César Rengifo César Rengifo (Caracas, 14 de mayo de 1915 – Caracas, 2 de noviembre de 1980) fue un pintor y dramaturgo venezolano exponente

de las tendencias realistas en la pintura venezolana inspiradas en la pintura mexicana, junto con Héctor Póleo, Pedro León Castro y Gabriel Bracho; todos ellos después de haber iniciado estudios en Caracas fueron a México y aprovecharon la mejor época del muralismo mexicano. Estudios Cursó estudios junto a Cruz Álvarez García y Rafael Monasterios en la Academia de Bellas Artes de Caracas entre 1930 y 1935. En 1936, y dentro del proceso de reforma de esa institución, cuando Rómulo Gallegos se desempeñaba como ministro de Educación, César Rengifo obtuvo una beca para especializarse en pedagogía de las artes plásticas en Santiago de Chile. En 1937 viajó a Ciudad de México para inscribirse en laAcademia de San Carlos y Escuela La Esmeralda donde permaneció hasta 1938 especializándose en las técnicas del muralismo. Estancia en México Durante su estadía en la capital mexicana, Rengifo fue influido de manera significativa por la obra de Diego Rivera, alcanzando un estilo que se apartó de la preceptiva de la Escuela de Caracas y dio relevancia al mensaje social de la pintura, gracias a un realismo fundado en una temática rural para el que adoptó una técnica que se aproxima a la de los primitivos italianos de empaste liso y efectos de relieve y claroscuro obtenidos con los tonos sombríos. Vida teatral En 1938, Rengifo inicia su trayectoria como dramaturgo. Los temas que lo inspiran al igual que en su pintura son la cambiante realidad de la Venezuela contemporánea, el petróleo, la opresiónd e los marginados y, de alguna manera, la contribución a la emancipación del proletariado moderno. Sus obras de teatro pueden definirse como históricas, relacionadas con la marginalidad; obras concernientes al tema del Oro Negro y su desproporcionada explotación y posteriormente devastación regional, como una inevitable realidad venezolana. De esta forma Rengifo se define como un autor teatral de género realista, que se expresa en su primer drama "Por qué canta el pueblo", cuya trama es la lucha contra la dictadura de Juan Vicente Gómez. La producción dramática de Rengifo abarca un total de treinta y tres obras terminadas y un número similar de obras por terminar o revisar, lo cual efectivamente evidencia que es el más prolífico de los dramaturgos venezolanos contemporáneos, con un tratamiento técnico que lo ubica en la más absoluta modernidad, dentro de las nuevas formas del teatro universal. En 1960 recibió el Premio a la Mejor Obra en el II Festival de Teatro Venezolano y como reconocimiento a su talento en este ámbito artístico, recibió en 1980 el Premio Nacional de Teatro. “Abajo los monopolios”. “Muera la Guipuzcoana”. “Vivan los comuneros de Mérida”. Son frases que César Rengifo insertó en los murales que elaboró en 1973 en el Paseo Los Próceres, bautizado como Creadores de la Nacionalidad. Estas frases son del ideario del artista plástico que hoy se conoce por ser un grande entre los grandes en su facetas de dramaturgo, pintor, poeta y, en definitiva, de luchador social. Las obras de Rengifo dan cuenta de su postura política en favor de las mayorías desposeídas, los negros y los indios. Él cumplió con el deber de colocar el arte al servicio del pueblo. Su legado artístico recoge el pasado, aclara el presente y vislumbra el porvenir. Partiendo de esta certeza, los institutos públicos y privados de educación básica y media del país están convocados desde hoy, y hasta el 28 de mayo, al Encuentro Nacional Juvenil César Rengifo, para reflexionar sobre los 200 años de nuestra Independencia a partir del legado del artista.

EL HOMBRE DE LAS TABLAS Al decir de Alberto Ravara. José Ratto-Ciarlo. y actuar sobre ella. informó que este encuentro se llevará a cabo en los 24 estados del país. Eso lo busco en la pintura y en el teatro”. Antes de morir. Este actor y director de teatro explicó que en las obras del venezolano se puede apreciar la profundidad de sus estudios y su conocimiento de la historia del país. Opinan los expertos que sobran las razones para reivindicar a este revolucionario incomodo a las élites. apreciación de pinturas y murales. tiene una estructura no lineal. El raudal de los muertos cansados y Las torres y el viento. a través de lo formal estético. En opinión del director de teatro Humberto Orsini. tales como El vendaval amarillo. en la que “nos recuerda que debemos continuar la lucha por la Independencia”. Y no es para menos. las cuales fueron creadas entre 1954 y 1970. que describe algunas acciones de resistencia en una escuela cercana al Palacio de la Moneda en Chile. celebración de foros. durante el golpe de Estado encabezado por Augusto Pinochet en 1973. de carácter épico y de mucha investigación en cuanto a la Guerra Federal y la traición”. director del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo del Arte. como los que narra en Volcanes sobre el Mapocho. y contará con la interpretación de obras de teatro. No hay entre los mexicanos y argentinos. agrupa sus obras en dos ciclos fundamentales: las que giran en torno a la Guerra Federal como Los hombres de los cantos amargos.La profesora Tania Hortelano. Alberto Ravara. a propósito de sus creaciones: “El espectador recibirá entonces. del equipo del viceministerio de desarrollo para la integración de la educación bolivariana (Ministerio del Poder Popular para la Educación). sino que él mismo es un docente muy diáfano”. “En cada una de las obras. en el libro Pintores Venezolanos. Rengifo tenía la convicción de que en Nuestramérica libramos una batalla. su compromiso con acontecimientos ocurridos en el continente. Saber esto hoy. un hombre tan importante como él”. señala que el dramaturgo venezolano ha sido víctima del “discurso hegemónico que hace invisibles a los grandes creadores que sirven a las mayorías nacionales”.es ¿Quién nos robó esa batalla? sobre la Batalla de Ayacucho. porque es César Rengifo dramaturgo e investigador. a comienzos del siglo XXI. Un tal Ezequiel Zamora y Lo que dejó la tempestad. los domesticaba y luego los mataba para ir condicionando su psiquis y no dejarse ganar por la ternura. La producción dramática de Rengifo suma 50 obras terminadas. recuerda que este maestro y creador caraqueño “tiene óptimas condiciones pedagógicas. pero también contra fuerzas de invasión cultural. Otra obra de relevancia actual dice Orsini. en 1980. ni en Chile o Colombia. detalló Ravara en declaraciones a la prensa. Resulta “muy avanzada para su época. . sobre un verdugo que había en Venezuela que criaba animales. argentino radicado en Venezuela desde hace 30 años. César Rengifo escribió. No sólo educa con sus composiciones plásticas. la conmoción sensible necesaria para poder captar y mirar a profundidad una realidad. Hay un detalle en la obra de Soga de niebla. nos lleva aproximadamente tres minutos en internet. hoy vigente. pero también. en un artículo publicado por la Universidad de Wichita en Estados Unidos. Pedro Bravo. una de las obras más destacadas de César Rengifo es Lo que dejó la tempestad. contra los intereses político-económicos del imperio. pero para Rengifo supuso investigar en profundidad en las bibliotecas”. y otro grupo de obras que tratan de la sociedad venezolana impactada por la economía del petróleo. “Rengifo es el dramaturgo latinoamericano más completo. uno se queda sorprendido de los detalles. las y los más jóvenes se acercarán a la visión autóctona del artista que recoge el sentir del pueblo. escritas en las décadas de 1950-1960.

un mural de 28 metros de largo que cuenta la historia de la tribu Tamanaco y deleita a las y los transeúntes del Centro Simón Bolívar. sostiene Vicente. aunque tendidos sobre la geografía del país. dice Olegario. . otro de los personajes. pero finalmente expresa la causa de la muerte del hombre que lloran las féminas. entre finales del año 1938 y comienzos de 1939. El hombre que llora por el hombre. Perros y mujeres. no hacen sino quejarse.“Yo en cambio caminé como un condenado sin conseguir nada… No sé si es que tengo mala facha o que…Pero apenas soltaba una palabra cuando me decían que no… Nadie quiere sembrar. donde se impregnó del movimiento muralista del país azteca inspirado en las profundas raíces indígenas como un “arte americano” que insurgía contra las corrientes europeas. de editorial Armitano. uno de los personajes de Lo que dejó la tempestad. Rengifo acumula otro mérito: elaboró el primer mosaico en Venezuela. Acota que. El Alba el Alba. parecen haberse instalado en secretos laberínticos de su piel y de su conciencia y lo habitan de manera total y definitiva”. parece que por donde quiera solo hay pajonales secos. Las resignadas. lutos y hambre… Es lo que quedó después de echar plomo cinco años con sus días y sus noches…”. nadie tiene un centavo… ¡Una verdadera ruina es lo que hay!”. nadie quiere dar trabajo. pieza que lo hizo merecedor del Premio Nacional de Pintura en 1954. EL CREADOR PLÁSTICO Rengifo dijo muy claramente que su actividad plástica no estaba separada de sus creaciones para las tablas. Jorge Nunes. Ellos y la ciudad. Paisaje marginal. Rostro de la tierra y Ruana Roja. La primera exposición de Rengifo habría sido en el “Club de Caracas”. En el lienzo se observa a dos mujeres que ocultan su rostro. funcionarios de la Cinemateca Nacional colocaron luces y limpiaron la obra. son los títulos de algunas de sus telas. por eso se le define como un artista que profundizó en la integración de las artes. También publicó ensayos sobre arte y política. “Y así es por todas partes en el país. LO POÉTICO Y LAS LETRAS Humberto Orsini menciona que uno de los aspectos menos conocidos de César Rengifo es su faceta como poeta. Luego sería por cuatro años jefe de redacción de El Heraldo. cofundador del Últimas Noticias y del semanario Aquí Está. Con cuanta gente he hablado. más allá de su producción de poemas. dice que en sus obras plásticas el artista se identificó “de tal modo con su pueblo que ha hecho suyos los conflictos y se ha dejado rasgar la imaginación y el talento por paisajes que. en el libro Rengifo. La escena aparentemente se relaciona poco con el título. Un ejemplo de ello es el cuadro El andamio roto. Su faceta como escritor lo hizo periodista. que esconden las lágrimas. El mito de Amalivaca (1955). en los títulos de sus obras y sus cuadros está presente lo poético. Esta semana. Estaría recién llegado de México. los cuales dibujan anticipadamente lo que el espectador puede apreciar en sus pinturas. Aquello fue definitivo en su obra.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful