacar el mejor partido de sus atributos físicos, vistiéndose bien y llamativamente, empleando el maquillaje y los accesorios que resalten su belleza y su personalidad, sin caer necesariamente en la vulgaridad.

Salvo los muy profundos o algunos que exigen un elevado nivel intelectual en sus parejas, la mayoría de los hombres encuentran fascinante a este tipo de mujer. La ven femenina, sensual, magnética, agradable, culta y brillante, con personalidad muy impactante, aunada a un cierto halo de misterio y sofisticación. Los candidatos más vulnerables son:

1)

Los hombres mayores con una vida hecha y una excelente situación económica, la cual les sirve para atraer y satisfacer a mujeres más jóvenes que ellos y que les brindan la clase de emociones que no obtuvieron sus esposas.

2) Los hombres jóvenes o de mediana edad que buscan a una mujer bonita que puedan presumir en su círculo de amistades y así gozar de una imagen de conquistador irresistible por haber obtenido un premio tan codiciado. Si la mujer se hace un poco la difícil, más enloquecen por ella porque la consideran un reto a su masculinidad.

3)

Por último, los equivalentes a las mujeres abnegadas, o sea los hombres sumisos, aquellos que sinceramente entregan sus sentimientos, se enamoran y desean una relación firme. Normalmente caen en el modelo del caballero: atentos,

firme. Normalmente caen en el modelo del caballero: atentos, El Precio del Amor , Lucy Serrano
firme. Normalmente caen en el modelo del caballero: atentos, El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 45

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

detallistas, corteses, pródigos en elogios y adulación, pacientes, comprensivos. Ingenuamente creen que con esas cualidades van a conquistarla, sin darse cuenta de que sólo son utilizados. Se conforman con las mínimas manifestaciones de aprecio o simpatía y se sienten muy felices con la sola presencia de la mujer en quien han puesto los ojos, esforzándose con verdadero esmero y devoción en complacerla y auxiliarla en todo lo que necesita. Se convierten en sus incondicionales a tal grado que la colocan en un pedestal como si fuera una diosa y se sienten muy poca cosa para aspirar a su amor. Por lo mismo, toleran los desplantes, rechazos, desprecios y amenazas de ella que, cansada de tanta entrega y admiración, termina por fastidiarse, tenerles lástima y no saber cómo deshacerse de ellos.

Aunque parezca que la frivolidad, egolatría y vanidad hacen que este tipo de mujer actúe así, en algunas ocasiones existen motivaciones internas más profundas que pueden tener su origen en la infancia. Hay casos en los que la familia está compuesta por una figura materna dominante y un padre sumiso, la niña repite este patrón considerando que es lo normal en la relación de pareja. En otros casos actúa así como consecuencia de una fuerte decepción amorosa que le hace pensar que no vale la pena entregar plenamente los sentimientos porque puede salir muy lastimada. Considera más conveniente y seguro actuar de manera fría y calculada para que sean ellos los que se enamoren y ella la que obtenga las mayores ventajas y beneficios. Finalmente encontramos una tercera motivación sumamente poderosa y, por desgracia, más común de lo que imaginamos, la cual se presenta en aquellas chicas que en algún momento de la vida sufrieron un abuso sexual por parte de un familiar o amigo cercano. Esto generó un profundo rencor y resentimiento hacia los hombres, a quienes ven como una especie de animales ávidos de sexo.

Cuando no logran superar el trauma psicológico lo pueden canalizar adoptando actitudes bien sea de feminismo exacerbado, de miedo e inseguridad o de aprovechamiento de sus atributos para atraer y excitar sexualmente a los hombres. Ya que los ven entusiasmados, los frenan y los dejan frustrados. Saboreando su venganza por aquello que sufrieron. Esta motivación combina elementos conscientes e inconscientes y sólo puede ser superada con ayuda terapéutica.

La chica Seductora adopta dos técnicas o métodos diferentes. Primero encontramos a aquella cuyo coqueteo es obvio o vulgar y está basado únicamente en saber lucir el cuerpo sin importar mayormente la personalidad o la inteligencia. Acostumbra utilizar ropa exótica y llamativa, con prendas muy ceñidas al cuerpo, escotes o minifaldas; tiene particular predilección por las medias de color negro y las zapatillas de tacón alto y sabe cómo moverse para llamar la atención. Su manera de

y sabe cómo moverse para llamar la atención. Su manera de El Precio del Amor ,
y sabe cómo moverse para llamar la atención. Su manera de El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 46

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

atraer al hombre suele ser muy directa y clara, llegando incluso a tomar una franca iniciativa.

El segundo enfoque es el más difícil de identificar, ya que el coqueteo es muy sutil, casi imperceptible, y se planea inteligentemente cómo llevar a cabo la seducción. Esta mujer también utiliza sus atractivos físicos, pero en forma un poco más discreta y elegante. Seduce por medio de la mirada, de una sonrisa, utilizando palabras ambiguas que hacen que el hombre no esté totalmente seguro de si se le está insinuando o si él está malinterpretando las señales.

Aunque pudiera parecer afortunada por tener tanto éxito con los varones, la mujer que utiliza la seducción no vive satisfecha. La devoción que inicialmente la halagó llega a no parecerle suficiente y a hastiarla. Estas actitudes manipuladoras limitan mucho sus posibilidades de tener una verdadera pareja que comprenda y satisfaga sus necesidades afectivas y termina con un enorme sentimiento de soledad que puede provocarle crisis depresivas e incluso tendencias suicidas. Dos ejemplos representativos son los casos de Marilyn Monroe y Miroslava Stern.

b) Aquí encontramos a la señora a quien sólo le preocupa ser dama de sociedad. Tuvo suerte o habilidad para encontrar un marido que cumple con los requisitos externos de darle un cierto estatus (casa propia, viajes, membresías en clubs exclusivos, un círculo social selecto, etc.). Esta categoría abarca desde la mujer frívola y superficial hasta la señora sumamente responsable, incluso ingenua, que cumple al pie de la letra los roles de la perfecta ama de casa: delega las tareas domésticas a la servidumbre bajo su supervisión, pero ella personalmente lleva a los niños a la natación, al karate, al club deportivo o a la ortodoncia. Se encarga de que la casa esté impecable, es una excelente anfitriona, hace quedar muy bien a su marido cuando la presenta en un acontecimiento social, participa en eventos de caridad, toma café con sus amigas y tiene una vida cómoda o sin mayores sobresaltos.

Si el marido cumple a satisfacción con estos requisitos y le da un buen trato, ella se hace un poco “de la vista gorda” cuando empiezan las evidencias de un mayor alejamiento de la pareja (el marido llega tarde pretextando juntas de trabajo, toma mucho, sale frecuentemente con los amigos, hay poca intimidad o comunicación y su vida sexual se convierte en mediocre). Por supuesto que también puede sufrir con estos comportamientos y tener discusiones al respecto con el esposo, pero por ningún motivo está dispuesta a renunciar a su posición privilegiada, por lo que prefiere vivir una farsa aparentando tener la familia modelo ante sus parientes y amistades.

tener la familia modelo ante sus parientes y amistades. El Precio del Amor , Lucy Serrano
tener la familia modelo ante sus parientes y amistades. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 47

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Algunos maridos quieren a estas mujeres a su modo, sin tener una relación muy profunda o intensa con ellas; otros simplemente se prestan al juego de la familia bien establecida por no lastimar a los hijos, por no dañar su posición de buenos esposos ante la sociedad o por evitar los problemas económicos que un divorcio les ocasionaría, pero llevan una vida paralela enfrascados en su trabajo o tienen una o varias amantes con quienes tratan de encontrar satisfacción a sus necesidades personales.

Ejercicios

Como mencionamos al principio del capítulo, la mayoría de las mujeres no correspondemos a una sola categoría. Nuestros patrones de conducta son combinaciones, en distinta proporción, de varias de las actitudes descritas. También sucede que en una etapa de nuestra vida estábamos en una categoría y ahora estamos en otra.

Antes de intentar solucionar un problema, necesitamos saber por qué y cómo nos metimos en él. Para ayudarnos a contestar lo anterior, las invito a hacer las siguientes reflexiones, de preferencia por escrito:

1) ¿Con cuáles de las conductas descritas te identificas?, ¿en qué proporción? Si ésa ha sido tu conducta, ¿los hombres que le corresponden a esa categoría se asemejan a tus parejas?, ¿empiezas a darte cuenta de que tú formas la otra mitad del problema y que no eres sólo una víctima inocente de las circunstancias?

2)

Observa la vida amorosa de las mujeres a tu alrededor y, de ser posible, entrevístalas. ¿En qué coinciden sus actitudes con los diferentes tipos de mujeres que hemos mencionado?, ¿qué resultado les ha dado?, ¿cuán inconscientes las ves respecto de su manera de generar y participar en sus desdichas?

3) Sin juzgar, buscando sólo obtener información objetiva, averigua: ¿Cómo se dio la relación entre tus padres cuando se conocieron?, ¿cómo se llevan ahora? Si están separados o divorciados, ¿por qué sucedió?, ¿qué pautas de conducta de tu madre son similares a las tuyas?, ¿hasta qué punto los hombres que te atraen o con quienes te relacionas se parecen a tu padre?

4)

Escribe una descripción de tu hombre ideal. Compáralo con el tipo de parejas que has tenido. ¿Están tus expectativas totalmente alejadas de la realidad?, ¿te

tus expectativas totalmente alejadas de la realidad?, ¿te El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
tus expectativas totalmente alejadas de la realidad?, ¿te El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 48

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

sientes inconscientemente atraída o te involucras con hombres que no te convienen?, ¿crees que puedes cambiarlos?

hombres que no te convienen?, ¿crees que puedes cambiarlos? El Precio del Amor , Lucy Serrano
hombres que no te convienen?, ¿crees que puedes cambiarlos? El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 49

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

CAPÍTULO 3
CAPÍTULO 3

¿Cómo no caer en la trampa?

Uno de los temas que más sorprende en los cursos que imparto es mi teoría, muy personal, sobre la comunicación. En la actualidad se la ha ensalzado como el mejor método para resolver cualquier conflicto y, en especial, los de pareja. Nos hacen creer que si uno es franco, abierto y sincero, expresa con claridad y espontaneidad sus necesidades, miedos, frustraciones, disgustos y desacuerdos respecto de la relación y del trato que se recibe, se podrá llegar a través de un diálogo inteligente, maduro, amistoso y tranquilo a un acuerdo que convenga a ambas partes y a la solución casi mágica de las desavenencias. Tales ideas se antojan un tanto utópicas, ¿no es así?

La realidad es que no es tan fácil. Parece lógico y aun hermoso, propio de los cuentos de hadas, pensar que dos personas con diferente educación, temperamento, puntos de vista

y actitudes frente a la vida, con diferentes experiencias, influencias familiares y de relaciones pasadas, con complejos y miedos ocultos o inconscientes, puedan en una situación en la que se sienten ofendidas, heridas, minimizadas o afectadas en sus

intereses, hacer todo a un lado y sentarse a escuchar tranquila, objetiva y pacientemente

a la pareja, procurando entender el otro punto de vista con actitud flexible y

condescendiente. Seamos realistas, esto rara vez se da en la vida cotidiana.

¿Qué sucede cuando estás muy molesta con tu pareja por agravios recibidos (o interpretados como tales), diferencias de opiniones sobre puntos delicados para cualquiera de los dos y deciden charlar al respecto? Veamos algunas de las respuestas de personas con quienes he trabajado en terapia:

“Mi esposo ni siquiera me escucha, no se interesa por lo que siento, pienso o quiero, es totalmente indiferente y egoísta, y sólo le importan sus cosas”. “Mi pareja cree que sólo él tiene razón, que yo estoy loca y que soy la culpable de todo”. “Discutimos por horas, de manera desgastante, sin llegar a nada, y después pasamos varios días sin hablarnos”. “Él me convence o me amenaza y yo termino cediendo, sintiéndome manipulada y muy frustrada”. “Sé que él no tiene la razón y que es injusta la manera en que me trata, pero estoy tan insegura que tengo miedo de enfrentármele y que me… (castigue, deje, quite a los niños, no me dé dinero, etc.).

deje, quite a los niños, no me dé dinero, etc.) ” . El Precio del Amor
deje, quite a los niños, no me dé dinero, etc.) ” . El Precio del Amor

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 50

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Ustedes dirán que el problema es que no saben comunicarse. Por supuesto, y es bastante difícil que aprendan. Recordemos el ejemplo de un comercial de televisión de hace algún tiempo donde se mostraba un vaso con agua hasta la mitad. Algunas personas lo veían como medio lleno y otras como medio vacío. Ambas tenían razón desde su punto de vista, era cuestión de enfoques.

¿Qué sucede cuando las personas hablan sobre religión, política, economía o futbol? Si tienen puntos de vista radicalmente opuestos y no saben ser respetuosos, simplemente no convencerán al otro. Cada quien tiene derecho a sostener su propia opinión y es absurdo sentir que siempre tenemos la razón o esperar que los demás nos entiendan, vean la vida y sean como nosotros lo queremos o necesitamos.

Cuando una mujer me dice: “¿Cómo es posible que él me haga eso?”, yo le respondo sin justificarlo: “Claro que es posible, él reacciona como hombre y de acuerdo con su propia historia de vida”. Es curioso que no sólo las mujeres se quejan de no poder entender a los hombres, también los caballeros insisten en que las mujeres somos raras y complejas, que no hay forma de darnos gusto, que somos demasiado sentimentales y poco racionales, etc. Por lo tanto, antes de intentar lo que puede ser una peligrosísima arma de doble filo, la comunicación, es necesario analizar con mayor profundidad las diferencias básicas entre hombres y mujeres, no tanto genéticas sino, más bien, de influencia cultural.

Diferencias

comunicación.

básicas

1)

Sentido de prioridades

entre

hombres

y

mujeres

que

dificultan

la

Cuando un varón joven piensa en su futuro normalmente considera como sus prioridades a su profesión o trabajo, a ser alguien en la vida, a obtener el reconocimiento de los demás. La familia (esposa e hijos) por lo general se toma como complemento y no se proyecta con tanto entusiasmo. Preguntemos a un chico estudiante de 14 o 15 años qué quiere ser cuando sea grande; les aseguro que su primera respuesta se referirá a su profesión. Contestará que desea ser médico, arquitecto, piloto, futbolista, abogado, nunca nos dirá: “Casarme y tener hijos”. Sin embargo, si le hacemos esta misma pregunta a una chica quizá también conteste con alguna profesión, pero es muy posible que, en el fondo, ella no se sienta realizada si no se casa y tiene hijos y que vea sus estudios y trabajo como algo previo al matrimonio, estando dispuesta a renunciar a ello si en algún momento interfirieren con su vida de esposa y madre. Por lo general, para la mujer lo prioritario es el hogar y lo secundario su profesión.

lo prioritario es el hogar y lo secundario su profesión. El Precio del Amor , Lucy
lo prioritario es el hogar y lo secundario su profesión. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 51

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Ni los hombres ni las mujeres se preparan debidamente para las relaciones de pareja y de matrimonio, con excepción de algunos cursos obligatorios breves antes de casarse.

Cada persona se concentra en los conocimientos necesarios para su especialidad laboral

y, salvo los pocos que se interesan en la psicología y otras disciplinas que estudian la

conducta humana, creen que con el amor y la buena voluntad es suficiente. Al entrevistar a varios hombres y mujeres sobre por qué se habían casado, encontré respuestas como las siguientes:

“Estaba enamorado”, “Creí que las cosas iban a funcionar, pero no fue así”, “Me sentí sexualmente atraído por ella”, “Salí embarazada y me tuve que casar”, “Pensé que escaparía de los problemas en casa de mis padres”, “Ya tenía yo tal edad y creí que era hora de sentar cabeza”, “Él era muy diferente cuando éramos novios y después cambió”.

Aquí vemos la falta de interés en prepararse de manera adecuada antes de escoger o de comprometerse con una pareja, y porque es imposible que funcionen uniones que tienen malas bases, aunque algunos sectores de la sociedad traten de forzarnos a mantenerlas a través de generar culpa o piensen de manera simplista que la buena voluntad o la comunicación bastan para resolver problemáticas psicológicas profundas que ambos miembros de la pareja han arrastrado desde la infancia y que se trasladan a la relación.

2)

Educación sexual

A

los varones se les da a entender que ellos sí pueden tener mayor libertad sexual desde

pequeños sin ser señalados por la sociedad. Es poco común que alguien espere que un chico llegue virgen al matrimonio y es frecuente que el propio padre, tío, hermano mayor o amigos lleven al joven con una prostituta para que se haga “hombre”. La novia no se siente con derecho a cuestionar su decencia si él se acostó con alguien antes que ella y puede pensar que es hasta mejor que él ya tenga experiencia en ese campo. Sin embargo, qué diferente es la actitud hacia una mujer. Todavía encontramos en los países latinos que a las jovencitas se les cuida la virginidad, haciéndoles creer que es su único valor como mujer y que su esposo tendría todo el derecho de reclamarles si ellas no llegan “puras” al matrimonio.

El doble estándar de valores también se maneja respecto de la infidelidad, dando por sentado que si un hombre engaña a su mujer se trata sólo de una aventura sin importancia, que probablemente la esposa sea la culpable por haber fallado en algo o no saber retener a su marido. Si es la mujer la infiel es motivo de escándalo, se condena

severamente su calidad moral, se le juzga de prostituta y hasta le pueden quitar los hijos. Todavía no entiendo en qué razones válidas se basan los hombres para decir que no es

lo mismo la infidelidad de una mujer.

para decir que no es lo mismo la infidelidad de una mujer. El Precio del Amor
para decir que no es lo mismo la infidelidad de una mujer. El Precio del Amor

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 52

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

3)

Educación familiar

Por tradición se ha enseñado a la mujer que nació para servir al hombre y es él quien manda en el hogar, muy rara vez se fomenta lo que verdaderamente es una pareja en la

que ambos tienen los mismos derechos y obligaciones. Los que se rigen por estos conceptos anticuados e injustos inculcan en las niñas la idea de que deben atender al papá y a los hermanos y, posteriormente, al marido. Por lo tanto, cuando se casen, si están debidamente manipuladas por la culpa, no tendrán ningún inconveniente en renunciar a ser ellas mismas y dejar a un lado todas sus ambiciones personales y deseos de superación con tal de que el matrimonio funcione. ¿Cuándo se ha visto que a un hombre se le pida que deje trabajo, estudio, amistades, aficiones personales y forma de vestir porque se va a casar? Salvo traer dinero a la casa, él sigue siendo el mismo, pero a

la mujer se le imponen toda una serie de nuevas reglas de lo que es y no es propio

porque ya está casada. Y el condicionamiento hace que sea la misma mujer quien propicie y perpetúe esta situación.

Está comprobado que los machos son hijos de mujeres abnegadas. La dinámica es la siguiente: cuando una madre se siente frustrada como mujer y como pareja porque, según ella, dio todo y sólo recibió humillaciones, sufrimiento y abusos, tiene la tendencia a enfocar todo su cariño (a veces enfermizo) en los hijos pero, sobre todo, en los varones. Se esfuerza por sentirse valiosa y querida a través de ellos, ya que no pudo lograrlo a través del marido, los consiente y mal acostumbra para lograr su amor. El resultado es que, al crecer, se convierten en hombres egoístas que difícilmente serán buenos maridos. La cadena se repite y ellos, a su vez, harán desdichadas a sus esposas.

4)

Códigos de expresión de sentimientos

A

los hombres se les enseña a ocultar, reprimir o suprimir sus sentimientos desde

temprana edad. “Los hombres no lloran”, “Usted es macho, aguántese” y frases como estas los van condicionando a que es poco varonil mostrarse débil, tierno, vulnerable o expresar lo que verdaderamente sienten. Esta programación masculina descontrola a las mujeres que están acostumbradas a ser más expresivas y comunicativas. Si ellas intentan acercarse y establecer comunicación con su pareja para indagar qué piensa o siente en una situación de crisis, es poco probable que él se abra honesta y completamente; lo más factible es que se presenten los problemas descritos al principio del capítulo.

5)

Métodos para resolver problemas

Cuando inician las desavenencias en la pareja, generalmente la primera en buscar ayuda para mejorar la situación es la mujer. Ella acude al sacerdote, al psicólogo, a los consejos de su mamá o de sus amigas, lee libros de autoayuda o revistas sobre

o de sus amigas, lee libros de autoayuda o revistas sobre El Precio del Amor ,
o de sus amigas, lee libros de autoayuda o revistas sobre El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 53

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

relaciones humanas, toma cursos, trata de entablar un diálogo con su pareja para ver qué pasa. Sin embargo, la mayoría de los hombres cuando enfrentan problemas con su pareja se molestan o simplemente evaden refugiándose en la indiferencia, el silencio, la agresión física o verbal, el alcohol, alguna amante que según ellos sí los comprende, pasan mucho tiempo fuera de casa enfrascados en el trabajo, en los deportes, etc. Ellos también sufren con las dificultades de pareja, pero realmente no saben cómo enfrentar la situación y buscar soluciones. No se les permitió aprender a comunicarse y sería absurdo que nosotras quisiéramos que entendieran las cosas de la misma manera.

Al tomar conciencia de todas estas diferencias, debemos reaprender la manera de darnos

a entender con los hombres, basada en una formación más realista de nuestras

respectivas naturalezas. Así no acabaremos desmoralizadas ni crearemos mayores

malentendidos recurriendo a una comunicación forzada que no logra objetivos.

El papel de la autoestima en la comunicación

Uno de los elementos clave en este reaprendizaje es fortalecer nuestra autoestima. Si cuando intentamos comunicarnos nos sentimos inseguras, acomplejadas, temerosas, demasiado necesitadas de afecto, incapaces de mostrarnos asertivas cuando nos ofenden

o con expectativas fantasiosas, proyectaremos nuestros sentimientos en el trato con

nuestras parejas y, en vez de lograr un mejor entendimiento, acabaremos en pleitos y frustración.

Empecemos por evaluar de manera auténtica nuestra autoimagen que, en la mayoría de

los casos, se desarrolló distorsionada por todo lo que de nosotros mismos se nos inculcó

en la infancia.

Un niño en crecimiento es sumamente sensible, casi como un disco en blanco donde van quedando grabadas imágenes e impresiones que, de no ser las adecuadas, pueden afectar

su desarrollo personal, emocional y, por ende, su comportamiento futuro. Su verdadero

potencial (lo que piensa que es o lo que puede hacer) puede llegar a verse opacado por las opiniones negativas, frases hirientes, malos tratos, rechazos, indiferencia, e información equivocada recibida desde pequeño.

Por ejemplo, al pedir a una de mis alumnas que expresen sus cualidades frente al grupo, empieza a llorar diciendo que no puede encontrar nada positivo acerca de su persona. Aunque los demás veamos a una chica bonita y valiosa, ella se percibe fea, tonta, inútil y muchas cosas más. No ayudará tratar en ese momento de levantarle la moral y decirle halagos porque no los va a creer y concluirá que lo hacemos por cortesía o por lástima.

y concluirá que lo hacemos por cortesía o por lástima. El Precio del Amor , Lucy
y concluirá que lo hacemos por cortesía o por lástima. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 54

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Incluso pensará que no la conocemos como realmente es y que, en caso de descubrirlo, nos sentiríamos decepcionados.

Por supuesto, si ella cree que no tiene cualidades y valores, su comportamiento reflejará esta carencia, traducida en depresión e inseguridad.

¿Cuál es el origen de tales creencias? Nuestros padres, creyendo corregirnos, nos decían: “Eres tonta, cochina, gorda, fea, inútil, indecente, no sirves para nada”; sus frases nos fueron colocando etiquetas y acabamos convencidas de que la apreciación de otros era la verdad. Si a las palabras ofensivas e hirientes les agregamos malos tratos, actitudes de rechazo, castigos severos e injustificados, falta de comprensión y amor, o abandono y negligencia, no es de sorprendernos que, como adultos, tengamos la convicción de que somos indeseables, horrorosos, llenos de defectos, incapaces de inspirar amor. Creeremos que todas las personas valen más que nosotros y que estamos obligados a hacer méritos, a suplicar y complacer para recibir un poco de amor y buen trato. Con esta autoimagen tan devaluada (aunque no siempre la admitamos o pensemos que no se nota), tenemos grandes probabilidades de ir de fracaso en fracaso en todos los aspectos de la vida, especialmente en las relaciones de pareja.

El siguiente ejercicio es útil para evaluar nuestra autoestima. Al leer la lista de frases ofensivas que aparece a continuación, traten de recordar quién se las decía o dice en la actualidad. Observen cómo se sienten y si creen que son verdad. No traten de juzgar cuáles se aplican a ustedes; únicamente déjense llevar por el recuerdo y el sentimiento.

Lista de frases negativas

- Realmente estás muy fea y qué gorda (o qué flaca) te ves.

- Ese peinado no te queda y además qué mal gusto tienes para vestir.

- Eres una tonta, no te sabes expresar, sólo dices estupideces.

- No tienes fuerza de voluntad, nunca puedes hacer algo por ti misma.

- Oye, ya estás muy vieja, ya no eres tan atractiva como antes.

- Eres una ignorante, no te has preparado, hay muchas mujeres más inteligentes y capaces que tú.

- Qué feo cuerpo tienes (piernas flacas, poco busto, etc.).

- No sabes caminar, te sientas toda “chueca”, no tienes gracia.

caminar, te sientas toda “chueca”, no tienes gracia. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
caminar, te sientas toda “chueca”, no tienes gracia. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 55

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

- No vales nada porque no estudiaste, nadie te daría trabajo porque seguramente vas a fallar.

- Qué torpe eres, nada te sale bien, todo lo que haces son puras porquerías, siempre te equivocas.

- Esos colores te hacen ver más morena, tienes un tipo muy corriente.

- Eres una egoísta, sólo piensas en ti (eres mala esposa, mala madre…). Deberías ser más sacrificada.

- Con esa falda (o pantalón) te ves gordísima, pareces piñata.

- Qué genio, pareces león enjaulado, no hay quien te soporte, tú eres la que siempre empieza los problemas.

- Eres tan tímida, pareces mosquita muerta, eres una insegura.

- Nunca vas a llegar a hacer nada en la vida, siempre serás despreciada por todos, eres una fracasada.

- Eres indecisa y débil, todo te afecta demasiado, no seas chillona.

- Eres una burra, todo se te olvida, pareces “tarada”, no sé qué hago con una mujer como tú.

- No seas infantil, todo lo haces al revés, eres una inmadura.

- Te ves tan ridícula y vulgar, deberías aprender de fulanita, ella sí hace bien las cosas.

- Eres una vergüenza para la familia, lo mejor sería que no hubieras nacido, nadie te quiere.

- Eres una hipócrita, si supieran realmente lo que eres se decepcionarían de ti. Me chocan tus dramas.

- Eres una loca, una cualquiera, ninguna mujer decente no se comporta así.

- Estás histérica, no te sabes comportar, deberías ver a un psiquiatra.

- Sin mí te mueres de hambre, todo lo que hay en esta casa es mío, yo soy el que trabaja.

- Al principio pensé que eras diferente, qué enorme equivocación, tú tienes la culpa de todos nuestros problemas.

tú tienes la culpa de todos nuestros problemas. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
tú tienes la culpa de todos nuestros problemas. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 56

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

- Eres una solterona fracasada, ¿quién se va a fijar en ti?

- Si te divorcias, ningún hombre se te acercaría. Estás acabada y vieja, me das asco como mujer.

- Estás amargada, qué feo carácter tienes.

- Eres una mal educada, no te sabes comportar ante la gente.

- Qué desagradecida, después de todo lo que he hecho por ti, así me pagas.

- Pareces bruja, eres una malvada, sólo piensas en ti.

- Eres floja y descuidada, siempre estás cansada, todo el día te quejas.

- Estoy harto de tu mal humor, yo trabajo todo el día y tú nunca haces nada, sólo sirves para causar problemas.

- Es aburridísimo platicar contigo, nunca dices algo interesante.

- Cuando te conocí, ya no valías nada. Eras una basura porque ya no eras virgen. Agradécele a Dios que me haya fijado en ti.

- ¿Casarme contigo?, ni que estuviera loco.

- Para eso eres mi mujer, para que haga contigo lo que quiera.

- Si no te gusta, ya sabes que me puedo conseguir otra mejor que tú.

- ¿Cómo no le hice caso a mi madre cuando me dijo la clase de “fichita” que eras?

- Es que tú ni para darme hijos sirves.

- Con esa ropa pareces prostituta.

- Qué horrible te peinas, ni eso sabes hacer.

- Con esos colores que usas pareces payaso o prostituta.

- No sé cómo me pude fijar en ti, eres tan fea, debí haber estado loco.

- Todo lo quieres resolver llorando, me fastidian tus lagrimitas.

- Si te quieres ir, lárgate, no te necesito para nada.

- ¿Te has visto en el espejo?, ¿en qué monstruo te has convertido?

visto en el espejo?, ¿en qué monstruo te has convertido? El Precio del Amor , Lucy
visto en el espejo?, ¿en qué monstruo te has convertido? El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 57

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

- Eres tan poca cosa y aun así tengo que mantenerte.

- Cada día cocinas peor, de haberlo sabido no me caso contigo.

- Eres idéntica a tu madre, con razón tu padre tiene a otra.

- Mira cómo tienes la casa, siempre hecha un asco.

- ¿Qué tanto haces todo el día, qué no haces nada?

- Te la pasas quejándote todo el tiempo, con nada se te da gusto.

- Si nos casamos fue porque tú me forzaste, la verdad yo no quería.

Aunque no nos guste evocar recuerdos dolorosos o nos moleste admitir ciertos pensamientos, hacerlo es necesario para detectar de dónde provienen y cuánto nos afectaron. Ya somos adultos y podemos reeducarnos, ya no somos los niños indefensos a quienes los demás hacían como querían. Si alguien me ofende o desvaloriza, ¿por qué he de dar más crédito a su opinión que a la mía?

Tengo una teoría, a la cual llamo efecto del espejo deformado que ilustra muy bien este punto. Una persona no puede saber cómo es su cara a menos que la vea en un espejo o en una superficie reflejante. Lo que el cerebro interprete ante la imagen dependerá de dos cosas: de la calidad o nitidez del espejo y del estado de ánimo y convicciones previas sobre su persona.

Si la superficie del espejo es lisa, pareja y sin defectos, si la persona se encuentra tranquila y equilibrada, si ya superó los traumas del pasado, lo más probable es que su evaluación de la realidad sea correcta; pero si se mira en espejos como los de las ferias (intencionalmente deformados para producir una imagen distorsionada), y cree que lo que ve es correcto, su autoimagen no será verdadera, sino el producto de dichas deformaciones.

Si además la persona está deprimida o alterada por las dificultades y reveses de su vida actual, por problemas económicos y morales para los cuales no encuentra solución, y por las programaciones pasadas que regresan como fantasmas para atormentarle, no habrá poder humano que la convenza de que el problema no es ella sino sus ideas equivocadas.

Cuántas veces nos topamos con personas que son espejos deformes, llenas de traumas y complejos que se hacen manifiestos cuando tratan con nosotros, que nos ofenden,

manifiestos cuando tratan con nosotros, que nos ofenden, El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
manifiestos cuando tratan con nosotros, que nos ofenden, El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 58

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

maltratan, insultan y manipulan no porque nosotros seamos malos e indignos, sino porque quieren desquitar en alguien sus propias frustraciones o sentir compensada su inseguridad para controlarnos. Si esto es lo que motiva dichas actitudes negativas, ¿por qué hemos de darles un valor absoluto o perder nuestro tiempo tratando de hacerles cambiar su conducta? Primero debemos recuperar nuestra autoimagen real; así será difícil que los comentarios de otros nos afecten.

Una señora vino a consultarme por un problema y utilizó durante casi una hora este vocabulario:

“Mi marido dice que…”, “Él se molesta cuando…”, “Mi esposo no está de acuerdo en que yo…”, “Él opina que no es conveniente que…”.

La pobre mujer no se daba cuenta de que actuaba como marioneta repitiendo las frases de su marido. Cuando le pregunté: “Bueno, pero tú, ¿qué piensas, qué opinas, qué te gusta, qué te parece, qué deseas?”, me miró con expresión extraña y muy triste contestó: “Él me dice que yo no valgo nada y que lo que yo piense o quiera no tiene importancia”. Éste es un buen ejemplo de los dramáticos resultados de la falta de autoestima en una relación.

Actitudes como la carencia de autoestima afectan no sólo nuestra relación de pareja, sino también a nuestros hijos. Cuando en una reunión me preguntaron qué quería heredarles a mis hijos (otras personas habían dicho que buena educación, buenos modales, creencias religiosas, seguridad económica, etc.), yo contesté con plena convicción: seguridad en sí mismos.

Si una persona es segura, tendrá éxito en los estudios, en el trabajo, con los amigos y en el amor. Por el contrario, una persona insegura sufrirá abusos y no encontrará la paz interna. Pero, ¿cómo heredarles esa seguridad a los hijos si generalmente los propios padres no la tienen?

Cuando realmente se desea ver un cambio en los hijos, los primeros que debemos cambiar somos los padres. Cambiar no es fácil, pero sí es posible aunque de manera paulatina. Los cambios no radican sólo en ya no agredir a los hijos con frases hirientes y abusivas, sino en transmitirles un buen ejemplo. Si la madre es abnegada, está dando pésimos ejemplos. Muchas mujeres se asignan el último lugar (o ninguno) en sus pendientes diarios; todas sus actividades, sus esfuerzos y pensamientos van dirigidos a los demás. ¿Cómo no acabar rendidas, frustradas y de mal humor, sintiendo que no se les aprecia o valora? ¿Podrán ser buenas madres? Nadie puede dar lo que no tiene. Si no nos ocupamos primero de nosotras mismas, no podremos ocuparnos adecuadamente de los demás.

mismas, no podremos ocuparnos adecuadamente de los demás. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
mismas, no podremos ocuparnos adecuadamente de los demás. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 59

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Cuántas mujeres van de actividad en actividad sin detenerse un minuto para entrar en contacto consigo mismas y ver qué necesitan, cómo se sienten, cómo pueden complacerse, sin estar siempre condicionadas a que ese cariño y consideración provenga de fuentes externas.

Una señora aportó una valiosa sugerencia basada en su experiencia. Ella acostumbraba levantarse apresurada para tener listo el desayuno del marido y los hijos antes de salir al trabajo y a la escuela. Después se quedaba sola y enfrentada a las labores domésticas que le resultaban tediosas e interminables. Para elevar su autoestima, decidió hacer este ritual: al quedar sola en casa, antes de iniciar su rutina de trabajo, se preparaba con calma un delicioso desayuno: el jugo de naranja servido no en un vaso, sino en una copa de cristal, un rico omelette en plato de vajilla fina, una flor en un florero bonito, café y pan, todo dispuesto en una charola con mantelito bordado (del tipo que usaría para una visita importante). Llevaba su desayuno a la cama donde comía sin prisas, disfrutando de su música favorita y leyendo una interesante revista o libro. Posteriormente se daba un largo baño y sólo después de estos actos de honor y consideración a sí misma, procedía con sus labores.

Una persona que no se quiere a sí misma no logrará que la quieran los demás. Si no te decides a empezar a valorarte lo más pronto posible, tu vida va a ir de mal en peor. Date cuenta que tienes una enorme responsabilidad de ser feliz y que ese debería ser tu proyecto principal. No malgastes tu energía en corajes y discusiones, pues con ello no lograrás cambiar a las personas; utilízala para que puedas mejorar tu calidad de vida. Esta profunda frase china es muy ilustrativa:

“No te detengas a apedrear a los perros que te ladran en el camino, ignóralos y guarda tu energía para seguir adelante y alcanzar tus metas”.

Cada minuto que pasas preocupada, llorando y llena de angustia, te deteriora, te desgasta, te acaba. No sólo es el paso de la edad lo que te hace vieja, lo que realmente envejece son las penas.

Además, es imposible darle gusto a todos. Aquí se aplica el dicho mexicano: “No soy monedita de oro para caerle bien a todos”. Veamos un ejemplo. Imaginemos una reunión de varios amigos y amigas, en la que dos jóvenes se encuentran sentadas observando a los demás. De pronto llega una tercera a la casa. La llamaremos Mariana y es una chica joven, alegre, simpática, amigable y acomedida. De inmediato saluda a todos y se dirige a la señora de la casa ofreciendo su ayuda para servir las bebidas y los

de la casa ofreciendo su ayuda para servir las bebidas y los El Precio del Amor
de la casa ofreciendo su ayuda para servir las bebidas y los El Precio del Amor

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 60

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

bocadillos. Posteriormente, toma una guitarra y canta una bella canción; al poco tiempo llega un chico que no conoce a nadie y ella se acerca para darle la bienvenida, presentándolo con el grupo. Su plática es amena, interesante y tiene a todos fascinados.

Veamos qué sucede en la mente de las dos primeras observadoras. Una de ellas piensa:

No soporto a Mariana, es presumida y siempre quiere ser el centro de atención. Es una lambiscona con la dueña de la casa ofreciéndose a ayudar para hacernos quedar mal a las otras. Se cree muy superior porque sabe tocar la guitarra, ni que tuviera tan buena voz. Además qué forma tan descarada de acercarse a ese muchacho y presentarlo, es una rogona coqueta”.

La otra observadora piensa todo lo contrario: “Que simpática es Mariana, cómo me gustaría parecerme a ella; qué amable por ayudar a la señora de la casa y qué bonita voz tiene; voy a tratar de hacerme su amiga y pedirle que me enseñe a tocar la guitarra; qué desenvuelta es, qué segura de sí misma, y qué considerada presentando a ese chico al grupo para que no se sintiera solo e incómodo por no conocer a nadie”.

¿Observan la diferencia? El problema no era la conducta de Mariana, que estaba siendo ella misma, sino la amargura, los celos, la envidia, la inseguridad y el resentimiento en el corazón de la primera observadora que la juzgó mal. Las mismas acciones fueron interpretadas de manera diferente por dos personas. ¿Cuál de las dos tenía la razón? ¿Debería cambiar Mariana para no ser criticada por la primera y no verse afectada por sus comentarios basados en sus propios complejos y amarguras, o seguir siendo ella misma y actuar como cree correcto?

Siempre vamos a encontrar gente que nos critique, a la que no le parezca lo que hacemos, cómo pensamos, cómo vestimos o cómo actuamos. Sería cuento de nunca acabar ir por la vida complaciendo a todos, mucho menos modificando nuestra verdadera forma de ser por tratar de ganarnos el amor o la buena voluntad de personas que no nos quieren.

Ya es hora de crecer y aprender a manejar nuestras vidas como mujeres maduras y seguras de nosotras mismas. Debemos buscar nuestros propios valores, abrir los ojos y no permanecer en la ignorancia creyendo que, porque determinadas personas piensan de una manera, eso es lo correcto o la única forma de vivir.

Sólo quienes han aprendido a tomar las riendas de su propia vida pueden aspirar a ser felices. No se trata de ir en contra de todo ni de todos, sino de que nos dejen vivir a nuestra manera, principalmente cuando está comprobado que la forma antigua de educar a los hijos en la mayoría de los casos no ha dado buenos resultados en cuanto a la relación de pareja.

dado buenos resultados en cuanto a la relación de pareja. El Precio del Amor , Lucy
dado buenos resultados en cuanto a la relación de pareja. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 61

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

El consejo básico es: Aléjate o ignora a las personas negativas que te mortifican y que te hacen la vida pesada, no permitas que te afecte tanto su opinión (el famoso “¿Qué dirán?”); aprende a ser fuerte, pero no agresiva; segura, pero con la debida información y reflexión; firme cuando se trata de defender tus derechos o de frenar injusticias, pero flexible y abierta al cambio”.

Métodos equivocados de reacción ante comentarios negativos

Hemos revisado las diferencias básicas entre hombres y mujeres en su manera de comunicarse y el papel que desempeña la autoestima en la comunicación. Ahora veamos cuáles son los cinco métodos típicos de reacción ante los comentarios negativos.

Agresión

Tú me ofendes, yo te ofendo; tú me humillas, yo te humillo (o busco la forma de tomar venganza más adelante); tú me haces, yo te hago. Se vuelve un círculo vicioso interminable en el que nadie gana. Se desperdicia una enorme cantidad de energía y no se resuelve el problema. El que yo aparentemente me esté defendiendo y no me deje, no implica que la otra persona va a dejar de molestarme. Aunque pudiera parecer que estoy desquitando mi coraje, por dentro me quedo furiosa y desequilibrada física y emocionalmente. También corro el riesgo de decir en un momento de ira cosas que realmente no siento y de ofender gravemente a la otra persona, dificultando la posibilidad de una relación más armoniosa.

Justificación

Ante las acusaciones o comentarios hirientes que me hacen, yo intento explicar y justificar (con una actitud casi de pedir perdón) mi conducta, ya que me considero muy poca cosa y creo que los demás deben tener razón en lo que opinan. Por ejemplo, si me dicen gorda con el afán de herirme o hacerme sentir menos, yo doy varias razones por las cuales no puedo seguir una dieta, tratando de que la otra persona comprenda y cambie su opinión sobre mí. Lo que no tomo en cuenta son los motivos que tuvo para ofenderme, su propia inseguridad o complejos y que ninguna explicación que yo le dé va a cambiar necesariamente su actitud hacia mí.

yo le dé va a cambiar necesariamente su actitud hacia mí. El Precio del Amor ,
yo le dé va a cambiar necesariamente su actitud hacia mí. El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 62

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Sumisión

Tan acostumbrada estoy al maltrato y a la dominación que siento pánico y ansiedad al desobedecer o quedar mal. Por ejemplo, si deseo estudiar inglés y la otra persona me hace sentir culpable o muestra su disgusto conmigo por hacerlo, aunque yo piense que no tiene nada de malo, me someto dócilmente y al final desisto de mis deseos. Mi autoestima está tan baja que cualquier ofensa me desmoraliza y me sume en la depresión.

Comunicación

Me refiero al tipo de comunicación demasiado abierta e irreflexiva que no toma en cuenta las explicaciones que hemos dado en este capítulo. Ingenuamente empiezo a dialogar buscando convencer a la otra persona con razonamientos lógicos para mí, pero no necesariamente para ella, de que quizá su punto de vista esté equivocado y el mío sea el correcto. Olvido que hay personas necias y aferradas que no están acostumbradas a escuchar, a ser flexibles y conciliadoras, que no respetan las opiniones ajenas y que, diga yo lo que diga, nunca las haré cambiar de opinión.

Evasión

Sé de antemano que la otra persona no me va a entender pero, como no pienso someterme y temo las represalias si expreso o hago lo que realmente quiero, opto por callar, mentir, disimular, ocultar información, aparentar que no pasa nada o fingir estar de acuerdo. Estas actitudes erosionan la relación, pues ninguna de las dos partes se siente cómoda, y la separación se hace cada vez mayor.

Ejercicios

Diferencias entre el hombre y la mujer

1. Elabora una historia de vida de tu pareja. Pregúntale a él directamente y a personas que lo conozcan cómo fue su infancia, la relación de sus padres, qué ideas le inculcaron, qué dificultades afectivas y económicas enfrentó, cómo se sintió en las escuela, cómo le fue en sus relaciones de pareja anteriores, cuán realizado o frustrado se siente en sus metas profesionales. Observa además qué complejos tiene, qué mecanismos de defensa utiliza, qué provoca su enojo y cualquier otra

de defensa utiliza, qué provoca su enojo y cualquier otra El Precio del Amor , Lucy
de defensa utiliza, qué provoca su enojo y cualquier otra El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 63

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

información que te sirva para evaluar con qué clase de persona estás involucrada. Analiza estos datos objetivamente, sin juzgar, culpar ni quejarte. Compara sus antecedentes de vida con los tuyos y revisa en qué puntos son compatibles y en cuáles son diferentes.

Autoestima

2. Anota por lo menos quince adjetivos positivos acerca de ti misma en el aspecto intelectual, espiritual o emocional. Por ejemplo, soy inteligente, honrada, sincera, alegre, sensible, leal, buena amiga… Después escribe al menos cinco cosas agradables sobre ti misma en el aspecto físico. Por ejemplo, me gustan mis ojos, mi pelo, mi estatura, tengo bonitas piernas, etc.”. ¿Estás realmente convencida de que tienes estas cualidades, aunque los otros no lo aprecien o lo valoren?

Métodos equivocados de reacción

(Agresión, Justificación, Sumisión, Comunicación, Evasión)

3. Analiza en cuántos de estos errores has incurrido en el pasado al tratar de comunicarte con tu pareja. Durante la próxima semana observa cómo te enganchas casi de manera automática cuando te dicen o hacen algo que te molesta y recurres a estos métodos. No intentes cambiarlos aún; simplemente date cuenta de lo que haces.

Después de estas reflexiones podremos estar más conscientes de que no tomábamos en cuenta muchas cosas y que también nosotros formamos parte del juego. Lo primero es detener los errores y no funcionar ya bajo premisas falsas; después podremos modificar nuestra conducta con patrones más sanos y adecuados. Pero antes de trabajar en mejores opciones, nos quedan varios temas por tratar.

y

perjudiciales

Sólo con algunas personas y en algunas ocasiones se puede dar una comunicación profunda y totalmente sincera. Cuando estas circunstancias existen, la sensación de plenitud es maravillosa. Al conversar con alguien inteligente, culto, interesante y agradable, el tiempo pasa sin sentirlo y quedamos ávidos de continuar platicando porque la persona nos tiene fascinados y nos nutre interiormente. Si a ello añadimos los sentimientos afectivos que nos despierta el ser pareja, en convertirnos en alguien especial para el otro, nuestro bienestar interno se torna indescriptible.

Técnicas

para

romper

los

hábitos

de

comunicación

ineficaces

para romper los hábitos de comunicación ineficaces El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 64
para romper los hábitos de comunicación ineficaces El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 64

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 64

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

La verdadera intimidad implica poder mostrarnos como somos, con nuestras vulnerabilidades y defectos, sin temor a ser criticados, juzgados, rechazados y a que nuestras confidencias sean utilizadas en nuestra contra, para manipularnos o chantajearnos; es la plena confianza de ser aceptados totalmente.

A los hombres les cuesta mucho intimar emocionalmente porque de niños no se les enseñó cómo hacerlo. La química, la simpatía o atracción inicial no son suficiente para lograr este estado, ni la compatibilidad y afinidad de gustos son garantía de esa clase de comunicación, sobre todo de manera permanente. Quienes anhelan llegar a esos niveles, primero han de hacer un esfuerzo por conocerse y aceptarse mejor a sí mismos.

La verdadera madurez no significa convertirse en una persona diferente, sino asumir de forma consciente la responsabilidad por el tipo de persona que elegimos ser. Entonces nuestras vulnerabilidades se convierten en parte de nuestra fuerza. Ya no necesitamos desperdiciar la enorme cantidad de energía emocional que solemos ocupar en ocultar, reprimir o disfrazar lo que no nos gusta que vean los demás, por ejemplo, nuestra inseguridad (todos somos inseguros en algunos aspectos). Y tampoco tenemos que:

defendernos de los ataques verbales externos.

engancharnos a las palabras o actitudes que surgen de las inseguridades de otros.

insistir con obstinación en que los demás cambien de acuerdo con nuestras expectativas o necesidades.

intentar convencerlos de que tenemos la razón.

Por supuesto, lo ideal sería tener buen juicio para detectar de antemano a personas conflictivas y no involucrarnos demasiado con ellas (en el caso de parejas); o bien, si no podemos evitarlas (en el caso de familiares o compañeros de trabajo), saber sobrellevarlas sin permitir que nos dominen o nos hagan sentir mal.

Cuando las personas que se comunican son ambas maduras, centradas, flexibles, tolerantes, inteligentes, intuitivas, prudentes, respetuosas, interesadas en la opinión ajena, han superado ya la necesidad de luchas de poder, de dominio y prefieren conciliar en lugar de imponer sus razones, no es necesario usar técnicas y se puede dar la comunicación fluida y totalmente abierta.

Desafortunadamente muy pocos desarrollan espontáneamente esas habilidades. La mayoría cometemos muchos errores a lo largo de la vida, pero no hay que culparnos, siempre y cuando estemos dispuestos a aprender de dichos errores y a modificar ciertas conductas y actitudes. No sólo los demás son difíciles; nosotros también lo somos y formamos parte de un jueguito inconsciente que nos hace sufrir.

parte de un jueguito inconsciente que nos hace sufrir. El Precio del Amor , Lucy Serrano
parte de un jueguito inconsciente que nos hace sufrir. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 65

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Si mis lectoras han tomado en serio los ejercicios recomendados en los capítulos anteriores y han hecho sus tareas con sus respectivas introspecciones y reflexiones, estarán mejor preparadas para empezar a practicar las técnicas que a continuación describiremos. Todas han sido ampliamente probadas y funcionan, siempre y cuando se lleven a cabo como se indica:

Cambio de roles

Indiferencia amable

Frases “Para ti, pero para mí…”

Presuposición

Comunicación escrita (cartas a la pareja)

Estas técnicas pueden utilizarse individualmente o en combinación. Cabe aclarar que por técnicas no me refiero a manipulaciones, estrategias alevosas, caretas, falsedad, hipocresía, etc., sino más bien a herramientas que ayudan a evitar conflictos con personas que tal vez todavía no han superado sus propios errores en la comunicación.

Cambio de roles

Cuando interactuamos con otra persona, especialmente si estamos involucrados emocionalmente, muchas veces reaccionamos en forma automática, sin darnos cuenta de cómo o por qué lo hicimos. Estos impulsos no siempre nos son favorables y, por el contrario, pueden complicar una situación determinada.

Para podernos dar cuenta de cuáles son esas reacciones precipitadas y erróneas, en terapia utilizo un ejercicio llamado “cambio de roles” que consiste en lo siguiente:

En una discusión entre Teresa y Raúl, en lugar de que sólo me platique qué sucedió, le pido que represente su propio papel o el de su pareja y reconstruya lo más cercanamente posible la escena del conflicto. Representado el otro papel, yo primero contesto de manera similar y luego diferente de cómo ella lo hace para que tenga un punto de comparación. El objetivo es mostrarle que si ella cambia de actitud, la reacción de su pareja probablemente sea diferente.

En ocasiones la persona no recuerda exactamente cómo fue la discusión, ni lo que ella dijo ni lo que le contestaron. De ser así se le pide que durante la semana trate de escribir los diálogos lo más fielmente posible para luego analizarlos en consulta.

más fielmente posible para luego analizarlos en consulta. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
más fielmente posible para luego analizarlos en consulta. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 66

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Este cambio de roles es muy útil, ya que la discusión se reconstruye con la mente más tranquila y sin la carga emocional del momento. Otra ventaja es que nos ayuda a darnos cuenta de dónde cometemos los errores y a corregirlos ante la pareja.

Si no te es posible asistir a una terapia, realiza este ejercicio con una persona de tu confianza que tenga cierto nivel de criterio y preparación.

El siguiente es un ejemplo de un diálogo típico entre una mujer y su esposo; con él buscaremos descubrir los errores de comunicación y, posteriormente, sustituirlos por medio del cambio de roles con otras opciones que modificarían la interacción de la pareja.

Raúl, esposo de Teresa, llega a su casa después de trabajar de muy mal humor por las múltiples presiones a que él también está sujeto. Con tono de voz áspero y agresivo le reclama el incumplimiento de algunas labores del hogar:

Ve nada más la hora que es y no tienes lista la comida Yo vengo cansado y lo único que quiero es estar tranquilo en casa, pero contigo sólo tengo disgustos. No haces nada, eres una inútil y desconsiderada.

Teresa, nerviosa mientras se apresura a complacer a Raúl, le responde con tono sumiso:

No te enojes, mi amor, en un momento tengo todo listo. Mientras te sientas a la mesa con los niños, yo les voy sirviendo. Verás que no me tardo nada.

No se trata de que te tardes o no. Cuando llego a la casa quiero que todo esté preparado, la mesa bien puesta y servida, no que en ese momento lo hagas, haciéndome esperar quién sabe cuánto.

Perdóname. Mira, es que en la mañana salí un rato a ver lo de mi curso, tuve que ir a comprar algo de despensa y recoger a los niños de la escuela y ya sabes todo el tiempo que se pierde. Pero no te preocupes, ya casi termino. Tenme un poquito de paciencia.

Raúl, más intransigente y enojado, replica:

Son sólo pretextos para justificar tu flojera. Además, ¿con qué permiso saliste?, ¿a dónde?, ¿con quién?

Teresa cree que lo mejor es tratar de explicar con calma a su marido lo que hizo para que la entienda y ya no siga agrediéndola; así que con mucha paciencia dice:

Acuérdate que te había comentado que hoy iniciaba un curso de desarrollo personal que me interesaba mucho. Fíjate que la instructora es muy buena y nos

mucho. Fíjate que la instructora es muy buena y nos El Precio del Amor , Lucy
mucho. Fíjate que la instructora es muy buena y nos El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 67

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

está enseñando cosas sumamente útiles para mejorar como personas. Ojalá un día me puedas acompañar. Verás que es muy interesante.

No me vengas con esos cuentos, ya parece que te voy a creer. Tengo la impresión de que sales con alguien y que me engañas. Eres una mentirosa, hipócrita. Dime a dónde fuiste.

Es la verdad, mi amor; te estoy diciendo que vayas conmigo al curso y veas que es cierto. ¿De dónde sacas esas ideas de que te engaño?

Porque no te portas como una buena esposa. Sales sin permiso, no me atiendes como se debe, no eres una buena madre, eres una irresponsable. Ah, pero eso sí, bien que sabes perder el tiempo en payasadas, gastar el dinero que te doy en vez de estar en tu casa como lo hace una buena esposa. Seguramente al lugar que vas hay otras mujeres descocadas que sólo te mal aconsejan para irse de locas. ¿Quién me garantiza que no me eres infiel con otro hombre con el que te ves en esos lugares?

Tú sabes que yo soy una mujer decente. Esas son ideas tuyas sin ninguna base.

Raúl, que no está convencido, la interrumpe en forma autoritaria y prepotente:

Cállate y no me mientas. Eres una mujer casada y tienes que atender el hogar, cumplir con tus obligaciones conmigo y con los niños. Te prohíbo que vuelvas a salir ¿Entendiste?

Cansada

enfrentársele:

y

enojada

por

la

actitud

intransigente

de

su

marido,

Teresa

decide

Tú no tienes por qué prohibirme nada. Tengo derecho a hacer lo que me gusta; si no lo entiendes, ése es tu problema. ¿Acaso yo te reclamo porque los fines de semana te vas con tus amigos y regresas a las 3 o 4 de la mañana?

Eso es diferente porque yo soy hombre. Yo no dejo de cumplir en mi trabajo y te doy el dinero para el gasto de la casa, mientras que tú eres una floja, desobligada, te vistes como una cualquiera, me dices mentiras, no atiendes a tus hijos, despilfarras el dinero que te doy en puras estupideces. Ya te advertí que no quiero que vuelvas a salir sin mi permiso, no te mandas sola y tu deber es obedecerme, por las buenas o por las malas.

Frustrada y dándose cuenta de que Raúl no la escucha y menos aún la comprende, Teresa opta por evadir la discusión y lo deja hablando solo. Decide seguir haciendo lo que quiere, pero a escondidas para que él no se dé cuenta. Desea rebelarse porque le parece injusta la manera en que la trata, pero tiene miedo de hacerlo abiertamente para evitar problemas.

tiene miedo de hacerlo abiertamente para evitar problemas. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
tiene miedo de hacerlo abiertamente para evitar problemas. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 68

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Raúl, viendo que Teresa ya no le hace caso, termina diciendo en tono de reproche:

Creo que me equivoqué al casarme contigo; tú no eres la mujer que necesito, no me entiendes. Si no cambias tu actitud, quizá deba buscar a otra que sí me comprenda y reconozca los esfuerzos y sacrificios que hago, que sepa atenderme y dedicarse a mí y a mis hijos; una que me haga feliz y que sea decente.

Teresa termina dolida, frustrada, enojada, impotente, sin saber por qué la comunicación no le funciona. Por su parte, Raúl se siente ofendido e incomprendido y cree que su mujer no es tan buena persona como hubiera querido.

Si analizamos detenidamente esta escena veremos que en la comunicación con su

pareja, Teresa cae en los cinco errores: sumisión, justificación, comunicación, agresión

o enfrentamiento y evasión, sin que ninguno le sirva para obtener buenos resultados.

Releamos el diálogo, observando lo siguiente:

Primero, cuando ella escucha las protestas y ve la hostilidad de él, se muestra diligente y bien dispuesta a complacerlo; se disculpa por el retraso en forma sumisa y sólo consigue que Raúl se muestre intolerante y con mayores derechos a exigir. Después trata de justificarse mencionando todas las cosas que hizo y cómo se le acabó el tiempo, pero a él sólo le parecen pretextos y sigue con su actitud intransigente. Luego Teresa intenta comunicarse, dialogar razonablemente, explicando su gusto e interés por el curso para que él entienda; pero obtiene dudas y desconfianza, se le acusa de mentirosa e infiel, tratan de llenarla de culpas y nada de lo que explica sirve para evitarlo. Ya enojada y queriendo hacer valer sus derechos, se enfrenta a Raúl, señalando que no le puede prohibir nada, porque él también sale cada fin de semana y ella de todos modos hará lo que quiere. Para Raúl tal actitud es un desafío a su autoridad y contesta con más reproches y amenazas. Por último, ante lo inútil de sus esfuerzos y cansada de la discusión, Teresa decide evadir el problema; no contesta y deja que su esposo siga hablando solo; con esto él se siente ignorado y contraataca recurriendo al chantaje; le dice que si ella no cambia, él buscará otra mujer.

Como podemos ver, ninguna de las cinco actitudes funciona; de hecho no solucionan nada, provocan una escalada de agresión, reproches, amenazas y un mayor distanciamiento, desilusión y rencor entre la pareja. En este ejemplo incluí en una sola escena los cinco principales errores de relación, pero aunque se utilice sólo uno de ellos

o cualquier combinación, el resultado generalmente es el mismo.

combinación, el resultado generalmente es el mismo. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 69
combinación, el resultado generalmente es el mismo. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 69

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 69

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Una vez que en la terapia se concientiza a la paciente de lo que sucede y de cómo ella no es sólo la víctima de la injusticia o mala voluntad de su pareja, sino también responsable en parte, se procede a ensayar con ella los cambios de roles.

Indiferencia amable

Esta técnica nos permite responder a los intentos de manipulación, las acusaciones o la agresión de otra persona sin caer en los errores de justificar nuestros actos, someternos a su voluntad, evadir o responder con otra agresión.

Para que este método funcione es fundamental conservar la calma, responder con inteligencia y amabilidad sin engancharse en la discusión y, menos aun, tratar de convencer a la persona exponiéndole nuestras razones. Al mismo tiempo nos mantendremos firmes en nuestra posición, pero sin prepotencia, sin adoptar una actitud de reto, irónica, cínica o francamente rebelde.

Lograrlo no es fácil, pero sí es posible. Requiere mucha práctica, bien sea con un terapeuta que sepa manejar estas técnicas o con alguna persona de confianza que te ayude a ensayar las diferentes respuestas para cada situación. Básicamente se trata de aprender a controlar las respuestas emocionales automáticas y actuar con inteligencia. Es indispensable que se conserve la serenidad y no te sientas afectada por lo que la otra persona te diga. Si logras dominar esta técnica podrás evitar muchos conflictos con otros y adquirir una gran seguridad en ti misma y sin dejar de ser auténtica, pero evitando que tus emociones te controlen.

La técnica puede sernos de gran utilidad no sólo en una relación de pareja, sino también en nuestra diaria interacción con gente difícil o agresiva pero que, por razones de trabajo, familiares o de otro tipo, nos vemos obligados a tratar cotidianamente.

Es importante aclarar que la indiferencia amable sólo funciona cuando estás tratando con una persona con características pertenecientes al que llamaremos “Tipo A”.

Tipo “A”

Una persona fundamentalmente estable, madura y centrada cuyos momentos de enojo, de reproche o malos entendidos son originados básicamente por dos motivos:

entendidos son originados básicamente por dos motivos: El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 70
entendidos son originados básicamente por dos motivos: El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 70

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 70

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

1) Factores externos: un mal día en la oficina, algo que se le dijo y que interpretó de otra manera, coraje, tristeza o depresión leve debidos a algún contratiempo, cansancio, celos normales (no patológicos), etc. 2) Factores internos: las naturales diferencias de carácter entre las personas. No todos tenemos la misma sensibilidad ni la misma capacidad para comprender acertadamente lo que se nos dice. El grado se susceptibilidad varía de un individuo a otro, por lo tanto nuestro modo de reaccionar es distinto.

Nadie es perfecto y en un momento de enojo, imprudencia, falta de sensibilidad y tacto ante los sentimientos ajenos, todos podemos decir o hacer cosas que después lamentamos. Aunque eventualmente nuestras actitudes o palabras pueden resultar hirientes, también son temporales y producto de circunstancias adversas o de nuestro carácter básico.

Sin embargo, una persona equilibrada y razonable puede reconocer su error posteriormente, está dispuesta a enmendar su conducta negativa y acepta el diálogo y la negociación. Busca llenar sus necesidades, pero no a costa de aplastar la dignidad o de herir profunda y constantemente los sentimientos de su pareja. Con alguien así, la indiferencia amable, aplicada en el momento oportuno, puede sernos muy útil.

Tipo “B”

Por el contrario, si estás tratando con una persona con graves trastornos de conducta, con traumas no resueltos, complejos e inseguridades, con un carácter esencialmente violento y agresivo, acostumbrada a controlar y manipular por medio de generar culpas,

a minimizar u ofender verbalmente para ventilar sus frustraciones o conseguir lo que

desea, a quien no le interesa escuchar razones porque cree que sólo lo que dice es correcto, no intentes aplicar esta técnica (ni ninguna otra) pues no te dará buenos resultados. No se puede hacer nada con personas tan cerradas y negativas y no debemos prestarnos a ser su basurero emocional.

Para poder determinar con quién es apropiado utilizar esta técnica, es necesario también tomar en cuenta otras variables, como el factor de la convivencia diaria. Por lo general, cuando conocemos a una persona que nos interesa mostramos nuestra mejor cara, resaltamos nuestras virtudes y ocultamos nuestros defectos o lo que no queremos que el otro vea. Con el paso del tiempo y conforme se estrecha la relación, bajamos la guardia

y nos sentimos en confianza para mostrarnos tal cual somos y sale a flote lo positivo y lo negativo de nuestra personalidad.

a flote lo positivo y lo negativo de nuestra personalidad. El Precio del Amor , Lucy
a flote lo positivo y lo negativo de nuestra personalidad. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 71

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Otra variable serían las diferencias culturales o de educación que nos llevan a pensar y a conducirnos de manera distinta, la influencia de nuestro país, nuestra religión, familia, escuela, nuestros amigos y experiencias del pasado. Todo ellos nos lleva a tener una visión de vida completamente distinta.

En algunos casos excepcionales, aunque la existencia de las variables descritas y las diferencias circunstanciales o de carácter nos hagan pensar que somos básicamente incompatibles con una persona, si ambos tenemos disposición y buena voluntad, podremos negociar las discrepancias sin necesidad de llegar a una ruptura violenta.

Si ésta es tu situación, intenta por un tiempo razonable aplicar la indiferencia amable. Si el otro no reacciona de manera positiva, identifícalo dentro del grupo de personas tipo “B” y no te hagas ilusiones de que en el futuro se comportará en los términos que deseas.

Si eres especialmente susceptible al qué dirán y las opiniones ajenas te afectan demasiado, imagina la gran fuerza destructiva a la que te sometes al tratar con estas personas, pueden llegar a enfermarte. Recordemos que la infelicidad emocional no consiste tanto en lo que nos sucede, sino en lo que nos decimos a nosotros mismos que sucedió, sobre todo si continuamos soportándolo.

Si después de tomar en cuenta todo lo anterior descubres que tu pareja es una persona inflexible, negativa y que nada de lo que hagas servirá, te recomiendo que, apoyándote en las técnicas presentadas en el capítulo 4, evalúes honestamente por qué estás involucrada con alguien así; entonces podrás tomar la decisión más conveniente.

Recuerda, decir a manera de pretexto que “lo amo”, no es válido. Es más sano alejarte definitivamente antes de que te acaben la vida y afecten severamente tu autoestima. No tiene caso perder el tiempo peleando o discutiendo; es mejor invertirlo en resolver tus propios problemas internos y, posteriormente, relacionarte con alguien que te enriquezca y te valore, demostrándolo con actitudes totalmente diferentes.

Con esta distinción en mente, veamos algunos ejemplos de respuestas en los cuales puedes usar la indiferencia amable. En cada caso, el ejemplo va progresando en intensidad de impacto o daño; también aquí se toma en cuenta el tipo de relación que tenemos con la persona, pues no es lo mismo que una amiga no muy cercana nos haga un comentario ofensivo a que esas mismas palabras las diga nuestra pareja.

Ejemplo número 1

Con tono irónico, disfrazado de preocupación, una amiga dice:

¿Por qué no te has casado, Juanita?

una amiga dice: – ¿Por qué no te has casado, Juanita? El Precio del Amor ,
una amiga dice: – ¿Por qué no te has casado, Juanita? El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 72

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Esta frase dicha a una mujer soltera ya no tan joven, puede ser muy devaluatoria y lastimar profundamente, puede inferir que eres fea, vieja, defectuosa, poco deseable, etc., y que por esa razón no has encontrado pareja.

La respuesta con indiferencia amable sería decir, mostrándote tranquila y sin darte por ofendida:

Agradezco mucho tu interés por mi vida, María, pero, ¿no te parece que esa pregunta es de índole muy personal?

En la primera parte de la frase, “Agradezco mucho tu interés por mi vida”, estás siendo amable. En la segunda parte, te muestras indiferente al no caer en la trampa de contestar defendiéndote o justificándote.

Al mismo tiempo, de manera sutil y sin agredir (el tono de voz debe ser cortés), evitas que la persona continúe haciendo ese tipo de preguntas, te muestras asertiva y das a entender que no estás dispuesta a permitir interferencias en tu vida personal. Si contestas así, es poco probable que la persona vuelva a molestarte con ese comentario.

Ejemplo número 2

Con tono triste e hiriente a la vez, Julián, novio de Graciela, le dice:

Últimamente te he notado muy fría. Ya no quieres nada conmigo, has de tener otro que te da lo que yo no te doy.

Observemos el chantaje emocional. Él espera que Graciela le conteste asegurándole que no existe otra persona y le confirme que lo quiere mucho. La estrategia de manipulación que utiliza es poner palabras en su boca, acusándola y dando por hecho algo que él en el fondo teme. La hace sentir mal por su supuesta mala conducta y por lastimarlo.

Si estuviera en una situación similar, la contestación con Indiferencia Amable podría ser (con voz dulce pero muy segura):

Ay, mi amor, me sorprende que un hombre tan seguro como tú me haga ese tipo de comentarios. ¿No crees que, en lugar de intentar agredirme con insinuaciones infundadas, sería mejor que me dijeras directamente lo que necesitas, por ejemplo que te dedique más tiempo y atención? Te aseguro que mi respuesta sería más positiva.

Obviamente, al cuestionarte así, él está manifestando su inseguridad. Sin embargo, en tu respuesta no debes darte por enterada de este hecho, sino mostrarte incluso sorprendida y afirmar lo contrario. Con ello evitas que continúe con la agresión ya que, de hacerlo,

evitas que continúe con la agresión ya que, de hacerlo, El Precio del Amor , Lucy
evitas que continúe con la agresión ya que, de hacerlo, El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 73

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

pondría al descubierto dicha inseguridad (aunque él intente aparentar que no la tiene). Se trata de una especie de psicología inversa.

jemplo número 3

Con tono molesto y acusador, Jesús, esposo de Lorena, le dice:

Seguramente por eso querías entrar a trabajar a esa empresa, para hacer tu voluntad como si fueras una mujer sola. No te importa dejar abandonados a tus hijos.

Observemos que él utiliza las acusaciones, la desaprobación, los reproches y manipula a su esposa con culpas para hacerla sentir mal y que acabe por desistir de sus propósitos.

La respuesta con Indiferencia Amable sería decir, mostrándote tranquila pero firme:

Cariño, espero te des cuenta del tono tan agresivo en que me estás hablando. Te quiero mucho y no voy a malinterpretar lo que me acabas de decir porque supongo que estás pasando por un mal momento. Si me explicas cuál es tu verdadera preocupación o lo que en el fondo te molesta de una manera más respetuosa y sin tratar de adjudicarme culpas, con mucho gusto te explico por qué quiero trabajar y cómo pienso organizarme con los niños.

Con esta respuesta intentas hacer consciente a tu pareja de su agresión, indicándole que no te agrada su conducta y no tolerarás que continúe. Quizá de momento él se disguste porque lo haces sentir como un tonto (lo cual desafortunadamente es necesario para que reaccione), pero al utilizar el argumento de que está pasando por un mal momento le ofreces una salida airosa para que pueda rectificar sin sentirse humillado. Posteriormente ofreces la opción de que exponga sus inquietudes, le das su lugar y le aseguras que su opinión sí te importa, pero al mismo tiempo haces valer firmemente tu derecho a tomar tu propia decisión.

Ejemplo número 4

Ernesto, esposo se Julia, utiliza la agresión más directa y ofensiva, incluyendo insultos y palabras altisonantes (Atención: debe valorarse si entra en la categoría de personas negativas tipo “B”):

Eres una estúpida, estás loca, todo lo haces mal.

Tu respuesta con Indiferencia Amable sería decir, mostrándote molesta pero muy dueña de ti, con voz firme, educada y sin necesidad de bajar a su nivel imitando su tono agresivo:

sin necesidad de bajar a su nivel imitando su tono agresivo: El Precio del Amor ,
sin necesidad de bajar a su nivel imitando su tono agresivo: El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 74

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

No contesto tu agresión con malas palabras porque no es mi estilo. Además me apena darme cuenta de que no tenemos la misma educación.

Es muy probable que él se sienta agredido (aunque esa no debe ser tu intención), especialmente si en su infancia fue tratado de manera agresiva y como defensa aprendió a repetir esa pauta de conducta. Posiblemente en lugar de cambiar su actitud, te replique con tono burlón:

Ay sí, muy educadita…

Tú responderías aún firme pero tranquila y un tanto conciliadora:

Tus burlas tampoco me afectan. Sinceramente preferiría que cuando estuvieras más calmado habláramos de esto tranquilamente, porque tanto tú como la relación me importan mucho y no creo que valga la pena crear resentimientos con comentarios como los que acabas de hacer.

De esta forma dejas claro que sus insultos no te afectan y no los seguirás escuchando, al mismo tiempo le das la oportunidad de que modifique su conducta por el bien de la relación.

Si él no tiene la disposición de hacerlo y continúa con las agresiones, llegando aun a golpearte, no vale la pena continuar intentándolo y será mejor abrir los ojos sobre la situación.

Para que la estrategia de Indiferencia Amable sea más eficaz es indispensable no dialogar en ese momento, más bien habrá que contestar y retirarte, pues si te quedas respondiendo frase por frase podrías llegar a perder el control.

El objetivo es decir pocas palabras pero muy potentes porque van acompañadas de una actitud que pone límites; obligar al otro a reflexionar sin que necesariamente se sienta agredido, evitando las desgastantes discusiones y las luchas de poder. Ello nos deja la enorme satisfacción, no de haber ganado una pelea, sino de haber conservado intacta nuestra dignidad y nuestra postura sin recurrir a la prepotencia o a los aires de superioridad. Por el contrario, habremos manifestado autoestima y asertividad.

No se trata de que el otro automáticamente elimine su forma negativa de ser (lo cual no depende de ti sino de él). Se trata de frenar la agresión e impedir que nos afecte intensamente.

Por supuesto que esta manera de contestar y de actuar no se aprende de la noche a la mañana. Requiere una gran dosis de paciencia y de práctica; pero una vez que entiendas el concepto (la combinación precisa de palabras y actitudes) y que no se trata de ganar

precisa de palabras y actitudes) y que no se trata de ganar El Precio del Amor
precisa de palabras y actitudes) y que no se trata de ganar El Precio del Amor

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 75

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

una pelea, verás cómo tus relaciones interpersonales, especialmente con personas difíciles, mejoran muchísimo. Te sentirás cada vez más segura y difícilmente podrán lastimarte.

Por consiguiente, no intentes aplicar la técnica en tanto no estés bien preparada emocional y mentalmente, con gran fuerza interior basada en todo lo aprendido de este libro.

Frases “Para ti…, pero para mí…”

La enorme ventaja de esta técnica es que puede detener la agresión sin necesidad de que la otra persona se sienta ofendida o humillada. Es recomendable en especial cuando tratamos con alguien necio e inflexible, con quien intentar razonar es totalmente inútil, pues sólo conseguimos que se esfuerce más en imponer su punto de vista. Una persona como ésta no soporta la idea de perder; para ella casi todo es una lucha de poder y aceptar otras ideas la haría sentirse minimizada y derrotada.

Aquí es donde usamos nuestra inteligencia. En lugar de entrar en su juego de competencia, reorientarás la situación por completo, portándote ecuánime y educada, respetando su punto de vista (aunque no estés de acuerdo con él), pero siendo muy asertiva y dando igual validez a tu propia opinión. Aunque la otra persona te replique, si nuevamente insistes en la frase “Para ti…, pero para mí…” y agregas “Ojalá puedas respetar mi opinión como yo respeto la tuya”, lograrás poner fin a la discusión de manera airosa, sin salirte de control, pero sin generar mayor agresión.

Con ello demostraremos a los demás que podemos tener puntos de vista distintos que no tienen por qué ser antagónicos; con mucha inteligencia lograremos hacer de nuestras diferencias una armonía basada obviamente en el respeto. Si crees que mereces que tus ideas sean respetadas, con esta técnica aprenderás a hacerlas valer.

Ejemplo:

El marido dice:

- No estoy de acuerdo en que estudies inglés. Una mujer decente debe quedarse en la casa y no andar de vaga descuidando sus obligaciones. Además ya estás muy vieja y eres bastante tonta, no creo que aprendas nada.

La esposa, en lugar de enojarse por la agresión y salir con una defensa inmediata, puede decir en tono tranquilo y amable:

defensa inmediata, puede decir en tono tranquilo y amable: El Precio del Amor , Lucy Serrano
defensa inmediata, puede decir en tono tranquilo y amable: El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 76

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

- Mi amor, sé que a ti te educaron con esas ideas respecto de la mujer y siento mucho que no compartas mi punto de vista. Para ti el hecho de que yo quiera estudiar está mal, pero para mí es una forma de superación. Ya que desafortunadamente no podemos ponernos de acuerdo, te pido que respetes mi opinión, como yo respeto la tuya.

Él podría replicar:

- Pues si realmente me respetaras, me obedecerías.

A lo cual ella contestaría:

- Cariño, por lo visto tenemos conceptos diferentes de lo que es el respeto y la obediencia. El día que quieras, si me dices las cosas de buena manera y sin ofensas, escucharé con atención tus ideas, siempre y cuando tú también prometas escuchar las mías, ¿qué te parece?

Por supuesto él no va a modificar su conducta de la noche a la mañana con este diálogo. Hemos insistido en que no se trata de cambiarlo a él, sino de cambiar tu forma de reaccionar. Si lo intentas y lo practicas muchas veces, te garantizo que cada vez te sentirás más segura y los pleitos disminuirán considerablemente. Compara esta manera de contestar con tus patrones habituales y notarás una enorme diferencia.

Presuposición

Si constantemente señalamos los defectos a nuestra pareja, su reacción y actitud hacia nosotros será negativa y defensiva. En lugar de sentirse motivado a cambiar, quizá continúe, de manera deliberada, con la conducta que nos molesta. Por otro lado, si únicamente lo halagamos, exagerando o inventando virtudes que no tiene, percibirá nuestra hipocresía y sentirá desconfianza pensando que queremos manipularlo. El punto de equilibrio sería la presuposición, que consiste en reforzar la buena conducta que esperamos de nuestra pareja, otorgándole un reconocimiento sincero y muestras de aprecio y agradecimiento cada vez que hace algo positivo.

Ejemplo

Luisa está muy ocupada porque trabaja fuera de casa y tiene que atender a dos niños pequeños. Su automóvil está fallando y le gustaría que su marido lo lleve a reparar el fin de semana, pero él suele dedicarlo a descansar viendo la televisión. En vez de esperar a que él se niegue y empezar la larga lista de reproches (“Eres un vago desconsiderado,

larga lista de reproches ( “Eres un vago desconsiderado, El Precio del Amor , Lucy Serrano
larga lista de reproches ( “Eres un vago desconsiderado, El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 77

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

yo tanto que trabajo y tú no me ayudas, ya no te soporto…”), ella puede presuponer, aun sin haberlo consultado, que su marido la va a ayudar y decirle:

- Fernando, mi carro está fallando; ojalá el sábado lo puedas llevar al mecánico. Cuando me apoyas, me haces sentir protegida. No tienes idea de cuánto agradezco y valoro tu cooperación.

No insinuamos que ésta sea una frase milagrosa. Tal vez él tenga otra cosa que hacer, no esté educado para cooperar en la casa o simplemente desee quedarse a descansar, pero si la mujer insiste con este tipo de frases, tarde o temprano logrará una reacción positiva. Si en el pasado lo trató de manera negativa, necesitará mucha pacienc ia para que él se sienta motivado a cambiar. Un dicho muy sabio indica que: En la manera de pedir está el dar”.

Comunicación escrita

Ciertamente hay personas con las que es muy difícil, si no imposible, hablar. Algunas de las mujeres con las que he trabajado se quejan de que sus maridos son herméticos, evasivos o violentos y que cuando ellas intentan el diálogo, se frenan de inmediato ante respuestas como: “¡Ay, ya vas a empezar!”, “Estás loca”, “¿No podemos discutirlo en otro momento?”, “Ya lo hemos hablado y sigues con eso”, o sencillamente el silencio y la indiferencia.

El miedo a reacciones como las mencionadas, además de ocasionar un enorme malestar en quien las escucha, corta de inmediato la comunicación e impide pensar con claridad porque justo en ese momento se olvida lo que se iba a decir o, aunque se recuerde, la persona se da cuenta de que su pareja simplemente no está dispuesta a escuchar.

En tales casos es mejor echar mano de la comunicación escrita. Nuevamente no prometo milagros ni garantizo que una persona negativa va a comprender por arte de magia lo que le digamos en una carta, pero por lo menos tendremos varias ventajas:

Al recibir nuestra carta, lo más probable es que la lea hasta el final aunque sea por curiosidad. Hay que procurar no estar presente después de entregársela para que la pueda leer tranquilo y en el momento que lo desee. Uno de los grandes problemas del diálogo verbal es que no siempre sabemos si lo practicamos en el momento oportuno.

Al no sentirse observada, la otra persona no interrumpirá con una defensa inmediata.

la otra persona no interrumpirá con una defensa inmediata. El Precio del Amor , Lucy Serrano
la otra persona no interrumpirá con una defensa inmediata. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 78

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Los ánimos no estarán tan acalorados como cuando se tiene a la persona enfrente, lo cual evita una confrontación.

Puedes abordar el asunto que te interesa sin desviaciones, es decir, sin cambiar el tema y expresando todo lo que necesitas decir.

No se generan los malos entendidos que a veces se producen con la comunicación verbal, como: “No, es que en aquella ocasión tú me dijiste…”, a lo cual contestarías: “Pero eso no fue lo que dije, tú me entendiste mal o lo interpretaste de otra manera”. Con la comunicación escrita hay pruebas de lo que dijimos. Esto es especialmente útil cuando los hijos nos llegan a pedir explicaciones de nuestra conducta.

Si guardamos copia de la carta podemos analizarla en un futuro con un estado de ánimo más tranquilo, lo cual nos servirá para monitorear nuestro crecimiento personal.

La mayoría de los hombres contestarían la carta, ya sea por escrito o con comentarios verbales, en especial si todavía existe algo de voluntad para que la relación mejore. No descartamos que algunas parejas muy difíciles o negativas ignorarán nuestra misiva, pero por lo menos nos habremos cerciorado de que estén enterados de cómo nos sentimos y qué pensamos hacer. Desahogarnos positivamente es de enorme valor terapéutico.

Por tanto daremos como ejemplo dos tipos de cartas, que pueden servir como base para que elabores la tuya propia, adaptándola a tus circunstancias.

Carta número 1

(Para situaciones en las que todavía puede haber una reacción favorable; se escribirá después de haber leído con detenimiento los consejos que se dan en el capítulo 4 sobre el Análisis de la Relación Total.)

Isidro:

Te escribo esta carta porque considero que es la mejor, si no la única forma de comunicarnos. Desafortunadamente siempre que lo hacemos en persona

Desafortunadamente siempre que lo hacemos en persona El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 79
Desafortunadamente siempre que lo hacemos en persona El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 79

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 79

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

acabamos discutiendo y es muy importante para mí que escuches con detenimiento lo que quiero decirte.

Partamos de una base: tú y yo somos muy diferentes en muchas cosas. No se trata de buscar culpables o de determinar si uno es bueno y el otro malo, simplemente tenemos diferentes puntos de vista sobre la vida, diferentes necesidades. Por tal motivo no hemos sido compatibles en nuestra vida matrimonial. Los dos hemos cometido errores y sé que, como están las cosas, ninguno es plenamente feliz en la relación.

Nuestra vida en común no es lo que yo considero un verdadero hogar. Para mí

la relación de pareja debe ser diferente, debe tener respeto, cariño, autonomía e

individualidad. Cuando nos casamos, aunque existía amor, no estábamos plenamente conscientes de cómo éramos o qué dificultades se nos presentarían.

Ahora el propósito es ver cómo vamos a solucionar nuestro presente y nuestro futuro y no seguir actuando inmaduramente o acusándonos mutuamente. Desde

mi perspectiva, nuestros principales problemas son los siguientes: (hacer lista)

(Presentación del problema el cual varía según el caso)

Por supuesto que estoy abierta a escuchar cuál es el enfoque que tú le das y tratar de llegar a una solución. Si definitivamente no es posible ponernos de acuerdo, podemos acudir a una tercera persona experta en conflictos de pareja que nos oriente al respecto.

Aún con todos los malos entendidos y resentimientos quiero que sepas que de mi parte todavía existe amor y buena voluntad para resolver los problemas, pero para que un matrimonio funcione tiene que haber un esfuerzo conjunto. Espero que leas esta carta con todo detenimiento y que te des cuenta de que quiero que nos demos una última oportunidad de ser una pareja bien avenida. Si estás de acuerdo, te aseguro que contarás conmigo para que ambos cambiemos en lo que sea necesario.

Las promesas y las buenas intenciones no bastan. Las cosas han llegado a un

punto crítico donde es indispensable tomar decisiones para definir cuál va a ser nuestro futuro. Yo ya no puedo seguir como estoy porque no es sano y me siento muy desdichada. Espero tu respuesta, de preferencia por escrito, y tomaré muy

en cuenta lo que tengas que decirme.

Te ama

Sofía

muy en cuenta lo que tengas que decirme. Te ama Sofía El Precio del Amor ,
muy en cuenta lo que tengas que decirme. Te ama Sofía El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 80

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Carta número 2

(Para situaciones en las que, después de hacer una evaluación concienzuda de la relación total y guiándonos por reacciones anteriores, sentimos haber agotado las posibilidades de contar con la colaboración de la pareja y, siendo la situación insoportable, urge poner un alto.)

Javier:

Los pleitos, discusiones y problemas entre nosotros cada día están peor. Vivimos en un verdadero infierno, nos hacemos mucho daño y estamos perjudicando gravemente a nuestros hijos. Ninguno de los dos se comporta como el otro esperaba y, pese a que yo he hecho varios intentos de llegar a un acuerdo, no veo la salida porque tu actitud ha sido sumamente cerrada e inflexible. Sin embargo, quiero ser honesta y decirte lo que realmente pienso y lo que planeo hacer.

(Presentación del problema el cual varía de acuerdo con cada caso)

No te culpo totalmente de tu conducta ya que te inculcaron un concepto erróneo

de la hombría. Sé que en tu infancia sufriste mucho y no recibiste los ejemplos más adecuados de lo que es una pareja y por eso te comportas así. Comprendo que tú tampoco has sido plenamente feliz conmigo. Ya ves, lo que querías era

tenerme controlada, que te quisiera mucho y que no te dejara, pero únicamente lograste que yo me llenara primero de miedo y desilusión, luego de resentimientos y en ocasiones hasta de odio.

Mi vida era tan desdichada que he procurado informarme, leer libros sobre

relaciones de pareja, tomar cursos, escuchar programas de radio sobre mejoramiento personal, buscar ayuda y superarme, no sólo como mujer sino también por mi gran responsabilidad como madre; cualquier cosa con tal de evitar tantos problemas. Ya no soy la chica ingenua e insegura a la que tú puedes manipular a través de agresiones y culpas; ya no estoy dispuesta a aceptarlas.

Por consiguiente, ha llegado el momento de tomar una decisión entre dos opciones, de acuerdo con lo que pienses y quieras:

1)

Infórmate tú también (yo puedo proporcionarte libros y datos de dónde ir para que te orienten) y comprender que con tu conducta no sólo me

te orienten) y comprender que con tu conducta no sólo me El Precio del Amor ,
te orienten) y comprender que con tu conducta no sólo me El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 81

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

has lastimado a mí, sino a ti mismo; así veremos si es posible que cambies tu comportamiento e intentemos vivir en paz, con respeto y armonía como una verdadera pareja, con plena igualdad de derechos y obligaciones.

2) O seguir como estás: puedes ponerte agresivo, burlarte, invalidar mis opiniones y deseos con comentarios negativos e hirientes y adoptar las actitudes que normalmente utilizas. Si ésa es tu reacción, aunque me pesa, te informo que estoy decidida a una separación temporal o definitiva para que cada quien viva su vida como quiera y no sigamos perjudicándonos.

Aunque quizá en el pasado me hayas visto débil, insegura y creas que no cumpliré mis propósitos porque de momento no cuento con trabajo o recursos económicos, no subestimes el valor y capacidad que puede tener una mujer cuando está desesperada y dispuesta a todo con tal de salir adelante. He abierto los ojos, reconozco muchos de mis errores y estoy dispuesta a corregirlos, pero también es justo que tú reconozcas los tuyos. Si no es así, no tiene caso seguir fingiendo que podemos vivir en pareja.

Espero tu respuesta, de preferencia por escrito, para ver cuál de las dos opciones prefieres. No quiero guerra; si es necesario separarnos, me gustaría que fuera de mutuo acuerdo y en forma pacífica. Sin embargo, si tú me agredes, ya me siento más fuerte y preparada para hacerte frente.

Por el contrario, si veo en ti algo de buena voluntad, no como un truco para convencerme, sino con hechos que demuestren algún cambio, tal vez estaría dispuesta a considerar mi decisión.

Isabel

En el caso de esta segunda carta, es indispensable que estés totalmente convencida y dispuesta a cumplir lo que dices, basándote en el análisis de dependencias del capítulo 4. No es fácil, es natural que sientas temor y confusión, pero muchas mujeres han cambiado por completo su vida cuando toman esta nueva actitud más digna y asertiva. Si tu pareja te ve débil e insegura respecto de lo que mencionas en la carta, los abusos y agresiones se incrementarán. Si te muestras firme y decidida, las cosas forzosamente mejorarán para ti, con o sin él.

las cosas forzosamente mejorarán para ti, con o sin él. El Precio del Amor , Lucy
las cosas forzosamente mejorarán para ti, con o sin él. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 82

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

CAPÍTULO 4

CAPÍTULO 4 Equilibrio en las diferentes áreas de la vida Existen muchos aspectos de nuestra vida

Equilibrio en las diferentes áreas de la vida

Existen muchos aspectos de nuestra vida que nos pueden causar gran satisfacción o terribles problemas. La armonía y la paz interior dependen de que procuremos mantener un sano equilibrio en estas diferentes áreas. No es posible tener una vida balanceada y estable si nos dedicamos con exceso a una sola área y descuidamos las otras.

Por ejemplo, si un hombre dedica casi todo su tiempo, interés, esfuerzo y energía exclusivamente a su trabajo, los aspectos de su vida que pueden verse afectados negativamente serán su salud física y espiritual, sus relaciones afectiva, familiar y sexual, sus amistades, diversiones y mucho más.

Si una mujer pone la misma dedicación exagerada sólo a su belleza, quizá se convierta

en una persona inculta e ignorante, espiritualmente hueca, emocionalmente frívola y familiarmente negligente e irresponsable.

Si una persona vive sólo para amar, convirtiendo a otro ser humano en el centro de su

existencia, dejando todo a un lado para obtener o retener el amor de la pareja, se hará

obsesiva y dependiente, descuidando otras áreas muy importantes de la vida.

Cuántas mujeres por dedicarse sólo a su familia, se han olvidado de estudiar, trabajar, atender su salud, desarrollar sus intereses y aficiones, no se diga sus necesidades afectivas.

Podríamos comparar su caso con un cuerpo humano al que sólo se le ejercita una parte, un brazo por ejemplo, el cual se vuelve musculoso y fuerte por hacer mucho ejercicio con él. Pero cuán ridículo y desequilibrado se vería dicho cuerpo con todas sus demás partes débiles y subdesarrolladas. No tendría balance ni armonía.

A continuación presento una gráfica de las áreas más importantes de la vida de un ser

humano que se deben atender para lograr este equilibrio. Como dijera Jesucristo: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Para cambiar lo que está

y a Dios lo que es de Dios” . Para cambiar lo que está El Precio
y a Dios lo que es de Dios” . Para cambiar lo que está El Precio

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 83

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

desequilibrado en nuestras vidas, antes de proceder a actuar debemos detectar y evaluar cómo estamos.

Ejercicio

Marca con un punto en la gráfica, en una escala del 0 al 100, tu grado de satisfacción en las diferentes áreas de tu vida. Une los puntos con rayas para ver cómo está tu vida en la actualidad.

Gráfica de Equilibrio

Nombre:

Fecha:

(Repetir a los tres meses con otro color de tinta para comprobar progresos)

Puntuación Áreas de tu vida 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10
Puntuación
Áreas de tu vida
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
Intelectual
Social
Económica
Laboral
y cultural
Familiar
excluyendo
a la pareja)
Física
Sentimental
(salud y
Espiritual
y sexual
presentación)
Sentimental (salud y Espiritual y sexual presentación) El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 84
Sentimental (salud y Espiritual y sexual presentación) El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 84

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 84

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Descripción de las diferentes áreas de la vida

Social

Somos seres gregarios y, salvo los muy introvertidos y solitarios, la mayoría se siente bien conviviendo en grupos. Pertenecemos a un país, estamos unidos de forma patriótica por diferentes cosas, desde un sencillo partido de fútbol hasta la defensa acalorada de nuestra nacionalidad ante extranjeros. Nos sentimos orgullosos y somos leales a la escuela en la que estudiamos o a la ciudad en que vivimos.

Tener un grupo de amigos es algo importante y nutriente, tanto para divertirnos juntos como para poder hablar de algún problema íntimo. Lo importante no es cuántos amigos tenemos, sino la calidad y profundidad de la amistad. Algunas personas son muy comunicativas y populares por su simpatía y su don de gentes, otras son calladas y selectivas respecto de a quiénes otorgan su amistad.

Podemos tener algunos conocidos, o aun algunos llamados “amigos” con quienes no desarrollamos una relación profunda por falta de tiempo o de intereses compartidos. Sin embargo, ser buen amigo es tan importante como tener buenos amigos. Requiere dedicación, paciencia, lealtad, ayuda, solidaridad, interés en la otra persona y sinceridad.

La amistad implica compartir con otro lo que somos, lo que sentimos, nuestras aspiraciones, gustos e intereses, pero también nuestras penas, decepciones y angustias. Un verdadero amigo es alguien en quien se puede confiar plenamente sin temor a que nos rechace por nuestros defectos o se aproveche de nuestras virtudes. Es aquel que está con nosotros en las buenas, pero también, y principalmente, en las malas. Es amigo quien nos ayuda a conocer y corregir nuestras debilidades o conductas negativas, no quien las solapa, encubre o nos critica de manera destructiva y minimizante.

Por consiguiente, un amigo no es necesariamente quien más se parece o identifica con nosotros, sino aquel que, conociendo las diferencias que nos separan, las acepta y decide convivir con ellas, es quien nos respeta y ve en esas incompatibilidades no un obstáculo, sino una forma de enriquecimiento a través de lo nuevo o diferente, una forma de aprender el uno del otro y ayudarse en su mutuo crecimiento como seres humanos.

No seamos ingenuos creyendo que vamos a encontrar un amigo así a la vuelta de la esquina; eso toma tiempo y, más que nada, aprender a conocer a la gente que nos rodea. Sin embargo, si estamos dispuestos a sentir la entrega y lealtad que una verdadera

dispuestos a sentir la entrega y lealtad que una verdadera El Precio del Amor , Lucy
dispuestos a sentir la entrega y lealtad que una verdadera El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 85

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

amistad requiere, usando nuestro criterio y experiencia, a lo largo de la vida encontraremos personas con la disposición y capacidad para involucrarse en una relación tan bella y profunda como una amistad.

Quizá mis lectoras se lleven algunas dolorosas decepciones, pero aunque sólo encuentren a un amigo, les aseguro que la recompensa será inmensamente satisfactoria. El verdadero amor, auténtico, sólido y permanente se fundamenta primero en ese tipo de amistad, que posteriormente se complementa con la atracción sexual y la decisión mutua de compartir un proyecto de vida.

Economía (independencia)

Cuando somos jóvenes y nuestros padres nos mantienen, la única esperanza que tenemos para obtener independencia económica es prepararnos para trabajar y tener nuestros propios ingresos. Al casarse muchas mujeres pasan a depender totalmente del marido. Si él es cumplido, generoso y responsable, la esposa se puede dedicar tranquilamente a las labores del hogar, las cuales son sin duda muy valiosas y necesarias. Desafortunadamente, nadie puede garantizar que nunca quedará viuda, se tendrá que separar o divorciar, el marido enfermará, perderá el empleo o se presentará

una crisis económica tan fuerte que haga necesario que ella colabore con los ingresos de

la

casa.

Si

descuidó por completo el área económica independiente, no sabrá cómo hacer frente

a

esas situaciones inesperadas. Incluso si se encuentra atrapada en un matrimonio

conflictivo o totalmente insatisfactorio, no podrá tener voz y voto en la toma de decisiones y habrá de aguantarse por sentirse incapaz de mantenerse a sí misma y a sus hijos. Por consiguiente, es recomendable que la mujer no dependa totalmente de su esposo, que no abandone sus estudios y preparación, pues ello le impediría, si las circunstancias la obligaran, reingresar fácilmente al trabajo.

Laboral (capacidades)

Este aspecto está totalmente ligado a lo económico porque, a menos que cuentes con un sustancioso patrimonio de la familia de origen o hayas sido afortunada en la lotería, obtendrás tus ingresos de tu trabajo o profesión, como a la mayoría de la gente le sucede.

o profesión, como a la mayoría de la gente le sucede. El Precio del Amor ,
o profesión, como a la mayoría de la gente le sucede. El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 86

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Si eres joven y soltera, prepárate y trabaja. La satisfacción laboral y económica no lo es todo en la vida, pero no cabe duda de que “las penas con pan son menos” y el sentirnos capaces y productivas da una gran satisfacción que promueve la autoestima.

Si estás casada, haz a un lado las presiones de los demás y busca la manera de obtener ingresos extra sin descuidar tu hogar. Puedes hacer un trabajo de medio tiempo o algún tipo de labor dentro de la casa (ventas, costura, pastelería, elaboración de objetos decorativos, dar masajes, etc.). Organiza tu tiempo y, sobre todo, ten confianza en ti misma. No te desanimes pensando que ya estás grande o no tienes preparación. Nunca es demasiado tarde. He visto a muchas mujeres que se sentían desesperadas y deprimidas en el aspecto económico/laboral y sacaron fuerzas interiores para cambiar su vida.

Si estás separada, viuda o divorciada, con mayor razón se aplican los consejos anteriores. Si te sientes insegura en esta área, repasa tus habilidades básicas y busca asesoría; existen muchos centros de capacitación gratuitos o de muy bajo costo.

Intelectual y cultural

Estamos de acuerdo en que no todos tenemos la misma inteligencia o afición por lo intelectual y lo cultural. Sin embargo, vivimos en un mundo cambiante que exige mucho de nosotros.

Cuando ayudamos a nuestros hijos a hacer las tareas, nos damos cuenta de que ellos están recibiendo una formación académica muy diferente a la que nosotros tuvimos. Muchos esposos están interesados en política, avances tecnológicos, en asuntos relacionados con su actividad laboral o espectáculos de índole cultural. En el trabajo o con las amistades se comentan diferentes tópicos que nos obligan a mantenernos actualizadas.

No importa tanto tu nivel socioeconómico o tu grado de estudios; si deseas mantenerte al día, puedes hacerlo. Escucha las noticias por radio o televisión, lee algún periódico o revista seria, haz preguntas a quienes saben más que tú. Toma cursos de superación personal, lee buenos libros, asiste de vez en cuando a un concierto o espectáculo cultural. No pongas como pretexto que no tienes tiempo o dinero, lo que realmente no tienes es interés. Cambiar nuestra vida requiere esfuerzo, pero los resultados son muy gratificantes.

esfuerzo, pero los resultados son muy gratificantes. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 87
esfuerzo, pero los resultados son muy gratificantes. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 87

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 87

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Familiar (excluyendo a la pareja)

Revisa cómo están tus relaciones con tu familia en general: madre, padre, hermanos, hijos. Aprende más sobre relaciones humanas a través de libros, cursos, conferencias, programas de radio, terapias individuales o familiares. Comprende, escucha, haz valer tus derechos de manera inteligente y conciliatoria.

En lugar de dedicarte abnegadamente a complacer a los demás olvidándote de ti misma, supérate tú. Detecta, admite y cambia lo que no te guste de ti misma (tu aspecto controlador, celoso, agresivo, dominante, quejumbroso). Reconoce que con la familia hay una interacción de la cual todos somos parte responsable.

Física (salud y presentación)

Generalmente ésta es un área muy descuidada, sobre todo cuando damos prioridad al trabajo o a los problemas sentimentales. No se trata de seguir los parámetros a veces imposibles de las revistas de belleza, sino de cuidarnos a nosotras mismas como una muestra de amor y autoestima.

Vigila tu alimentación, tus malos hábitos (cigarro, alcohol, café, pastillas para los nervios, etc.), haz ejercicio, asiste al ginecólogo o al dentista, duerme tus horas, medita para aliviar el estrés, oye música agradable. En cuanto a tu presentación, acepta tu edad y tu tipo físico (rubia, morena, bajita, alta, delgada, robusta). Mejora lo que puedas, sin volverte obsesiva o perfeccionista. Arréglate de acuerdo con tu estilo personal (tampoco para este aspecto pongas como pretexto el tiempo o el dinero; muchas veces son la actitud y el estado de ánimo los que determinan nuestro arreglo). Aun la mujer más pobre, si desea verse agradable, lo logra. Si está limpia, bien peinada, con maquillaje sin exagerar, con algún adorno sencillo como unos aretes o una pañoleta de buen gusto, se verá bonita.

Sentimental y sexual

Para la gran mayoría de las mujeres éste es el punto que les genera más sufrimiento y donde se sienten más impotentes para hacer cambios. Algunas erróneamente lo atribuyen a la mala suerte o a que las personas que tienen (escogen) como parejas no las comprenden, no las quieren o las tratan mal.

parejas no las comprenden, no las quieren o las tratan mal. El Precio del Amor ,
parejas no las comprenden, no las quieren o las tratan mal. El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 88

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

En este libro encontrarás consejos para mejorar tu vida sentimental; también pueden ayudarte muchos libros escritos por autores expertos en estos temas, así como las terapias. En el terreno sexual hemos avanzado mucho y puedes conseguir información y orientación adecuadas para lograr tu satisfacción.

Espiritual

Algunas personas encuentran a Dios a través de las diversas religiones institucionales, otras prefieren las filosofías orientales que enseñan los gurús o los maestros iluminados, mientras que unas más se basan en determinadas ideas de los grandes filósofos. Hay personas que son librepensadoras y con su propio código de ética o de moral.

No importa en qué grupo te encuentres, lo fundamental es entender que la vida es más que materia. Si no nutrimos el espíritu, siempre nos sentiremos vacías. Si tienes alguna religión o filosofía, practícala con dedicación y procura informarte cada vez más sobre ella (grupos de oración, clases de biblia o meditación).

Únicamente una advertencia: ten el suficiente criterio para no unirte a grupos fanáticos o manipuladores que te confundan o te exploten, especialmente si estás pasando por un momento vulnerable de tu vida. No te dejes llevar por el espejismo de ser aceptada por un grupo que te promete ser dueño de la “verdad absoluta” o que te provoque culpas. Sé sincera en tus creencias y en la búsqueda del camino espiritual, pero conserva tu autonomía y tu libre albedrío.

En resumen, basta de quejarse. Hay que poner manos a la obra porque los cambios no se darán solos. Dios dijo: “Ayúdate, que yo te ayudaré”. En cuanto a tu pareja, no empieces tratando de que cambie ÉL, primero cambia TÚ y verás cómo la relación se modifica.

Cómo afecta al hombre el que la mujer decida cambiar

Aunque tu relación actual no sea muy armoniosa, por lo menos es familiar para tu pareja. Aunque se quejen el uno del otro y tengan conflictos y diferencias, más o menos saben ya cómo van a reaccionar. Cuando tú empiezas a cambiar, aunque sea para bien, lo más probable es que, de momento, causes un enorme descontrol, desconfianza y hasta enojo en tu pareja.

enorme descontrol, desconfianza y hasta enojo en tu pareja. El Precio del Amor , Lucy Serrano
enorme descontrol, desconfianza y hasta enojo en tu pareja. El Precio del Amor , Lucy Serrano

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 89

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

He visto cumplirse este ciclo en varias de las mujeres que acuden a terapia. Lo explicaré con detenimiento para que aprendas a manejarlo sin que te cause angustia y te veas tentada a retroceder.

La siguiente comparación nos ayudará a entender mejor el proceso. Si una madre que lleva a un niño pequeño a vacunar está informada de antemano que la vacuna es benéfica y el médico le advierte que es de esperarse una reacción con ciertas molestias como fiebre, inapetencia, llanto y molestias para el bebé, ella tomará de manera tranquila estos inconvenientes pasajeros, porque está consciente que a la larga son para el bien de su hijo. Sin embargo, si una mujer totalmente aislada de la civilización de pronto se enfrenta con un señor en bata blanca que saca un instrumento puntiagudo con el que inyecta a su niño, el cual llora por el dolor, el susto y luego se lo entrega sin advertirle los efectos, cuando la vacuna haga reacción, la madre va a pensar que su hijo enfermó gravemente por el daño que le causaron el médico y la medicina.

Muchas veces nuestros cambios sirven como una especia de vacuna ante la conducta de nuestra pareja y tienen efectos negativos temporales. Los siguientes son los pasos usuales en el proceso de cambio:

1. Problemas conyugales. La mujer se encuentra desesperada y trata de buscar ayuda. Ya intentó por la buena, por la mala, aguantando, discutiendo, enojándose y parece que nada funciona.

2. Cambio de la mujer. Ella se harta de sufrir y decide cambiar, sacudirse el miedo y la ignorancia. Lee libros, toma cursos, mejora su autoestima, elimina dependencias nocivas, se siente más confiada y ya no se deja manipular con culpas y presiones. Se percata de que la educaron de manera equivocada y paulatinamente cambia su manera de pensar y de actuar. Todavía se siente un poco insegura, pero con gran motivación para romper con las pautas de conducta del pasado.

3. Descontrol en el hombre. El novio o marido nota rara a su mujer porque ve en ella actitudes y conductas diferentes. Quizá piense que alguien la está aconsejando y se sienta molesto, confuso, inseguro y fuera de control ante lo que ya no le es familiar.

4. Enojo del hombre. Algunos varones, sobre todo aquellos que adoptan actitudes machistas y controladoras, reaccionan como niños consentidos a los que de pronto se busca disciplinar. No les parece la nueva conducta de su pareja porque

No les parece la nueva conducta de su pareja porque El Precio del Amor , Lucy
No les parece la nueva conducta de su pareja porque El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 90

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

están acostumbrados a salirse con la suya y desean seguir imponiendo su voluntad. No los culpemos por esa reacción, la cual es lógica pues a ellos también los educaron así.

5. Castigos e intentos de manipulación del hombre a la mujer. Cuando él erróneamente interpreta tus cambios como una lucha de poder, empieza una campaña de castigos, culpas y manipulaciones: se pone grosero y agresivo; te ignora con el silencio, hay falta de afecto o sexo; no te toma en cuenta para las decisiones del hogar; te amenaza con ya no darte el gasto; llega cada vez más tarde o dice que quizá se busque otra que sí lo comprenda; insinúa que tú estás desequilibrada y eres la culpable de todos los conflictos; te acusa de ser mala madre, mala esposa y te pone mal con tus hijos, familiares y amistades; te humilla y minimiza tus esfuerzos por superarte; se pone en plan de víctima e incomprendido argumentando que ya no lo quieres y que le gusta más como eras antes; insinúa que quizá ya tienes otro y por eso te portas así; promete que va a cambiar y a portarse bien (por ejemplo, dejar de tomar o conseguir trabajo) si tú vuelves a ser la misma.

6. Descontrol de la mujer. Ante todas las agresiones anteriores, te parecerá que tu nueva actitud hizo que las cosas empeoraran. De momento olvidas que, antes de que empezaran los cambios, tu vida tampoco andaba bien. Llegas a dudar si estás haciendo lo correcto al modificar lo que te dijeron que era tu papel en la vida.

7. Momento de decisión para la mujer (dos opciones):

a. Ir hacia atrás y volver a lo mismo, lo cual tarde o temprano causaría problemas mayores, aunados a la enorme frustración de haber retrocedido en sus decisiones o la desilusión de ver que él no cambió pese a sus promesas.

b. Mantenerse firme en el cambio, no acusar recibo de los castigos y presiones; no permitir que otros la manipulen o la hagan sentir culpable; usar la Indiferencia Amable; continuar superándose y eliminando dependencias nocivas; educar a los hijos de otra manera. Por supuesto que no somos robots y nos afectan los malos tratos pero, sabiendo de antemano que se avecina una crisis temporal, buscaremos fuentes de apoyo y satisfacción, dedicándonos a mejorar las áreas de equilibrio que describíamos anteriormente.

las áreas de equilibrio que describíamos anteriormente. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 91
las áreas de equilibrio que describíamos anteriormente. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página 91

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 91

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Al hacer esto, la energía cambia; en lugar de dirigirla a tratar de componerlo a él, se dirige a satisfacer tus propias necesidades. Cierto, debes tenerte mucha paciencia. Es imposible cambiar de inmediato y es lógico y normal caer en pequeños retrocesos. Aunque des tres pasos hacia adelante, seguidos de dos hacia atrás, ya llevas uno de ganancia.

8. Nuevo descontrol en el hombre. Pese a sus intentos de castigo y manipulación, él se da cuenta de que sus antiguas tácticas ya no le funcionan porque tú ya no te enganchas y reaccionas ante ellas de manera diferente. Se siente confundido y desesperado, no sabe qué hacer.

9. Momento de decisión para él (resultado final)

a. Ante la firmeza de su mujer, el hombre cambia para bien. Paulatinamente asimila que el cambio es benéfico para ambos y, aunque le cuesta trabajo adaptarse, a la larga se siente más a gusto, ella está más contenta, la vida en familia mejora y se convierten en una verdadera pareja más integrada.

b. El hombre decide no cambiar, pero a la mujer ya no le afecta. Ella ha abierto los ojos y encuentra una mejor forma de vida, con o sin él. Ya no se siente una víctima del destino o de circunstancias fuera de su control. Aunque la pareja tenga que separarse, ella vive en paz sola, con sus hijos o a futuro encuentra otra pareja que sí sea compatible, que la comprenda y la valore. Ahora bien, la búsqueda de una nueva pareja no debe ser inmediata. Es importantísimo pasar un buen tiempo sin un hombre al lado para recuperarnos emocionalmente, hacernos menos dependientes, crecer, superarnos y estar preparadas para una relación sana. No estoy de acuerdo en que “un clavo saca a otro clavo” porque volveríamos a caer en los mismos errores.

Conviene revisar con detenimiento el ejercicio del capítulo 5 respecto del tipo de pareja que atraemos, para hacer profundas modificaciones en nuestras actitudes, conductas y darnos cuenta de que no siempre quienes más nos gustan o nos atraen, son quienes más nos convienen.

nos gustan o nos atraen, son quienes más nos convienen. El Precio del Amor , Lucy
nos gustan o nos atraen, son quienes más nos convienen. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 92

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Recuperarse a sí misma antes de intentar recuperar a la pareja

Una de las cosas más satisfactorias que me dijo una paciente en terapia fue: “Lucy, acudí a ti con el afán de recuperar a mi pareja, pero a quien realmente recuperé fue a mí misma. Fue casi como revivir a una muerta, porque así me sentía después de una relación tan conflictiva y devaluatoria”.

He comentado reiteradamente a lo largo del libro que es imposible tener una buena relación de pareja si no tenemos una buena relación con nosotras mismas. Si se tratara de ayudar o salvar a otra persona, estaríamos prestas para defenderla y apoyarla, más aun si la queremos o nos interesa. Sin embargo, qué difícil es querernos, cuidarnos, protegernos y luchar por nuestra propia satisfacción. Debemos eliminar esas vocecitas del pasado que nos gritan: “Egoísta, primero están los otros, tú no vales, no puedes…”.

Desde luego que tus necesidades físicas, emocionales e intelectuales son válidas. ¿Quién no desea obtener compañía, afecto, lealtad, interés, apoyo o sexo de su pareja? Los que a veces son inadecuados, incluso enfermizos, son los métodos que utilizamos para tratar de llenar esas necesidades. Si estamos solos, tristes, desesperados, devaluados, emocionalmente hambrientos y sexualmente insatisfechos vamos a proyectar actitudes que evidenciarán nuestra profunda vida carencial y con ello generaremos resultados tales como el continuo rechazo hacia nuestra devaluada persona o bien algo aún peor, vernos involucradas con personas igual o más enfermas que nosotros.

Si estoy demasiado hambrienta de cariño, aceptación o reconocimiento no sabré distinguir entre un buen caviar y un plato de frijoles rancios, o entre una pareja adecuada y una disfuncional.

Yo comento en tono de broma a mis alumnas: “Cuando peor se sientan emocionalmente, pónganse a dieta de hombre, no a dieta de hambre”.

Si honestamente deseamos un cambio radical en nuestras vidas y estamos dispuestas a dedicarle la energía y el esfuerzo, pese al dolor tan grande que implica una crisis de transformación, la recompensa futura valdrá la pena.

de transformación, la recompensa futura valdrá la pena. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página
de transformación, la recompensa futura valdrá la pena. El Precio del Amor , Lucy Serrano Página

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 93

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Ejercicios de recuperación de ti misma

La niña abandonada

Cuando estés sola y dispongas de un poco de tiempo, segura de no tener ninguna distracción, cierra los ojos y visualiza con todo detalle lo siguiente:

Vives sola en un bello y confortable departamento de tu propiedad. Te sientes segura, tranquila y armoniosa; los muebles y objetos están limpios y ordenados; tienes todo lo que necesitas, buena comida, música agradable. Disfrutas enormemente de esa paz interior. En este momento te sientes plenamente contenta y satisfecha, aun sin la compañía y aprobación de otras personas. De pronto, tocan la puerta. Abres y ves a una niña pequeña (en quien reconoces tu propia imagen cuando tenías esa edad) que te pide entrar. Ves su carita triste, su aspecto descuidado, su profundo dolor interior, su soledad y confusión. Te invade una gran ternura y deseos de protegerla, de cuidarla, de mimarla, de recompensarla por todo lo que le ha pasado.

La invitas a entrar. Ella tiene miedo, no confía en ti, no confía en nadie. Está demasiado acostumbrada al dolor, tiene el aspecto de un animalito herido replegada en un rincón. Afuera, la noche es oscura, fría y lluviosa; sin embargo, tu departamento es cálido y acogedor.

Percibes que la niña tiene hambre, frío, pena. Te apresuras a prepararle algo de comer, un baño reconfortante, ropa limpia y seca. Guardan silencio y ella, un tanto recelosa, acepta tus atenciones. La acuestas en tu cama, la arropas y ves su carita dulce y agradecida. No está acostumbrada a que la traten de manera cariñosa y protectora. Siempre recibió regaños, reproches, críticas, quizá hasta maltratos y abusos.

Sin pensarlo, la abrazas con instinto maternal, le acaricias el cabello y empiezan a platicar. Tu cariño por ella es enorme. No se trata de lástima, sino de un afecto profundo. Sin necesidad de palabras, como si pudieras leer su mente, te percatas de todo lo que esta niñita ha sufrido, de todo lo que le ha faltado, de todo lo que necesita. Te mira con cierto reproche, ella es parte de ti misma y con asombro te das cuenta de que, pese a todos los sufrimientos externos recibidos, quien más la ha abandonado eres tú.

Siempre dedicaste tu energía a complacer a los demás, a cumplir con lo que se esperaba de ti, a buscar desesperadamente conseguir afecto de fuentes externas. Durante todo ese tiempo ella ha estado sola y abandonada, no tiene quien la cuide, la defienda, la proteja, la estimule, la llene de afecto.

la defienda, la proteja, la estimule, la llene de afecto. El Precio del Amor , Lucy
la defienda, la proteja, la estimule, la llene de afecto. El Precio del Amor , Lucy

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 94

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

Es una niña muy valiosa, aunque sus facciones quizá no sean muy convencionales; tú observas sus bellos ojos, su gran calidad interna, sus enormes potenciales no desarrollados, todas las maravillas que contiene ese pequeño ser. Comprendes que, como adulta, tú puedes ayudarla; tienes experiencia, tienes recursos internos, estás motivada y llena de entusiasmo. Le pides perdón por tu inconsciencia, te arrepientes de haberla relegado, de no escucharla cuando te necesitaba. Le aseguras que la vida va a cambiar para ustedes, que ya no está sola, te tiene a ti. Ya no la defraudarás.

La dejas hablar, decirte lo que realmente necesita, lo que espera de ti. Te nota sincera, te va tomando confianza, corresponde a tu cariño y juntas hacen planes para el futuro. Los problemas siguen allá afuera, pero unidas podrán vencerlos. Deciden no quedarse atoradas recordando los malos tiempos; dejan de hacer reproches a todos y se responsabilizan de sus decisiones futuras. Saben que les espera un largo camino, pero que van a salir adelante.

Con esa agradable sensación, la nenita se quedará dormida en tus brazos, con plena confianza en que tú estarás siempre a su lado y que ya no volverás a fallar.

Con este ejercicio aprenderás a detectar la enorme oportunidad que tienes ante ti. De niña no pudiste hacer nada frente a los seres que te lastimaron y te hicieron sufrir, pero hoy eres adulta, cuentas contigo y sabes que nadie te hará nada más que lo que tú permitas.

Aunque este ejercicio es muy doloroso y generalmente provoca llanto, las lágrimas son de recuperación. Puedes llevarlo a cabo sola o guiada por un terapeuta y resulta de gran ayuda emocional. Por mucho que tratemos de llegar a conclusiones intelectuales dentro de nuestro proceso de transformación, si no van acompañadas por el contacto de las emociones, no es completo.

“La compañera de viaje”

Este ejercicio es muy útil para conocerte mejor. Imagina que estás harta de todo, que has llegado a tu punto límite, ya no sabes realmente quién eres, qué tienes, qué vas a hacer a futuro. Los problemas y las presiones te agobian, parece que nadie te comprende y no cuentas con apoyo externo verdadero y confiable.

De pronto te encuentras en el aeropuerto con dinero suficiente para irte de viaje tú sola durante una semana. Escoges tu destino, compras el boleto y te subes al avión. No

tu destino, compras el boleto y te subes al avión. No El Precio del Amor ,
tu destino, compras el boleto y te subes al avión. No El Precio del Amor ,

El Precio del Amor, Lucy Serrano

Página 95

Copia autorizada a: María Luz García, mlg.2007@yahoo.com.mx (México, D.F.)

tienes deseos de hablar, la gente no te agrada, tu estado de ánimo es de fastidio y descontrol. Te sientes desubicada y con enormes deseos de alejarte de todo y de todos.

El avión despega y cuando la aeromoza pasa con las bebidas, te vuelves a ver quién es tu compañera de viaje. Se trata de una mujer de edad indefinida, con rostro sereno y agradable, te sonríe desinteresadamente. Su presencia te inspira confianza y en su mirada detectas una total aceptación.

Continúas en silencio, dudando si quieres iniciar una conversación con ella. Finalmente te decides, te asaltan unos enormes deseos de hablar de ti, pero no para impresionarla con la actitud que generalmente adoptas para quedar bien con otros o para ser aceptada. De nada te serviría, ya que esta persona, aunque habla bien español, no conoce nada de tu mundo. Tampoco deseas solamente quejarte o aburrirla con tus problemas. No estás de humor para plática frívola y sin trascendencia.

Te parece increíble, pero súbitamente te ves charlando con esta persona como si la conocieras desde hace años, con una enorme confianza y sinceridad. Le cuentas tus sueños, tus anhelos, tus logros, tus miedos. Te muestras tal cual eres, sin miedo a ser juzgada, criticada o rechazada. Al ver que ella te escucha con gran comprensión, te invade la agradable sensación de no tener que fingir, esforzarte, complacer para recibir afecto y atención.

Conforme hab