“CICLO VITAL DE LA FAMILIA VULNERABILIDAD Y POBREZA.

Marcela Jiménez de la Jara Marcela Pizarro Briones∗

Documento de Trabajo Departamento de Estudios División Social Octubre de 2008

Con la colaboración de la analista, María de la Luz Ramírez 1

SUMARIO Pág. 1. 2. 3. 4. Resumen (Abstract) Introducción Fundamentación del estudio Marco de referencia específico 4.1 Ciclo vital de la familia, vulnerabilidad y pobreza 4.2 Ciclo de vida y “activo trabajo” 4.3 Jefatura femenina de núcleo, familia y genero 4.4 Envejecimiento y vulnerabilidad 4.5 Vulnerabilidad y discapacidad 4.5.1. Discapacidad, familia y pobreza 4.5.2. La discapacidad en Chile Objetivos del estudio Metodología 3 3 5 7 7 9 12 14 19 19 21 23 24 29 29 34 34 37 49 50 50 50 51 56 64 65 69

5. 6. 7.

Resultados de la investigación 7.1 Ciclo vital de la familia y envejecimiento 7.2 Ciclo vital de la familia y vulnerabilidad. Hacia una medición más exhaustiva. 7.2.1. El desafío de la construcción de un índice 7.2.2. Visión desagregada de los indicadores que intervienen en la variable vulnerabilidad 7.2.3. Ciclo vital de la familia, vulnerabilidad y pobreza 7.3 Principales conclusiones del estudio 8 Políticas hacia la mujer y la familia. Logros y tareas pendientes 8.1 Generalidades 8.2 Las diversas agendas 8.3 Las perspectivas críticas 9. Conclusiones generales 10. Referencias bibliográficas 11. Anexos

2

“Ciclo Vital de la Familia y Vulnerabilidad” Noviembre de 2008.

1. Resumen. Tras un marco de referencia general que relaciona el enfoque del ciclo vital de la familia, vulnerabilidad y pobreza, el estudio aborda en términos específicos, los hallazgos de investigaciones similares llevadas a cabo en la región latinoamericana, en torno a la relación entre este enfoque y variables que intervienen en la vulnerabilidad. Figuran entre ellas, la jefatura femenina de hogar, el envejecimiento, el nivel educacional, la zona de residencia y la condición de actividad, de los jefes y jefas de núcleo, así como, el ingreso del hogar al cual pertenece el núcleo, y la presencia de menores dependientes y de discapacitados o discapacitadas. Todo esto, ilumina la elaboración de un índice, a partir del cual se organiza la información CASEN 2006, constatándose no solo la validez de este instrumento metodológico, sino además, la visión desagregada de la realidad de los núcleos familiares en nuestro país, en torno a las variables enunciadas. Tal vez lo más importante de esta exploración y consecuente con el marco de referencia específico descrito, es el haber constatado, la extrema vulnerabilidad de las jefas de núcleos, que además de ser mayores de 60 años, no participan en el mundo laboral y tienen menos de 12 años de escolaridad. Así también, la condición de vulnerabilidad se acrecienta, cuando se trata de una persona que vive sola y es discapacitada, o de núcleos con menores de seis años o adolescentes. Tras estas conclusiones, se adjunta un capítulo descriptivo, sobre las principales políticas hacia la mujer y la familia.

2. Introducción El tema de “la familia” ha vuelto a tener relevancia en ámbitos académicos y políticos, estimulándose a investigadores e investigadoras a actualizar diagnósticos operativos, que conduzcan a la reformulación de planes y programas. Más aún, tratándose de aquellos núcleos que por su condición de vulnerabilidad, requieren de focalizaciones más exhaustivas, para una óptima utilización, de recursos públicos y privados. Es la razón por la cual se han iniciado al interior del Departamento de Estudios de la División Social de este Ministerio investigaciones sobre la materia, habiéndose optado con una perspectiva de género, por el enfoque “ciclo vital de la familia”. Un esfuerzo descriptivo importante, fue el análisis de la evolución de la información CASEN 19902006, visión comparativa, que permitió asegurar que efectivamente y de acuerdo con las 3

Más adelante y en el punto 4. MIDEPLAN. de la situación de la problemática del “envejecimiento”. se pretende “hilar más fino”. son la “etapa inicial” de parejas jóvenes y sin hijos.1 Al interior de este contexto y dada la trascendencia de este enfoque para el diseño de políticas hacia la familia. es que se resolvió acotar los hallazgos del estudio anterior. se han vivido modificaciones importantes. 2 Ver cuadro 4.4 en cuanto a la mayor vulnerabilidad de algunas etapas. Retamoso y Larrañaga. Departamento de Estudios. la que Nos referimos al estudio. y con técnicas estadísticas más exhaustivas. sobre las variable hipotéticamente asociadas a la vulnerabilidad. rescatando aquellas variables que a juicio de diversos autores desencadenan la pobreza en la región latinoamericana. indagando con mayor precisión cuales son aquellas etapas del ciclo vital en las cuales se puede predecir una mayor vulnerabilidad. Algunas de ellas son la “jefatura femenina de hogar y de núcleo”. en relación a otras. “Ciclo Vital de la Familia y Género”. ahora con otra aproximación y con tres nuevos estadios. la utilización del “activo trabajo”. se reprocesan marcos de referencia específicos. Barquero. Como bien se expresa en el punto 6 de este documento. tras una descripción preliminar que da cuenta en el punto 7.1. el que además de dar cuenta del estado general de los núcleos de la muestra. Junto con concluir que no es aventurado asegurar que es este un índice consistente en lo metodológico3 se termina por coincidir con las aproximaciones de los autores a los cuales se recurrió para construir el marco de referencia de este estudio. 3 Cuadro 9 y comentario en página 35. Es la razón por la cual. 1 4 . se fundamenta en el punto 3 de este informe el significado que para el gobierno y más aun para el Ministerio de Planificación y para otros ministerios sociales. Así. “la adultez mayor”.. tiene esta aproximación. a Arriagada. la zona de residencia rural o urbana. es la materia del punto 7. y como bien lo estipulan los autores citados. para detectar cuales son aquellas etapas del ciclo de vida de la familia. que se construye un índice. Previo a entrar de lleno en el estudio. que se abocan fundamentalmente a temas tales como la familia y la vulnerabilidad. tienen mayor peso.2 en las cuales las variables consignadas como asociadas a la vulnerabilidad. 4 Nos referimos entre otros. indaga en forma desagregada. DIVISO. la mujer y los menores en particular.2. la presencia de dependientes menores y adolescentes”. y la discapacidad. Documento Nª 4.tendencias demográficas imperantes en nuestra región.

se inserta en una estrategia regional. A manera de anexo.por poder potenciar el “activo trabajo”.6 Tal punto de vista. 5 . tras su aplicación. en Discurso Primera Reunión de Ministros. concluyéndose que si bien es cierto se pueden codificar importantes avances. consigna conclusiones preliminares. los espacios que en general. Michelle Bachelet. hay aun. junto al estadio “unipersonal adulto”. fueron corroborados recientemente por la Ministra de Planificación. 3. OEA. El punto 9. pp. debe concebirse como un dispositivo de políticas y acciones. 2006-2010. Finalmente se inicia en el punto 8. se refería a las características de un buen sistema de protección social. con una perspectiva de género. y por tanto. Fundamentación del estudio Como bien lo expresara la Presidenta Michelle Bachellet en su programa de gobierno. toda vez que refiriéndose a la necesaria “convergencia en materia de política social” y en el marco de UNASUR. el “índice 1”. 5 6 En Programa de Gobierno. quien con ocasión de la Primera Reunión de Ministros y Altas Autoridades de Desarrollo Social de la OEA. van en el punto 11. expresando que. “un buen sistema de protección social. se encuentran en una situación de menor vulnerabilidad y con menos riesgo de caer en la pobreza. junto a quienes lean este informe y el punto 10 entrega el listado de referencias utilizadas en la elaboración de esta aproximación preliminar. y cuadros descriptivos.14. acompaña a las personas a lo largo de su ciclo vital…”5 Estos postulados. Quintana Paula. “asignaturas pendientes”. “siendo su objetivo el garantizar los derechos sociales de las personas y familias a lo largo del ciclo vital. el ministro de RR Exteriores aseguraba que. ejercicio estadístico preliminar llevado a cabo para la construcción del índice definitivo utilizado en esta investigación. una síntesis del “estado del arte” de las políticas hacia la familia. con escolaridad más alta que los adultos y adultos mayores y no tener dependientes. que acompañen al ciclo de vida de las personas y que consideren a la familia como el sujeto de riesgo. Ministra de Planificación. como destinatario de la protección social (y no como sostén de protección)”. (Ver cuadro 26). las que serán reformuladas y enriquecidas.

el lugar de la estratificación socioeconómica que ocupa el hogar en que una persona nació.”8 Sobre el particular y acotando más aun. es uno de los principales predictores del lugar en esta estratificación que la persona ocupará en la vida adulta”10 De allí que. cuando no estamos resolviendo problemas para los sectores más vulnerables”7 Continúa el canciller aseverando que se requiere de una fotografía continua y constante de lo que ocurre en el plano social.“además de atender a lo que ocurre a diario con el PIB.2. 7 Intervención del Canciller. el acceso a servicios y prestaciones de carácter universal. www. pp 5 9 Ver diversos documentos explicativos del sistema de Protección Integral a la Primera Infancia editados por MIDEPLAN y su correspondiente sitio. Alejandro Foxley.crececontigo. en todas etapas de su ciclo vital. el documento citado expresa que ellos. el diseño del Sistema “Chile Crece Contigo”. una condición para la consolidación de las democracias y para un crecimiento económico sostenido. pp. a fin de responder a las necesidades de los más vulnerables. se precisa que las autoridades de los distintos países. al presentar el libro “Los Caminos para la Integración de América Latina”.cl 10 En MIDEPLAN. señalan al respecto: “Actualmente en nuestro país. “Sistema de Protección Integral a la Primera Infancia”. se vean obligadas a mirar todos los días las cifras de avances y retrocesos que ocurren en el plano social y que se sepa exactamente. insertos en sus núcleos familiares. diversos documentos del MIDEPLAN. Sobre la importancia del contexto psicosocial inmediato de los niños y niñas. siendo esto. “que vaya más allá de las frustraciones de los ciclos internacionales. manifestando que es esta la tarea prioritaria para disminuir las brechas de desigualdad que aun persisten en Chile. garantizará a los niños y niñas. 6 . 8 Ibid.9 Las fuentes aludidas. insisten en la necesidad de “apoyar a la población desde el inicio de sus vidas”.

no necesariamente se concentraban con perspectiva de integralidad sistémica en los menores. CASEN 1990-2006”. se diseña considerando a sus familias. Marco de Referencia Específico: 4. regional latinoamericano y nacional. que con este enfoque se superan las clásicas intervenciones sectoriales. las que aunque de amplia extensión. Es la fundamentación para iniciar este nuevo estudio. así como a su entorno comunitario y territorial. la relación virtuosa o viciosa entre etapas del ciclo vital de la familia y vulnerabilidad.. aludimos a Barquero y Trejos. cuyas características y dinámica propia de interrelaciones. alude a las diversas fases o etapas por las que suelen pasar los núcleos. 14 Ver de los autores. hasta la disolución de dicho núcleo o su dispersión en nuevos arreglos familiares”14 Como se expresara en el estudio anterior ya citado. transformaciones en la estructura familiar en Chile. “Tipos de hogar.. Al referirse a ella. ha sido materia de investigaciones en el ámbito internacional. que define a un ente “defectuoso o censurable”. quienes habiendo aportando al primer estudio y contribuyendo al marco de referencia de esta segunda investigación. Agrega la fuente citada. Nos referimos al estudio elaborado al interior de la DIVISO. el que superando la fase exploratoria-descriptiva. finalizado en julio del presente año. 13 El Diccionario Larousse de la Lengua Española se refiere al término “vulnerable” aludiendo “a quien puede ser herido. ciclo de vida familiar y pobreza en Costa Rica”. expresan: “El ciclo de vida de la familia. (en el sentido propio y en el figurado)”. 3. pp. el acompañamiento personalizado a lo largo de toda la vida de los niños y niñas.“forman parte de una familia. influyen positiva o negativamente en las oportunidades que tienen de desplegar sus potencialidades y capacidades”11. de acuerdo al crecimiento del grupo y a las edades de sus miembros. o atacable. (pp. pp 2 12 11 7 . Ciclo vital de la familia. Así. profundizaría el conocimiento de aquellas etapas del ciclo de vida de las familias. “Ciclo Vital de la Familia y Género. los Ibid. Especifica además. desde la constitución inicial (pareja con o sin hijos) pasando por distintos momentos de cambio. en las cuales se aprecia mayor riesgo de vulnerabilidad.12 4. 1075). con lo que no se lograba su desarrollo integral.1. vulnerabilidad13 y pobreza Continuando con esta fundamentación y acudiendo a investigadores de la región latinoamericana.

se hallaron entre aquellos con mayor cantidad de miembros dependientes menores de edad y “jefeados” por mujeres”17 Esta última afirmación de relevancia para la realidad de Latinoamérica en general y para Chile en particular. señalan los autores que los estudios sobre vulnerabilidad social y demográfica. pretenden identificar grupos de mayor riesgo. esta es mayor en las etapas en que las familias poseen más hijos dependientes menores de 18 años. residencia urbana o rural. Sobre el particular y basándose en una investigación puntual realizada en CEPAL hace algunos años. etc…Así. con educación. en el sentido inverso y a partir de los datos específicos del señalado estudio. señalaba Arriagada (1997). en relación a la realidad de Costa Rica. Barquero. en donde el hijo mayor tiene 19 años o más. 8 .1.22. pp. serie Políticas Sociales N° 21. pp. este aporta ingreso al hogar”15 Sobre la materia. era aquella en la cual se puede presumir mayor vulnerabilidad. siendo justamente este tema el que nos preocupa despejar en esta investigación.autores aluden a la asociación significativa de esta. por lo que dadas las tasas de actividad de la población mayor de 18 años. alerta en relación al análisis más fino que se llevará a cabo en esta investigación. pp. 15 16 Arriagada. grupo socio ocupacional de pertenencia. a la que sigue la etapa III. lo que expone a estas familias a una mayor vulnerabilidad y a situaciones de pobreza”16 Continúan los investigadores agregando que. que las etapas del ciclo de vida en donde la tasa de dependencia era mayor. lo estipulado por autores citados en el estudio anterior. cit.1. etnia. lo que coincide con los hallazgos de la investigadora recién aludida: “No obstante que en todas las fases del ciclo de vida familiar la incidencia de la pobreza disminuyó en el período más reciente al 2002. probablemente. agregaba: “La menor vulnerabilidad económica se encuentra en las etapas iniciales y finales de la pareja sin hijos. recordábamos también. 17 Ibid. op. “Los hogares y familias con mayor riesgo de vulnerabilidad ante la pobreza.

. parte del supuesto que una persona potencialmente apta para ofrecerse en el mercado laboral.Sobre el particular. el activo-trabajo debe ser considerado como capital humano…”20. (Retamoso.”18 Así. es entendido como la potencialidad de los integrantes del hogar en edades económicamente activas. La primera dimensión. 121 9 . estipulaban: “Los activos. pp. Retamoso. señalan los autores que por encontrarse las familias y en especial las jefas de núcleo. o bien.trabajo. tienen menores oportunidades de generar ingresos…. Dos aspectos básicos componen la visión del capital familiar para el trabajo o activo-trabajo: las relaciones de dependencia potencial en el interior de una familia y la efectiva movilización de los miembros del hogar en el mercado de trabajo. Así. Por consiguiente. cit pp 118. pp. dejan pasar oportunidades en momentos de bonanza económica y se ven más afectadas que otras cuando surgen las crisis. Bajo esta clasificación. efectivamente dispone de tiempo. Continúa la referencia señalando que. materiales e inmateriales. abocadas a las exigencias del proceso de reproducción y de crianza. ya había pronunciamientos al respecto: “Aquellas familias en etapa de expansión. (1996). donde inician la vida reproductiva y por tanto el número de dependientes es mayor. que relaciona los ciclos vitales de la familia con lo que ellos denominan el activo. 4. 12. op. y otros. el estudio relaciona características demográficas básicas (ciclo de vida familiar.19. número de hijos y edad de las madres al procrear por primera vez) y la capacidad 18 19 Ribera y Guajardo. es el principal activo que poseen las personas y las familias para desempeñarse en sociedad.2. cayendo bajo las líneas de pobreza con mayor facilidad. hace referencia al número de miembros en edades y condiciones potencialmente aptas para desempeñarse como trabajadores. ”El trabajo. son entendidos como el conjunto de recursos. que los individuos y los hogares movilizan en procura de mejorar su desempeño económico y social. necesidad y capacitación para movilizar ese activo. 2000).Ciclo de vida y “activo trabajo” Para iniciar la reflexión. La segunda.. como recursos desplegados para evitar el deterioro de sus condiciones de vida o disminuir su vulnerabilidad”. el activo trabajo. 20 Ibid.

5 E t a pa I I I . CASEN 1990-2006. 6 N i d o v a c ío 40 36. para utilizar los recursos disponibles. 3 70 74. 48 Resulta de interés lo constatado en el estudio recién citado. 4 65. c ons ol i da c i ón E t a pa de e s t a bi l i z a c i ón 31. Transformaciones en la Estructura Familiar en Chile. descendía abruptamente a un 56. señalábamos que el año 2006. 1990-2006.22 21 22 “Ciclo vital de la familia y género….21 Figura 1 Ciclo vital de la familia y participación laboral de las jefas de núcleo.” Op. 4 81. figura tomada del Estudio “Ciclo Vital de la Familia y Género.2 60. Encuesta CASEN 1990 y 2006.de las familias.9 80 73.5% en los núcleos donde hay niños menores. 4 E t a pa I . 10 . julio de 2008. pp. 1 60 56. pp. 29 y 30. Ibid.4% de participación de las jefas en la etapa inicial de pareja joven y sin hijos. 4 30 20. 29 y 30. e x pa ns i ón 38. c ons t i t uc i ón E t a pa I I . cit.5 20 10 0 M uj e r 19 9 0 M uj e r 2 0 0 6 Fuente: MIDEPLAN. pp. 81. el que alude al aumento de las tasas de participación laboral de las mujeres cuando los hijos son algo mayores (etapa de expansión). 90 81. 5 E t apa i ni ci al 50 47. División Social. Los hallazgos del estudio realizado al interior de la División Social corroboran estos planteamientos. así. toda vez que la presión económica obliga a las madres a reincorporarse al mundo del trabajo.

23 Al respecto. textualmente: “En América Latina. realizada a solicitud del Servicio Nacional de la Mujer. se refiere a la relación entre “entrada y salida” al mundo laboral y ciclo vital de la familia. de expansión y de consolidación. concentran la mayoría de las familias en las etapas iniciales. las parejas viejas sin hijos y las familias en etapa de salida. SERNAM en octubre 1996.En la misma línea. que algunas mujeres continúan trabajando durante el período de crianza de los niños pequeños. las familias de mayor tamaño. tiene que ver con ciertas variables como son el ciclo vital de la familia y con este. limitan la participación laboral de las mujeres contribuyendo con esto a la pobreza. hay importantes hallazgos sobre la materia. la necesaria sincronización del empleo de las esposas. destacando como es obvio. Señalan los autores. es de interés también lo señalado por investigadores del SERNAM. señalan que aunque estos temas no están absolutamente clarificados. familias monoparentales con jefe hombre). ya que el tamaño de la familia es el mayor y la edad de los hijos los hace económicamente dependientes. quienes afirman que se ha constatado que el número de horas que una mujer dedica al trabajo doméstico. mientras otras lo interrumpen y lo reanudan. Así. Inversamente. 24 23 11 . (Van Velsor y O’Rand. Ver de Diana Rivera y de Gabriel Guajardo.se ubican principalmente en el veinte por ciento de los hogares más pobres. Así también. señalan las investigadoras. sobre las transformaciones que vive la familia con ocasión de la incorporación de la mujer al trabajo. es decir las nucleares biparentales con hijos. cit. op.20. los hogares no familiares. Estas son las etapas del ciclo de vida familiar en las que existe una fuerte presión sobre los recursos familiares. está lo que aseveran Cecchini y Uthoff (2007). mientras que los hogares de menor tamaño (unipersonales. la investigación ya citada. cuando las exigencias decrecen. Asimismo. quienes aseguran que las estructuras familiares con muchos dependientes y la rigidez en los roles de género. se concentran en el quintil superior de ingresos. familias nucleares sin hijos. las parejas jóvenes sin hijos. Cecchini y Uthoff. Uno de ellos. extendidas y compuestas-así como las monoparentales con jefa. pp. 1984). investigadores internacionales. con los eventos familiares. los quintiles más pobres de la distribución del ingreso. la cantidad y edad de los hijos. en los quintiles más ricos”. se ubican principalmente.24 Así también.

es más probable que regrese al trabajo. lo que está determinado en parte. cuyo jefe es mujer ha aumentado. indicando que las mujeres que están casadas y aquellas con niveles educacionales más altos y con hijos adolescentes. Finalmente. son menos proclives a volver a trabajo que aquellas que lo hicieron en los últimos meses de una gravidez avanzada. en cuanto a las madres que abandonan el trabajo mientras están embarazadas y aquellas que han tenido otro hijo adicional. 1999). indicando que las madres con altas oportunidades de ganar dinero. por las opciones de trabajo de jornadas completas o de medias jornadas. que la edad del niño. si no se estaba trabajando durante el embarazo. que si el ingreso de la madre constituye una proporción significativa del ingreso total familiar. que aquellas que no las tienen. como un tema de “costo-beneficio”. señalan las autoras. son menos propensas a reincorporarse a este. para esto.UU. Postulábamos que la cantidad de familias. 12 . las autoras Smith y Bachu (1999). aludíamos a investigadores de CELADE. 4. están negativamente asociadas con el retorno de las mujeres al trabajo después del nacimiento de la hija o del hijo. sobre el particular.. señalando que si la mujer trabaja durante el embarazo.las autoras señalan el cambio en los salarios de estas mujeres. 1995. agregan que obviamente es más fácil regresar a un trabajo anterior que encontrar uno nuevo. son más propensas a retornar al trabajo. entregan apreciaciones sobre estudios atinentes. aquellas mujeres que dejan de trabajar en los inicios del embarazo. es más probable que regrese a este después del nacimiento de la criatura. CELADE. estas últimas. Por otra parte. (Smith y Bachu. Otro tanto estipulan las mismas autoras en relación a la continuidad de los trabajos originales. destacaba CELADE que de trece países para los que se contaba con información. Por otra parte y tras comentar en que condiciones y cuando trabajan las mujeres durante el embarazo en EE. Jefatura femenina de núcleo. las oportunidades de conseguir ingresos altos por parte del hombre y las altas tasas de desempleo. son más propensas a cambiar de espacio laboral. asegurando que 25 En Ramírez. que sindicaban este rasgo como una constante en el escenario de la región. pudiendo interpretarse esto.25 Así. Por último. familia y género. Señalan además. solo en Perú y Paraguay el porcentaje de hogares con jefatura femenina había disminuido levemente entre las décadas de 1980 y 1990.3.

postula la autora que en los países latinoamericanos estudiados. en los hogares con jefaturas femeninas.2. “Situación de la Mujer en Chile con una perspectiva de Género. al interior de las etapas del ciclo vital familiar. recurriendo a Arriagada. este fenómeno ha tendido a acrecentarse en la región latinoamericana y concretamente en nuestro país. en Valdés.7%). viudez. señala la autora. la necesidad de estudiar cómo se comportaba este. Para mayor información. fue preciso plantearse. incentivando a estudiarlo con mayor profundidad. 31. Resultados de la Encuesta CASEN 2006”. postulábamos que por migraciones. toda vez que si bien es cierto se asocia con pobreza y vulnerabilidad. ha continuado creciendo desde comienzos de los años noventa. En lo que a Chile se refiere y de acuerdo con las últimas mediciones CASEN. en casi un 30% (29. 24 26 13 . se observaba la tendencia a que la incidencia de la pobreza fuera mayor. pp. el año 2000 el porcentaje de mujeres jefas de hogar era de 23. que esta situación se ha constituido también en una opción para mujeres de quintiles más altos. señala Irma Arriagada en un trabajo posterior: “El número de hogares encabezados por mujeres (sea de jure o de facto). Aunque se alude a “jefatura de hogar” y no de “núcleo”. 27 Arriagada. así. este aumento es progresivo. (2005). según los países”27 Así mismo y consecuente con los objetivos de esta investigación. es una aproximación útil. rupturas matrimoniales o maternidad adolescente. para ascender el 2003 en 25. Dado el creciente aumento de este fenómeno. Así.pp.26 Así.hacia 1995 el porcentaje promedio de hogares con este tipo de jefatura. ver el documento de MIDEPLAN. hasta llegar a representar entre una cuarta y una tercera parte de los hogares. sobrepasaba a un quinto de las familias. Sobre el particular. esto no siempre es así.9 y culminar en la última medición del año 2006.

julio de 2008. 46 4. Gobierno de Chile.5 a 1.1 Etapa inicial Etapa I.4 15. 29 En CEPAL.1 20.y pasó de una transición demográfica incipiente.1% anual. pp.6 20 17. CELADE. Patricio Ríos Segovia. En solo 40 años. 24. “Ciclo Vital de la Familia y Género. expansión Etapa III.8 15 17.Envejecimiento y vulnerabilidad28 Refiriéndose a la realidad demográfica que vive hoy en día nuestro país. (2007). Cooperazione Italiana.7 12. profesional de la División Social. pp 23 30 Ibid. con una cúspide más ancha que su base. 14 . consolidación Etapa de estabilización Nido v acío 15. División Social. SENAMA.30 28 En la elaboración de este capítulo se contó con la importante colaboración del especialista.9 4.5 10 8.7 17.4. señala una fuente: “Chile se encuentra actualmente en una etapa avanzada de la transición demográfica. con respecto a la población total.de 2. UNFPA.Figura 2 Ciclo Vital de las Familias y Jefaturas de Núcleo CASEN 1990-2006 30 26. CASEN 1990-2006. Transformaciones en la Estructura Familiar en Chile.6 15. figura tomada de la investigación. pp.constitución Etapa II. teniendo como consecuencia que la clásica pirámide poblacional se desdibuja.9 5 0 Muj er 1990 Muj er 2006 Fuente: MIDEPLAN.7 25 27. el país redujo a más de la mitad su tasa de crecimiento poblacional. tendiendo incluso a invertirse. a una avanzada”29 Agrega la fuente citada que el envejecimiento demográfico se define como el aumento progresivo de la proporción de personas de 60 años y más. Departamento de Estudios. Encuesta CASEN 1990 y 2006.

a la expulsión de la población por los altos niveles de pobreza. sindica a Chile junto a Argentina. (2006). En el segundo caso. importantes implicancias. con lo que se ha denominado “postindustrialización”. se está viviendo una “segunda transición demográfica”. la que se caracteriza por el envejecimiento de la población. además de la diversidad de conformaciones y de estructuras familiares.Consecuencia de esto. advirtiéndose que en los países desarrollados. la disminución de las tasas de fecundidad. se produce también en los países de la región latinoamericana. destacando al respecto Valparaíso y la Araucanía. refiriéndose a una clasificación elaborada por CEPAL el año 2004 y a estimaciones posteriores de Naciones Unidas. En el primer caso. CELADE. reviste a juicio de la fuente citada.32 Sobre el particular. además de algunas naciones del Caribe. en materia de políticas sociales. Al respecto. 2007. a diferencia de otros que caen en la categoría de “moderado avanzados”. CEPAL. los cambios vividos por la población. “postmodernización” o “globalización”. 33 Tal constatación. que exigen replantear prioridades y objetivos. Cuba y Uruguay. 14 y 15. en la Araucanía. tal tendencia es mayor en algunas regiones. 31 32 Ver Herrera. tendencia que no se detiene llevando al aumento progresivo y creciente de las personas mayores de 60. se registran núcleos familiares con solo ancianos y niños y sin la generación intermedia. 31 Volviendo al caso de Chile y refiriéndonos al envejecimiento de la población. es que la población adulta mayor se duplica. es el concepto de “transición demográfica”. 26. “moderado” e “incipientes”. pp. se relacionan a juicio de una autora. Introducción. 2007. con bajos niveles de mortalidad en todas las edades y migración hacia y desde la región. se debe a la baja fecundidad. 33 OIT. como un país de “envejecimiento avanzado”. Lo inverso. Es así como. con la consecuente migración de los jóvenes y de los adultos en búsqueda de mejores posibilidades laborales. cit. una reciente publicación de la Organización Internacional del Trabajo. lo que en una fase más tardía. Op. pp. es lo que ocurre en las regiones extremas de Aysen y Antofagasta. 15 . Marco de referencia para la realidad que se vive en Chile y en la región latinoamericana.

Esto ha dado pié a importantes consideraciones en 16 .6 47.8% de mujeres. MIDEPLAN.4 52.8 18-29 50. solo el 43. en donde el sexo femenino representa el 56. así.7 30-44 47.2 45-59 47. aunque en el grupo etareo menor.8 0 a 17 18 a 29 30 a 44 45 a 59 60 y Más Fuente: División Social. 2006.3 49.2 48. podemos visualizar en el cuadro 1 y en la figura 3.2 50.4 43.3 49.2 52.8%.2 Fuente: División Social MIDEPLAN en base a Encuesta Casen 2006. lo que se manifiesta principalmente en el caso de las mujeres. que la proporción de adultos mayores.8 52.2 48. A fin de ilustrar lo aquí planteado en este marco de referencia específico y recurriendo a la información proporcionada por la encuesta CASEN.8 56. en base a la Encuesta CASEN. es decir de personas que cuentan con más de 60 años. hay un 51.8 47. que consigna a personas que tienen entre 0 y 17 años.6 60 y más 43. es significativa. Figura 3 Porcentaje de la población masculina y femenina por edad Hombre 51.2% y el masculino. esta realidad tiende a invertirse en el último grupo.8 56.Cuadro 1 Porcentaje de la población masculina y femenina por edad Tramos de edad Hombre Mujer 0-17 51.2 % de hombres contra un 48.7 Mujer 52.

sobre “feminización de la vejez”.6 11.2 de mujeres y solo a un 30.5 12. Un argumento más para confirmar el síndrome aludido.2 9. (2006). se mantiene entre los años 1990 y 2000. 17 . Porcentaje de personas de 60 años y más. aportando un nuevo antecedente para el argumento recién aludido. constatamos que el año 2006.9 11. a arrojar.2 12.3 13.5 10. un 34.7 10. El 10% y más.6 9.2 Total 10.9% de la totalidad de estos.9 11. constatamos que el peso relativo de los adultos mayores en el total de la población.2 11. “la dimensión de género en los sistemas de pensiones”.7% en el caso de los hombres. 34 Ver OIT. Mirada esta realidad por hogares y también desagregando por sexo.6% de hombres.7 Mujer 10.4 10.2 10. pp.1 10.2% en el caso de las mujeres y al 11. llegando esta última.2 11.6 10. sobre la población total Año 1990 1992 1994 1996 1998 2000 2003 2006 Sexo Hombre 9. lo que correspondía a un 45. cantidad que al desagregarla por sexo.8 11. para sufrir un aumento mayor en las mediciones 2003 y 2006.34 Cuadro 2 Peso relativo de los adultos mayores en el total de la población.3 9. de “feminización del proceso de envejecimiento”.0 Fuente: División Social MIDEPLAN en base a Encuesta Casen 1990 – 2006. 30 y 31.2 9. es decir el porcentaje de personas de más de 60 años y más sobre la población total. es creciente. ya que ante la inminente “feminización de la vejez” se ha acuñado lo que se ha denominado. abrigaban mayores de 60 años. corresponde al 14.4 14.materia de protección social.3 9. un total de 13%. En una perspectiva evolutiva y manteniéndonos en la información que nos proporcionan diversas mediciones de la encuesta CASEN.

6 30.viejos). solteras y viudas -Los que viven en instituciones -Los que están socialmente aislados -Los ancianos sin hijos -Los que cuentan con muy escasos recursos económicos35 Sin duda que esta enumeración alude alguna de las situaciones que viven los adultos mayores al interior de las categorías en análisis en este estudio. señala una reciente publicación editada en Buenos Aires.6 30.6 45.3 47. 35.3 48. sobretodo. pp. (2002). son entre otros. -Los que viven solos en una vivienda -Las mujeres ancianas.2 34. con menor capacidad de respuesta.2 2006 30.7 44. con vulnerabilidad. hogares o comunidades. Así. aquellos que poseen algunas de las siguientes características: -Los muy ancianos (los viejos.9 48.4 1998 25. ante cambios en el entorno”36 35 36 Ver Groba y Fustioni (2001). asociándose como ya se ha dejado entrever.9 1994 25.1 44. mayores de 80 años. que al analizar el grado de vulnerabilidad de una población.3 30. 18 .0 29.7 1996 25.9 Fuente: División Social MIDEPLAN en base a Encuesta Casen 1990 – 2006 Año Aún así. Así. debe tenerse en cuenta la edad.9 2000 26. la temática del envejecimiento. es considerada como una problemática emergente. “El enfoque de la vulnerabilidad. en la región latinoamericana y en nuestro país.5 1992 25. en relación a las etapas del ciclo vital de las familias.1 46. los autores nos recuerdan que. como una de las variables que históricamente fue tomada como referencia inmediata para medirla.Cuadro 3 Hogares con mayores de 60 años Sexo Total Hombre Mujer 1990 26. que tienen mayor probabilidad de ser afectados de forma negativa y. Continúan los autores señalando que los grupos de ancianos en situación de vulnerabilidad y riesgo.4 2003 26. refiriéndose al tema.0 31.6 29. alude a condiciones de los individuos.0 30.1 48. MIDEPLAN.

se señala que la “representación social” así denominada. Hernán Núñez. 10 y 11. al respecto.1. las actividades que puede realizar como persona. el ambiente físico. Así.Esto incentiva a preocuparse de este grupo. 9. familia y pobreza. las situaciones sociales y los recursos”40 Complementa esta información otra fuente. un núcleo familiar con la presencia de uno o más de sus miembros en situación de discapacidad. “Discapacidad en Chile. 39 Ibidem. desde el punto de vista de los planes programas y servicios sociales. “una interacción multidireccional entre la persona y el contexto socioambiental en el que se desenvuelve. acuñada en la Asamblea Mundial de la Salud realizada en mayo del año 2001. interviene como variable que condiciona la vulnerabilidad de un hogar o núcleo familiar. que no siempre proporcionan las oportunidades de desarrollo requeridas. Discapacidad. es de interés la definición que ya en los noventa.38 se presume que la discapacidad. acuñara la Organización Mundial de la Salud. En este contexto. Así.39 Así también. refiriéndose a la Resolución WHA 54/21. Es por ello. la discapacidad es considerada hoy en día. acentúa la probabilidad de que esa familia caiga en la pobreza. pp. es decir entre las funciones y estructuras alteradas del cuerpo. pp. su participación real en las mismas y las Especiales agradecimientos al profesional de la División Social. OMS. aclara que en la “Clasificación Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y la Salud” (CIF). 37 19 . “la resultante de la interacción entre la deficiencia de una persona y las variables ambientales que incluyen.Discapacidad y Vulnerabilidad37 4.5.5. que no sin razón. el que de acuerdo a los antecedentes demográficos y sociológicos ya comentados. sino por el grupo o comunidad en la cual esta persona está inserta. 4. FONADIS. 38 Gobierno de Chile.Pp. se contempla el problema de la discapacidad como. pasos hacia un modelo integral del funcionamiento humano”. 9 40 Ibidem. considerándola como. tiende a aumentar. no está determinada exclusivamente por las carencias objetivas que una persona puede tener. desde “una perspectiva ecológica” y no de manera aislada y descontextualizada. las personas con discapacidad fueron identificadas como un grupo “prioritario” o “vulnerable”. por sus aportes a esta sección. Sindicada como “un problema social”.

lo que la ha hecho más fluida. en el año 2006. pp. 10. en el sector informal de la economía. 41 42 Querejeta. que no lo eran. no pudiendo movilizar “el activo trabajo”. Es aquí entonces. según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). pp. según cuales sean las posibilidades y recursos humanos y materiales de los cuales este disponga. a diferencia del 3. más aun. se ubican en un 60%. no solo de las limitaciones funcionales de las personas. Por otra parte. 20 . de los apoyos disponibles en su contexto inmediato. un 10% de las personas del primer decil de ingresos eran discapacitadas. Gobierno de Chile y FONADIS.73. un cambio en la concepción de la discapacidad.(2003). sino también. entre el 80 y el 90% de las personas con discapacidad están desempleadas o no están integradas a la fuerza laboral. continua y cambiante dependiendo ahora. pudiendo condicionar el derrumbe definitivo o la rehabilitación de la persona discapacitada.42 Esto conlleva a lo que en el contexto metodológico de este estudio. A manera de ilustración y como se verá en la sección siguiente al referirnos a Chile.9% de las personas del décimo decil.41 Hay. ya que es un hecho empírico que la discapacidad es mucho más frecuente en hogares y núcleos que viven en la pobreza. que pueden actuar como barreras y ayudas”. quienes si pueden hacerlo. 2006. en donde el núcleo familiar juega un rol clave. de acuerdo con los estudiosos del tema.interacciones con los factores externos medioambientales. oficia de “variable dependiente”.

9 6 4. 2003.2.9% de la población total. 21 . 2006. La discapacidad en Chile.4. 2000. Figura 4 Personas con discapacidad.6% a un 6. 2000. 2006. y con una perspectiva comparativa y longitudinal. destaca el aumento en la incidencia de la discapacidad entre 2003 y 2006.3 4 3. 2003.119.2 2 0 1996 2000 Año 2003 2006 0 Fuente: Encuestas CASEN 1996. esta aumentó desde 562. de un 3. 1996. (%) 8 6. De acuerdo con la información CASEN 2006.035 personas discapacitadas en 2003 a 1. En términos absolutos.867 en el año 2006.6 5.5.

comparado con hogares donde del jefe era hombre (18.3%. Una vez más y con una perspectiva de género.337. del total de hogares del país (4.9%).8 23. cifra equivalente a un 20. 17.066). Esta situación es mas crítica en las personas mayores de 66 años.3% del total de hogares. existía un mayor porcentaje que presentaba algún miembro discapacitado (23. (2007). según sexo del jefe del hogar. un 14.6% a diferencia del 0.8%).3 Fuente: Encuesta CASEN 2006. sin embargo.694 presenta algún miembro discapacitado. versus 13. en el caso de los no discapacitados. 881. 22 .Figura 5 Hogares con algún miembro discapacitado.5%. 2006 (%) 30 25 20 15 10 5 0 Jefe hombre Jefe mujer Total 18. 17. En el 2006. En lo que se refiere a educación. MIDEPLAN. una preocupación especial hacia el grupo etareo de 16 a 20 años.9%. ya que el analfabetismo se presenta en un 18.3% de los no discapacitados43 43 Gobierno de Chile. se corrobora la preocupación por la situación de desmedro de la mujeres que lideran hogares y núcleos familiares. porcentaje que ascendía solo a un 2.9 20.8% de las personas discapacitadas declararon no saber leer ni escribir. En cuanto a los hogares con jefe mujer. PP. correspondiendo.

4 1.0 1.3% presentaba algún miembro con ceguera o dificultad visual.Figura 6 Hogares con algún miembro discapacitado Según tipo de discapacidad y sexo del jefe del hogar.1 5. Esto. 23 .1 8 6 4 2 0 10.1% tenía un miembro con dificultad física. baja escolaridad y pobreza.7 Ceguera o dificultad visual aún usando lentes (Hogar) Sordera o dificultad auditiva aúnusando audífonos (Hogar) Jefe hombre Jefe mujer Total hogares 6. Objetivos del estudio . se asocia con desocupación y precariedad en el empleo. porcentaje que bajaba a un 8. los siguientes objetivos: 5.7 0. se han generado tras estas reflexiones. pretendiéndose indagar sobre la relación viciosa o virtuosa entre “etapas del ciclo vital de la familia” y “vulnerabilidad”. a partir de la información aportada por la encuesta CASEN. en el año 2006. en esta medición de vulnerabilidad. lo que justifica plenamente la inclusión de esta variable.7 3.1 2.1 0.0 3.1 3.2 3. para los hogares con jefatura masculina. bajos ingresos. el fenómeno de la discapacidad. (Ver Figura 6). se acrecentaba en hogares con jefatura femenina.3 8.2 Mudez o Dificultad física y Dificultad mental dificultad en el / o movilidad o intelectual habla (Hogar) (Hogar) (Hogar) Dificultad psíquica o psiquiátrica (Hogar) Fuente: Encuesta CASEN 2006. 2006 (%) 12 10 8. analfabetismo. del año 2006.2 2. en tanto que un 6.8 0. En cuanto al tipo de discapacidad. Finalmente.Indagar las condiciones de vulnerabilidad sociodemográficas de las diversas etapas del ciclo de vida de las familias en relación al fenómeno de la pobreza. un 8.7% de los hogares del país incluía algún miembro con ceguera o dificultad visual.1%.7 7. toda vez que un 10.6 1. Así.

6. participación en el trabajo. cit.Identificar las etapas del ciclo vital de la familia que se asocian con un mayor riesgo de “vulnerabilidad”. Refiriéndose al diseño “correlacional”. 24 . entre otros. de la presencia de menores y de adolescentes o de adultos mayores. .2. jefatura femenina de núcleo. agregando que tales estudios. Metodología 6. entendida esta. corresponde ahora “hilar más fino”.Contribuir al diseño y rediseño de políticas sociales que “contribuyan a considerar a las familias como sujetos de riesgo y por ende como destinatarios de la protección social y no como sostén de la protección”.1. de discapacitados y discapacitadas. e incluye tanto a los núcleos hoy día pobres como aquellos que pueden serlo en el futuro. 63). Es un concepto dinámico y más amplio que la pobreza”46 De acuerdo con una de las fuentes consultadas.2. 2007.44 6. op.6. Es el caso. El metodólogo Roberto Hernández y colaboradores (1996).. como se relacionan o vinculan. propia de los procesos de 44 45 En Discurso de la Ministra Paula Quintana. formulando un diseño de investigación más exhaustivo a fin de ver si determinados fenómenos se asocian y si así fuera.. pp.Conceptualización y operacionalización 6.45 Superada una de las etapas en el análisis de la información en un estudio anterior. defiende la validez de los estudios exploratorios. de adultos y adultas mayores. cit. pp. postulando que todos ellos cumplen con el objetivo que los investigadores se plantean en determinados momentos. como la mayor incidencia de la pobreza.. (presencia de menores y adolescentes. Definiciones conceptuales: Vulnerabilidad: “Se refiere al riesgo de estar en pobreza. dificultades para utilizar el “activo trabajo” y jefaturas femeninas de núcleo.1. entre otras variables). este concepto es relativamente reciente y se relaciona con la mayor inestabilidad económica. descriptivos. miden las dos o más variables que se pretende ver si están o no relacionadas en los mismos sujetos y después se analiza la relación” (Op. los autores señalan que este tipo de estudios tiene como propósito medir el grado de relación que existe entre dos o más conceptos o variables. correlacionales y explicativos. niveles de ingreso y vulnerabilidad. 46 Larrañaga.Generalidades.

vulnerabilidad como. se indicaba que este enfoque. que no contribuye a fortalecer ni cuida sistemáticamente de sus ciudadanos. “ probabilidad de pobreza. se expresa de varias formas. superior a un determinado umbral” 47 Aludiendo a Busso (2001) profesionales de MIDEPLAN. “la capacidad de respuesta” que tendrán los individuos. sindicaban la “un proceso multidimensional que confluye en el riesgo o probabilidad del individuo. financieros. En cuanto a la “movilización de activos” son. se señalaba que la vulnerabilidad se basa en la relación entre un “interior” y un “exterior” o entorno. indicando que. 49 Ibid. En “Síntesis de los principales enfoques. humanos (capital humano) y sociales (capital social). 34. pp. pp. como inseguridad permanente que paraliza. hogares y comunidades. Ibid. frente a las contingencias del entorno económico. social y físico. “La vulnerabilidad social de sujetos y colectivos de población. aunque la medición de este fenómeno aun es insipiente se le asocia con. para aprovechar el conjunto de oportunidades que se les presenta. ya sea como fragilidad o indefensión ante cambios originados en el entorno. pp. Estos. son en general. Finalmente y en relación a los activos. el Estado y la Sociedad a los individuos. se destacaba que estos pueden ser: físicos. incapacita y desmotiva la posibilidad de pensar estrategias y actuar a futuro. métodos y estrategias para la superación de la pobreza” MIDEPLAN. para lograr mejores niveles de bienestar”.49| De allí que. que presenta riesgos. hogares y comunidades. 34 48 47 25 . como el desamparo institucional desde el Estado. hogar o comunidad de ser herido. Por otra parte. Así. suponía tres componentes: -Los activos -Las estrategias de uso de tales activos -El conjunto de oportunidades que ofrece el Mercado.globalización y liberalización de las economías. como debilidad interna para afrontar concretamente los cambios necesarios del individuo o un hogar. lesionado o dañado ante cambios o permanencias de situaciones externas y/o internas”48 Continuaba la referencia.

“estrategias adaptativas, defensivas u ofensivas a cambios, en el conjunto de oportunidades y tienen como objetivo, fortalecer la cantidad, calidad y diversidad de activos disponibles, para acceder en forma distinta a las oportunidades que ofrece el entorno”50 En general, los menos favorecidos frente a esta movilización de activos, son los pobres. Ya se ha dicho, que la noción de vulnerabilidad es multidimensional, toda vez que como lo señala la fuente citada, se refiere a diversos planos del bienestar, como son lo económico, lo ambiental, lo físico, lo financiero, humano y lo social.51 Finalmente, cabe destacar que el enfoque de la vulnerabilidad, “hace referencia a las condiciones de los individuos, hogares y comunidades, que tienen mayor probabilidad de ser afectados de forma negativa y con menor capacidad de respuesta ante cambios en el entorno”52 Ante la inminente vulnerabilidad de estos actores en el contexto de globalización ya descrito, es que los gobiernos se han visto impelidos a diseñar los denominados “sistemas de protección social”, los que justamente, más allá de la focalización en estratos pobres y extremadamente pobres, pretenden cubrir, con una perspectiva más dinámica y comprehensiva, a segmentos mayores de la realidad social, proclives a ser víctimas de los embates y fluctuaciones de las crisis del mercado y de otros eventos de corte físico o ambiental, como son entre otros, las catástrofes naturales.

6.2.2. Operacionalización de la variable independiente A partir de las orientaciones brindadas por los autores consultados y al igual que en el estudio exploratorio- descriptivo ya aludido,53 se procedió a ordenar los núcleos familiares del año 1990 y 2006, de acuerdo con las categorías alusivas a las diversas etapas del ciclo de vida de las familias. Sin embargo, en esta nueva clasificación, se generaron tres nuevas categorías; esto, a fin de considerar los núcleos “unipersonales”, realidad que hipotéticamente hoy en día, nos parecía relevante; así también, el abordar el núcleo “unipersonal mayor”, nos permitirá conocer la realidad de las personas con
50 51

Ibid. pp. 34. Ibid. pp.34. 52 Ibid.pp.35 53 Nos referimos al Estudio, “Ciclo Vital de la Familia y Género”, MIDEPLAN, 2008.

26

más de 60 años, grupo etáreo susceptible de ser considerado como proclive a la vulnerabilidad. Los resultados pueden visualizarse en el cuadro siguiente:

Cuadro 4 Distribución relativa de las etapas del ciclo vital de la familia, 1990 y 2006
Etapas del ciclo vital de la familia Año 1990 N Año 2006 N 118.724 547.031

% 2,5 16,5

% 2,2 10,2

Etapa inicial pareja joven sin hijos donde la jefa de hogar o cónyuge, es menor de 36 años. 97.391 Etapa I de constitución de familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa, tiene menos de 6 años. 639.158 +Etapa II de expansión o crecimiento de la familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa tiene entre 6 y 14 años. 827.416 Etapa III de consolidación de la familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa, tiene entre 15 y 24 años. 900.127 Etapa IV de estabilización de la familia y salida núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa que vive en la casa, tiene más de 24 años. 471.718 Etapa del nido vacío pareja adulta, donde la cónyuge es mayor de 35 años y no tienen hijos que vivan con ellos. 349.699 Unipersonal adulto; únicamente el jefe o jefa, menor de 60 años 109.057 Unipersonal mayor; únicamente el jefe o jefa, de 60 años o más. 114.777 Sin núcleo; jefe sin pareja ni hijos y con otros familiares o no familiares. 359.865 Total 3.869.208 Fuente: MIDEPLAN, División Social. Encuesta CASEN 1990-2006

21,4 23,3

1.022.761 1.330.862

19,1 24,9

12,2 9,0 2,8 3,0 9,3 100,0

801.936 608.755 174.886 206.247 536.350 5.347.552

15,0 11,4 3,3 3,9 10,0 100,0

En relación a la evolución de los núcleos familiares entre las mediciones 1990 y 2006, cabe destacar: - En la etapa de “constitución de la familia”, es decir en los núcleos en donde el hijo mayor del jefe o jefa tiene menos de 6 años, la diferencia es significativa, toda vez que en 1990 había un 16,5% de núcleos en esa situación lo que disminuyó a un 10,2% en el 2006. -En la etapa de “consolidación de la familia” es decir cuando el hijo mayor del jefe o jefa tiene entre 15 y 24 años, hay una proporción mayor en la medición 2006 (24,3% contra 23,3% de 1990), lo que podría atribuirse a una mayor permanencia de los jóvenes en el hogar y a una salida más tardía, pudiendo asociarse con la mayor permanencia de los

27

adolescentes y jóvenes en el sistema educacional y con una incorporación temprana de ellos en los noventa, al mundo laboral en los noventa. -Los jefes o jefas mayores de 60 años que viven solos (unipersonal mayor), son en ambas mediciones, poco significativos (3,0% en 1990 y 3,9% en 2006), sin por ellos dejar de interesar como subgrupo potencialmente vulnerable y susceptible de atención, en materia de protección social.

28

menor de 60 años Unipersonal mayor. División Social.7% 68399 3. es menor de 36 Etapa I de constitución de familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa.0% Fuente: MIDEPLAN. Etapa II de expansión o crecimiento de la familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa tiene entre 6 y 14 años. Resultados de la investigación 7.0% 540356 15.3% 100.0% Total Recuento 118724 % col.6% 608755 11.1% 939978 27. Total Recuento 99418 % col. Sin núcleo. 1.4% 107454 3. Ciclo vital de la familia y jefatura de núcleo.9% 241216 12.5% 174886 3. Unipersonal adulto.1% 67432 3. por sexo del jefe de núcleo. jefe sin pareja ni hijos y con otros familiares o no familiares.3% 390884 20. Encuesta CASEN 2006 29 .1.1% 801936 15.7% 547031 10.9% 216812 3446555 6.2% 688778 20.0% 100. de 60 años o más. 2.1. Etapa III de consolidación de la familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa. 2006 Sexo Hombre Etapas del ciclo vital de la familia Etapa inicial pareja joven sin hijos donde la jefa de hogar o cónyuge.0% 135601 7. únicamente el jefe o jefa.6% 1330862 24.2% 305815 8. tiene entre 15 y 24 años.6% 1022761 19. tiene más de 24 años.1.8% 100.7.0% 333983 17.3% 70646 2.9% Mujer Recuento 19306 % col.0% 536350 5347552 10.9% 477298 13. 7. 2. Etapa del nido vacío pareja adulta. Ciclo vital de la familia y envejecimiento.1% 206247 3.0% 319538 1900997 16. únicamente el jefe o jefa. Etapa IV de estabilización de la familia y salida núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa que vive en la casa. Las adultas mayores que viven solas. Cuadro 5 Distribución relativa de las etapas del ciclo vital de la familia. tiene menos de 6 años. donde la cónyuge es mayor de 35 años y no tienen hijos que vivan con ellos.8% 324638 17.

Mayor es la diferencia en la etapa “sin núcleo”.Independiente de los ya descrito en relación a la realidad de las jefas de núcleo en el estudio anterior. pp. 54 Ver. entre “las jefas y los jefes sin pareja ni hijos que viven con otros familiares o no familiares” (16. hay un 7. con una perspectiva de género. Ramírez y Pizarro.1% de jefas mujeres. contra un 6. Jiménez. esto alerta sin embargo en relación al necesario perfeccionamiento de las políticas sociales de este grupo etáreo.8% en el caso de las mujeres. el que en la etapa del ciclo vital que abriga núcleos caracterizados por ser “unipersonal mayores”. es decir únicamente con jefe o jefa de 60 años o más. MIDEPLAN (2008 ). por aquellas mujeres que se encuentran en esta situación. en especial para las adultas mayores de los primeros quintiles de ingreso. contra un 2.0% de jefes hombres. lo que también indica la necesidad de preocuparse.54 llama la atención en esta nueva operacionalización de la variable independiente. 22 30 . en cuanto a la “feminización del envejecimiento”. Pudiendo atribuirse esto simplemente a razones demográficas. es decir a una mayor esperanza de vida de las mujeres.3% de los jefes hombres). correspondiendo recordar lo estipulado en el marco de referencia específico.

es menor de 36 años. únicamente el jefe o jefa. Etapa III de consolidación de la familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa.9% 1330862 24. Total Recuento 111088 % col. Etapa I de constitución de familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa. únicamente el jefe o jefa. de 60 años o más. Encuesta CASEN 2006 31 .2.9% 608755 11.4% 150855 3. Etapa II de expansión o crecimiento de la familia núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa tiene entre 6 y 14 años.0% Fuente: MIDEPLAN. donde la cónyuge es mayor de 35 años y no tienen hijos que vivan con ellos. 2006 Zona Urbano Ciclo de vida de la familia Etapa inicial pareja joven sin hijos donde la jefa de hogar o cónyuge.2% 893218 19. por zona urbana o rural.1.0% 52323 675175 7. ¿Los adultos mayores se quedan en el campo? Cuadro 6 Distribución relativa de las etapas del ciclo vital de la familia.7% 33534 5. Sin núcleo. División Social. Etapa del nido vacío pareja adulta.6% 174886 3. jefe sin pareja ni hijos y con otros familiares o no familiares.0% 206247 3. 2.0% 100. tiene entre 15 y 24 años.7% 547031 10. 1.9% 801936 15. 2.0% 100934 14.7% 100.0% 536350 5347552 10. Etapa IV de estabilización de la familia y salida núcleos donde el hijo mayor del jefe o jefa que vive en la casa. Ciclo vital de la familia y zona urbana o rural.3% 172713 3.2% 24031 3.4% 100.1% 129543 19.1% 1169619 25.2% 481502 10. CASEN.3% 65529 9.4% Rural Recuento 7636 % col.0% 508353 10.1% Total Recuento 118724 % col.2% 1022761 19.9% 484027 4672377 10.7. Unipersonal adulto.9% 100402 14.9% 701002 15.0% 161243 23. menor de 60 años Unipersonal mayor. tiene menos de 6 años. tiene más de 24 años.

individual o compartida con personas de su generación.Aunque la diferencia es pequeña.4% de ese subtotal. que viven con otros familiares o no familiares y que no constituyen núcleos. contra un 7. 32 . podría afirmarse que en general los adultos mayores “se quedan en el campo”. han asumido en nuestro país. así contra un 3.7% de hogares urbanos “unipersonales mayores”. Sería de interés revisar esta cantidad a la luz de la variable etarea.7% del subtotal perteneciente a zonas rurales. se registra un 5% en zonas rurales. hay mayor “presencia urbana” de los jefes sin pareja ni hijos. ya que podría hipotetizarse que esta cantidad corresponde a jóvenes del quinto quintil. el modelo de conducta de la habitación independiente. además de cruzarla con quintiles de ingreso. Por otra parte. ya que representan un 10. que al igual que en los países industrializados.

. (2004).2% 145317 30.0% Fuente: MIDEPLAN.0% 5312894 100.0% 1. aquella en la 33 .5% 3. División Social. .2% 746227 15.7% 8. es decir.8% 1022071 19.7. quien señala que las etapas en donde la tasa de dependencia es mayor son aquellas en la cuales se puede presumir mayor vulnerabilidad.5% 4.9% 12. los estudios en este tema. 2.7% 608732 172993 205598 505913 11. constatamos de nuevo. Barquero y Trejos.1% 7731 4904 2543 13404 5.4% No pobre Recuento 113429 463067 % col.3% 3.0% 11235 7. Encuesta CASEN 2006 A la luz del enfoque de la “vulnerabilidad” y recurriendo a lo expresado por los autores ya citados.8% 13.6% 142907 29.3% .4% Pobre no indigente Recuento 3880 64953 % col.3% 1. adultos y adultas mayores Cuadro 7 Distribución relativa de las etapas del ciclo vital de la familia.0% 4680980 100.3. Sin núcleo.6% 44438 9. Unipersonal mayor.2% 3.0% 567226 161799 199596 453722 12. CASEN 2006.5% 148108 100.9% Recuento 118715 546354 % col.3% Total 46729 31.7% 9.1% 3. pretenden identificar a los grupos de mayor riesgo.1. que es en la “etapa de expansión o crecimiento de la familia”. por niveles de pobreza.4% 9. así.0% 1143479 24.4% 1330618 25. Situación de indigencia o pobreza Indigente Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilización de la familia y salida Etapa del nido vacío Unipersonal adulto.0% 483806 100. Pobreza.1% 33775 6290 3459 38787 7. coincidiendo también con Arriagada (1997). jefe Total Recuento 1406 18334 % col.2% 10.9% 801900 15.2% 41822 28. 2.3% 9.5% 832435 17.9% 9.

Hacia una Medición más Exhaustiva 7. toda vez que concentran un 9.cual el hijo mayor del jefe o jefa tiene entre 6 y 14 años.5%). ya que en el primer caso.0% de pobreza). como se construyó un índice que combinó diversas variables. Fue así. intervienen en la “vulnerabilidad”. se registró solo un 1.6%) y de pobreza (29. las que a nuestro entender y de acuerdo con el marco de referencia específico sintetizado en el capítulo correspondiente.Ciclo vital de la Familia y Vulnerabilidad. como la probabilidad de caer en la pobreza (Larrañaga.7%. que corresponde a la que el hijo mayor del jefe o jefa tiene entre 15 y 24 años (28. se procedió a definir indicadores que según los expertos y expertas en la materia. “intervienen” en la vulnerabilidad. registrándose una situación parecida en la “etapa de consolidación de la familia”.2. 34 . El desafío de la Construcción de un Índice Consecuente con lo estipulado en el marco de referencia y en el diseño de este estudio. Contra lo que esperábamos. no acusaron altos porcentajes de indigencia y de pobreza. la situación de los “sin núcleo. entendida esta fundamentalmente.7% y en el caso de los pobres no indigentes. Preocupa sin embrago. con jefe o jefa sin pareja ni hijos” que viven con otros familiares o no familiares. los hogares “unipersonales mayores” es decir. aquellos que abrigan únicamente a un jefe o jefa.2% de indigencia y 30. 7. la que presenta un mayor % de indigencia (31. un 0.0% de pobres. mayor de 60 años.1% de indigentes y un 8.1. 2007).2.

. 35 ...Empleo del jefe(a) de núcleo 6...Presencia de dependientes del jefe de núcleo 8.. I vul puede tomar valores de 1 a 8.Cuadro 8 Índice de Vulnerabilidad.Zona donde vive el jefe(a) del núcleo 5. CASEN 2006 Variables (i) 1... 4° y 5° quintil = 0 (Qaut) 1° y 2° quintil = 1 Edad No tiene dependientes(2) = 0 (1): cuenta los menores con Tiene dependientes(1) = 1 17 años y menos (2): cuenta los menores con 18 años y más (hasta 24años) Ta1 No tiene personas discapacitadas(2) = 0 (1): cuenta las personas Si tiene personas discapacitadas(1) = 1 que presentan alguna discapacidad (2): cuenta las personas que no presentan discapacidad Referencia PC02=1 Donde 8 I vul = ∑y i =1 i .Edad del Jefe(a) del núcleo 3.Presencia de personas discapacitadas en el núcleo Puntaje Hombre = 0 Mujer = 1 Edad(años cumplidos) Menores de 60 años = 0 60 y más años = 1 Años de Escolaridad (ESC) 12 y más años = 0 Menos de 12 años = 1 Zona Urbano = 0 Rural = 1 Condición de Actividad Pertenece a la Fuerza de Trabajo=0 (ACTIV) No Pertenece a la Fuerza de Trabajo= 1 Ingreso autónomo del 3°.Jefatura Jefe(a) del núcleo 2.Ingresos del Hogar al cual pertenece el núcleo 7.Educación del Jefe(a) del núcleo 4.

5 64.0 56.2 872.2 310.7 266.0 1.117 16.457 23.038 6.081 22.2 200.498 2. el más alto porcentaje de “no vulnerables”. Barquero.594 Efectivamente y de acuerdo con la operacionalización del índice recién visualizado en el cuadro 8.7 2 N % 13. se trata de parejas jóvenes.755 100.934 15.078 22.0 179. invitándonos a indagar que ocurre con el resto de los núcleos de la muestra y con las variables desagregadas que lo constituyeron.1 105.2 7 N % 8 N % Total N % 118.044 15.7 1 N % 34.312 6.330. los “núcleos” “unipersonales adultos”.031 100. nos permite afirmar que se trata de un índice consistente desde el punto de vista metodológico.4 83. Podemos asegurar entonces.1 84.3 19.8 12.9 56.424 % 1.3 13.1 1.3 96.4 77 0.4 7.714 1.022.1 536.158 1.6 44.1 0.707 12. sin dependientes.457 344.207 26.9 2.862 100.581 29.761 100.9 62.0 108.960 9.9 52.1 8.209 23. es decir. Al interior de esta situación y coherente con el marco de referencia discutido en páginas anteriores.169 81.1 801.1 225.1 408 1.1% de esta escala decreciente.405 0.350 100.247 100.6 119.0 0.578 19.0 174.594 27. 55 Recordamos lo estipulado por Arriagada (1997) y (2005).025 24.434 51.3 1.284 17.6 10.275 20.139 28.3 39.3 481.074 3.578 14.251 17.3 44.886 100.407 153.893 0.0 8.442 19.496 17.149 23.452 21.648 5.5 1.936 100.443 45.3 3 N 7.3 127.509 39.0 151.2 151 0.0 106. según las etapas del Ciclo Vital de la Familia Indice de Vulnerabilidad 0 Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N % 61.940 15. es menor de 36 años.4%.9 5. 55 Le siguen en esta situación de “no vulnerabilidad”.153 22.3 1.5 608 0.4 28.2 12.388 11. con un 25. que constituyen el estrato de los “sin núcleo”.234 4.1 132.051 514 20.552 100.6 324.754 6.085.0 547.2 160. para continuar con el 12.134.676 21.531 22.0 1. correspondiente a aquellos jefes o jefas.0 0.7 1.833 35.1 0.3 9.0 6 N 39 11.0 608. (2004) y Retamoso (2000). sin pareja ni hijos. aunque con otros familiares o no familiares.2 5 N 428 % 0.403 0.0 24.724 100.509 32.094 30. que solo esta pequeña descripción. solo un 6. un total de 324.0 163.347. en cuanto a la mayor vulnerabilidad en los hogares y núcleos en los cuales hay dependientes. corresponde a aquellos que se encuentran en la etapa inicial del ciclo vital.430 % 6.7 2.493 3.7 128.039 % 0.441 25.134 9.9 15.0 5.927 53.2 5.1 153.8 75.057 0.9 308.631 293.201 14.270 23.1 51. 36 .2 83.254 20.296 15.5 6.Cuadro 9 Distribución del Índice de Vulnerabilidad.613 9.614 4.3 4 N 1.0 1.1% de la muestra.615 21.6 2. no son vulnerables.4 90.164 129.0 1.0 206.574 8.1 62.728 25.2 1.038 núcleos.047 22.221 19.749 15.4 2. donde la jefa de hogar o cónyuge. y como puede apreciarse en el cuadro 9.9 3.0 2.240.0 64. sin hijos y por ende.

2.886 206.724 547.5 88.3 40.356 107.298 540.9 67.2.755 174.399 67.7 55.936 608. Visión Desagregada de los Indicadores que intervienen en la variable Vulnerabilidad. ya que se trata de mujeres que detentan esta condición.0 100. el 44. en el primer caso.552 % 100.8 61.216 333.778 939.1 32.884 324.247 536.306 241.646 216. toda vez que son mujeres cuyo hijo o hija mayor.0 100.538 1.900. se concentra fundamentalmente en los núcleos “unipersonales mayores” (65.983 390.5 Total N 118. Preocupa también.4 34. lo que alerta en relación a la situación de estos segmentos de la muestra.978 477.0 100.638 68.4 64.330.1% de las jefas de núcleo que se encuentran en la etapa de “constitución de las familias”. tiene menos de 6 años. División Social.761 1. Cuadro 10 Distribución del sexo del jefe o jefa del núcleo familiar Sexo jefe familia Hombre Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N 99. Encuesta CASEN 2006 En términos generales.4 40. deberían ser vulnerables.0 100.7 29.6 59.3 70.997 % 16.3 44.0 100.601 319. de mujeres que no cuentan con un núcleo que las sustente en caso de vivir situaciones de emergencia.031 1.555 % 83.7.6%).022.418 305. se trata de “personas mayores” y en el segundo.0 100. Esto.7 59.5 11.347.446.0 100.6 65. 37 .454 70.432 135.815 688.812 3.0 100.6 35.2 38.862 801.0 Fuente: MIDEPLAN.5 Mujer N 19. un 35.7%) y “sin núcleo” (59.350 5.5% del total de jefas de núcleo.0 100.

esta asciende a un valor de 4. merece también preocupación. en ambos casos. La etapa IV de “estabilidad o de estabilización de la familia y salida”. ya que la media alcanza también a 4 puntos. División Social. Encuesta CASEN 2006 Lo recién descrito en términos porcentuales. por sexo del jefe o jefa de núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad Sexo jefe familia Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Hombre 1 2 2 2 2 3 1 3 2 2 Mujer 2 3 3 3 4 4 2 4 3 3 Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN. es coherente con la distribución de la media del índice de vulnerabilidad por sexo del jefe o jefa del núcleo familiar. en lo que se refiere a las “adultas mayores que viven solas” y en la etapa del “nido vacío” ya que en el caso de las mujeres jefas.Cuadro 11 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad. 38 .

4 4 4 Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN.761 1.936 608.3 0.0 100.2 45.011.0 39.330.0 100.0 0. este es también considerable.886 0 324.347.724 547.350 5.8 54.552 % 100.016.Cuadro 12 Distribución de la edad del jefe o jefa del núcleo familiar Edad jefe familia menores de 60 años Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N 118.0 100. División Social.384 1.0 60.126 0 206.9 Total N 118.6 75.327 364.0 Fuente: MIDEPLAN.495 1.0 100.067 1.535 437.240.232 235.4 24.9 98.694 90.6 61.629 174.0 100.022.0 99. 4 4 4 4 4 .9 93.0 100.0 100.7 100. Encuesta CASEN 2006 En cuanto al peso de la variable edad como predictor de mayor vulnerabilidad.1 6.1 60 y más años N 0 647 11.247 536.448 % 0. División Social.0 100.4 38. ya que además de que la “etapa del nido vacío” registra un 39 . Encuesta CASEN 2006 Cuadro 13 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad por edad del jefe o jefa de núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad Edad en años del jefe de famila Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total menores de 60 años 1 3 3 2 2 2 1 . 2 2 60 y más años .724 546.247 211.704 373.1 1.0 100.755 174.031 1.862 801.331.855 4.0 0.104 % 100.0 100.886 206.

672 445. así.6%).331.243 162. Encuesta CASEN 2006 40 .6 46. División Social. Encuesta CASEN 2006 Cuadro 15 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad por años de escolaridad del jefe o jefa de núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total 12 y mas años 0 2 2 2 2 1 1 3 1 2 Media Años de escolaridad del jefe(a) de familia menos de 12 años 2 4 4 3 4 3 2 4 4 3 Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN. la edad del jefe o jefa.256 2.1 58.226 312. es predictor de vulnerabilidad.220 1.449 169.019. a la “etapa inicial” y a aquella de núcleos “unipersonales adultos”.0 100.860 221.098 % 100.0 100.710 422.9 41.922 376. (ver Cuadro 12).761 206.082 2.3 69.7 54.0 100.5 17. libera solo del valor 4.312 36.325.5 45.9 41.7 30.034 79.0 100.141 569.036 713.5 54.648 1.5 82.901.8 71. ocurriendo algo semejante con la etapa de “estabilización de la familia o salida” ( 54.0 Fuente: MIDEPLAN.612 612.034 545.3 45.1 58.528 231.429. Cuadro 14 Distribución de los años de escolaridad del jefe o jefa del núcleo familiar Años de escolaridad del jefe de familia 12 y mas años Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N 95.0 100.338 5.4 Total N 118.0 100.0 100.669 800.9 26.462 % 81. la distribución de la media visualizada en el cuadro 13.636 % 18.112 168.086 533.393 95.4 53.0 100.1 73.porcentaje importante (61.2 28.510 597.6 menos de 12 años N 22.427 174. en casi todas los estadios evolutivos.0 100. División Social.915 607.3%).

169.6 88.0 100.901. del 58.5 86.0 100.0 100.031 1. la distribución de la media del índice de vulnerabilidad por años de escolaridad.0 100.552 % 100.022.353 150. a los cuales pertenecen los jefes o jefas. alcanza también a 4 puntos. además de los jefes o jefas que tienen hijos menores de seis años y entre 6 y 14.502 893. Como era de esperar y por razones etareas.347. División Social.5 13.5% de aquellos y aquellas que no tienen núcleo.330. lo que equivale a un total de 2.934 100.0 100.350 5.529 129.1%. esto se acrecienta en la etapa que concentra núcleos “unipersonales mayores”.7 12.7 90.6 % núcleos “rurales”.9 87. Los ya mencionados.636 jefes de núcleo.761 1. una vez más.6 16.027 4.5%) y los 41 .3 9. situación que también puede explicarse por la variable edad. siendo importante también la realidad en términos porcentuales.3 87.0 100.Más del 50% de los jefes o jefas de núcleo (54.243 100.4 83.323 675.755 174. cabe destacar que del total de 12.855 172.862 801.3 83.002 508.534 52.4 12. ya que como lo señala el cuadro 15. acusan tener menos de 12 años de escolaridad.0 100.543 161. es decir.6 Total N 118. son también significativos (73. los hace más vulnerables y menos aptos para potenciar el “activo trabajo”.0 Fuente: MIDEPLAN.3%).886 206.724 547. ocurriendo algo semejante con aquellos jefes o jefas que se encuentran en la etapa de “estabilización y salida”.0 100.672.713 484.0 12.377 % 93.619 701.936 608. lo que en este mundo globalizado y competitivo. (71.0 100.402 24. son también vulnerables desde este punto de vista.218 1. Encuesta CASEN 2006 Considerando la zona de residencia como variable que incide en la vulnerabilidad.088 481.175 % 6.2 87.031 33. Los “nidos vacíos”.4%).0 87. cuando el hijo mayor.7 16.1%).8 12.1 12. alcanzando a un 82. Cuadro 16 Distribución de la zona a la cual pertenece el jefe o jefa del núcleo familiar Zona a la cual pertenece el jefe de familia Urbano Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N 111.247 536. el más alto porcentaje lo registran. tiene más de 24 años.4 Rural N 7. el “nido vacío” (16.636 65.

(16. arroja una media de 4. Cuadro 17 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad por zona de residencia del núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad Zona a la cual pertenece el jefe de familia Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Urbano 1 2 2 2 3 3 1 4 3 2 Rural 2 4 4 4 5 4 3 5 4 4 Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN. el que registra una media de 5 puntos. así también la “etapa del nido vacío”. toda vez que es el estrato “unipersonal mayor”. División Social.“unipersonal mayores”. es coincidente con lo ya planteado. en cuanto a que “los adultos mayores tienden a permanecer en la zona rural”. es decir aquella en la cual el hijo mayor del jefe o jefa que vive en la casa. La etapa de “estabilización de la familia y salida”. acusa también una media de 5 puntos.3%) Esto reitera lo que se expresara en los capítulos descriptivos de este estudio y de la investigación anterior que lo iluminara. requiriendo de un análisis más específico. junto a los estadios que consignan dependientes niños y adolescentes. tiene más de 24 años. Encuesta CASEN 2006 La distribución de la media del índice de vulnerabilidad por zona de residencia del núcleo familiar. pudiendo atribuirse también a la variable edad. 42 .

453 % 6.086 3.8 No Pertenece a la Fuerza de Trabajo N 7.9 25.223 222.761 1.643 154.213 918. Encuesta CASEN 2006 Cuadro 19 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad por condición de actividad del jefe o jefa de núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad Condición de actividad del jefe de familia Pertenece a la Fuerza No Pertenece a la de Trabajo Fuerza de Trabajo 1 2 2 2 2 2 1 3 2 2 3 4 4 4 4 4 3 4 4 4 Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN.024 314.243 52.8 41. División Social.8 45.5 89.278 434.173. 43 .6 73.947.944 439.0 100. División Social.273 150.918 % 100.247 536.Cuadro 18 Distribución de la condición de actividad del jefe o jefa del núcleo familiar Condición de actividad del jefe de familia Pertenece a la Fuerza de Trabajo Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N 111.247 1.2 54.5 10.724 546.918 362.755 174.330.3 20.936 608.0 100.2 58.8 58.0 100.2 Total N 118. pertenecen a la fuerza laboral y solo un 6.333 5.0 100.627 254.7 % de los jefes o jefas (111.465 % 93.201 104.0 100.414 1.7 79.886 206. Encuesta CASEN 2006 Efectivamente.0 100.278 personas).666 156.2 11. un 93.346.446 112.2 85.4 26.0 100. de la “etapa inicial”.8 88.8 14. (ver cuadro 18).095 1.022.482 24.862 801.399.2 41.0 100.3% no pertenecen.0 100.309 354.0 Fuente: MIDEPLAN.1 74.

ambas distribuciones de la media del índice de vulnerabilidad en análisis. toda vez que registrábamos un 88.598 505.346 143. son determinantes. las relaciones de dependencia potencial en el interior de una familia.715 546.0 52.600 268. cuadro 6.618 801.106 287. participando activamente en el mundo laboral.7 60.354 1.4 33.018 533. Tal cifra. que poseen las personas y las familias para desempeñarse en sociedad.siendo por consiguiente.5 61. Pp. 2008).6 66.790 % 81.762 143. es acorde con el marco de referencia y con los hallazgos de la investigación descriptiva anterior llevada a cabo en el Departamento de Estudios de la División Social de este ministerio.9 45. recordamos una vez más lo estipulado por autores que iluminaran el marco de referencia de ambos estudios.0 47.732 172.098. (MIDEPLAN. ya que un 85.073 372.56 Sin menores dependientes.0 100.727 727. Siendo uno de los aspectos básicos que componen el capital familiar para el trabajo o activo trabajo.3 51.0 41.0 100. Cuadro 20 Distribución de los quintiles del ingreso del núcleo familiar Qaut asociado al hogar del jefe de familia Qaut 3°_4°_5° del hogar jefe familia Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N 96. “vulnerables”. pp.0 100.609 258.022.0 100.403 2. alcanzan a solo 3 puntos.273 202.1 54.913 5.900 608.993 205. Encuesta CASEN 2006 56 57 Ver.2 83.0 100.5 38.104 % 19.0 58.9 30.071 1.344 603.9% pertenecen a la fuerza de trabajo y como lo señala el cuadro 19.0 100.214.923 491. Retamoso.0 100.827 236.8 16.0 100.3 40.7% de los hombres jefes de hogar y un 81.9% de las jefas.386 29.57 Algo semejante ocurre con la etapa “unipersonal adulto”. Cit.330. los jefes y jefas que se encontraban en ese estado evolutivo. a diferencia del resto de las etapas que arrojan puntaje 4. 29 del Estudio “Ciclo Vital de la familia y Género”.0 Fuente: MIDEPLAN.0 100.7 48.325 303.7 Total N 118. op.894 % 100.431 530. División Social.312.510 3. no eran teóricamente vulnerables.1 69. es el principal activo. en cuanto a que el trabajo. 121 44 .231 62.3 Qaut 1°_2° del hogar jefe familia N 22.

En esta lógica y como puede visualizarse en el cuadro 20. serían vulnerables y quienes pertenecieran al tercero. cuando hay dependientes menores y adolescentes. División Social. cuando hay menores dependientes y en el caso del “nido vacío” (4 puntos).4%). 45 . corresponde reflexionar en torno a la presunta “edad” de quienes ya no tienen hijos a su lado y como ya se ha comentado.8%) y en el segmento que congrega a los “sin núcleo”(40%). En relación a estas últimas constataciones. siendo también importante. siendo relevante también lo que ocurre en el “nido vacío”.Cuadro 21 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad por quintil de ingreso autónomo del jefe o jefa de núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad Qaut asociado al Hogar del jefe de familia Qaut 3°_4°_5° del Qaut 1°_2° del hogar del jefe de hogar del jefe de 0 2 2 2 2 2 1 4 2 2 2 4 3 3 4 4 3 5 4 4 Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN. cuarto y quinto quintil no lo serían.3%. en las etapas de “constitución”. es cuando se registran los más altos porcentajes de personas pertenecientes a los dos primeros quintiles de ingreso. (47. a la soledad frente a situaciones de catástrofes económicas y climáticas de quienes carecen de núcleo. es decir.9% y45.(38. de “expansión” y de “consolidación”. quienes pertenecieran a los dos primeros quintiles de ingreso.51. Encuesta CASEN 2006 De acuerdo con el proceso de operacionalización de las variables que constituyeron este índice. es considerable en el caso de los hogares “unipersonal mayores” (5 puntos). La “media del índice de vulnerabilidad” en relación a esta variable.

Encuesta CASEN 2006 Cuadro 23 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad por menores dependientes del núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad menores de 18 años dependientes en la familia no tiene tienen dependientes dependientes 1 .610 16 % 6. 3 3 5 3 3 3 3 3 3 4 5 Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN.846 47.3 36.145 174.528.0 100.724 547.772 25.0 93. .426 % 93.1 21. así.528 2.0 100.022.818.1 100.247 536.0 100.Cuadro 22 Distribución de menores dependientes en el núcleo familiar Menores dependientes en la familia no tienen dependientes menores Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total 344. División Social.022.0 Fuente: MIDEPLAN.0 Total N 118.347.0 100.7 92.780 6. Encuesta CASEN 2006 La descripción de las etapas que de por si registran la presencia de menores dependientes parece obvia y no requiere mayor comentario.9 tienen dependientes menores N 7.330.761 1.3 7.9 78.761 986.0 100.8 0.822 2.466 631. División Social.031 1.0 100.396 170.2 100.0 100.350 5. por definición.0 100.0 100.298 547.870 206.936 608.552 % 100.0 100.0 100.090 561.755 174.0 74.886 206.862 801.1 47.247 499.031 1. 2 3 3 1 4. la etapa de “constitución 46 .7 N 111.9 52.

761 1.8 84.310 30.0 100.1 72.3% en la de “estabilización y salida”.124. Finalmente.465 1.247 536.4 89. casi todas las etapas registran un puntaje 3.098 % 95.9 27.828 62.199 223. División Social.4 17.886 206.595 156.0 100.330.160 18. Encuesta CASEN 2006 47 .0 100.661 918.0 Fuente: MIDEPLAN.6 10.755 174.031 1.070 440. El 7. en lo que a la distribución de la media del índice de vulnerabilidad se refiere.724 547.5 27.6 10.0 100.5 5. por llamarlos de alguna manera.8 30.936 608. ascendiendo a 5 en las etapas “unipersonal adulto” y “sin núcleo”.0 100.711 914.4 89.639 4.9 N 5.454 % 4.552 % 100.0 100.0 100.0 100.862 801.0 100.866 168.370 104. corresponde a la presencia de menores que sin ser “dependientes oficiales”.9% que se registran en las etapas del “nido vacío” y “sin núcleo”.6 82. Cuadro 24 Distribución de personas con discapacidad en el núcleo familiar Personas discapacitadas en la familia sin presencia con presencia discapacitado discapacitado Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N 113.8 y el 6.de la familia” y en la de “expansión y crecimiento”.533 441.347. registran por razones obvias un 100% de casos.7 17. están presentes en el núcleo. lo que decrece progresivamente: (74.5 72.296 206.414 516.3 82.350 5.433.2 69.1 Total N 118.058 143.022.5 94.2 15. son generalmente nietos o ahijados que sin ser hijos.663 578.1% en la etapa de “consolidación” y 21.714 94.

lo que es coherente con el alto puntaje arrojado por la media del índice de vulnerabilidad en relación a esta variable (5 puntos). División Social. en relación a esta dimensión de la medición. Encuesta CASEN 2006 Atendiendo ahora a la variable “presencia de personas con discapacidad en el núcleo familiar” (cuadros 24 y 25).4%). cabe comentar que la frecuencia mas alta se registra en los núcleos “unipersonal mayores” (30. el vivir solo y más aún el ser discapacitado. es la situación objetiva de máxima vulnerabilidad detectada. el ser mayor.Cuadro 25 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad por personas discapacitadas en el núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad personas discapacitadas en la familia sin presencia con presencia discapacitado discapacitado 1 3 2 2 3 2 1 4 2 2 2 4 4 4 4 4 3 5 4 4 Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN. Así. 48 .

constatamos que son aquellas personas que pertenecen al estrato o etapa “unipersonal mayor”. ya que solo ellos o ellas. el puntaje 4 en materia de indigencia. quienes se ven más afectados. Así. Ciclo vital de la familia. vulnerabilidad y pobreza. 49 . ya que acusan solo un puntaje 2. son más vulnerables.7. aquellas personas que viven solas y que tienen más de 60 años. de aquellos núcleos que consignan niños y adolescentes dependientes. sin considerar a quienes se encuentran en la etapa inicial del ciclo vital y no tienen dependientes. registran puntaje 3. División Social. Corresponde también comentar. relacionando la distribución de la media del Índice de Vulnerabilidad con la variable pobreza. ya que son justamente ellos y ellas. que registran una situación aun menos conflictiva. son las que desde el punto de vista de la indigencia y de la pobreza.3. Cuadro 26 Distribución de la Media del Índice de Vulnerabilidad por situación de indigencia o pobreza en el núcleo familiar Indice de Vulnerabilidad Situación de indigencia o pobreza Pobre No indigente Indigente No pobre 2 4 4 4 4 4 3 5 4 4 2 4 3 4 4 4 3 5 4 4 1 2 2 2 3 3 1 4 3 3 Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Total 1 3 3 2 3 3 1 4 3 3 Fuente: MIDEPLAN. quienes registran 5 puntos en la categoría “indigentes” y en la categoría “pobreza”.2. en lo referente a la distribución de la media. Encuesta CASEN 2006 Finalmente. situación que libera solo a los adultos que viven solos.

278 personas). es redundar positivamente en los núcleos familiares y también en las jefas de hogar. hay algunas que por su especificidad podrían considerarse como directamente abocadas al bienestar y a la promoción de las mujeres y de las familias. Políticas hacia la mujer y la familia. “los adultos mayores tienden a permanecer en los sectores rurales”.(38.8%) y en el segmento que congrega a los “sin núcleo”(40%). es cuando se registran los más altos porcentajes de personas pertenecientes a los dos primeros quintiles de ingreso. el vivir solo y más aún el ser discapacitado. 51. es la situación objetiva de máxima vulnerabilidad detectada. es decir. en la de los Ministerios Transversales y en la de los 58 Ver SERNAM. en lo que al género femenino se refiere. en relación a esta dimensión de la medición.9% y45. 50 . se han diseñado compromisos para avanzar en la equidad entre los años 2006 y 2010.3% no pertenecen. siendo relevante también lo que ocurre en el “nido vacío”.3%. siendo por ende los más proclives a la pobreza y por consiguiente. de la “etapa inicial”. pertenecen a la fuerza laboral y solo un 6. logros y tareas pendientes.Un 93. de “expansión” y de “consolidación”. los hace aparecer como más vulnerables que quienes optan por los sectores urbanos.El ser mayor. Generalidades Si bien es cierto. SERNAM.En lo que se refiere a la “zona de residencia”. la intencionalidad de todas las iniciativas gubernamentales diseñadas en los últimos años. (47. 8.3. .7 % de los jefes o jefas (111. se materializan en las agendas del Servicio Nacional de la Mujer. en general. lo que desde el punto de vista de esta medición. . quienes se están iniciando en el proceso evolutivo de los núcleos. cuando hay dependientes menores y adolescentes. los más vulnerables.4%).58 Estos. “Agenda de Género 2006-2010”. (etapas iniciales del ciclo evolutivo y adultos que viven solos). Principales Conclusiones del Estudio .7. Así.En las etapas de “constitución”.1. 8. (ver cuadro 18). siendo por consiguiente. los menos propensos a caer en la pobreza. .

1. La participación política de las mujeres y la paridad. Ampliar los derechos y responsabilidades de las mujeres en el ámbito público y privado. Eliminar o reducir las brechas que existen entre mujeres y hombres. en estratos medios y medios altos de grupos etareos de jóvenes y de adultos jóvenes. 15. la regulación de las “uniones de hecho”. 59 60 SERNAM. fenómeno frecuente hoy en día. no solo en los sectores populares o en ámbitos rurales como ocurría antiguamente. en relación a los compromisos de gobierno alusivos a la equidad de género. Chile Solidario y Chile Crece Contigo. Ibidem. se ha empeñado en generar nuevos derechos y eliminar barreras de discriminación. pp. que estos apuntan hacia los siguientes objetivos: Eliminar o reducir la discriminación en contra de las mujeres. aquellas que existen entre las mujeres. pp 48. el Ministerio Servicio Nacional de la Mujer. será también materia de ley. Así también. así como. Las prioridades del SERNAM -La agenda legislativa60 Independiente de los avances logrados en materia legislativa. en todos los ámbitos59 8. destacando los Sistemas. es preocupación prioritaria. Preocupación especial y urgente es la activación del buen funcionamiento de los tribunales de familia.2.Por otra parte. son relevantes las iniciativas específicas que está llevando a cabo el MIDEPLAN. sino también. así como. el velar por el cumplimiento del rol del Estado en el cuidado infantil. estipula SERNAM. así como. entre las que destacan la eliminación de discriminaciones en el régimen económico del matrimonio. y el orden de los apellidos. en cuanto a la familia y a los menores propiamente tales. Las diversas agendas. 8. Contribuir al empoderamiento de ellas como sujetos sociales y como protagonistas del desarrollo de las familias. 51 .2. Así. Al respecto se han visualizado tareas urgentes. comunidad y sociedad toda. Ibidem.Ministerios Sociales. la agilización de las regulaciones sobre violencia contra la mujer y delitos sexuales.

62 61 52 . se ha constituido en materia clave de la agenda legislativa. la medición y valoración del “trabajo invisible” no remunerado. daba al trabajo doméstico no remunerado.62 Esta es una tarea clave. La idea. el impacto en las mujeres. pp. se han generado instrumentos técnicos y metodológicos para el logro de este objetivo. 2000-2010”. 63 Esta es la nominación que la feminista argentina Isabel Larguía.61 -Coordinación Intersectorial y Transversalización de Género. los mecanismos de discriminación de género en los educandos. con la disminución de la discriminación y de las brechas. las que guardan relación con la eficacia de las políticas públicas. para que asuman sus tareas habituales con una mirada diferente. SERNAM. del cuidado de enfermos. para incorporar a la mujer al trabajo. a fin de que contribuyan en su accionar cotidiano. Las “teorías de género”. -Formación Continua y Capacitación de Capital Humano. sobre el particular. Se trata de resocializarlos y rezocializarlas. “Plan de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres. así. es capacitar al funcionario y a las funcionarias públicas. considerando las diferentes necesidades de los hombres y de las mujeres. 49 La tarea de intersectorialidad ya ha dado sus frutos.63. se esperan sean monitoreadas y reguladas. la discriminación en la universidades a alumnas y funcionarias. Ver. SERNAM también ha fijado prioridades. la promulgación de normas en torno a temas de violencia en los medios de comunicación. nuevas situaciones de discriminación Ibidem. así también. en la “equidad de género”. para garantizar el enfoque de género en ministerios y servicios.En cuanto a las buenas prácticas laborales en materia de género. que ya ha rendido sus frutos. ancianos y discapacitados. -Estudios. que afectan su rendimiento en el SIMCE y en la PSU. los que deben continuar perfeccionándose. toda vez que desde hace algunos años se coordina la labor de todas las entidades públicas. serán la base conceptual de los estudios que se emprendan.

así como. tanto en “cooperación directa” como en “triangulación” y “cooperación horizontal”. 53 . ver en la fuente recién citada. perfilándose además. por el bienestar de estas en su vida laboral. etc…. -Relaciones Internacionales El cumplimiento de la “Convención sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer”. suscrita por el Gobierno de Chile. se entregará asesoría técnica para incorporar el enfoque de género en todos los instrumentos de gestión regional y local. pp. El estímulo a la Cooperación Internacional con una perspectiva de género.provocadas por la globalización de la economía. Información. como son la situación de las mujeres inmigrantes y la brecha digital entre hombres y mujeres.64 -Desarrollo Regional y Local Junto a los planes específicos en estos ámbitos. 57.65 La idea es sensibilizar a la población a través de los medios de comunicación. 65 Ibidem. otras obligaciones relacionadas con otros convenios. -Programas especiales Vinculados básicamente a temas de empleo. demográfico administrativos. es clave en este rubro. se consolidarán las mesas regionales de seguimiento de estas agendas. es otra dimensión de extremo interés para el SERNAM. en torno a la necesaria igualdad de oportunidades de los géneros masculino y femenino. Se consideran además en esta subcategoría. son también temas prioritarios. lo especificado en las pp. -Difusión y Comunicación La reparación de “la histórica desinformación” en relación a la problemática de la mujer. iniciativas complementarias a la protección de la violencia intrafamiliar. 51 y 52. Así también.. estos programas velarán por el incremento de las tasas de incorporación de las mujeres al mundo de trabajo. difusión y apoyo a campañas 64 de promoción y masificación de contenidos problematizadores y Para mayor información en este importante tema.

FOSIS y el Instituto de la Juventud. La agenda de los ministerios transversales Los ministerios del Interior.Ampliar el Sistema Chile Solidario. 8.Diseñar políticas que estimulen la incorporación al mundo del trabajo de más mujeres. SERPACS. el Ministerio Secretaría General de Gobierno. de las Secretarías Regionales de Planificación. las siguientes:66 .2. www.mideplan.2.Velar por el acceso equitativo de las mujeres de pueblos originarios a diversos beneficios sociales.Apoyar el emprendimiento de las mujeres pobres y en especial de aquellas que residen en el campo. 66 67 Ibidem: pp. destacando entre otras. . . MIDEPLAN. - Garantizar la capacitación del personal en materia de género. ver.68 Potenciar la información de la Encuesta CASEN que favorezca el conocimiento de la realidad del género femenino y el perfeccionamiento de políticas encaminadas a la equidad de género. de Relaciones Exteriores. deberán lograr a juicio de SERNAM. “permean” también la “variable género”. Velar por la implementación del Sistema Chile Crece Contigo con una preocupación especial de la equidad entre niños y niñas. www. e incorporar nuevas familias al Programa PUENTE.concientizadores en temas de género y cultura. de Defensa. diversas metas.cl Ver. y el Ministerio de Planificación.Incorporar la variable género.crececontigo. . 64 Para mayor información sobre el sistema Chile Solidario.cl 68 54 . 67 . se visualizan como los objetivos de esta dimensión. Esta última cartera y sus servicios relacionados. así como la Secretaría General de la Presidencia. en toda la operatoria del Sistema Nacional de Inversiones (SIN). . de Hacienda. como son el Fondo de Solidaridad e Inversión Social.Perfeccionar la Ficha de Protección Social a la luz de la problemática del género.

a las políticas de igualdad de oportunidades.. La agenda de los ministerios sectoriales. aunque no exactamente textual.Desarrollar programas de habilitación laboral y empleo juvenil con enfoque de género. Un ejemplo. . . (Ver. pudiendo atribuirse esto. julio de 2007. tienen también mandatos específicos en materia de género. del Trabajo. la violencia de género y el VIH/SIDA e ITS.Incorporar el enfoque de género en todos los programas del Instituto Nacional de la Juventud. que no discriminan a hombres y a mujeres. 59 a 64). 70 Esta enumeración fue casi exhaustiva. de Salud. . como lo fue la de los Derechos del Niño. son las mujeres que manejan sus propios Sobre este tema. de Bienes Nacionales y de Cultura. relacionados con su especificidad. de Obras Públicas. Así también.Difundir entre los y las jóvenes los derechos de las mujeres. todo aquello que guarda relación con la educación parvularia. cabría resaltar como muy relevante. la Comisión Nacional de Medio Ambiente. deberán estar en permanente revisión. Educación.Incorporar enfoque de género. Sobre el particular. 69 55 . demandándoles respuestas a situaciones complejas. de Marcela Jiménez.Velar por el desarrollo de programas y acciones que prevengan el embarazo adolescente. Los Ministerios de Economía. de Vivienda. estipulados en convenciones internacionales.Generar iniciativas destinadas a reducir la brecha digital entre los y las jóvenes. en cuanto a que las modalidades de participación de las mujeres tienden a modificarse siendo hoy en día “menos sexistas que en el pasado”. media y universitaria. en la referencia ya citada. pp.3.69 . a fin de adecuarse a la realidad de las mujeres modernas que se insertan en el cotidiano urbano y rural. la permanente revisión de contenidos y láminas en libros que adscriben determinados roles a niños y niñas. en cuanto a la ruptura socializadora sexista. básica. entrega contenidos que acrecientan la distancia entre los géneros y afecta profundamente a las familias. fue de interés el hallazgo detectado en la Encuesta CASEN 2003. en los programas de participación social y política. así como. en la adquisición de materiales educativos adecuados para la formación de niños y niñas en la educación preescolar y básica. . las ponencias presentadas sobre el tema el año 2007.70 8.2. Nos referimos por ejemplo a la necesaria normativa de licitaciones con perspectiva de género. INJUV y garantizar la incorporación de más mujeres a esa repartición pública. estipuladas en la bibliografía). Puede encontrarse junto a la agenda de los otros ministerios denominados por SERNAM como transversales. (SERNAM. de Justicia. de Transportes y Telecomunicaciones. que en lugar de disminuirla.

“La igualdad entre mujeres y hombres constituye un elemento básico de transformación social. para el desarrollo y para la madurez de nuestra democracia”72 Consecuente con estos postulados el presente informe exhibe importantes logros.3. Así. que ha incorporado la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y la eliminación de todas las formas de discriminación de género. 69. del Segundo Informe del Gobierno de Chile sobre Los Objetivos de Desarrollo del Milenio. tras el mandato de “promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer”. los que pueden visualizarse en el cuadro siguiente: 71 72 Ver Gobierno de Chile.3. (2008). asegura este informe que. 56 . se explican entre otras cosas.vehículos y que poco o nada saben de mecánica o las mujeres campesinas que enfrentan a veces situaciones límites relacionadas con el cultivo. 69. como uno de sus objetivos principales”71 Son estas las palabras introductorias en relación al Objetivo 3 y la meta 4. por la acción del Estado a tal efecto. Logros en la política hacia la mujer y la familia. pp. conducida desde 1990. pp.1. por una política de Gobierno. Las perspectivas críticas 8. 8. “Los avances experimentados en los últimos años en Chile en materia de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Ibid.

8.73 Así. preferiblemente para el año 2005. octubre de 2007. 95. 57 . recurriendo a un anterior estudio de Arriagada (2005). a nivel regional latinoamericano. y en todos los niveles de la enseñanza antes de fines de 2015. y en todos los niveles de la enseñanza antes de fines de 2015. preferiblemente para el año 2005.3. Asignaturas pendientes Independiente de la gran cantidad de iniciativas encaminadas a mejorar la situación de la mujer y de las familias. pp. se refería al débil 73 Ver Arriagada. Aceptable. denunciando “encuentros y desencuentros” y reclamando ajustes que superen omisiones y tareas pendientes. Posibilidad de alcanzar objetivos Marco de apoyo Si Sin Débil pero Potencial Improbable Favorable Regular Débil Probable información mejorando * * CAPACIDAD DE EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO* OBJETIVO/META Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria. (coordinadora). Débil Fuente: Gobierno de Chile “Los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. han surgido voces críticas no solo en el contexto nacional de Chile sino también.OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO RESUMEN DE LOS PROGRESOS LOGRADOS EN MATERIA DE IGUALDAD DE GÉNERO Metas Mínimas OBJETIVO/META Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria. Sunkel (2007). Cantidad y regularidad de la información de encuestas Calidad de la información de las encuestas Análisis estadístico Estadísticas sobre diseño de políticas Presentación de informes y difusión de la información Fuerte Fuerte Aceptable Aceptable Fuerte • • Calificación: Fuerte.2. Así una reciente publicación se ha referido a las políticas hacia la Familia. diseñadas y puestas en práctica por los Gobiernos de la Concertación y de la promisoria evaluación del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio recién citados. Segundo Informe del Gobierno de Chile.

en el caso de Austria. era hijo de madre sin vínculo matrimonial.4% en 1994. datos para España y otros países europeos.74 Agregaba además que. Movimiento Natural de Población. 77 Ibid. a un 43. consideraba como deficitarias: - La falta de normativa jurídica para las relaciones de pareja no formales.0% en 1994.3 % en 1988. 2005. un 34. expresaba que uno de cada cuatro niños nacidos el año 2005. “La disminución de matrimonios no significa que exista un descenso en la constitución de las parejas. 2007. 109. son uno de cada cuatro”75 Algo semejante acotaba otra investigadora. en relación a estos temas. pp. presentaba solo un 4. Así también. (selección para curso internacional. pp.78 La ausencia de políticas que concilien adecuadamente el trabajo remunerado de mujeres y hombres. “En 1975.7% para Alemania Oriental. 78 Davanzo. lo que podría deberse a problemas culturales y a la omisión de una respuesta verdadera.avance de las políticas que consideran las relaciones externas de las familias y a los factores que condicionan su situación de precariedad. 109. 27. 74 58 . pudiendo presumirse aumentos significativos. de cada cien niños que nacían. Italia. 2007). quien refiriéndose a este fenómeno y de acuerdo a datos del INE. ILPES-CEPAL 2008 y documento original.5% para Alemania Occidental y 46. dos eran hijos de madre no casada: En 2006. hacia el 2000. “El valor del tiempo”. ya que una parte importante de estas. España. en materia de “organización del tiempo” y de la “economía del Ver de la autora. Sobre este tema y en relación a España. ya en 1998 la encuesta Bicentenario del DESUC. recordamos lo afirmado por Davanzo (2005). ESPASA HOY. En el caso de Chile. Ibid. asegurando que. detectó un 17. María Ángeles Durán. la autora sindicaba de acuerdo con datos del año 1994. la tasa de cohabitación había subido del 33. 76 Herrera. 75 Instituto Nacional de Estadísticas.0%. lo están haciendo a través de la cohabitación” 76 Sobre el particular e ilustrando con cifras.77 Finalmente. expresa que “el año 2019. no habrán matrimonios en Chile”. pp.

82 Ver de Vivian Milosavljevic y de Odette Tacla.cuidado”. en estricta segregación. quienes denunciando las limitaciones de las aproximaciones existentes.pp. se habló de “mujeres tanques”. requieren codificación y regulaciones. abril de 2008. por quien fuera director del Instituto de Sociología y miembro de la Academia de Ciencias de Hungría. 77. Así. con presencia del hombre en casa. 79 59 . el hombre está más dispuesto a la paternidad que a la “domesticidad”. lo que no es ajeno a hogares biparentales. En Arriagada. la investigación de Laura Golbert. de Praga. con la interrogante de “¿Qué ha pasado adentro?”. en hogares monoparentales. lo que dificulta el entendimiento entre los sexos y desencadena conflictos.81 En lo que a Chile y América Latina se refiere. En relación al primero de ellos. la organización del tiempo ha sido tema álgido en los últimos tiempos en nuestra región. ha sido una preocupación formalizar mediciones que permitan demostrar empíricamente. en Arriagada.82 La idea es diseñar instrumentos que permitan la comparación Ver de José Olavaria. el documento N° 83 de la Unidad Mujer y Desarrollo de CEPAL. y la democrática distribución del tiempo en el hogar. Sobre el particular. la división del trabajo intrahogareño. ya aludida. pretenden incorporar un módulo de uso del tiempo a las encuestas de hogares. 2007. aunque en los países industrializados. son otros de los temas que a juicio de Sunkel (2007). Alexander Szalay.80 Por otra parte. Se habló de “la revolución de afuera”. 81 Nos referimos por ejemplo a la investigación comparativa internacional.401. asumiendo tareas con los hijos pero no con la rutina doméstica. se destacó en una de las ponencias. se analizaron 250 hogares. Al diferenciarse entre hogares con un único proveedor y con más de uno. se encontraron diferencias muy significativas. “Distribución del trabajo en las familias y (nuevas) masculinidades”. que son aquellas que desempeñan todos los roles y asumen todas las tareas. a fin de promover el diseño de políticas con “conocimiento de causa”. están organizados hoy en día. intra y extrahogareñas. al referirse a mujeres jefas de hogar. informándose que de acuerdo a estudios recientes. la poco democrática distribución del tiempo al interior de los núcleos familiares.79 En una investigación realizada en la Argentina. 80 Esto. Ver entre otras. su análisis se remonta a varias décadas atrás. la gran importancia del concepto de masculinidad. realizada en el Centro de Tiempo Libre y Ocio. es lo que han estado planteando investigadoras de la Unidad de Desarrollo de la CEPAL. se comentó que el mundo público y el privado. liderada en los inicios de los años 70. pp. 150 de estratos bajos y 100 de estratos medios. fue una de las materias abordados en una reunión técnica en CEPAL.416.

mediante la aplicación de Módulos Básicos. principalmente por falta de tiempo”. levantada a partir de encuestas de hogares:84 -“Menor participación de los hombres en actividades de género. es coincidente con hallazgos de la Encuesta CASEN 2003. “Acotar el sondeo. si bien hay acuerdos. El tema de la “falta de tiempo de las mujeres” para buscar trabajo remunerado. lo que impide formular políticas. por necesidad de ejercer roles domésticos y públicos. Por otra parte y como ya se ha expresado. inferiores a las de los hombres. la innecesaria extensión de las encuestas del uso del tiempo. lo que produce resistencias en los entrevistados y entrevistadas para entregar información fidedigna. Se ha criticado también. es la falta de periodicidad de tales mediciones. con propósitos de seguimiento y conformación de bases de datos. La idea final y el desafío en lo metodológico. Nicaragua. -El tiempo destinado por las mujeres a actividades domésticas disminuye. no siempre las mediciones son comparables. pp. Ibidem.entre países. es como bien lo señalan las investigadoras citadas. Anexos. Al respecto. toda vez que como bien lo expresan las investigadoras citadas.85 Ibidem. el uso del tiempo está condicionado por prácticas culturales y estrato socioeconómico. la que se acrecienta cuando hay menores en edad preescolar. las que no proporcionan un panorama dinámico y no permiten medir modificaciones. por el contrario. -Jornada de trabajo total de las mujeres.” 83 Resulta de interés enunciar algunas conclusiones a las que se llegó después de analizar la realidad de un grupo de países. el que podría repetirse cada dos o cinco años. Guatemala. Estos son Bolivia. Ecuador y México. cuando hay en el hogar una persona mayor de 75 años. lo que no ocurre con la jornada del hombre. arrojan solo fotografías estáticas. El primer problema. topándose con la heterogeneidad de los países en la región latinoamericana e incluso con las diferencias de estratos y subculturas en una misma nación. no siempre funcionales a los objetivos de quienes diseñan políticas. 85 Ibidem. se visualizan problemas que hacen inviable aun una adecuada medición de esta temática. conteniendo un número limitado de preguntas acerca de un determinado tema de interés general para los países. 7. -Las mujeres en edad activa no buscan trabajo remunerado. segmentadas en función de estereotipos. toda vez que al interrogarlas sobre las razones de no 84 83 60 . durante el mismo período elegido. pp 59 y 60. mayor que la de los hombres. -Jornadas laborales de las mujeres.

43. 86 Una reciente investigación realizada en el Departamento de Estudios de la División Social de MIDEPLAN. la frecuencia de los respondentes hombres. “Situación de la Mujer en Chile con una Perspectiva de Género”. el Director de la Organización del Trabajo. se pronunció también. observándose una subutilización de este recurso. 61 . (agosto 2008). 87 Entrevista a Juan Somavía en Serie de Estudios Comunidad Mujer N° 3. expresó: “Corresponde enfrentar una nueva realidad en la que las mujeres asumen el papel de proveedoras del hogar junto a sus parejas o como jefas del mismo. pp. quien a raíz de una consulta específica sobre las barreras existentes para una adecuada incorporación al mundo laboral de las mujeres. construcción e implementación de infraestructura adecuada para el proceso de externalización del cuidado. la idea es contribuir con la “desprivatización” del cuidado de menores. las determinaciones familiares de no asumir los cuidados al interior de los núcleos. lo que es preocupante.86 El tema del adulto mayor no es menor. Sobre estos temas. la responsabilidad del cuidado de la familia y las tareas domésticas”87 Acota al respecto Aguirre (2008): participación en el mercado laboral. ligadas al mercado. se debate sobre las obligaciones y los derechos de los integrantes de la familia y sobre las responsabilidades de los gobiernos. más aun. enero 2008. 11).Sobre el tema del “cuidado”. (Ver de M. así lo denota. un 71. si esto ocurre entre las familias pertenecientes a los primeros quintiles de ingreso. Así. pp. así como. Jiménez. aportando en un contexto de protección social y de redes públicas. sin la carga de culpa que habitualmente suele tamizar en Chile y en los países de la región. MIDEPLAN diciembre de 2007. a atenuar la demanda que habitualmente se hace hacia las mujeres en los núcleos familiares. no mandaban a los menores a salas cunas o jardines infantiles. un 50% de ellas respondió “quehaceres del hogar”. Frente a esa misma alternativa. a campañas concientizadoras sobre la conveniencia de utilizar tales servicios. sindicado hoy en día como “problema público” y digno objeto de políticas sociales. No siempre es fácil delegar el cuidado de los niños menores a salas cunas y jardines. Ver el cuadro N°16. adultos mayores y discapacitados. debe apuntar hacia la capacitación de personal técnico especializado. así. ante la a veces inevitable delegación del cuidado a entidades públicas o privadas. mientras todavía recae en ellas de manera principal o exclusiva. 2007). fue 0. La política. (Aguirre. desencadenándose incriminaciones mutuas entre hermanos y hermanas.1 de los núcleos familiares donde el hijo mayor del jefe o jefa tenía menos de 6 años y que pertenecían al primer quintil de ingreso.

la solución visualizada por la autora. Aludiendo a especialistas. Así la democracia entre los cónyuges y el compartir tareas para asistir a menores. Tal solicitud redundaría también a juicio de las parlamentarias que lo solicitaron. se concibe el cuidado como una actividad generalmente femenina y no remunerada. por el matiz sociocultural y emocional que tamiza este tipo de determinaciones. tema de iniciativa exclusiva del ejecutivo. en la estimulación de la natalidad. que otorgue a las madres chilenas. contratos implícitos de género e intergeneracionales. entre familias. sin reconocimiento ni valoración social. tendríamos el 2050. emotivo. un país envejecido. en Arriagada. 24 de septiembre de 2008).28 y 29. En el segundo caso. al mismo tiempo que contribuye a construirlas y mantenerlas”. la autora señala dos ejes:89 1Considerar en el nivel micro.“En términos generales. ya que requiere de inyección presupuestaria”. comprende: Prestaciones monetarias por maternidad y familiares. lo que supone.88 Proyectando hacia el futuro.90 Aguirre. lo que no siempre es fácil. en cuanto a la 89 88 62 . el cuidado se deriva hacia el Estado y hacia el mercado. pp. seis meses de post natal. agregando que el primero es propio de los países mediterráneos y de América Latina. 2Velar por la remodificación de la división social del bienestar. mercado. 2008. sentimental. liberando la demanda a la denominada “generación intermedia o sandwish”. 24 Ibid. Lo mismo se expresó en el “Concejo de Trabajo y Equidad”. con el argumento de incentivar la lactancia y estimular el apego. 90 Recordamos una vez más los post natales prolongados existentes en los países industrializados y la propuesta de extender el permiso a seis meses en Chile. Estado y comunidad. familiaestado-mercado”. Está basado en lo relacional y no solamente en una obligación jurídica establecida por la ley. En síntesis. entre el que lo brinda y el que lo recibe. la autora distingue dos situaciones polares: familista y y desfamiliarizador. desarrollar inteligentes “estrategias de armonización”. Comprende tanto el cuidado material como el inmaterial. pp. es un requisito básico para distender las tensiones del cuidado. que implica un vínculo afectivo. para asumir las responsabilidades del cuidado. es la “corresponsabilidad. con la correspondiente carga de trabajo para las mujeres. “Por 49 votos. involucra emociones que se expresan en las relaciones familiares. para estimular el apego y el mejor cuidado y la estimulación de los recién nacidos. creando vacíos en la atención de estratos medios y medios bajos. El paquete de políticas que la autora visualiza.(Publimetro. ya que de lo contrario. la Cámara de Diputados acordó solicitar a la Presidenta un proyecto de ley. sino que también. adultos mayores y discapacitados.

Centro de Estudios de la Mujer. adscribiendo a las mujeres al desempeño del doble rol. flexibilización del postnatal. cuentan con una sub clasificación cuyos descriptores son entre otros. 91 Aguirre.94 la autora especifica las siguientes. además de grupos etareos específicos como son los niños y niñas y los y las adultos y adultas mayores. Dice textualmente la publicación del CEM. 2007 y 2008. los capítulos de dichas guías abordan derechos relacionados con políticas y programas sectoriales. CEPAL. 92 Ver Reporte del consejo en cuestión. las posturas críticas frente a sus postulados:92 Sin dejar de reconocer la preocupación de dicho Consejo. doméstico y extrahogareño. editadas por MIDEPLAN. CEM.3. 91 Finalmente es interesante recordar lo estipulado en relación a estos temas por el “Consejo Asesor Presidencial Trabajo y Equidad”. 94 Al respecto. son de especial interés. pp. esta entidad no gubernamental. Ibid. Mayo de 2008.3. por aminorar la discriminación de género. permitiendo ampliar la extensión del mismo con reducción paulatina de la remuneración que se recibe en el período. son de utilidad las dos versiones. “familia” y “mujeres”. estas sugerencias. critica la no consideración de la desigual distribución del trabajo reproductivo entre hombres y mujeres. Si bien es cierto. es el de los “derechos ciudadanos”. sobre la “Guía de Derechos Sociales”. las desigualdades de género se perpetúan”93 8.. 63 . Propuestas En relación a todos estos temas. así como. Aclarando previamente que el enfoque que permea recomendaciones:95 “Efectuar diagnósticos que den cuenta de las nuevas realidades de las familias en la región latinoamericana. pp.Ibid. N° 75. recién aludida: “Si no existen políticas de cuidado dirigidas explícitamente a hombres y a mujeres.67 a 75 y “Argumentos para el cambio en tiempos de paridad”.- Servicios sociales públicos para el cuidado de niños y dependientes Servicios sociales y personales privados Políticas que estimulen la distribución de tareas en el hogar y la responsabilidad social. 93 CEM. codificadas por Arriagada (2007). las propuestas en materia de gestión.c) pp. Arriagada (2007. ni incentivos para una nueva distribución del trabajo doméstico y del cuidado. 79 a 89. 95 Ver. en el seno de la Comisión Económica para América Latina. argumentando incluso que esto permite a los hombres dedicarse casi exclusivamente al trabajo remunerado y al ocio.30.

- Articular las políticas sectoriales y transversales orientadas a la familia. persistiendo sin embargo.Socialización de este enfoque. Pp. .En lo que a estas últimas se refiere. Evaluar las políticas y programas. investigadores e investigadoras. Conclusiones generales97 . desde un enfoque de derecho. mayor exhaustividad en las mediciones y una copiosa discusión de los hallazgos de estos estudios. - Diseñar políticas de atención para el cuidado de las personas y de conciliación entre familia y trabajo. Estas son preliminares. - Aplicar los principios de universalidad. Aprender de la experiencia. municipales. -“Bajada” a ámbitos regionales. Descentralizar las formas de funcionamiento y gestión de las políticas familiares. solidaridad y eficiencia. 79 a 89. Se requiere sin embargo. “asignaturas pendientes”. 64 . estas guardan relación con las siguientes omisiones: .Mayor énfasis en la perspectiva de género. . ya que ameritan retroalimentación de colegas. no solo en ámbitos académicos. . 96 97 Ibid. en las políticas que se orientan hacia la familia. en ambientes mixtos.Garantía de intersectorialidad. - Incorporar el enfoque de género y de capital social. sino que también en los espacios públicos y privados de quienes diseñan políticas. en el enfoque de género orientado a las familias.- Desarrollar nuevas políticas y programas hacia la familia. locales y territoriales. aún precaria.”96 9. Aumentar los recursos destinados a estos fines. hay sin duda importantes avances.La perspectiva del “ciclo vital de la familia” se vuelve a tornar como un enfoque operativo para asumir las necesidades de aquellas personas y núcleos que se encuentran en situación de vulnerabilidad y por ende más proclives a caer en la pobreza.

enero 2008. Naciones Unidas. ISSN 1680-9033 Santiago de Chile. Santiago de Chile. Jorge y Trejos Juan Diego.). 1987-2002”.ucr. Bibl.ac.Naciones Unidas. Santiago de Chile. “Existen políticas innovadoras hacia las familias latinoamericanas?” Papeles de población.F. 187-199. Referencias bibliográficas Aguirre Rosario “Los cuidados familiares como problema público y objeto de política”. ________________Coordinadora. Arriagada Irma. publicada por el Centro Centroamericano de Población. Hacia un Chile más justo. D. “Reporte del Consejo Asesor Presidencial. N° 75.) ________________Editora. “Programa de Gobierno. Salario. pp. 2005. mayo de 2008. UNIFEM. (184 pp. octubre de 2007(b) (416 pp. “Barómetro. Una historia de desencuentros”. Santiago de Chile. Santiago de Chile. número 1. julio-diciembre 2004. (140 pp).) Bachellet Michelle.10. año 11. CEPAL. En Arriagada. 2060 San José. Sida. octubre de 2005. UNFPA. CEPAL. Universidad de Costa Rica. Consejo Asesor Presidencial Trabajo y Equidad. Trabajo. Competitividad y Equidad Social”. capítulo VIII. N° 52. Santiago de Chile. “Familia y políticas públicas en América Latina…. 2006-2010”. “Argumentos para el cambio en tiempos de paridad”. CELADE. Bibl. Costa Rica. “Tipos de hogar. http://ccp.. Bibl. Santiago de Chile. Barquero. Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM). Revista electrónica. Centro de Investigación y Estudios Avanzados de la Población. Seminarios y Conferencias.”CEPAL. SENAMA. N° 3. 2007(a). Trabajo y Equidad. Cooperazione Italiana: “Protección y Participación en la vejez: escenarios futuros y políticas públicas para enfrentar el envejecimiento en Chile”. volumen 2. (113 pp). Población y Salud en Mesoamérica.cr Centro de Estudios de la Mujer. 2008. Serie. seminarios y Conferencias. CEPAL. Serie. ciclo de vida familiar y pobreza en Costa Rica. abril de 2008. Serie Estudios Comunidad Mujer. UNFPA. N° 43. enero de 2007(c) (207 pp. “Gestión y financiamiento de las políticas que afectan a las familias”. CEPAL-UNFPA. “Familia y Políticas Públicas en América Latina. artículo 4. 2007. CEM. 65 . _________________Editora. GOBIERNO DE CHILE. “Futuro de las familias y desafíos para las Políticas”. Mujer y Trabajo” “Las mujeres necesitan y quieren trabajar”. Naciones Unidas. Comunidad Mujer. México.

ILPES. Fondo nacional de la Discapacidad. febrero de 2001. Carlos Fernández y Pilar Baptista. Hernández Sampieri Roberto. “Envejecimiento y vulnerabilidad. FONADIS. “La pareja en psicoterapia de grupo”. Un indicador de igualdad. CEPAL. ____________________.) Golbert Laura. Soledad. Pasos hacia un modelo integral del funcionamiento humano”. “Metodología de la Investigación”. “El valor del tiempo”.) _________________ “Primer Estudio Nacional de la Discapacidad en Chile”. Resultados CASEN 2006. Segundo Informe del Gobierno de Chile”. INE. Centro de Investigaciones Sociológicas.(89 pp. MIDEPLAN.A. Santiago de Chile. santiago de Chile.Davanzo Hernán. julio de 2005. Groba Gabriela y Alberto Mario Fustioni. FONADIS. pp. (250 pp. “Construyendo Ciudadanía: Las políticas Sociales Progresistas de los Gobiernos del Cono Sur. febrero de 2006. julio de 2008.) Durán. DISCAPACIDAD”. Gobierno de Chile. Buenos Aires.(82 pp. Intervención al presentar el libro “Los Caminos para la Integración de América Latina”. Calpe. _________________“Discapacidad en Chile. Herrera Ponce. 2007. abril de 2005. 66 . Editorial Universitaria. (285 pp. “El valor del tiempo. Población vulnerable en la Ciudad de Buenos Aires”. Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional.) _________________ “Los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Santiago de Chile. Bibl. La Experiencia de Chile”. ¿Cuántas horas te faltan al día? Editorial Espasa. Foxley Alejandro. Ministerio de Planificación. Naciones Unidas. Fundación Friedrich Ebert Stiftung. María Ángeles. (135 pp. Seminario Taller. “CASEN 2006. santiago de Chile. S.). 1996.Santiago de Chile.(50 hojas). El Mundo de las Ciencias. 401-416. Revista de Psiquiatría. 2007. España. “Políticas Sociales Post-Neoliberales. En Arriagada (2007). Madrid. I Curso Internacional Redistribución del tiempo. volumen 2. Fondo Nacional de la Discapacidad. 27-29 de agosto de 2008. Montevideo. “Individualización social y cambios demográficos: ¿hacia una segunda transición demográfica? CIS. Argentina. Santiago de Chile 19-30 de mayo de 2008.Hill editores.ENDISC-CIF. “Argentina: aprendizajes del Programa Jefes y Jefas de Hogar Desocupados”. Santiago 17 de junio de 2008. (No registra páginas). En la Universidad Miguel de Cervantes.

67 . Primera edición. DIVISO. Santiago de Chile. diciembre de 2006. División Social. 2007”. julio de 2007. Salvador de Bahía.(12 hojas. Santiago. MIDEPLAN. SDT 245. EDITORES. abril de 2008. Resultados de la Encuesta CASEN. ___________ “Guía de derechos sociales. ___________ “Familia indigente o extremadamente pobre: nuevo grupo vulnerable prioritario para las políticas sociales”.SIGLO XXI DE ESPAÑA. 2007. Ministerio de Planificación. Departamento de Estudios. Bibl. julio de 2008. 2002. “Participación en Organizaciones. (278 pp. 25 al 28 de septiembre de 2007. Santiago de Chile. ________________________”Situación de la Mujer en Chile con una perspectiva de Género. Sistema de Protección Integral a la Primera Infancia”.). CEPAL.) Jiménez de la Jara Marcela. Bibl. (96 pp. O. Volumen 1 Departamento de Desarrollo de Políticas Sociales. Santiago de Chile. Milosavljevic Vivian y Odette Tacla: “Incorporando un módulo de uso del tiempo a las encuestas de hogares: restricciones y potencialidades”. Unidad Mujer y Desarrollo. MIDEPLAN. (37 pp. métodos y estrategias para la superación de la pobreza” Serie Políticas Sociales y Pobreza. Larrañaga Osvaldo. “¿Qué puede esperarse de la política social en Chile?” Serie Documentos de Trabajo. María de la Luz Ramírez y Marcela Pizarro. (71 pp. MIDEPLAN. MIDEPLAN.A. “Chile Crece Contigo. 8 al 11 de noviembre de 2007. ___________ “Guía de derechos sociales. Santiago de Chile. Secretaría Ejecutiva de Protección Social. Departamento de Estudios. Facultad de Economía y Negocios Universidad de Chile.). _______________________ “Participación de la Mujer en Organizaciones Religiosas en Chile. Brasil. junio de 2007. Ponencia preparada para la XIV Jornada sobre Alternativas Religiosas en América Latina.U. CASEN 19902006”. santiago de Chile. Santiago de Chile. Documento N° 4. Argentina. S. División Social. diciembre de 2007. Bibl). 2006”. Bibl. ¿Un asunto de Género?” MIDEPLAN. febrero de 2007. Depto. Una mirada con perspectiva de género” MIDEPLAN. Bibl. Serie Mujer y Desarrollo N° 83. 2008”. MIDEPLAN. Transformaciones en la estructura familiar en Chile. ________________. Departamento de Estudios. División Social. ____________ “Síntesis de los principales enfoques. Santiago de Chile. de Estudios. Buenos Aires. Chile.). Grupo de Tarea Interdepartamental. Ponencia presentada a la VI Conferencia Regional de ISTR para América Latina y El Caribe. División Social.N. febrero de 1999. Departamento de Economía. DIVISO. “Ciclo vital de la Familia y Género.

(345 pp. “Women’s Labor Force Attachament Patterns and Maternity Leave: A Review of the Literature”.C. (87 pp. Montevideo. Santiago de Chile. 77 a 84.) __________ “Plan de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres. Santiago de Chile. patrones reproductivos y el trabajo como activo: evolución y estrategias en el Uruguay”. Vol. “FAMILIA Y VIDA PRIVADA ¿Transformaciones. Valdés Teresa y Ximena Valdés. 1995 (61 pp. tensiones.) Olavaría José. “Ciclo de vida familiar. “Agenda de Género 2006/2010. En Arriagada (2007). Servicio Nacional de la Mujer. España. discurso expresado en la Primera reunión de Ministros y Altas Autoridades de Desarrollo Social.) Retamoso Alejandro. Instituto nacional de Estadísticas del Uruguay. julio. OEA. 2003 Quintana Paula. Bibl ). En “Futuro de las familias y desafíos para las políticas”. 46. primera fase. Santiago de Chile. 2005. SERNAM. Van Velsor Ellen y Angena M.OIT.). convocado por la Organización de Estados Americanos. 2000-2005”. Bureau of the Census. (76 pp. primera edición. pp.O’Rand: “Family Life Cycle. Kristin y Amara Bachu.S. Santiago de Chile. Ministra de Planificación.cl 68 . Querejeta González Miguel “DISCAPACIDAD/ DEPENDENCIA. Oficina Internacional del Trabajo. (389 pp. 2006.mideplan. Gobierno Presidenta Michelle Bachelet Jeria”.171 a 184. Bibl. resistencias y nuevos sentidos?” Santiago de Chile. Population Division U. “Evaluación. www. editora. en Santiago de Chile. Smith E. pp. January 1999. 1984). junio de 2008. Editoras. 2007. Population Division Working Paper N° 32.cl www. Organización Internacional del Trabajo. 2000. 20002010”. Ramírez Valeria “Cambios en la familia y en los roles de la mujer”. CEPALCELADE. pp. Arriagada. Bibl. N° 2 (May. 365-373. “Distribución del trabajo en las familias y (nuevas) masculinidades”. Washington D. diciembre. Work Career Patterns and Women’s Wage at Midlife” Journal of Marriage and the Family. empleo y protección social”. “Envejecimiento. Santiago de Chile. Bibl. Madrid. FLACSO Chile-CEDEM-UNFPA. 2005.crececontigo. Sunkel Guillermo. “Regímenes de bienestar y políticas de familia en América Latina”. Unificación de Criterios de Valoración y Clasificación”.

.Presencia de dependientes del jefe de núcleo Puntaje Hombre = 0 Mujer = 1 Edad(años cumplidos) Menores de 60 años = 0 60 y más años = 1 Años de Escolaridad (ESC) 12 y más años = 0 Menos de 12 años = 1 Zona Urbano = 0 Rural = 1 Condición de Actividad Ocupados(1) y desocupados(2)=0 (ACTIV) Inactivos(3) = 1 Ingreso autónomo (Qaut) 3°. CASEN 2006 Variables (i) 1..11. 69 . 4° y 5° quintil = 0 1° y 2° quintil = 1 Edad No tiene dependientes(2) = 0 (1): cuenta los 24 años y Tiene dependientes(1) = 1 menos (2): cuenta los mayores de 24 años Ta1 No tiene personas discapacitadas(2) = 0 (1): cuenta las personas Si tiene personas discapacitadas(1) = 1 que presentan alguna discapacidad (2): cuenta las personas que no presentan alguna discapacidad Referencia PC02=1 8. ANEXOS Índice de Vulnerabilidad (2).Edad del Jefe(a) del núcleo 3..Jefatura Jefe(a) del núcleo 2.. I vul ( 2 ) puede tomar valores de 1 a 8...Educación del Jefe(a) del núcleo 4..Presencia de personas discapacitadas en el núcleo Donde 8 I vul ( 2 ) = ∑y i =1 i .Zona donde vive el jefe(a) del núcleo 5.Empleo del jefe(a) de núcleo 6.Ingresos del Hogar al cual pertenece el núcleo 7..

631 56.761 62.0 2.015 132.1 799 2.4 22.5 17.4 19.531 92.3 13.7 32.6 8.972 8.594 293.044 223.1 1.347.149 266.6 24.1 % 35.9 20.724 100.7 4.977 2.679 1.940 163.7 37.000 5 N 1.350 100.3 % 4.1 536.0 1.0 0.019.755 100.3 % 7.9 23.0 0.2 5.394 136 0.8 20.357 14.2 11.2 17.163 41.1 16.457 102.022.0 3.6 13.1 2. 4 2 4 2 4 Total 1 3 3 3 3 3 1 4 3 3 70 .8 2.548 Indice de Vulnerabilidad (2) Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Media Sexo jefe familia Hombre 1 2 2 2 3 3 1 3 2 2 Mujer 2 3 3 4 4 4 2 4 4 4 Total 1 3 3 3 3 3 1 4 3 3 Indice de Vulnerabilidad (2) Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Media Edad menores y mayores 60 años jefe menores de 60 años 60 y más años 1 .498 45.1 5.440 9.330 160.4 9.284 5.4 14.552 100.862 100.0 25.7 96.952 19.0 174.139 364.4 % % 5 0.0 5.304 75.8 20.0 0.207 342.117 128.886 100.445 6 N 69 7 N 8 N Total N % 118.246 60.700 18.201 2.727 151.7 2.0 19.0 408 0.4 7.4 26.094 87.761 100.887 1 N 42.3 22.945 5.0 0.7 24.7 23.0 30.274 159.Indice de Vulnerabilidad (2) 0 N 36.153 7.0 10.2 801.169 63.0 107.7 34.7 28.229 0.554 51.355 2 N 24.438 0.0 1.1 22.3 19.0 Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total % 31.979 4 N 4.0 15.247 100.113 910.3 15.1 17.0 21.468 1.309 506.4 24.0 608.714 0.330.196 39.851 197.9 3.1 58.333 12.0 547.8 27.562 127.870 6.4 24.300 40.290 109.0 524 7.405 1.0 % 0.8 35. .047 261.094 8.3 9.025 225.509 11.4 24.0 % 1.9 16.936 100.0 0.284.226 113.078 167.223 0.6 10.708 83.041 21.7 18.173 45.599 3.1 % 20.070 89.9 18.361 3 N 9.312 1.7 27.7 20.712 2.0 19.0 327 1.362 127.5 3.656 206.216 51.134 103. 3 4 3 4 3 4 2 4 2 4 1 .0 1.190.1 1.031 100.5 199.

Indice de Vulnerabilidad (2) Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Media Años de escolaridad del jefe(a) de familia 12 y mas años menos de 12 años 1 2 2 4 2 4 2 4 2 4 1 3 1 2 3 4 2 4 2 4 Total 1 3 3 3 3 3 1 4 3 3 Indice de Vulnerabilidad (2) Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Media Zona a la cual pertenece el jefe de familia Urbano Rural 1 3 2 4 2 4 3 4 3 5 3 4 1 3 4 5 3 5 3 4 Total 1 3 3 3 3 3 1 4 3 3 Indice de Vulnerabilidad (2) Media Condición de actividad del jefe de familia Activ Ocupados y Activ Desocupados 1 2 2 2 2 2 1 3 2 2 Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Activ Inactivos 3 4 4 5 4 4 3 4 4 4 Total 1 3 3 3 3 3 1 4 3 3 71 .

Indice de Vulnerabilidad (2) Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Media Qaut asociado al hogar del jefe de familia Qaut 3°_4°_5° del Qaut 1°_2° del hogar del jefe de hogar del jefe de familia familia 1 3 2 4 2 3 2 4 3 5 2 4 1 3 4 5 2 4 2 4 Total 1 3 3 3 3 3 1 4 3 3 Indice de Vulnerabilidad (2) Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Media menores dependientes en la familia Total no tiene tienen dependientes dependientes menores menores Media 0 2 1 . 3 3 . 4 3 3 3 3 3 3 Indice de Vulnerabilidad (2) Ciclo de vida de la Familia II Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Media personas discapacitadas en la familia Total sin presencia con presencia discapacitado discapacitado Media 1 2 1 3 4 3 2 4 3 3 4 3 3 4 3 2 4 3 1 3 1 4 5 4 3 4 3 2 4 3 72 . 3 3 . 3 3 3 3 3 3 4 3 1 2 1 4 .

Menores dependientes en la familia no tienen dependientes menores Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total N 59.0 61.708 % 50.844 % 49.247 536.0 23.0 100.552 % 100.662 547.0 100.247 409.0 tienen dependientes menores N 59.0 100.200 9.347.886 206.712 0 126.4 35.0 100.936 608.6 94.0 100.0 38.6 0.871.4 100.475.259 539.547 1.0 Indice de Vulnerabilidad (2) Situación de indigencia o pobreza Pobre Indigente No indigente No pobre 2 4 4 4 4 4 3 5 4 4 3 4 3 4 5 4 3 5 4 4 1 2 2 3 3 3 1 4 3 3 Ciclo de vida de la familia Etapa inicial Etapa I de constitución de familia Etapa II de expansión o crecimiento de la familia Etapa III de consolidación de la familia Etapa IV de estabilidad de la familia y salida Etapa del nido vacio Unipersonal adulto Unipersonal mayor Sin núcleo Total Total 1 3 3 3 3 3 1 4 3 3 MJJ/FAMILIA.724 547.677 69.761 1.031 1.4 88.7 0.330. noviembre (2) 73 .555 165.0 0.0 100.0 0.761 1.803 3.862 309.862 801.6 11.330.0 100.0 100. estudio 2.0 76.022.0 100.0 100.6 65.0 Total N 118.4 5.022.062 0 0 0 492.755 174.174 206.0 100.031 1.350 5.3 100.