Está en la página 1de 2
El adiestramiento de un Cimarrón El adiestramiento de un Cimarrón , también llamado Cimarrón Uruguayo o

El adiestramiento de un Cimarrón, también llamado Cimarrón Uruguayo o Perro de Cerro Largo, empieza como el de muchas otras razas: comprendiendo su naturaleza y personalidad, para poder adaptar la educación a sus características personales. En este caso, esta raza del tipo moloso encuentra su origen, como ya se puede adivinar, en Uruguay. El Cimarrón desciende de los perros europeos que los colonos trajeron a América, que más tarde fueron liberados u abandonados. Algunos ejemplares se adaptaron a la vida salvaje del país de Uruguay, y con el tiempo se reprodujeron hasta que en el siglo XVIII los ataques contra el ser humano los convirtieron en presas, y fueron cazados bajo recompensa por el gobierno. Aún ahora algunos sobreviven en Cerro Largo, pero la mayoría fueron domesticados y usados como perros de guardia. Es, por su condición salvaje y fiera, un perro grande, compacto y musculoso. Su pelaje corto, normalmente de color bayo con máscara negra, es poco permeable, lo que le permite repeler la lluvia. Los machos pueden llegar a pesar 45 kilos, aunque las hembras son ligeramente más pequeñas. En cuanto a su temperamento, el Cimarrón es un perro valiente, preparado para la guardia, la caza y el deporte canino. Pueden ser algo dominantes, de modo que hay que educarlos con firmeza y desde bien pequeños para evitar problemas en el futuro.

El adiestramiento del Cimarrón, así pues, se basa en la ya conocida firmeza propia de un alfa, de un líder. El mejor método es poner unas normas en la casa y no dejar que se desvíe. Él puede ser cabezota, pero tú todavía más: si se empeña en subir al sofá aunque no quieras, empéñate en impedírselo hasta que comprenda que no vas a ceder. Recompénsalo, eso sí, cuando tenga un comportamiento adecuado: la buena educación de un perro no se basa en

regañarlo cuando hace algo mal, sino en premiarlo cuando hace algo bien, porque hará lo que recibe una recompensa. En resumen, adiestrar a un Cimarrón no es diferente a adiestrar a cualquier otro perro. Es un animal con mucha fuerza al que se debe educar y enseñar. Es bueno que haga abundante ejercicio y se le eduque con mucha disciplina para conseguir el mejor comportamiento. Es así como se tiene no sólo el mejor perro guardián, también el mejor compañero canino que se pueda soñar. Si quieres saber más sobre el adiestramiento de la raza Cavalier King Charles, entra aquí:

Saludos,

Marcos Mendoza