Está en la página 1de 1

Enlaces Metalicos

1.1.1 El enlace metálico

Anteriormente apuntamos que ciertos elementos tienden con facilidad a perder electrones
de valencia y que a estos elementos se les conoce como metales. Si solamente hay unos
pocos electrones de valencia asociados con un átomo, se pueden remover con bastante
facilidad mientras que el resto de los electrones (las capas interiores) se mantienen unidos
firmemente con el núcleo. Este proceso resulta en un corazón cargado positivamente de un
átomo; en donde el corazón es el núcleo más los electrones extra nucleares (con la
excepción de los de la capa de valencia) y los electrones disociados de ese átomo particular.
En esencia, podemos tener el corazón de un ion positivo (el kernel) y una cantidad de
electrones “libres”. Esa condición atomística se ilustra de modo esquemático en la figura 7.

Fig.:7

Entonces, los electrones de valencia desligados en esta estructura metálica, son libres de
derivar por ahí y asociarse con varios corazones de iones positivos. Por esta razón,
constituyen lo que con frecuencia se describe como una nube o gas electrónico. Es esta
combinación de corazones con carga positiva y de la nube electrónica que los rodea, lo que
produce las fuerzas de atracción del enlace metálico. Más aún, los electrones de valencia
desligados o nube electrónica, son los que originan ciertas características metálicas como:

1. Alta conductividad térmica

2. Alta conductividad eléctrica

3. Opacidad a la luz