Está en la página 1de 2

Oracin a la Virgen de Caacup Santsima Madre de Dios y Madre nuestra, desde tu santuario de Caacup cubre con tu manto protector

a todos tus devotos y a todo el Paraguay. Intercede por nuest5ras familias y bienhechores, por los desvalidos y todos los necesitados de perdn y misericordia. Protege a nuestra madre, la Iglesia, alcanza la luz a los magistrados, para que hagan justicia y haya paz entre los hombres. Despus de la gracia particular que te pedimos, alcnzanos tambin la gracia mayor de perseverar en nuestra fe y amor para as merecer la realizacin de la promesa que N. S. Jesucristo nos hiciera cuando dijo: El que persevere hasta el fin se salvar. A ti; Madre querida clamamos para que nos obtengas tan singular favor. Amn.

Oracin a la Virgen de Caacup Santsima Madre de Dios y Madre nuestra, desde tu santuario de Caacup cubre con tu manto protector a todos tus devotos y a todo el Paraguay. Intercede por nuest5ras familias y bienhechores, por los desvalidos y todos los necesitados de perdn y misericordia. Protege a nuestra madre, la Iglesia, alcanza la luz a los magistrados, para que hagan justicia y haya paz entre los hombres. Despus de la gracia particular que te pedimos, alcnzanos tambin la gracia mayor de perseverar en nuestra fe y amor para as merecer la realizacin de la promesa que N. S. Jesucristo nos hiciera cuando dijo: El que persevere hasta el fin se salvar. A ti; Madre querida clamamos para que nos obtengas tan singular favor. Amn.

Oracin a la Virgen de Caacup Santsima Madre de Dios y Madre nuestra, desde tu santuario de Caacup cubre con tu manto protector a todos tus devotos y a todo el Paraguay. Intercede por nuest5ras familias y bienhechores, por los desvalidos y todos los necesitados de perdn y misericordia. Protege a nuestra madre, la Iglesia, alcanza la luz a los magistrados, para que hagan justicia y haya paz entre los hombres. Despus de la gracia particular que te pedimos, alcnzanos tambin la gracia mayor de perseverar en nuestra fe y amor para as merecer la realizacin de la promesa que N. S. Jesucristo nos hiciera cuando dijo: El que persevere hasta el fin se salvar. A ti; Madre querida clamamos para que nos obtengas tan singular favor. Amn.