Está en la página 1de 3

vendredi 22 mai 2009

MAYO 2009 : MES DE HUGO MAYO

HUGO MAYO (Manta, 1897-Guayaquil, 1988)


o la permanente reconstrucción de la imagen
poética
Segunda parte

Por Fredy Ayala Plazarte

“Esta nueva poesía echa al traste todo lo arcaico. La poesía


vanguardista nos hace pisar en tierra firme, tierra firme”

Hugo Mayo

Miguel Augusto Egas (Hugo Mayo) como el primer vanguardista


ecuatoriano, desde su seudónimo condensa aquel carácter antioficialista,
rebelde, solitario que siempre lo caracterizó. Lo sabemos: Hugo en
admiración al escritor francés Víctor Hugo (Los miserables) y Mayo, como él
mismo decía, por ser un mes luminoso de cambios profundos, para
encontrar nuevas formas figurativas.

Este manabita cambiaría el sentido poético de nuestra literatura en la


primera mitad del siglo XX, mientras que para 1920-30 los poetas
modernistas de la generación decapitada (Medardo Ángel Silva, Humberto
Fierro, Arturo Borja, Ernesto Noboa y Caamaño) se extinguían por muertes
prematuras, el poeta desechaba la posibilidad de desvelar más obra en base
al universo romántico-melancólico en el que venían manifestándose nuestra
poética desde fin de siglo XIX, tan apegada a un canon simbolista por la
expresividad y persistencia del ideal Belleza
burguesa, sugestión por la muerte, sentimiento de soledad, afán
decadentista, lo cual abrió caminos para que la vanguardia replantee y
reconstruya la imagen poética, y ya que el simbolismo usaba metáforas, la
imagen vanguardista mataba al símbolo y valoraba el lenguaje:
en otras palabras el significante.

De Hugo Mayo, “sus primeros poemas se publicaron en revistas modernistas


como Renacimiento editada en 1916 en Guayaquil y de la que Medardo
Ángel Silva era su secretario”[1]. A quien, por su muerte temprana, dedicó el siguiente poema:

El poeta modernista ecuatoriano

Medardo Angel Silva

Oración por la muerte


de Medardo Ángel Silva

En 1919, con su poesía Oración por la muerte de Medardo Ángel Silva, comenzó sus
empeños vanguardistas. Veamos parte de sus versos:

Ahora
el romboide de tu vida
en el lago de la muerte

Las paralelas de tu camino


fueron curvas cerradas

[1]. A quien, por su muerte temprana, dedicó el siguiente poema:


Tu único ángulo
se ahogó en el triángulo
de amor

Ya tu palabra rimada
en un cuaderno de poesía

Dormías circunferencia
azabache
en el poliedro del absurdo

Y tu pirámide
cayó en 21 pedazos
en 21 después para siempre.